FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 659 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,820,294 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Monografias / Articulos / Investigaciones’ Category

Malos Humos

Posted by Firestation en 07/06/2017

Esta entrada comprende la recopilacion de varios articulos publicados originalmente en FuegoLab http://fuegolab.blogspot.com.es/ Bitácora de divulgación científica sobre incendios forestales y experimentos de combustión en laboratorio.
Por su especial interes y claridad de explicaciones me ha parecido relevante incluirlo aqui para mayor conocimiento de todos aquellos que trabajamos en los fuegos forestales.

¿Alguien cabreado en la sala? Mejor dicho ¿alguien no está cabreado en la sala? Con los tiempos que corren lo habitual es estar de mal humor y sin quererlo ni beberlo nos convertimos por momentos en “mala gente”, gente con “malos humos” ¿Y qué pasa cuando inhalamos humo? ¿es suficiente para perder la capacidad de análisis, de razonar, de dejar de “ser humano” para convertirnos en un juguete de nuestro entorno? Igual que nos ocurre con la “contaminación mediática” los bomberos forestales se tienen que enfrentar en su trabajo con malos humos, pero nada de humos metafóricos, humos nocivos de verdad, que en casos extremos pueden afectar a su capacidad de trabajo, poniendo en peligro sus vidas.
Humo procedente de quema prescrita ejecutada por @briflubia

El peligro para la salud por inhalación de humos en bomberos urbanos es un tema bastante estudiado debido al peligro inherente que presenta este colectivo cuando se enfrenta a incendios en estructuras. Los productos que se pueden llegar a inhalar son en muchas ocasiones desconocidos y en la mayoría de los casos peligrosos para la salud. Sin embargo es una problemática poco estudiada en el caso de los bomberos forestales, cosa sorprendente habida cuenta que estos profesionales nunca disponen de equipo autónomo. Los que hayáis visto la serie documental La Vida en Llamas, os acordaréis que muchos de los comentarios de los bomberos forestales hablando de la dureza del trabajo, relataban episodios de fatiga extrema y síntomas como dolores de cabeza, irritación de ojos y garganta, aumento de mucosidad, etc. Tanto la fatiga como el resto de los síntomas directos están relacionados con la inhalación de humos o gases procedentes de la combustión de la vegetación, interaccionan durante el incendio y se prolongan al día siguiente incluso días posteriores al mismo, provocando falta de sueño y por tanto aumentando el riesgo de fatiga en salidas posteriores. Pero ¿por qué ocurre esto? ¿qué productos tiene el humo procedente de un incendio forestal que lo hace tan nocivo? ¿qué efectos puede tener en la salud? ¿se pueden reducir los riesgos para los combatientes? ¿existe peligro de enfermedades profesionales por esta causa?

Ejecución de quema prescrita bajo arbolado
(BRIF de Lubia, Soria, @briflubia Foto: Laboratorio de incendios forestales INIA)

Mi profesor de la Universidad de Córdoba y ahora compañero en trabajos de investigación, Francisco Rodríguez y Silva (@fcorysilva), me pasó recientemente un trabajo pionero en este tema coordinado por el USDA Forest Service (@forestservice) y la Universidad Johns Hopkins: “The effects of forest fire smoke on Firefighters“. Este estudio data de febrero de 1989 y surgió, como muchas de las investigaciones posteriores en otros campos, a partir del trágico incendio de Yellowstone de 1988 cuando la alarma social por los efectos del humo en la salud de residentes y combatientes fue objeto de debate en todo el mundo. La revisión que se hizo en este trabajo se ha repetido y mejorado en trabajos posteriores pero muchas de las preguntas planteadas siguen aún sin una respuesta.

¿Qué hay en el humo?
Los principales componentes del humo emitido por la vegetación son el Dióxido de Carbono (CO2) y el vapor de agua (H2O) durante la fase de llama y el monóxido de carbono (CO) en la fase de rescoldo (combustión sin llama). Para mostrarlo, aquí tenéis la evolución de la curva de calor emitido (HRR) por una muestra de jara sometida a una radiación fuerte y la evolución de CO2 y CO en el mismo ensayo. Se puede comprobar que la mayoría del dióxido de carbono se emite durante la combustión con llama y la mayoría del monóxido de carbono durante la fase de rescoldo sin llama.
Fuente: Fernández-Gómez et al. 2010

El 90% del carbono emitido durante la combustión de la vegetación es por tanto CO2 y CO. Entonces ¿qué es el resto del humo? Antes de la ignición se generan gran cantidad de gases volátiles denominados en la literatura científica como VOCs (Volatile Organic Compounds), algunos de ellos responsables del proceso de ignición por su bajo punto de inflamación, como hemos hablado en anteriores entradas. También incluye compuestos como el etano, propano, acetileno, metanol, acetona, etc., todos ellos a muy baja concentración (menos del 2% del total de gases) pero alguno de ellos como el benzopireno reconocidos productos cancerígenos. Durante la fase de llama además del CO2 se emiten también óxidos y ácidos de nitrogeno (NOx, HNO)  y otros aerosoles. El siguiente gas en importancia tras el CO y el CO2 en el total de la mezcla de gases es el metano (CH4) que se emite básicamente en fase de rescoldo, junto con el amonio (NH3) y el óxido de azufre (SO2). La combustión incompleta de la vegetación genera además gran cantidad de hidrocarburos (aldehidos, acroleina, benceno) responsables de la mayoría de los síntomas de irritación que perciben los bomberos. Asociado al rescoldeo se encuentra también la combustión de la materia orgánica del suelo que genera calentamiento del suelo mineral y la posible generación de cristales de silicio, productos altamente peligrosos para la salud.

El oxígeno del aire propicia la combustión de la vegetación en presencia de una fuente de calor. Los gases más abundantes en el humo resultante son el dióxido de carbono en la fase de llama y el monóxido de carbono y metano en la fase de rescoldo  Fuente
Hasta ahora hemos hablado de los gases “invisibles” que contiene el humo, pero el humo lo podemos ver debido a lo que se denominan partículas en suspensión o “materia particulada” en la literatura anglosajona (PM , Particulate Matter). Estas partículas se suelen clasificar por clases de tamaños en partículas gruesas de más de 10 micras (materia sedimentable no respirable), materia en suspensión de menos de 10 micras (Fracción inhalable PM10) y partículas finas de menos de 2,5 micras (fracción traqueobronquial PM2.5) que llegan hasta los pulmones. Para los combustibles forestales las partículas PM2.5 representan aproximadamente el 70-80% del total, lo que muestra la peligrosidad de este “humo visible” al penetrar en el organismo de los combatientes, en gran medida responsable de los síntomas de irritación de las mucosas y aumento del cansancio. No hay muchos estudios sobre su composición en combustibles forestales pero básicamente son carbono orgánico (entre 37-65%) y el resto son partículas de menos de 1 micra (PM1) que llegarían hasta los alveolos pulmonares compuestos de Carbono elemental y trazas de iones y metales solubles en el vapor de agua.
Comparación de los tamaños más frecuentes de las partículas del humo en suspensión Fuente
Penetración de partículas en suspensión procedente del humo en el organismo en función de su tamaño. Fuente


¿Qué efectos tiene el humo sobre la salud de los bomberos forestales?

Los efectos potencialmente más graves de acuerdo con la composición de los humos son:

(1) Intoxicación por CO, que afecta al comportamiento neurológico del cerebro y por tanto a la capacidad de toma de decisiones en situaciones de estrés. Las consecuencias son imprevisibles pero lo más descrito son heridas o accidentes graves como consecuencia de la falta de coordinación, fatiga o errores en la toma de decisiones que lleven al bombero a un accidente que pueda llegar a provocar lesiones graves.
(2) Enfermedades pulmonares, cardíacas o incluso cáncer consecuencia de la acumulación de sustancias nocivas en el organismo
(3) Trastornos en las mucosas como consecuencia de la inhalación de hidrocarburos (aldehídos, bencenos) y partículas en suspensiónEsto es lo que “potencialmente” podrían provocar los “malos humos” en función de los compuestos tóxicos que hemos comentado. Pero todo proceso de exposición a riesgos para la salud depende del tiempo de exposición y la concentración del contaminante ¿qué sabemos sobre la exposición de los bomberos forestales a los humos procedentes de la combustión? Como hemos comentado, no hay muchos estudios sobre las concentraciones y tipos de compuestos emitidos por el humo de incendios forestales o quemas prescritas, ni del efecto directo de los humos en la capacidad de trabajo de los bomberos forestales y los posibles efectos a corto y medio plazo sobre su salud. Vamos a comentar los datos que se conocen al respecto

Los estudios más detallados sobre la concentración de gases procedentes del humo en incendios o quemas prescritas provienen del USDA Forest Service (EEUU) y del Bushfire CRC (Australia). En Europa se han descrito humos procedentes de quemas prescritas en Italia y Portugal. En España se llevó al cabo el proyecto CREIF en el que se estudió exhaustivamente el esfuerzo del trabajo de los bomberos forestales BRIF aunque la exposición a humos no se estudió tan al detalle como en otros países. Todos los estudios concluyen que los humos alcanzan valores muy altos, en muchos casos por encima de los valores legales recomendados, al menos puntualmente, para sustancias como el NO2 y el SO2 y sobre todo la materia en suspensión, en particular las PM2.5. Sin embargo, los seguimientos realizados a los bomberos mediante aparatos de monitoreo, muestran que es el CO, los gases irritantes (formaldehido, acroleina) y las PM2.5, los contaminantes que superan con más frecuencia los tiempos y concentraciones de exposición recomendables. Además el CO se ha mostrado como un buen predictor del resto de los contaminantes con lo que se recomienda el uso de monitores de CO calibrados para poder estimar la exposición a otros gases peligrosos.
Relación entre la concentración de CO y formaldehido en el humo inhalado por bomberos forestales Fuente

Como comentamos anteriormente, el CO, los hidrocarburos irritantes y las partículas en suspensión son más abundantes en la fase de rescoldo (combustión sin llama). Por tanto y paradójicamente, la exposición a humos tóxicos puede ser mayor y más peligrosa en la fase de final de la extinción donde se están sofocando zonas incandescentes y focos secundarios. Esto se hace extensible a las quemas prescritas, donde alguno de los estudios mostrarían que los puestos de vigilancia del perímetro exterior, encargados además de la sofocación de posibles escapes, son los puestos de trabajo más sensibles. En una revisión realizada en Australia para explorar la relación e interacciones entre humo, calor y falta de sueño en el rendimiento y esfuerzo de los bomberos forestales, se mostró que la disminución en la capacidad cognitiva no se ve reducida hasta que se alcanza al menos un 25% de CO en la hemoglobina sanguínea, que es el límite máximo que se ha recogido en incendios, con lo que no se prevé que en condiciones normales exista una alteración por esta causa. Esto coincide con los estudios realizados en España en el proyecto CREIF donde no se observaron exposiciones de CO preocupantes. Sin embargo sí encontramos muestras de cansancio extremo e irritaciones que podrían deberse a la presencia de formaldehido y PM2.5 así como a la combinación de ambos con el aumento de la temperatura basal, que en algunos casos llega a los 40ºC. Muchos bomberos relatan que tras estos episodios de extinciones con una fuerte exigencia física y mental, no duermen bien en los días siguientes al incendio. Estos efectos se pueden acumular a lo largo del campaña, con lo que podrían existir interacciones entre falta de sueño, calor extremo y exposición a humos que disminuirían la capacidad de trabajo y de recuperación de los bomberos. No hay estudios fisiológicos al respecto que demuestren la interacción entre estos tres factores de estrés, pero en un estudio de 1991 en EEUU, se entrevistó a 52 bomberos forestales al principio y a final de campaña, sobre los síntomas percibidos después de un incendio (irritación de mucosas, dolores de cabeza, dificultades respiratorias, etc.). En todas ellas hubo un aumento significativo del número de horas tras el incendio en el que percibían estos síntomas, pasando de entre 12 y 24 horas a principios de campaña hasta 48 horas a finales de campaña. Evidentemente esto no demuestra la relación causa-efecto pero sí denota un posible efecto acumulativo de la exposición a los diferentes tipos de estrés. De igual forma la exigencia física que supone la extinción de un incendio no se debe exclusivamente al esfuerzo realizado, sino a las condiciones de estrés en el que se realiza. Un estudio de la Universidad de León sobre una muestra de 160 bomberos forestales BRIF mostró que la exigencia física durante los incendios depende principalmente de su duración. Así un incendio de 3 horas sería equivalente al esfuerzo realizado por un atleta de élite haciendo un media maratón y un incendio de más de 5 horas equivale al que realiza un ciclista profesional en la etapa reina del Tour de Francia. Nos queda por dilucidar en qué medida este esfuerzo titánico de los bomberos forestales se puede ver disminuido por los diferentes factores de estrés y si la inhalación de humos a lo largo de la vida laboral puede o no acarrear enfermedades profesionales.

Fuente

¿Qué se puede hacer para prevenir los riesgos?

A la vista de que los riesgos más demostrados son la exposición a CO y materia en suspensión, el uso de mascarillas de protección podría ser una solución aunque poco viable en incendios forestales donde la exigencia física es mayor y donde las mascarillas podrían restar capacidad pulmonar y por tanto capacidad de trabajo. Sin embargo su uso en quemas prescritas donde la exigencia física durante la quema es reducida, parece una solución razonable que evitaría la exposición a riesgos innecesarios, sustituyendo a las actuales “bragas” de tela o de nomex que se han mostrado ineficaces para evitar la penetración del CO y las PM2.5. También se han citado como posibles soluciones cambios en los sistemas organizativos del dispositivo, como disminuir la duración de los turnos para con ello disminuir el tiempo de exposición a humos, por ejemplo limitando a una exposición máxima de 8 horas. En el caso de quemas prescritas se puede planificar la prescripción para no disponer a bomberos en la dirección de la columna de convección, refrescando previamente la zona de posible caída de pavesas y evitando con ello exponer a los bomberos al humo o a la necesidad de apagar focos secundarios. Por supuesto es fundamental que los servicios forestales tomen la iniciativa de otros países como EEUU y Australia, monitorizando a los trabajadores, al menos con sensores de CO, para poder planificar y predecir la exposición a humos de otros compuestos potencialmente peligrosos muy correlacionados con el CO, reduciendo así el riesgo de enfermedades profesionales debidas a esta causa y proponiéndose con ello medidas preventivas.

Mejoras de los sensores de CO de bajo precio para estimar
la exposición a humos de los bomberos forestales

Como vemos son propuestas algo precarias y lejos de ser definitivas. Cuando decimos que ser bombero/a forestal es una profesión de riesgo, no sólo es por el riesgo a quemarse. Por tanto que nadie se extrañe si a los bomberos les tocan lo que es suyo y responden con “malos humos”…están en su derecho.

Experimento de exposición a humos en fuegos forestales

Bomberos de la Comunidad de Madrid está llevando a cabo un proyecto pionero en España en el que se pretende caracterizar la exposición real a humos de bomberos con una serie de pruebas experimentales entre las que es necesario trabajar con fuego real. Para ello se diseñó esta experiencia en San Martín de Valdeiglesias (Madrid, España) en la que colaboraron Agentes Medioambientales y Bomberos Forestales de la Comunidad de Madrid. En el INIA pusimos nuestro granito de arena.

Los bomberos forestales están expuestos a una serie de compuestos químicos perjudiciales para la salud procedentes del humo. La imposibilidad de poder trabajar en el monte con equipo autónomo genera incertidumbre de la exposición real de estos trabajadores a los agentes nocivos y por ello es imprescindible evaluar qué compuestos presentes son los más abundantes y peligrosos y a qué tiempo de exposición real a los mismos están sometidos en el desarrollo normal de su trabajo. En el USDA Forest Service en EEUU desarrollaron estudios hace más de 10 años y en España hay algún antecedente del proyecto CREIF (TRAGSA) sobre evaluación de exposición a monóxido de carbono, pero no se ha hecho nada tan exhaustivo como los estudios realizados en EEUU, Canadá y recientemente en Francia. Las pruebas preliminares confirman la alta concentración en el humo de agentes nocivos peligrosos para la salud como el formaldehido y el monóxido de carbono (CO). El CO está presente en todas las fases de la combustión pero fundamentalmente en aquellas en las que la combustión es incompleta o sin llama (rescoldeo). Además se han obtenido buenas correlaciones entre el CO y otros compuestos peligrosos para la salud. Como ya comentamos en Malos Humos, una línea prometedora de desarrollo puede ser incluir alarmas en sensores de CO (más económicos y duraderos que los sensores de otros gases nocivos) que puedan llevar los equipos de extinción. De esta manera no sólo alertarían sobre la presencia y concentración del propio CO sino de otras sustancias nocivas sin más que incluir en el software los correspondientes modelos de correlación entre gases. Esto tendría implicaciones en la mejora de la organización del trabajo, tanto en incendios como en quemas prescritas, para disminuir en lo posible las dosis y tiempos de exposición a humos en el desarrollo del trabajo de los bomberos forestales. Ampliaremos estas cuestiones en el II Encuentro Nacional de Bomberos Forestales que tendrá lugar en El Espinar (Segovia) el próximo 13 de mayo y podréis comentarlo con nosotros en persona.

Y como no os quería dejar con las ganas he preparado uno de mis vídeos caseros para mostraros el experimento de San Martín de Valdeiglesias. Como veréis hicieron tres equipos de dos personas cada uno, más el conductor del camión que se quedó como testigo. Un equipo trabajó en la posición favorable, detrás de las llamas, otro equipo trabajó a sotavento, en la posición desfavorable, con una exposición extrema al humo, para lo cual iban equipados con equipo autónomo. El tercer equipo se incorporó para las labores de remate y liquidación. Las 7 personas se monitorizaron con sensores de humo (formaldehido y monóxido de carbono) y con termopares para control de temperatura. Los resultados están aún en fase de análisis. Aquí tenéis el aperitivo:

Posted in Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Prevencion, Salud Laboral. Prevencion de riesgos | Leave a Comment »

MODELACIÓN DE RADIOS DE AFECTACIÓN POR EXPLOSIONES EN INSTALACIONES DE GAS

Posted by Firestation en 01/05/2017

Posted in Incendios, Incendios Industriales, MM.PP., Monografias / Articulos / Investigaciones, Riesgo Quimico, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en MODELACIÓN DE RADIOS DE AFECTACIÓN POR EXPLOSIONES EN INSTALACIONES DE GAS

Accidentes industriales que originan nubes multicomponentes.

Posted by Firestation en 16/04/2017

Posted in Incendios, Incendios Industriales, MM.PP., Monografias / Articulos / Investigaciones, Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en Accidentes industriales que originan nubes multicomponentes.

Mayores incendios en lugares de reunión pública, discotecas y establecimientos comerciales.

Posted by Firestation en 19/03/2017

Los 10 incendios más mortales en lugares de reunión pública y discotecas en la historia de EE.UU.

Teatro Iroquois
30 de diciembre, 1903.
Muertes: 602

Discoteca Cocoanut Grove, Boston, MA
28 de noviembre, 1942
Muertes: 492

Teatro Conway, Brooklyn, NY
5 de diciembre, 1876
Muertes: 285

Salón de Baile Rhythm Club, Natchez, MS
23 de abril, 1940
Muertes: 207

Teatro de la ópera Rhoads, Boyertown, PA
13 de enero, 1908
Muertes: 170

Carpa del circo Ringling Brothers and Barnum & Bailey
6 de julio, 1944
Muertes: 168

Beverly Hills Supper Club, Southgate, KY
28 de mayo, 1977
Muertes: 165

Discoteca The Station, W. Warwick, RI
20 de febrero, 2003
Muertes: 100

Happy Land Social Club, Bronx, NY
25 de marzo, 1990
Muertes: 87

Teatro Richmond, Richmond, VA
26 de diciembre, 1811
Muertes: 72
Fuente: Archivos de grandes incidentes de NFPA
Actualizado: 11/12

Los 10 incendios mas mortales en discotecas en el mundo

Discoteca Cocoanut Grove, Boston, MA
28 de noviembre, 1942
Muertes: 492

Disco/Salón de baile, Luoyang, China. (El incendio comenzó en otra parte del centro comercial y se expandió a la disco.)
25 de diciembre, 2000
Muertes: 309

Salón de Baile Rhythm Club, Natchez, MS
23 de abril, 1940
Muertes: 207

Discoteca República Cromagnon, Buenos Aires, Argentina
30 de diciembre, 2004
Muertes: 194

Beverly Hills Supper Club, Southgate, KY
28 de mayo, 1977
Muertes: 165

Ozone Disco Club, Quezon City, Filipina
18 de marzo, 1996
Muertes: 160

Discoteca Lame Horse, Perm, Rusia
4 de diciembre, 2009
Muertes: 154 (mejor información disponible el 7 de enero, 2010)

Club Cinq, St. Laurent du Pont, France
20 de noviembre, 1971
Muertes: 143

Discoteca The Station, W. Warwick, RI
20 de febrero, 2003
Muertes: 100

Happy Land Social Club, Bronx, NY
25 de marzo, 1990
Muertes: 87

Fuente: Archivos de grandes incidentes de NFPA
Actualizado: 11/12

Incendios más mortales fuera de EEUU en tiendas de comida o bebida, desde 1970

. Supermercado Ycuá Bolaños, Asunción, Paraguay, 1 de agosto de 2004, 426 fatalidades, 510 heridos y 154 buscados. (Diario ABC, Asunción Paraguay, 8/09/04)
. Edificio de usos múltiples, Osaka, Japón, 13 de mayo de 1972, 118 fatalidades (el supermercado ocupaba el tercer y cuarto piso, la mayor parte de las fatalidades fue de ocupantes en la discoteca en el séptimo piso).
. Tienda de golosinas, Celaya, México, 26 de septiembre de 1999, 53 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Edificio de 9 pisos de usos múltiples, Nanchong, China, 1 de marzo de 2002, 19 fatalidades (el fuego inicio en el departamento de comida) (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Supermercado, Amagasaki, Japón 18 de marzo de 1970, 15 fatalidades.
Nota: la NFPA no tiene ningún record de incendios en los EEUU en este tipo de estructuras durante estos años con 15 o más fatalidades, con la excepción de un incendio en una heladería, que se incluye con tiendas de comida para propósitos de codificación, que fue resultado de un estrello de avión.

Fuente: Incendios conocidos por NFPA y grabados en la base de datos Organización de Datos de Incidentes de Incendios (FIDO, por sus siglas en inglés) de la NFPA.

Los 10 incendios estructurales más mortales fuera de EEUU en tiendas, desde 1970

. Supermercado Ycuá Bolaños, Asunción, Paraguay, 1 de agosto de 2004, 426 fatalidades, 510 heridos y 154 buscados. (Diario ABC, Asunción Paraguay, 8/09/04
. Mesa Redonda, Lima, Perú, 29 de diciembre de 2001, 280 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Centro Comercial, Borneo, Indonesia, 23 de mayo de 1997, 130 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Edificio de usos múltiples, Osaka, Japón, 13 de mayo de 1972, 118 fatalidades (el supermercado ocupaba el tercer y cuarto piso, la mayor parte de las fatalidades fue de ocupantes en la discoteca en el séptimo piso). 
. Tienda de 9 pisos, Kumamoto, Japón, 28 de noviembre de 1973, 103 fatalidades. 
. Tienda de 3 pisos, Tangshan, China, 14 de febrero de 1993, 80 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Tienda de 3 pisos, Bogor, Indonesia, 28 de marzo de 1996, 79 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Puesto de Mercado, Ciudad de México, México, 11 de diciembre de 1988, 62 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Tienda de golosinas, Celaya, México, 26 de septiembre de 1999, 53 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Centro Comercial, Jilin, China, 15 de febrero de 2004, 53 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
Nota: la NFPA no tiene ningún record de incendios en los EEUU en este tipo de estructuras durante estos años con 50 o más fatalidades , con la excepción de un incendio en una heladería, que se incluye con tiendas de comida para propósitos de codificación, que fue resultado de un estrello de avión.

Fuente: Incendios conocidos por NFPA y grabados en la base de datos Organización de Datos de Incidentes de Incendios (FIDO, por sus siglas en inglés) de la NFPA.

Posted in Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Mayores incendios en lugares de reunión pública, discotecas y establecimientos comerciales.

Tratamiento Ambulatorio de Quemaduras

Posted by Firestation en 25/02/2017

ambulatorio quemaduras

Posted in Monografias / Articulos / Investigaciones, Quemaduras | 1 Comment »

Investigacion cientifica para el desarrollo de tacticas mas efectivas en incendios de interior.

Posted by Firestation en 22/08/2016

governors island

Posted in Buceo Humos, Flashover, Incendios, Incendios Urbanos, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, VPP | Comentarios desactivados en Investigacion cientifica para el desarrollo de tacticas mas efectivas en incendios de interior.

Synthesis of knowledge of extreme fire behavior.

Posted by Firestation en 16/05/2016

image083

image087

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Synthesis of knowledge of extreme fire behavior.

Observando incendios en los bosques boreales de Canada.

Posted by Firestation en 11/05/2016

image082

Posted in Desastres Naturales, Incendios, Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Observando incendios en los bosques boreales de Canada.

Análisis de diferentes tipos de instalaciones para la extinción, por parte de los servicios de bomberos, de incendios de interior utilizando bombas de alta y baja presión.

Posted by Firestation en 19/04/2016

alonso

En los cuerpos de bomberos existe actualmente una polémica real sobre la valoración del caudal de agua necesario para la extinción de incendios de interior. La definición de dicho caudal así como el modo de trabajo que permita obtenerlo, es materia de debate.

Existe un consenso en algunos aspectos fundamentales: debe ser un caudal manejable y suficiente para realizar una extinción segura y eficaz. A partir de este punto de encuentro común, la polémica está servida. Existe un caudal máximo manejable por una pareja de bomberos. Existe un caudal mínimo necesario para extinguir un incendio concreto. Existen dos posibles modos de operar una bomba centrífuga de extinción: alta presión y baja presión. Existen diferentes tipos de mangueras para transportar el agente extintor, en este caso el agua, desde la autobomba hasta el incendio. Definir ese caudal ideal que permita extinguir un incendio de interior con eficacia y seguridad es la clave para resolver el debate.

Este estudio, a través de una revisión de líneas de investigación y trabajos realizados por diferentes organismos, asigna un valor numérico a ese caudal ideal. Por otra parte, para la redacción de este trabajo, se han realizado pruebas reales específicas en las que se ha estudiado hasta qué punto, con los materiales y equipos disponibles actualmente, es posible aproximarse a lo que se ha dado en llamar caudal ideal.

De los resultados de este estudio puede concluirse que, si se quiere disponer o al menos aproximarnos a ese caudal ideal, manejable, que ofrezca la máxima eficacia y seguridad en caso de producirse una situación de emergencia grave, es necesario utilizar líneas de ataque y seguridad de al menos 38 mm, operando la autobomba en modo baja presión.

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Bombas Vehiculos, Flashover, Flashover/Backdraft, Hidraulica, Incendios, Incendios Urbanos, Instalaciones de Agua, Materiales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Análisis de diferentes tipos de instalaciones para la extinción, por parte de los servicios de bomberos, de incendios de interior utilizando bombas de alta y baja presión.

Estudio experimental y modelización matemática de dardos de fuego

Posted by Firestation en 08/04/2016

image121

Documentos con el texto completo de esta tesis

Ficheros Tamaño Formato
TMGM1de1.pdf 5.707 MB PDF

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Industria, MM.PP., Monografias / Articulos / Investigaciones, Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en Estudio experimental y modelización matemática de dardos de fuego

Estudio de la dispersión e incendio de nubes inflamables de gas (GNL y GLP)

Posted by Firestation en 04/04/2016

image122

Documentos con el texto completo de esta tesis

Ficheros Tamaño Formato
TDVS1de1.pdf 4.448 MB PDF

 

 

DEGADIS  https://www3.epa.gov/scram001/dispersion_alt.htm#degadis
DEGADIS simulates the atmospheric dispersion at ground-level of area source dense gas (or aerosol) clouds released with zero momentum into the atmospheric boundary layer over flat, level terrain.  The model describes the dispersion processes which accompany the ensuing gravity-driven flow and entrainment of the gas into the boundary layer.

Model Code
Executables (ZIP, 3.2MB)
Source Code, NMAKE files, and Recompile Instructions (ZIP, 266KB)
Test Cases, Batch Files, and Results for Comparison (ZIP, 334KB)

Model Documentation
Readme (PDF, 60KB)
User’s Guide (PDF, 9.6MB)
Evaluation of Dense Gas Simulation Models (PDF, 3.5MB)
Latest Model Change Bulletin (TXT, 1KB)

 

 

 

Posted in Incendios, Industria, MM.PP., Monografias / Articulos / Investigaciones, Riesgo Quimico, Siniestros Importantes, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Estudio de la dispersión e incendio de nubes inflamables de gas (GNL y GLP)

Modelado de fuentes generadoras de incendios eléctricos por termoconducción

Posted by Firestation en 27/03/2016

Es bastante común leer o escuchar por los medios de información cuando se dan noticias de incendios, que la causa primaria del mismo fue “un corto circuito”, o “un panel eléctrico en mal estado” o “una conexión eléctrica mal hecha” o algún afín que al final de cuentas recae en el hecho de que la fuente primaria de energía para el incendio es la electricidad. En ocasiones esto nos pone a pensar “¿cual es el precio que tenemos que pagar realmente por el progreso?”; pues en todo el mundo las conexiones y equipos eléctricos inadecuados están a la orden del día y son a todas luces los elementos de ignición preferidos en la mayor parte de nuestros casos de incendios, y aunque no dudamos que las Oficinas de Seguridad y Revisión de Planos de los diferentes estamentos gubernamentales en el mundo entero, definitivamente se esfuerzan en la revisión de planos y proyectos, no ha sido suficiente para cambiar esta tendencia por parte de los elementos eléctricos. En Estados Unidos; país fundador de la asociación de seguridad y protección contra incendios mas grande del mundo, la NFPA (National Fire Protection Association), se tienen cientos de estudios, y análisis estadísticos desde muchos puntos de vista, para tratar de entender el porque de esta situación; pues confrontan los mismos problemas que nosotros, con incendios en buenos porcentajes por causas de la electricidad. Por ejemplo, en los últimos estudios publicados por NFPA que incluyen la recapitulación de causas líderes en incendios domésticos (en hogares); entre 1999 y 2002; los equipos de distribución eléctrica e iluminación se posicionan en el tercer lugar con el 9% de las causas, luego de los equipos identificados de cocina con el 20% y los equipos identificados de calefacción con el 11%. Sin embargo nótese que una gran parte de estos equipos de calefacción son también “equipos eléctricos” (aquellos que trabajan por resistencias eléctricas), y su falla y producción de calor en caso de un incendio, podría computarse también a la electricidad, lo que no ha sido hecho de esta forma.

http://hdl.handle.net/10803/108722

Documentos con el texto completo de esta tesis

Ficheros Tamaño Formato
TDCE1de1.pdf 16.87 MB PDF

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Riesgo Electrico | Comentarios desactivados en Modelado de fuentes generadoras de incendios eléctricos por termoconducción

Consideraciones en torno a los modelos para el estudio de la evacuación de edificios.

Posted by Firestation en 21/03/2016

simulacro

El problema que se aborda en esta tesis es el de la evacuación de edificios de una forma generalizada. El problema radica en que la Totalidad de los ocupantes de un edificio en cualquier instante deben tener la posibilidad de desplazarse hasta un lugar seguro en el tiempo adecuado con las suficientes garantías de seguridad. En principio, las normas de construcción y de seguridad propias de cada ámbito resuelven el problema estableciendo diseños técnicamente correctos.
En esta tesis se estudia el problema desde dos perspectivas distintas: En la primera se establecen los elementos necesarios para pronosticar el posible desarrollo de la evacuación y en la segunda se pretende gestionar directamente la actuación de los ocupantes en situaciones críticas.
El problema de la evacuación de edificios a menudo se asocia a situaciones de emergencia, pero realmente se trata de un problema general, aplicable a gran número de edificios en los que se pueden presentar situaciones de emergencia derivadas de incendios, explosiones, amenazas de bombas, actos antisociales, actuaciones colectivas incontroladas u otras situaciones peligrosas que pueden presentarse en multitud de escenarios. Desde un punto de vista analítico, el problema resulta especialmente relevante cuando se estudian edificios de gran altura, centros comerciales, culturales y recreativos, centros de enseñanza, edificios de geometría compleja, etc… Edificios con circunstancias especiales en su estructura y personales de sus ocupantes, como centros hospitalarios, residencias geriátricas, centros psiquiátricos, o de reclusión no son directamente objeto de los planteamientos generales de este trabajo de investigación.
En esta tesis, en primer lugar se efectúa una exhaustiva recopilación de información, lectura, análisis, clasificación y estudio de los documentos que constituyen el “estado del arte” del problema.
En segundo lugar se determinan los factores que se cree tienen una incidencia significativa en el proceso de la evacuación de un edificio. Se define el sistema de evacuación y se formula una modelización del mismo. Se divide en dos: El problema de la evacuación de un recinto y el de la evacuación de edificios, se estructuran elementos de estudio del mismo y se definen los formatos más adecuados para el análisis y la interpretación de los resultados.
En una etapa posterior, se estudia el problema de la evacuación de un recinto en diferentes condiciones de los factores del propio modelo, la posible ubicación de los ocupantes y el comportamiento en el momento de producirse la señal de alarma. En este estudio se utilizan diferentes modelos de locomoción, modelos de flujo constante y modelos en los cuales las magnitudes de locomoción son función de la ocupación.
En la solución del problema de la evacuación de edificios, además del estudio de idénticas situaciones que en el problema del recinto, se contempla el estudio dinámico de las vías de evacuación, confluencias y ramificaciones, obteniendo soluciones pseudo-óptimas mediante procedimientos heurísticos.
Se desarrolla un proceso de validación del modelo, desarrollando procedimientos robustos que aportan una garantía a las posibles conclusiones. A dichos procedimientos se les ha denominado, análisis de la función de evacuación y análisis de flujos.
Finalmente, se formulan propuestas para mejorar la gestión de la evacuación de los edificios. Se trata de una incursión fuera de las técnicas cuantitativas, presentándose algunos conceptos simples de carácter práctico con los que se puede mejorar notablemente la seguridad de las personas en los edificios.
Se utilizan los modelos y procedimientos propuestos para el estudio de la evacuación de diferentes recintos y edificios, tratando de mostrar el potencial y el cumplimento de los objetivos de la presente tesis. Se documentan el estudio de la evacuación de un edificio destinado a actos sociales y congresos, uno dedicado a actividad industrial y un edificio de uso escolar.

Documentos con el texto completo de esta tesis

Ficheros Tamaño Formato
01Scp01de11.pdf 191.5 KB PDF
02Scp02de11.pdf 232.2 KB PDF
03Scp03de11.pdf 706.2 KB PDF
04Scp04de11.pdf 882.2 KB PDF
05Scp05de11.pdf 525.2 KB PDF
06Scp06de11.pdf 1.323 MB PDF
07Scp07de11.pdf 371.6 KB PDF
08Scp08de11.pdf 210.8 KB PDF
09Scp09de11.pdf 714.3 KB PDF
10Scp10de11.pdf 218.0 KB PDF
11Scp11de11.pdf 736.1 KB PDF

Posted in Edificacion, Monografias / Articulos / Investigaciones, Prevencion, Proteccion civil, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Consideraciones en torno a los modelos para el estudio de la evacuación de edificios.

Nanomateriales: Riesgo de incendio y explosion.

Posted by Firestation en 14/09/2015

nanomateriales

Posted in Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Nanomateriales: Riesgo de incendio y explosion.

Ignición de Gases del Incendio.

Posted by Firestation en 09/09/2015

Tantad

Article: FGI – Fire Gas Ignition – Ignición de Gases del Incendio
Posté le 11 juillet 2011 à 16:50:44 par pl.lamballais

THEORIE

Flashover y Backdraft regularmente llenan las columnas de las revistas para los bomberos. Descritos como asesinos de bomberos, estos fenómenos son relativamente bien conocidos, al menos en apariencia. Obviamente, una lectura del artículo sobre el flashover inducido por la ventilación ayuda a entender que el llamado asesino no es autónomo y que, en muchos casos, los bomberos échanle una mano involuntaria.
Dicho esto, la familia de los flashover (“clásicos” y inducidos por la ventilación) y la de los backdrafts son sólo dos de las tres familias de fenómenos. Y paradójicamente, es la tercera familia que representa el mayor problema.

 

El triángulo del fuego

La representación del triángulo del fuego es la representación más comúnmente aceptada. Se basa en el hecho de que el fuego necesita tres elementos: combustible, comburente y una fuente inicial de energía que a continuación se auto-generado por el fuego.

 

Triángulo o tetraedro?
La sustitución del triángulo por el tetraedro es un fenómeno que se puede llamar moda. Suponiendo que el triángulo representa los elementos por sus lados, si desea añadir un cuarto, justo sería dibujar un cuadrado y no una forma geométrica que pocas personas son capaces de imaginar (y dibujar) en 3 dimensiones. Si deseamos mostrar la reacción en cadena, con tan sólo mirar alrededor se vé que los seres humanos representan los ciclos como flechas que tornam: la rotonda, el logotipo del reciclaje, etc. Basta entonces utilizar el triángulo mediante la adición de una flecha “rotativa” central. Para el registro, debemos saber que la representación del fuego como un tetraedro existe, y esto por un tiempo muy largo. Encontramos huellas en la obra de Platón (filósofo griego nacido en Atenas en 428 a. C.), titulado “Timeo”.
En Wikipedia, encontramos la siguiente información: “Los sólidos platónicos desempeñan un papel fundamental en la filosofía de Platón, de la que fueron nombrados.Platón en el diálogo Timeo (ca. 358 aC. AC), asociaciaba cada uno de los cuatro elementos naturales (Tierra, Aire, Agua y Fuego) con un sólido regular. La Tierra se asoció con el cubo (Timeo, 55d), el aire con el octaedro, el icosaedro con el agua y el fuego con el tetraedro. Había una justificación de estas asociaciones: el calor del fuego se ve fuerte como un puñal (un poco como el tetraedro). El aire está compuesto del octaedro; sus componentes minúsculos son tan suaves que apenas se puede sentir”.
Como vemos, estamos muy lejos de la pedagogía y de los bomberos. Por lo tanto quedemos en el triángulo.

 

 

Para comprender todos los fenómenos y luego explicar lo que nos interesa, vamos rever primero la combustión y las llamas.
En su desarrollo el fuego trabaja en varias fases: en primer lugar, el combustible sólido se calienta. Bajo la influencia del calor se descompone y comienza a emitir gases de pirólisis, de alto contenido de carbono. Cuando no hay llamas o si la producción de gas es lejos de ellas, estos gases son visibles como humo blanco. Cuando hay un fuego muy cerca, estos gases se emiten sólo unos pocos milímetros, antes que prendan fuego. La observación cuidadosa de una pieza de madera en fuego muestra que la llama se encuentra a poca distancia del sólido. Así que son los gases, emitidos por la madera sob calefacción, que se incendían.
Esto significa que tenemos dos fenómenos distintos: por un lado la pirólisis o sea la degradación del combustible sólido por el calor; y del otro la combustión, es decir, la combinación de estos gases con el oxidante (oxígeno del aire).
Pirólisis y combustión se distinguen por un punto en particular: la pirólisis no consume el oxidante, mientras que lo consume la combustión. Una búsqueda en la palabra “pirólisis” en Google te llevará a muchos sitios web sobre el tratamiento de residuos mediante pirólisis, ya que este método permite separar los compuestos químicos y luego recuperarlos. Ahora vas a ver que algunos hornos de pirólisis trabajan en vacío, sin oxígeno!Esta distinción en la necesidad (o no) de oxidante es esencial para comprender algunas ocurrencias de fenómenos de esta tercera familia.
La otra comprensión necesarias es concernente a la producción de humo durante la combustión. Puede provenir de dos puntos: en primer lugar de un combustible cuyo contenido de carbono es mayor de lo que es posible reaccionar con el oxígeno disponible.

 

Este es el caso de los neumáticos: incluso en el exterior, su combustión produce una gran cantidad de humo negro, pus incluso si se les calienta poco, la emisión de gases de carbono es importante. A pesar de la disponibilidad de oxígeno, la reacción química no se puede hacer correctamente. El carbono que, en la ausencia de oxidación, no puede reaccionar, se emite como el hollín, lo que explica el humo negro.Por contra, los neumáticos que pirolisan producen humo blanco, como lo vemos en el vídeo que muestra ” quemaduras “, realizado por los motociclistas (bloqueo de la rueda delantera y la fuerte aceleración con la intención de causar el sobrecalentamiento del neumático trasero) Burn Moto

 

Para los combustibles de menos carbono (los más comúnes, de hecho), la explicación es muy diferente. Véase a este respecto, los videos sobre la gran producción de humo con una sola vela.Contrariamente a una opinión ampliamente difundida, un fuego con poca ventilación no produce humo. Él disminue en la intensidad y si la subventilación aumenta, se apaga. El combustible, todavía caliente, a continuación, comienza a producir una gran cantidad de gas de pirólisis, blancos. Un fuego produce humo negro cuando la parte inferior de la llama está bien oxigenada, mientras que otras partes altas de la llama no lo están. La parte baja calienta el combustible, extrae los gases de carbono que se transportan en la llama por un fenómeno conocido como la difusión molecular. Estos gases reaccionan con el oxígeno que rodea a la llama. Sólo tiene que tocarla o poner la parte superior de la llama en una zona poco oxigenada para que estos gases ya no puedan reaccionar y se emiten en forma de hollín, lo que produce el “humo negro” típico de los incendios locales.


Tenemos dos tipos de reacción:

  • pirólisis, que no requiere comburente y produce humo blanco
  • combustión que tiene la necesidad de oxidante y, en algunos casos de perturbación de la llama, produce humo negro.


El flashover

En el flashover, el triángulo del fuego se ha completado. Hay presencia de combustible, oxidante y energía. El fuego crece hasta llegar a este punto de no retorno que le permitirá extenderse rápidamente por todo el espacio (local). En el caso del flashover, no le falta nada en el triángulo del fuego: se trata simplemente de la evolución. Podemos decir que el flashover se produce en el cuarto donde está la base del fuego. Obviamente, las llamas pueden salir, pero esto es sólo el resultado del evento y no otro fenómeno.


Backdraft

En el caso del backdraft, un elemento falta en el triángulo del fuego: el oxidante. Dado que la combustión consume oxígeno, si la renovación no se hace, después de cierto tiempo el oxidante va a faltar. El fuego luego disminuie en intensidad y luego se apaga. A partir de ese momento, no habrá más combustión en la habitación, pero el calor de sus elementos permitirá de continuar la pirólisis, que no requiere oxidante. La disminución de la cantidad de oxidante asociada a la producción continua de gas combustible por pirólisis, traerá la mezcla por encima del límite superior de inflamabilidad: la mezcla es muy rica para encender, incluso si la habitación está muy caliente .
Cuando se hacer la apertura de los locales, el aire se introduzirá mientras que el humo va a salir. La mezcla luego se trasladará a entrar gradualmente en el rango de inflamabilidad. El poder de esta inflamación, y su posible carácter explosivo, dependerá de cuando el encendido se produce. Esto puede ocurrir por la auto-ignición de la mezcla de gases o por el hecho de que los rescoldos recomienzan a tener llamas.
Pero en ambos casos, la situación de partida es el mismo: la falta de oxidante, es decir triángulo del fuego incompleto.


FGI

Los fire gas ignitions (ignición de los gases del fuego) son ahora muy fáciles de entender. La tercera familia de fenómenos también se caracteriza por un triángulo de fuego incompleto. Pero esta vez, el elemento que falta es la energía.
Consideremos dos ejemplos para desencadenar este tipo de fenómeno.


Ejemplo – 1

En este ejemplo, consideramos un incendio fuera de una casa. En la vista izquierda tenemos una casa y dos botes de basura en llamas. Estos contenedores están en contra de la casa. El fuego calienta la pared, la degrada y sobrecalenta el interior. Este fuego avanza libremente, pues está al aire libre.
En el segundo punto de vista, vemos al otro lado de la pared. Esta vez estamos en la casa. La televisión, calentada a través de la pared muy degradada, emite gases de pirolisis.
FGI-ext FGI-int
En este momento tenemos dos situaciones muy diferentes: en el exterior, un incendio que desarrolla plenamente, por lo tanto un fenómeno de combustión. En el interior, un fenómeno de pirólisis, que no consume el oxidante. Poco a poco el gas de pirólisis va a invadir la habitación y probablemente en toda la casa.
Si el fuego sigue avanzando, podemos imaginar que causa la ruptura de la ventana. La mezcla de gases situada en el interior, compuesta de gases de pirólisis y de oxidante (es decir, dos lados del triángulo del fuego) se pondrá en contacto con la energía es decir el elemento que falta de su triángulo del fuego. La mezcla de gases se enciende al instante. Y como esta mezcla de combustible – oxidante tubo tiempo de moverse en toda la estructura, es sin duda toda la casa que prenda fuego en cuestión de segundos. Este fenómeno no es un backdraft ni un flashover, sino un fenómeno de la tercera familia: los FGI.Por supuesto, cabe duda de si un fuego de dos basura simples puede calentar tanto en el interior. Pero es el principio lo que tratamos de explicar. En cualquier caso, hay una cosa que sin duda llegará a ser muy caliente en esa situación, es la parte inferior de la cubierta. Y en este caso, el FGI va a ocurrir probablemente en el ático.

 

Ejemplo – 2

El segundo ejemplo es algo más complejo ya que todo se jugará no entre el exterior y una habitación, sino entre dos partes. En la parte 1 (a la izquierda en nuestro dibujo) la cama está en llamas. En esta habitación, la ventana está abierta y el fuego avanza. En la parte inferior de esta pieza, encontramos los tres elementos del triángulo del fuego: la energía térmica producida por el fuego, el combustible (la cama) y el oxidante que entra por la ventana. Pero en la parte superior de esta parte 1 sólo tenemos dos lados del triángulo del fuego: gas combustible formado por el humo y la energía debido a que estos gases son muy calientes.
El gran incendio que se desarrolla en esta sala calienta las paredes y provoca la pirólisis del sofá, que se encuentra en la sala 2.  Esto es casi lo mismo que en nuestro ejemplo anterior, con nuestras basuras que calientan nuestros televisores.
Sabemos que la pirólisis no consume el oxidante. En la parte 2, tenemos un triángulo de fuego incompleto, pero no falta el mismo elemento que en el alto de la parte 1. En la parte 2 tenemos el combustible (gas de pirólisis) y el oxidante. Pero carece de la energía.

 

Plan Maison Cuando los bomberos llegarán (ruta A), abrirán la puerta para atacar el fuego. A continuación, van establecer la comunicación entre las dos salas. La parte 1 está caliente, reina una presión suficientemente alta. En la apertura de la puerta, el humo sobrecalentado en el alto de la parte 1 se irá. Estos dos elementos del triángulo del fuego (combustible y energía) van encontrar el elemento que falta (oxígeno) en la Sala 2. Los humos de la parte 1, pasando por la sala 2, van prender fuego y por lo tanto van a generar la energía necesaria para la ignición de los gases de pirólisis, a la espera en la sala 2.

 

Este fenómeno de inflamación de los gases en la sala 2 no es ni un flashover, ni un backdraft. Se trata de un fenómeno de la tercera familia: los FGI.
En el caso de la inflamación no explosiva, se llama “flash-fire”. En el caso de la inflamación explosiva (por ejemplo si la habitación está cerrada) se habla de “smoke explosion”. Pero en ambos casos, se trata de Fire Gas Ignition (FGI), es decir la inflamación de los gases producidos (más o menos directamente) por el fuego.


En la sala o fuera …

Ahora tratemos de diferenciar entre las tres familias de los fenómenos. En algunos casos, la diferencia es obvia, en otros es más difícil de determinar.
Lo que podemos decir es que el flashover y el backdraft se producen en la habitación donde está la base del fuego. El flashover es la culminación de la evolución de un incendio en que los tres elementos (combustible, oxidante, energía) están presentes. Backdraft es un fenómeno explosivo (más o menos, dependiendo del estado de la mezcla de gases cuando prende fuego). Para el backdraft, el elemento que falta es el oxidante. Como el flashover, el backdraft se pasa en el mismo recinto donde el fuego. Uno de los puntos clave del backdrat es el recomienzo de la corriente de convección: como el local estaba cerrado, la corriente de convección (corriente de aire desde el exterior que va a la base y sube a lo largo de la llama) ha desaparecido . En la apertura de la puerta habrá “el recomienzo del corriente de convección” (traducción exacta del término backdraft).
Los FGI son fenómenos para los que el elemento que falta es la energía. FGIs pueden ocurrir en áreas donde no había fuego (como en el ejemplo de nuestra habitación y el sofá), sino también en la habitación donde se produjo un incendio. Atención, no donde lo hay, pero donde lo había.Ejemplo: Imagínese un incendio en un dormitorio. La cama está en llamas y los bomberos extinguen. El peligro del tipo flashover es rechazado y lo mismo en cuanto al peligro de tipo backdraft. Sin embargo, tenemos un combustible sólido (la cama), que aún está sujeto a calor fuerte y probablemente seguirá siendo pirolizada. Una capa de humo blanco se creará en la parte superior. Cuando el equipo dé vuelta al colchón, es posible que se dispare una re-inflamación parcial de la base, por el movimiento del aire provocado. Esta re-ignición puede encender la capa de humo. No será un flashover, ni un backdraft, sino un fenómeno de la familia de los FGI que ocurre en la habitación donde se produjo un incendio.


¿Cómo evitar los FGI?

Recuerde que el peligro no siempre es el local del fuego, pero la estructura en su totalidad. El análisis de las intervenciones, hecha cuidadosamente, muestra claramente: los accidentes ocurren entre el punto de entrada en la estructura (la puerta del apartamento o casa) y la base del fuego, pero nunca (o casi) en el local del fuego, durante el ataque. Así que la progresión es el momento más peligroso. Los medios hidráulicos se deben establecer antes de entrar en la estructura. La progresión debe ser hecha mediante la realización de pulsaciones (pulsing) frecuentes. No hay que olvidar que las pulsaciones tienen el efecto de bajar la temperatura, pero también de diluir los gases, los tornando menos fácilmente inflamables. En la puerta, siempre se reserve una zona fría, por encima de uno mismo, pulsando en posición vertical.
Lo ideal sería tener una lanza con un máximo caudal disponible de unos 400 a 500 lpm, pero que se utilizará a su caudal más bajo para el enfriamento de los gases. Las lanzas llamadas “automáticas” se deben evitar porque las gotitas producidas son todavía de gran diámetro (como consecuencia del diseño mecánico de la testa de difusión) y tienen un reducido tiempo de contacto con el gas.


El color del humo

Los gases que son encendidos en un FGI pueden ser humo blanco o negro como una mezcla de ambos. En efecto, si nuestro ejemplo se basa en la producción de humos de pirólisis (es decir humo blanco) en una habitación cercana al donde hay fuego, podemos también fácilmente imaginar un movimiento de humo negro desde el local del fuego a una habitación contigua, a veces muy lejos: falsos techos, puerta ligeramente abierta grieta en la pared … Todo tipo de humo, aunque lejos del local, puede incendiarse y debe ser tratado (enfriado y diluido con pulsaciones).


Tenga cuidado con los humos
Las siguientes tres imágenes son tomadas de un video encontrado en Youtube. Ellas ilustran bien el peligro de los humos.

 

Smoke one Smoke 2 Smoke 3

 

En la primera imagen, vemos que el humo que salía por la puerta principal que estaba abierta, se ha acumulado en el techo pequeño.  A la izquierda, el fuego es visible, pero sigue detrás del vidrio. Para ventilar, el bombero romperá este cristal.  Inmediatamente (foto siguiente), las llamas salen, ayudadas por el llamado de aire causado por la puerta abierta. E inmediatamente las llamas prenden fuego al humo acumulado, que nadie pensó enfriar de forma preventiva. En la última foto vemos la propagación del fuego en el humo. Momentos después, la casa se perderá.


La observación

Para el jefe de la intervención, el conocimiento del peligro de los FGI y del hecho de que los gases de pirólisis son visibles como humo blanco (que se confunde fácilmente con el vapor de agua) son dos puntos esenciales. Imagine de nuevo una intervención aparentemente básica: una cama en fuego se extingue por el equipo. En esta pieza había por tanto una importante capa de humo negro. El equipo ventila un poco, elimina este humo. En esta etapa, la tecnicidad de los bomberos tendrá un impacto significativo. Si no saben utilizar adecuadamente sus lanzas, enviarán un montón de agua y crearán una gran cantidad de vapor. Será difícil para permanecer en la habitación (la percepción de calor fuertemente reforzada por la humedad), pero sobre todo habrá presencia de una gran cantidad de humo blanco que será difícil saber si se trata de vapor de agua o gases de pirólisis emitidos por el fuego extinguido, pero no suficientemente frío.
Los bomberos que saben utilizar sus lanzas tendrán utilizado muy poca agua y tendrán enfriado correctamente la base del fuego, evitando así lo más posible la producción de gas de pirólisis. A continuación, se vuelve fácil de analizar la situación. Imagine que, a pocos minutos después de la extincción perfectamente hecha, con muy poca agua y un buen enfriamento de base del fuego, nos dimos cuenta de la presencia continua de una capa de humo blanco en el techo. Desde que usamos muy poca agua, no puede ser vapor. Como habemos enfriado con éxito la base del fuego, se puede observarla para constatar que no produce humo de pirólisis. La conclusión es obvia: hay algo en alguna parte que sigue siendo calentado. Un objeto en un armario, una pared falsa a ocultar elementos, un mueble que se consume sin nuestro conocimiento. En cualquier caso, debemos buscar pues esta producción de gas es potencialmente muy peligrosa.
Como vemos, la técnica del operador de la lanza puede tener implicaciones de largo alcance!


Confusión backdraft y FGI

Se reconoce que en algunos casos la distinción entre el backdraft y la forma explosiva de FGI (smoke-explosion) es a veces difícil. En primer lugar recordemos que la presencia de carbón no es suficiente para provocar una explosión. Debe haber un auto-ignición de los gases (y por lo tanto una temperatura muy alta de los mismos) o sino la reaparición de las llamas a las brasas.
Si tomamos la secuencia cronológica de la activación del backdraft, que encontramos: La ausencia inicial de corriente de convección, local totalmente lleno de humo (por lo menos si no hay salida). Cuando se hace la apertura de la puerta, recibimiento de aire. Este aporte de aire cambia la mezcla. En el caso de la auto-ignición, la energía está ahí. Pero en el caso de volver el fuego sobre las brasas, se puede decir que la energía está presente, pero en una forma insuficiente. La toma de aire hará aumentará la energía permitindo la reaparición de las llamas por lo que la aparición de una forma de energía “más fuerte” que las brasas.
Imagine ahora que las brasas están casi frías. Por lo tanto, tendrá un tiempo relativamente largo antes de volver las llamas. Al mismo tiempo, el humo se escapa de la habitación, pero las piezas de mobiliario continuarán su pirólisis. La corriente de convección volverá, pero después de algún tiempo, no será más tán presente. Poco a poco la sala se ventilará y los signos de backdraft desaparecerán: no más calor, no más corriente de aire violenta en la apertura. Si llamas reaparecer en las brasas, podemos decir tanto que el efecto explosivo que puede sobrevenir será un backdraft cuanto una smoke-explosión. En este caso, la distinción será difícil de establecer.


Tres familias de fenómenos

Conocer las tres familias de fenómenos nos permite re-analisar muchos artículos, fotos o videos. Algunos documentos buscan poner un nombre a los fenómenos descritos teniendo muy limitada la posibilidad de elegir los nombres, porque si sólo conocemos el backdraft en su forma básica y el flashover, como lo vemos en los testes grabados en vídeo, tenemos sólo dos palabras para hacerlo. Si conocemos las peculiaridades del backdraft de de alta presión, backdraft “natural” o con salida en el alto, estamos ampliando nuestra capacidad de explicar. Es lo mismo con el flashover y flashover inducido por la ventilación. Ahora, con el conocimiento de esta tercera familia, veremos que a menudo encontramos designados como flashover todo lo que no explode y como backdraft todo lo que explode. Esto es obviamente muy limitado.
He aquí un ejemplo. El fuego, cuyo video está disponible en YouTube, se presenta como “flashover.” Ahora entendemos que este no es el caso. Tenemos aquí una inflamación del gas, por lo que un fenómeno de tipo FGI.
ruhme 1 ruhme 2
ruhme3 rhume4

 

Autor: Pierre-Louis Lamballais. Traducción: Karla Marina Gomes Lamballais

Posted in Flashover/Backdraft, Formacion, Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Ignición de Gases del Incendio.

 
A %d blogueros les gusta esto: