FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 683 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,900,291 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Señalizacion Emergencias’ Category

Prevención de lesiones y muertes de bomberos a causa de derrumbes estructurales

Posted by Firestation en 28/12/2016

derrumbe bomberos oviedo

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales (NIOSH, por sus siglas en inglés) solicita ayuda para prevenir lesiones y muertes de bomberos estadounidenses a causa de derrumbes estructurales durante operaciones de extinción de incendios. El derrumbe estructural de un edificio durante las operaciones de extinción es una de las primeras causas de muerte entre bomberos. Tal derrumbe es difícil de predecir durante las operaciones de extinción y por lo general ocurre sin advertencia previa alguna.

Los departamentos de bomberos deben poner en práctica y revisar los programas de seguridad ocupacional y los procedimientos operativos estándares para prevenir lesiones graves y la muerte entre bomberos. NIOSH recomienda a los departamentos de bomberos que tomen 10 medidas esenciales para minimizar el riesgo de lesiones y muerte de bomberos durante la extinción de incendios estructurales:

  1. Asegurar que el comandante de siniestro realice una estimación inicial y una evaluación del riesgo en el lugar del siniestro antes de comenzar las operaciones internas de extinción del incendio.
  2. Asegurar que el comandante de siniestro siempre siga de cerca la ubicación y las funciones de todo el personal que opera en el lugar del incendio.
  3. Establecer cuadrillas de intervención rápida (RIC, por sus siglas en inglés), también conocidas como equipos de intervención rápida, y asegurar que estén posicionadas de manera que puedan responder inmediatamente a las emergencias.
  4. Asegurar que por lo menos 4 bomberos estén en el lugar del incendio antes de comenzar las operaciones internas de extinción de un incendio estructural (dos bomberos dentro de la estructura y dos afuera).
  5. Equipar a los bomberos que entran a áreas peligrosas (tales como estructuras en llamas o que se sospecha que no son seguras) con los dispositivos necesarios para mantener una comunicación en dos sentidos con el comandante de siniestro.
  6. Asegurar que los procedimientos operativos y equipos estándares sean adecuados y suficientes para permitir el tráfico radial en lugares de incendios con múltiples respondedores
  7. Suministrar a todos los bomberos sistemas personales de seguridad alerta (PASS, por sus siglas en inglés), también conocidas como alarmas de “hombre quieto”, y asegurar que los lleven consigo y los activen cuando estén en operaciones de extinción de incendios, rescate u otras operaciones peligrosas.
  8. Diseñar un plan contra incendios y realizar inspecciones de todos los materiales de construcción del edificio y las partes de la estructura antes de que ocurra un incendio.
  9. Transmitir un tono audible o alerta inmediatamente cada que las condiciones se hagan inseguras para los bomberos.
  10. Establecer una zona de derrumbe alrededor de los edificios con parapetos.

NIOSH solicita que la información sobre esta alerta se ponga en conocimiento de todos los bomberos en los Estados Unidos, incluso los que operan en las metrópolis más grandes y en los departamentos rurales más pequeños, por parte de: jefes y comisionados de bomberos y administradores de cuerpos de bomberos, editores de revistas y otras publicaciones del ramo, así como funcionarios de seguridad y salud, jefes de bomberos estatales, sindicatos y otras organizaciones laborales, oficinas de bomberos y compañías de seguro.

Antecedentes

Según la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (En inglés: The National Fire Protection Association – NFPA), entre 1989 y 1998 murieron 968 bomberos [NFPA 1999]. Casi la mitad de estas muertes (443) ocurrieron en el lugar del incendio. Más aún, 56 (18%) de las 316 muertes de bomberos fueron provocadas por derrumbes estructurales en incendios de estructuras. Un derrumbe estructural a menudo provoca múltiples muertes de bomberos. Por ejemplo, durante este período, 43 bomberos sufrieron lesiones fatales debido a derrumbes de materiales en 11 incendios.

Tal y como lo indican estas estadísticas, el derrumbe estructural de cualquier parte de un edificio (pisos, paredes, cielorrasos, techos y partes estructurales) durante las operaciones de extinción de un incendio es una de las primeras causas de muerte entre bomberos. El potencial de derrumbe de una estructura es uno de los factores más difíciles de predecir en la estimación inicial y durante las operaciones de extinción del incendio. El derrumbe estructural por lo general ocurre sin advertencia previa. Por ejemplo, el piso de una estructura en llamas puede derrumbarse súbitamente dejando caer a los bomberos en un infierno ardiente. De la misma manera, el derrumbe de un techo podría dejar a los bomberos atrapados en la estructura. Al llegar al lugar del incendio, el comandante de siniestro debe considerar numerosas variables a fin de determinar la integridad estructural de un edificio en llamas [Dunn 1988]:

  • Tamaño y ubicación del incendio
  • Cuánto tiempo lleva el incendio
  • Condiciones a la llegada de los bomberos
  • Tamaño del edificio (una planta, varias plantas, área de los pisos y altura)
  • Edad del edificio (deterioro de los elementos estructurales, evidencia de deterioro por intemperie, uso de materiales livianos en construcciones nuevas)
  • Presencia de materiales combustibles
  • Ocupación
  • Renovaciones y modificaciones del edificio
  • Incendios anteriores
  • Cargas pesadas (sistemas de calefacción y enfriamiento en el techo) que pudieran afectar la integridad de la estructura
  • Riesgos de incendio y humo que pudieran afectar a otras personas y otros edificios aledaños.
  • Recursos en el lugar del siniestro para la extinción del incendio (número de aparatos, personal de bomberos, suministro de agua e implementos auxiliares).
  • Otros factores como la hora del día (día o noche) y las condiciones del tiempo (calor o frío extremo)

Normas actuales

OSHA

Los empleados públicos estatales y locales (como los bomberos) están exentos del cumplimiento de las normas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales (OSHA, por sus siglas en inglés). No obstante, en los 25 estados que actualmente están autorizados por OSHA para poner en práctica un programa de seguridad y salud ocupacionales, están vigentes las normas OSHA tanto para los empleados públicos como para los privados.

El reglamento actual de OSHA para los bomberos incluye las normas 29 CFR* 1910.134 (Protección respiratoria) y 29 CFR 1910.156 (Brigadas contra incendio). Según la norma 29 CFR 1910.134, los empleadores deben suministrar respiradores adecuados según las necesidades y establecer y mantener un programa de protección mediante respiradores. La norma también establece que, si los bomberos deben entrar a un área que pone inmediatamente en peligro la vida y la salud de éstos (En inglés: immediately dangerous to life and health, IDLH), por lo menos dos deben entrar al área juntos y mantener siempre contacto de voz entre ellos. De la misma manera, deben usar el equipo de respiración autónomo (SCBA, por sus siglas en inglés) cuando realizan operaciones internas de extinción de incendios. Además, dos bomberos debidamente equipados y capacitados deben:

  • estar posicionados fuera del ambiente IDLH
  • hacer seguimiento al equipo(s) interno(s) y
  • estar en condiciones permanentes de rescate rápido del equipo(s) interno(s).

En la norma 29 CFR 1910.156, OSHA presenta una lista de requisitos en cuanto a la organización, capacitación y equipamiento de las brigadas contra incendios establecidas por el empleador.

NFPA

La Asociación Nacional de Protección contra Incendios (En inglés, the Nacional Fire Protection Association – NFPA) recomienda en la norma NFPA 1500 que todos los departamentos de bomberos establezcan una política de suministro y operación “a los niveles más altos posibles de seguridad y salud de todos sus miembros” [NFPA 1997a]. Varias normas NFPA rigen las operaciones de extinción de incendios estructurales:

  • La norma NFPA 220 sobre Tipos de Construcción de Edificiosespecifica los métodos de clasificación de los tipos de construcción y los valores de resistencia contra incendios [NFPA 1995a].
  • La norma NFPA 1404 sobre el Programa de Sistemas de Respiración Autónomos para los Departamentos de Bomberos especifica los requerimientos mínimos en cuanto al programa de capacitación sobre protección respiratoria en los departamentos de bomberos [NFPA 1996].
  • La Norma 1500 sobre Programa de Seguridad y Salud Ocupacionales para Departamentos de Bomberos, especifica (1) los requerimientos mínimos de un programa de seguridad y salud ocupacionales para los departamentos de bomberos; (2) los procedimientos de seguridad para los miembros que participan en actividades de rescate, extinción de incendios y actividades relacionadas; y (3) la integración de la gerencia de riesgo en las funciones corrientes del comandante de siniestro [NFPA 1997a].
  • La Norma 1561 sobre Sistema de Gerencia de Siniestros en los Departamentos de Bomberos define los elementos esenciales de un sistema de gerencia de siniestros [NFPA 1995b].
  • Otras Normas NFPA relevantes:
    • La Norma NFPA 1971 sobre Equipos de Protección para Operaciones de Extinción de Incendios Estructurales incluye chaqueta, pantalones, casco, guantes, gorro y zapatos de protección [NFPA 1997b].
    • La Norma NFPA 1981 sobre Aparatos de Respiración Autónomos de Circuito Abierto para Servicios de Extinción de Incendios [NFPA 1997c].
    • La Norma NFPA 1982 sobre Sistemas de Seguridad de Alerta Personal (PASS, por sus siglas en inglés) para bomberos [NFPA 1998].

Código de Disposiciones Federales. Ver CRF en las referencias.

Informes de casos

Los siguientes informes de casos describen siniestros donde hubo lesiones y muertes de bomberos debido a derrumbes estructurales. Dichos siniestros fueron investigados por el Equipo de Investigación de Bomberos de NIOSH según el protocolo de Asesoría de Fatalidades y Evaluación de Control (En inglés Fatality Assessment and Control Evaluation – FACE).

Caso 1 – Incendio de una estructura comercial en California

El 8 de marzo de 1998, un bombero de sexo masculino (capitán) falleció en el lugar de un incendio mientras trataba de salir de una estructura comercial. La primera unidad en llegar al lugar del incendio informó que de un edificio comercial de una planta salía humo poco denso. Un equipo de ventilación se trasladó al techo del edificio y comenzó la operación de ventilación. Otro equipo comenzó a forzar la entrada al edificio por la parte delantera, a través de dos puertas de seguridad de metal. Esta operación les tomó entre 7 1/2 y 9 minutos. Mientras los equipos contra incendio esperaban afuera a que abrieran las puertas, las condiciones del incendio en el techo cambiaron drásticamente. Las llamas salían por los huecos de ventilación que había abierto la cuadrilla de ventilación.

Más o menos al mismo tiempo, tres cuadrillas de máquinas introdujeron líneas de mano a través de la puerta principal para determinar el origen del incendio. Dentro del edificio, a aproximadamente 15 pies (aprox. 4.5 m) de la puerta principal, los bomberos se encontraron con humo denso y cero visibilidad. Las cuadrillas de máquinas avanzaron con sus líneas unos 30 ó 40 pies (aprox. 9 ó 12 m) dentro del edificio, pero no pudieron ubicar el incendio. Las condiciones siguieron deteriorándose rápidamente, por lo que los oficiales de las cuadrillas de máquinas ordenaron a sus bomberos que salieran del edificio. Mientras ocurría esto, la víctima quedó separada de su cuadrilla y permaneció en el edificio. Aproximadamente 1 minuto más tarde, un derrumbe parcial del techo bloqueó la salida principal. Poco después, el equipo de intervención rápida encontró a la víctima, a quien se le practicó reanimación cardiopulmonar de inmediato, pero en vía hacia el hospital, el bombero fue declarado muerto. El médico forense declaró que las causas de muerte habían sido inhalación de humo y quemaduras [NIOSH 1998a].

Recomendaciones aplicables: Recomendaciones 1, 2, 4, 5, 6 y 9 de la sección sobre Recomendaciones.

Caso 2 – Derrumbe de piso en vivienda unifamiliar en Kentucky

El 17 de febrero de 1997, un bombero de sexo masculino falleció y otro resultó lesionado en un incendio en una vivienda unifamiliar. Cuando la compañía de bomberos llegó al lugar del incendio, el comandante de distrito informó que estaba saliendo humo denso por el techo de la vivienda. Dos bomberos de sexo masculino sacaron dos líneas cargadas de 1 ¾ pulgadas de su máquina y se dirigieron hacia la vivienda. Después de sofocar un incendio en el techo, entraron a la vivienda, aparentemente sin que el comandante de distrito lo supiera. Al entrar por la puerta principal, ambos se cayeron al sótano a través del piso. Los bomberos cayeron en el origen del incendio, donde había agua extremadamente caliente y humo negro denso. Ninguno de los dos estaba equipado con un radio, por lo que fue imposible realizar la transmisión de emergencia al comandante de siniestro. Los bomberos activaron manualmente sus dispositivos PASS, pero la operación de las bombas y las mangueras en la calle no permitió que se oyera la alarma. Al transcurrir aproximadamente 8 minutos de la operación, el comandante de distrito descubrió que faltaban dos bomberos. Un teniente notó las líneas de manguera que entraban por la puerta principal y se arrastró por el piso siguiendo las líneas hasta la puerta principal, desde donde pudo ver una luz que provenía del sótano. Se bajó una escalera. Un bombero se agarró de la escalera y fue sacado del sótano, e informó que abajo había quedado otro bombero. Después de numerosos esfuerzos de búsqueda, encontraron al segundo bombero (aproximadamente a los 53 minutos de haber comenzado la operación). Entre 8 y 10 minutos después de que los dos bomberos entraran a la estructura, sus SCBA se quedaron sin aire, por lo que trataron de respirar el aire atrapado en las boquillas de rociado de agua de sus mangueras. El primer bombero sufrió lesiones, pero sobrevivió. El segundo murió de asfixia debido a la inhalación de humo [NIOSH 1997].

Recomendaciones aplicables: Recomendaciones 2, 3 y 5 de la seccción sobre Recomendaciones

Caso 3 – Derrumbe súbito del techo de un negocio de repuestos automotores en llamas en Virginia

El 18 de marzo de 1996, dos bomberos de sexo masculino fallecieron mientras intentaban combatir un incendio en un negocio de repuestos automotores. A las 11:29 horas, una llamada al 911 a la oficina de bomberos informó que estaban saliendo chispas de la caja de fusibles del negocio de repuestos local. A las 11:35 horas, llegaron los bomberos sin saber que un camión de servicio de una compañía de electricidad accidentalmente había roto la línea neutral conectada con el negocio de repuestos. El negocio no tenía conexiones a tierra adecuadas, por lo que sus circuitos eléctricos se sobrecalentaron y provocaron una serie de incendios encima del techo suspendido. Un teniente y un bombero de la Máquina 3 entraron a la tienda con una línea de 1 ¾ pulgadas cargada para ubicar el origen del incendio (dentro de la tienda se veía solamente humo poco denso). Todos los empelados habían abandonado el negocio y todas las luces estaban apagadas. A las 11:49 horas, el teniente que estaba dentro de la tienda informó por vía radial que estaban en problemas y que no podían salir. Sin embargo, debido al pesado tráfico radial, el jefe de batallón no entendió la transmisión. A las 11:50 horas, el incendió se avivó rápidamente sin ningún tipo de advertencia y todo el techo (que contenía más de 50 pies de armaduras de madera que soportaban las pesadas unidades de calefacción y enfriamiento) se vino abajo en la tienda. Ambos bomberos fallecieron debido a las quemaduras e inhalación de humo [NIOSH 1996].

Recomendaciones aplicables: 2, 3, 6 y 8 de la sección sobre Recomendaciones.

Caso 4 – Derrumbe de parapetos durante incendio en un depósito de Vermont.

foto cortesia de Bradley Whitcomb, Depto de bomberos de St. Johnsbury, St. Johnsbury, VY

El 5 de septiembre de 1998, falleció un bombero cuando un parapeto se derrumbó sobre él al incendiarse un depósito Se despacharon unidades de cuatro departamentos de bomberos para combatir el incendio de un depósito que almacenaba papel reciclado. El depósito fue construido en los años 1800 con un armazón de bloques de mampostería y pesadas armaduras de techo de madera. El primer jefe de compañía en llegar notó que salía humo por los aleros en la parte posterior de la estructura y decidió no entrar al edificio sino “rodearlo y ahogarlo”. Cuando llegó la cuadrilla de la Máquina 3, se le ordenó que colocara la máquina en el extremo norte de la estructura y atacara desde afuera. Uno de los bomberos de la Máquina 3 se acercó a la estructura para abrir las grandes puertas tipo granero y permitir que los bomberos atacaran la estructura desde afuera. El bombero regresó luego a la línea de manguera y notó que las puertas se habían cerrado tras de sí (se cerraban automáticamente). Mientras se devolvía para abrirlas, sin advertencia previa, el parapeto que estaba encima de las puertas se derrumbó de repente sobre él, y el bombero falleció a causa de múltiples lesiones por aplastamiento [NIOSH 1998b].

Recomendaciones aplicables: Recomendaciones 8 y 10 de la sección sobre Recomendaciones.

Conclusiones

Durante las operaciones de extinción de un incendio hay muchos factores complejos presentes. Las condiciones pueden deteriorarse rápidamente en el lugar del incendio, algunas veces con pocas señales de advertencia o nada por completo. Los departamentos de bomberos deben estar siempre pendientes de la posibilidad de un derrumbe estructural y tomar las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de los bomberos.

Recomendaciones / Discusión

NIOSH recomienda que los departamentos de bomberos tomen las siguientes medidas para minimizar el riesgo de lesiones y muerte entre bomberos durante las operaciones de combate de incendios.

1. Asegurar que el comandante de siniestro realice una estimación inicial y una evaluación del riesgo en el lugar del siniestro antes de comenzar las operaciones internas de combate del incendio.

La estimación inicial y la evaluación del riesgo deben continuar durante todo el siniestro y deben incluir una evaluación de la situación, la estrategia para sofocar el incendio, la planificación táctica, el plan de evaluación y revisión y el comando y control de operaciones. La primera consideración es saber si el siniestro implica una situación inminente de peligro de vida que requiera de operaciones de rescate.

Extinción de incendioLa estimación inicial y la evaluación de un incendio deben considerar los siguientes factores [Dunn 1988]:

  • Tamaño y ubicación del incendio
  • Cuánto tiempo lleva el incendio
  • Condiciones a la llegada de los bomberos
  • Tamaño del edificio (una planta, varias plantas, área de los pisos y altura)
  • Edad del edificio (deterioro de los elementos estructurales, evidencia de deterioro por intemperie, uso de materiales livianos en construcciones nuevas)
  • Presencia de materiales combustibles
  • Ocupación
  • Renovaciones y modificaciones del edificio
  • Incendios anteriores
  • Cargas (sistemas de calefacción y enfriamiento en el techo) que pudieran afectar la integridad de la estructura
  • Riesgos de incendio y humo que pudieran afectar a otras personas y otros edificios aledaños.
  • Recursos en el lugar del siniestro para la extinción del incendio (número de aparatos, personal de bomberos, suministro de agua e implementos auxiliares).
  • Otros factores como la hora del día (día o noche) y las condiciones del tiempo (calor o frío extremo)

2. Asegurar que el comandante de siniestro siempre siga de cerca la ubicación y las funciones de su personal en el lugar del incendio.

El seguimiento de todos los bomberos en las operaciones contra incendio es esencial y constituye una de las tareas más importantes del comandante de siniestro. Los sistemas de seguimiento de personal deben ser parte de la política de comando de siniestros y deben ser utilizados para rastrear la ubicación y las tareas de las compañías que están operando en el lugar de un incendio. Los sistemas de seguimiento de personal incluyen verificaciones que requieren que el comandante de siniestro se comunique con los oficiales en cada uno de los niveles del sistema de comando de siniestro.

3. Asegurar que por lo menos cuatro bomberos se encuentren en el lugar del siniestro antes de entrar a la estructura y comenzar las operaciones internas de extinción del incendio en un incendio estructural (dos bomberos fuera de la estructura y dos adentro).

Extinción de incendio

Según NFPA y OSHA, se necesitan por lo menos 4 personas (cada una de ellas con su propio equipo completo de ropa y protección respiratoria) para garantizar la seguridad de los que están trabajando en el interior de una estructura en llamas. Dentro de la estructura pueden quedarse dos bomberos, pero dos necesariamente deben estar afuera. Entre los miembros del equipo debe haber comunicación visual, audible o electrónica para coordinar las actividades y determinar si es necesario realizar un rescate de emergencia.

4. Establecer cuadrillas de intervención rápida (RIC) y asegurar que estén debidamente posicionadas para atender las emergencias de inmediato.

El primer objetivo de una RIC es proporcionar un equipo de bomberos especializados y con un fin específico listo para rescatar a otros bomberos que hayan quedado atrapados en una estructura en llamas. La RIC es de vital importancia en un incendio estructural, pues le proporciona al comandante de siniestro un equipo de emergencia con un fin específico, por lo que elimina la necesidad de reasignar a otros bomberos a esta tarea durante un período crítico. La primera obligación de una RIC es atender las emergencias en las cuales haya bomberos atrapados, perdidos o desorientados en una estructura en llamas. En condiciones óptimas, una RIC debe estar en condiciones de responder a la primera alarma para eliminar retrasos en el tiempo de respuesta. La RIC debe contar con un juego completo de ropa protectora, sistemas SCBA, radios y linternas portátiles, hachas, herramientas para forzar entradas, ganchos y otros equipos necesarios para las labores de rescate. La RIC debe comunicarse directamente con el comandante de siniestro y permanecer en las cercanías del lugar a la espera de órdenes de rescate. La RIC debe constar de por lo menos dos bomberos, sin embargo su tamaño dependerá del tamaño y complejidad del siniestro.

5. Equipar a los bomberos que entran a áreas peligrosas (tales como estructuras en llamas o que se sospecha que no son seguras) con los dispositivos necesarios para mantener una comunicación en dos sentidos con el comandante de siniestro.

La falta de una comunicación eficaz en el lugar de un incendio puede provocar pérdidas humanas trágicas. Los bomberos que entran a estructuras en llamas deben poder comunicarse con el comandante de siniestro sobre las condiciones en el interior de las estructuras, la necesidad de apoyo adicional y sobre emergencias que requieran de equipos de rescate o de repuesta. Una comunicación eficaz es de primordial importancia para el comandante de siniestro a la hora de tomar decisiones, dirigir las operaciones generales y garantizar la seguridad en el lugar del incendio.

6. Asegurar que los procedimientos operativos y equipos estándares sean adecuados y suficientes para permitir el tráfico radial en lugares con múltiples respondedores

Las comunicaciones dejan de ser eficaces en el lugar de un incendio cuando el tráfico radial se hace tan pesado que no es posible entender los mensajes. El ruido ambiental en el lugar de un incendio obstaculiza aún más la comunicación eficaz. El canal táctico y el canal de emergencia deben contar con sus propias líneas a fin de evitar la competencia por el tiempo de transmisión. Se puede reducir el tráfico radial si los usuarios

  • evitan transmisiones innecesarias,
  • son breves pero precisos,
  • hablan claramente,
  • esperan que el canal de trasmisión esté disponible y
  • dan prioridad a las emergencias y a los rescates.

Los procedimientos operativos estándares, el personal y los equipos de comunicación deben ser de calidad y cantidad suficientes para soportar el volumen de comunicaciones necesario en los diferentes lugares de incendios. Las políticas de comunicación de los departamentos de bomberos deben incluir un procedimiento operativo estándar de transmisión y reconocimiento (delivery and aknowledgment) del “tráfico de emergencia” en el lugar del siniestro. Todo el personal que opera en el lugar de un siniestro, así como el operador de la línea de emergencia o telecomunicador en todos los centros de comunicación, deben tener una terminología común fácilmente identificable.

7. Proporcionar dispositivos PASS a todos los bomberos y asegurar que los lleven encima y los activen cuando estén realizando operaciones de extinción de incendios, rescate y otras tareas peligrosas.

Los dispositivos PASS están diseñados de tal manera que emiten una alarma audible cuando un bombero permanece inmóvil por 30 segundos. Sin embargo, una queja importante en cuanto a los dispositivos PASS es que a menudo la alarma suena cuando los bomberos están parados o en período de descanso. La alarma funciona de tal manera que se reposiciona con cualquier movimiento del bombero. Además, el bombero puede activar el dispositivo PASS manualmente cada vez que necesite ayuda.

Los bomberos deben llevar el dispositivo PASS encima y activarlo cada vez que operen en áreas peligrosas. Estos dispositivos no están diseñados para ser oídos fuera un edificio, sino para alertar a los otros bomberos u oficiales que estén cerca de que falta alguien o que está perdido o atrapado. Cuando la alarma PASS se activa también ayuda a la RIC a buscar a bomberos que se encuentran perdidos o atrapados.

8. Diseñar un plan contra incendio y realizar inspecciones de todos los materiales de construcción del edificio y las partes de la estructura antes de que ocurra un incendio.

Las inspecciones antes de un incendio ofrecen a los departamentos de bomberos una oportunidad excelente para determinar lo siguiente:

  • Edad de la estructura
  • Integridad estructural
  • Materiales de aislamiento interior expuestos
  • Tipo de estructura de techo y soportes (armaduras, curvaturas, etc.)
  • Tipo de estructuras internas de soporte
  • Tipo de materiales utilizados en la estructura (como madera, acero, plásticos, espuma y otros materiales que producen gases tóxicos en presencia de calor).
  • Almacenamiento de materiales inflamables y tóxicos
  • Cargas (por ejemplo de unidades pesadas de calefacción y enfriamiento) sobre las estructuras de los techos que pudieran debilitar los soportes.
  • Suministro de agua
  • Sistemas automáticos de rociado

Deben evaluarse los techos armados y verificar que tengan un mínimo de resistencia contra incendios de 1 hora. Toda estructura en una estructura múltiple (como un centro comercial) debe ser objeto de una inspección antes de que ocurra un incendio a fin de determinar el diseño interior y los tipos de materiales utilizados en su construcción.

9. Transmitir de inmediato un tono audible o una alerta cuando las condiciones se hacen inseguras para los bomberos.

 Imagen de bomberos

Se ordena una evacuación de emergencia cuando ha ocurridoo estar por ocurrir una situación de emergencia extremadamente seria. Ejemplos de tales emergencias son la pérdida de bomberos, una explosión o un derrumbe estructural. A diferencia de un retiro, la evacuación de emergencia requiere que los bomberos abandonen las herramientas y mangueras y que el comandante de siniestro pase lista del personal o lo cuente. La evacuación de emergencia es un suceso raro en las operaciones de extinción de incendios, por lo que usualmente se produce una situación de confusión y retraso cuando se da una orden de este tipo. Por esta razón, debe enviarse una señal audible definida previamente para alertar a los bomberos de que se ordenará una evacuación de emergencia. Los departamentos de bomberos deben informar a sus miembros que deben evacuar al edificio al oír la alarma.

10. Establecer una zona de derrumbe alrededor de los edificios con parapetos.

Un parapeto es la continuación de una pared externa por encima del nivel de techo. El parapeto es menos estable porque tiene menos conexiones al resto de la estructura y está sujeto a derrumbarse con cualquier movimiento, sacudida o vibración durante las operaciones de extinción de un incendio. La zona de derrumbe es la distancia entre un punto dado y el edificio igual a la altura de la pared. Sin embargo, debido a que la pared que se derrumba puede romperse y lanzar escombros por el aire a una distancia más grande que su altura, debe considerarse un margen de seguridad cuando se establezca la zona de derrumbe. A los bomberos no se les debe permitir operar dentro de la zona de derrumbe. Por ejemplo, no deben avanzar con líneas de ataque ni permitir ningún tipo de tráfico o rehabilitación de bomberos dentro de la zona de derrumbe. Además, los chorros de las mangueras, los cañones o tubos de cubierta, los cañones portátiles (deluge) y las escaleras aéreas con los bomberos en la cesta o al borde de ésta deben ser operados desde fuera de la zona de derrumbe.

Reconocimientos

Los principales colaboradores en esta Alerta fueron Ted Pettit de la División de Investigación de Seguridad, NIOSH; Vincent Dunn, Jefe Adjunto (jubilado) del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York; y Greg Main, Jefe de Distrito del Departamento de Bomberos de Evansville, Indiana. Rita Fahy (NFPA) proporcionó los datos de NFPA. Ted Pettit, Richard Braddee y Frank Washenitz del Equipo de Investigación de Bomberos, División de Investigación de Seguridad, NIOSH, investigaron los casos presentados. Kim Clough, de la División de Laboratorio de Efectos sobre la Salud de NIOSH, creó el diseño y la presentación del documento. Jason Britton, de la División de Laboratorio de Efectos sobre la Salud de NIOSH, creó el documento para el sitio web.

Sírvase dirigir todo comentario, preguntas o solicitud de información adicional a:

Dr. Nancy A. Stout, Director Division of Safety Research National Institute for Occupational Safety and Health 1095 Willowdale Road Morgantown, WV 26505B2888

Teléfono: 304-285-5894; o llame al 1-800-35 NIOSH 1-800-356-4636

Agradecemos profundamente su ayuda en la protección de la salud de los trabajadores en los Estados Unidos.

Linda Rosenstock, M.D., M.P.H. Directora, Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Referencias

CFR. Código del Reglamento Federal (Code of Federal Regulations). Washington, DC: U.S. Government Printing Office, Office of the Federal Register.

Dunn V [1988]. Collapse of burning buildings: a guide to fireground safety. Saddle Brook, NJ: Penn Well.

NFPA [1995a]. NFPA 220: standard on types of building construction. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1995b]. NFPA 1561: standard on fire department incident management system. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1996]. NFPA 1404: standard for a fire department self-contained breathing apparatus program. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1997a]. NFPA 1500: standard on fire department occupational safety and health program. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1997b]. NFPA 1971: standard on protective ensemble for structural fire fighting. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1997c]. NFPA 1981: standard on open-circuit self-contained breathing apparatus for the fire service. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1998]. NFPA 1982: standard on personal alert safety systems (PASS). Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1999]. Personal communication from Rita Fahy, National Fire Protection Association, Quincy, MA, to Ted Pettit, Division of Safety Research, National Institute for Occupational Safety and Health, Centers for Disease Control, Public Health Service, U.S. Department of Health and Human Services, Morgantown, WV.

NIOSH [1996]. Sudden roof collapse of a burning auto parts store claims the lives of two fire fighters–Virginia. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 96-17.

NIOSH [1997]. Floor collapse in a single family dwelling fire claims the life of one fire fighter and injures another–Kentucky. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 97-04.

NIOSH [1998a]. Commercial structure fire claims the life of one fire fighter–California. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 98-F07.

NIOSH [1998b]. Fire fighter dies while fighting warehouse fire when parapet wall collapses–Vermont. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 98-F20.

Bibliografia

Brunacini A [1985]. Fire command. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

Dunn V [1992]. Safety and survival on the fire ground. Saddle Brook, NJ: Penn Well.

Dunn V [1996]. Systems analysis/size-up: part 1. Firehouse Magazine (Oct).

Dunn V [1996]. Systems analysis/size-up: part 2. Firehouse Magazine (Dec).

International Fire Service Training Association [1995]. Essentials of fire fighting. 3rd ed. Stillwater, OK: Oklahoma State University, Fire Protection Publications.

Kipp JD, Loflin ME [1996]. Emergency incident risk management. New York, NY: Van Nostrand Reinhold.

NFPA [1997]. Fire protection handbook. 18th ed. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

 

Resumen de las recomendaciones

Los departamentos de bomberos deben tomar las siguientes medidas para minimizar el riesgo de lesiones y muerte de bomberos mientras éstos se encuentran combatiendo un incendio estructural:

  • Poner en práctica y revisar los programas de seguridad ocupacional y los procedimientos operativos estándares.
  • Asegurar que el comandante de siniestro realice una estimación inicial y una evaluación del riesgo en el lugar del siniestro antes de comenzar las operaciones internas de extinción del incendio.
  • Asegurar que el comandante de siniestro siempre siga de cerca la ubicación y las funciones de todo el personal que opera en el lugar del incendio.
  • Establecer cuadrillas de intervención rápida (RIC, por sus siglas en inglés), también conocidas como equipos de intervención rápida, y asegurar que estén posicionadas de manera que puedan responder inmediatamente a las emergencias.
  • Asegurar que por lo menos 4 bomberos estén en el lugar del incendio antes de comenzar las operaciones internas de extinción de un incendio estructural (dos bomberos dentro de la estructura y dos afuera).
  • Equipar a los bomberos que entran a áreas peligrosas (como por ejemplo estructuras en llamas o que se sospecha que no son seguras) con los dispositivos necesarios para mantener una comunicación en dos sentidos con el comandante de siniestro.
  • Asegurar que los procedimientos operativos y equipos estándares sean adecuados y suficientes para permitir el tráfico radial en lugares de incendios con múltiples respondedores
  • Suministrar a todos los bomberos sistemas de seguridad de alerta personal (PASS, por sus siglas en inglés), también conocidos como alarmas de “hombre quieto”, y asegurar que los lleven encima y los activen cuando estén en operaciones de extinción de incendios, rescate y otras operaciones peligrosas.
  • Diseñar un plan contra incendios y realizar inspecciones de todos los materiales de construcción del edificio y las partes de la estructura antes de que ocurra un incendio.
  • Transmitir un tono audible o alerta inmediatamente cuando las condiciones se hacen inseguras para los bomberos.
  • Establecer una zona de derrumbe alrededor de los edificios con parapetos.
Anuncios

Posted in Edificacion, Incendios, Salud Laboral. Prevencion de riesgos, Señalizacion Emergencias | 3 Comments »

Consideraciones en torno a los modelos para el estudio de la evacuación de edificios.

Posted by Firestation en 21/03/2016

simulacro

El problema que se aborda en esta tesis es el de la evacuación de edificios de una forma generalizada. El problema radica en que la Totalidad de los ocupantes de un edificio en cualquier instante deben tener la posibilidad de desplazarse hasta un lugar seguro en el tiempo adecuado con las suficientes garantías de seguridad. En principio, las normas de construcción y de seguridad propias de cada ámbito resuelven el problema estableciendo diseños técnicamente correctos.
En esta tesis se estudia el problema desde dos perspectivas distintas: En la primera se establecen los elementos necesarios para pronosticar el posible desarrollo de la evacuación y en la segunda se pretende gestionar directamente la actuación de los ocupantes en situaciones críticas.
El problema de la evacuación de edificios a menudo se asocia a situaciones de emergencia, pero realmente se trata de un problema general, aplicable a gran número de edificios en los que se pueden presentar situaciones de emergencia derivadas de incendios, explosiones, amenazas de bombas, actos antisociales, actuaciones colectivas incontroladas u otras situaciones peligrosas que pueden presentarse en multitud de escenarios. Desde un punto de vista analítico, el problema resulta especialmente relevante cuando se estudian edificios de gran altura, centros comerciales, culturales y recreativos, centros de enseñanza, edificios de geometría compleja, etc… Edificios con circunstancias especiales en su estructura y personales de sus ocupantes, como centros hospitalarios, residencias geriátricas, centros psiquiátricos, o de reclusión no son directamente objeto de los planteamientos generales de este trabajo de investigación.
En esta tesis, en primer lugar se efectúa una exhaustiva recopilación de información, lectura, análisis, clasificación y estudio de los documentos que constituyen el “estado del arte” del problema.
En segundo lugar se determinan los factores que se cree tienen una incidencia significativa en el proceso de la evacuación de un edificio. Se define el sistema de evacuación y se formula una modelización del mismo. Se divide en dos: El problema de la evacuación de un recinto y el de la evacuación de edificios, se estructuran elementos de estudio del mismo y se definen los formatos más adecuados para el análisis y la interpretación de los resultados.
En una etapa posterior, se estudia el problema de la evacuación de un recinto en diferentes condiciones de los factores del propio modelo, la posible ubicación de los ocupantes y el comportamiento en el momento de producirse la señal de alarma. En este estudio se utilizan diferentes modelos de locomoción, modelos de flujo constante y modelos en los cuales las magnitudes de locomoción son función de la ocupación.
En la solución del problema de la evacuación de edificios, además del estudio de idénticas situaciones que en el problema del recinto, se contempla el estudio dinámico de las vías de evacuación, confluencias y ramificaciones, obteniendo soluciones pseudo-óptimas mediante procedimientos heurísticos.
Se desarrolla un proceso de validación del modelo, desarrollando procedimientos robustos que aportan una garantía a las posibles conclusiones. A dichos procedimientos se les ha denominado, análisis de la función de evacuación y análisis de flujos.
Finalmente, se formulan propuestas para mejorar la gestión de la evacuación de los edificios. Se trata de una incursión fuera de las técnicas cuantitativas, presentándose algunos conceptos simples de carácter práctico con los que se puede mejorar notablemente la seguridad de las personas en los edificios.
Se utilizan los modelos y procedimientos propuestos para el estudio de la evacuación de diferentes recintos y edificios, tratando de mostrar el potencial y el cumplimento de los objetivos de la presente tesis. Se documentan el estudio de la evacuación de un edificio destinado a actos sociales y congresos, uno dedicado a actividad industrial y un edificio de uso escolar.

Documentos con el texto completo de esta tesis

Ficheros Tamaño Formato
01Scp01de11.pdf 191.5 KB PDF
02Scp02de11.pdf 232.2 KB PDF
03Scp03de11.pdf 706.2 KB PDF
04Scp04de11.pdf 882.2 KB PDF
05Scp05de11.pdf 525.2 KB PDF
06Scp06de11.pdf 1.323 MB PDF
07Scp07de11.pdf 371.6 KB PDF
08Scp08de11.pdf 210.8 KB PDF
09Scp09de11.pdf 714.3 KB PDF
10Scp10de11.pdf 218.0 KB PDF
11Scp11de11.pdf 736.1 KB PDF

Posted in Edificacion, Monografias / Articulos / Investigaciones, Prevencion, Proteccion civil, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Consideraciones en torno a los modelos para el estudio de la evacuación de edificios.

Alarmas y notificacion. ¿Puedes oirme, y entenderme?

Posted by Firestation en 21/11/2015

alerta_alarma_medium

Por Robert Schifiliti

10 temas clave que afectan la inteligibilidad de las comunicaciones de voz.

Los sistemas de alarma de incendio que utilizan la voz para informar a los ocupantes y direccionar sus movimientos han sido elementales en la protección contra incendios durante décadas. En años recientes, sin embargo, a medida que proliferaban los sistemas denominados “para todo riesgo” —esos diseñados no solamente para incendios, sino para cualquier situación de emergencia— se abrió una enorme cantidad de interrogantes sobre cómo integrar de manera efectiva la voz a dichos sistemas. Los cambios han llegado rápidamente y han afectado a disciplinas e industrias que previamente tenían poco conocimiento, o necesidad de tales sistemas. También se han llevado a cabo cambios significativos en el código —NFPA 72®, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización— que da tratamiento a estos sistemas. No es de extrañar que los planificadores, diseñadores, autoridades, instaladores y usuarios estén luchando por comprender y aplicar toda esta nueva información.

La confusión puede comenzar incluso con la terminología más básica. “Sistemas de comunicaciones de emergencia” (ECS, por sus siglas en inglés) y “sistemas de notificación masiva” (MNS, por sus siglas en inglés) se usan a menudo como sinónimos, pero no son la misma cosa. La edición 2010 del código NFPA 72 creó una nueva y más amplia categoría de ECS que incluye a los MNS y una variedad de otros sistemas de emergencia. Este Código define un ECS como un “sistema para la protección de vidas mediante la indicación de la existencia de una situación de emergencia y la comunicación de la información necesaria para facilitar una apropiada respuesta y acción,” y la mayoría de las formas de ECS se apoyan en el uso de la voz como estrategia primaria de transmisión de mensajes y comunicaciones.

Las necesidades de un creciente número de usuarios de ECS, desde el uso militar hasta campus universitarios y lugares de trabajo, están forzando a muchos de nosotros a reconsiderar cómo se utiliza la comunicación por voz en estos sistemas. El problema es que muchos de los sistemas de comunicación por voz aún son diseñados bajo los principios de audibilidad en lugar de los de inteligibilidad—otro punto de confusión. Audibilidad significa que usted puede oír algo, por ejemplo una alarma de incendio. Inteligibilidad significa que usted no sólo oye, sino que además, comprende. Es la diferencia entre el sonido y el lenguaje, entre una señal indicadora de la necesidad de tomar acción y un mensaje más complejo que comunica la situación, lo que es necesario hacer, y el porqué de esa necesidad. Los sistemas diseñados en base a la mera audibilidad no son suficientes para asegurar la inteligibilidad, lo que requiere un enfoque más sofisticado en el diseño del audio. Los sistemas de voz fracasarán en su misión prevista si no pueden ser fácil e inmediatamente comprendidos por la audiencia a quien van dirigidos. El sistema fracasará en lograr que la gente haga ciertas cosas, tales como refugiarse en determinado sitio, si el mensaje está mal formulado, si es muy largo o no da en forma adecuada las directivas específicas.

Una encuesta informal de expertos líderes en ECS ayudó a identificar 10 problemas comunes que afectan la calidad de la voz y el uso efectivo de los ECS, temas que no están tratados en forma directa en los requisitos del código NFPA 72. Si bien el cuerpo del código NFPA 72 no contiene información específica sobre el diseño o la evaluación de los sistemas de voz, el Anexo D del Código contiene tanto sugerencias para la buena práctica del diseño de sistemas de voz, como un protocolo bien detallado de prueba de los sistemas. Se puede acceder a una versión de cortesía (sólo lectura) del código NFPA 72 utilizando la página de información online del documento en http://www.nfpa.org/72. Además, la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos publica una guía —la SB 50-2008, Guía de Aplicaciones de Inteligibilidad del Audio en Comunicaciones de Emergencia— disponible en nema.org, la que da tratamiento a algunos de estos problemas de diseño.

1. Audibilidad: No es lo mismo que inteligibilidad
Muchos diseñadores, instaladores y autoridades asumen que si el mensaje de voz es audible, será comprendido. Un sistema de voz debe ciertamente ser audible para ser comprendido; la mayoría de la gente ha tenido experiencias con sistemas localizadores que parecían susurrar y no podían ser comprendidos con ruido ambiental de fondo. Sin embargo, también habrán experimentado algún sistema a volúmenes demasiado altos. Los mensajes de voz a volúmenes muy altos pueden ser distorsionados por la electrónica de sistemas sobrecargados, y a menudo dan por resultado una reverberación excesiva en el espacio.

Aún cuando un mensaje de voz es audible y se presenta a un volumen confortable para la escucha, no necesariamente significa que es inteligible. Un sistema inteligible es un sistema claro, comprensible y capaz de ser comprendido. Imagine la frase “No utilice la escalera B”. Parado en una sala, usted oiría la oración proveniente en forma directa del altoparlante más cercano. Fracciones de segundo después, la frase también provendría del siguiente altoparlante más cercano. Y fracciones de segundo después de eso, la frase rebotaría contra el muro, cielorraso o piso y llegaría a sus oídos fuera de toda sincronía con las otras fuentes. Esto reduce la inteligibilidad, usualmente mediante la pérdida o corrupción de las consonantes existentes en las palabras. En este ejemplo, el “no” podría perderse, haciendo que el mensaje se interpretara exactamente de manera opuesta a la intencionalidad que tenía el mensaje. O, la letra “B” podría sonar como la letra “E”.

Los oyentes no deberían recibir sonidos provenientes de más de una fuente, a menos que estuvieran sincronizados para llegar a sus oídos en el mismo instante. El diseño efectivo de los sistemas de voz requiere que la reverberación sea minimizada, y esto puede hacerse, en parte, no sobrecargando el sistema—no presentándolo en un volumen demasiado alto.

2. La cantidad y espaciamiento de los altoparlantes
Muchos diseñadores de sistemas diseñan un espacio utilizando el mismo número de altoparlantes que utilizarían si colocaran sirenas en un diseño de alarma de incendio básico únicamente de tono. O simplemente utilizan una combinación de altoparlantes con luces estroboscópicas cada vez que se requiere una luz estroboscópica. Ninguno de estos métodos da tratamiento a los factores reales que afectan la inteligibilidad de la voz.

Si su oído está cerca de una fuente de sonido, la fuente no necesita de mucha energía para ser audible. Una buena analogía, son los auriculares, que liberan una cantidad pequeña de energía de sonido directamente en su oído. Incluso cuando sube el volumen hasta el nivel donde usted podría percibirlo como alto, aquellas personas cerca suyo podrían no oír nada. Esta analogía funciona bien para la mayoría de los diseños de sistemas de voz utilizados en el interior de edificios: utilizar más altoparlantes, con menor espaciamiento y funcionando a niveles menores de potencia.

¿Cuántos altoparlantes se requieren? ¿Y a qué espaciamiento y nivel de potencia? Depende. Un buen diseño podría comenzar con el objetivo de lograr un nivel de sonido uniforme donde el oyente nunca experimente una variación mayor a los 6 dB a medida que se mueve por un espacio dado. Este es un objetivo utilizado por ingenieros diseñadores de refuerzos de sonido en salas de reuniones y algunos sistemas de localización. Un sistema de emergencias puede usualmente tolerar una variación mayor, siempre que supere el ruido de fondo y siempre que no se encuentre a un volumen tan alto como para crear reverberación con las superficies.

El nivel de presión del sonido debe ser suficiente como para superar la mayor parte del ruido de fondo, pero no al punto de percibirse como “alto”. Para la mayoría de las ocupaciones, el nivel puede basarse en el nivel de ruido ambiental medido a unos 2000 Hz, una frecuencia que es un componente importante para la inteligibilidad del habla, particularmente para las consonantes. La potencia de salida de un altoparlante varía con la frecuencia y también varía a medida que uno se mueve fuera del eje—ambos afectarán el espaciamiento requerido. Además, un cielorraso más alto efectivamente requiere menos altoparlantes que uno más bajo. Sin embargo, dado que los altoparlantes de un cielorraso alto se encuentran más lejos del oído, podrían requerir una salida en dB un poco mayor, ajustada mediante el uso de una derivación superior en el parlante, o mediante el uso de altoparlantes con una clasificación de potencia diferente. Los Anexos A y D del código NFPA 72 contienen diagramas y algunos debates sobre estos principios.

La edición 2010 del código NFPA 72 incluye un nuevo requisito/herramienta para diseñadores para designar Espacios Acústicamente Distinguibles (ADS, por sus siglas en inglés). Estos son espacios que difieren de otros por su acústica, configuración física, ocupación o diseño de sistemas. El establecimiento de ADS enfoca a los diseñadores y autoridades en la posible necesidad de utilizar principios de diseño diferentes.

3. La ubicación de los altoparlantes
Muro o cielorraso: esa es la cuestión. Los altoparlantes montados en el cielorraso podrían ser más fáciles y menos costosos para instalar y mover en situaciones donde hay instalaciones abiertas y expuestas o que cuentan con cielorrasos suspendidos. El montaje sobre el muro podría ayudar a la colocación de altoparlantes en una ubicación cercana al oyente y a la reducción de los requisitos de potencia.

Es fácil diseñar la cobertura a nivel del oído cuando se conocen las características de un altoparlante. Cada altoparlante produce una salida de sonido audible en forma de cono, y la medida de dicho cono puede variar debido a una cantidad de factores, incluidos aquellos descritos anteriormente. En realidad, cada altoparlante tiene una salida ubicada en algún nivel por debajo del cono descrito por las características del altoparlante. El problema radica en que el nivel puede ser un poco menor en algunos ángulos y que varía con la frecuencia—dos factores que afectan la calidad de la inteligibilidad del habla. No obstante, podría ser aceptable el diseño de algunos espacios con inteligibilidad reducida, particularmente en corredores donde los ocupantes se encuentran a menudo en movimiento y pueden moverse a distancias cortas hacia áreas de mayor inteligibilidad.

4. La calidad de un mensaje pregrabado
La calidad de un mensaje pregrabado puede controlarse mejor que los anuncios por micrófono en vivo. Los mensajes pregrabados deberían ser cuidadosamente guionados y grabados por locutores/comentaristas profesionales que saben cómo utilizar las inflexiones de la voz, pausas y enunciaciones para transmitir significado.

La calidad de un mensaje grabado es en gran parte afectada por el tamaño del chip de memoria de la unidad de control y las especificaciones (profundidad de bits y frecuencia de muestreo) utilizadas para la grabación. Los sistemas de comunicaciones de emergencia no necesitan una alta fidelidad ni un gran tamaño de archivo, como los utilizados por ejemplo, en grabaciones de música, pero en áreas con altos niveles de ruido o acústicas desafiantes, una grabación de mejor calidad podría convertirse en la diferencia entre un sistema inteligible y uno que requiere un tiempo y esfuerzo considerable por parte del oyente para comprenderlo—asumiendo que el mensaje se repite lo suficiente.

En estas situaciones, la calidad puede mejorarse mediante el uso de 16 o 24 bits de profundidad versus la usual profundidad de 8 bits, y mediante el uso de una frecuencia de muestreo de por lo menos 8.000 o 16.000 Hz. La frecuencia de muestreo tiene un impacto directo en las consonantes que son tan importantes para comprender las palabras. La frecuencia de muestreo necesita ser al menos dos veces la mayor frecuencia que se pretende reproducir de manera confiable. De modo que una tasa de muestreo de solo 4.000 Hz podría ahorrar algo de memoria en el chip, pero limitaría la reproducción a sonidos no mayores de 2.000 Hz. Con ese límite de frecuencia, el mensaje de voz sonaría apagado y las consonantes se escucharían de manera distorsionada.

5. El cableado y la potencia
Es bastante común el ver cables de calibre 18 o 16 para circuitos de altoparlantes que tienen una longitud de cientos de pies—los diseñadores que crearon esos circuitos probablemente utilizaron un cable de mayor calibre, 10 o 12, en los altoparlantes de sus home theaters. Dado que los circuitos de audio alternan la corriente, es común medir la pérdida de potencia en decibeles en lugar de medirla en porcentajes de voltaje, como se hace en los circuitos de alarmas de incendio de corriente directa. Los cálculos debe hacerlos el instalador o fabricante para seleccionar la medida del cable que limite la pérdida de potencia a no más de 3 dB.

Ningún diseño es perfecto. La mayoría requerirá el agregado de algunos altoparlantes o el cambio de derivaciones para ajustar el volumen, alto o bajo. Deberían utilizarse medidas de cables que permitan una carga adicional, y debería incluirse capacidad adicional de potencia del amplificador para permitir cambios y ajustes que podrían necesitarse para balancear el sistema. Hay que tener en cuenta que los amplificadores pueden generar distorsión y ruido si se hacen funcionar al límite. Esta es otra razón para aumentar el tamaño del amplificador más allá de lo que requiere el diseño de base.

6. Ubicación y diseño del centro de comando de emergencias
Los arquitectos y propietarios se esfuerzan por optimizar el uso de cada pie cuadrado de un edificio. Contar con un centro de comando de emergencias seguro y resistente a incendios no es habitualmente una prioridad salvo que así lo requiera algún código o reglamentación. Como resultado, muchos sistemas de comunicaciones de emergencia tienen su interfaz central, incluido el micrófono, ubicada en el hall principal del edificio—en general, una de las áreas más ruidosas, y menos seguras del edificio, en particular durante una emergencia.

Los atributos físicos de un centro de comando de emergencias variarán en base a su misión prevista. No obstante, todos los centros de comando necesitan tener niveles bajos de ruido ambiente para permitir a los equipos de emergencia trabajar y comunicarse. Esto se hace mediante el suministro de áreas de trabajo especificas para las diferentes funciones y espacio suficiente para los miembros de los equipos, por ejemplo, el puente de mando de la nave estelar Enterprise, de “Viaje a las Estrellas”, con sus estaciones para tareas específicas, incluida una para el comandante y otra para el oficial de comunicaciones. Deben proveerse tratamientos acústicos para absorber y disipar el ruido conversacional, y los muros y perforaciones de servicio deben construirse para limitar el ruido exterior.

Es importante que cualquier ubicación de los micrófonos se posicione de modo tal que el usuario no se encuentre cerca de los otros que deben continuar hablando. Asimismo, tampoco debería haber un altoparlante en ningún lugar cercano a la ubicación del micrófono, lo que causaría retroalimentación y ruido en el sistema. El cable del micrófono debería ser lo suficientemente largo para permitirle al usuario sentarse en o alcanzar un escritorio o estación de trabajo donde podría haber diagramas, planos operativos, plantillas de mensajes, guiones, u otras anotaciones que necesitara consultar mientras hace sus anuncios. La colocación de material que absorba sonido sobre las ubicaciones de los micrófonos ha demostrado en general que reduce el ruido y aumenta la inteligibilidad de la voz.

7. Complejidad y ergonomía del sistema
La gente ha llegado a esperar interfaces de usuario intuitivas y ergonómicas para computadoras, teléfonos, reproductores de música y otros electrodomésticos. De igual manera, la interfaz de usuario para un ECS necesita considerar la misión y los usuarios. Los sistemas utilizados diariamente para funciones de rutina permiten a los usuarios familiarizarse con los controles y manejar cómodamente la complejidad del sistema; el permitir que un ECS de voz fuera utilizado para propósitos ajenos a la emergencia significó un gran avance en términos de mejorar su uso en la edición 2010 del código NFPA 72. Los sistemas que se utilizan sólo en raras oportunidades, por el contrario, requieren interfaces más simples. Las fuerzas de emergencia como la policía y los bomberos, podrían contar con personal entrenado y capaz de utilizar la interfaz del sistema. En otras situaciones, podría ser necesario para los propietarios el contar con personal calificado disponible para colaborar o emitir anuncios bajo la dirección de los comandantes de emergencia.

Las características del micrófono del sistema son importantes factores ergonómicos que afectan la inteligibilidad de la voz. Algunos micrófonos necesitan mantenerse cerca de la boca, a alrededor de una pulgada o menos. Otros necesitan estar a tres o cuatro pulgadas de distancia. ¿Cómo puede saber el usuario lo que resulta ideal? Un simple diagrama cerca del micrófono puede ser de ayuda. Algunos micrófonos son muy direccionales y deben mantenerse en forma vertical frente a la boca de la persona que habla. Estos micrófonos son útiles en centros de comando pequeños, dado que es menos probable que capten conversaciones paralelas de los laterales. Por otro lado, los micrófonos con una mayor sensibilidad polar son más aptos para que un usuario lleve cómodamente mientras se mueve y realiza otras tareas. El inconveniente que tienen es que recogerán ruidos extrínsecos en centros de comando pobremente diseñados.

8. Cuándo y cómo probar los sistemas de voz
El Anexo D del código NFPA 72, elaborado con la colaboración de la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendio, describe protocolos de prueba detallados, incluida información sobre cómo planificar las pruebas. Los protocolos de prueba en el Anexo no son requeridos; el Código permite su utilización, pero también permite una simple prueba de “escucha”.

El NFPA 72 requiere que los altoparlantes sean probados al momento de la aceptación y una vez al año. La prueba, no obstante, es muy diferente de la de los sistemas únicamente de tono, dado que la inteligibilidad del sistema de voz está afectada por algo más que sólo la audibilidad. La medición de la audibilidad de un mensaje de voz mediante el uso de un medidor de sonido carece virtualmente de significado respecto de la inteligibilidad, dado que la presencia de mobiliario, alfombras, y personas, pueden alterar de manera drástica la calidad de la señal de la voz mediante la absorción de diferentes frecuencias de sonido. Sin embargo, en muchos casos, el mobiliario y las personas pueden mejorar la inteligibilidad de la voz mediante la reducción de la reverberación. Asimismo, dado que diferentes frecuencias de sonido afectan los diferentes sonidos de la voz, llamados fonemas, es importante que el sonido esperado sea incluido como parte de la prueba.

También pueden utilizarse medidores de inteligibilidad para medir el desempeño del sistema. Se reproduce en el sistema un sonido especial que contiene todos los fonemas que componen el lenguaje humano, con el medidor registrando el funcionamiento. El sonido de la prueba puede ser pregrabado en el chip de voz por el fabricante del sistema. El protocolo de prueba establecido en el código NFPA 72 también incluye un método para incluir el micrófono en la prueba. La utilización del micrófono es una oportunidad para la gente de probar cómo obtener la mejor calidad de voz. También es una prueba importante para una pieza más de la electrónica que puede afectar dramáticamente la calidad de la voz.

Una consideración adicional con los mensajes pregrabados es que la calidad de tales mensajes podría no ser tan crítica como la calidad de los anuncios en vivo, porque los mensajes pregrabados se repiten habitualmente varias veces en forma automática, dando a los oyentes la oportunidad de aclarar sonidos o palabras dudosos/as. La investigación ha demostrado que si se entiende alrededor del 80 por ciento de las palabras, la comprensión de las oraciones será de un noventa y pico por ciento, porque el cerebro está acostumbrado a poner las cosas en contexto. Repetir un mensaje varias veces, casi garantiza la correcta recepción del mensaje, excepto en las peores condiciones. Pero el mensaje de un comandante hablando en el micrófono podría no repetirse nunca, o podría repetirse utilizando palabras o estructuras de frases diferentes.

Sin la repetición textual, el ambiente acústico y todas las piezas del equipo en la cadena, incluido el micrófono, cobran mayor importancia en lo relativo a la inteligibilidad del habla y a la correcta recepción del mensaje.

9. Lo que el mensaje de voz debería decir 
Se puede tener el mejor sistema de sonido jamás fabricado, pero si no se dicen las palabras adecuadas, no se logrará que la gente haga lo que se le requiere. Y peor aún, eso podría significar un daño mayor.

Un mensaje no será comprendido si la persona que habla tiene un acento desconocido, habla muy rápido, sostiene el micrófono muy cerca o muy lejos, o utiliza lenguaje muy informal, técnico o complejo. Un experto señaló que la frase “por favor” no debe utilizarse en los mensajes pregrabados; los anuncios de emergencia deben ser claros, directos y despojados de todo lenguaje innecesario. Los mensajes tiene dos propósitos principales: informar a la gente sobre la situación que está teniendo lugar y guiar el comportamiento de las personas.

Deberían contener tres o cuatro elementos críticos: lo que ha sucedido, lo que debe hacerse, el “por qué” debe hacerse y “quién soy yo”—qué autoridad está diciendo esto. Tener en cuenta que “lo que debe hacerse” debe ser el último elemento mencionado, dado que será el más recordado. Ejemplo: “Hay un incendio en el piso 15. Por su seguridad, el jefe de bomberos pide que evacuen utilizando la escalera”.

Hay muchos otros factores que afectan las buenas estrategias de mensaje. La Fire Protection Research Foundation está trabajando con el Instituto Nacional de Normas y Tecnología, en nombre del Comité Técnico de ECS del código NFPA 72 para desarrollar lineamientos y plantillas para una variedad de emergencias, audiencias objetivo, y plataformas de envío, incluidas comunicaciones de voz.

10. ¿Quién estará autorizado a utilizar el sistema?
La respuesta a la pregunta sobre quién autorizará y hará los anuncios requiere una cuidadosa planificación y debate entre todas las partes interesadas relacionadas con la planificación e implementación de los ECS.

Los sistemas con mensajes pregrabados pueden activarse automáticamente para emergencias tales como un incendio, en las cuales se han elaborado y analizado los posibles escenarios, y donde las acciones necesarias están bien establecidas. No obstante, aún cuando los mensajes pregrabados han sido automáticamente activados y transmitidos, la emisión de mensajes en vivo por el equipo de emergencias aumentará la efectividad; en algunas situaciones, los ocupantes podrían considerar irrelevantes los mensajes pregrabados, al igual que a menudo son ignoradas las señales de la alarma de incendio únicamente de tono. Asimismo, muchas emergencias casi siempre requerirán algún tipo de evaluación, toma de decisión, y ajuste de plantillas de mensaje antes de emitir los anuncios de voz.

En un escenario de incendio, los anuncios en vivo podrían esperar hasta que el comando del incidente se haya establecido y hasta que haya tenido la oportunidad de reunir información crítica que podría afectar el contenido del mensaje. Sin embargo, cuando hay una persona con una pistola en una clase, podría ser necesario el uso más inmediato de los ECS. Esta es la razón por la que el tema de la autorización necesita ser parte del plan de emergencias. La cuestión del acceso, del control físico y/o contraseña, hacia los controles y micrófono de los ECS debe ser resuelta antes del diseño e instalación del sistema. De igual manera, cuando hay múltiples micrófonos o estaciones de comando, es necesario establecer protocolos de control, accesos y prioridades.

En resumen
Los ECS requieren ser planificados, diseñados, instalados y utilizados con cuidado. Los sistemas que se basan en la voz para el envío de mensajes enfrentan numerosos desafíos que afectan a muchas personas, autoridades, actividades comerciales y profesiones. Es importante identificar a las partes involucradas y expertos que participaron en la etapa de planificación de cualquier proyecto de ECS. Dado que el diseño de los sistemas de voz es tan diferente de un diseño de señalización de alarma de incendio convencional, los ingenieros necesitan aprender nuevas técnicas y utilizar nuevas herramientas de diseño o buscar alianzas con profesionales experimentados. Las autoridades y propietarios necesitan estar activamente involucrados en la planificación de estos sistemas; ignorar las cuestiones de voz de los ECS o sólo darles tratamiento parcial puede poner en peligro la calidad y efectividad de las comunicaciones de voz durante una emergencia.

Robert Schifiliti, ingeniero en protección contra incendios matriculado, es presidente y CEO de R.P. Schifiliti Associates, Inc. Participa de varios comités de la NFPA, y preside el Comité de Correlación Técnica de la NFPA sobre Sistemas de Señalización para la Protección de la Vida y la Propiedad, responsable del código NFPA 72.


ECS, Bidireccionales
NFPA 72, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización, divide ampliamente los sistemas de comunicaciones de emergencia (ECS, por sus siglas en inglés) en sistemas unidireccionales y sistemas bidireccionales. Los sistemas unidireccionales incluyen tanto sistemas tradicionales de voz para alarma de incendio como sistema utilizados para otro tipo de riesgos. Los sistemas unidireccionales también se dividen en aquellos ubicados dentro del edificio y aquellos que transmiten mensajes de voz hacia el exterior en una amplia área, o aquellos que envían mensajes a receptores específicos, habitualmente utilizando mensajes de texto, correo electrónico, o discado masivo y envío de mensajes de voz grabados.

Los sistemas bidireccionales incluyen tanto teléfonos de las fuerzas tradicionales de bomberos/de emergencia como sistemas que perfeccionan el uso de radios de las fuerzas de emergencia dentro de un edificio o área. El Código también ha incluido requisitos para sistemas de comunicaciones bidireccionales para ascensores y áreas de refugio, que habían sido requeridos por los códigos de edificación desde hacía tiempo, pero que no habían sido cubiertos por ninguna norma de desempeño ni instalación antes de la edición 2010 del código NFPA 72.
Source: http://www.nfpajla.org/archivos/edicion-impresa/alarma-deteccion-senalizacion/1003-puedes-oirme-y-entenderme-ahora

Posted in Comunicaciones, Equipos/Instrumentos, NFPA Journal, Prevencion, Proteccion civil, Psicologia en la emergencia, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Alarmas y notificacion. ¿Puedes oirme, y entenderme?

Medidas de prevención y protección contra incendios / Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

Posted by Firestation en 17/08/2015

PCI

Posted in Agentes Extintores, Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Legislacion, Manuales, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Medidas de prevención y protección contra incendios / Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

Característica de Seguridad/Riesgo de Seguridad. Escaleras de incendios.

Posted by Firestation en 01/04/2015

Por Carl Baldassarra

 externstairwaydetail_16403

Hace 100 años, en su primer informe presentado al Comité Ejecutivo, el nuevo Comité de Seguridad Humana de la NFPA hizo sonar la alarma sobre los medios de escape de incendios. Un siglo después, todavía estamos luchando contra los problemas que presenta esta tecnología de la era victoriana

En el verano de 1975, se desató un incendio en los pisos más altos de un edificio de apartamentos de cinco pisos, revestido de piedra arenisca, situado en Back Bay, Boston. Los bomberos estaban en el lugar del hecho, con un camión escalera y la dotación participó en el rescate de una joven y de su pequeña ahijada, desde un escape de incendio de un piso superior.

Cuando uno de los bomberos estaba a punto de ayudar a la mujer y a la niña a llegar hasta la escalera, se derrumbó el escape de incendio. Un fotógrafo de un periódico hacía tomas de la dramática escena, y capturó el momento en el que el escape de incendio se desprendió, y la mujer y la niña se desplomaron hacia abajo, cayendo sobre la acera, mientras el bombero se aferraba a la escalera. La mujer murió en el lugar; la niña sobrevivió. Periódicos y agencias de noticias de todo el mundo divulgaron las imágenes— el fotógrafo, Stanley Forman, ganaría un premio Pulitzer por su trabajo de ese día — y se comenzaba el debate sobre la necesidad de códigos de seguridad contra incendios más severos, lo que llevó a que en algunos casos las municipalidades adoptaran reglamentaciones más estrictas que incluían disposiciones para escapes de incendio exteriores.

En NFPA, el debate llevaba ya décadas. Cien años antes, el Comité de Seguridad Humana de la NFPA, recientemente designado, se ocupaba de llevar a cabo un minucioso análisis de la seguridad contra incendios y de edificios. Creado en 1913 como parte de la respuesta de la NFPA al incendio ocurrido en la Triangle Waist Company, el devastador incidente ocurrido en 1911 en una fábrica de indumentaria de la Ciudad de Nueva York, en el que murieron alrededor de 150 personas, el comité dedicó sus primeros años al análisis de los incendios de mayor envergadura que provocaron pérdidas de vidas no solamente el de Triangle, sino también el incendio del Teatro Iroquois ocurrido en Chicago, en 1903 (más de 600 víctimas fatales), el incendio de la Escuela de Lake View, ocurrido en Collinwood, Ohio, en 1908 (en el que murieron 175 personas), el incendio de la fábrica de indumentaria Binghamton, ocurrido en el estado de Nueva York, en 1913 (31 víctimas fatales) y otros. Desde el principio, el comité reservó algunas de sus más duras críticas a los escapes de incendio, que solía considerar como una solución problemática para el problema aún mayor de sacar a las personas de un edificio, de manera rápida y segura ante un incidente de incendio.

Después del incendio de Triangle, las municipalidades de todo el país habían comenzado a promulgar leyes que requerían medios de emergencia para egresar desde edificios y las escaleras exteriores hechas de hierro forjado se transformaron en el método predominante para obtener dichos medios—aunque no sin generar nuevos problemas. En su informe presentado al comité ejecutivo de la NFPA, en 1914, el Comité de Seguridad Humana observó diversos “defectos comunes”, presentes en “un muy alto porcentaje de los escapes de incendio exteriores que actualmente se utilizan”. Entre dichos problemas se incluía la inaccesibilidad, su tendencia a estar desprotegidos contra el fuego y su deficiente diseño—muchos de los escapes de incendio más antiguos eran poco más que una serie de escaleras verticales empernadas a muros exteriores. Entre otros aspectos se incluía la ausencia de escaleras desde el segundo piso hasta la planta baja, condiciones generales deficientes, recubrimiento de hielo y nieve, y su uso como áreas de almacenamiento exteriores por parte de los arrendatarios del edificio. A pesar de dichos defectos, el comité expresó: “Lo cierto es que el escape de incendio exterior es la disposición especial más habitual para un escape, [y] que ello esté escrito en la legislación de los estados, y seguirá siendo así durante mucho tiempo”.

Un siglo después, todavía existen estos problemáticos escapes de incendio en muchos edificios antiguos. Sin embargo, los escapes de incendio generalmente no se encuentran a la vista y entonces tampoco se piensa mucho en ellos; son características de los edificios que se da por descontado son salidas secundarias “adecuadas” sin someterlos a demasiado análisis, aunque pueda ser sencillo para los profesionales en protección contra incendios descartar la capacidad de los escapes de incendio de brindar un beneficio mensurable para el egreso. De hecho, debido a los peligros que plantean los escapes de incendio en sí mismos, no han sido reconocidos como un medio de egreso aceptable en las construcciones nuevas. Desde la creación del Código de Salidas de Edificios—el precursor del NFPA 101, Código de Seguridad Humana—en 1927. La alternativa es la escalera con cerramiento certificada contra incendios, que también fue reconocida en la edición de 1927 del Código de Salidas de Edificios como un medio de egreso suficientemente confiable y de fácil uso, y con el que la mayoría de las personas tienen experiencia por el uso diario que hacen.

Pero, mientras los esfuerzos de preservación en todo el país procuran mantener los viejos edificios, y mientras estas estructuras son tenidas en cuenta para ser renovadas como parte de las acciones de remodelación de sus principales barrios, los escapes de incendio generalmente se incluyen como parte de los medios de egreso de dichos edificios. Dada nuestra tendencia a pasarlos por alto, se pierden, a veces, las oportunidades de hacer cumplir los requisitos de adecuación de las aberturas protectoras y de perfeccionar el acceso a los escapes de incendio. El riesgo de incendio asociado con algunos de estos edificios no siempre es evidente: un grave incendio en un piso inferior requeriría que muchas personas utilicen los escapes de incendio, sometiéndolos a una prueba física que podrían no haber tenido durante décadas, si es que alguna vez la tuvieron. Nuestras ciudades más antiguas están repletas de edificios con escaleras centrales únicas, o incluso con escaleras sin cerramientos, lo que coloca en un nivel aún más alto de importancia a los escapes de incendio como el medio de egreso secundario.

Si bien el uso real de los escapes de incendio para un egreso de emergencia no se somete frecuentemente a prueba, los riesgos siguen vigentes. Un trágico incidente de incendio en el Edificio de la Administración del Condado de Cook, situado en el centro de Chicago, ocurrido en 2003, se llevó la vida de seis personas. Una encuesta posterior, realizada en cientos de edificios de altura de la ciudad reveló un sinnúmero de deficiencias relacionadas con los escapes de incendio existentes, desde aberturas en muros no protegidas a condiciones de acceso difíciles o casi imposibles—problemas estos, idénticos a aquellos criticados por el Comité de Seguridad Humana de la NFPA casi un siglo antes y características estas, comunes en los escapes de incendio en comunidades de todo el país. Todos los escapes de incendio exteriores conllevan interrogantes fundamentales: en última instancia, ¿puede el escape de incendio ser usado de manera eficaz cuando sea necesario, ya sea por los ocupantes del edificio o por los socorristas de emergencias? ¿Se mantendrá anexado al edificio si se utiliza? ¿Funcionarán conjuntamente las piezas que lo componen? ¿Puede ser útil para los ocupantes de un edificio que tengan discapacidades?

Esos interrogantes, en y por sí mismos, no constituyen un problema. Para los profesionales en incendios, la dificultad—y nuestra actual problemática con esta heredada tecnología de los escapes de incendio es que, con demasiada frecuencia, no tenemos respuestas.

Cómo hemos llegado aquí: una breve historia de los escapes de incendio
La construcción de edificios de mayor altura en los Estados Unidos comenzó a mediados del siglo diecinueve. Muchos de esos edificios tenían solamente una única escalera de madera abierta, ubicada en el centro del edificio y conectada a los corredores que utilizaban los apartamentos o áreas de oficinas, generalmente con una configuración de “sin salida”. Si bien eran convenientes, estas escaleras eran el único y exclusivo medio de acceso y egreso diario, y presentaban un doble riesgo: ser tanto inutilizables en un incidente de incendio como de ser un medio para la rápida propagación vertical del fuego. A ello le siguieron diversos incendios fatales.

En 1860 en la Ciudad de Nueva York, se requirió que todos los edificios residenciales de más de ocho unidades tuvieran un medio de escape secundario. Ese mismo año, Baker y McGill, de la Ciudad de Nueva York, patentaron un diseño que incorporaba casi la totalidad de los componentes principales de lo que actualmente reconocemos como el tradicional escape de incendio de balcones de hierro exterior, que constaba de una serie de escalones o escaleras ajustables o estacionarios.

En respuesta a un impulso para la reforma de viviendas, en 1867 el Estado de Nueva York aprobó la primera Ley de Casas de Vecindades (Tenement House Act), que obligaba a que todos los inquilinatos nuevos y existentes estuvieran equipados con escapes de incendio. Sin embargo, se consideró que la ley no era lo suficientemente específica como para ser efectiva, ya que solamente requería que los inquilinatos tuvieran escapes de incendio o “algún otro” medio de egreso aprobado. Se incluyeron mejoras graduales en la segunda Ley de Casas de Vecindades, aprobada en 1870 y en sus enmiendas, adoptadas en 1887.

El Día de San Patricio, en 1899, se desencadenó un incendio en el segundo piso del Hotel Windsor, de la Ciudad de Nueva York. El fuego se propagó rápidamente, dejando atrapadas a una gran cantidad de personas que estaban en los pisos superiores del edificio de siete plantas. El edificio contaba con una pequeña cantidad de escapes de incendio, aunque algunos informes indicaban que las oleadas de fuego que salían de las ventanas habían provocado su calentamiento excesivo, lo que impedía que pudieran ser utilizados. Las habitaciones para huéspedes estaban equipadas con sogas previstas para ayudar a la gente a ir hacia un lugar seguro; la dificultad de descender por una soga fue descripta, en uno de los relatos, como “un acto que solamente puede requerirse de un gimnasta”, e incluso muchos de quienes podían hacerlo eran obligados a soltar la soga cuando esta quemaba sus manos. Como resultado, muchas personas cayeron y murieron o saltaban de las ventanas para escapar de las llamas; el derrumbe de la estructura mató a muchas otras personas. Murieron casi 90 personas en el incidente. El incendio dio lugar a un torrente de protestas sobre el uso de sogas como un medio de escape. Se presentaron nuevos proyectos de ley para escapes de incendio en el Estado de Nueva York, que incluían las más pormenorizadas disposiciones sobre su construcción y uso.

Un momento decisivo para la seguridad de los edificios tuvo lugar el 26 de marzo de 1911, cuando un incendio ocurrido en Triangle Waist Co., una fábrica de indumentaria ubicada en los pisos octavo, noveno y décimo de un edificio de once pisos situado en la parte meridional de Manhattan, se llevó la vida de casi 150 empleados, en su mayoría niñas y mujeres jóvenes. La atroz pérdida de vidas fue atribuida en parte a la existencia de salidas interiores inadecuadas y bloqueadas, así como a un escape de incendio situado en la parte posterior del edificio que se derrumbó y provocó la muerte de una gran cantidad de personas que intentaban huir. Fueron consideradas responsables de la tragedia, la falta de una autoridad global en la Ciudad de Nueva York que exigiera el cumplimiento de las reglamentaciones y la vaguedad de la ley sobre salidas. El Artículo 103 del código de edificación de la ciudad incluía en su texto “correctos y suficientes” escapes de incendio, escaleras u otros medios de egreso, y dejaba que los términos “correcto/a y suficiente” fueran interpretados por cada inspector.

El impacto del incendio de Triangle repercutió más allá de Manhattan y del Estado de Nueva York. NFPA comenzó a debatir sobre la seguridad humana después de lo sucedido en Triangle, y ello incluyó una determinante evaluación de los escapes de incendio. Esas conclusiones, publicadas en el informe trimestral de la asociación en 1911, fortalecían la actitud del público acerca de la disminución de la seguridad del escape de incendio exterior:

Desde hace ya largo tiempo se ha reconocido que el habitual formato exterior de la serie de escalones de tipo escalera de hierro anclada en el costado del edificio resulta lamentablemente engañosa. Durante un cuarto de siglo este dispositivo ha sido el principal elemento de tragedia en todos los incendios que provocaron pánico. Atravesando sucesivamente las aberturas de ventanas de cada uno de los pisos, las lenguas de fuego que salían de las ventanas de cualquiera de los pisos obstruían el descenso de todos los que estaban en los pisos situados encima. Sus plataformas generalmente son lastimosamente pequeñas y una desesperada corrida hacia ellas desde varios pisos al mismo momento hace que se congestionen y atasquen irremediablemente. Se trata de una improvisada creación fruto de la avaricia de los dueños de propiedades; y que con frecuencia se vuelven aún más inútiles por la ignorancia de los arrendatarios que las abarrotan de botellas de leche, neveras y otras obstrucciones.

Como resultado del incendio en Triangle y de otros incendios en los que hubo gran cantidad de víctimas fatales, NFPA creó el Comité sobre Seguridad Humana en 1913, a fin de que se formularan las recomendaciones requeridas para mejorar la seguridad en las salidas de edificios. Los informes del comité se publicaron en forma de panfletos, entre ellos el de “Escaleras exteriores para salidas de incendio” (1916). El comité no reconocía a los escapes de incendio como un medio de egreso aprobado para las construcciones nuevas y solamente los recomendaba para corregir deficiencias en los edificios existentes.

El trabajo del comité contribuyó a la creación del Código de Salidas de Edificios, que fue aprobado en 1927. El Código de Salidas de Edificios incluía una nueva disposición que especificaba a las escaleras exteriores, y no a los escapes de incendio, como un medio de egreso exterior. Las escaleras exteriores aplicaban criterios más rigurosos que los de los escapes de incendio respecto del ancho, huellas, contrahuellas, materiales de construcción y de la protección de la escalera desde un espacio interior del edificio mediante aberturas certificadas. El código también incluía lo siguiente:

201. Las escaleras exteriores especificadas en este código son muy superiores a los escapes de incendio ordinarios que comúnmente se encuentran en los edificios existentes. Estos escapes de incendio absolutamente inadecuados, endebles, pronunciados, no protegidos contra el fuego en la estructura a la que están adosados, constituyen, realmente, una amenaza, ya que dan una falsa sensación de seguridad. Dichos escapes no están reconocidos en este código.

Aún las mejores escaleras exteriores construidas de acuerdo con lo establecido en este código presentan serias limitaciones que pueden evitar su efectivo uso al momento de un incendio. Incluso cuando se brinde protección en las ventanas, las condiciones pueden ser tales que el fuego (o el humo proveniente del fuego) en los pisos inferiores puede hacer que las escaleras se vuelvan intransitables antes de que los ocupantes de los pisos superiores hayan tenido tiempo para utilizarlas. Las escaleras exteriores pueden estar bloqueadas por nieve, hielo o aguanieve en el momento en que son más necesarias.

Es probable que las personas que utilizan las escaleras exteriores a una altura considerable sientan temor y desciendan, si lo hacen, a una velocidad mucho menor que con la que lo hacen por escaleras situadas en el interior de un edificio. . . Los ocupantes de edificios no las utilizarán tan prestamente en caso de incendio como lo harán con el medio de salida habitual, la escalera interior. Debido a que se trata de un dispositivo de emergencia de uso no habitual, su mantenimiento puede no ser tenido en cuenta.

A pesar de sus defectos, los escapes de incendio han funcionado de manera eficaz durante décadas y han contribuido a salvar innumerables vidas durante incidentes de incendio y otras emergencias. El incendio ocurrido en 1946 en el Hotel LaSalle de Chicago mostró, al menos, un éxito parcial de los escapes de incendio. El hotel de 1000 habitaciones fue construido en 1909 y se lo consideraba “el más confortable, moderno y seguro del área occidental de la Ciudad de Nueva York”. Se desató un incendio cerca del vestíbulo poco después de la medianoche que se propagó rápidamente; los trabajos de remodelación y la existencia de una escalera abierta permitieron que el denso humo subiera por la totalidad de altura de los 22 pisos del hotel, dejando a las escaleras intransitables. De las 61 personas que murieron en el incendio, la mayoría fallecieron por inhalación de humo. Aproximadamente 900 huéspedes pudieron abandonar el edificio, muchos de ellos a través de los escapes de incendio. Las fotografías periodísticas del incidente claramente mostraban filas de huéspedes moviéndose tranquilamente por los escapes de incendio en zigzag del edificio. El incendio llevó a que el municipio de la ciudad de Chicago promulgara nuevos códigos de edificación para hoteles y procedimientos para el combate de incendios, entre ellos la instalación de sistemas de alarma automática e instrucciones para la seguridad contra incendios en el interior de las habitaciones de hoteles.

Uno de los últimos edificios de arquitectura trascendental que incluía escapes de incendio fue el Edificio del Commonwealth, actualmente conocido como Edificio de la Equidad, situado en Portland, Oregón. Diseñado por Pietro Belluschi, un reconocido arquitecto modernista, fue uno de los primeros edificios de altura construido con metal y vidrio (originalmente de 12 pisos, posteriormente de 14) edificado hasta la fecha. Fue finalizado en 1948 con grandes elogios y en 1982 recibió el premio a los 25 años otorgado por el Instituto Americano de Arquitectos. Figura también en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

El edificio fue un ejemplo precoz de un sistema de muro de cortina sellado, con aire acondicionado central—un diseño que en apariencia no es congruente con los escapes de incendio exteriores. Sin embargo, no son muchas las construcciones que se han efectuado antes, y los códigos no han sido, aparentemente, actualizados para que contemplen, o prohíban el uso de, escapes de incendio exteriores. Presumiblemente, quien desarrollaba el proyecto lo que quería era maximizar la dimensión de área rentable e insistía en que se utilizaran escapes de incendio en lugar de escaleras interiores. Se considera que el resultado es un raro ejemplo de un rascacielos de metal y vidrio posterior a la Segunda Guerra Mundial que cuenta con un escape de incendio.

De aquí en adelante
El Código de Seguridad Humana ha favorecido a las escaleras interiores protegidas para las construcciones nuevas desde su inicio en 1927, disposiciones que se mantienen en el código hasta la actualidad. Sin embargo, los escapes de incendio exteriores pueden ser agregados a la mayoría de los edificios —las ocupaciones educacionales son una excepción notable—cuando esté permitido por las autoridades locales. En esos casos, no obstante, no se permiten escaleras, debido a la dificultad de utilizarlas en condiciones adversas; ni el acceso a través de ventanas, que también presenta dificultades para llegar de manera segura al escape de incendio. Solamente se permite el acceso a través de puertas que cumplan con los criterios especificados.

El código también incluye disposiciones sobre la inspección y mantenimiento de los escapes de incendio. Como muchas otras características para la seguridad contra incendios, el mantenimiento de los escapes de incendio es esencial para garantizar su uso y su seguridad. Los escapes de incendio deben mantenerse libres de obstrucciones, debe haber un libre acceso dentro del edificio a través de puertas y ventanas, los protectores de aberturas resistentes al fuego deben estar debidamente instalados y debe mantenerse la integridad estructural del escape de incendio y sus anclajes a la estructura del edificio. Este es un enfoque crítico para la inspección de los escapes de incendio; en enero, una persona murió y dos resultaron gravemente heridas cuando se derrumbó un escape de incendio del tercer piso de un edificio de apartamentos de Filadelfia. Durante una celebración de cumpleaños, las personas habían salido al balcón del escape de incendio para fumar.

La oxidación es la principal amenaza para el deterioro del hierro fundido y forjado. Si se deja que el proceso continúe, el metal puede deteriorarse completamente. La prevención y eliminación de herrumbre es el primer paso para la conservación de los escapes de incendio. La oxidación también se produce cuando la humedad se acumula en juntas, grietas y fisuras de la mampostería a la que está anclado el escape de incendio. La corrosión puede provocar el deterioro del hierro y de la mampostería, lo que debilita el anclaje a la estructura. Los pernos deberían ser quitados e inspeccionados como parte de la inspección regular de los escapes de incendio. Podría ser necesario reemplazar la ferretería si el deterioro es serio. El descuido durante un largo plazo puede llevar a una falla estructural que incluya la pérdida del anclaje al muro de mampostería.

Si bien la misma exposición al fuego es ampliamente reconocida como una amenaza a la integridad estructural del hierro forjado expuesto, dicha consideración no era generalmente tenida en cuenta en la instalación de escapes de incendio. No hay antecedentes claros sobre este tema. Es evidente que el impacto de las llamas sobre la estructura de soporte durante un período de tiempo suficiente eventualmente debilitaría el material y provocaría una falla. Ese tema, sin embargo, no ha sido contemplado en los criterios de instalación de escapes de incendio más allá de las protecciones para aberturas requeridas, presumiblemente en beneficio de los ocupantes del edificio que podrían estar expuestos durante el uso del escape de incendio.

Durante largo tiempo se ha presumido que el uso de escapes de incendio por parte del público en condiciones de emergencia es una experiencia indeseable, a juzgar por el informe del Comité sobre Seguridad Humana de hace casi 100 años. Esta no es una inquietud infundada, dado que generalmente no se entrena a las personas ni se hacen simulacros sobre el uso de los escapes de incendio. El comportamiento humano también indica que muchas personas considerarán extremadamente indeseable salir por un escape de incendio, en general sobre una plataforma enrejada a muchos pies de altura y frecuentemente con un clima adverso o en la oscuridad. Estos dispositivos han sido claramente previstos para ser utilizados como un último recurso en caso de que las vías interiores se vuelvan inutilizables. Por estos motivos, el mantenimiento de un acceso libre y la prueba regular de los componentes operativos es aún más importante para evitar lesiones durante el egreso de ocupantes inexpertos y no entrenados, así como de los socorristas que podrían necesitar hacer uso de los escapes de incendio en una emergencia.

En general, puede argumentarse que, basándose en una revisión de diversos códigos actuales, los requisitos de inspección y mantenimiento de escapes de incendio son incongruentes y podrían hacerse más estrictos. Si bien los códigos generalmente son claros acerca de que no pueden usarse escapes de incendio en las construcciones nuevas, son pocos los requisitos que contemplan a los escapes de incendio de los edificios existentes. Tanto NFPA 1, Código de Incendios, como NFPA 101 solamente incluyen referencias generales para el mantenimiento de escapes de incendio. Aparte del requisito de mantener los medios de egreso libres de obstrucciones, no hay criterios específicos sobre la frecuencia o método para la inspección, pintura o prueba de carga de los escapes de incendio. (La edición 2012 del Código Internacional de Incendios ha ampliado en cierta medida los criterios para inspección, prueba y mantenimiento.) Una revisión general y la modificación de los códigos podrían representar una mejora significativa en los criterios para inspección y mantenimiento, y la correspondiente mejora en la seguridad humana para los ocupantes de edificios y los socorristas. Grupos tales como la Asociación Nacional de Escapes de Incendio están trabajando para una mayor concientización y ofrecen entrenamiento y servicios sobre escapes de incendio. Reglas y reglamentaciones normalizadas pueden contribuir a aumentar el tiempo de vida de los escapes de incendio existentes.

Además, criterios adicionales para la mejora de la protección y el arreglo del acceso a los escapes de incendio al momento de llevar a cabo las renovaciones de un edificio deberían estar específicamente incluidos en los códigos de incendio y en los códigos de edificación existentes. Dichas renovaciones pueden ser la única oportunidad razonable de mejorar el nivel de seguridad que brindan los escapes de incendio durante el tiempo de vida de un edificio.

Los escapes de incendio continuarán siendo parte del entorno de un edificio en los próximos años y es fundamentalmente importante que sean apropiadamente inspeccionados y mantenidos, y que nuestros códigos y normas se mantengan vigilantes en la formulación de los criterios para así hacerlo a los propietarios y a la comunidad responsable de hacer cumplir lo establecido. Asimismo, al momento de llevar a cabo las renovaciones principales de un edificio, los profesionales de diseño deberían eliminar el uso de escapes de incendio mejorando otras características para el egreso, siempre que fuera factible. Nos arriesgamos a una tragedia mayor al permitirles que se oculten a plena vista.

Carl Baldassarra es un ingeniero certificado en protección contra incendios de Chicago

– See more at: http://www.nfpajla.org/?activeSeccion_var=50&art=634#sthash.cRdMvFLG.dpuf

Posted in Edificacion, Historia, Incendios, Incendios Urbanos, Legislacion, NFPA Journal, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Característica de Seguridad/Riesgo de Seguridad. Escaleras de incendios.

Catalogo instalaciones contra incendios FIREX

Posted by Firestation en 09/01/2015

image006

Posted in Agentes Extintores, Agua, Espumas, Extintores, Gases / CO2, Halones y Sustitutos, Marcas Comerciales, Materiales, Polvo Quimico, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Catalogo instalaciones contra incendios FIREX

Analisis de la evacuacion en trenes de alta velocidad mediante modelado y simulacion computacional.

Posted by Firestation en 15/11/2013

evac tren

https://copy.com?r=tELdUu

Posted in Monografias / Articulos / Investigaciones, Rescate, Señalizacion Emergencias, Simuladores | Comentarios desactivados en Analisis de la evacuacion en trenes de alta velocidad mediante modelado y simulacion computacional.

Acceso libre a los codigos de la NFPA en version On-Line.

Posted by Firestation en 28/10/2013

NFPACodes

  • Selecciona el documento que quieras visualizar.
  • Selecciona la edicion del documento que quieras visualizar.
  • Click en el enlace “Free access” (debajo del titulo del documento)
  • Seras invitado a crear un perfil de registro que te dara acceso al documento en su version online y de “solo lectura” del documento.
Code No. Code Name
NFPA 1 Fire Code
NFPA 2 Hydrogen Technologies Code
NFPA 3 Recommended Practice on Commissioning and Integrated Testing of Fire Protection and Life Safety Systems
NFPA 4 Standard for Integrated Fire Protection and Life Safety System Testing
NFPA 10 Standard for Portable Fire Extinguishers
NFPA 11 Standard for Low-, Medium-, and High-Expansion Foam
NFPA 11A Standard for Medium- and High-Expansion Foam Systems
NFPA 11C Standard for Mobile Foam Apparatus
NFPA 12 Standard on Carbon Dioxide Extinguishing Systems
NFPA 12A Standard on Halon 1301 Fire Extinguishing Systems
NFPA 13 Standard for the Installation of Sprinkler Systems
NFPA 13D Standard for the Installation of Sprinkler Systems in One- and Two-Family Dwellings and Manufactured Homes
NFPA 13E Recommended Practice for Fire Department Operations in Properties Protected by Sprinkler and Standpipe Systems
NFPA 13R Standard for the Installation of Sprinkler Systems in Low-Rise Residential Occupancies
NFPA 14 Standard for the Installation of Standpipe and Hose Systems
NFPA 15 Standard for Water Spray Fixed Systems for Fire Protection
NFPA 16 Standard for the Installation of Foam-Water Sprinkler and Foam-Water Spray Systems
NFPA 17 Standard for Dry Chemical Extinguishing Systems
NFPA 17A Standard for Wet Chemical Extinguishing Systems
NFPA 18 Standard on Wetting Agents
NFPA 18A Standard on Water Additives for Fire Control and Vapor Mitigation
NFPA 20 Standard for the Installation of Stationary Pumps for Fire Protection
NFPA 22 Standard for Water Tanks for Private Fire Protection
NFPA 24 Standard for the Installation of Private Fire Service Mains and Their Appurtenances
NFPA 25 Standard for the Inspection, Testing, and Maintenance of Water-Based Fire Protection Systems
NFPA 30 Flammable and Combustible Liquids Code
NFPA 30A Code for Motor Fuel Dispensing Facilities and Repair Garages
NFPA 30B Code for the Manufacture and Storage of Aerosol Products
NFPA 31 Standard for the Installation of Oil-Burning Equipment
NFPA 32 Standard for Drycleaning Plants
NFPA 33 Standard for Spray Application Using Flammable or Combustible Materials
NFPA 34 Standard for Dipping, Coating, and Printing Processes Using Flammable or Combustible Liquids
NFPA 35 Standard for the Manufacture of Organic Coatings
NFPA 36 Standard for Solvent Extraction Plants
NFPA 37 Standard for the Installation and Use of Stationary Combustion Engines and Gas Turbines
NFPA 40 Standard for the Storage and Handling of Cellulose Nitrate Film
NFPA 42 Code for the Storage of Pyroxylin Plastic
NFPA 45 Standard on Fire Protection for Laboratories Using Chemicals
NFPA 46 Recommended Safe Practice for Storage of Forest Products
NFPA 50 Standard for Bulk Oxygen Systems at Consumer Sites
NFPA 50A Standard for Gaseous Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 50B Standard for Liquefied Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 51 Standard for the Design and Installation of Oxygen-Fuel Gas Systems for Welding, Cutting, and Allied Processes
NFPA 51A Standard for Acetylene Cylinder Charging Plants
NFPA 51B Standard for Fire Prevention During Welding, Cutting, and Other Hot Work
NFPA 52 Vehicular Gaseous Fuel Systems Code
NFPA 53 Recommended Practice on Materials, Equipment, and Systems Used in Oxygen-Enriched Atmospheres
NFPA 54 National Fuel Gas Code
NFPA 55 Compressed Gases and Cryogenic Fluids Code
NFPA 56 Standard for Fire and Explosion Prevention During Cleaning and Purging of Flammable Gas Piping Systems
NFPA 57 Liquefied Natural Gas (LNG) Vehicular Fuel Systems Code
NFPA 58 Liquefied Petroleum Gas Code
NFPA 59 Utility LP-Gas Plant Code
NFPA 59A Standard for the Production, Storage, and Handling of Liquefied Natural Gas (LNG)
NFPA 61 Standard for the Prevention of Fires and Dust Explosions in Agricultural and Food Processing Facilities
NFPA 67 Guide on Explosion Protection for Gaseous Mixtures in Pipe Systems
NFPA 68 Standard on Explosion Protection by Deflagration Venting
NFPA 69 Standard on Explosion Prevention Systems
NFPA 70 National Electrical Code®
NFPA 70A National Electrical Code® Requirements for One- and Two-Family Dwellings
NFPA 70B Recommended Practice for Electrical Equipment Maintenance
NFPA 70E Standard for Electrical Safety in the Workplace®
NFPA 72 National Fire Alarm and Signaling Code
NFPA 73 Standard for Electrical Inspections for Existing Dwellings
NFPA 75 Standard for the Fire Protection of Information Technology Equipment
NFPA 76 Standard for the Fire Protection of Telecommunications Facilities
NFPA 77 Recommended Practice on Static Electricity
NFPA 79 Electrical Standard for Industrial Machinery
NFPA 80 Standard for Fire Doors and Other Opening Protectives
NFPA 80A Recommended Practice for Protection of Buildings from Exterior Fire Exposures
NFPA 82 Standard on Incinerators and Waste and Linen Handling Systems and Equipment
NFPA 85 Boiler and Combustion Systems Hazards Code
NFPA 86 Standard for Ovens and Furnaces
NFPA 86C Standard for Industrial Furnaces Using a Special Processing Atmosphere
NFPA 86D Standard for Industrial Furnaces Using Vacuum as an Atmosphere
NFPA 87 Recommended Practice for Fluid Heaters
NFPA 88A Standard for Parking Structures
NFPA 88B Standard for Repair Garages
NFPA 90A Standard for the Installation of Air-Conditioning and Ventilating Systems
NFPA 90B Standard for the Installation of Warm Air Heating and Air-Conditioning Systems
NFPA 91 Standard for Exhaust Systems for Air Conveying of Vapors, Gases, Mists, and Noncombustible Particulate Solids
NFPA 92 Standard for Smoke Control Systems
NFPA 92A Standard for Smoke-Control Systems Utilizing Barriers and Pressure Differences
NFPA 92B Standard for Smoke Management Systems in Malls, Atria, and Large Spaces
NFPA 96 Standard for Ventilation Control and Fire Protection of Commercial Cooking Operations
NFPA 97 Standard Glossary of Terms Relating to Chimneys, Vents, and Heat-Producing Appliances
NFPA 99 Health Care Facilities Code
NFPA 99B Standard for Hypobaric Facilities
NFPA 101 Life Safety Code®
NFPA 101A Guide on Alternative Approaches to Life Safety
NFPA 101B Code for Means of Egress for Buildings and Structures
NFPA 102 Standard for Grandstands, Folding and Telescopic Seating, Tents, and Membrane Structures
NFPA 105 Standard for the Installation of Smoke Door Assemblies and Other Opening Protectives
NFPA 110 Standard for Emergency and Standby Power Systems
NFPA 111 Standard on Stored Electrical Energy Emergency and Standby Power Systems
NFPA 115 Standard for Laser Fire Protection
NFPA 120 Standard for Fire Prevention and Control in Coal Mines
NFPA 121 Standard on Fire Protection for Self-Propelled and Mobile Surface Mining Equipment
NFPA 122 Standard for Fire Prevention and Control in Metal/Nonmetal Mining and Metal Mineral Processing Facilities
NFPA 123 Standard for Fire Prevention and Control in Underground Bituminous Coal Mines
NFPA 130 Standard for Fixed Guideway Transit and Passenger Rail Systems
NFPA 140 Standard on Motion Picture and Television Production Studio Soundstages, Approved Production Facilities, and Production Locations
NFPA 150 Standard on Fire and Life Safety in Animal Housing Facilities
NFPA 160 Standard for the Use of Flame Effects Before an Audience
NFPA 170 Standard for Fire Safety and Emergency Symbols
NFPA 203 Guide on Roof Coverings and Roof Deck Constructions
NFPA 204 Standard for Smoke and Heat Venting
NFPA 211 Standard for Chimneys, Fireplaces, Vents, and Solid Fuel-Burning Appliances
NFPA 214 Standard on Water-Cooling Towers
NFPA 220 Standard on Types of Building Construction
NFPA 221 Standard for High Challenge Fire Walls, Fire Walls, and Fire Barrier Walls
NFPA 225 Model Manufactured Home Installation Standard
NFPA 230 Standard for the Fire Protection of Storage
NFPA 231 Standard for General Storage
NFPA 231C Standard for Rack Storage of Materials
NFPA 231D Standard for Storage of Rubber Tires
NFPA 231E Recommended Practice for the Storage of Baled Cotton
NFPA 231F Standard for the Storage of Roll Paper
NFPA 232 Standard for the Protection of Records
NFPA 232A Guide for Fire Protection for Archives and Records Centers
NFPA 241 Standard for Safeguarding Construction, Alteration, and Demolition Operations
NFPA 251 Standard Methods of Tests of Fire Resistance of Building Construction and Materials
NFPA 252 Standard Methods of Fire Tests of Door Assemblies
NFPA 253 Standard Method of Test for Critical Radiant Flux of Floor Covering Systems Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 255 Standard Method of Test of Surface Burning Characteristics of Building Materials
NFPA 256 Standard Methods of Fire Tests of Roof Coverings
NFPA 257 Standard on Fire Test for Window and Glass Block Assemblies
NFPA 258 Recommended Practice for Determining Smoke Generation of Solid Materials
NFPA 259 Standard Test Method for Potential Heat of Building Materials
NFPA 260 Standard Methods of Tests and Classification System for Cigarette Ignition Resistance of Components of Upholstered Furniture
NFPA 261 Standard Method of Test for Determining Resistance of Mock-Up Upholstered Furniture Material Assemblies to Ignition by Smoldering Cigarettes
NFPA 262 Standard Method of Test for Flame Travel and Smoke of Wires and Cables for Use in Air-Handling Spaces
NFPA 265 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Room Fire Growth Contribution of Textile Coverings on Full Height Panels and Walls
NFPA 266 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Upholstered Furniture Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 267 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Mattresses and Bedding Assemblies Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 268 Standard Test Method for Determining Ignitability of Exterior Wall Assemblies Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 269 Standard Test Method for Developing Toxic Potency Data for Use in Fire Hazard Modeling
NFPA 270 Standard Test Method for Measurement of Smoke Obscuration Using a Conical Radiant Source in a Single Closed Chamber
NFPA 271 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Materials and Products Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 272 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Upholstered Furniture Components or Composites and Mattresses Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 274 Standard Test Method to Evaluate Fire Performance Characteristics of Pipe Insulation
NFPA 275 Standard Method of Fire Tests for the Evaluation of Thermal Barriers
NFPA 276 Standard Method of Fire Tests for Determining the Heat Release Rate of Roofing Assemblies with Combustible Above-Deck Roofing Components
NFPA 285 Standard Fire Test Method for Evaluation of Fire Propagation Characteristics of Exterior Non-Load-Bearing Wall Assemblies Containing Combustible Components
NFPA 286 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Contribution of Wall and Ceiling Interior Finish to Room Fire Growth
NFPA 287 Standard Test Methods for Measurement of Flammability of Materials in Cleanrooms Using a Fire Propagation Apparatus (FPA)
NFPA 288 Standard Methods of Fire Tests of Horizontal Fire Door Assemblies Installed in Horizontal Fire Resistance-Rated Assemblies
NFPA 289 Standard Method of Fire Test for Individual Fuel Packages
NFPA 290 Standard for Fire Testing of Passive Protection Materials for Use on LP-Gas Containers
NFPA 291 Recommended Practice for Fire Flow Testing and Marking of Hydrants
NFPA 295 Standard for Wildfire Control
NFPA 297 Guide on Principles and Practices for Communications Systems
NFPA 298 Standard on Foam Chemicals for Wildland Fire Control
NFPA 299 Standard for Protection of Life and Property from Wildfire
NFPA 301 Code for Safety to Life from Fire on Merchant Vessels
NFPA 302 Fire Protection Standard for Pleasure and Commercial Motor Craft
NFPA 303 Fire Protection Standard for Marinas and Boatyards
NFPA 306 Standard for the Control of Gas Hazards on Vessels
NFPA 307 Standard for the Construction and Fire Protection of Marine Terminals, Piers, and Wharves
NFPA 312 Standard for Fire Protection of Vessels During Construction, Conversion, Repair, and Lay-Up
NFPA 318 Standard for the Protection of Semiconductor Fabrication Facilities
NFPA 326 Standard for the Safeguarding of Tanks and Containers for Entry, Cleaning, or Repair
NFPA 328 Recommended Practice for the Control of Flammable and Combustible Liquids and Gases in Manholes, Sewers, and Similar Underground Structures
NFPA 329 Recommended Practice for Handling Releases of Flammable and Combustible Liquids and Gases
NFPA 350 Guide for Safe Confined Space Entry and Work
NFPA 385 Standard for Tank Vehicles for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 386 Standard for Portable Shipping Tanks for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 395 Standard for the Storage of Flammable and Combustible Liquids at Farms and Isolated Sites
NFPA 400 Hazardous Materials Code
NFPA 402 Guide for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Operations
NFPA 403 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Services at Airports
NFPA 405 Standard for the Recurring Proficiency of Airport Fire Fighters
NFPA 407 Standard for Aircraft Fuel Servicing
NFPA 408 Standard for Aircraft Hand Portable Fire Extinguishers
NFPA 409 Standard on Aircraft Hangars
NFPA 410 Standard on Aircraft Maintenance
NFPA 412 Standard for Evaluating Aircraft Rescue and Fire-Fighting Foam Equipment
NFPA 414 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Vehicles
NFPA 415 Standard on Airport Terminal Buildings, Fueling Ramp Drainage, and Loading Walkways
NFPA 418 Standard for Heliports
NFPA 422 Guide for Aircraft Accident/Incident Response Assessment
NFPA 423 Standard for Construction and Protection of Aircraft Engine Test Facilities
NFPA 424 Guide for Airport/Community Emergency Planning
NFPA 430 Code for the Storage of Liquid and Solid Oxidizers
NFPA 432 Code for the Storage of Organic Peroxide Formulations
NFPA 434 Code for the Storage of Pesticides
NFPA 450 Guide for Emergency Medical Services and Systems
NFPA 471 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents
NFPA 472 Standard for Competence of Responders to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 473 Standard for Competencies for EMS Personnel Responding to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 475 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents/Weapons of Mass Destruction
NFPA 480 Standard for the Storage, Handling, and Processing of Magnesium Solids and Powders
NFPA 481 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Titanium
NFPA 482 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Zirconium
NFPA 484 Standard for Combustible Metals
NFPA 485 Standard for the Storage, Handling, Processing, and Use of Lithium Metal
NFPA 490 Code for the Storage of Ammonium Nitrate
NFPA 495 Explosive Materials Code
NFPA 496 Standard for Purged and Pressurized Enclosures for Electrical Equipment
NFPA 497 Recommended Practice for the Classification of Flammable Liquids, Gases, or Vapors and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 498 Standard for Safe Havens and Interchange Lots for Vehicles Transporting Explosives
NFPA 499 Recommended Practice for the Classification of Combustible Dusts and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 501 Standard on Manufactured Housing
NFPA 501A Standard for Fire Safety Criteria for Manufactured Home Installations, Sites, and Communities
NFPA 502 Standard for Road Tunnels, Bridges, and Other Limited Access Highways
NFPA 505 Fire Safety Standard for Powered Industrial Trucks Including Type Designations, Areas of Use, Conversions, Maintenance, and Operations
NFPA 513 Standard for Motor Freight Terminals
NFPA 520 Standard on Subterranean Spaces
NFPA 550 Guide to the Fire Safety Concepts Tree
NFPA 551 Guide for the Evaluation of Fire Risk Assessments
NFPA 555 Guide on Methods for Evaluating Potential for Room Flashover
NFPA 556 Guide on Methods for Evaluating Fire Hazard to Occupants of Passenger Road Vehicles
NFPA 557 Standard for Determination of Fire Loads for Use in Structural Fire Protection Design
NFPA 560 Standard for the Storage, Handling, and Use of Ethylene Oxide for Sterilization and Fumigation
NFPA 600 Standard on Industrial Fire Brigades
NFPA 601 Standard for Security Services in Fire Loss Prevention
NFPA 610 Guide for Emergency and Safety Operations at Motorsports Venues
NFPA 650 Standard for Pneumatic Conveying Systems for Handling Combustible Particulate Solids
NFPA 651 Standard for the Machining and Finishing of Aluminum and the Production and Handling of Aluminum Powders
NFPA 652 Standard on Combustible Dusts
NFPA 654 Standard for the Prevention of Fire and Dust Explosions from the Manufacturing, Processing, and Handling of Combustible Particulate Solids
NFPA 655 Standard for Prevention of Sulfur Fires and Explosions
NFPA 664 Standard for the Prevention of Fires and Explosions in Wood Processing and Woodworking Facilities
NFPA 701 Standard Methods of Fire Tests for Flame Propagation of Textiles and Films
NFPA 703 Standard for Fire Retardant—Treated Wood and Fire–Retardant Coatings for Building Materials
NFPA 704 Standard System for the Identification of the Hazards of Materials for Emergency Response
NFPA 705 Recommended Practice for a Field Flame Test for Textiles and Films
NFPA 720 Standard for the Installation of Carbon Monoxide(CO) Detection and Warning Equipment
NFPA 730 Guide for Premises Security
NFPA 731 Standard for the Installation of Electronic Premises Security Systems
NFPA 750 Standard on Water Mist Fire Protection Systems
NFPA 780 Standard for the Installation of Lightning Protection Systems
NFPA 790 Standard for Competency of Third-Party Field Evaluation Bodies
NFPA 791 Recommended Practice and Procedures for Unlabeled Electrical Equipment Evaluation
NFPA 801 Standard for Fire Protection for Facilities Handling Radioactive Materials
NFPA 803 Standard for Fire Protection for Light Water Nuclear Power Plants
NFPA 804 Standard for Fire Protection for Advanced Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 805 Performance-Based Standard for Fire Protection for Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 806 Performance-Based Standard for Fire Protection for Advanced Nuclear Reactor Electric Generating Plants Change Process
NFPA 820 Standard for Fire Protection in Wastewater Treatment and Collection Facilities
NFPA 850 Recommended Practice for Fire Protection for Electric Generating Plants and High Voltage Direct Current Converter Stations
NFPA 851 Recommended Practice for Fire Protection for Hydroelectric Generating Plants
NFPA 853 Standard for the Installation of Stationary Fuel Cell Power Systems
NFPA 900 Building Energy Code
NFPA 901 Standard Classifications for Incident Reporting and Fire Protection Data
NFPA 902 Fire Reporting Field Incident Guide
NFPA 903 Fire Reporting Property Survey Guide
NFPA 904 Incident Follow-up Report Guide
NFPA 906 Guide for Fire Incident Field Notes
NFPA 909 Code for the Protection of Cultural Resource Properties – Museums, Libraries, and Places of Worship
NFPA 914 Code for Fire Protection of Historic Structures
NFPA 921 Guide for Fire and Explosion Investigations
NFPA 950 Standard for Data Development and Exchange for the Fire Service
NFPA 951 Guide to Building and Utilizing Digital Information
NFPA 1000 Standard for Fire Service Professional Qualifications Accreditation and Certification Systems
NFPA 1001 Standard for Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1002 Standard for Fire Apparatus Driver/Operator Professional Qualifications
NFPA 1003 Standard for Airport Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1005 Standard for Professional Qualifications for Marine Fire Fighting for Land-Based Fire Fighters
NFPA 1006 Standard for Technical Rescuer Professional Qualifications
NFPA 1021 Standard for Fire Officer Professional Qualifications
NFPA 1026 Standard for Incident Management Personnel Professional Qualifications
NFPA 1031 Standard for Professional Qualifications for Fire Inspector and Plan Examiner
NFPA 1033 Standard for Professional Qualifications for Fire Investigator
NFPA 1035 Standard for Professional Qualifications for Fire and Life Safety Educator, Public Information Officer, and Juvenile Firesetter Intervention
NFPA 1037 Standard for Professional Qualifications for Fire Marshal
NFPA 1041 Standard for Fire Service Instructor Professional Qualifications
NFPA 1051 Standard for Wildland Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1061 Professional Qualifications for Public Safety Telecommunications Personnel
NFPA 1071 Standard for Emergency Vehicle Technician Professional Qualifications
NFPA 1072 Standard for Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Emergency Response Personnel Professional Qualifications
NFPA 1081 Standard for Industrial Fire Brigade Member Professional Qualifications
NFPA 1091 Standard for Traffic Control Incident Management Professional Qualifications
NFPA 1122 Code for Model Rocketry
NFPA 1123 Code for Fireworks Display
NFPA 1124 Code for the Manufacture, Transportation, Storage, and Retail Sales of Fireworks and Pyrotechnic Articles
NFPA 1125 Code for the Manufacture of Model Rocket and High Power Rocket Motors
NFPA 1126 Standard for the Use of Pyrotechnics Before a Proximate Audience
NFPA 1127 Code for High Power Rocketry
PYR 1128 Standard Method of Fire Test for Flame Breaks
PYR 1129 Standard Method of Fire Test for Covered Fuse on Consumer Fireworks
NFPA 1141 Standard for Fire Protection Infrastructure for Land Development in Wildland, Rural, and Suburban Areas
NFPA 1142 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1143 Standard for Wildland Fire Management
NFPA 1144 Standard for Reducing Structure Ignition Hazards from Wildland Fire
NFPA 1145 Guide for the Use of Class A Foams in Manual Structural Fire Fighting
NFPA 1150 Standard on Foam Chemicals for Fires in Class A Fuels
NFPA 1192 Standard on Recreational Vehicles
NFPA 1194 Standard for Recreational Vehicle Parks and Campgrounds
NFPA 1201 Standard for Providing Emergency Services to the Public
NFPA 1221 Standard for the Installation, Maintenance, and Use of Emergency Services Communications Systems
NFPA 1231 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1250 Recommended Practice in Fire and Emergency Service Organization Risk Management
NFPA 1401 Recommended Practice for Fire Service Training Reports and Records
NFPA 1402 Guide to Building Fire Service Training Centers
NFPA 1403 Standard on Live Fire Training Evolutions
NFPA 1404 Standard for Fire Service Respiratory Protection Training
NFPA 1405 Guide for Land-Based Fire Departments that Respond to Marine Vessel Fires
NFPA 1407 Standard for Fire Service Rapid Intervention Crews
NFPA 1408 Standard on Thermal Imaging Training
NFPA 1410 Standard on Training for Initial Emergency Scene Operations
NFPA 1451 Standard for a Fire and Emergency Services Vehicle Operations Training Program
NFPA 1452 Guide for Training Fire Service Personnel to Conduct Dwelling Fire Safety Surveys
NFPA 1500 Standard on Fire Department Occupational Safety and Health Program
NFPA 1521 Standard for Fire Department Safety Officer
NFPA 1561 Standard on Emergency Services Incident Management System
NFPA 1581 Standard on Fire Department Infection Control Program
NFPA 1582 Standard on Comprehensive Occupational Medical Program for Fire Departments
NFPA 1583 Standard on Health-Related Fitness Programs for Fire Department Members
NFPA 1584 Standard on the Rehabilitation Process for Members During Emergency Operations and Training Exercises
NFPA 1600 Standard on Disaster/Emergency Management and Business Continuity Programs
NFPA 1620 Standard for Pre-Incident Planning
NFPA 1670 Standard on Operations and Training for Technical Search and Rescue Incidents
NFPA 1710 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations, and Special Operations to the Public by Career Fire Departments
NFPA 1720 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations and Special Operations to the Public by Volunteer Fire Departments
NFPA 1730 Standard on Organization and Deployment of Fire Prevention Inspection and Code Enforcement, Plan Review, Investigation, and Public Education Operations to the Public
NFPA 1801 Standard on Thermal Imagers for the Fire Service
NFPA 1802 Standard on Two-Way, Portable (Hand-held) Land Mobile Radios for Use by Emergency Services Personnel
NFPA 1851 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1852 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA)
NFPA 1855 Standard for Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1901 Standard for Automotive Fire Apparatus
NFPA 1906 Standard for Wildland Fire Apparatus
NFPA 1911 Standard for the Inspection, Maintenance, Testing, and Retirement of In-Service Automotive Fire Apparatus
NFPA 1912 Standard for Fire Apparatus Refurbishing
NFPA 1914 Standard for Testing Fire Department Aerial Devices
NFPA 1915 Standard for Fire Apparatus Preventive Maintenance Program
NFPA 1917 Standard for Automotive Ambulances
NFPA 1925 Standard on Marine Fire-Fighting Vessels
NFPA 1931 Standard for Manufacturer’s Design of Fire Department Ground Ladders
NFPA 1932 Standard on Use, Maintenance, and Service Testing of In-Service Fire Department Ground Ladders
NFPA 1936 Standard on Powered Rescue Tools
NFPA 1951 Standard on Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1952 Standard on Surface Water Operations Protective Clothing and Equipment
NFPA 1953 Standard on Protective Ensembles for Contaminated Water Diving
NFPA 1961 Standard on Fire Hose
NFPA 1962 Standard for the Care, Use, Inspection, Service Testing, and Replacement of Fire Hose, Couplings, Nozzles, and Fire Hose Appliances
NFPA 1963 Standard for Fire Hose Connections
NFPA 1964 Standard for Spray Nozzles
NFPA 1965 Standard for Fire Hose Appliances
NFPA 1971 Standard on Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1975 Standard on Station/Work Uniforms for Emergency Services
NFPA 1976 Standard on Protective Ensemble for Proximity Fire Fighting
NFPA 1977 Standard on Protective Clothing and Equipment for Wildland Fire Fighting
NFPA 1981 Standard on Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA) for Emergency Services
NFPA 1982 Standard on Personal Alert Safety Systems (PASS)
NFPA 1983 Standard on Life Safety Rope and Equipment for Emergency Services
NFPA 1984 Standard on Respirators for Wildland Fire Fighting Operations
NFPA 1989 Standard on Breathing Air Quality for Emergency Services Respiratory Protection
NFPA 1991 Standard on Vapor-Protective Ensembles for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1992 Standard on Liquid Splash-Protective Ensembles and Clothing for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1994 Standard on Protective Ensembles for First Responders to CBRN Terrorism Incidents
NFPA 1999 Standard on Protective Clothing for Emergency Medical Operations
NFPA 2001 Standard on Clean Agent Fire Extinguishing Systems
NFPA 2010 Standard for Fixed Aerosol Fire-Extinguishing Systems
NFPA 2112 Standard on Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 2113 Standard on Selection, Care, Use, and Maintenance of Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 5000 Building Construction and Safety Code®
NFPA 8501 Standard for Single Burner Boiler Operation
NFPA 8502 Standard for the Prevention of Furnace Explosions/Implosions in Multiple Burner Boilers
NFPA 8503 Standard for Pulverized Fuel Systems
NFPA 8504 Standard on Atmospheric Fluidized-Bed Boiler Operation
NFPA 8505 Standard for Stoker Operation
NFPA 8506 Standard on Heat Recovery Steam Generator Systems

Posted in Agentes Extintores, Bombas, Edificacion, Incendios, Legislacion, Prevencion, Riesgo Electrico, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion, Teoria del fuego | 1 Comment »

Guía Técnica para elección e instalación de señalización fotoluminiscente

Posted by Firestation en 19/05/2013

Posted in Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Guía Técnica para elección e instalación de señalización fotoluminiscente

Vehiculos en servicio de urgencia. Corredores de emergencia.

Posted by Firestation en 28/03/2013

RACE

REGLAMENTO GENERAL DE CIRCULACIÓN

ARTÍCULO 67. Vehículos prioritarios.

  • Tendrán prioridad de paso sobre los demás vehículos y otros usuarios de la vía los vehículos de servicios de urgencia, públicos o privados, cuando se hallen en servicio de tal carácter. Podrán circular por encima de los límites de velocidad y estarán exentos de cumplir otras normas o señales en los casos y con las condiciones que se determinan en esta Sección (artículo 25 del texto articulado).
  • Los conductores de los vehículos destinados a los referidos servicios harán uso ponderado de su régimen especial únicamente cuando circulen en prestación de un servicio urgente y cuidarán de no vulnerar la prioridad de paso en las intersecciones de vías o las señales de los semáforos, sin antes adoptar extremadas precauciones, hasta cerciorarse de que no existe riesgo de atropello a peatones y de que los conductores de otros vehículos han detenido su marcha o se disponen a facilitar la suya.
  • La instalación de aparatos emisores de luces y señales acústicas especiales en vehículos prioritarios requerirá autorización de la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente, de conformidad con lo dispuesto en las normas reguladoras de los vehículos.

ARTÍCULO 68. Facultades de los conductores de los vehículos prioritarios.

  • Los conductores de los vehículos prioritarios deberán observar los preceptos de este Reglamento, si bien, a condición de haberse cerciorado de que no ponen en peligro a ningún usuario de la vía, podrán dejar de cumplir bajo su exclusiva responsabilidad las normas de los Títulos II, III y IV, salvo las órdenes y señales de los agentes, que son siempre de obligado cumplimiento. Los conductores de dichos vehículos podrán igualmente, con carácter excepcional, cuando circulen por autopista o autovía en servicio urgente y no comprometan la seguridad de ningún usuario, dar media vuelta o marcha atrás, circular en sentido contrario al correspondiente a la calzada, siempre que lo hagan por el arcén, o penetrar en la mediana o en los pasos transversales de ésta. Los agentes de la autoridad responsable de la vigilancia, regulación y control del tráfico podrán utilizar o situar sus vehículos en la parte de la vía que resulte necesaria cuando presten auxilio a los usuarios de la misma o lo requieran las necesidades del servicio o de la circulación. Asimismo, determinarán en cada caso concreto los lugares donde deben situarse los vehículos de servicios de urgencia o de otros servicios especiales.
  • Tendrán el carácter de prioritarios los vehículos de los servicios de policía, extinción de incendios, protección civil y salvamento, y de asistencia sanitaria, pública o privada, que circulen en servicio urgente y cuyos conductores adviertan su presencia mediante la utilización simultánea de la señal luminosa, a que se refiere el artículo 173, y del aparato emisor de señales acústicas especiales, al que se refieren las normas reguladoras de los vehículos. Por excepción de lo dispuesto en el párrafo anterior, los conductores de los vehículos prioritarios deberán utilizar la señal luminosa aisladamente cuando la omisión de las señales acústicas especiales no entrañe peligro alguno para los demás usuarios.
  • Las infracciones a las normas de este precepto tendrán la consideración de graves, conforme se prevé en el artículo 65.4.c) del texto articulado.

ARTÍCULO 69. Comportamiento de los demás conductores respecto de los vehículos prioritarios

  • Tan pronto perciban las señales especiales que anuncien la proximidad de un vehículo prioritario, los demás conductores adoptarán las medidas adecuadas, según las circunstancias del momento y lugar, para facilitarles el paso, apartándose normalmente a su derecha o deteniéndose si fuera preciso.
  • Cuando un vehículo de policía que manifiesta su presencia según lo dispuesto en el artículo 68.2, se sitúa detrás de cualquier otro vehículo y activa además un dispositivo de emisión de luz roja o amarilla hacia adelante de forma intermitente o destellante, el conductor de éste deberá detenerlo con las debidas precauciones en el lado derecho, delante del vehículo policial, en un lugar donde no genere mayores riesgos o molestias para el resto de los usuarios, permaneciendo en su interior. En todo momento el conductor ajustará su comportamiento a las instrucciones que imparta el agente a través de la megafonía o por cualquier otro medio que pueda ser percibido claramente por aquél.

ARTÍCULO 70. Vehículos no prioritarios en servicio de urgencia.

  • Si, como consecuencia de circunstancias especialmente graves, el conductor de un vehículo no prioritario se viera forzado, sin poder recurrir a otro medio, a efectuar un servicio de los normalmente reservados a los prioritarios, procurará que los demás usuarios adviertan la especial situación en que circula, utilizando para ello el avisador acústico en forma intermitente y conectando la luz de emergencia, si se dispusiera de ella, o agitando un pañuelo o procedimiento similar.
  • Los conductores a que se refiere el número anterior deberán respetar las normas de circulación, sobre todo en las intersecciones y los demás usuarios de la vía darán cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 69.
  • En cualquier momento, los agentes de la autoridad podrán exigir la justificación de las circunstancias a que se alude en el apartado 1.
  • Las infracciones a las normas de este precepto tendrán la consideración de graves, conforme se prevé en el artículo 65.4.c) del texto articulado.

Cómo actuar ante vehículos de emergencia en caso de retenciones:

Los corredores de emergencia son unos carriles que deben dejar los conductores para ceder el paso a los servicios de emergencia. Con estos carriles se reducen los tiempos de llegada y traslado a los accidentados, se aumenta la seguridad de conductores y ocupantes de los vehículos de emergencia, y permiten homogeneizar el comportamiento de los conductores, actuando de forma coordinada.

¿Cómo funcionan los corredores de emergencia?

Como ya se ha comentado, por norma general se debe facilitar el paso apartándose normalmente a la derecha o deteniéndose si fuera posible. Deben respetarse siempre las normas y señales, pudiendo utilizarse el arcén si fuera necesario (RGC Art. 69). En los casos de retención, el RACE propone seguir las recomendaciones europeas, donde los usuarios deben establecer lo que se denomina como “CORREDOR DE EMERGENCIA”, planteando las siguientes situaciones:

Autopistas, autovías y resto de vías con separación física de ambos sentidos

Vías de dos carriles por sentido

Los vehículos que circulen por el carril de la izquierda deben apartarse lo máximo posible a la izquierda, mientras que los vehículos que circulen por el carril de la derecha se apartarán lo máximo posible a la derecha, utilizando el arcén si es necesario. De esta forma se forma un “Corredor de emergencia” aprovechando la línea de división de carriles.

corredor emergecia via dos carriles

Vías de tres carriles

Los vehículos que circulen por el carril de la izquierda deben apartarse lo máximo posible a la izquierda, mientras que el resto de vehículos se apartarán a su derecha. Este sistema permite a los conductores realizar maniobras más sencillas que la de abandonar un carril por completo, evitando además el desplazamiento de los vehículos de gran tonelaje que habitualmente ocupan el carril derecho.

corredor emergecia via tres carriles

Se desaconseja la circulación de los vehículos prioritarios por el arcén, puesto que no suelen gozar de continuidad, siendo muy probable su interrupción brusca por obstáculos imprevistos, incorporaciones de otras vías, etc.

¿Para quién es el corredor de emergencia y para qué sirve?

Los corredores de emergencia pueden ser utilizados por los agentes de la autoridad, bomberos, ambulancias, asistencia en carretera y los servicios de autopista. Permite a estos servicios llegar al lugar del accidente con mayor seguridad y por encima de 4 minutos antes. Este ahorro de tiempo aumenta las posibilidades de sobrevivir de una víctima por encima del 40%.

¿Dónde existen los corredores de emergencia?

En Austria, Alemania, la República Checa, Suiza y Eslovenia es obligatorio el corredor de emergencia en autopistas. Es una medida que se está impulsando en Europa, y que el RACE propone que se incorpore en España.

En la actualidad, el Reglamento General de Circulación establece los criterios para ceder el paso a los vehículos de emergencia, pero no recoge los problemas que se plantean estos servicios en los casos de retenciones. Con los corredores de emergencia se reducirían los tiempos.

Posted in Prevencion, Proteccion civil, Señalizacion Emergencias, Tecnicas de Intervencion, Vehiculos | Comentarios desactivados en Vehiculos en servicio de urgencia. Corredores de emergencia.

Jornadas Técnicas de EPIs: Equipamiento de Alta Protección

Posted by Firestation en 08/10/2012

Ponencias:

Posted in Equipos proteccion, Industria, MM.PP., Monografias / Articulos / Investigaciones, Riesgo Quimico, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Jornadas Técnicas de EPIs: Equipamiento de Alta Protección

La elección correcta de detectores de humos en ambientes complejos y críticos

Posted by Firestation en 20/07/2012

Por Ing. Yosti F. Mendex

Una vez que tenemos claro el tipo de humo que se producirá, hay que analizar el movimiento que llevará este humo dentro del espacio para poder ser detectado. Aunque estos dos puntos suenan muy obvios, en la gran mayoría de los casos, no son considerados o aplicados en la realidad. En Latinoamérica es muy común encontrar Sistemas de Detección de Humo tradicionales con detectores fotoeléctricos o iónicos instalados en cada uno de los diferentes lugares de la empresa, incluyendo los espacios complejos y críticos. Debe quedar muy claro, que no es lo mismo proteger una habitación de hotel, una oficina en un edificio corporativo, una línea de producción y un cuarto de cómputo. Hay que considerar y analizar cada aplicación de manera diferente.

Cual es el costo involucrado si interrumpieras el proceso, pararas la producción o si tuvieras una pérdida mayor en lugares como centros de telecomunicaciones, centros de cómputo, centros de información financiera, instalaciones para la generación de energía, almacenes de archivos/registros, almacenes de productos farmacéuticos, gabinetes, subestaciones, estaciones de generación de energía, minas, fábricas de papel y aserraderos, operaciones de manufactura y fabricación

Que problema encontramos en una sala limpia como las que se tienen en las plantas de fabricación de semiconductores, en departamentos de investigación y desarrollo, y en la fabricación de productos farmacéuticos. Presentan un considerable riesgo de incendio, debido al suministro constante de material inflamable. Los altos flujos de aire y el alto nivel de oxígeno aumentan el riesgo acelerando el desarrollo del incendio, la consiguiente difusión del humo y la contaminación consiguiente. Sin embargo, el mayor riesgo lo constituye el propio entorno protegido. El más pequeño fuego puede contaminar las herramientas utilizadas en los procesos, destruir producto y generar pérdidas irrecuperables de producción por tiempos muertos.

“… Sistemas de Detección de Humo por Muestreo de Aire (ASSDS por sus siglas en ingles) son usados específicamente (en AT&T) para proteger espacios de equipos prioritarios, pero la detección de aviso temprano es una filosofía general para todos los lugares de telecomunicaciones”, NIST, (National Institute of Standards and Technology).

Los Centros de Proceso de Datos (EDP), por su lado, tales como los de Centros de Internet (IDC), Centros de Redes Informáticas (NOC) y similares, presentan un elevado riesgo de incendio debido a los altos niveles de energía que precisan y la gran concentración de circuitos electrónicos.

El nivel de protección en un centro IDC puede ir desde un sistema convencional de detección hasta un sistema de detección de partículas de muy alta sensibilidad. La elección depende de tres factores: la cobertura o situación del sistema de detección, su sensibilidad y la concentración o densidad de puntos de muestreo/detección. Los diseñadores eligen detectores de humo por aspiración porque satisfacen las tres condiciones.

En un centro IDC, los incendios empiezan normalmente en equipos del centro de proceso de datos (EDP). Adicionalmente, el resto de equipos y el cableado, también suponen un riesgo de incendio. En consecuencia, la protección del local, las UTA y los espacios de los falsos suelos y los falsos techos, puede ser también necesaria.

Imagina el siguiente escenario, estas dentro de un Centro de Proceso de Datos, digamos en un Centro de Red Informática, el flujo de aire es notorio, quizá estemos dentro de un espacio con 30 cambios de aire por hora, lo que significa fuera de tecnicismos, que el movimiento de aire es bastante notorio, toma un fósforo, enciéndelo y apaga la llama. ¿Qué hace el humo? ¿Sube hacia el techo? ¿O el aire acondicionado, con su movimiento natural, mueve el humo en la trayectoria que lleva el aire dentro del cuarto? El gran flujo de aire es requerido para enfriar la gran densidad de equipos electrónicos (IT), pero esto crea un flujo de aire laminar y una condición de turbulencia que evita que el humo alcance el nivel del techo. Estas condiciones, en la mayoría de los casos, no son tomadas en consideración al momento de elegir la tecnología adecuada para la detección de humo incipiente.

Dentro de estos centros de procesos de datos, el humo incipiente carece de suficiente radiación térmica para alcanzar el nivel de detectores en el techo. El humo (especialmente en las etapas iniciales del incendio) se mueve directamente en el camino del flujo del aire hacia el retorno del sistema CRAC (Cooling Recirculation Air-Conditioning).

Otro gran problema es la dilución del humo. Debido el gran flujo de aire, cualquier humo de fuego incipiente es inmediatamente llevado y mezclado con el aire limpio de regreso al sistema CRAR El resultado es una baja concentración de humo a ser detectado. Debido a este fenómeno, detección de humo muy sensible es requerido. Adicionalmente, centros de datos regularmente usan filtros de aire para minimizar la contaminación dentro del mismo lugar; estos filtros pueden remover el humo del ambiente haciendo la detección temprana más desafiante .

Ahora, entonces los detectores tradicionales en el techo no van a funcionar? Probablemente si, una vez que el humo sea mas y mas denso, que tenga la fuerza de subir y acumularse dentro de un detector colocado en el techo, pero con el consecuente daño mayor en los equipos protegidos.

La detección de humo en lugares de espacios grandes y abiertos es de igual manera, complicada y compleja. Un evento de fuego en cualquier almacén o galpón es una situación peligrosa y costosa. Daños al lugar e interrupción del negocio son dos grandes preocupaciones. Adicionalmente, los retos que presentan esta clase de lugares para la detección de humo son: (1) la distancia de un fuego potencial a los puntos de detección; (2) el humo siendo diluido en un espacio de volumen grande; y (3) un gran número de ocupantes pueden necesitar ser evacuados.

Típicamente encontramos estos problemas en lugares que incluyen centros de convenciones y exposiciones, museos, terminales de aeropuertos, almacenes o galpones largos y grandes como hangares para aviación, tiendas grades de muebles, centros comerciales, centros industriales, etc.

Cuando se considera la mejor solución de protección de incendios para este tipo de edificaciones, los siguientes aspectos deben considerarse: (1) los atributos clave del trazado del edificio (ej. altura del techo y la interfase con las condiciones del ambiente en la parte externa), (2) ventilación (ej. natural o mecánica), (3) dinámica del flujo del aire (ej. escapes del edificio, suministro y escape de aire y operación de manejadoras de aire).

Detectores tipo “beam” o de haz de luz proyectada han sido usados comúnmente en lugares de espacios grandes y abiertos, principalmente debido al hecho que muchos otros detectores convencionales puntuales del tipo iónicos o fotoeléctricos, no son suficientemente sensibles cuando son montados en el nivel de techo muy elevado. Además, el mantenimiento de detectores convencionales puntuales es algo complicado cuando están instalados ha estas alturas. Al pasar los años, las recomendaciones para el diseño e instalación de los detectores tipo beam o de haz de luz proyectado han cambiado para reflejar la necesidad de consideraciones de diseños detallados para lograr el nivel de protección requerido. Sistemas de detección temprana de humo ofrecen grandes ventajas de respuesta sobre otras tecnologías, por el hecho de la cantidad mínima de humo necesaria para su activación.

En conclusión, es fundamental analizar las condiciones imperantes dentro del espacio a proteger, que tipo de humo se producirá al momento que los materiales sufran una descomposición debido a un sobrecalentamiento liberando humo. Dentro de lo posible, es recomendable hacer pruebas del movimiento del humo para tener certeza del movimiento del mismo dentro del espacio protegido. Es igual de importante conocer las tecnologías disponibles para tales efectos y aplicaciones, como los detectores puntuales de gran sensibilidad, los sistemas de detección temprana de humo, sistemas de aspiración, detectores puntuales para ambientes hostiles, entre otros.

Cualquier equipo de detección de humo será activado, siempre y cuando el humo necesario llegue al mismo.

http://www.nfpajournal-latino.com/

Posted in Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | 1 Comment »

NFPA 72 – National fire alarm code. NFPA 72 – Codigo nacional de alarmas de incendio.

Posted by Firestation en 07/09/2010

Posted in Manuales, Señalizacion Emergencias | 1 Comment »

NFPA 170 – Standard on fire safety symbols. NFPA 170 – Norma de simbolos para seguridad en incendios.

Posted by Firestation en 25/08/2010

Posted in Manuales, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en NFPA 170 – Standard on fire safety symbols. NFPA 170 – Norma de simbolos para seguridad en incendios.

LA IMPORTANCIA DE CONTAR CON LA ADECUADA PROTECCION Y SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS EN GARAJES Y APARCAMIENTOS

Posted by Firestation en 06/07/2010

La seguridad y protección contra incendios (SPCI) en garajes y aparcamientos es tan importante como en cualquier otro ámbito de la vida, ya sean viviendas, empresas, edificios públicos, etc. Acumulación de gases, combustibles y fluidos inflamables y condiciones estructurales que dificultan la intervención hacen necesario tomar conciencia de una apropiada y estudiada SPCI en este tipo de instalaciones.

Son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de proteger y equipar contra los incendios este tipo de instalaciones. Las particularidades en su construcción, suponen un handicap a la hora de trazar un proyecto para la instalación de protección contra incendios, así como a la hora de realizar el plan de evacuación y autoprotección. En las siguientes líneas trataré de desarrollar, lo más claro y sencillo posible, los diferentes elementos a tener en cuenta en protección pasiva y activa, según normativa.

PROTECCIÓN PASIVA

Condiciones de compartimentación
Según el nuevo Código Técnico de Edificación (CTE) –aprobado por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo–, los garajes y aparcamientos con superficie construida superior a 100 m2, cuando se encuentren integrados en un edificio, deberán estar compartimentados en sectores de incendio diferenciados y siempre se comunicarán con el inmueble a través de un vestíbulo de independencia. Para los aparcamientos de vehículos de hasta 100 m2, el CTE los clasifica en todo caso como locales de riesgo especial bajo.

En el caso de los aparcamientos robotizados, emplazados en los bajos de un edificio que se dedique a menesteres diferentes del estacionamiento, deberán estar compartimentados en sectores de incendio que no superen los 10.000 metros cúbicos (m3).

Resistencia al fuego
Para los aparcamientos y garajes con superficie superior a los 100 m2 o para aquellos situados bajo un inmueble de uso distinto, la resistencia al fuego de los elementos estructurales (forjados, vigas y soportes) será como mínimo R120. Las paredes y techos que delimitan los sectores de incendio debe ser EI120. En todo caso, las puertas de paso entre sectores, por realizarse a través de vestíbulos de independencia (con dos puertas), será la cuarta parte de la requerida para las paredes.

En los aparcamientos robotizados la resistencia al fuego de los elementos estructurales debe ser R180. Para los garajes y aparcamientos con superficie inferior a 100 m2 o de uso exclusivo o situado sobre otro uso, la resistencia al fuego debe ser como mínimo R90; la de las paredes que lo delimitan EI90 y para las puertas de comunicación con el resto del edificio E/2 45-C5.

Para las cubiertas de los aparcamientos emplazados entre dos edificios colindantes, la resistencia al fuego de las mismas será como mínimo R60 en una franja de 0,50 m de anchura medida desde el edificio contiguo, así como en una franja de 1,00 m de anchura situada sobre el encuentro con la cubierta de todo elemento compartimentador de un sector de incendio o de un local de riesgo especial alto. Como alternativa, puede optarse por prolongar la medianería o elemento compartimentador 0,60 m por encima del acabado de la cubierta.

Clases de reacción al fuego de elementos constructivos
Las clases de reacción al fuego de los elementos constructivos como techos y paredes serán A2-s1,d0 y para suelos A2FL-s1.
– Condiciones de ocupación: la ocupación máxima admisible con una única salida es de 100 personas. La máxima ocupación admisible para salvar una altura mayor de 2 m en sentido ascendente, con una sola salida, será de 50 personas.
– Evacuación de ocupantes. Salidas y recorridos: la longitud máxima del recorrido de evacuación con una única salida de planta no será superior a 35 m. Si la salida es directa al espacio exterior y la ocupación no excede de 25 personas, la longitud máxima de recorrido se amplía a 50 m. En el caso de que el sector garaje o aparcamiento esté protegido con rociadores, la longitud del recorrido especificada de 35 m puede aumentarse en un 25%.

– Protección de escaleras: las escaleras de evacuación de aparcamientos, tanto descendentes como ascendentes, solamente son admitidas si están especialmente protegidas.
a)En los recorridos, junto a puertas que no son de salida, debe disponerse la señal con el rótulo “Sin salida” en lugar fácilmente visible pero en ningún caso sobre la hoja de la puerta.
b)El tamaño de las señales será:
– 210×210 mm cuando la distancia de observación no excede de 10 m.
– 420×420 mm cuando la distancia de observación está comprendida entre 10 y 20 m.
– 594×594 mm cuando la distancia de observación esté comprendida entre 20 y 30 m.
– Señalización: los medios de alarma y alerta, los medios de evacuación, los equipos de lucha contra incendios, los dispositivos destinados a evitar la propagación del fuego, así como las zonas que presentan un riesgo particular de incendio deberán estar señalizados de acuerdo a la norma UNE 23033-1.

Además, las señales deberán ser visibles incluso en caso de fallo en el suministro eléctrico, siendo así muy importante que se utilicen señales fotoluminiscentes de Categoría A, es decir, señales de alta luminancia indicadas para lugares de concentración pública o con iluminación exclusivamente artificial. A estos efectos, la norma UNE 23035-4 establece que:
a)A los 10 minutos de ausencia de luz, la señal fotoluminiscente deberá ofrecer 210 milicandelas por metro cuadrado (mcd/m2).
b)A los 60 minutos deberá ofrecer 29 mcd/ m2.

Actualmente, se comercializan señales fotoluminiscentes con valores muy superiores a lo estipulado por la normativa, al considerar la señalización uno de los aspectos más importantes a la hora de evacuar un lugar y saber donde están ubicados los distintos elementos de protección y seguridad.
– Señalización de los medios de evacuación: se utilizarán las señales de uso habitual o de emergencia que se definen en la norma UNE 23034:1988, conforme a los siguientes criterios:
c)Las salidas de los garajes o aparcamientos tendrán una señal con el rótulo “Salida”.
d)La salida con el rótulo “Salida de emergencia” debe utilizarse solamente en toda salida prevista para uso exclusivo de emergencia.
e)Deben disponerse de señales indicativas de dirección de los recorridos, que sean visibles desde todo origen de evacuación desde el que no se perciban directamente las salidas o sus señales indicativas. En los puntos de recorridos de evacuación donde existen alternativas que puedan inducir a error, también se dispondrá de estas señales, de forma que quede claramente indicada la alternativa correcta.
– Puertas cortafuego: el sentido de apertura de las puertas será el previsto para la evacuación o hacia el interior del vestíbulo.

Las puertas serán abatibles con eje de giro vertical y su sistema de cierre no actuará mientras haya actividad en las zonas a evacuar, o bien, consistirá en un dispositivo de fácil y rápida apertura desde el lado del cual provenga dicha evacuación, sin tener que utilizar una llave y sin tener que actuar sobre más de un mecanismo. Estos dispositivos de apertura serán de tipo manilla o pulsador cuando se trate de personas familiarizadas con la puerta considerada o bien de barra horizontal de empuje o deslizamiento.
– Control del humo de incendio: en los aparcamientos que no tengan la consideración de aparcamiento abierto se debe instalar un sistema de control de humo de incendio, capaz de garantizar dicho control durante la evacuación de los ocupantes, de forma que ésta se pueda llevar a cabo en condiciones de seguridad. El diseño, cálculo, instalación y mantenimiento puede realizarse de acuerdo con la norma UNE 23585:2004 y EN 12101-6:2005.

También puede utilizarse el sistema de ventilación por extracción mecánica con aberturas de admisión de aire previsto en el Documento Básico HS 3, cumpliendo con las condiciones que allí se establecen y las siguientes:
a)El sistema debe ser capaz de extraer un caudal de aire de 120 l/plaza y debe activarse automáticamente en caso de incendio mediante una instalación de detección.
b)Los ventiladores deben tener una clasificación E400 90.
c)Los conductos que transcurran por un único sector de incendio deben tener una clasificación E600 90. Los que atraviesen elementos separadores de sectores de incendio deben tener una clasificación EI90.

PROTECCIÓN ACTIVA
Siguiendo el CTE y la Norma Básica de Edificación NBE-CPI/96 –que estará vigente hasta el próximo 17 de septiembre de 2006, momento en el que sólo será válido el CTE–, en lo relativo a las dotaciones de protección contra incendios que han de instalar los aparcamientos están:
– Extintores: es necesario instalar un extintor –que cumpla con la eficacia mínima, estipulada por el CTE en 21A-113B– cada 15 metros en las vías de circulación. Además de extintores de polvo, actualmente se comercializan extintores compuestos por agua más aditivos. General Ibérica de Extintores, S. A. – Zenith ha sido una de las marcas que en los últimos meses ha apostado fuertemente por este tipo de extintores, creando los modelos de alta eficacia ZAP 6 (de 6 litros, con una eficacia hogar-tipo de 21A–183B) y ZAP 12 (de 9 litros, con una eficacia hogar-tipo de 27A-233B). En caso de tener que utilizarlo en un primer conato, la utilización de estos extintores no limitará la visibilidad pero será necesario combinarlo con otros agentes extintores, como el polvo, en caso de que el conato pase a un estado mayor.

Será obligatorio que lleven la marca de conformidad a norma, como bien puede ser la ‘N’ de AENOR, además del marcado CE.
– Extintores portátiles o móviles: se instalarán dos por cada 250 m2 o fracción. Es obligatorio que lleven el marcado CE.
– Bocas de incendio equipadas (BIEs): será necesario que estén instaladas en los aparcamientos que superen los 500 metros cuadrados (m2). Siempre que sea posible, deberán ser instaladas a una distancia máxima de 5 metros de las salidas de cada sector de incendio. El diámetro de las mangueras ha de ser de 25 milímetros (mm.) y el caudal mínimo para cada BIE será de 100 litros por minuto.
– Columna seca: si existen más de tres plantas bajo rasante o más de cuatro sobre rasante, la columna seca deberá tener tomas en todas las plantas.
– Sistema de detección de incendios: deberá realizarse la instalación en los aparcamientos convencionales que excedan de 500 m2.
– Pulsadores de alarma: tendrán que instalarse en todas las puertas de acceso. Además, la distancia máxima desde cualquier punto del local a un pulsador, deberá ser inferior a 25 metros en recorrido real. En el caso de los aparcamientos robotizados tendrán que disponer de pulsadores de alarma en todos los casos.
– Hidrantes exteriores: si la superficie construida está entre los 1.000 y los 10.000 m2 habrá que instalar uno. En caso de superar los 10.000 m2 o fracción será necesario instalar dos.
– Instalación automática de extinción: será obligatoria en todos los aparcamientos robotizados.

Asimismo, se hace necesario instalar otra serie de dispositivos como:
– Detectores de monóxido de carbono (CO): será exigible en los estacionamientos públicos que superen los 1.000 m2 de superficie.

Mantenimiento según Real Decreto 1942/1993 y Norma UNE 23589 sobre Mantenimiento de Instalaciones y Protección contra Incendios
Tan importante como la instalación es el mantenimiento que ha de haber en todos los sistemas, asegurando así una perfecta puesta a punto de los diferentes elementos que velan por una eficaz protección y seguridad contra incendios. Requisito imprescindible es que dicho mantenimiento sea realizado y contratado a una empresa mantenedora autorizada por la comunidad autónoma correspondiente y que, además, cumpla con todos los epígrafes a contratar.
Podemos distinguir dos tipos de mantenimiento:
A) Cada tres o seis meses: el mantenimiento podrá ser realizado por el personal de una empresa mantenedora autorizada, o bien, por el personal del que disponga el usuario o el titular de la instalación.
B) Anualmente y cada cinco años: el mantenimiento lo realizará el personal especializado de la empresa mantenedora autorizada.
– Sistemas automáticos de detección y alarma de incendios: cada tres meses es necesario comprobar el funcionamiento de las instalaciones (con cada fuente de suministro). Proceder a la sustitución de pilotos, fusibles, etc. defectuosos. Asimismo, habrá que realizar el mantenimiento de acumuladores (limpieza de bornas, reposición de agua destilada, etc.).

Cada año se verificará íntegramente la instalación. Además, se limpiará el equipo de centrales y accesorios. Verificación de uniones roscadas o soldadas.

Limpieza y reglaje de relés. Regulación de tensiones e intensidades. Verificación de los equipos de transmisión de alarma.

Prueba final de la instalación con cada fuente de suministro eléctrico.
– Sistema manual de alarma de incendios: cada tres meses habrá que comprobar el funcionamiento de la instalación (con cada fuente de suministro), además del mantenimiento de acumuladores (limpieza de bornas, reposición de agua destilada, etc.).

Cada año se procederá a la verificación integral de la instalación. Se limpiarán sus componentes y se comprobarán las uniones roscadas o soldadas.
Prueba final de la instalación con cada fuente de suministro eléctrico.
– Extintores de incendio: también cada tres meses deberá procederse a la comprobación de la accesibilidad, señalización y buen estado aparente de conservación del extintor. Será necesario realizar una inspección ocular de seguros, precintos, inscripciones, etc., además de comprobar el peso y presión. Finalmente, habrá que realizar una inspección ocular del estado externo de las partes mecánicas (boquilla, válvula, manguera, etc.).

Cada año se comprobará el peso y la presión. En el caso de extintores de polvo con botellín de gas de impulsión se comprobará el buen estado del agente extintor, así como el peso y el aspecto externo del botellín. Se realizará una inspección ocular del estado de la manguera, boquilla o lanza, válvulas y partes mecánicas.

En esta revisión anual no será necesaria la apertura de los extintores portátiles de polvo con presión permanente, salvo que en las comprobaciones que se citan se hayan observado anomalías que lo justifique. En el caso de apertura del extintor, la empresa mantenedora situará en el exterior del mismo un sistema indicativo que acredite que se ha realizado la revisión interior del aparato. Como sistema indicativo de que se ha realizado la apertura y revisión interior del extintor, se puede utilizar una etiqueta indeleble, en forma de anillo, que se colocará en el cuello antes de proceder al cierre del extintor y que no pueda ser retirada sin que se produzca la destrucción o deterioro de la misma.

Cada cinco años, a partir de la fecha de fabricación del extintor (y por tres veces), se procederá al retimbrado del mismo de acuerdo con la ITC-MIE-AP5 del Reglamento de Aparatos a Presión sobre extintores de incendios.

La vida útil de un extintor son 20 años.
– BIEs: cada tres meses se comprobará la buena accesibilidad y señalización de los equipos. Asimismo, se realizará la comprobación por inspección de todos los componentes, procediendo a desenrollar la manguera en toda su extensión y accionar la boquilla en caso de contar con varias posiciones. Por otro lado, se comprobará, por lectura del manómetro, la presión de servicio. Finalmente, se procederá a la limpieza del conjunto y engrase de cierres y bisagras en puertas del armario.

Cada año se desmontará la manguera y se ensayará con ella en el lugar adecuado. Además, se comprobará el correcto funcionamiento de la boquilla en sus distintas posiciones, así como el sistema de cierre.

Se comprobará la estanquidad de los racores y mangueras, además del estado de las juntas.

Finalmente, se procederá a la comprobación de la indicación del manómetro con otro de referencia (patrón) acoplado en el racor de conexión de la manguera.

Cada cinco años la manguera debe ser sometida a una prueba de presión hidrostática de 15 Kg./cm2.
– Hidrantes: cada tres meses se comprobará la accesibilidad a su entorno y la señalización en los hidrantes enterrados. Se realizará una inspección visual comprobando la estanquidad del conjunto. Asimismo, se procederá a quitar las tapas de las salidas, engrasar las roscas y comprobar el estado de las juntas de los racores.
Por otro lado, cada seis meses, se engrasará la tuerca de accionamiento o se rellenará la cámara de aceite. Además, se abrirá y cerrará el hidrante comprobando el funcionamiento correcto de la válvula principal y del sistema de drenaje.
– Columna seca: cada seis meses se comprobará la accesibilidad de la entrada de la calle y tomas de piso. Se comprobará también la señalización. Asimismo, se realizará la revisión de las tapas y el correcto funcionamiento de sus cierres, realizando el engrase si es necesario.

Por otro lado, habrá que comprobar que las llaves de las conexiones siamesas están cerradas, que las llaves de seccionamiento están abiertas y que todas las tapas de racores están bien colocadas y ajustadas.
– Sistemas fijos de extinción (rociadores de agua; agua pulverizada; polvo; espuma; agentes extintores gaseosos; etc.): cada tres meses se procederá a la comprobación de que las boquillas del agente extintor o rociadores están en buen estado y libres de obstáculos para su correcto funcionamiento.

Además, se revisará el buen estado de los componentes del sistema, especialmente de la válvula de prueba en los sistemas de rociadores, o los mandos manuales de la instalación de los sistemas de polvo o agentes extintores gaseosos.

Por otro lado, se comprobará el estado de carga de la instalación de los sistemas de polvo, anhídrido carbónico o hidrocarburos halogenados y de las botellas de gas impulsor cuando existan.

Se realizará la comprobación de los circuitos de señalización, pilotos, etc. en los sistemas con indicaciones de control.

Finalmente, se ejecutará una limpieza general de todos los componentes.

Cada año se realizará una comprobación integral, de acuerdo con las instrucciones del fabricante o instalador, incluyendo en todo caso:
– Verificación de los componentes del sistema, especialmente los dispositivos de disparo y alarma.
– Comprobación de la carga de agente extintor y del indicador de la misma (medida alternativa del peso o presión).
– Comprobación del estado del agente extintor.
– Prueba de la instalación en las condiciones de su recepción.

Siguiendo estas pautas básicas y, teniendo confianza en los diseños realizados por las ingenierías y empresas instaladoras contra incendios, además del mantenimiento realizado por las empresas autorizadas, contaremos con una seguridad y protección contra incendios eficaz y de calidad, que nos permitirá minimizar los posibles daños materiales y pérdidas de vidas humanas que suele llevar implícito un incendio.

Es obligatorio contar con el certificado de la revisión efectuada y las anomalías subsanadas, en caso de que estas existan.

La calidad y capacidad de respuesta de las instalaciones de protección contra incendios nunca deberá verse disminuida por el coste económico, ya que la vida de las personas no tiene precio.

Artículo extraído de http://www.borrmart.es

Posted in Agentes Extintores, Edificacion, Monografias / Articulos / Investigaciones, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en LA IMPORTANCIA DE CONTAR CON LA ADECUADA PROTECCION Y SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS EN GARAJES Y APARCAMIENTOS

 
A %d blogueros les gusta esto: