FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 683 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,902,819 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Espuma’ Category

Humectantes y retardantes. Mecanismo de actuacion en el incendio.

Posted by Firestation en 28/09/2015

Esta entrada comprende la recopilacion de varios articulos publicados originalmente en FuegoLab http://fuegolab.blogspot.com.es/ Bitácora de divulgación científica sobre incendios forestales y experimentos de combustión en laboratorio.
Por su especial interes y claridad de explicaciones me ha parecido relevante incluirlo aqui para mayor conocimiento de todos aquellos que trabajamos en los fuegos forestales.

Hace unos días se divulgó en redes sociales un interesante vídeo del U.S. Forest Service donde se muestra el efecto de los denominados “productos químicos retardantes de llama”. El verano pasado escribí un post al hilo de un estudio divulgado en medios generalistas sobre los efectos ecológicos de estos productos al ser lanzados por los medios aéreos durante los incendios forestales. Comienzo una serie de secuelas de “Retardando que no es poco” y nos vamos a poner un poco más técnicos para saber cómo actúan dichos productos y por qué suponen una gran ayuda para los medios de extinción si se emplean con sentido común, teniendo en cuenta sus ventajas, inconvenientes y también sus limitaciones.
Fuente

 

En el mercado hay una abundante gama de productos químicos retardantes de llama y, sin querer perjudicar a ningún fabricante, me limitaré a comentar los que tradicionalmente el MAGRAMA y las Comunidades Autónomas en España han venido usando en sus bases sin perjuicio de nuevos productos.
La división clásica de los tipos de productos químicos empleados en la lucha contra incendios ha sido atendiendo a su diferente efecto durante la combustión y su uso en los incendios:
  • Retardantes de corto plazo (generalmente los encontramos formando espumas o geles) debido a que su efecto dura poco tiempo y su eficacia desaparece al evaporarse el agua. Por tanto suelen usarse en ataque directo a las llamas.
  • Retardantes de largo plazo, su efecto es más duradero porque afecta al proceso químico de combustión y no depende de la presencia de agua para mantener su eficacia, Por tanto suelen usarse en ataque indirecto como apoyo a lineas de control en incendios.
En este post hablaremos de los retardantes de corto plazo y en siguientes entregas describiremos los retardantes de largo plazo
En primer lugar debemos explicar por qué el agua es un buen extintor de incendios. Es bien conocido el poder del agua para disminuir la inflamabilidad de los combustibles, dificulta su capacidad de arder pero también disminuye la emisión de energía producida en fase de llama en caso de un frente activo. Cuanto más pequeña sea la gota de agua en contacto con el sólido, aumenta la cantidad de superficie de agua expuesta al calor y por tanto mayor es su capacidad de “robar” energía y enfriar el frente de llama. Este vídeo, que ya he puesto en una entrada anterior, muestra la eficacia del agua (árbol regado a la derecha, frente a no regado a la izquierda) en un fuego doméstico de un árbol de Navidad:
Sin embargo, el agua sin aditivos tiene importantes limitaciones cuando se enfrenta a un fuego forestal. En primer lugar porque debido a su elevada tensión superficial y baja viscosidad, drena rápidamente al suelo al contactar con el combustible, que además suele presentar sustancias impermeables que evitan la penetración de líquidos; en segundo lugar porque la energía desprendida por el frente de llama en muchas ocasiones es más que suficiente para evaporar el agua antes incluso de que entre en contacto con el combustible, llevando a cero su capacidad de humectar la vegetación y afectar a la propagación del fuego; y en tercer lugar por el efecto erosivo del aire sobre la partícula de agua, que hace que se disgregue en pequeñas gotas, a su vez fácilmente arrastradas por la propia convección del incendio. Además, en el medio forestal, la dosis de aplicación de agua es limitada ya que no se dispone de bocas de presión para incendios (hidrantes) como en el medio urbano. Es evidente que, aun con dificultades, si dispusiéramos de cantidad de agua ilimitada se termina sofocando un incendio ¡Pero esto es casi imposible en el medio forestal! Se calcula que las dosis aplicables para ser eficaces oscilan entre 1 y 2 litros por metro cuadrado (¡lo que le echas a tus plantas cuando las riegas!) ya que, al tener cantidades de agua disponibles limitadas, aplicar mayores dosis sería en detrimento de la superficie tratada. En estas circunstancias el agua necesita ayuda, su efecto humectante no es suficiente.

Pero ¿que ventajas tiene una espuma con respecto al agua si prácticamente son agua? Los retardantes de corto plazo son las denominadas “espumas” que se consiguen mediante la aplicación al agua de productos químicos que pueden denominarse espumógenos o humectantes (ambos son el mismo producto ya que sólo se diferencian en la dosis de concentrado añadido al agua) . Son productos tensoactivos cuyo objetivo es disminuir la tensión superficial del agua, esto es, adherirse lo mejor posible al combustible para que el agua impregne bien por capilaridad y se mantenga en contacto con el mismo ¿Cómo lo consigue? Existen sustancias químicas denominadas anfilílicas, esto es, tienen doble afinidad, polar-no polar. Esto les permite adherirse a las moléculas de agua por su enlace polar y orientarse hacia las zonas de interfase con aire en su zona apolar, formando burbujas.

Moléculas anfilílicas que en contacto con el aire se orientan formando burbujas
Formación de una pompa de jabón, base química de una espuma humectante empleada en la lucha contra incendios Fuente

 

Por tanto el poder humectante de la espuma se debe al “anclaje” de las cadenas apolares sobre la superficie que se desea mojar, así se impide que el agua que se aplica sobre la vegetación forme gotas que resbalen sin adherirse, lo que anularía la eficacia del tratamiento. La formación de la película de espuma sobre la superficie es también una ventaja porque disminuye la disponibilidad de oxígeno superficial para producir llama. Pongamos un ejemplo sencillo. Si tras una dura jornada de trabajo (por ejemplo apagando un fuego) nos lavamos las manos sin jabón, necesitaremos gran cantidad de agua para desprender la suciedad. El jabón forma espuma y permite que penetre el agua en los poros de la piel, facilitando la limpieza de la suciedad con menor cantidad de agua (también es el principio activo de los detergentes para la ropa) . El efecto en la vegetación es similar, obligando además al fuego a consumir más energía para evaporar el agua disponible y permitiendo por tanto reducir el volumen necesario de agua para humectar la misma superficie.

Ejemplos de cómo la disminución de la tensión superficial le permite
a la espuma adherirse mejor al combustible (fotos @J_Enfedaque)

De entre la gran variedad de espumas usadas en la lucha contra incendios, las usadas en extinción de incendios forestales son del grupo denominado “espumas mecánicas” o “de aire” ya que es una solución de agua, espomógeno concentrado (tensoactivo) y aire. La forma de introducir el aire en la disolución se hace de manera mecánica, esto es, necesitamos algún tipo de dispositivo que introduzca aire en la mezcla ¿creéis que esto es complicado?

Si este tipo puede generar espuma y además hacerse un selfie, tú también puedes.  Fuente

 

Es algo parecido a la espuma del baño generada por el jabón líquido. Cuando añadimos, sin más, el jabón al agua de la bañera, sólo se genera espuma si agitamos la superficie del agua, introduciendo con ello aire del exterior. En este caso el medio mecánico adquiere la forma de “brazo humano mezclador”. Otra opción, que yo usaba siempre con los baños mi hija, es añadir el jabón directamente al grifo de agua conforme está saliendo, lo cual arrastra el aire hacia la bañera generando espuma con mucha más facilidad. Como ahora casi todos los grifos tienen en la boquilla una rejilla expansora, la entrada de aire es mucho más eficaz ya que el chorro de agua procedente del grifo lleva ya aire mezclado. Este sencillo sistema mecánico es lo que se usa cuando se aplica la espuma desde medios terrestres, ya sea un camión autobomba o una mochila manual: rejillas expansoras a la salida de la manguera o la lanza de la mochila ¿fácil no? Una buena expansión con estas lanzas profesionales puede ampliar el volumen del agua ¡entre 20 y 200 veces!
Expansor doméstico similar a los utilizados por los bomberos forestales Fuente
Aplicación de espumas por medios terrestres Fuente
Esquema (Fuente) y foto (@J_Enfedaque) de dispositivo profesional para aplicación de espumas

 

En el caso de los medios aéreos la expansión mecánica de la espuma es algo diferente y más parecido al grifo del baño. Los helicópteros de extinción disponen de un dosificador de espumógeno concentrado para la descarga del llamado “helibalde” o “bambi”, esa “bolsa” llena de agua que cuelga de la aeronave y que vemos con frecuencia en los reportajes de televisión. Cuando se realiza una descarga, el espomógeno se aplica automáticamente con la dosis programada, con lo cual lo que se lanza es ya una mezcla preparada para convertirse en espuma ¿cómo? ¿un expansor XXXL? Mucho más sencillo. La espuma se expande simplemente por gravedad: la mezcla de agua y espumógeno entran en contacto con el aire a la alta velocidad generada por el peso del agua del helibalde y el avance de la aeronave, convirtiéndose en el expansor mecánico perfecto.
Fuente

 

La espuma tiene un tiempo corto antes de empezar a “romperse” (o tiempo de drenaje de la espuma, de ahí su clasificación como “de corto plazo”). Siguiendo con el símil de la bañera, todos hemos comprobado alguna vez que si echamos mucho jabón, al principio la capa superficial de espuma es muy densa y abundante (como en el baño del amigo Cesc), incluso podemos colocar objetos poco pesados (algún juguete de bebé por ejemplo) que no entra en contacto con el agua de la bañera (disminución de la tensión superficial). Pero si dejamos unos minutos sin remover, deja de entrar aire externo y aumenta su tensión superficial, ya no se mantienen encima los juguetes más pesados de los niños porque la espuma se empieza a “romper” (a “drenar”) y empezamos a ver el fondo de la bañera. Algo parecido también ocurre con la espuma de cerveza, y es lo que diferencia una cerveza bien “tirada”, que mantiene su espuma la duración de la caña o la pinta, de otra que se rompe (drena) con facilidad y terminamos sin rastro de espuma en el vaso.
Cerveza con espuma que empieza a romperse frente a una buena caña Fuente

 

Este efecto es mucho más evidente cuanta menos concentración de espumógeno tengamos (menos cantidad de jabón) o menor cantidad de aire hayamos conseguido introducir en la mezcla (cerveza mal tirada). Los espumógenos forestales son productos muy perfeccionados y las concentraciones eficaces son bajísimas, oscilando entre el 0,1% y el 1% en peso, esto es, menos de 1 gramo de producto por litro de agua es suficiente para generar una buena “fiesta de la espuma forestal”, cuando se expande correctamente claro. No obstante debido a las altas temperaturas en verano que se incrementan por la meteorología propia del incendio, la mezcla agua-concentrado drena con mayor facilidad, el agua se evapora y por tanto la espuma se “rompe” en un “corto plazo”. Aun así, un buen espumógeno con la dosis adecuada debería soportar sin drenar unos 30 minutos. Su aplicación se realiza por eso en ataque directo con presencia de medios terrestres ya que por sí sola sólo es capaz de extinguir fuegos de baja intensidad, por ejemplo en conatos, fuegos incipientes o flancos del incendio. En cambio suponen una gran ayuda a los medios terrestres al disminuir la intensidad del fuego, refrescar el ambiente y poder sofocar el fuego con otras herramientas como el batefuegos o haciendo una línea de defensa con mayor seguridad.
La brigada helitransportada es apoyada por descargas de espumas. Fuente

 

 

La expansión y eficacia de las espumas en la lucha contra incendios se contrasta mediante sencillas pruebas de laboratorio al compararlas con el agua. En el protocolo desarrollado en el INIA se aplican espumas a diferente concentración y dosis a una muestra de acícula de pino situada sobre una mesa de quemas. Para forzar un poco los productos y simular condiciones de verano alguno de los ensayos se realizan tras el paso de la muestra tratada por una estufa a 42ºC durante 30 minutos y comprobar con ello la facilidad o dificultad para drenar en condiciones similares a las que se aplican en campo comparando su eficacia para detener el fuego respecto al agua.

Ensayos INIA de coeficiente de expansión  y drenaje de espumas (arriba) y de eficacia de espumas (abajo).
La gráfica muestra la eficacia de la espuma con respecto al agua (línea azul)
Los productos químicos empleados en la lucha contra incendios es uno de esos casos poco frecuentes en el mundo forestal donde existe una verdadera cadena investigación-desarrollo-innovación, se utilizan equipos multidisciplinares para el desarrollo de productos y aplicaciones (químicos, físicos, forestales, industriales, etc.) y entran en contacto aspectos de la ciencia y de la técnica para solucionar un problema real en los que participan empresas y administración con un objetivo común: mejorar la seguridad de los bomberos forestales y la eficacia en la extinción de incendios.

Retardantes.

¿Por qué arden las plantas? A estas alturas ya deberíais saberlo, pero como hay nuevos seguidores que no se han leído todas mis entradas os refresco la memoria que en este tema se la debemos claramente a Prometeo. La típica reacción química que se produce cuando arde la vegetación es la siguiente:

Celulosa (CHO)n + Oxigeno (O2) + calor —–> Agua (H2O)+Dióxido de carbono (CO2)+Energía

Por tanto hacen falta estos tres elementos para que exista combustión con llama: el conocido triángulo del fuego: celulosa (vegetación), oxígeno y calor ¿Podemos interrumpir esta reacción en cadena? Al hablar de los retardantes de corto plazo, ya explicamos que la estrategia de las espumas es humectar y enfriar, esto es, actuar sobre el “calor” y en menor medida dificultar la llegada de “oxígeno” al entorno del combustible mediante la generación de una capa de espuma con baja tensión superficial. Pero los retardantes de largo plazo son mucho más sutiles, no en vano llevan mucha ciencia y tecnología detrás, basados en la química de esta reacción de combustión.

Los retardantes de largo plazo más utilizados en la lucha contra incendios son los denominados Polifosfatos. Son sales muy similares a los fertilizantes usados en agricultura y se preparan generalmente con concentraciones de 1:5 en agua, esto es, 200 ml de producto por cada litro de agua. El rojo contrasta muy bien con el verde o el amarillo de la vegetación, por eso se tiñen de colores rojizos para poder ser visualizados por el piloto, el coordinador de medios aéreos, el director de extinción y los propios bomberos forestales. De esta manera se puede planificar y dar instrucciones precisas de las sucesivas descargas de la aeronaves durante la extinción de incendios. Todos los colorantes, viscosantes, anticorrosivos que presenten deben ser biodegradables e inocuos para el medio ambiente y la salud de los combatientes, para lo cual las empresas tienen especial cuidado en la elaboración de sus productos que deben pasar unas exigentes pruebas de verificación antes de su salida al mercado o para optar a concursos públicos.

Su eficacia es independiente de la presencia de agua porque su acción es directa sobre el componente “combustible forestal” de la reacción de combustión vegetal. Por tanto se suele usar en ataque indirecto, esto es, para crear lineas de control antes de que llegue el frente de llamas, disminuir la intensidad del fuego y de esta forma poder ser controlado por los bomberos forestales. Pero ¿cómo lo hace? Creo que en el esquema de la Figura 1 lo vais a entender bien.

Figura 1. Esquema del funcionamiento de un polifosfato amónico durante un incendio forestal
Adaptado de Vicente Mans (2015) Apuntes Máster Fuego: Ciencia y Gestión Integral

 

Siguiendo los elementos generados en las diferentes reacciones, podéis comprobar cómo la “magia” de la química hace que la reacción en cadena habitual de oxidación de la celulosa (a la derecha del esquema) se interrumpa sin más que “secuestrar” los grupos -OH que la componen. Efectivamente, la sal amónica se descompone en amoniaco gaseoso y ácido polifosfórico, que tiene una gran avidez por “apoderarse” de los grupos -OH de las cadenas de celulosa del material vegetal. La celulosa no puede oxidarse en presencia de calor con lo que ¡no puede producirse llama porque no hay triángulo del fuego! El resultado es la formación de otro ácido, el ortofosfórico, y un residuo de carbón que aparece de color “negruzco” en contraste con el color “grisáceo” de la ceniza. De esta manera la celulosa se consume pero ¡sin generar llama! y no emite energía significativa en su combustión, con lo que poco a poco se va extinguiendo el frente. Pero el retardante sigue teniendo escondido un as en la manga. En el caso de que siga existiendo emisión de energía procedente de vegetación que arde, el ácido ortofosfórico se vuelve a transformar en ácido polifosfórico repitiéndose el proceso, con lo que tenemos una reacción en cadena “a la inversa”, esto es, en presencia de más calor el producto sigue siendo eficaz y termina por extinguir la llama, o al menos reducir mucho su intensidad.

El ensayo presentado es muy exigente ya que después de la aplicación del tratamiento con producto retardante a la acícula de pino, se introduce en estufa a 42ºC durante 90 minutos simulando condiciones de verano y es en ese momento cuando se procede al ensayo, eliminando por completo la acción humectante del agua (recordemos que la mezcla es un 80% agua). Pero si el producto es tan eficaz incluso sin agua ¿por qué no se detiene inmediatamente la combustión con llama y avanza unos centímetros, aunque con mucha menor intensidad? ¿Por qué a pesar de realizar descargas de retardantes con la aeronaves es necesaria la actuación de medios terrestres para sofocar definitivamente el fuego? La respuesta la podemos ver aquí:

Acícula de pino tratada con retardante de largo plazo y secada en estufa a 42ºC durante 90 minutos
Fotografía: Laboratorio de incendios forestales del INIA

En la fotografía se muestra la zona inferior de la capa de acículas tratadas, la que estaría más cercana al suelo en condiciones de campo. Podéis apreciar que el color rojizo del retardante no está perfectamente repartido, hay parte de las acículas poco impregnadas. Este es el punto débil de los retardantes de la largo plazo: que siga la reacción en cadena de combustión con llama en aquellas zonas no recubiertas de polifosfato amónico (parte derecha del esquema de la figura 1) y que por tanto la eficacia del retardante se vea limitada por la presencia de material no tratado que continúa ardiendo. En este reportaje del USDA Forest Service  se compara el comportamiento de una capa de acículas sin tratar respecto a una tratada: el retardante disminuye mucho la velocidad de propagación y la altura de llama media aunque no es infalible, puesto que la parte inferior de la hojarasca sin tratar termina por arder.

La acícula tratada con polifosfato amónico en esta demostración llevaba una semana secándose, con lo que el retraso de la propagación se debe exclusivamente a la presencia del retardante de largo plazo y su eficacia ha estado condicionada por su capacidad de impregnar la mayor cantidad de combustible posible. Se puede comprobar al final del ensayo la cantidad de combustible consumido en sendas bandejas, lo que indica la menor intensidad generada por el tratamiento y por tanto la mayor capacidad de los medios de extinción para realizar un ataque directo que termine extinguiendo el frente de llama.

 

Anuncios

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Incendios Forestales, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Humectantes y retardantes. Mecanismo de actuacion en el incendio.

Curso de hidraulica basica para bomberos

Posted by Firestation en 06/06/2015

hidraulica basica

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Bombas Vehiculos, Espuma, Espumas, Hidraulica, Instalaciones de Agua, Manuales, Tecnicas de Intervencion | 5 Comments »

Manual de instalaciones contra incendios demsa. Espumas 2013.

Posted by Firestation en 24/10/2013

image011

Cedido expresamente a este sitio por demsa

image012

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Manuales, Marcas Comerciales, Materiales, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Manual de instalaciones contra incendios demsa. Espumas 2013.

Manual seguridad contra incendios y Agentes Extintores

Posted by Firestation en 14/07/2013

Libro Seguridad contra incendios

Descargar pdfEdición actualizada 2013

Manual de espumas sintéticas

Descargar pdfEdición actualizada 2013

Manual de polvos químicos secos

Descargar pdf

Manual de Gases Limpios

Descargar pdf

Manual de empresas Prevención de incendios

Descargar pdf

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Extintores, Fisica y Quimica del Fuego, Gases / CO2, Halones y Sustitutos, Manuales, Marcas Comerciales, Materiales, Polvo Quimico, Prevencion, Sistemas fijos de extincion, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Manual seguridad contra incendios y Agentes Extintores

MiniBombero de VsFocum. Solucion Extintora Fuegos Clase F.

Posted by Firestation en 01/10/2011

Se trata de un nuevo producto de la empresa VsFocum, la cual ha desarrollado una espuma apta para ser envasada y utilizada de forma parecida a un aerosol. Mediante un bote presurizado de muy fácil manejo.

Este producto fue presentado en el salón Internacional de la Seguridad en Marzo de 2010 y galardonado en la galería de Nuevos Productos. Y ha sido probado por entidades externas a la propia empresa fabricante (y en este blog) para verificar su eficacia y uso en condiciones reales y en las que marca la Norma.

Concretamente en el ensayo de eficacia sobre fuegos de clase F (UNE-EN 3-7:2004+A1:2008) alcanzo un nivel de 5F.

El ensayo sobre fuego Clase F consiste básicamente en calentar un recipiente con una cantidad determinada de aceite hasta que se autoinflame. En ese momento se retira la fuente de calor y, tras 2 minutos aproximadamente se ataca el fuego. Al igual que con las eficacias A y B, es necesario apagar dos hogares en tres intentos. La clasificación 5F se obtiene con un hogar cilíndrico de pequeña capacidad y el resto de clasificaciones ( 25F, 40F ó 75F) con un hogar rectangular. El número que acompaña a la clasificación F se corresponde con la cantidad de aceite expresado en litros que contiene el hogar.

Esta enfocado para su uso domestico, aunque en el automóvil en pequeños comercios, donde la presencia de personas capaces de usarlo, realmente con muy poca formación podría dominarse, ya que su “puesta en marcha” es todavía mas sencilla que un extintor tradicional, pueden hacer frente a un pequeño conato (su capacidad limita su uso a los primero momentos del incendio).

Su principal característica de uso es frente a los fuegos de aceites, fuegos tipo K (EE.UU.) o F (Europa), causa frecuente de siniestros en hogares y restaurantes donde se trabaja con aceites a altas temperaturas, y donde su contenido tamaño no supone un problema si se hace uso de manera rápida y adecuada.

Esto es así debido a su especial forma de comportarse con estos fluidos, aceites y grasas.  El agente extintor BoldFoam F40 tiene la característica de ser capaz de producir una reacción de saponificación con aceites y grasas.

Esta reacción es la que produce jabón a partir de ácidos grasos (como se fabricaba antiguamente el jabón, es una reacción muy sencilla y espontanea en las condiciones adecuadas).

En este caso la espuma extintora proporcionaría las condiciones adecuadas para que los triglicéridos (aceites/grasas) se convirtieran en jabón.  Con la ventaja de que este se forma en la interfase espuma/aceite creando una barrera física que separa el aceite de la atmósfera, con lo que eso conlleva.

El agente extintor como tal, disponible también en el “formato” habitual ha superado también las pruebas correspondientes a las normas UNE-EN 1568-4:2000 (Agentes extintores – Espumógenos – Parte 4: Especificación para espumógenos de baja expansión para aplicación sobre la superficie en líquidos miscibles con agua)

Clasificando como Clase 1 en cuanto a su rendimiento a la extinción y como clase A respecto a la reignición utilizando el método de ensayo de aplicación suave.

Asimismo cumple con los requisitos de extinción y reencendido establecidos en UNE-EN 1568-1:2000 (Agentes extintores – Espumógenos – Parte 1: Especificación para espumógenos de media expansión para aplicación sobre la superficie en líquidos no miscibles con agua)

Igualmente supera los parámetros marcados en el Reglamento (CE) 1272/2008 sobre clasificación, envasado y etiquetado de sustancias y mezclas que lo califican como no irritante (característica muy adecuada si se espera su utilización en ámbito domestico y por personal poco formado).

Esta es la ficha de datos de seguridad del agente extintor en cuestión DS BoldFoam F40.

Y su ficha técnica FT BoldFoam F4o.

Este espumógeno tiene varios campos de aplicación, tales como los sistemas automáticos de extinción en transformadores eléctricos, de agua o espuma, sistemas automáticos de extinción en cocinas, como agente extintor contenido en extintores de pequeña capacidad, pero el que mas nos  interesa en esta entrada seria su uso en aplicadores domésticos, el producto que presenta VsFocum como novedad y cuyo nombre comercial es MiniBombero.

El producto tiene varias características muy enfocadas hacia el uso sencillo por parte de personal no entrenado.

Con un peso de 345 gr (formato aerosol de 250 ml) , una distancia de lanzamiento, 1.5 m y un tiempo de descarga de 15 segundos para formar 7.5 l de espuma es una muy buena opción para un primer ataque a un conato de incendio con cierta seguridad.

Formulado para una rápida extinción, su estabilidad térmica, elevada capacidad de penetración y gran capacidad de enfriamiento es un producto que, ademas de eficaz en su uso, es fácil de limpiar tras el incendio. Aspecto importante en el uso domestico frente a extintores tradicionales de mas capacidad pero no la misma efectividad.

Frente a extintores tradicionales presenta una serie de ventajas como son:

  • Respuesta instantánea, ni siquiera hay que quitar el seguro de los extintores tradicionales ni manejar mangueras de aplicación, tan solo agitar el envase. Se aplica presionando con un dedo como cualquier aerosol
  • Sistema ligero y que no provoca problemas de irritación de las vías respiratorias en su aplicación.
  • Evita el riesgo de salpicaduras o derrame al tratarse de una espuma de baja densidad respecto al combustible sobre el que se aplica.
  • Evita el peligro de reignición gracias a la capa de jabón formada y su capacidad de enfriamiento.
  • De fácil limpieza, por la cantidad de producto aplicado y por el efecto de creación del jabón.
  • No exige revisión ni retimbrado, obligado en extintores tradicionales. Siguiendo las condiciones de almacenamiento recomendadas se puede esperar una vida útil del espumógeno de 10 años. No tenemos constancia de que el envase presurizado alcance tal duración, pero en principio debería durar al menos tanto como el contenido. El fabricante ofrece una garantía de 3 años.

Su diseño y características lo hacen idóneo para los fuegos domésticos, sobre todo aquellos originados por aceites calentados por encima de su punto de inflamación. En el siguiente video podemos comprobar su efectividad y facilidad de manejo:

Comprobado empíricamente por nosotros mismos gracias al envio a este blog de varias unidades del MiniBombero.

Aparte de esto debido al tipo de agente extintor se ha comprobado que, aunque su eficacia no sea tanta, en otro tipo de fuegos este producto también es efectivo, en vehículos y en incendios de pequeñas dimensiones de combustibles líquidos.

Aunque debemos decir que, debido a las especiales características de un fuego en motor (que obviamente, tras su uso esta muy caliente, lo que dificulta la extinción, y los recovecos que existen en el vano motor) este debe controlarse en los primeros momentos, en caso contrario, la capacidad extintora del MiniBombero se ve sobrepasada debido a su pequeño tamaño, no estaría de mas tratar de evolucionar el producto hacia un tamaño mayor.

Podemos ver mas pruebas y videos en el canal de VsFocum en YouTube.

En fuegos tipo A la eficacia del MiniBombero esta muy relacionada con el tamaño y disposición del combustible. Si este se reduce a una pequeña área, que permita ser cubierta en su totalidad por la espuma, veremos que, debido a la buena resistencia al calor y las llamas de la espuma permite extinguir el fuego con rapidez, en caso contrario, nos encontramos con, en nuestra opinión, el principal handicap del producto, su capacidad, limitada por su tamaño que no permitiría cubrir totalmente la superficie incendiada. Para comprobar este aspecto hemos usado una unidad del extintor para ver de que es capaz de hacer frente a un incendio de la tapiceria de un vehiculo y que superficie es capaz de cubrir con una capa de espuma lo suficientemente consistente como para controlar las llamas.

Aqui vemos la accion sobre un fuego “sencillo” de tapiceria de automovil, el control es muy rapido y facil de realizar.

En este segundo video vemos un nuevo incendio sobre la misma tapiceria, pero mas cerca del respaldo, donde podemos ver la capacidad de adhesion a superficies verticales de la espuma. Este se ha realizado con el mismo extintor que el anterior video, para hacernos una idea de la capacidad:

Al final del video, cuando el fuego esta extinguido, podemos comprobar la cantidad de espuma que nos queda y la superficie que podriamos haber cubierto con la espuma.

Otro uso muy interesante de este agente extintor en este producto, es su uso frente a fuegos tipo D, de metales. Estos fuegos se caracterizan por las altas temperaturas alcanzadas y, frecuentemente, con reacciones químicas violentas con gran desprendimiento de energía. Por ello los agentes extintores usados contra ellos suelen ser productos inorgánicos inertes que, o bien reaccionan con el metal incendiado o bien se funden sobre el aislándolo de la atmósfera para conseguir su extinción.

Se ha comprobado, a falta de mayor investigación en el área, que el producto es relativamente eficaz frente a fuegos de Magnesio de pequeño tamaño, no produciendo ningún tipo de reacción violenta en su aplicación, lo cual es útil para su uso en empresas o industrias que traten con este tipo de material y tengan personal presente en el momento del inicio del incendio. Teniendo, ademas, la ventaja de que si el metal incendiado se halla sobre una pequeña repisa o saliente sobre una pared, la adherencia de esta permite el control de pequeños puntos de ignición.

En resumen, un extintor muy manejable, con capacidad adecuada para pequeños conatos de incendio en distintos escenarios y muy apropiado para su uso principal como extintor de fuegos de aceite en cocinas.

Desde aqui agradecemos a vsFocum y su personal su colaboracion con nosotros asi como el buen trato durante este proceso.

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Marcas Comerciales, Patrocinadores | Comentarios desactivados en MiniBombero de VsFocum. Solucion Extintora Fuegos Clase F.

FOAM PRO. Proporcionadores y sistemas de relleno de espumas.

Posted by Firestation en 13/11/2010

Class A Foam – Single-Point Injection
Leading off the FoamPro line, the 1600 series is available in two models, differing only in capacity (1.0 and 1.7 gpm). Each system includes a Hypro twin plunger pump and DC motor assembly. Treats up to: 340 gpm @ 0.5%; 170 gpm @ 1.0%.
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
The 2000 series is available in two models, differing only in capacity (2.5 and 5.0 gpm). Each system includes a Hypro triplex plunger pump and DC motor assembly. Treats up to: 1000 gpm @ 0.5%; 500 gpm @ 1.0%; 166 gpm @ 3.0%.
Model 2024
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
Equip your apparatus with tomorrow’s technology today! Designed for Class A and / or Class B foam applications, the Model 2024 delivers concentrate from a microscopic .01 gpm (.04 l/m) to 6.34 gpm (24 l/m) – all with unmatched accuracy and simplicity. Druckzumischanlagen nach DIN V 14430
Model 3012
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
Extreme Class A and Class B firefighting power is at your fingertips with the FoamPro 3012 proportioner. This versatile, hydraulically-driven system delivers unmatched, supercharged performance with concentrate flow from 0.1 to 12.0 gpm at 0-400 psi, all from a single pump. High-drafting capabilities allow off-board pickup for foam operations or tank refill, which is crucial for high flow situations or when changing concentrates. Treats up to: 2400 gpm @ 0.5%; 1200 gpm @ 1.0%; 400 gpm @ 3.0%; 200 gpm @ 6.0%.
Class B Foam – Single-Point Injection
The 3000 series is available in six models with the main difference being capacity (20, 40, 60, 90, 150 and 300 gpm). All are hydraulically-driven and incorporate an Edwards rotary gear pump. Treats up to: 30,000 gpm @ 1.0%; 10,000 gpm @ 3.0%; 5,000 gpm @ 6.0%.
Model AccuMax
Class B Foam – Multi-Point Injection
The AccuMax is the first high-volume, multi-port foam injection system for Class B industrial fire applications and is available in capacities of 60, 90, 120, 150 and 300 gpm. Treats up to: 30,000 gpm @ 1.0%; 10,000 gpm @ 3.0%; 5,000 gpm @ 6.0%.
**NEW** AccuMax Rapid Deployment Foam System
The FoamPro® AccuMax™ Rapid Deployment Foam System (RDFS) is the ultimate mobile high-flow foam proportioning unit. Integrated and self-contained, this state-of-the-art proportioning package delivers industrial strength firefighting power with unmatched performance and flexibility.

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Marcas Comerciales, Materiales | Comentarios desactivados en FOAM PRO. Proporcionadores y sistemas de relleno de espumas.

Equipamiento de Espuma. Generadores, Lanzas y Premezcladores.

Posted by Firestation en 25/03/2009

Carro de Espuma 150Lt. con Inyector y Lanza

-Con depósito de polietileno de 100 o 150 litros.
-Proporcionador
-Equipo de succión
-Lanza de baja expansión
-Manguera
Descargar ficha técnica
Unidad portátil de espuma

– Una reserva en acero inoxidable de 3,2 Gallones o 12 litros
– Inductor, manguera
– Lanza baja y media expansión
– Entregado con correa de espalda
Descargar ficha técnica
Lanza Robatflam

-Construcción en aleación de aluminio con un tratamiento especial de alta resistencia.
-Boquilla con chorro ajustable y caudal constante de 25 GPM a 7
bars.
-Chorro ajustable.
-Esta boquilla es ideal para aplicaciones contra fuegos forestales.
-Puede ser utilizado a alta presión.
Handy Foam

-Compacto, ligero y ergonómico.
-Reserva en plástico con una capacidad de 2.5 galones (10 litros) de concentrado y un proporcionador integrado.
-Equipado de une lanza baja y media expansión con su propio sistema de succión.
-Capacidades disponibles 20 GPM o 60 GPM.
-Concentración : 0.4 %, 1%, 3%, 6%.
-Entregado con correa de espalda.
Generador de Espuma

-Generador de espuma alta expansión DN 500, accionamiento hidráulico.
-Con un coeficiente de 500, portátil funciona en extractor de humos.
-En aluminio con un tratamiento de anodización en duro.
-Peso : 17 Kg.
-Caudal de agua en la turbina 200 l/min.
-Capacidad 1 850 W
-Producción de espuma 70 m3/min a 4 bars.
Lanza espuma media expansión

-En aluminio recubrimiento de epoxy rojo con válvula y con sistema de aereación para formar espuma con entrada hembra rosca.
Proporcionador de Espuma

-Cumple norma DIN 14384.
-Cuerpo en bronce, recubrimiento de epoxy rojo con regulación de 0 hasta 6 %.
-Entregado con manguera de succión.
-Entrada y salida rosca macho.

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Materiales | 3 Comments »

Material / Equipos para Espuma AKRON.

Posted by Firestation en 11/01/2009

akron4

Posted in Akron, Espuma, Marcas Comerciales, Materiales | Comentarios desactivados en Material / Equipos para Espuma AKRON.

 
A %d blogueros les gusta esto: