FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 476 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,356,056 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Incendios’ Category

NFPA Journal. Equipo de simulacro, simulacro en Willis Tower.

Posted by Firestation en 04/10/2013

Por Michael Schroeder e Anthony Vanbuskir

 

WillisTower
Cómo unieron fuerzas la gerencia de Willis Tower y el Departamento de Bomberos de Chicago para proteger el edificio más alto del país.

Chicago es conocida como la ciudad de los grandes hombros, y la icónica Willis Tower, antes conocida como Sears Tower, representa gran parte de la fuerza arquitectónica de la ciudad. Con 110 pisos y 1450 pies (442 metros) de altura, es el edificio más alto del país, y también del Hemisferio Occidental. Su superficie de 4.5 millones de pies cuadrados (418,063 metros cuadrados) alberga oficinas, restaurantes, negocios, una oficina de correo estadounidense, dos consultorios de quiroprácticos y dos consultorios odontológicos. Aproximadamente 25,000 personas pasan por el edificio a diario.

Es por ello que la gerencia del edificio se ha agrupado con el Departamento de Bomberos de Chicago (CFD, por sus siglas en inglés) para llevar a cabo un simulacro anual a gran escala para probar y ajustar en detalle los procedimientos ante una emergencia. Los simulacros pueden incluir cientos de participantes, incluidos bomberos y la gerencia del edificio, personal de seguridad e ingeniería. El Journal le pidió a Michael Schroeder, director de continuidad de los negocios y seguridad humana para U.S. Equities Asset Management, LLC, compañía estadounidense que administra el edificio, y a Anthony VanBuskirk, vicejefe de distrito del CFD (retirado), que cuenten sus experiencias con un simulacro reciente: qué fue lo que funcionó, qué fue lo que no funcionó, y la razón por la que la cooperación es de suma importancia para proteger las vidas humanas y la propiedad en una de las estructuras más complejas del mundo.


MICHAEL SCHROEDER
U.S. Equities Asset Management, LLC

Son las 5.00 de la mañana en una fría mañana de sábado en octubre, y estoy en uno de los vestíbulos masivos de Willis Tower reuniéndome con Tony VanBuskirk, jefe de distrito del Departamento de Bomberos de Chicago (CFD), junto con Tom Cronin, ingeniero principal del edificio, y Keith Kambic, director de seguridad. Nos reunimos tan temprano para conversar sobre los planes finales para nuestro simulacro anual de emergencia, un evento que reúne a la gerencia de Willis Tower con el CFD para ajustar en detalle nuestra capacidad de respuesta ante una emergencia.

El simulacro de hoy, que llevó varios meses de planificación, incluye un incendio simulado en un piso determinado. Para el personal del edificio el simulacro representa una oportunidad para aplicar sus capacidades bajo condiciones estresantes aunque controladas. Más de 60 miembros del personal participan, incluidos miembros del equipo de seguridad humana y protección del edificio que sirven de “actores” y que interactuarán de diferentes maneras con los bomberos que asistan al lugar.

Charlamos un poco hasta que Tony y Tom parten hacia el piso del incendio simulado, y yo me dirijo hacia el área de información en el centro de conferencias del edificio para asegurarme de que los actores tengan en claro lo que deben hacer. Durante meses hemos desarrollado “escenas”, los cientos de pequeños eventos que deben llevarse a cabo como parte del guión cronológico del evento. Se espera que todo desde el alerta inicial hasta la evacuación final ocurra en un momento específico. Al principio del proceso de planificación, la gerencia de seguridad humana y protección del edificio crea eventos del tipo “que sucedería si” que prueban diversos componentes de respuesta: componentes mecánicos (activación, inteligibilidad y volumen de altoparlantes), componentes de procedimiento (asegurarse de que el personal de emergencia del edificio se mueva de a pares y utilice la escalera hacia el piso del incendio), continuidad de los negocios (uso de un servicio de notificación masiva de terceros), y más. Todos participan en el simulacro; si no se es parte del personal de emergencia, se es un actor, actuando personajes que pueden variar desde una persona lastimada hasta huéspedes furiosos o periodistas de noticias. Está todo diseñado para brindarle a nuestro personal de emergencia gente real y situaciones que deben manejar.

El siguiente par de horas transcurre entre preparativos, para asegurar que todas las partes estén listas para comenzar. Todos los actores están en su lugar. Como controlador principal, parte de mi trabajo de hoy es iniciar el simulacro, y lo hago llamando a un ingeniero y pidiéndole que active el detector de humo en el piso predeterminado. A las 8.30 de la mañana, se libera el detector de humo. El simulacro está en marcha.

Sólo un aspecto de la preparación

Si bien los ejercicios son un componente crítico para mejorar el programa de manejo de emergencias de Willis Tower, creemos que para obtener verdaderamente lo mejor de nuestra relación con el Departamento de Bomberos debemos trabajar en conjunto antes, durante y después del incidente.

El simulacro anual a gran escala es solamente una parte, si bien importante, de toda la preparación  para emergencias; nuestro trabajo con el CFD y otros organismos de la ciudad es abarcativo y continuo y es una gran parte del programa de manejo de emergencias del edificio que yo superviso. El programa se construye sobre los aspectos básicos del manejo de emergencias: planificación, a través de planes de respuesta escritos; mitigación, a través de inspecciones de seguridad humana del edificio continuas y mantenimiento oportuno; respuesta, si fuera necesario y cuando fuera aplicable; y recuperación, lo que significa regresar a la actividad de la forma habitual con rapidez. Cumplimos con la Ordenanza de seguridad humana en alturas de Chicago (Chicago High-Rise Life Safety Ordinance) y con el Código Municipal de Chicago (Municipal Code of Chicago), que hacen referencia a diferentes códigos de la NFPA; para la planificación de emergencias hemos utilizado la NFPA 1600, Manejo de desastres/emergencias y programas para la continuidad de los negocios, como herramienta de auditoría. Asimismo revisamos nuestros planes escritos, llevamos a cabo ejercicios de mesa basados en una detección precoz para determinar el potencial de un evento futuro o inquietud actual, y hacemos rondas con el personal del edificio que incluyen desde técnicas de vigilancia de seguridad hasta revisiones de las recientes actualizaciones tecnológicas.

Además, otro tipo de personal de emergencias de la ciudad, como el equipo de policía de Armas y Tácticas Especiales (SWAT, Special Weapons and Tactics), llevarán a cabo ejercicios, rondas completas o harán presentaciones. El personal de manejo de emergencias de Chicago ha utilizado el edificio para capacitar y llevar a cabo el entrenamiento de su programa para Equipos Certificados de Respuesta a Emergencias  (CERT, Certified Emergency Response Team).  Se invita al personal de educación de la comunidad del CFD a realizar presentaciones y participar en el monitoreo e informes evaluativos de los simulacros de incendio de los usuarios.  El personal de supervisión de seguridad del edificio participa en los materiales de revisión y capacitación del director de seguridad durante el año. Se acompaña a los inspectores de incendio de la ciudad por el edificio y en lugar de tratar las inspecciones como una tarea que debe completarse, el personal de seguridad humana se compromete con los inspectores para aprender de la inspección y mejorar las inspecciones de seguridad humana del edificio.

Teniendo en cuenta la complejidad y actividad que se desarrolla en el edificio, la Willis Tower es muy segura, y las emergencias que requieren de una respuesta externa son pocas y muy espaciadas. Cuando surgen, es importante no solo responder de la forma adecuada sino revisar también la respuesta de manera oportuna. Por ejemplo, Tony fue una vez parte de un equipo de emergencia del CFD que acudió al edificio por una acumulación de humo desde una fuente desconocida en un piso inferior; y no fue un simulacro. Si bien el evento fue menor y se resolvió rápidamente, le brindó la oportunidad a la gerencia del edificio y al CFD de ejecutar una respuesta real. Después, Tony se tomó el tiempo para permanecer en el panel de incendios del vestíbulo y realizar el informe evaluativo conmigo. Pude actuar rápidamente y hacer algunos ajustes necesarios en la respuesta de la gerencia del edificio.

Observar el simulacro
Segundos después de que se activa el detector de humo, el operador del centro de comando (CCO, por sus siglas en inglés) de seguridad del edificio ve el punto de alarma aparecer en la pantalla de su computadora. Mira al operador de control de ingeniería con quien comparte la sala, y de forma simultánea despacha cada uno a su personal de emergencia en campo del edificio. Se alerta al CFD, y se interrumpe cualquier otro tipo de conversación por radio. El CCO monitorea la pantalla en busca de cualquier otro indicio sobre lo que podría estar sucediendo en el piso del incendio simulado.

Una supervisora de seguridad y un ingeniero del edificio se dirigen hacia la ubicación de la alarma. Se reúnen dos pisos más abajo y caminan juntos hacia el hueco de la escalera. Cada uno llama en sus movimientos a su respectivo operador, y cada uno consulta el estado de la alarma. Se les ha dicho a ambos que se ha activado un “flujo” (una alarma de flujo que indica que un rociador está liberando agua) y que el CFD está en camino.

Por su capacitación la supervisora de seguridad sabe que es ahora la directora de seguridad de incendios (FSD, por sus siglas en inglés) a cargo, una designación que se les hace a aquellos que están a cargo de la respuesta a emergencias hasta que el Departamento de Bomberos toma el mando. Se envía a todos los supervisores de Willis Tower a una capacitación de respuesta a emergencias (un día por semana durante ocho semanas, a cargo de los capacitadores del Departamento de Bomberos) para obtener la designación de FSD. Nuestro enfoque para situaciones de emergencia es que el usuario es el  primer socorrista, la seguridad del edificio el segundo, y el departamento de bomberos el tercero, y es por ello que la capacitación de los usuarios y del personal del edificio es tan importante para asegurar que se tomen las medidas adecuadas durante los primeros segundos y minutos de una emergencia. La supervisora de seguridad llama por radio a la seguridad del vestíbulo y le dice que “se asegure de sacar los libros”; que consisten en esa información del edificio de suma importancia conservada en el panel de incendio del vestíbulo disponible fácilmente para los bomberos que responden a la emergencia. “También necesitamos un ingeniero en el panel de incendio, de modo que asegúrate de que así sea”, le dice al guardia de seguridad del vestíbulo.

Algunos minutos más tarde, llegan varios camiones de bomberos del CFD a la puerta del edificio, con luces y sirenas encendidas.  Tony y yo estamos en el vestíbulo, monitoreando la respuesta del personal del edificio. Tom está en el piso del incendio, y Keith se está moviendo por el edificio. Tony mira de cerca cómo responde su personal, y ambos esperamos el punto de contacto crucial inicial entre los actores y los bomberos.

Finalmente ocurre. La ola inicial de bomberos aparece, equipada y lista para trabajar. El comandante del incidente (IC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Bomberos se dirige hacia el panel de incendio del vestíbulo donde lo esperan el ingeniero y directora de seguridad de incendios del edificio. Se presenta la información crítica como los planos de los pisos, la ubicación de la tubería, recorridos del ascensor, todo dispuesto para su revisión. El IC formula muchas preguntas: ¿Se ha evacuado el piso? ¿Hay alarmas de flujo de agua? ¿Hay usuarios que necesiten una asistencia especial? y recibe las respuestas de la gerencia del edificio.

El IC decide su próximo movimiento, y durante los siguientes 90 minutos los actores y bomberos trabajan para resolver distintos problemas, algunos planeados, otros espontáneos. Se realizan anuncios dirigidos al público y se reubica a los “ocupantes” del edificio en un piso inferior. Los actores presentan a los bomberos una serie de problemas típicos para una emergencia a gran escala: cuestiones médicas que incluyen paros cardíacos, gente que necesita asistencia especial, gente que no está segura de la mejor manera para evacuar áreas no seguras. En otros lugares, el personal de seguridad acompaña a los bomberos a los ascensores y bombas de incendio clave. Un actor que caracteriza a un periodista de televisión persistente intenta obtener información sobre lo que está ocurriendo. Otros actores que caracterizan a esposas y esposos afligidos y ciudadanos preocupados  hacen múltiples llamadas al edificio. Mientras tanto, los bomberos encuentran la fuente del humo, y se apaga el “incendio”.

Alrededor de las 10 de la mañana, se emite la señal que indica que “se extinguió el incendio” y termina el simulacro. Todos los participantes (ingenieros del edificio, personal de seguridad y de la recepción, bomberos) se reúnen en uno de los restaurantes del edificio para realizar un informe evaluativo preciso mientras comparten algunas hamburguesas y perros calientes.  Toda la información reunida durante el ejercicio se incluye en el informe evaluativo, y la gerencia del edificio comienza el informe detallado del personal del edificio, aclarando los roles y responsabilidades. Todo el personal de emergencia cuenta con observadores que catalogan sus acciones durante el simulacro, y esta información se incluye en el análisis minucioso de Tony de la respuesta del CFD, cuerpo por cuerpo, desafío por desafío. Durante una hora, analizamos el equipo, los procedimientos, la seguridad humana, los protocolos, y otros innumerables puntos de mayor o menor importancia, tanto desde el punto de vista de la gerencia del edificio como desde el Departamento de Bomberos. Cada grupo se lleva material sobre el cual trabajar.

Es mucho trabajo para todos los participantes involucrados lograr algo de esta escala cada año, pero la experiencia y el conocimiento que nos llevamos de esto es irremplazable. Es por ello que continuaremos trabajando con el CFD para desarrollar esta relación; ambos comprendemos que la gente que trabaja unida puede lograr que el edificio sea más seguro para todos.


ANTHONY VANBUSKIRK
Vicejefe de distrito del CFD (retirado)

Chicago alberga a más de 2.5 millones de personas y aproximadamente 1,700 edificios de altura comerciales y residenciales, muchos de ellos (incluyendo Willis Tower, el edificio más alto de todos) reconocidos a nivel mundial. Las relucientes torres modernas están codo a codo con los antiguos edificios que son “legados” de hace siglos diseñados por Frank Lloyd Wright, Louis Sullivan, y Dankmar Adler.

Independientemente de la ascendencia arquitectónica, estos edificios y sus ocupantes se encuentran bajo la responsabilidad del Departamento de Bomberos de Chicago (CFD). Más específicamente, eran mi responsabilidad. Antes de mi retiro reciente, era vicejefe de distrito del CFD para el primer distrito de la ciudad, abarcando los cientos de rascacielos en el distrito comercial central de Chicago y sus alrededores. Fue una responsabilidad que compartí con hombres y mujeres de distintas oficinas del Departamento de Bomberos, así como con un amplio elenco detrás de escena, incluyendo la Oficina de Manejo y Comunicaciones de Emergencia (OMEC, Office of Emergency Management and Communications) y la policía, departamentos de legales y de la construcción de la ciudad. Con la misma importancia, fui asistido por los propietarios, gerentes y personal de estas estructuras de altura, incluidos ingenieros, personal de seguridad y de la gerencia en Willis Tower. La combinación de esfuerzos de estas entidades dispares es lo que hace posible que el Departamento de Bomberos resuelva varios rompecabezas que pueden desarrollarse durante una situación de emergencia en estos complejos edificios.

En mi experiencia, la mitigación exitosa de las emergencias depende al menos, tanto de la información disponible en el comienzo de un evento como de los recursos que responden.  La información es la clave, y la mejor manera de obtenerla es antes de que ocurra un incidente. Parte de nuestro proceso de reunión de información para Willis Tower fue una emergencia simulada anual que incluyó la participación de personal del Departamento de Bomberos y del personal del edificio. Queríamos mejorar la interacción del CFD con personal de la torre para hacer nuestras acciones iniciales lo más efectivas posible, y ajustar en detalle la programación inicial de la respuesta en edificios de altura del Departamento de Bomberos. Mucho antes de mi participación en el simulacro con Mike Schroeder y su personal en Willis Tower, ellos habían desarrollado protocolos de emergencia para el personal de la gerencia, ingeniería y seguridad del edificio. Prepararon planillas de datos y planos de pisos críticos como parte de un plan de emergencia general, y los incluyeron en un libro simple de leer y que cumple con el código diseñado para ser utilizado por el personal de emergencia. Como dice Mike en su plan de acción, el personal de seguridad del edificio necesita “asegurarse de que los libros estén disponibles” en una emergencia. Y como siempre les dije a los funcionarios y jefes de mi cuerpo de bomberos “asegúrense de conseguir esos libros”. Todo se trata de contar con información.

Edificio complejo, ejercicio complejo
Un simulacro de emergencia se llevó a cabo recientemente en Willis Tower sobre un incendio en un piso superior al que debió responder el personal del CFD. Alrededor de 60 miembros del CFD trabajaron con una cantidad similar de personal de ingeniería y seguridad de Willis Tower para ver el flujo de información, y cómo podría ayudarse a mitigar nuestra “emergencia” en este edificio de referencia. Durante el trabajo con Mike y otros miembros del personal de Willis Tower, el ejercicio fue una oportunidad para mí de observar el protocolo de comando de incidentes en altura a medida que se desplegaba, y concentrarme en cómo y por qué los funcionarios de los cuerpos de bomberos y jefes de escuadrón se adaptan a los obstáculos que enfrentan.

No todos los edificios requieren de un esfuerzo tan profundo, pero la complejidad del ejercicio previamente planeado solo reflejaba la complejidad del edificio en sí mismo. La torre incluye 110 pisos, una serie de ocupaciones comerciales que oscila entre espacios para oficinas y negocios y restaurantes, y sofisticados sistemas de comunicaciones. La ocupación promedio es de alrededor de 12,000, aproximadamente 25,000 personas entran y salen cada día. Es un desafío importante desde el punto de vista del servicio de bomberos, y es por ello que es tan importante que los recursos de la información de emergencia disponibles coincidan con las necesidades del edificio. Esto aplica a cualquier edificio; la escala puede ser diferente, pero los principios de planificación previa siguen siendo los mismos. La información debe encontrarse a mano antes de una emergencia y en un formato estándar, conciso que pueda ser fácilmente asimilado por el personal de emergencia, especialmente durante las etapas iniciales de un incidente.

El simulacro comenzó con la activación de una alarma en el piso superior. Dicha activación en un edificio sin un reporte telefónico que la acompañe se denomina una “alarma automática” en la terminología del CFD, y la respuesta consiste en enviar una autobomba, una autoescalera y un jefe de escuadrón, para un total de 11 bomberos. Pronto se recibieron múltiples informes de humo denso en el piso superior, y el jefe de batallón que llegó primero subió la clasificación de la respuesta a una respuesta de más unidades a gran altura. El jefe le transmitió esta información a la OEMC, y se activó el protocolo del Comando de Incidentes del Departamento de Bomberos de Chicago, que complementó los 11 hombres originales con cuatro autobombas, cuatro autoescaleras, un escuadrón, cinco jefes de batallón, un vicejefe de distrito, una camioneta de comando, y personal adicional del Servicio de Emergencias Médicas (EMS).

En la torre, observé cómo el personal del edificio informó sobre la situación a los primeros bomberos que acudieron en los camiones. Junto con el jefe de batallón que llegaba al lugar, se designó el hueco de escalera de ataque inicial antes de proceder, a través de un montacargas adecuado, hasta un nivel de tres pisos por debajo del incidente reportado. Otras compañías se desplegaron de acuerdo con los procedimientos del comando de incidentes. A medida que llegó la tercera y cuarta compañía, el primer jefe de batallón, que estaba dirigiendo la situación desde el vestíbulo del edificio mientras mantenía las comunicaciones, indicó al equipo de ascenso rápido (RAT, por sus siglas en inglés) que comenzara las actividades para alcanzar el control en los huecos de escalera de evacuación y ataque designados. La tercera compañía ayudó en el control del vestíbulo mientras el funcionario se preparaba para transmitir las indicaciones e información importantes del comandante de incidentes a los ocupantes del edificio utilizando un micrófono de comunicaciones de seguridad humana; no solamente una vez, sino a intervalos suficientes como para calmar el miedo de los ocupantes del edificio y alertar sobre las situaciones cambiantes.

Lo primero que yo buscaba era la extremadamente importante interacción entre las compañías de bomberos que llegaron en primer lugar y la información con la que esperaban Mike y su personal, incluida información del panel de alarma de incendio y los planos del piso.  Lo más importante, yo estaba evaluando las interacciones entre los bomberos que llegaban al lugar y el personal del edificio incluida esa transferencia vital de información del personal que ya había estado en la escena durante los primeros minutos críticos antes de nuestra llegada.

Todo marchaba bien, en general. Los bomberos hicieron el contacto inicial con el personal, reunieron los recursos disponibles, tanto humanos como en papel y recibieron instrucciones sobre el uso del sistema de comunicaciones de seguridad humana del edificio. Al mismo tiempo, no obstante, los primeros socorristas no solicitaron información suficiente del personal del edificio sobre la ubicación del problema, sobre cuál era el mejor acceso, y sobre qué dispositivos de comunicación se encontraban disponibles. El jefe de batallón se encontraba muy cerca, sin embargo los hombres a cargo aún necesitaban aminorar la velocidad y recibir esta información crucial.

Los jefes de batallón que llegaron luego se ubicaron en sus lugares tomando posición al frente del comando de incendios, en ataque de incendios, búsqueda, rescate y logística.  Como es habitual, el vicejefe de distrito sería el comandante de incidentes general, a cargo de imponer orden en el caos inherente de la escena de emergencia. Ese día, no obstante, yo era estrictamente un observador, y me pareció oír por casualidad al jefe de control del vestíbulo pedirle a la OEMC un vicejefe de un distrito cercano para contrarrestar mi ausencia. Si bien esta no es una directiva escrita en el protocolo de comando de incidentes, fue un ejemplo de alguien tomando una iniciativa para resolver un problema que surgió en el momento. Pensar más allá de las reglas predeterminadas es de suma importancia en una situación en la que todos están haciendo varias tareas a la vez, e informar sobre los cambios o desviaciones de los procedimientos estándar es igualmente importante.

A medida que se desarrollaba el simulacro, el camión de combate cargó la manguera con aire comprimido como modo de simular los problemas con los puntos de compresión en una línea de manguera cargada en huecos de escalera confinados y pasillos angostos. El jefe del comando delantero del incendio, responsable de las dos plantas ubicadas por debajo del incidente, se enfrentó con dificultades al momento de comunicarse con el jefe del batallón en el vestíbulo. Uno de los miembros de los equipos de RAT se encontró con actores que tenían el papel de trabajadores de oficina que querían dejar el edificio porque estaban nerviosos sobre todas las actividades inusuales que se estaban presentado. Este fue un ejemplo perfecto de la máxima “el edificio no nos falla; la gente lo hace”. Se presentaron problemas menores, pero fueron del tipo que pueden complicar los planes más elaborados, finalmente poniendo en riesgo a la propiedad y la vida humana. Noventa minutos después de comenzar, el simulacro había finalizado.

Estos y otros problemas menores se analizaron en el informe evaluativo detallado para todos los participantes. Durante esta sesión crítica después de la acción, volvimos a repasar lo que habíamos hecho, cuerpo por cuerpo y jefe por jefe, lo que estuvo bien y lo que no. Fuimos buenos en identificar el problema en el edificio y resolverlo, pero no fuimos tan buenos en utilizar nuestra fuerza de trabajo de la manera más eficaz posible. Llevar a la gente a un lugar seguro más allá del fuego real fue un problema. Pero hicimos un gran trabajo en utilizar el sistema de comunicaciones de seguridad humana del edificio, pudimos complementar nuestros dispositivos de comunicaciones directas con las radios portátiles del edificio. El jefe del comando delantero de incendios terminó llamando a una unidad de comunicaciones móviles, que se conectó con el jefe de batallón en el vestíbulo; un ejemplo de cómo pensar fuera de los procedimientos reglamentados para mantener ese vínculo comunicacional, porque uno no puede darse por vencido solo porque la radio no funciona. Mike y el personal de ingeniería y seguridad hicieron el mismo tipo de informe evaluativo. De esta forma todos aprendimos y mejoramos, y constituye una parte importante del cumplimiento de nuestras responsabilidades para proteger a los ocupantes del edificio.

Este tipo de ajuste de detalles es uno de los pasos finales de un proceso que comienza con el desarrollo de un incendio y con códigos de seguridad humana a cargo de organizaciones como la NFPA, y con la aplicación de tales códigos en documentos tales como los códigos de construcción de Chicago y su Código de Procedimientos de Emergencia en Edificios de Altura. Una planificación previa detallada es un modo en que podemos hacer que este proceso sea incluso más profundo para ayudarnos a garantizar la seguridad de los bomberos mientras se deslizan por pasillos oscuros hacia un peligro desconocido, y la seguridad de los ocupantes del edificio mientras toman decisiones sobre qué hacer en una emergencia. La frase de cabecera principal del servicio de bomberos aplica a todas las partes interesadas: todos regresan a su hogar.

http://nfpajla.org/

Posted in Edificacion, Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, NFPA Journal, Prevencion, Simuladores, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on NFPA Journal. Equipo de simulacro, simulacro en Willis Tower.

Guía de buenas prácticas en el ámbito de la extinción de incendios : desarrollo de dispositivos de instrucción y buenas prácticas en seguridad y salud laboral para el colectivo de pilotos de helicópteros en operaciones extremas de extinción de incendios forestales

Posted by Firestation en 09/09/2013

guia

 

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Leg. Riesgos Laborales, Manuales, Medios aereos | Comments Off on Guía de buenas prácticas en el ámbito de la extinción de incendios : desarrollo de dispositivos de instrucción y buenas prácticas en seguridad y salud laboral para el colectivo de pilotos de helicópteros en operaciones extremas de extinción de incendios forestales

Evacuacion en incendios forestales: Criterios de toma de decision y gestion de evacuaciones.

Posted by Firestation en 07/09/2013

criterios evacuacion

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Prevencion, Proteccion civil | Comments Off on Evacuacion en incendios forestales: Criterios de toma de decision y gestion de evacuaciones.

Seminarios tecnicos sobre incendios forestales. Documento de conclusiones. Seminario sobre normalizacion y mejora de la formacion y capacitacion.

Posted by Firestation en 03/09/2013

conclusiones forestal

Posted in Equipos proteccion, Incendios, Incendios Forestales | Comments Off on Seminarios tecnicos sobre incendios forestales. Documento de conclusiones. Seminario sobre normalizacion y mejora de la formacion y capacitacion.

La pesadilla de Karachi.

Posted by Firestation en 23/08/2013

incendio-fabrica-pakistan-karchi

Por Scott Sutherland

En Pakistán el incendio en una fábrica de prendas de vestir provoca la muerte de 250 personas y se convierte en el incendio industrial más mortífero registrado por NFPA. 

El número de personas fallecidas en el incendio de la fábrica de prendas de vestir de Karachi, Pakistán, el 12 de septiembre de 2012, varía dependiendo de la fuente, siendo el número más frecuentemente citado el de 258 personas, más cientos de heridos. Mientras que para las autoridades pakistaníes ha resultado difícil determinar la cifra exacta, hasta los cálculos estimados definen este incidente en una categoría propia. Según la División de Análisis e Investigación de Incendios de NFPA, el incendio de Karachi se ha convertido, por amplio margen, en el más mortífero registrado en una instalación industrial o manufacturera.

La referencia previa había sido el incendio de la fábrica de juguetes Kader, que terminó con la vida de 188 trabajadores cerca de Bangkok, Tailandia, en 1993. Antes de Kader, el incidente más terrible había sido otro incendio de una fábrica de prendas de vestir: El incendio de Triangle Waist Co. en la ciudad de Nueva York en 1911, que terminó con la vida de 146 personas y generó reformas radicales en la seguridad de los lugares de trabajo en los Estados Unidos, incluida la creación del Código de Seguridad Humana de NFPA.

El incendio de Karachi le pisó los talones a otro incendio mortal de un centro industrial pakistaní, pero en la ciudad de Lahore. El 11 de septiembre de 2012, por lo menos 23 trabajadores murieron en el incendio de una fábrica de zapatos, que se inició debido a la falla de un generador eléctrico.

Los incendios ocurridos en Pakistán son los ejemplos más recientes que identifican el problema mundial con respecto a los incendios que han asolado a la industria de las prendas de vestir durante décadas. El artículo sobre el 100° aniversario del incendio de Triangle, publicado en el NFPA Journal Latinoamericano en la edición de junio 2011, destacó un gran número de similitudes entre los incendios más terribles ocurridos en fábricas de prendas de vestir durante el último siglo: pocas salidas accesibles, puertas trabadas, falta de sistemas de protección contra incendios, prácticas de cumplimiento cuestionables, el macabro espectáculo de trabajadores saltando desde los techos o ventanas superiores para escapar de las llamas. Tales incendios ahora tienden a ocurrir en países en vías de desarrollo, como Honduras o Bangladesh, en donde las condiciones peligrosas de trabajo son parte del riesgo colateral de la industria global de prendas de vestir asociado con lo que los críticos describen como la “carrera hacia el fondo” o la búsqueda continua de lugares de fabricación que ofrezcan la mano de obra más barata y la menor cantidad de requisitos regulatorios para los propietarios.

La fábrica Ali Enterpresis de Karachi, ejemplifica ampliamente esa descripción, la cual, según se informa, fabrica productos de tela de jean para etiquetas estadounidenses y europeas, siendo parte de la industria textil de Pakistán que representa alrededor de $14,000 millones de dólares anuales, o la amplia mayoría de las exportaciones del país. Los informes señalan que cerca de 1,000 trabajadores se hallaban en el edificio de varios pisos cuando comenzó el incendio, pero sólo había una salida disponible; las otras salidas habían sido trabadas. La mayor parte de las ventanas del edificio tenían barrotes. Algunas personas perdieron la vida o sufrieron heridas al tratar de saltar del edificio, pero la mayor parte de los víctimas fueron trabajadores quienes, enfrentando el humo y las llamas, no tuvieron escapatoria. Las condiciones fueron similares en el incendio de la fábrica de zapatos; un pariente de uno de los trabajadores muertos en el incendio indicó a Associated Press que no hubo manera de escapar del edificio una vez comenzado el incendio.

Los informes iniciales dieron versiones enfrentadas sobre la causa del incendio, como la posibilidad de un cortocircuito, pero todavía no se ha brindado una causa oficial. CNN ha informado que se han completado una investigación policial y gubernamental sobre el incendio y que los hallazgos se harán públicos próximamente.

Un nuevo enfoque sobre el problema de la inspección y cumplimiento

Con el incendio de Karachi una serie de problemas fundamentales relacionados con la inspección y el cumplimiento —denominadores comunes de la mayor parte de los incendios de la industria de la indumentaria— rápidamente salieron a la luz, pero el incidente ofreció una nueva vuelta de tuerca sobre el tema. La fábrica de Karachi había sido inspeccionada en agosto y había recibido una revisión favorable por parte de Social Accountability International (SAI) (Responsabilidad social internacional), un grupo de control sin fines de lucro de los EE.UU. que evalúa las condiciones de trabajo de las fábricas en todo el mundo. El periódico New York Times señaló que SAI había inspeccionado la fábrica de Karachi y había indicado que cumplía con normas internacionales en nueve de las áreas necesarias a las que SAI describe como “lugares de trabajo decentes”. Esas áreas incluyen salud y seguridad, las cuales contienen sistemas para “detectar, evitar y responder a los riesgos” y “el derecho de los trabajadores de alejarse de peligros inminentes”. Por cumplir esas normas, la fábrica Ali Enterprises recibió la prestigiosa certificación SA8000 otorgada por SAI.

Sin embargo, como informó el Times, SAI recibe un importante financiamiento por parte de la industria y cuenta con sus filiales en todo el mundo para efectuar inspecciones. Según algunos críticos, estos aspectos hacen perder el sentido de las designaciones de SAI. “Todo el sistema está viciado”, Scott Nova, director ejecutivo de Worker Rights Consortium (Consorcio de Derechos de los Trabajadores), un grupo de control de los EE.UU. financiado por universidades estadounidenses, señaló al Times. “Esto pone de manifiesto, más claramente que nunca, que los sistemas de control financiados por compañías como SAI no pueden proteger a los trabajadores”.

SAI informó al Times que había suspendido su trabajo en Pakistán con la filial que había realizado la inspección de la fábrica de Ali Enterprises, y que estaba llevando a cabo “una profunda revisión de todo su proceso de certificación”.

Los incendios industriales de Karachi, una ciudad de 20 millones de habitantes, son parte de un problema mucho mayor que sufre el país. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Ingeniería y Tecnología NED de Karachi investigó edificios de la ciudad que habían sufrido incendios y descubrió que “la negligencia, la violación de códigos de construcción, el desconocimiento de medidas de seguridad, el descuido y la falta de capacitación fueron las causas principales de dichos incendios. Se detectó una falta grave de instalaciones e infraestructuras para el combate de incendios”. Como consecuencia, los investigadores señalaron que “el peligro de incendio representa una amenaza grave para las actividades económicas y sociales [en las grandes ciudades de Pakistán]. Desafortunadamente, la escala de esta amenaza no es reconocida por completo en Pakistán, a pesar de que los incendios recientes. . . han provocado considerables pérdidas humanas y económicas”.

Olga Caledonia, directora ejecutiva de Operaciones Internacionales de NFPA, dice que la organización puede ayudar a los países en vías de desarrollo en pasos tales como Memorándums de Entendimiento, los que promueven los códigos y normas de NFPA y brindar versiones traducidas de los documentos clave. “Esta es un área en la que NFPA realmente puede ayudar a nivel local, brindando a los gobiernos las herramientas para proteger a las comunidades y ofreciendo a las autoridades competentes los documentos específicos para hacer cumplir las reglamentaciones”, afirmó. NFPA mantiene una relación indirecta con la Asociación de Protección contra Incendios de Pakistán a través de Confederación de Asociaciones de Protección contra Incendios International pero actualmente no existe ninguna relación directa con el país.

Sin embargo, hasta que el cumplimiento sea visto como una parte valiosa de la ecuación de la seguridad, los incidentes como el incendio de Karachi serán cada vez más comunes, dice Caledonia. “Las condiciones como las de Karachi existen en todo el mundo, y no sólo en la industria de la indumentaria”, señala. “Podemos hacer todo lo posible para diseminar nuestro mensaje de seguridad y hacer disponibles nuestros códigos, pero en última instancia la protección de sus habitantes queda en manos de los gobiernos. Controlar a la industria es una factor importante, pero los gobiernos deben estar dispuestos a tomar esas medidas”.

Scott Sutherland
es director ejecutivo del NFPA Journal


Casos reincidentes
Un incendio sin precedentes en Bangladesh es el más reciente en una larga historia de incidentes resaltando la falta de seguridad en fábricas de prendas de vestir.

Deficiencias de seguridad en instalaciones de fabricación de prendas de vestir fueron nuevamente el foco de atención, luego del incendio, en noviembre de 2012, en al fábrica de Tazreen Fashions en Bangladesh, que mató a más de 100 personas. El incendio es considerado el incidente industrial más mortífero del país, según el  The Wall Street Journal.

El incidente en Tazreen repetía de manera escalofriante las condiciones de la fábrica de prendas de vestir en Karachi, Pakistán, el incendio más mortífero jamás registrado en una instalación de manufactura o industrial, según NFPA, en el cual en septiembre del 2012 murieron más de 250 personas. La instalación de Tazreen, según varios informes periodísticos, no tenía extintores de incendios, tenía hilos y telas almacenados ilegalmente cerca de los generadores eléctricos, y no tenía escalera de incendios o rociadores. Las alarmas de humo si sonaron, pero los gerentes le dijeron a los empleados que ignoraran el ruido y sigan trabajando. Más de 1,100 personas estaban dentro del edificio durante el incendio, que los oficiales de incendio creen que fue causado por un cortocircuito eléctrico.

Los inspectores de edificaciones habían documentado sus preocupaciones luego de inspecciones previas de la fábrica, que fabricaba prendas de vestir para empresas norteamericanas y europeas. La Associated Press informó que a la instalación recibió una clasificación de seguridad de “alto riesgo” luego de una inspección en mayo de 2011 y una clasificación de “riesgo medio” en agosto de 2011. Sin embargo, el incendio pone al descubierto la “enorme diferencia” entre las empresas de ropa, las “garantías” en la seguridad que deberían proteger a los trabajadores, y las fábricas que despachan los pedidos, declara el New York Times.

El New York Times también reporta que más de 600 trabajadores de la industria de confección en Bangladesh han muerto en incendios similares desde 2005, e innumerables mas han fallecidos en operaciones en el extranjero desde que EE.UU. reforzó la seguridad en sus propias fabricas de prendas de vestir luego del incendios del Triangle Waist Co. en la Ciudad de Nueva York en 1911. Ese incendio resultó en amplias reformas, incluyendo el desarrollo del NFPA 101®, Código de Seguridad Humana

http://nfpajla.org/

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Siniestros Importantes | Comments Off on La pesadilla de Karachi.

NFPA Journal. IKEA: Gran minorista, depósito, peligro, desafío.

Posted by Firestation en 18/08/2013

Por Steve Wolin, P.E

nfpa 13
Los sofás y camas almacenados en áreas de depósito de cielorrasos elevados de las tiendas de IKEA presentan desafíos de protección significativos no analizados en NFPA 13.

IKEA, el minorista global de decoración interior para el gran público, se ha convertido en un importante instrumento para el desarrollo de criterios de protección de un tipo de productos almacenados que resultan particularmente peligrosos.

El minorista IKEA debe hacer frente a una gran cantidad de desafíos referentes al diseño, construcción, mantenimiento y protección de sus amplias tiendas, ubicadas en todo el mundo. Las propias normas de diseño de IKEA ayudan a dar coherencia al nivel de seguridad de esas tiendas, las que se construyen con una amplia variedad de requisitos locales, pero el deseo de la compañía de ingresar a nuevos mercados pone en evidencia que nuevos desafíos están a la orden del día. Para fines del 2012 IKEA tenía 338 tiendas en 40 países, ascendiendo a un total de 100 millones de pies cuadrados (9.3 millones de metros cuadrados) de espacio minorista.

Las tiendas de IKEA incluyen espacios para depósitos con cielorrasos de gran altura que almacenan, en estanterías, mercancías potencialmente peligrosas, como sillones y colchones. Debido a que en NFPA 13, Norma para la instalación de sistemas de rociadores, no existen criterios para la manera de proteger estas áreas, IKEA ha venido utilizado criterios de protección provenientes de las empresas aseguradoras. Sin embargo, esos criterios le plantean a IKEA problemas logísticos y costos sustanciales, como un suministro de agua con capacidad de más de 4,300 galones por minuto (16,300 litros por minuto) —más de 70 galones (265 litros por segundo)— o miles de rociadores en las estanterías para proteger un depósito típico. Resultó evidente para IKEA que se necesitaría una investigación más amplia para desarrollar criterios más prácticos para la protección de los depósitos.

Como parte de ese esfuerzo de investigación, el año pasado IKEA patrocinó y organizó conjuntamente con la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios, una importante serie de pruebas a fin de crear criterios de protección contra el riesgo que presentan los plásticos expandidos expuestos almacenados en estanterías —un problema que la Fundación ha identificado como prioridad absoluta para ser investigado en apoyo de NFPA 13. Estos criterios se considerarían para su inclusión en NFPA 13, y a su vez serían utilizados en cientos de tiendas de IKEA de todo el mundo, además de en ocupaciones similares que comparten estas preocupaciones sobre protección.

Para este proceso, IKEA solicitó ayuda a Code Consultants, Inc. (CCI), con sede central en St. Louis, Missouri, en donde supervisó los análisis y las pruebas de incendio. CCI trabajó con grupos de construcción propia, gestión de riesgo y de protección contra incendios de IKEA para desarrollar un plan de investigación, programa de pruebas incluido, y ha brindado asesoramiento sobre cuestiones de ingeniería técnica y requisitos aplicables sobre códigos a lo largo del proyecto de desarrollo.

La decisión de IKEA de desarrollar estos criterios en un proceso abierto, con el objetivo final de inclusión en la edición 2016 de NFPA 13, es digna de destacar. En muchos casos, la investigación sobre rociadores se desarrolla en forma confidencial y no se hace disponible al público. IKEA creyó que las ventajas de incluir los criterios en NFPA 13 —una norma utilizada por los constructores y oficiales de seguridad contra incendios a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos y otras partes del mundo— superaba en forma sustancial cualquier ventaja competitiva generada por mantener criterios de rociadores de dominio privado. El proceso de la Fundación también ha permitido la colaboración con una amplia variedad de grupos interesados, tales como una serie de fabricantes de rociadores, aseguradores de la propiedad y otros usuarios finales.

NFPA 13

Problema con las Pruebas: La propagación horizontal del incendio en las pruebas sexta y final sugiere que puede resultar necesaria mayor investigación. En sentido de las agujas del reloj desde la parte inferior izquierda: Los rociadores de ESFR que se están poniendo a prueba sobre la configuración de estanterías principal; bandejas para carne de espuma de poliestireno utilizadas en las pruebas; la disposición de una estantería principal a una altura de almacenamiento de 30 pies; el incendio comienza en la disposición de estanterías principal; las barreras verticales de madera terciada ayudaron a contener el incendio en la disposición principal; una disposición de estanterías adyacente, separada por un pasillo de ocho pies; una disposición de estanterías adyacente que se incendió; y una visión lateral de la disposición de estanterías adyacente quemada señalando la extensión del daño del incendio. (Foto: CCI)

Un enfoque proactivo
El concepto minorista de IKEA fue introducido en Suecia a finales de la década del 40 con el objetivo de ofrecer muebles bien diseñados y funcionales a precios tan bajos que casi cualquiera pudiera adquirirlos. La visión minorista se ha expandido con los años, y las tiendas de IKEA ahora incluyen un restaurante, una cafetería, espacio de oficinas y un área de juegos infantiles. Una tienda típica de IKEA cuenta con aproximadamente 300,000 pies cuadrados (27,900 metros cuadrados), pero se han llegado a construir tiendas de hasta 450,000 pies cuadrados (41,800 metros cuadrados) en los Estados Unidos y 550,000 pies cuadrados (51,000 metros cuadrados) en otras partes del mundo: la superficie de casi 10 canchas de fútbol americano bajo un solo techo, con alturas de plataforma del techo de hasta 37 pies (11 metros). Casi 600 millones de personas visitan las tiendas de IKEA por año.

Como resultado, IKEA ha tomado un enfoque proactivo para la protección contra incendio y seguridad humana en sus tiendas, y sus normas de seguridad incluyen la capacitación del personal, medios de egreso y otros temas. Comúnmente, el personal capacitado de IKEA puede manejar condiciones de incendio incipientes, con rapidez, antes de que se conviertan en una amenaza para los ocupantes del edificio. Como parte de las normas de diseño de IKEA, se instalan sistemas de detección de humo en las propiedades de IKEA para brindar una advertencia temprana sobre las condiciones de incendio para todos los ocupantes del edificio y el cuerpo de bomberos local. En los casos en que el incendio se desarrolló a tal punto de activar el sistema de rociadores automáticos del edificio, se constata que IKEA ha tenido más de una década de éxito utilizando sistemas de rociadores de respuesta rápida y supresión temprana (ESFR, por sus siglas en inglés) para sofocar las condiciones de incendio, aún cuando los incendios han tomado el mobiliario acolchado de las estanterías. Pero la compañía también es consciente de que aún el programa de prevención de incendios más estricto no es capaz de eliminar por completo el potencial de incidentes.

En 2008, IKEA comenzó su proyecto de protección de depósitos con encuestas y análisis detallados a fin de determinar los tipos de mercaderías almacenados en los depósitos de autoservicio. Los profesionales de la protección contra incendios que caminen por los depósitos de IKEA rápidamente se darán cuenta de que esas mercancías incluyen plásticos expandidos expuestos, tales como sillones y colchones. IKEA deseaba tener información concisa sobre el porcentaje de cada tipo de mercancía ubicada dentro de los depósitos para poder tomar decisiones fehacientes sobre la creación de un programa de pruebas para proteger dichas mercancías. CCI llevó a cabo un análisis de clasificación de mercancías de acuerdo con las definiciones de NFPA 13. Los resultados brindaron información a IKEA sobre el rango de mercancías almacenadas en los depósitos, en base a las clases de mercancías definidas en NFPA 13. Las clases de mercancías aumentan en riesgo de incendio desde Clase I, que incluye elementos no combustibles sobre paletas de madera, hasta Clase IV, que puede incluir hasta 15% por peso o 25% por volumen de plásticos del Grupo A. Las mercancías que superan las limitaciones de plásticos para la Clase IV se consideran plásticos expandidos o no expandidos.

NFPA 13 hace la distinción entre mercancías plásticas que se hallan expuestas y mercancías plásticas de un riesgo de incendio reducido porque se encuentran almacenadas en cajas de cartón u otro tipo de caja. Mientras que la mayoría de las cargas de las paletas se clasificaron como mercancías de Clase I a IV —que incluye muebles de madera y otras mercancías con cantidades limitadas de plástico— alrededor del 20% de las cargas de paletas del depósito de autoservicio contenían mercancías expuestas de plástico expandido.

Para desarrollar criterios de protección de rociadores, IKEA se unió a otros importantes grupos de interés —tales como Viking Sprinkler, Reliable Sprinkler, Tyco Fire and Building Products, Seguros XL, el Grupo de Investigación sobre Seguros de la Propiedad, Procter & Gamble, Target, y Seguros Aon— a fin de patrocinar pruebas de incendio a escala real sobre los esquemas potenciales de protección de rociadores a través de la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios. Hasta el momento, los patrocinadores han contribuido con $700,000 dólares para cubrir los costos de las pruebas.

La decisión de IKEA de trabajar con la Fundación se basó en una serie de beneficios, como el modelo de trabajo con un panel técnico para guiar los proyectos de investigación. A pesar de ser independiente del proceso de NFPA, la orientación otorgada por el panel técnico resultó crucial para desarrollar un programa de pruebas que analizará los factores comúnmente considerados por el Comité Técnico de NFPA 13. La Fundación también mantiene una excelente relación laboral con una serie de laboratorios de pruebas de incendio, y para este proyecto resultaron esenciales las instalaciones de prueba a gran escala de Underwriters Laboratories (UL) para realizar el programa de pruebas.

Elaboración de un programa de pruebas
El programa de pruebas se diseñó para investigar el almacenamiento en estanterías de plásticos expandidos expuestos, ubicados debajo de un cielo raso de hasta 45 pies (14 metros) de altura, pero la mayor parte de las pruebas se centró en una altura de cielo raso de 40 pies (12 metros). El panel técnico consideró una serie de opciones de protección. En general, los patrocinadores deseaban minimizar o eliminar el uso de rociadores en las estanterías, ya que potencialmente pueden sufrir daños por parte de los elevadores de horquilla cuando las mercaderías se cargan o descargan de las estanterías, además de que puede resultar oneroso cambiar de lugar o desplazar la tubería y los rociadores cada vez que se reconfiguran las estanterías. El panel analizó el uso de un sistema mejorado de rociadores, ubicados en las estanterías que contaba con rociadores de cobertura expandida de orificios grandes, utilizados en un nivel único, dentro de una estantería y para espacios de hasta 40 pies (12 metros) de altura. Las pruebas preliminares realizadas por patrocinadores del proyecto, señalaron que el potencial de algunos rociadores de cobertura extendida brindaría cobertura para la profundidad de una estantería estándar de hileras dobles cuando se halla en el espacio de ventilación longitudinal. Pero el deseo de eliminar los rociadores ubicados en las estanterías llevó al panel a explorar otras opciones.

A medida que los miembros del panel definían los parámetros — como ser tipo de rociadores , espaciamiento, y configuraciones de almacenamiento permitidas, etc. — para un programa de pruebas con sólo protección en el cielorraso, se dieron cuenta , a partir de pruebas anteriores, que sería necesario un método para ayudar al sistema de rociadores a limitar la propagación horizontal del incendio. El panel se decidió por dos características importantes: pasillos de ocho pies (2.4 metros) de ancho y barreras verticales en las estanterías. Aunque los pasillos de cuatro pies (1.2 metros) son comunes para los criterios de protección de NFPA 13, la mayoría de los depósitos no automatizados requieren pasillos de un ancho suficiente para el acceso de elevadores de horquilla, los que comúnmente necesitan de por lo menos 8 pies. Esta distancia adicional resulta importante para evitar que un incendio se propague a través de un pasillo. Además, una investigación previa de IKEA y Viking Sprinkler señaló el potencial de las barreras verticales para retardar la propagación de un incendio a lo largo de una estantería.

La configuración de las estanterías resultó un factor importante para IKEA: la empresa utiliza paletas y estanterías de estándares europeos y con tamaño a medida, mientras que la mayoría de los criterios de NFPA 13 se encuentran escritos con tamaños de paletas y estanterías de tamaños norteamericanos. Las paletas europeas tienen un tamaño nominal de 32 por 48 pulgadas (81 por 122 centímetros), mientras que la mayor parte de las paletas norteamericanas son de 42 pulgadas cuadradas (107 centímetros cuadrados). Las estanterías europeas pueden incluir cargas de tres paletas entre estanterías verticales separadas aproximadamente cada 10 pies (3.1 metros), mientras que la mayor parte de las norteamericanas pueden incluir dos cargas de paletas entre estanterías verticales separadas a 8 pies (2.4 metros) sobre el centro. La profundidad de las estanterías utilizadas por IKEA va desde aproximadamente 8 pies a 14 pies (4.2 metros), mientras que las estanterías de hileras dobles norteamericanas son comúnmente menores a 8 pies de profundidad. NFPA 13 señala que las estanterías de hileras dobles deben tener una profundidad total de 12 pies (3.6 metros) o menos y considera que las estanterías de una profundidad mayor a los 12 pies son estanterías de filas múltiples. El panel técnico identificó parámetros clave, como el área entre barreras verticales, que permitirían aplicar los criterios a una variedad de configuraciones de estanterías.

Para estas pruebas el panel seleccionó rociadores ESFR de orificios grandes, por su capacidad de suministrar cantidades sustanciales de agua en gotas relativamente grandes sobre la columna del incendio. El rápido crecimiento del incendio en las pruebas, resaltó que era más preocupante la activación de demasiados rociadores que la activación de los rociadores a tiempo. Por esta razón, se seleccionaron rociadores de temperatura intermedia en un intento de limitar la cantidad de rociadores activados. La preocupación de activar rociadores adicionales mediante el fenómeno denominado “skipping” —por el cual los rociadores ubicados más lejos del incendio se activan antes que los más efectivos ubicados más cerca—hizo que el panel técnico especificara una distancia máxima de deflector por debajo del cielorraso de 14 pulgadas (35 centímetros).

El plan de prueba global fue guiado por los nuevos requisitos de la edición 2013 de NFPA 13 sobre el desarrollo de diseños alternativos de sistemas de rociadores para el almacenamiento. Un nuevo capítulo identifica parámetros importantes para ser analizados en el programa de pruebas, tales como espacio libre alto y bajo desde la parte superior de la mercadería hasta el rociador, ubicación del rociador en relación a la ubicación de la ignición, y factores de seguridad que se incluirán al aplicar los criterios de diseño.

Hace muchos años que la distancia desde la parte superior de la mercadería almacenada hasta el cielorraso o altura de plataforma se ha reconocido como un factor importante para ser analizado en los criterios de protección de rociadores en desarrollo. Un espacio libre alto entre la parte superior de la mercadería y el cielorraso puede demorar la activación del rociador y permitir que el incendio se propague horizontalmente a lo largo de las estanterías en forma previa a la activación del sistema de rociadores. También podría impactar en el flujo de gases calientes a lo largo del cielorraso y provocar patrones no deseados de activación de rociadores.

Como resultado, la nueva orientación provista en el Capítulo 21 de NFPA 13 incluye requisitos para espacios libres altos desde la parte superior de la mercadería hasta el cielorraso y espacios libres bajos desde la parte superior de la mercadería hasta el cielorraso. Se analizaron ambas condiciones como parte del programa de pruebas. Además, se modificó la ubicación de la fuente de ignición en las pruebas a fin de considerar ubicaciones de ignición centradas entre dos rociadores de cielorraso además de una ubicación de ignición directamente debajo de un rociador. Cada ubicación de la ignición presenta un riesgo diferente para el sistema de rociadores.

Realización de las pruebas

En el verano y otoño boreales de 2012, se llevaron a cabo seis pruebas a escala real en UL, las que investigaban una amplia gama de parámetros identificados en el Capítulo 21 de NFPA 13 (ver “Las pruebas de un vistazo”). El objetivo de las pruebas era controlar la propagación del incendio —este fue el desafío fundamental en todas las pruebas— y limitar las temperaturas del cielo raso para proteger la estructura del techo. En las pruebas se utilizaron principalmente mercaderías expuestas estándar de plástico expandido compuestas por bandejas para carne de poliestireno apiladas y almacenadas en paletas. En total se utilizaron más de 1,000 cargas de paletas para las pruebas, las que fueron vistas por miembros del panel técnico y patrocinadores del proyecto en vivo en UL y en todo el mundo a través de Internet.

Los resultados indicaron que las barreras verticales en combinación con un sistema de rociadores superiores fueron efectivas para demorar la propagación horizontal del incendio por las estanterías. En cada prueba, las llamas alcanzaron el cielorraso del laboratorio de pruebas, 35 a 45 pies (10.6 a 13.7 metros) sobre el piso, en aproximadamente 45 segundos. La activación inicial de los rociadores ocurrió entre los 39 y 52 segundos después de la ignición en todas las pruebas, a pesar de las diferentes configuraciones de altura de almacenamiento de mercaderías y altura del cielorraso. Las temperaturas del cielorraso permanecieron bajas en todas las pruebas.

Cuando se utilizaron conjuntamente con barreras verticales, el criterio de diseño de los rociadores, generalmente resultó efectivo para limitar la propagación del incendio por las estanterías. En la mayor parte de las pruebas, el incendio se propagó alrededor de los extremos de las barreras verticales de los pasillos, pero las barreras verticales controlaron la exposición al fuego de las cargas de paletas adyacentes, lo que permitió que el sistema de rociadores fuera efectivo para limitar una propagación mayor.

A partir del programa de pruebas surgió la preocupación del potencial de que las condiciones del incendio atravesarían el pasillo de 8 pies (2.4 metros) incendiando la mercadería del otro lado. La espuma de poliestireno, como el de las bandejas para carne utilizadas en las pruebas, emite un nivel elevado de radiación térmica cuando se quema, lo que significa que la exposición al fuego de las estanterías adyacentes es relativamente elevada en comparación con otros tipos de mercaderías. Durante las pruebas, las llamas de las estanterías se extendieron a los pasillos, y en la mayoría de los casos la pulverización de agua de los rociadores protegió las mercaderías a través de los pasillos.

Sin embargo, en la sexta prueba, el patrón de activación de los rociadores no protegió adecuadamente las mercaderías ubicadas del otro lado del pasillo y se prendieron fuego. Será necesario efectuar pruebas adicionales para investigar más aún el tema del ancho requerido de los pasillos, o para limitar las mercaderías almacenadas. Mientras que las clasificaciones actuales de NFPA 13 no distinguen entre los plásticos del Grupo A, tales como poliestireno, poliuretano, polipropileno y policarbonato, las diferencias del desempeño de incendio de los plásticos, pueden provocar un impacto significativo a considerar sobre la protección de rociadores necesaria. Los resultados también sugieren que pruebas adicionales que utilicen las mercaderías de IKEA podrían ayudar aún más a mejorar la eficiencia de los sistemas de rociadores de IKEA.

Para IKEA, las pruebas brindan respaldo para la protección de sus mercaderías utilizando criterios de protección de rociadores más eficientes. El Comité Técnico sobre Criterios de Descarga del Sistema de Rociadores probablemente tendrá en cuenta la investigación en su reunión del mes de julio. Considerando la ausencia de criterios para los plásticos expandidos expuestos en NFPA 13, IKEA tiene la esperanza de que el Comité reconozca los esfuerzos hechos por la Fundación y los patrocinadores del proyecto para cerrar la brecha existente en la norma.

Steve Wolin, P.E., jefe de Code Consultants, Inc. de St. Louis, Missouri.


Las pruebas de un vistazo
Las pruebas organizadas por la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios y patrocinadas por IKEA y otros grupos de interés fueron efectuadas el año pasado en Underwriters Laboratories. Las pruebas utilizaron principalmente mercaderías expuestas estándar de plástico expandido, compuestas por bandejas para carne de poliestireno apiladas y almacenadas en paletas. Las alturas de almacenamiento y de cielorraso fueron diferentes, pero todas las disposiciones de estanterías estaban separadas por pasillos de ocho pies. Todas las pruebas utilizaron sistemas de rociadores en el cielorraso con rociadores de ESFR con un espaciamiento de 10 pies por 10 pies. La distancia de deflector debajo del cielorraso era de 14 pulgadas. El objetivo de las pruebas era controlar la propagación del incendio y limitar las temperaturas del cielorraso para proteger la estructura del techo. A pesar de que las temperaturas del cielorraso permanecieron bajas, las pruebas detectaron problemas con la propagación del incendio.

nfpa 13


Descifrar qué materiales hace falta probar verdaderamente
El trabajo de IKEA en la clasificación de mercaderías y la manera en que puede afectar las pruebas de incendio de mercaderías peligrosas.

nfpa 13

Bandejas de carne de poliestireno almacenadas en palets.

Si bien no existe ninguna norma uniforme en la industria, las pruebas de incendio que desarrollan criterios de protección para plásticos expandidos utilizan habitualmente bandejas de carne de poli estireno, del tipo que se utiliza en supermercados para embalar carnes –como producto básico, un riesgo de incendio severo incluso entre plásticos expandidos. Las bandejas de carne se almacenan en pilas sobre paletas, e inicialmente quedan guardadas en bolsas plásticas o envueltas en film. Cuando se encienden,  existe una rápida propagación de llama y las bandejas comienzan a separarse entre sí. La separación de las bandejas de carne agrega un combustible adicional al fuego y aumenta aún más la seriedad del incendio.

Para medir cómo el riesgo de incendio de los productos de plástico expandido expuestos en IKEA se compara con las bandejas de carne, IKEA llevó a cabo pruebas de incendio a mediana escala utilizando un calorímetro en  UL. Las pruebas a mediana escala costaron aproximadamente un 90 por ciento menos que las pruebas a escala completa, pero aportaron datos que comparan el riesgo de incendio relativo de los diferentes artículos. Las pruebas consistieron en una configuración de almacenamiento de estantería de dos paletas de alto por dos paletas de ancho y dos paletas de profundidad, cargado con productos habituales de los que comercializa IKEA o bandejas de carne, dependiendo de la prueba. Se prendió fuego en el espacio de ventilación central en la parte inferior de la estantería. Un gran calorímetro se utilizó para medir la tasa de liberación de calor del fuego. Se utilizaron boquillas de agua pulverizada ubicadas a una corta distancia por encima de la parte superior de la estantería para investigar cómo influía la aplicación de agua en la tasa de liberación de calor del fuego.

Las pruebas a mediana escala se utilizaron para evaluar los diferentes tipos de colchones de IKEA en una variedad de configuraciones de almacenamiento. Por ejemplo, la línea de producto de IKEA incluye colchones tanto de espuma de poliuretano como de espuma de látex. Los colchones pueden almacenarse en forma plana horizontal como verticalmente. También pueden enrollarse sus extremos o bien horizontalmente en una estantería. Se trabajó con cada una de las configuraciones habituales de almacenamiento y con los diferentes tipos de colchón.

Los resultados de las pruebas indicaron que las bandejas de carne generaban un aumento más rápido de la dimensión del incendio que cualquiera de las configuraciones de colchones. Los resultados también indicaron que la pulverización de agua era menos efectiva en controlar un incendio en el que participaban colchones de látex que en los que participaban colchones de espuma de poliuretano. Los colchones de espuma de poliuretano generaban una dimensión máxima de incendio sustancialmente menor que ambos, las bandejas de carne y los colchones de espuma de látex. En base a estos resultados, se espera que los criterios para la protección de rociadores se desarrollen en base a pruebas efectuadas sobre bandejas de carne, incluidos aquellos criterios desarrollados como parte del programa de investigaciones en la Fundación, y se espera que sean resultados conservadores al aplicarse a la gama real de productos almacenados en los depósitos de IKEA.

Las pruebas también ofrecieron una plataforma de base para evaluar otros productos comercializados por IKEA. Por ejemplo, si IKEA comenzara a fabricar colchones con algún nuevo tipo de espuma, tales colchones podrían compararse con los colchones existentes y con las bandejas de carne en las pruebas a mediana escala, en lugar de repetir costosas pruebas a gran escala. Además, las pruebas a mediana escala sugieren que diferentes tipos de plásticos expandidos pueden variar sustancialmente en un riesgo de incendio. De esta manera, podrían desarrollarse criterios de protección más eficientes para proteger la espuma de poliuretano utilizada en los colchones en comparación con la protección requerida para la espuma de poli estireno  utilizada en las bandejas de carne. Nuevas investigaciones podrían abordar una sub categoría de plásticos expandidos que se enfocaría más exactamente en los criterios de protección para los artículos de IKEA y  de aquellos otros fabricantes, distribuidores y minoristas de mobiliario similares, en lugar de la relativamente amplia -y más difícil de proteger- categoría de todos los plásticos expandidos.

– Steve Wolin

http://nfpajla.org

Posted in Agentes Extintores, Edificacion, Incendios Industriales, NFPA Journal, Sistemas fijos de extincion | Comments Off on NFPA Journal. IKEA: Gran minorista, depósito, peligro, desafío.

Simuladores Incendios Forestales

Posted by Firestation en 07/08/2013

sponsors_box

National Fire Behavior Systems

The following fire behavior systems are based on essentially the same mathematical fire models, are complementary, and are suited to different fire management needs. Please view the Fire Behavior System Comparison Table for details on general similarities and differences. Fire behavior systems produce specific elements of a fire (spread rate, perimeter, flame length, scorch height, etc.) whereas fire danger systems produce indices.

  • BehavePlus fire modeling system
    • PC program
    • Modeling of fire behavior, fire effects, and fire environment
    • Interactive user input
    • Uniform conditions for each calculation
    • Table, graph, and diagram output
    • Used for basic fire modeling understanding, prescribed fire planning, fuel hazard assessment, predicting wildfire behavior, etc.
  • FlamMap fire mapping and analysis system
    • PC program
    • Potential fire behavior across the landscape
    • Spatial fuel and terrain data needed
    • Weather and fuel moisture constant for a run
    • Minimum travel time and other options available
    • Used for fuel hazard assessment, placement of fuel treatment projects, and more
  • FARSITE fire area simulator
    • PC program
    • Fire growth simulation
    • Spatial fuel and terrain data needed
    • Weather and fuel moisture change with time
    • Used to project fire growth of ongoing fires and hypothetical fires for planning, and more

National Fire Danger Systems

The U.S. National Fire Danger Rating System (NFDRS) produces indices such as Energy Release Component (ERC) that indicate the potential for fire activity. (There is not a computer program called NFDRS.)

  • FireFamilyPlus
    • PC program
    • Uses archived weather and fire data
    • Analysis of fire weather and fire danger indices
    • Used to set threshold levels for fire management actions, such as forest restrictions, and more

Research Systems Under Development

As new research is completed, results will be incorporated into fire behavior and fire danger systems.

  • WindWizard
    • No longer available
    • PC software under development
    • Gridded wind model that reflects the effect of topography
    • Not a forecast model
    • Uses general wind speed and direction scenarios
    • Used by FlamMap and FARSITE
  • WindNinja
    • PC software under development
    • Gridded wind model that reflects the effect of topography
    • Faster computation than WindWizard, but less accurate
    • Uses general wind speed and direction scenarios
    • Used by FlamMap and FARSITE, GIS, and soon FSPro
  • FireStem
    • PC test program is available
    • Based on fundamental thermodynamics and heat transfer effects on cambium
    • Additional species are being studied

Posted in Incendios Forestales, Material Forestal, Simuladores | Comments Off on Simuladores Incendios Forestales

Curso basico de extincion de incendios forestales IVASPE.

Posted by Firestation en 02/08/2013

basico forestales

indiceforestales

 

COPY. 15 GB de almacenamiento gratuito en la red.

https://copy.com?r=tELdUu

Posted in Comunicaciones, Incendios, Incendios Forestales, Manuales, Material Forestal, Materiales, Medios aereos, Medios Aereos Forestales, Primeros Auxilios, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on Curso basico de extincion de incendios forestales IVASPE.

Revista Incendios Forestales de Forex.

Posted by Firestation en 29/07/2013

  • Incendios Forestales – Nº24
  • Incendios Forestales – Nº23
  • Incendios Forestales – Nº22
  • Incendios Forestales – Nº21
  • Incendios Forestales – Nº20
  • Incendios Forestales – Nº19
  • Incendios Forestales – Nº18
  • Incendios Forestales – Nº17
  • Incendios Forestales – Nº16
  • Incendios Forestales – Nº15
  • Incendios Forestales – Nº14
  • Incendios Forestales – Nº13
  • Incendios Forestales – Nº12
  • Incendios Forestales – Nº11
  • Incendios Forestales – Nº10
  • Incendios Forestales – Nº9
  • Incendios Forestales – Nº8
  • Incendios Forestales – Nº7
  • Incendios Forestales – Nº6
  • Incendios Forestales – Nº5
  • Incendios Forestales – Nº4
  • Incendios Forestales – Nº3
  • Incendios Forestales – Nº2
  • Incendios Forestales – Nº1

Posted in Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comments Off on Revista Incendios Forestales de Forex.

Eficacia de las tacticas mas comunes en los primeros ataques y alternativas a sus limitaciones

Posted by Firestation en 21/07/2013

tacticas

Posted in Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on Eficacia de las tacticas mas comunes en los primeros ataques y alternativas a sus limitaciones

Guia para la planificacion preventiva en la interfaz urbano-forestal.

Posted by Firestation en 16/07/2013

interfaz

Posted in Incendios Forestales, Incendios Urbanos, Manuales | Comments Off on Guia para la planificacion preventiva en la interfaz urbano-forestal.

Catalogo de equipos complementarios y herramientas utilizadas en la lucha contra los incendios forestales.

Posted by Firestation en 11/07/2013

equipo forestal

Posted in Incendios Forestales, Material Forestal, Materiales | Comments Off on Catalogo de equipos complementarios y herramientas utilizadas en la lucha contra los incendios forestales.

Medios MAGRAMA campaña forestal verano 2013.

Posted by Firestation en 11/07/2013

magrama

medios magrama

Posted in Incendios Forestales, Medios aereos, Medios Aereos Forestales | Comments Off on Medios MAGRAMA campaña forestal verano 2013.

Catalogo de EPI forestal. Revision 2011, corregida 2012. Documento definitivo.

Posted by Firestation en 07/07/2013

catalogo epi forestal

Posted in Equipos proteccion, Incendios Forestales, Material Forestal, Materiales | Comments Off on Catalogo de EPI forestal. Revision 2011, corregida 2012. Documento definitivo.

Fichas de seguridad en el trabajo forestal y operaciones STOP para la seguridad en la intervencion.

Posted by Firestation en 04/07/2013

Repasando tendidos de manguera

Dentro del enfoque integral que requiere la seguridad en la extinción de incendios forestales, no hay que olvidar la responsabilidad individual de cada una de las personas que alguna vez nos vemos involucrados en labores de defensa contra incendios.

Dedicar un momento dentro de nuestra actividad cotidiana a recordar cuestiones relacionadas con nuestra propia seguridad o la de quienes nos rodean, es útil para desarrollar nuestras propias capacidades, mejorar nuestras actitudes frente a los riesgos que debemos afrontar y crear un pensamiento autocrítico en todo lo relativo a nuestra seguridad.

Con este objetivo, se han creado las fichas de Seguridad en el Trabajo y Operaciones STOP, que de forma breve, nos presentan los aspectos principales de diferentes asuntos que pueden afectar a nuestra seguridad. Estas fichas se pueden utilizar de manera individual, aunque es preferible su empleo en grupo y tienen por objeto fomentar la participación activa, el debate constructivo y la reflexión sobre cada uno de los temas que tratan.

Las fichas STOP están abiertas a la participación de todas las personas que formamos la comunidad de los incendios forestales, que pueden enviar sus comentarios, sugerencias o propuestas de nuevos temas a seguridad_incendios@magrama.es

Posted in Incendios Forestales, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on Fichas de seguridad en el trabajo forestal y operaciones STOP para la seguridad en la intervencion.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 476 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: