FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 503 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,387,647 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Incendios’ Category

Manual de campo para el calculo de evolucion de incendios forestales.

Posted by Firestation en 19/01/2014

manual campo IF

indice manual campo IF

https://copy.com?r=tELdUu

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Manuales, Material Forestal, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on Manual de campo para el calculo de evolucion de incendios forestales.

Combustibles forestales. Aspectos fisico quimicos relacionados con el incendio.

Posted by Firestation en 13/01/2014

Entradas pertenecientes a FuegoLab que, por su interes didactico y explicativo de fenomenos relacionados con el incendio, me permito relacionar aqui.

fuegolab

Todo el mundo hemos intentado encender un fuego (chimenea, estufa, barbacoa) utilizando una fuente de calor (cerillas, mechero, quemador) ¿lo hemos conseguido a la primera y sin problemas sin ayuda de acelerante? ¿por qué es más fácil que ardan las hierbas secas, hojas y ramillos que cuando están húmedas? ¿a alguien se le ocurre encender un fuego con ramas vivas recién podadas? ¿y con un tronco aunque esté seco? ¿Cuánto calor es necesario? ¿Durante cuánto tiempo? ¿Por qué soplar “despacio” ayuda y soplar “fuerte” apaga cuando estamos intentando conseguir llama?

Estas inocentes preguntas con evidente respuesta para cualquiera que se haya peleado con una chimenea, no tienen una respuesta tan evidente para la ciencia del fuego. Efectivamente los procesos de combustión de un material vegetal son objeto de sesudos estudios, tesis doctorales y artículos científicos. Las técnicas y metodologías desarrolladas para evaluar la ignición y reacción al fuego están basadas en el análisis de los materiales de construcción, pero aún no hay una metodología estándar para evaluar la inflamabilidad de los combustibles forestales. En general, los materiales inflamables arden en presencia de oxígeno (siempre disponible en el aire atmosférico) y de una fuente calor. En los incendios forestales el combustible que tiene capacidad de inflamarse es la vegetación. Dicha vegetación está compuesta básicamente por celulosahemicelulosa y lignina, compuestos orgánicos formados por cadenas de Carbono (C) con  Oxígeno (O) e Hidrógeno (H) también llamados polímeros. La combustión con llama (inflamación) de esta vegetación por tanto la podemos definir mediante una sencilla fórmula química como:

Combustible forestal (CHO)n + Oxigeno (O2) + calor ————-> Agua (H2O)+Dióxido de carbono (CO2)+Energía

Evidentemente esto es una simplificación tanto de la formulación orgánica de los polímeros como de la reacción en sí que es algo más compleja (sobre todo la fase gaseosa), pero pone de manifiesto los elementos fundamentales que rigen la termoquímica aplicada a los materiales vegetales, conocido como “triángulo del fuego” ya que hacen falta estos tres elementos para generar la combustión con llama. Así por ejemplo el combustible forestal posee grandes cantidades de agua que se encuentran en sus tejidos  conductores y de constitución y que por tanto se evapora y se une a la mezcla de gases durante el proceso. También poseen pequeñas cantidades de aceites esenciales con diversas funciones fisiológicas que se evaporan muy fácilmente al aparecer la fuente de calor y que, sin embargo, su baja temperatura de inflamación suele ser responsable, en realidad, de generar la ignición (compuestos orgánicos volátiles). En las fases previas y sobre todo posterior a la llama, la combustión es incompleta y por tanto se genera monóxido de carbono (CO) en lugar de CO2. Incluso en la fase de llama no todo el vegetal se quema simultáneamente con lo que aunque el gas predominante sea el CO2, en realidad siempre existe emisión de CO.

Como hemos dicho, la explicación química de esta reacción y por tanto el proceso de transformación de energía que se produce está bastante bien definido, existiendo ensayos de laboratorio que lo demuestran. Consisten en secar y moler la vegetación y medir muy detalladamente la combustión de manera controlada (Análisis termogravimétrico,  Bomba calorimétrica, Análisis Térmico Diferencial, Calorimetría de Escaneo Diferencial). En estos ensayos se suele controlar gran cantidad de parámetros entre los que se encuentran los referentes a la cantidad de oxígeno disponible, la cantidad de calor y la forma de calentar la muestra (entradas de la reacción). Por otro lado se analizan los gases emitidos antes (precalentamiento), durante (fase de llama) y después de la llama (fase de rescoldo) y la energía liberada en el proceso (productos de la reacción). La verdad es que el asunto tiene poco misterio cuando lo enfocamos desde un punto de vista exclusivamente químico ya que la mayoría de los vegetales tienen una composición muy parecida. Sin embargo ¿es esto suficiente para explicar la combustión de los vegetales en un incendio forestal? ¿Qué “puede más” en la inflamación de los vegetales durante un incendio, la química o la física de la combustión? ¿Los mismos procesos que rigen la ignición del material son los que intervienen en la fase de llama y en la fase de rescoldo?

En los últimos años se vienen proponiendo nuevas caracterizaciones de materiales basadas tanto en la química de la combustión como en los procesos dominados por el transporte de gases, que en el caso de combustibles forestales pueden llegar a ser más importantes que la fase química, ya que dependen de la estructura, relación superficie-volumen, porosidad, compactación, densidad y empaquetamiento del combustible, todas ellas propiedades físicas del material estudiado. El conocimiento y caracterización de la combustión desde el punto de vista del transporte de gases es imprescindible para extender conclusiones a escala real, donde en la mayoría de los casos la estructura de los combustibles condiciona la reacción al fuego. Los materiales altamente inflamables presentan dificultades para la descripción y análisis de su combustión ya que es un proceso complejo con muchos componentes relacionados, algunos de los cuales no son fáciles de medir. De hecho, muchas de las limitaciones que en la actualidad tienen los modelos de simulación se deben precisamente al escaso conocimiento de los procesos físico-químicos de dicha combustión. Si queremos conservar la estructura original de la vegetación y caracterizar su combustión se presenta la dificultad de que los vegetales son materiales altamente porosos (con mucho aire en su interior, pensemos en la hojarasca de un bosque o en las copa de un árbol) y heterogéneos (cada muestra es diferente de la anterior). A ello debemos añadir que son materiales vivos y con altos grados de humedad. Se entiende fácilmente que la presencia de gran cantidad de agua va alterar el proceso en relación a una muestra seca. Es más, los vegetales vivos pueden llegar a tener hasta 3 veces más peso de agua que de material vegetal seco (humedad 300%) siendo muy habitual que tengan una humedad alrededor del 100% (una muestra de 20 gramos tendría 10 g de agua y 10 g de materia seca). En este espectacular vídeo del NIST se puede comprobar la reacción al fuego del mismo árbol de Navidad con una humedad del 100% en las hojas (derecha) y una vez se ha secado (izquierda).

Clayton Huggett propuso en 1980 el método de consumo de oxígeno para estimar la energía emitida en una reacción de combustión. Enunciado originalmente por William Thornton en 1917, este autor no encontró ninguna aplicación práctica a su formulación, que se basa en asumir que el oxígeno consumido durante la combustión es proporcional al calor liberado. El “padre” de la aplicación tecnológica del método de consumo de oxígeno es Vytenis Babrauskas, que en 1984 fue el inventor del “cono calorimétrico”, el más conocido  equipo de laboratorio para la evaluación de la reacción al fuego de materiales, regulado por la norma ISO 5660 y por tanto su uso está normalizado en todo el mundo. Este dispositivo mide la concentración de oxígeno en el flujo de gases procedente de la combustión que multiplicado por un coeficiente que depende de las dimensiones del dispositivo, la presión (Pa) y la temperatura del gas (K), realiza la estimación de la energía liberada medida en kW. Es ésta, por tanto, la variable más importante para caracterizar la reacción al fuego de materiales y productos que retardan el fuego: la “Tasa de Calor Emitida”, denominada Heat Release Rate (HRR) en la literatura anglosajona (kW) parámetro ampliamente utilizado en la tecnología del fuego aplicada a los materiales y que según el propio V. Babrauskas: (1) Es un indicador de la fuerza conductora del fuego en un proceso que se retroalimenta (“heat makes more heat“, recordemos que para que haya combustión hace falta calor y como producto se emite calor) (2) La mayoría de las variables implicadas en la combustión están directamente relacionadas con el HRR, por tanto es una variable que explica muy bien la combustión (3) Altos valores de HRR implican altas amenazas para la vida, ya sea para las personas expuestas durante un accidente o para los bomberos que se enfrentan al reto de intentar apagar el fuego. Por tanto es una variable que funciona inequívocamente como “indice de peligro”.

Para la puesta en práctica de estas metodologías se han desarrollado en los últimos 30 años otros equipos a diferentes escalas, desde pequeñas muestras (small-scale test en la literatura anglosajona) hasta ensayos a escala “de habitación” (room-scale, forniture test) para ensayar muestras de tamaño real (como la de los árboles de Navidad mostrados). Estos equipos son utilizados para evaluar las características de la combustión de materiales y son suministrados por diversas empresas de calorimetría y tecnología del fuego.

Sin embargo un método más sencillo basado en el “principio de la entalpía” basado en los estudios desarrollados por Edwin E. Smith (1996) ha sido utilizado para desarrollar un calorímetro de pérdida de masa (Mass Loss Calorimeter MLC) que dispone para estimar la tasa de calor emitida un sensor denominado “termopila” (norma ISO 13927). La termopila está compuesta por 4 termopares (sensores para medir temperatura) conectados en serie y colocados al final de una chimenea. Mide la temperatura de los gases procedentes de la combustión de la muestra sometida a una radiación determinada (entre 10 y 100 kW/m2). Se asume que el calor liberado es proporcional a la masa, a su calor específico y a la diferencia de temperatura aplicando el principio de entalpía:

H2-H1=Cp(T2-T1)

Donde H son las entalpías inicial (1) y final (2) por unidad de masa, Cp es el calor específico o cantidad de calor que hay que suministrar a la unidad de masa de una sustancia para elevar su temperatura en una unidad y T es la diferencia de temperatura, en este caso de los gases procedentes de la combustión entre el estado 1 y el 2.

La termopila se calibra periódicamente con metano (CH4) para diferentes flujos de dicho gas ya que los valores de calor específico y calor emitido por unidad de masa de este hidrocarburo son conocidas. Las temperaturas obtenidas son aplicadas a las muestras a ensayar, por tanto se obtiene una estimación de HRR simplemente midiendo la temperatura de los gases a la salida de la chimenea. Este método acumula más error que el método de consumo de oxígeno pero es mucho más sencillo y económico. Este dispositivo, desarrollado para materiales plásticos, lo hemos aplicado en el Laboratorio de incendios forestales del INIA a otro tipo de muestras de alta inflamabilidad, como son los combustibles forestales, y se ha comprobado su precisión y repetibilidad en la medición del HRR, incluso para comparar muestras de combustibles vivos con altos porcentajes de humedad. En estas fotos podéis ver el dispositivo y un detalle de un ensayo de Coscoja (Quercus coccifera) con humedad del 100%  (la mitad del peso de la muestra es agua) sometida a una potencia de radiación de 50 kW/m2, recibiendo una temperatura procedente de una resistencia (conical heater) de aproxidamente 330-350ºC.

El dispositivo lleva una “chispa piloto” generada por una arco de alto voltaje que se sitúa justo por encima de la muestra ¿por qué? ¿qué arde antes la fase gaseosa o la fase sólida en una reacción de combustión? La temperatura mínima de autoignición del material vegetal se considera que es unos 600 K (327ºC) aunque en la práctica es necesario alcanzar entre 370-400ºC. Sin embargo es muy frecuente que los gases emitidos por la muestra al calentarse se queman (existe llama) antes de que se se queme la vegetación. En estos ensayos en general la llama va de arriba hacia abajo, esto es, la llama procedente del gas por encima de la chispa piloto es la que se propaga hacia la muestra de vegetación y termina produciéndose la combustión de la fase sólida. La verdad es que durante un fuego real este proceso es tan rápido que podemos asumir que la fase gaseosa y sólida empiezan a arder al mismo tiempo. De hecho, como decíamos antes, es un proceso que se retroalimenta, puesto que una vez que existe llama es ésta (gases a alta temperatura) la que genera el calentamiento de la muestra vegetal (energía transmitida por radiación y convección), y su posterior combustión que emite a su vez más energía hasta que se haya consumido todo el material vegetal.

En diversos accidentes y eventos producidos en incendios, los bomberos forestales relatan la existencia de “explosiones” y “olas de fuego” muy por delante del frente de llama, que describirían fenómenos en los que la dinámica de los gases calentados por delante del frente de fuego podrían intervenir en la aceleración de la combustión, proceso conocido como “fuego eruptivo”. Este fenómeno fue descrito y modelizado por el profesor D.X. Vieigas como un fenómeno básicamente físico-mecánico, aunque hay autores que consideran que la acumulación de compuestos volátiles altamente inflamables y muy comunes en los vegetales como el limoneno, podrían intervenir en este proceso. Una de las hipótesis que se plantean en las fases de inicio y aceleración de la combustión es hasta qué punto interviene la química, esto es, en qué medida la composición de los gases que se emiten en la fase de calentamiento, así como su concentración, no sólo desencadenan la ignición sino también la aceleración de la combustión (HRR). Esta línea de investigación aún poco explorada plantearía la “hipótesis de la atmósfera de volátiles” por delante del frente de llama para explicar fenómenos de ignición súbita y/o aceleración de la combustión (más detalles en la revisión de Vieigas y Simeoni 2011). Los compuestos bioquímicos orgánicos volátiles (VOC, BVOCs en la literatura científica) son muy estudiados en el campo de la contaminación atmosférica ya que son precursores  de la destrucción del ozono y de la contaminación del aire, sobre todo en las ciudades.  Existen BVOCs que forman parte del metabolismo de las plantas como aceite esencial con diversas funciones (insecticidas, fungicidas, resistencia a la desecación de tejidos, …). De hecho muchos de estos compuestos para la mayoría de las plantas son desconocidos o al menos se desconoce tanto su concentración en la planta como la concentración en la atmósfera que rodea a las plantas.  Por tanto es una línea de investigación que ofrecería información de la importancia relativa de la química frente a la física de la combustión, que hasta ahora se considera que es más importante en los modelos de propagación del fuego forestal.

Formula química del Limoneno (C10H16), inflamación a 48ºC, autoignición  237ºC, pico de emisión a 150-200ºC

Actualmente existen diversos modelos físicos para simular incendios forestales. Uno de los más avanzados es el modelo físico FIRETEC que está basado en la dinámica de los fluidos y tiene en cuenta los procesos fisico-químicos de intercambio de energía, en este caso aplicados al avance del fuego a través de una masa forestal o de matorral. En este vídeo podéis ver los fundamentos y algunas aplicaciones de este modelo. Presenta unos tiempos de computación aún inasumibles para su uso en la planificación de la extinción pero ha mostrado buenos ajustes con el comportamiento real, tanto en experimentos a escala de laboratorio como a escala de campo.

Por tanto desde la fórmula química básica del triángulo del fuego hasta el modelo FIRETEC se puede entender que hay mucho camino recorrido pero, a pesar de todo, Vulcano sigue generando fuego en su fragua para que Prometeo nos ayude entender el poder de este misterioso elemento.

Nos preguntamos con frecuencia con respecto a la vegetación y al fuego ¿por qué si las plantas tienen básicamente los mismos compuestos químicos arden de forma distinta? Y en el caso de que pudieran elegir ¿les gustaría contener la ira y la pasión por arder, manteniendo la serenidad hasta que finalmente estallan en llamas o preferirían desfogar en un segundo? ¿Podemos cambiar nuestra naturaleza? ¿Y las plantas, arden de diferente manera según las circunstancias o es una propiedad determinada por la evolución y la genética?

Los estudios de combustión de vegetación en laboratorio muestran que existen diferencias en lo que llamamos “inflamabilidad” de las plantas. Este concepto, que no tiene una definición científica estándar, básicamente alude a la “facilidad de arder” ante una fuente de calor determinada, que incluye el tiempo que tarda en producirse llama y “cómo de rápido” se quema. Para medirlo existen diferentes métodos que consisten en someter a la planta a una fuente de calor y esperar a que se se inflame. Se toman los tiempos de ignición y según el dispositivo que usemos, podemos medir también la rapidez de esa combustión y la energía que se desprende. Todo ello nos da unos valores característicos para cada especie con lo que podemos comparar, clasificar, hacer rankings, etc., de las especies más o menos inflamables.
Ensayo de inflamabilidad de vegetación en laboratorio (Temperatura  850ºC)
Explicado así sobre el papel la cosa no parece tener más misterio, pero lo cierto es que las plantas, aunque muy quietas por fuera, se empeñan en estar vivas por dentro. Los resultados de una tanda de experimentos con plantas que cogemos del campo y secamos en una estufa para que todas estén sin agua en sus tejidos y así poder comparar la inflamabilidad de las especies estudiadas, puede cambiar radicalmente cuando tenemos en cuenta el contenido de agua de la planta, que en términos técnicos denominamos “contenido de humedad del combustible vivo”. Estos experimentos se llevan a cabo con pequeñas muestras recogidas del campo de cada una de las partes de las plantas a estudiar, aunque generalmente se ensayan las partes más finas, que son las que tienen más facilidad para arder. Pero, ¿son aplicables estos resultados a otras escalas? Esto es, ¿arde igual cuando se enfada el corazón de Pep o Mou que Pep o Mou al completo? ¿Reacciona igual ante el fuego la planta completa que un trozo representativo de esa planta? Y es más ¿reacciona igual un espectador viendo el partido desde su casa, que desde un bar o desde el estadio? ¿Reacciona igual una planta aislada que cuando forma parte de un bosque? Por otro lado ¿por qué dos personas radicalmente diferentes pueden reaccionar de forma similar en la pasión de un estadio de fútbol? ¿Dos plantas muy diferentes pueden entonces arder de manera similar durante un incendio?
¿realmente importa algo la diferencia de inflamabilidad entre diferentes especies?
El problema de la escala de trabajo es una de las dificultades más grandes para establecer conclusiones claras sobre cuáles son las plantas más o menos inflamables. Por eso cuando nos preguntan con frecuencia, y sobre todo en esta época de plena campaña de incendios forestales, ¿qué planta arde más? o directamente vemos escrito en algún titular o informe interesado “los pinos arden más que las encinas” “los eucaliptos hacen que haya más incendios” no nos puede dar más que la risa (o reírse por no llorar) porque ese tipo de preguntas no tienen otra respuesta más correcta que un “DEPENDE”. Estas afirmaciones que rellenan muchos titulares tienen parte de verdad, pero como todos sabemos, las verdades a medias son las más traicioneras. En igualdad de condiciones controladas de laboratorio podemos asegurar que un pino es más inflamable que un roble, pero ¿y si el roble está enfermo y tiene gran cantidad de su biomasa de hojas muertas o con bajo contenido de humedad? ¿y si el pino está en una magnífica zona de suelos ricos y con disponiblidad de agua?
¿seguro que las frondosas son siempre menos inflamables que las coníferas? Fuente

Existen plantas que por su estructura física (ramillos y hojas más finas), su bajo contenido de humedad del combustible vivo, su tendencia a acumular vegetación muerta y su alto contenido en compuestos volátiles con bajo punto de inflamación, se ha demostrado que tardan menos en arder ante una fuente de calor dada y cuando lo hacen la combustión es muy rápida y energética. La cuestión es que hay pocas plantas que cumplan simultáneamente todas esas condiciones. Por tanto ¿cuál “pesa” más? ¿cual es la más determinante?

En un fuego el calor se transmite de tres formas: por radiación (energía emitida por el frente de llama), por convección (calor transportado por los gases procedentes de la llama) y por conducción (contacto directo entre el material vegetal caliente).
http://www.youtube.com/watch?v=zvPa_yEEd4E
Ensayo de comportamiento del fuego en campo (Temperatura máxima  850ºC) La fuerte radiación  y convección genera la ignición (segundo 14-16) sin necesidad de que llegue la llama  procedente del frente de fuego. La conducción se transmite entre los troncos que siguen ardiendo después del paso del fuego
Se ha discutido mucho sobre la mayor facilidad de arder de las coníferas en relación con las frondosas por la forma de sus hojas, lo que denominamos “relación superficie-volumen“. Las hojas de muchas plantas son largas y estrechas, por tanto tienen mucha superficie exterior en relación a su volumen y muchos puntos de contacto para calentarse, con lo que arden con facilidad ante un foco de calor que las “rodee”, esto es, un fluido como la llama o el calor de la convección del humo (todos sabemos que para hacer una fogata si no tenemos acelerante como alcohol o gasolina, hay que prender primero unas ramillas secas, hierbas u hojillas finas).

Hay otras especies de hoja más ancha, con una relación superficie volumen menor, al ser una hoja redondeada que se calienta más lentamente por tener menos superficie de contacto con la llama. Sin embargo y paradójicamente, la energía de la radiación que se transmite por delante del frente de llama, se “choca” con facilidad con esa superficie más ancha que se calienta rápidamente puesto que las hojas en general son muy finas, y finalmente se produce la ignición.

Por tanto algunas plantas serían más susceptibles al contacto con llama y la convección del humo (las de hojas y ramillos estrechos y finos) y otras a la radiación (las de hojas anchas y ramillos gruesos), pero en definitiva ambas tienen bastante facilidad para arder ya que las formas descritas del transporte del calor se producen de manera simultánea en un incendio forestal: TODAS LAS PLANTAS ARDEN.También se habla mucho sobre la humedad de las partes vivas de coníferas y frondosas, achancando a los pinos su mayor sequedad y por tanto facilidad para arder. Pues esto debemos desmentirlo también. Aunque sí se ha demostrado que en general hay un descenso de humedad de muchas especies arbustivas a lo largo del verano, no es siemre aplicable a los árboles. Existen evidencias de que las oscilaciones de humedad del arbolado durante el verano, tanto de coníferas como de frondosas, no es muy grande y ambos grupos presentan similares contenidos de agua en sus hojas en ambientes mediterráneos que suelen oscilar entre el 70% y el 150% (entre 70 g y 150 g de agua por cada 100 g de materia seca), en función de la zona geográfica, aunque es bastante frecuente una humedad en torno al 100% (misma cantidad de agua que de materia seca). Efectivamente hay bastante consenso en considerar que es la humedad el factor que más determina la inflamabilidad, el factor que más “pesa” para considerar diferencias en la inflamabilidad de las especies. Entonces para comparar diferentes especies de plantas podemos tener dos enfoques bien diferenciados: (1) Comparar diferentes especies con los mismos niveles de humedad para conocer las diferencias entre ellas debidas a otros factores (físicos o químicos) y (2) Realizar muestreos de campo en un zona concreta y llevar a cabo los experimentos a lo largo del tiempo para saber cómo cambian los contenidos de humedad y por tanto la inflamabilidad de las plantas estudiadas. El primer enfoque es más generalista y permitiría hacer clasificaciones y rankings de especies pero siempre tendríamos problemas para saber si es aplicable a un caso concreto en tanto no sepamos los niveles de humedad en el campo de las especies estudiadas. El segundo enfoque es más riguroso pero sería difícil de generalizar puesto que las especies estudiadas podrían comportarse de forma diferente en otras zonas. Con este desarrollo tan sesudo lo que en definitiva quiero expresar es que el concepto de inflamabilidad es relativo y por eso no cabe otra cosa que contextualizar la respuesta a la pregunta ¿qué especie es más inflamable?
No os voy a dejar con la miel en los labios. A pesar de esta duda existencial inherente al carácter de la ciencia existen, cómo no, clasificaciones de inflamabilidad de plantas. Todas ellas son válidas al igual que todos los resultados se circunscriben a la zona de estudio y/o al método empleado para su evaluación que incluye también la escala del ensayo (partícula, planta o conjunto de plantas). Los ensayos a escala real son costosos y difícil de repetir, con lo que la mayoría de las clasificaciones se refieren a “partes de la planta”, lo que denominamos “a escala de partícula de combustible”, que como hemos comentado comprende muestras de ramillos y hojas finas de menos de 1 cm de diámetro. Por tanto la mayoría de las listas y rankings existentes se refieren a esta pequeña escala. En España la lista más completa corresponde a la monografía que el INIA publicó en 1989 (ya ha llovido). Aunque las diferentes comunidades autónomas que son las competentes en prevención de incendios, han hecho intentos de realizar mapas de inflamabilidad basadas en estas listas u otras generadas posteriormente, lo cierto es que este trabajo, tanto por el número de especies como por su carácter nacional, no ha sido superado.
Ejemplo de lista de inflamabilidad de algunos combustibles del sotobosque  (Elvira & Hernando 1989)
NOTA: las especies arboreas son de porte arbustivo (frondosas) o se refieren a hojarasca (coníferas)

Actualmente hemos mejorado la metodología para clasificar y caracterizar la inflamabilidad a esta escala, con lo que podría ser el momento de repetir este trabajo para actualizarlo y extenderlo al mayor número de especies posible. Como son difíciles tanto las generalizaciones como las disponibilidades presupuestarias, por ahora parece que no hay más remedio que seguir haciendo estudios ad hoc, orientados a una especie, conjunto de especies o área geográfica. Por ejemplo, la mayoría de los avances de los últimos años en la clasificación de plantas se deben a los problemas de las vegetación ornamental usada en urbanizaciones, ya que se pretende resolver un problema importante en la gestión de los incendios en lo que se denomina interfaz urbano-forestal, esto es, zonas urbanas en contacto con los bosques que se ven afectados por incendios forestales (este concepto lo explicaré mejor en posteriores entradas).

La relatividad es aplicable a muchos aspectos de la vida pero en el caso de la inflamabilidad de la vegetación es, si cabe, más importante. Nuestras plantas arden de manera diferente pero no eligen el cómo, cúando y dónde y en muchos de los casos tampoco el “con quién” al estar fuera de su hábitat natural. En nuestra mano está por tanto interpretar correctamente este concepto para no “criminalizar” ni “endiosar” a las especies vegetales, considerando el contexto histórico, cultural, socioeconómico y medioambiental de nuestros ecosistemas.

http://fuegolab.blogspot.com.es/2013/03/oxigeno-calor-vegetacion-yfuego-de.html

http://fuegolab.blogspot.com.es/2013/07/este-verano-te-gustaria-arder-como-pep.html

Posted in Fisica y Quimica del Fuego, Incendios, Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Teoria del fuego | Comments Off on Combustibles forestales. Aspectos fisico quimicos relacionados con el incendio.

Real Decreto 842/2013, de 31 de octubre, por el que se aprueba la clasificación de los productos de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de resistencia frente al fuego.

Posted by Firestation en 29/11/2013

RD842

Posted in Edificacion, Incendios, Legislacion, Legislacion Edificacion | Comments Off on Real Decreto 842/2013, de 31 de octubre, por el que se aprueba la clasificación de los productos de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de resistencia frente al fuego.

Acceso libre a los codigos de la NFPA en version On-Line.

Posted by Firestation en 28/10/2013

NFPACodes

  • Selecciona el documento que quieras visualizar.
  • Selecciona la edicion del documento que quieras visualizar.
  • Click en el enlace “Free access” (debajo del titulo del documento)
  • Seras invitado a crear un perfil de registro que te dara acceso al documento en su version online y de “solo lectura” del documento.
Code No. Code Name
NFPA 1 Fire Code
NFPA 2 Hydrogen Technologies Code
NFPA 3 Recommended Practice on Commissioning and Integrated Testing of Fire Protection and Life Safety Systems
NFPA 4 Standard for Integrated Fire Protection and Life Safety System Testing
NFPA 10 Standard for Portable Fire Extinguishers
NFPA 11 Standard for Low-, Medium-, and High-Expansion Foam
NFPA 11A Standard for Medium- and High-Expansion Foam Systems
NFPA 11C Standard for Mobile Foam Apparatus
NFPA 12 Standard on Carbon Dioxide Extinguishing Systems
NFPA 12A Standard on Halon 1301 Fire Extinguishing Systems
NFPA 13 Standard for the Installation of Sprinkler Systems
NFPA 13D Standard for the Installation of Sprinkler Systems in One- and Two-Family Dwellings and Manufactured Homes
NFPA 13E Recommended Practice for Fire Department Operations in Properties Protected by Sprinkler and Standpipe Systems
NFPA 13R Standard for the Installation of Sprinkler Systems in Low-Rise Residential Occupancies
NFPA 14 Standard for the Installation of Standpipe and Hose Systems
NFPA 15 Standard for Water Spray Fixed Systems for Fire Protection
NFPA 16 Standard for the Installation of Foam-Water Sprinkler and Foam-Water Spray Systems
NFPA 17 Standard for Dry Chemical Extinguishing Systems
NFPA 17A Standard for Wet Chemical Extinguishing Systems
NFPA 18 Standard on Wetting Agents
NFPA 18A Standard on Water Additives for Fire Control and Vapor Mitigation
NFPA 20 Standard for the Installation of Stationary Pumps for Fire Protection
NFPA 22 Standard for Water Tanks for Private Fire Protection
NFPA 24 Standard for the Installation of Private Fire Service Mains and Their Appurtenances
NFPA 25 Standard for the Inspection, Testing, and Maintenance of Water-Based Fire Protection Systems
NFPA 30 Flammable and Combustible Liquids Code
NFPA 30A Code for Motor Fuel Dispensing Facilities and Repair Garages
NFPA 30B Code for the Manufacture and Storage of Aerosol Products
NFPA 31 Standard for the Installation of Oil-Burning Equipment
NFPA 32 Standard for Drycleaning Plants
NFPA 33 Standard for Spray Application Using Flammable or Combustible Materials
NFPA 34 Standard for Dipping, Coating, and Printing Processes Using Flammable or Combustible Liquids
NFPA 35 Standard for the Manufacture of Organic Coatings
NFPA 36 Standard for Solvent Extraction Plants
NFPA 37 Standard for the Installation and Use of Stationary Combustion Engines and Gas Turbines
NFPA 40 Standard for the Storage and Handling of Cellulose Nitrate Film
NFPA 42 Code for the Storage of Pyroxylin Plastic
NFPA 45 Standard on Fire Protection for Laboratories Using Chemicals
NFPA 46 Recommended Safe Practice for Storage of Forest Products
NFPA 50 Standard for Bulk Oxygen Systems at Consumer Sites
NFPA 50A Standard for Gaseous Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 50B Standard for Liquefied Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 51 Standard for the Design and Installation of Oxygen-Fuel Gas Systems for Welding, Cutting, and Allied Processes
NFPA 51A Standard for Acetylene Cylinder Charging Plants
NFPA 51B Standard for Fire Prevention During Welding, Cutting, and Other Hot Work
NFPA 52 Vehicular Gaseous Fuel Systems Code
NFPA 53 Recommended Practice on Materials, Equipment, and Systems Used in Oxygen-Enriched Atmospheres
NFPA 54 National Fuel Gas Code
NFPA 55 Compressed Gases and Cryogenic Fluids Code
NFPA 56 Standard for Fire and Explosion Prevention During Cleaning and Purging of Flammable Gas Piping Systems
NFPA 57 Liquefied Natural Gas (LNG) Vehicular Fuel Systems Code
NFPA 58 Liquefied Petroleum Gas Code
NFPA 59 Utility LP-Gas Plant Code
NFPA 59A Standard for the Production, Storage, and Handling of Liquefied Natural Gas (LNG)
NFPA 61 Standard for the Prevention of Fires and Dust Explosions in Agricultural and Food Processing Facilities
NFPA 67 Guide on Explosion Protection for Gaseous Mixtures in Pipe Systems
NFPA 68 Standard on Explosion Protection by Deflagration Venting
NFPA 69 Standard on Explosion Prevention Systems
NFPA 70 National Electrical Code®
NFPA 70A National Electrical Code® Requirements for One- and Two-Family Dwellings
NFPA 70B Recommended Practice for Electrical Equipment Maintenance
NFPA 70E Standard for Electrical Safety in the Workplace®
NFPA 72 National Fire Alarm and Signaling Code
NFPA 73 Standard for Electrical Inspections for Existing Dwellings
NFPA 75 Standard for the Fire Protection of Information Technology Equipment
NFPA 76 Standard for the Fire Protection of Telecommunications Facilities
NFPA 77 Recommended Practice on Static Electricity
NFPA 79 Electrical Standard for Industrial Machinery
NFPA 80 Standard for Fire Doors and Other Opening Protectives
NFPA 80A Recommended Practice for Protection of Buildings from Exterior Fire Exposures
NFPA 82 Standard on Incinerators and Waste and Linen Handling Systems and Equipment
NFPA 85 Boiler and Combustion Systems Hazards Code
NFPA 86 Standard for Ovens and Furnaces
NFPA 86C Standard for Industrial Furnaces Using a Special Processing Atmosphere
NFPA 86D Standard for Industrial Furnaces Using Vacuum as an Atmosphere
NFPA 87 Recommended Practice for Fluid Heaters
NFPA 88A Standard for Parking Structures
NFPA 88B Standard for Repair Garages
NFPA 90A Standard for the Installation of Air-Conditioning and Ventilating Systems
NFPA 90B Standard for the Installation of Warm Air Heating and Air-Conditioning Systems
NFPA 91 Standard for Exhaust Systems for Air Conveying of Vapors, Gases, Mists, and Noncombustible Particulate Solids
NFPA 92 Standard for Smoke Control Systems
NFPA 92A Standard for Smoke-Control Systems Utilizing Barriers and Pressure Differences
NFPA 92B Standard for Smoke Management Systems in Malls, Atria, and Large Spaces
NFPA 96 Standard for Ventilation Control and Fire Protection of Commercial Cooking Operations
NFPA 97 Standard Glossary of Terms Relating to Chimneys, Vents, and Heat-Producing Appliances
NFPA 99 Health Care Facilities Code
NFPA 99B Standard for Hypobaric Facilities
NFPA 101 Life Safety Code®
NFPA 101A Guide on Alternative Approaches to Life Safety
NFPA 101B Code for Means of Egress for Buildings and Structures
NFPA 102 Standard for Grandstands, Folding and Telescopic Seating, Tents, and Membrane Structures
NFPA 105 Standard for the Installation of Smoke Door Assemblies and Other Opening Protectives
NFPA 110 Standard for Emergency and Standby Power Systems
NFPA 111 Standard on Stored Electrical Energy Emergency and Standby Power Systems
NFPA 115 Standard for Laser Fire Protection
NFPA 120 Standard for Fire Prevention and Control in Coal Mines
NFPA 121 Standard on Fire Protection for Self-Propelled and Mobile Surface Mining Equipment
NFPA 122 Standard for Fire Prevention and Control in Metal/Nonmetal Mining and Metal Mineral Processing Facilities
NFPA 123 Standard for Fire Prevention and Control in Underground Bituminous Coal Mines
NFPA 130 Standard for Fixed Guideway Transit and Passenger Rail Systems
NFPA 140 Standard on Motion Picture and Television Production Studio Soundstages, Approved Production Facilities, and Production Locations
NFPA 150 Standard on Fire and Life Safety in Animal Housing Facilities
NFPA 160 Standard for the Use of Flame Effects Before an Audience
NFPA 170 Standard for Fire Safety and Emergency Symbols
NFPA 203 Guide on Roof Coverings and Roof Deck Constructions
NFPA 204 Standard for Smoke and Heat Venting
NFPA 211 Standard for Chimneys, Fireplaces, Vents, and Solid Fuel-Burning Appliances
NFPA 214 Standard on Water-Cooling Towers
NFPA 220 Standard on Types of Building Construction
NFPA 221 Standard for High Challenge Fire Walls, Fire Walls, and Fire Barrier Walls
NFPA 225 Model Manufactured Home Installation Standard
NFPA 230 Standard for the Fire Protection of Storage
NFPA 231 Standard for General Storage
NFPA 231C Standard for Rack Storage of Materials
NFPA 231D Standard for Storage of Rubber Tires
NFPA 231E Recommended Practice for the Storage of Baled Cotton
NFPA 231F Standard for the Storage of Roll Paper
NFPA 232 Standard for the Protection of Records
NFPA 232A Guide for Fire Protection for Archives and Records Centers
NFPA 241 Standard for Safeguarding Construction, Alteration, and Demolition Operations
NFPA 251 Standard Methods of Tests of Fire Resistance of Building Construction and Materials
NFPA 252 Standard Methods of Fire Tests of Door Assemblies
NFPA 253 Standard Method of Test for Critical Radiant Flux of Floor Covering Systems Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 255 Standard Method of Test of Surface Burning Characteristics of Building Materials
NFPA 256 Standard Methods of Fire Tests of Roof Coverings
NFPA 257 Standard on Fire Test for Window and Glass Block Assemblies
NFPA 258 Recommended Practice for Determining Smoke Generation of Solid Materials
NFPA 259 Standard Test Method for Potential Heat of Building Materials
NFPA 260 Standard Methods of Tests and Classification System for Cigarette Ignition Resistance of Components of Upholstered Furniture
NFPA 261 Standard Method of Test for Determining Resistance of Mock-Up Upholstered Furniture Material Assemblies to Ignition by Smoldering Cigarettes
NFPA 262 Standard Method of Test for Flame Travel and Smoke of Wires and Cables for Use in Air-Handling Spaces
NFPA 265 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Room Fire Growth Contribution of Textile Coverings on Full Height Panels and Walls
NFPA 266 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Upholstered Furniture Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 267 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Mattresses and Bedding Assemblies Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 268 Standard Test Method for Determining Ignitability of Exterior Wall Assemblies Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 269 Standard Test Method for Developing Toxic Potency Data for Use in Fire Hazard Modeling
NFPA 270 Standard Test Method for Measurement of Smoke Obscuration Using a Conical Radiant Source in a Single Closed Chamber
NFPA 271 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Materials and Products Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 272 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Upholstered Furniture Components or Composites and Mattresses Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 274 Standard Test Method to Evaluate Fire Performance Characteristics of Pipe Insulation
NFPA 275 Standard Method of Fire Tests for the Evaluation of Thermal Barriers
NFPA 276 Standard Method of Fire Tests for Determining the Heat Release Rate of Roofing Assemblies with Combustible Above-Deck Roofing Components
NFPA 285 Standard Fire Test Method for Evaluation of Fire Propagation Characteristics of Exterior Non-Load-Bearing Wall Assemblies Containing Combustible Components
NFPA 286 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Contribution of Wall and Ceiling Interior Finish to Room Fire Growth
NFPA 287 Standard Test Methods for Measurement of Flammability of Materials in Cleanrooms Using a Fire Propagation Apparatus (FPA)
NFPA 288 Standard Methods of Fire Tests of Horizontal Fire Door Assemblies Installed in Horizontal Fire Resistance-Rated Assemblies
NFPA 289 Standard Method of Fire Test for Individual Fuel Packages
NFPA 290 Standard for Fire Testing of Passive Protection Materials for Use on LP-Gas Containers
NFPA 291 Recommended Practice for Fire Flow Testing and Marking of Hydrants
NFPA 295 Standard for Wildfire Control
NFPA 297 Guide on Principles and Practices for Communications Systems
NFPA 298 Standard on Foam Chemicals for Wildland Fire Control
NFPA 299 Standard for Protection of Life and Property from Wildfire
NFPA 301 Code for Safety to Life from Fire on Merchant Vessels
NFPA 302 Fire Protection Standard for Pleasure and Commercial Motor Craft
NFPA 303 Fire Protection Standard for Marinas and Boatyards
NFPA 306 Standard for the Control of Gas Hazards on Vessels
NFPA 307 Standard for the Construction and Fire Protection of Marine Terminals, Piers, and Wharves
NFPA 312 Standard for Fire Protection of Vessels During Construction, Conversion, Repair, and Lay-Up
NFPA 318 Standard for the Protection of Semiconductor Fabrication Facilities
NFPA 326 Standard for the Safeguarding of Tanks and Containers for Entry, Cleaning, or Repair
NFPA 328 Recommended Practice for the Control of Flammable and Combustible Liquids and Gases in Manholes, Sewers, and Similar Underground Structures
NFPA 329 Recommended Practice for Handling Releases of Flammable and Combustible Liquids and Gases
NFPA 350 Guide for Safe Confined Space Entry and Work
NFPA 385 Standard for Tank Vehicles for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 386 Standard for Portable Shipping Tanks for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 395 Standard for the Storage of Flammable and Combustible Liquids at Farms and Isolated Sites
NFPA 400 Hazardous Materials Code
NFPA 402 Guide for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Operations
NFPA 403 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Services at Airports
NFPA 405 Standard for the Recurring Proficiency of Airport Fire Fighters
NFPA 407 Standard for Aircraft Fuel Servicing
NFPA 408 Standard for Aircraft Hand Portable Fire Extinguishers
NFPA 409 Standard on Aircraft Hangars
NFPA 410 Standard on Aircraft Maintenance
NFPA 412 Standard for Evaluating Aircraft Rescue and Fire-Fighting Foam Equipment
NFPA 414 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Vehicles
NFPA 415 Standard on Airport Terminal Buildings, Fueling Ramp Drainage, and Loading Walkways
NFPA 418 Standard for Heliports
NFPA 422 Guide for Aircraft Accident/Incident Response Assessment
NFPA 423 Standard for Construction and Protection of Aircraft Engine Test Facilities
NFPA 424 Guide for Airport/Community Emergency Planning
NFPA 430 Code for the Storage of Liquid and Solid Oxidizers
NFPA 432 Code for the Storage of Organic Peroxide Formulations
NFPA 434 Code for the Storage of Pesticides
NFPA 450 Guide for Emergency Medical Services and Systems
NFPA 471 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents
NFPA 472 Standard for Competence of Responders to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 473 Standard for Competencies for EMS Personnel Responding to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 475 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents/Weapons of Mass Destruction
NFPA 480 Standard for the Storage, Handling, and Processing of Magnesium Solids and Powders
NFPA 481 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Titanium
NFPA 482 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Zirconium
NFPA 484 Standard for Combustible Metals
NFPA 485 Standard for the Storage, Handling, Processing, and Use of Lithium Metal
NFPA 490 Code for the Storage of Ammonium Nitrate
NFPA 495 Explosive Materials Code
NFPA 496 Standard for Purged and Pressurized Enclosures for Electrical Equipment
NFPA 497 Recommended Practice for the Classification of Flammable Liquids, Gases, or Vapors and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 498 Standard for Safe Havens and Interchange Lots for Vehicles Transporting Explosives
NFPA 499 Recommended Practice for the Classification of Combustible Dusts and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 501 Standard on Manufactured Housing
NFPA 501A Standard for Fire Safety Criteria for Manufactured Home Installations, Sites, and Communities
NFPA 502 Standard for Road Tunnels, Bridges, and Other Limited Access Highways
NFPA 505 Fire Safety Standard for Powered Industrial Trucks Including Type Designations, Areas of Use, Conversions, Maintenance, and Operations
NFPA 513 Standard for Motor Freight Terminals
NFPA 520 Standard on Subterranean Spaces
NFPA 550 Guide to the Fire Safety Concepts Tree
NFPA 551 Guide for the Evaluation of Fire Risk Assessments
NFPA 555 Guide on Methods for Evaluating Potential for Room Flashover
NFPA 556 Guide on Methods for Evaluating Fire Hazard to Occupants of Passenger Road Vehicles
NFPA 557 Standard for Determination of Fire Loads for Use in Structural Fire Protection Design
NFPA 560 Standard for the Storage, Handling, and Use of Ethylene Oxide for Sterilization and Fumigation
NFPA 600 Standard on Industrial Fire Brigades
NFPA 601 Standard for Security Services in Fire Loss Prevention
NFPA 610 Guide for Emergency and Safety Operations at Motorsports Venues
NFPA 650 Standard for Pneumatic Conveying Systems for Handling Combustible Particulate Solids
NFPA 651 Standard for the Machining and Finishing of Aluminum and the Production and Handling of Aluminum Powders
NFPA 652 Standard on Combustible Dusts
NFPA 654 Standard for the Prevention of Fire and Dust Explosions from the Manufacturing, Processing, and Handling of Combustible Particulate Solids
NFPA 655 Standard for Prevention of Sulfur Fires and Explosions
NFPA 664 Standard for the Prevention of Fires and Explosions in Wood Processing and Woodworking Facilities
NFPA 701 Standard Methods of Fire Tests for Flame Propagation of Textiles and Films
NFPA 703 Standard for Fire Retardant—Treated Wood and Fire–Retardant Coatings for Building Materials
NFPA 704 Standard System for the Identification of the Hazards of Materials for Emergency Response
NFPA 705 Recommended Practice for a Field Flame Test for Textiles and Films
NFPA 720 Standard for the Installation of Carbon Monoxide(CO) Detection and Warning Equipment
NFPA 730 Guide for Premises Security
NFPA 731 Standard for the Installation of Electronic Premises Security Systems
NFPA 750 Standard on Water Mist Fire Protection Systems
NFPA 780 Standard for the Installation of Lightning Protection Systems
NFPA 790 Standard for Competency of Third-Party Field Evaluation Bodies
NFPA 791 Recommended Practice and Procedures for Unlabeled Electrical Equipment Evaluation
NFPA 801 Standard for Fire Protection for Facilities Handling Radioactive Materials
NFPA 803 Standard for Fire Protection for Light Water Nuclear Power Plants
NFPA 804 Standard for Fire Protection for Advanced Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 805 Performance-Based Standard for Fire Protection for Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 806 Performance-Based Standard for Fire Protection for Advanced Nuclear Reactor Electric Generating Plants Change Process
NFPA 820 Standard for Fire Protection in Wastewater Treatment and Collection Facilities
NFPA 850 Recommended Practice for Fire Protection for Electric Generating Plants and High Voltage Direct Current Converter Stations
NFPA 851 Recommended Practice for Fire Protection for Hydroelectric Generating Plants
NFPA 853 Standard for the Installation of Stationary Fuel Cell Power Systems
NFPA 900 Building Energy Code
NFPA 901 Standard Classifications for Incident Reporting and Fire Protection Data
NFPA 902 Fire Reporting Field Incident Guide
NFPA 903 Fire Reporting Property Survey Guide
NFPA 904 Incident Follow-up Report Guide
NFPA 906 Guide for Fire Incident Field Notes
NFPA 909 Code for the Protection of Cultural Resource Properties – Museums, Libraries, and Places of Worship
NFPA 914 Code for Fire Protection of Historic Structures
NFPA 921 Guide for Fire and Explosion Investigations
NFPA 950 Standard for Data Development and Exchange for the Fire Service
NFPA 951 Guide to Building and Utilizing Digital Information
NFPA 1000 Standard for Fire Service Professional Qualifications Accreditation and Certification Systems
NFPA 1001 Standard for Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1002 Standard for Fire Apparatus Driver/Operator Professional Qualifications
NFPA 1003 Standard for Airport Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1005 Standard for Professional Qualifications for Marine Fire Fighting for Land-Based Fire Fighters
NFPA 1006 Standard for Technical Rescuer Professional Qualifications
NFPA 1021 Standard for Fire Officer Professional Qualifications
NFPA 1026 Standard for Incident Management Personnel Professional Qualifications
NFPA 1031 Standard for Professional Qualifications for Fire Inspector and Plan Examiner
NFPA 1033 Standard for Professional Qualifications for Fire Investigator
NFPA 1035 Standard for Professional Qualifications for Fire and Life Safety Educator, Public Information Officer, and Juvenile Firesetter Intervention
NFPA 1037 Standard for Professional Qualifications for Fire Marshal
NFPA 1041 Standard for Fire Service Instructor Professional Qualifications
NFPA 1051 Standard for Wildland Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1061 Professional Qualifications for Public Safety Telecommunications Personnel
NFPA 1071 Standard for Emergency Vehicle Technician Professional Qualifications
NFPA 1072 Standard for Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Emergency Response Personnel Professional Qualifications
NFPA 1081 Standard for Industrial Fire Brigade Member Professional Qualifications
NFPA 1091 Standard for Traffic Control Incident Management Professional Qualifications
NFPA 1122 Code for Model Rocketry
NFPA 1123 Code for Fireworks Display
NFPA 1124 Code for the Manufacture, Transportation, Storage, and Retail Sales of Fireworks and Pyrotechnic Articles
NFPA 1125 Code for the Manufacture of Model Rocket and High Power Rocket Motors
NFPA 1126 Standard for the Use of Pyrotechnics Before a Proximate Audience
NFPA 1127 Code for High Power Rocketry
PYR 1128 Standard Method of Fire Test for Flame Breaks
PYR 1129 Standard Method of Fire Test for Covered Fuse on Consumer Fireworks
NFPA 1141 Standard for Fire Protection Infrastructure for Land Development in Wildland, Rural, and Suburban Areas
NFPA 1142 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1143 Standard for Wildland Fire Management
NFPA 1144 Standard for Reducing Structure Ignition Hazards from Wildland Fire
NFPA 1145 Guide for the Use of Class A Foams in Manual Structural Fire Fighting
NFPA 1150 Standard on Foam Chemicals for Fires in Class A Fuels
NFPA 1192 Standard on Recreational Vehicles
NFPA 1194 Standard for Recreational Vehicle Parks and Campgrounds
NFPA 1201 Standard for Providing Emergency Services to the Public
NFPA 1221 Standard for the Installation, Maintenance, and Use of Emergency Services Communications Systems
NFPA 1231 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1250 Recommended Practice in Fire and Emergency Service Organization Risk Management
NFPA 1401 Recommended Practice for Fire Service Training Reports and Records
NFPA 1402 Guide to Building Fire Service Training Centers
NFPA 1403 Standard on Live Fire Training Evolutions
NFPA 1404 Standard for Fire Service Respiratory Protection Training
NFPA 1405 Guide for Land-Based Fire Departments that Respond to Marine Vessel Fires
NFPA 1407 Standard for Fire Service Rapid Intervention Crews
NFPA 1408 Standard on Thermal Imaging Training
NFPA 1410 Standard on Training for Initial Emergency Scene Operations
NFPA 1451 Standard for a Fire and Emergency Services Vehicle Operations Training Program
NFPA 1452 Guide for Training Fire Service Personnel to Conduct Dwelling Fire Safety Surveys
NFPA 1500 Standard on Fire Department Occupational Safety and Health Program
NFPA 1521 Standard for Fire Department Safety Officer
NFPA 1561 Standard on Emergency Services Incident Management System
NFPA 1581 Standard on Fire Department Infection Control Program
NFPA 1582 Standard on Comprehensive Occupational Medical Program for Fire Departments
NFPA 1583 Standard on Health-Related Fitness Programs for Fire Department Members
NFPA 1584 Standard on the Rehabilitation Process for Members During Emergency Operations and Training Exercises
NFPA 1600 Standard on Disaster/Emergency Management and Business Continuity Programs
NFPA 1620 Standard for Pre-Incident Planning
NFPA 1670 Standard on Operations and Training for Technical Search and Rescue Incidents
NFPA 1710 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations, and Special Operations to the Public by Career Fire Departments
NFPA 1720 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations and Special Operations to the Public by Volunteer Fire Departments
NFPA 1730 Standard on Organization and Deployment of Fire Prevention Inspection and Code Enforcement, Plan Review, Investigation, and Public Education Operations to the Public
NFPA 1801 Standard on Thermal Imagers for the Fire Service
NFPA 1802 Standard on Two-Way, Portable (Hand-held) Land Mobile Radios for Use by Emergency Services Personnel
NFPA 1851 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1852 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA)
NFPA 1855 Standard for Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1901 Standard for Automotive Fire Apparatus
NFPA 1906 Standard for Wildland Fire Apparatus
NFPA 1911 Standard for the Inspection, Maintenance, Testing, and Retirement of In-Service Automotive Fire Apparatus
NFPA 1912 Standard for Fire Apparatus Refurbishing
NFPA 1914 Standard for Testing Fire Department Aerial Devices
NFPA 1915 Standard for Fire Apparatus Preventive Maintenance Program
NFPA 1917 Standard for Automotive Ambulances
NFPA 1925 Standard on Marine Fire-Fighting Vessels
NFPA 1931 Standard for Manufacturer’s Design of Fire Department Ground Ladders
NFPA 1932 Standard on Use, Maintenance, and Service Testing of In-Service Fire Department Ground Ladders
NFPA 1936 Standard on Powered Rescue Tools
NFPA 1951 Standard on Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1952 Standard on Surface Water Operations Protective Clothing and Equipment
NFPA 1953 Standard on Protective Ensembles for Contaminated Water Diving
NFPA 1961 Standard on Fire Hose
NFPA 1962 Standard for the Care, Use, Inspection, Service Testing, and Replacement of Fire Hose, Couplings, Nozzles, and Fire Hose Appliances
NFPA 1963 Standard for Fire Hose Connections
NFPA 1964 Standard for Spray Nozzles
NFPA 1965 Standard for Fire Hose Appliances
NFPA 1971 Standard on Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1975 Standard on Station/Work Uniforms for Emergency Services
NFPA 1976 Standard on Protective Ensemble for Proximity Fire Fighting
NFPA 1977 Standard on Protective Clothing and Equipment for Wildland Fire Fighting
NFPA 1981 Standard on Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA) for Emergency Services
NFPA 1982 Standard on Personal Alert Safety Systems (PASS)
NFPA 1983 Standard on Life Safety Rope and Equipment for Emergency Services
NFPA 1984 Standard on Respirators for Wildland Fire Fighting Operations
NFPA 1989 Standard on Breathing Air Quality for Emergency Services Respiratory Protection
NFPA 1991 Standard on Vapor-Protective Ensembles for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1992 Standard on Liquid Splash-Protective Ensembles and Clothing for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1994 Standard on Protective Ensembles for First Responders to CBRN Terrorism Incidents
NFPA 1999 Standard on Protective Clothing for Emergency Medical Operations
NFPA 2001 Standard on Clean Agent Fire Extinguishing Systems
NFPA 2010 Standard for Fixed Aerosol Fire-Extinguishing Systems
NFPA 2112 Standard on Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 2113 Standard on Selection, Care, Use, and Maintenance of Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 5000 Building Construction and Safety Code®
NFPA 8501 Standard for Single Burner Boiler Operation
NFPA 8502 Standard for the Prevention of Furnace Explosions/Implosions in Multiple Burner Boilers
NFPA 8503 Standard for Pulverized Fuel Systems
NFPA 8504 Standard on Atmospheric Fluidized-Bed Boiler Operation
NFPA 8505 Standard for Stoker Operation
NFPA 8506 Standard on Heat Recovery Steam Generator Systems

Posted in Agentes Extintores, Bombas, Edificacion, Incendios, Legislacion, Prevencion, Riesgo Electrico, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion, Teoria del fuego | 1 Comment »

Conclusiones del 6º Congreso Forestal Español. Vitoria 2013.

Posted by Firestation en 27/10/2013

Congresovitoria

Posted in Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comments Off on Conclusiones del 6º Congreso Forestal Español. Vitoria 2013.

Estres termico y golpe de calor.

Posted by Firestation en 14/10/2013

bomberos- golpe calor

http://www.lasprovincias.es/20131001/mas-actualidad/sucesos/incendio-rekunion-fuente-jarro-201310011459.html

Estrés térmico

El estrés térmico es la sensación de malestar que se experimenta cuando la permanencia en un ambiente determinado exige esfuerzos desmesurados a los mecanismos de que dispone el organismo para mantener la temperatura interna en 37º C.

El golpe de calor se caracteriza por una alteración en el estado mental asociada a una alta temperatura corporal, a lo que se agrega piel seca y ruborizada en el golpe de calor clásico. Considerado una emergencia médica que puede amenazar la vida, se reconoció por los romanos en el año 24 A.C., pero en el año 1946 se demostró que el GC podía llevar a daño orgánico múltiple, con hemorragia y necrosis en pulmones, corazón, riñones, hígado, cerebro e intestino. Aún con un adecuado manejo, el golpe de calor puede tener desenlace fatal y los sobrevivientes pueden presentar secuelas neurológicas permanentes. Se reconocen dos formas GC: clásico por exposición a altas temperaturas y golpe de calor post ejercicio, como consecuencia de actividades físicas en ambientes con temperatura elevada. Estudios realizados durante la última década, muestran que el golpe de calor resulta de una falla en la termorregulación junto con una exagerada respuesta de fase aguda y probablemente con alteración en la expresión de las proteínas de shock por calor. Potenciales complicaciones relacionadas a golpe de calor severo son: falla renal aguda, coagulación intravascular diseminada, rabdomiolisis, síndrome de distress respiratorio y alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico y acido base. Un mejor pronóstico se asocia a tratamiento precoz, el que se ensombrece cuando se retrasa por más de dos horas.

     Definición

     Dentro de las entidades relacionadas con calor, se incluyen el síncope por calor, calambres por calor, agotamiento por calor y GC, siendo esta última la más grave.
Se ha involucrado la hipertermia en el Síndrome de Muerte Súbita y se ha descrito en recién nacidos y lactantes por sobre-abrigo, especialmente en ambientes muy calurosos.

     Síncope por calor
Se presenta como sensación de debilidad causada por vasodilatación periférica, secundaria a una alta temperatura ambiental.

     Calambres por calor
     Se refiere a calambres musculares que ocurren durante el ejercicio en ambientes de alta temperatura, en relación con déficit de sal. Generalmente tienen evolución benigna.

     Agotamiento por calor
     Ocurre cuando el individuo llega a estar deshidratado y débil, frecuentemente con nauseas y vómitos, secundarios a la excesiva sudoración que lleva a perder agua y sal. La depleción de sal, en este cuadro se presenta usualmente cuando una persona no aclimatada se ejercita en un ambiente de alta temperatura y solamente bebe agua. La temperatura corporal puede no estar elevada, y no hay daño tisular.

     Golpe de calor
     
Es causado por la elevación de la temperatura corporal asociada a una falla en el sistema de la termorregulación. Se define como una enfermedad grave causada por temperatura elevada, de cuantía variable definida como una temperatura rectal que excede los 40,6 º C, y anormalidades del sistema nervioso central (SNC) como delirio, convulsiones o coma, que se producen como consecuencia de exposición a calor ambiental (GC clásico) o por ejercicio intenso en ambientes con temperatura elevada (GC post ejercicio). En base a la fisiopatología de este cuadro, también se ha definido como una forma de hipertermia asociada con inflamación sistémica que lleva a falla orgánica múltiple en la que predomina la encefalopatía.

golpe calorPRIMEROS AUXILIOS Y TRATAMIENTO

En el tratamiento lo más importante es eliminar la hipertermia y dar apoyo a las funciones vitales.

          •
Alicar compresas de agua fria en la cabeza.
          
Darle a beber de agua a pequeños sorbos.
          
Colocar al paciente en lugar fresco y ventilado a a la sombra, en posición decúbito supino semisentado.
          
Sumergir al paciente en una bañera con agua helada y añadir un ventilador dirigido hacia el enfermo.
          
Masaje corporal suave y continuo todo el tiempo que dure el enfriamiento.
          
No se deben realizar fricciones con alcohol.
          
Si se precisa se debe realizar apoyo sistémico con ventilación adecuada e infusión de líquidos intravenosos (IV) para solucionar la deshidratación y la hipotensión.
          
Si aparecieran convulsiones se debe instaurar tratamiento con fármacos IV e incluso antes, como prevención.
          
Debemos confirmar una buena diuresis para controlar el buen funcionamiento renal, así como corregir los trastornos electrolíticos y el posible daño hepático.

 

Posted in Equipos proteccion, Incendios, Primeros Auxilios | Comments Off on Estres termico y golpe de calor.

Incendios en vehículos debidos a actos intencionados y negligencias

Posted by Firestation en 11/10/2013

incendio vehiculos

Sumario: Los incendios que se producen en los vehículos o en los que están directamente involucrados presentan una casuística muy variada. Su investigación depende de múltiples parámetros, que se deben analizar en profundidad. Pueden ser achacables a un “problema propio” del vehículo (del proceso de fabricación y posterior comercialización) o tener un origen externo. Esta distinción es esencial para establecer las responsabilidades pertinentes

Posted in Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comments Off on Incendios en vehículos debidos a actos intencionados y negligencias

NFPA Journal. Equipo de simulacro, simulacro en Willis Tower.

Posted by Firestation en 04/10/2013

Por Michael Schroeder e Anthony Vanbuskir

 

WillisTower
Cómo unieron fuerzas la gerencia de Willis Tower y el Departamento de Bomberos de Chicago para proteger el edificio más alto del país.

Chicago es conocida como la ciudad de los grandes hombros, y la icónica Willis Tower, antes conocida como Sears Tower, representa gran parte de la fuerza arquitectónica de la ciudad. Con 110 pisos y 1450 pies (442 metros) de altura, es el edificio más alto del país, y también del Hemisferio Occidental. Su superficie de 4.5 millones de pies cuadrados (418,063 metros cuadrados) alberga oficinas, restaurantes, negocios, una oficina de correo estadounidense, dos consultorios de quiroprácticos y dos consultorios odontológicos. Aproximadamente 25,000 personas pasan por el edificio a diario.

Es por ello que la gerencia del edificio se ha agrupado con el Departamento de Bomberos de Chicago (CFD, por sus siglas en inglés) para llevar a cabo un simulacro anual a gran escala para probar y ajustar en detalle los procedimientos ante una emergencia. Los simulacros pueden incluir cientos de participantes, incluidos bomberos y la gerencia del edificio, personal de seguridad e ingeniería. El Journal le pidió a Michael Schroeder, director de continuidad de los negocios y seguridad humana para U.S. Equities Asset Management, LLC, compañía estadounidense que administra el edificio, y a Anthony VanBuskirk, vicejefe de distrito del CFD (retirado), que cuenten sus experiencias con un simulacro reciente: qué fue lo que funcionó, qué fue lo que no funcionó, y la razón por la que la cooperación es de suma importancia para proteger las vidas humanas y la propiedad en una de las estructuras más complejas del mundo.


MICHAEL SCHROEDER
U.S. Equities Asset Management, LLC

Son las 5.00 de la mañana en una fría mañana de sábado en octubre, y estoy en uno de los vestíbulos masivos de Willis Tower reuniéndome con Tony VanBuskirk, jefe de distrito del Departamento de Bomberos de Chicago (CFD), junto con Tom Cronin, ingeniero principal del edificio, y Keith Kambic, director de seguridad. Nos reunimos tan temprano para conversar sobre los planes finales para nuestro simulacro anual de emergencia, un evento que reúne a la gerencia de Willis Tower con el CFD para ajustar en detalle nuestra capacidad de respuesta ante una emergencia.

El simulacro de hoy, que llevó varios meses de planificación, incluye un incendio simulado en un piso determinado. Para el personal del edificio el simulacro representa una oportunidad para aplicar sus capacidades bajo condiciones estresantes aunque controladas. Más de 60 miembros del personal participan, incluidos miembros del equipo de seguridad humana y protección del edificio que sirven de “actores” y que interactuarán de diferentes maneras con los bomberos que asistan al lugar.

Charlamos un poco hasta que Tony y Tom parten hacia el piso del incendio simulado, y yo me dirijo hacia el área de información en el centro de conferencias del edificio para asegurarme de que los actores tengan en claro lo que deben hacer. Durante meses hemos desarrollado “escenas”, los cientos de pequeños eventos que deben llevarse a cabo como parte del guión cronológico del evento. Se espera que todo desde el alerta inicial hasta la evacuación final ocurra en un momento específico. Al principio del proceso de planificación, la gerencia de seguridad humana y protección del edificio crea eventos del tipo “que sucedería si” que prueban diversos componentes de respuesta: componentes mecánicos (activación, inteligibilidad y volumen de altoparlantes), componentes de procedimiento (asegurarse de que el personal de emergencia del edificio se mueva de a pares y utilice la escalera hacia el piso del incendio), continuidad de los negocios (uso de un servicio de notificación masiva de terceros), y más. Todos participan en el simulacro; si no se es parte del personal de emergencia, se es un actor, actuando personajes que pueden variar desde una persona lastimada hasta huéspedes furiosos o periodistas de noticias. Está todo diseñado para brindarle a nuestro personal de emergencia gente real y situaciones que deben manejar.

El siguiente par de horas transcurre entre preparativos, para asegurar que todas las partes estén listas para comenzar. Todos los actores están en su lugar. Como controlador principal, parte de mi trabajo de hoy es iniciar el simulacro, y lo hago llamando a un ingeniero y pidiéndole que active el detector de humo en el piso predeterminado. A las 8.30 de la mañana, se libera el detector de humo. El simulacro está en marcha.

Sólo un aspecto de la preparación

Si bien los ejercicios son un componente crítico para mejorar el programa de manejo de emergencias de Willis Tower, creemos que para obtener verdaderamente lo mejor de nuestra relación con el Departamento de Bomberos debemos trabajar en conjunto antes, durante y después del incidente.

El simulacro anual a gran escala es solamente una parte, si bien importante, de toda la preparación  para emergencias; nuestro trabajo con el CFD y otros organismos de la ciudad es abarcativo y continuo y es una gran parte del programa de manejo de emergencias del edificio que yo superviso. El programa se construye sobre los aspectos básicos del manejo de emergencias: planificación, a través de planes de respuesta escritos; mitigación, a través de inspecciones de seguridad humana del edificio continuas y mantenimiento oportuno; respuesta, si fuera necesario y cuando fuera aplicable; y recuperación, lo que significa regresar a la actividad de la forma habitual con rapidez. Cumplimos con la Ordenanza de seguridad humana en alturas de Chicago (Chicago High-Rise Life Safety Ordinance) y con el Código Municipal de Chicago (Municipal Code of Chicago), que hacen referencia a diferentes códigos de la NFPA; para la planificación de emergencias hemos utilizado la NFPA 1600, Manejo de desastres/emergencias y programas para la continuidad de los negocios, como herramienta de auditoría. Asimismo revisamos nuestros planes escritos, llevamos a cabo ejercicios de mesa basados en una detección precoz para determinar el potencial de un evento futuro o inquietud actual, y hacemos rondas con el personal del edificio que incluyen desde técnicas de vigilancia de seguridad hasta revisiones de las recientes actualizaciones tecnológicas.

Además, otro tipo de personal de emergencias de la ciudad, como el equipo de policía de Armas y Tácticas Especiales (SWAT, Special Weapons and Tactics), llevarán a cabo ejercicios, rondas completas o harán presentaciones. El personal de manejo de emergencias de Chicago ha utilizado el edificio para capacitar y llevar a cabo el entrenamiento de su programa para Equipos Certificados de Respuesta a Emergencias  (CERT, Certified Emergency Response Team).  Se invita al personal de educación de la comunidad del CFD a realizar presentaciones y participar en el monitoreo e informes evaluativos de los simulacros de incendio de los usuarios.  El personal de supervisión de seguridad del edificio participa en los materiales de revisión y capacitación del director de seguridad durante el año. Se acompaña a los inspectores de incendio de la ciudad por el edificio y en lugar de tratar las inspecciones como una tarea que debe completarse, el personal de seguridad humana se compromete con los inspectores para aprender de la inspección y mejorar las inspecciones de seguridad humana del edificio.

Teniendo en cuenta la complejidad y actividad que se desarrolla en el edificio, la Willis Tower es muy segura, y las emergencias que requieren de una respuesta externa son pocas y muy espaciadas. Cuando surgen, es importante no solo responder de la forma adecuada sino revisar también la respuesta de manera oportuna. Por ejemplo, Tony fue una vez parte de un equipo de emergencia del CFD que acudió al edificio por una acumulación de humo desde una fuente desconocida en un piso inferior; y no fue un simulacro. Si bien el evento fue menor y se resolvió rápidamente, le brindó la oportunidad a la gerencia del edificio y al CFD de ejecutar una respuesta real. Después, Tony se tomó el tiempo para permanecer en el panel de incendios del vestíbulo y realizar el informe evaluativo conmigo. Pude actuar rápidamente y hacer algunos ajustes necesarios en la respuesta de la gerencia del edificio.

Observar el simulacro
Segundos después de que se activa el detector de humo, el operador del centro de comando (CCO, por sus siglas en inglés) de seguridad del edificio ve el punto de alarma aparecer en la pantalla de su computadora. Mira al operador de control de ingeniería con quien comparte la sala, y de forma simultánea despacha cada uno a su personal de emergencia en campo del edificio. Se alerta al CFD, y se interrumpe cualquier otro tipo de conversación por radio. El CCO monitorea la pantalla en busca de cualquier otro indicio sobre lo que podría estar sucediendo en el piso del incendio simulado.

Una supervisora de seguridad y un ingeniero del edificio se dirigen hacia la ubicación de la alarma. Se reúnen dos pisos más abajo y caminan juntos hacia el hueco de la escalera. Cada uno llama en sus movimientos a su respectivo operador, y cada uno consulta el estado de la alarma. Se les ha dicho a ambos que se ha activado un “flujo” (una alarma de flujo que indica que un rociador está liberando agua) y que el CFD está en camino.

Por su capacitación la supervisora de seguridad sabe que es ahora la directora de seguridad de incendios (FSD, por sus siglas en inglés) a cargo, una designación que se les hace a aquellos que están a cargo de la respuesta a emergencias hasta que el Departamento de Bomberos toma el mando. Se envía a todos los supervisores de Willis Tower a una capacitación de respuesta a emergencias (un día por semana durante ocho semanas, a cargo de los capacitadores del Departamento de Bomberos) para obtener la designación de FSD. Nuestro enfoque para situaciones de emergencia es que el usuario es el  primer socorrista, la seguridad del edificio el segundo, y el departamento de bomberos el tercero, y es por ello que la capacitación de los usuarios y del personal del edificio es tan importante para asegurar que se tomen las medidas adecuadas durante los primeros segundos y minutos de una emergencia. La supervisora de seguridad llama por radio a la seguridad del vestíbulo y le dice que “se asegure de sacar los libros”; que consisten en esa información del edificio de suma importancia conservada en el panel de incendio del vestíbulo disponible fácilmente para los bomberos que responden a la emergencia. “También necesitamos un ingeniero en el panel de incendio, de modo que asegúrate de que así sea”, le dice al guardia de seguridad del vestíbulo.

Algunos minutos más tarde, llegan varios camiones de bomberos del CFD a la puerta del edificio, con luces y sirenas encendidas.  Tony y yo estamos en el vestíbulo, monitoreando la respuesta del personal del edificio. Tom está en el piso del incendio, y Keith se está moviendo por el edificio. Tony mira de cerca cómo responde su personal, y ambos esperamos el punto de contacto crucial inicial entre los actores y los bomberos.

Finalmente ocurre. La ola inicial de bomberos aparece, equipada y lista para trabajar. El comandante del incidente (IC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Bomberos se dirige hacia el panel de incendio del vestíbulo donde lo esperan el ingeniero y directora de seguridad de incendios del edificio. Se presenta la información crítica como los planos de los pisos, la ubicación de la tubería, recorridos del ascensor, todo dispuesto para su revisión. El IC formula muchas preguntas: ¿Se ha evacuado el piso? ¿Hay alarmas de flujo de agua? ¿Hay usuarios que necesiten una asistencia especial? y recibe las respuestas de la gerencia del edificio.

El IC decide su próximo movimiento, y durante los siguientes 90 minutos los actores y bomberos trabajan para resolver distintos problemas, algunos planeados, otros espontáneos. Se realizan anuncios dirigidos al público y se reubica a los “ocupantes” del edificio en un piso inferior. Los actores presentan a los bomberos una serie de problemas típicos para una emergencia a gran escala: cuestiones médicas que incluyen paros cardíacos, gente que necesita asistencia especial, gente que no está segura de la mejor manera para evacuar áreas no seguras. En otros lugares, el personal de seguridad acompaña a los bomberos a los ascensores y bombas de incendio clave. Un actor que caracteriza a un periodista de televisión persistente intenta obtener información sobre lo que está ocurriendo. Otros actores que caracterizan a esposas y esposos afligidos y ciudadanos preocupados  hacen múltiples llamadas al edificio. Mientras tanto, los bomberos encuentran la fuente del humo, y se apaga el “incendio”.

Alrededor de las 10 de la mañana, se emite la señal que indica que “se extinguió el incendio” y termina el simulacro. Todos los participantes (ingenieros del edificio, personal de seguridad y de la recepción, bomberos) se reúnen en uno de los restaurantes del edificio para realizar un informe evaluativo preciso mientras comparten algunas hamburguesas y perros calientes.  Toda la información reunida durante el ejercicio se incluye en el informe evaluativo, y la gerencia del edificio comienza el informe detallado del personal del edificio, aclarando los roles y responsabilidades. Todo el personal de emergencia cuenta con observadores que catalogan sus acciones durante el simulacro, y esta información se incluye en el análisis minucioso de Tony de la respuesta del CFD, cuerpo por cuerpo, desafío por desafío. Durante una hora, analizamos el equipo, los procedimientos, la seguridad humana, los protocolos, y otros innumerables puntos de mayor o menor importancia, tanto desde el punto de vista de la gerencia del edificio como desde el Departamento de Bomberos. Cada grupo se lleva material sobre el cual trabajar.

Es mucho trabajo para todos los participantes involucrados lograr algo de esta escala cada año, pero la experiencia y el conocimiento que nos llevamos de esto es irremplazable. Es por ello que continuaremos trabajando con el CFD para desarrollar esta relación; ambos comprendemos que la gente que trabaja unida puede lograr que el edificio sea más seguro para todos.


ANTHONY VANBUSKIRK
Vicejefe de distrito del CFD (retirado)

Chicago alberga a más de 2.5 millones de personas y aproximadamente 1,700 edificios de altura comerciales y residenciales, muchos de ellos (incluyendo Willis Tower, el edificio más alto de todos) reconocidos a nivel mundial. Las relucientes torres modernas están codo a codo con los antiguos edificios que son “legados” de hace siglos diseñados por Frank Lloyd Wright, Louis Sullivan, y Dankmar Adler.

Independientemente de la ascendencia arquitectónica, estos edificios y sus ocupantes se encuentran bajo la responsabilidad del Departamento de Bomberos de Chicago (CFD). Más específicamente, eran mi responsabilidad. Antes de mi retiro reciente, era vicejefe de distrito del CFD para el primer distrito de la ciudad, abarcando los cientos de rascacielos en el distrito comercial central de Chicago y sus alrededores. Fue una responsabilidad que compartí con hombres y mujeres de distintas oficinas del Departamento de Bomberos, así como con un amplio elenco detrás de escena, incluyendo la Oficina de Manejo y Comunicaciones de Emergencia (OMEC, Office of Emergency Management and Communications) y la policía, departamentos de legales y de la construcción de la ciudad. Con la misma importancia, fui asistido por los propietarios, gerentes y personal de estas estructuras de altura, incluidos ingenieros, personal de seguridad y de la gerencia en Willis Tower. La combinación de esfuerzos de estas entidades dispares es lo que hace posible que el Departamento de Bomberos resuelva varios rompecabezas que pueden desarrollarse durante una situación de emergencia en estos complejos edificios.

En mi experiencia, la mitigación exitosa de las emergencias depende al menos, tanto de la información disponible en el comienzo de un evento como de los recursos que responden.  La información es la clave, y la mejor manera de obtenerla es antes de que ocurra un incidente. Parte de nuestro proceso de reunión de información para Willis Tower fue una emergencia simulada anual que incluyó la participación de personal del Departamento de Bomberos y del personal del edificio. Queríamos mejorar la interacción del CFD con personal de la torre para hacer nuestras acciones iniciales lo más efectivas posible, y ajustar en detalle la programación inicial de la respuesta en edificios de altura del Departamento de Bomberos. Mucho antes de mi participación en el simulacro con Mike Schroeder y su personal en Willis Tower, ellos habían desarrollado protocolos de emergencia para el personal de la gerencia, ingeniería y seguridad del edificio. Prepararon planillas de datos y planos de pisos críticos como parte de un plan de emergencia general, y los incluyeron en un libro simple de leer y que cumple con el código diseñado para ser utilizado por el personal de emergencia. Como dice Mike en su plan de acción, el personal de seguridad del edificio necesita “asegurarse de que los libros estén disponibles” en una emergencia. Y como siempre les dije a los funcionarios y jefes de mi cuerpo de bomberos “asegúrense de conseguir esos libros”. Todo se trata de contar con información.

Edificio complejo, ejercicio complejo
Un simulacro de emergencia se llevó a cabo recientemente en Willis Tower sobre un incendio en un piso superior al que debió responder el personal del CFD. Alrededor de 60 miembros del CFD trabajaron con una cantidad similar de personal de ingeniería y seguridad de Willis Tower para ver el flujo de información, y cómo podría ayudarse a mitigar nuestra “emergencia” en este edificio de referencia. Durante el trabajo con Mike y otros miembros del personal de Willis Tower, el ejercicio fue una oportunidad para mí de observar el protocolo de comando de incidentes en altura a medida que se desplegaba, y concentrarme en cómo y por qué los funcionarios de los cuerpos de bomberos y jefes de escuadrón se adaptan a los obstáculos que enfrentan.

No todos los edificios requieren de un esfuerzo tan profundo, pero la complejidad del ejercicio previamente planeado solo reflejaba la complejidad del edificio en sí mismo. La torre incluye 110 pisos, una serie de ocupaciones comerciales que oscila entre espacios para oficinas y negocios y restaurantes, y sofisticados sistemas de comunicaciones. La ocupación promedio es de alrededor de 12,000, aproximadamente 25,000 personas entran y salen cada día. Es un desafío importante desde el punto de vista del servicio de bomberos, y es por ello que es tan importante que los recursos de la información de emergencia disponibles coincidan con las necesidades del edificio. Esto aplica a cualquier edificio; la escala puede ser diferente, pero los principios de planificación previa siguen siendo los mismos. La información debe encontrarse a mano antes de una emergencia y en un formato estándar, conciso que pueda ser fácilmente asimilado por el personal de emergencia, especialmente durante las etapas iniciales de un incidente.

El simulacro comenzó con la activación de una alarma en el piso superior. Dicha activación en un edificio sin un reporte telefónico que la acompañe se denomina una “alarma automática” en la terminología del CFD, y la respuesta consiste en enviar una autobomba, una autoescalera y un jefe de escuadrón, para un total de 11 bomberos. Pronto se recibieron múltiples informes de humo denso en el piso superior, y el jefe de batallón que llegó primero subió la clasificación de la respuesta a una respuesta de más unidades a gran altura. El jefe le transmitió esta información a la OEMC, y se activó el protocolo del Comando de Incidentes del Departamento de Bomberos de Chicago, que complementó los 11 hombres originales con cuatro autobombas, cuatro autoescaleras, un escuadrón, cinco jefes de batallón, un vicejefe de distrito, una camioneta de comando, y personal adicional del Servicio de Emergencias Médicas (EMS).

En la torre, observé cómo el personal del edificio informó sobre la situación a los primeros bomberos que acudieron en los camiones. Junto con el jefe de batallón que llegaba al lugar, se designó el hueco de escalera de ataque inicial antes de proceder, a través de un montacargas adecuado, hasta un nivel de tres pisos por debajo del incidente reportado. Otras compañías se desplegaron de acuerdo con los procedimientos del comando de incidentes. A medida que llegó la tercera y cuarta compañía, el primer jefe de batallón, que estaba dirigiendo la situación desde el vestíbulo del edificio mientras mantenía las comunicaciones, indicó al equipo de ascenso rápido (RAT, por sus siglas en inglés) que comenzara las actividades para alcanzar el control en los huecos de escalera de evacuación y ataque designados. La tercera compañía ayudó en el control del vestíbulo mientras el funcionario se preparaba para transmitir las indicaciones e información importantes del comandante de incidentes a los ocupantes del edificio utilizando un micrófono de comunicaciones de seguridad humana; no solamente una vez, sino a intervalos suficientes como para calmar el miedo de los ocupantes del edificio y alertar sobre las situaciones cambiantes.

Lo primero que yo buscaba era la extremadamente importante interacción entre las compañías de bomberos que llegaron en primer lugar y la información con la que esperaban Mike y su personal, incluida información del panel de alarma de incendio y los planos del piso.  Lo más importante, yo estaba evaluando las interacciones entre los bomberos que llegaban al lugar y el personal del edificio incluida esa transferencia vital de información del personal que ya había estado en la escena durante los primeros minutos críticos antes de nuestra llegada.

Todo marchaba bien, en general. Los bomberos hicieron el contacto inicial con el personal, reunieron los recursos disponibles, tanto humanos como en papel y recibieron instrucciones sobre el uso del sistema de comunicaciones de seguridad humana del edificio. Al mismo tiempo, no obstante, los primeros socorristas no solicitaron información suficiente del personal del edificio sobre la ubicación del problema, sobre cuál era el mejor acceso, y sobre qué dispositivos de comunicación se encontraban disponibles. El jefe de batallón se encontraba muy cerca, sin embargo los hombres a cargo aún necesitaban aminorar la velocidad y recibir esta información crucial.

Los jefes de batallón que llegaron luego se ubicaron en sus lugares tomando posición al frente del comando de incendios, en ataque de incendios, búsqueda, rescate y logística.  Como es habitual, el vicejefe de distrito sería el comandante de incidentes general, a cargo de imponer orden en el caos inherente de la escena de emergencia. Ese día, no obstante, yo era estrictamente un observador, y me pareció oír por casualidad al jefe de control del vestíbulo pedirle a la OEMC un vicejefe de un distrito cercano para contrarrestar mi ausencia. Si bien esta no es una directiva escrita en el protocolo de comando de incidentes, fue un ejemplo de alguien tomando una iniciativa para resolver un problema que surgió en el momento. Pensar más allá de las reglas predeterminadas es de suma importancia en una situación en la que todos están haciendo varias tareas a la vez, e informar sobre los cambios o desviaciones de los procedimientos estándar es igualmente importante.

A medida que se desarrollaba el simulacro, el camión de combate cargó la manguera con aire comprimido como modo de simular los problemas con los puntos de compresión en una línea de manguera cargada en huecos de escalera confinados y pasillos angostos. El jefe del comando delantero del incendio, responsable de las dos plantas ubicadas por debajo del incidente, se enfrentó con dificultades al momento de comunicarse con el jefe del batallón en el vestíbulo. Uno de los miembros de los equipos de RAT se encontró con actores que tenían el papel de trabajadores de oficina que querían dejar el edificio porque estaban nerviosos sobre todas las actividades inusuales que se estaban presentado. Este fue un ejemplo perfecto de la máxima “el edificio no nos falla; la gente lo hace”. Se presentaron problemas menores, pero fueron del tipo que pueden complicar los planes más elaborados, finalmente poniendo en riesgo a la propiedad y la vida humana. Noventa minutos después de comenzar, el simulacro había finalizado.

Estos y otros problemas menores se analizaron en el informe evaluativo detallado para todos los participantes. Durante esta sesión crítica después de la acción, volvimos a repasar lo que habíamos hecho, cuerpo por cuerpo y jefe por jefe, lo que estuvo bien y lo que no. Fuimos buenos en identificar el problema en el edificio y resolverlo, pero no fuimos tan buenos en utilizar nuestra fuerza de trabajo de la manera más eficaz posible. Llevar a la gente a un lugar seguro más allá del fuego real fue un problema. Pero hicimos un gran trabajo en utilizar el sistema de comunicaciones de seguridad humana del edificio, pudimos complementar nuestros dispositivos de comunicaciones directas con las radios portátiles del edificio. El jefe del comando delantero de incendios terminó llamando a una unidad de comunicaciones móviles, que se conectó con el jefe de batallón en el vestíbulo; un ejemplo de cómo pensar fuera de los procedimientos reglamentados para mantener ese vínculo comunicacional, porque uno no puede darse por vencido solo porque la radio no funciona. Mike y el personal de ingeniería y seguridad hicieron el mismo tipo de informe evaluativo. De esta forma todos aprendimos y mejoramos, y constituye una parte importante del cumplimiento de nuestras responsabilidades para proteger a los ocupantes del edificio.

Este tipo de ajuste de detalles es uno de los pasos finales de un proceso que comienza con el desarrollo de un incendio y con códigos de seguridad humana a cargo de organizaciones como la NFPA, y con la aplicación de tales códigos en documentos tales como los códigos de construcción de Chicago y su Código de Procedimientos de Emergencia en Edificios de Altura. Una planificación previa detallada es un modo en que podemos hacer que este proceso sea incluso más profundo para ayudarnos a garantizar la seguridad de los bomberos mientras se deslizan por pasillos oscuros hacia un peligro desconocido, y la seguridad de los ocupantes del edificio mientras toman decisiones sobre qué hacer en una emergencia. La frase de cabecera principal del servicio de bomberos aplica a todas las partes interesadas: todos regresan a su hogar.

http://nfpajla.org/

Posted in Edificacion, Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, NFPA Journal, Prevencion, Simuladores, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on NFPA Journal. Equipo de simulacro, simulacro en Willis Tower.

Guía de buenas prácticas en el ámbito de la extinción de incendios : desarrollo de dispositivos de instrucción y buenas prácticas en seguridad y salud laboral para el colectivo de pilotos de helicópteros en operaciones extremas de extinción de incendios forestales

Posted by Firestation en 09/09/2013

guia

 

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Leg. Riesgos Laborales, Manuales, Medios aereos | Comments Off on Guía de buenas prácticas en el ámbito de la extinción de incendios : desarrollo de dispositivos de instrucción y buenas prácticas en seguridad y salud laboral para el colectivo de pilotos de helicópteros en operaciones extremas de extinción de incendios forestales

Evacuacion en incendios forestales: Criterios de toma de decision y gestion de evacuaciones.

Posted by Firestation en 07/09/2013

criterios evacuacion

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Prevencion, Proteccion civil | Comments Off on Evacuacion en incendios forestales: Criterios de toma de decision y gestion de evacuaciones.

Seminarios tecnicos sobre incendios forestales. Documento de conclusiones. Seminario sobre normalizacion y mejora de la formacion y capacitacion.

Posted by Firestation en 03/09/2013

conclusiones forestal

Posted in Equipos proteccion, Incendios, Incendios Forestales | Comments Off on Seminarios tecnicos sobre incendios forestales. Documento de conclusiones. Seminario sobre normalizacion y mejora de la formacion y capacitacion.

La pesadilla de Karachi.

Posted by Firestation en 23/08/2013

incendio-fabrica-pakistan-karchi

Por Scott Sutherland

En Pakistán el incendio en una fábrica de prendas de vestir provoca la muerte de 250 personas y se convierte en el incendio industrial más mortífero registrado por NFPA. 

El número de personas fallecidas en el incendio de la fábrica de prendas de vestir de Karachi, Pakistán, el 12 de septiembre de 2012, varía dependiendo de la fuente, siendo el número más frecuentemente citado el de 258 personas, más cientos de heridos. Mientras que para las autoridades pakistaníes ha resultado difícil determinar la cifra exacta, hasta los cálculos estimados definen este incidente en una categoría propia. Según la División de Análisis e Investigación de Incendios de NFPA, el incendio de Karachi se ha convertido, por amplio margen, en el más mortífero registrado en una instalación industrial o manufacturera.

La referencia previa había sido el incendio de la fábrica de juguetes Kader, que terminó con la vida de 188 trabajadores cerca de Bangkok, Tailandia, en 1993. Antes de Kader, el incidente más terrible había sido otro incendio de una fábrica de prendas de vestir: El incendio de Triangle Waist Co. en la ciudad de Nueva York en 1911, que terminó con la vida de 146 personas y generó reformas radicales en la seguridad de los lugares de trabajo en los Estados Unidos, incluida la creación del Código de Seguridad Humana de NFPA.

El incendio de Karachi le pisó los talones a otro incendio mortal de un centro industrial pakistaní, pero en la ciudad de Lahore. El 11 de septiembre de 2012, por lo menos 23 trabajadores murieron en el incendio de una fábrica de zapatos, que se inició debido a la falla de un generador eléctrico.

Los incendios ocurridos en Pakistán son los ejemplos más recientes que identifican el problema mundial con respecto a los incendios que han asolado a la industria de las prendas de vestir durante décadas. El artículo sobre el 100° aniversario del incendio de Triangle, publicado en el NFPA Journal Latinoamericano en la edición de junio 2011, destacó un gran número de similitudes entre los incendios más terribles ocurridos en fábricas de prendas de vestir durante el último siglo: pocas salidas accesibles, puertas trabadas, falta de sistemas de protección contra incendios, prácticas de cumplimiento cuestionables, el macabro espectáculo de trabajadores saltando desde los techos o ventanas superiores para escapar de las llamas. Tales incendios ahora tienden a ocurrir en países en vías de desarrollo, como Honduras o Bangladesh, en donde las condiciones peligrosas de trabajo son parte del riesgo colateral de la industria global de prendas de vestir asociado con lo que los críticos describen como la “carrera hacia el fondo” o la búsqueda continua de lugares de fabricación que ofrezcan la mano de obra más barata y la menor cantidad de requisitos regulatorios para los propietarios.

La fábrica Ali Enterpresis de Karachi, ejemplifica ampliamente esa descripción, la cual, según se informa, fabrica productos de tela de jean para etiquetas estadounidenses y europeas, siendo parte de la industria textil de Pakistán que representa alrededor de $14,000 millones de dólares anuales, o la amplia mayoría de las exportaciones del país. Los informes señalan que cerca de 1,000 trabajadores se hallaban en el edificio de varios pisos cuando comenzó el incendio, pero sólo había una salida disponible; las otras salidas habían sido trabadas. La mayor parte de las ventanas del edificio tenían barrotes. Algunas personas perdieron la vida o sufrieron heridas al tratar de saltar del edificio, pero la mayor parte de los víctimas fueron trabajadores quienes, enfrentando el humo y las llamas, no tuvieron escapatoria. Las condiciones fueron similares en el incendio de la fábrica de zapatos; un pariente de uno de los trabajadores muertos en el incendio indicó a Associated Press que no hubo manera de escapar del edificio una vez comenzado el incendio.

Los informes iniciales dieron versiones enfrentadas sobre la causa del incendio, como la posibilidad de un cortocircuito, pero todavía no se ha brindado una causa oficial. CNN ha informado que se han completado una investigación policial y gubernamental sobre el incendio y que los hallazgos se harán públicos próximamente.

Un nuevo enfoque sobre el problema de la inspección y cumplimiento

Con el incendio de Karachi una serie de problemas fundamentales relacionados con la inspección y el cumplimiento —denominadores comunes de la mayor parte de los incendios de la industria de la indumentaria— rápidamente salieron a la luz, pero el incidente ofreció una nueva vuelta de tuerca sobre el tema. La fábrica de Karachi había sido inspeccionada en agosto y había recibido una revisión favorable por parte de Social Accountability International (SAI) (Responsabilidad social internacional), un grupo de control sin fines de lucro de los EE.UU. que evalúa las condiciones de trabajo de las fábricas en todo el mundo. El periódico New York Times señaló que SAI había inspeccionado la fábrica de Karachi y había indicado que cumplía con normas internacionales en nueve de las áreas necesarias a las que SAI describe como “lugares de trabajo decentes”. Esas áreas incluyen salud y seguridad, las cuales contienen sistemas para “detectar, evitar y responder a los riesgos” y “el derecho de los trabajadores de alejarse de peligros inminentes”. Por cumplir esas normas, la fábrica Ali Enterprises recibió la prestigiosa certificación SA8000 otorgada por SAI.

Sin embargo, como informó el Times, SAI recibe un importante financiamiento por parte de la industria y cuenta con sus filiales en todo el mundo para efectuar inspecciones. Según algunos críticos, estos aspectos hacen perder el sentido de las designaciones de SAI. “Todo el sistema está viciado”, Scott Nova, director ejecutivo de Worker Rights Consortium (Consorcio de Derechos de los Trabajadores), un grupo de control de los EE.UU. financiado por universidades estadounidenses, señaló al Times. “Esto pone de manifiesto, más claramente que nunca, que los sistemas de control financiados por compañías como SAI no pueden proteger a los trabajadores”.

SAI informó al Times que había suspendido su trabajo en Pakistán con la filial que había realizado la inspección de la fábrica de Ali Enterprises, y que estaba llevando a cabo “una profunda revisión de todo su proceso de certificación”.

Los incendios industriales de Karachi, una ciudad de 20 millones de habitantes, son parte de un problema mucho mayor que sufre el país. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Ingeniería y Tecnología NED de Karachi investigó edificios de la ciudad que habían sufrido incendios y descubrió que “la negligencia, la violación de códigos de construcción, el desconocimiento de medidas de seguridad, el descuido y la falta de capacitación fueron las causas principales de dichos incendios. Se detectó una falta grave de instalaciones e infraestructuras para el combate de incendios”. Como consecuencia, los investigadores señalaron que “el peligro de incendio representa una amenaza grave para las actividades económicas y sociales [en las grandes ciudades de Pakistán]. Desafortunadamente, la escala de esta amenaza no es reconocida por completo en Pakistán, a pesar de que los incendios recientes. . . han provocado considerables pérdidas humanas y económicas”.

Olga Caledonia, directora ejecutiva de Operaciones Internacionales de NFPA, dice que la organización puede ayudar a los países en vías de desarrollo en pasos tales como Memorándums de Entendimiento, los que promueven los códigos y normas de NFPA y brindar versiones traducidas de los documentos clave. “Esta es un área en la que NFPA realmente puede ayudar a nivel local, brindando a los gobiernos las herramientas para proteger a las comunidades y ofreciendo a las autoridades competentes los documentos específicos para hacer cumplir las reglamentaciones”, afirmó. NFPA mantiene una relación indirecta con la Asociación de Protección contra Incendios de Pakistán a través de Confederación de Asociaciones de Protección contra Incendios International pero actualmente no existe ninguna relación directa con el país.

Sin embargo, hasta que el cumplimiento sea visto como una parte valiosa de la ecuación de la seguridad, los incidentes como el incendio de Karachi serán cada vez más comunes, dice Caledonia. “Las condiciones como las de Karachi existen en todo el mundo, y no sólo en la industria de la indumentaria”, señala. “Podemos hacer todo lo posible para diseminar nuestro mensaje de seguridad y hacer disponibles nuestros códigos, pero en última instancia la protección de sus habitantes queda en manos de los gobiernos. Controlar a la industria es una factor importante, pero los gobiernos deben estar dispuestos a tomar esas medidas”.

Scott Sutherland
es director ejecutivo del NFPA Journal


Casos reincidentes
Un incendio sin precedentes en Bangladesh es el más reciente en una larga historia de incidentes resaltando la falta de seguridad en fábricas de prendas de vestir.

Deficiencias de seguridad en instalaciones de fabricación de prendas de vestir fueron nuevamente el foco de atención, luego del incendio, en noviembre de 2012, en al fábrica de Tazreen Fashions en Bangladesh, que mató a más de 100 personas. El incendio es considerado el incidente industrial más mortífero del país, según el  The Wall Street Journal.

El incidente en Tazreen repetía de manera escalofriante las condiciones de la fábrica de prendas de vestir en Karachi, Pakistán, el incendio más mortífero jamás registrado en una instalación de manufactura o industrial, según NFPA, en el cual en septiembre del 2012 murieron más de 250 personas. La instalación de Tazreen, según varios informes periodísticos, no tenía extintores de incendios, tenía hilos y telas almacenados ilegalmente cerca de los generadores eléctricos, y no tenía escalera de incendios o rociadores. Las alarmas de humo si sonaron, pero los gerentes le dijeron a los empleados que ignoraran el ruido y sigan trabajando. Más de 1,100 personas estaban dentro del edificio durante el incendio, que los oficiales de incendio creen que fue causado por un cortocircuito eléctrico.

Los inspectores de edificaciones habían documentado sus preocupaciones luego de inspecciones previas de la fábrica, que fabricaba prendas de vestir para empresas norteamericanas y europeas. La Associated Press informó que a la instalación recibió una clasificación de seguridad de “alto riesgo” luego de una inspección en mayo de 2011 y una clasificación de “riesgo medio” en agosto de 2011. Sin embargo, el incendio pone al descubierto la “enorme diferencia” entre las empresas de ropa, las “garantías” en la seguridad que deberían proteger a los trabajadores, y las fábricas que despachan los pedidos, declara el New York Times.

El New York Times también reporta que más de 600 trabajadores de la industria de confección en Bangladesh han muerto en incendios similares desde 2005, e innumerables mas han fallecidos en operaciones en el extranjero desde que EE.UU. reforzó la seguridad en sus propias fabricas de prendas de vestir luego del incendios del Triangle Waist Co. en la Ciudad de Nueva York en 1911. Ese incendio resultó en amplias reformas, incluyendo el desarrollo del NFPA 101®, Código de Seguridad Humana

http://nfpajla.org/

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Siniestros Importantes | Comments Off on La pesadilla de Karachi.

NFPA Journal. IKEA: Gran minorista, depósito, peligro, desafío.

Posted by Firestation en 18/08/2013

Por Steve Wolin, P.E

nfpa 13
Los sofás y camas almacenados en áreas de depósito de cielorrasos elevados de las tiendas de IKEA presentan desafíos de protección significativos no analizados en NFPA 13.

IKEA, el minorista global de decoración interior para el gran público, se ha convertido en un importante instrumento para el desarrollo de criterios de protección de un tipo de productos almacenados que resultan particularmente peligrosos.

El minorista IKEA debe hacer frente a una gran cantidad de desafíos referentes al diseño, construcción, mantenimiento y protección de sus amplias tiendas, ubicadas en todo el mundo. Las propias normas de diseño de IKEA ayudan a dar coherencia al nivel de seguridad de esas tiendas, las que se construyen con una amplia variedad de requisitos locales, pero el deseo de la compañía de ingresar a nuevos mercados pone en evidencia que nuevos desafíos están a la orden del día. Para fines del 2012 IKEA tenía 338 tiendas en 40 países, ascendiendo a un total de 100 millones de pies cuadrados (9.3 millones de metros cuadrados) de espacio minorista.

Las tiendas de IKEA incluyen espacios para depósitos con cielorrasos de gran altura que almacenan, en estanterías, mercancías potencialmente peligrosas, como sillones y colchones. Debido a que en NFPA 13, Norma para la instalación de sistemas de rociadores, no existen criterios para la manera de proteger estas áreas, IKEA ha venido utilizado criterios de protección provenientes de las empresas aseguradoras. Sin embargo, esos criterios le plantean a IKEA problemas logísticos y costos sustanciales, como un suministro de agua con capacidad de más de 4,300 galones por minuto (16,300 litros por minuto) —más de 70 galones (265 litros por segundo)— o miles de rociadores en las estanterías para proteger un depósito típico. Resultó evidente para IKEA que se necesitaría una investigación más amplia para desarrollar criterios más prácticos para la protección de los depósitos.

Como parte de ese esfuerzo de investigación, el año pasado IKEA patrocinó y organizó conjuntamente con la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios, una importante serie de pruebas a fin de crear criterios de protección contra el riesgo que presentan los plásticos expandidos expuestos almacenados en estanterías —un problema que la Fundación ha identificado como prioridad absoluta para ser investigado en apoyo de NFPA 13. Estos criterios se considerarían para su inclusión en NFPA 13, y a su vez serían utilizados en cientos de tiendas de IKEA de todo el mundo, además de en ocupaciones similares que comparten estas preocupaciones sobre protección.

Para este proceso, IKEA solicitó ayuda a Code Consultants, Inc. (CCI), con sede central en St. Louis, Missouri, en donde supervisó los análisis y las pruebas de incendio. CCI trabajó con grupos de construcción propia, gestión de riesgo y de protección contra incendios de IKEA para desarrollar un plan de investigación, programa de pruebas incluido, y ha brindado asesoramiento sobre cuestiones de ingeniería técnica y requisitos aplicables sobre códigos a lo largo del proyecto de desarrollo.

La decisión de IKEA de desarrollar estos criterios en un proceso abierto, con el objetivo final de inclusión en la edición 2016 de NFPA 13, es digna de destacar. En muchos casos, la investigación sobre rociadores se desarrolla en forma confidencial y no se hace disponible al público. IKEA creyó que las ventajas de incluir los criterios en NFPA 13 —una norma utilizada por los constructores y oficiales de seguridad contra incendios a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos y otras partes del mundo— superaba en forma sustancial cualquier ventaja competitiva generada por mantener criterios de rociadores de dominio privado. El proceso de la Fundación también ha permitido la colaboración con una amplia variedad de grupos interesados, tales como una serie de fabricantes de rociadores, aseguradores de la propiedad y otros usuarios finales.

NFPA 13

Problema con las Pruebas: La propagación horizontal del incendio en las pruebas sexta y final sugiere que puede resultar necesaria mayor investigación. En sentido de las agujas del reloj desde la parte inferior izquierda: Los rociadores de ESFR que se están poniendo a prueba sobre la configuración de estanterías principal; bandejas para carne de espuma de poliestireno utilizadas en las pruebas; la disposición de una estantería principal a una altura de almacenamiento de 30 pies; el incendio comienza en la disposición de estanterías principal; las barreras verticales de madera terciada ayudaron a contener el incendio en la disposición principal; una disposición de estanterías adyacente, separada por un pasillo de ocho pies; una disposición de estanterías adyacente que se incendió; y una visión lateral de la disposición de estanterías adyacente quemada señalando la extensión del daño del incendio. (Foto: CCI)

Un enfoque proactivo
El concepto minorista de IKEA fue introducido en Suecia a finales de la década del 40 con el objetivo de ofrecer muebles bien diseñados y funcionales a precios tan bajos que casi cualquiera pudiera adquirirlos. La visión minorista se ha expandido con los años, y las tiendas de IKEA ahora incluyen un restaurante, una cafetería, espacio de oficinas y un área de juegos infantiles. Una tienda típica de IKEA cuenta con aproximadamente 300,000 pies cuadrados (27,900 metros cuadrados), pero se han llegado a construir tiendas de hasta 450,000 pies cuadrados (41,800 metros cuadrados) en los Estados Unidos y 550,000 pies cuadrados (51,000 metros cuadrados) en otras partes del mundo: la superficie de casi 10 canchas de fútbol americano bajo un solo techo, con alturas de plataforma del techo de hasta 37 pies (11 metros). Casi 600 millones de personas visitan las tiendas de IKEA por año.

Como resultado, IKEA ha tomado un enfoque proactivo para la protección contra incendio y seguridad humana en sus tiendas, y sus normas de seguridad incluyen la capacitación del personal, medios de egreso y otros temas. Comúnmente, el personal capacitado de IKEA puede manejar condiciones de incendio incipientes, con rapidez, antes de que se conviertan en una amenaza para los ocupantes del edificio. Como parte de las normas de diseño de IKEA, se instalan sistemas de detección de humo en las propiedades de IKEA para brindar una advertencia temprana sobre las condiciones de incendio para todos los ocupantes del edificio y el cuerpo de bomberos local. En los casos en que el incendio se desarrolló a tal punto de activar el sistema de rociadores automáticos del edificio, se constata que IKEA ha tenido más de una década de éxito utilizando sistemas de rociadores de respuesta rápida y supresión temprana (ESFR, por sus siglas en inglés) para sofocar las condiciones de incendio, aún cuando los incendios han tomado el mobiliario acolchado de las estanterías. Pero la compañía también es consciente de que aún el programa de prevención de incendios más estricto no es capaz de eliminar por completo el potencial de incidentes.

En 2008, IKEA comenzó su proyecto de protección de depósitos con encuestas y análisis detallados a fin de determinar los tipos de mercaderías almacenados en los depósitos de autoservicio. Los profesionales de la protección contra incendios que caminen por los depósitos de IKEA rápidamente se darán cuenta de que esas mercancías incluyen plásticos expandidos expuestos, tales como sillones y colchones. IKEA deseaba tener información concisa sobre el porcentaje de cada tipo de mercancía ubicada dentro de los depósitos para poder tomar decisiones fehacientes sobre la creación de un programa de pruebas para proteger dichas mercancías. CCI llevó a cabo un análisis de clasificación de mercancías de acuerdo con las definiciones de NFPA 13. Los resultados brindaron información a IKEA sobre el rango de mercancías almacenadas en los depósitos, en base a las clases de mercancías definidas en NFPA 13. Las clases de mercancías aumentan en riesgo de incendio desde Clase I, que incluye elementos no combustibles sobre paletas de madera, hasta Clase IV, que puede incluir hasta 15% por peso o 25% por volumen de plásticos del Grupo A. Las mercancías que superan las limitaciones de plásticos para la Clase IV se consideran plásticos expandidos o no expandidos.

NFPA 13 hace la distinción entre mercancías plásticas que se hallan expuestas y mercancías plásticas de un riesgo de incendio reducido porque se encuentran almacenadas en cajas de cartón u otro tipo de caja. Mientras que la mayoría de las cargas de las paletas se clasificaron como mercancías de Clase I a IV —que incluye muebles de madera y otras mercancías con cantidades limitadas de plástico— alrededor del 20% de las cargas de paletas del depósito de autoservicio contenían mercancías expuestas de plástico expandido.

Para desarrollar criterios de protección de rociadores, IKEA se unió a otros importantes grupos de interés —tales como Viking Sprinkler, Reliable Sprinkler, Tyco Fire and Building Products, Seguros XL, el Grupo de Investigación sobre Seguros de la Propiedad, Procter & Gamble, Target, y Seguros Aon— a fin de patrocinar pruebas de incendio a escala real sobre los esquemas potenciales de protección de rociadores a través de la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios. Hasta el momento, los patrocinadores han contribuido con $700,000 dólares para cubrir los costos de las pruebas.

La decisión de IKEA de trabajar con la Fundación se basó en una serie de beneficios, como el modelo de trabajo con un panel técnico para guiar los proyectos de investigación. A pesar de ser independiente del proceso de NFPA, la orientación otorgada por el panel técnico resultó crucial para desarrollar un programa de pruebas que analizará los factores comúnmente considerados por el Comité Técnico de NFPA 13. La Fundación también mantiene una excelente relación laboral con una serie de laboratorios de pruebas de incendio, y para este proyecto resultaron esenciales las instalaciones de prueba a gran escala de Underwriters Laboratories (UL) para realizar el programa de pruebas.

Elaboración de un programa de pruebas
El programa de pruebas se diseñó para investigar el almacenamiento en estanterías de plásticos expandidos expuestos, ubicados debajo de un cielo raso de hasta 45 pies (14 metros) de altura, pero la mayor parte de las pruebas se centró en una altura de cielo raso de 40 pies (12 metros). El panel técnico consideró una serie de opciones de protección. En general, los patrocinadores deseaban minimizar o eliminar el uso de rociadores en las estanterías, ya que potencialmente pueden sufrir daños por parte de los elevadores de horquilla cuando las mercaderías se cargan o descargan de las estanterías, además de que puede resultar oneroso cambiar de lugar o desplazar la tubería y los rociadores cada vez que se reconfiguran las estanterías. El panel analizó el uso de un sistema mejorado de rociadores, ubicados en las estanterías que contaba con rociadores de cobertura expandida de orificios grandes, utilizados en un nivel único, dentro de una estantería y para espacios de hasta 40 pies (12 metros) de altura. Las pruebas preliminares realizadas por patrocinadores del proyecto, señalaron que el potencial de algunos rociadores de cobertura extendida brindaría cobertura para la profundidad de una estantería estándar de hileras dobles cuando se halla en el espacio de ventilación longitudinal. Pero el deseo de eliminar los rociadores ubicados en las estanterías llevó al panel a explorar otras opciones.

A medida que los miembros del panel definían los parámetros — como ser tipo de rociadores , espaciamiento, y configuraciones de almacenamiento permitidas, etc. — para un programa de pruebas con sólo protección en el cielorraso, se dieron cuenta , a partir de pruebas anteriores, que sería necesario un método para ayudar al sistema de rociadores a limitar la propagación horizontal del incendio. El panel se decidió por dos características importantes: pasillos de ocho pies (2.4 metros) de ancho y barreras verticales en las estanterías. Aunque los pasillos de cuatro pies (1.2 metros) son comunes para los criterios de protección de NFPA 13, la mayoría de los depósitos no automatizados requieren pasillos de un ancho suficiente para el acceso de elevadores de horquilla, los que comúnmente necesitan de por lo menos 8 pies. Esta distancia adicional resulta importante para evitar que un incendio se propague a través de un pasillo. Además, una investigación previa de IKEA y Viking Sprinkler señaló el potencial de las barreras verticales para retardar la propagación de un incendio a lo largo de una estantería.

La configuración de las estanterías resultó un factor importante para IKEA: la empresa utiliza paletas y estanterías de estándares europeos y con tamaño a medida, mientras que la mayoría de los criterios de NFPA 13 se encuentran escritos con tamaños de paletas y estanterías de tamaños norteamericanos. Las paletas europeas tienen un tamaño nominal de 32 por 48 pulgadas (81 por 122 centímetros), mientras que la mayor parte de las paletas norteamericanas son de 42 pulgadas cuadradas (107 centímetros cuadrados). Las estanterías europeas pueden incluir cargas de tres paletas entre estanterías verticales separadas aproximadamente cada 10 pies (3.1 metros), mientras que la mayor parte de las norteamericanas pueden incluir dos cargas de paletas entre estanterías verticales separadas a 8 pies (2.4 metros) sobre el centro. La profundidad de las estanterías utilizadas por IKEA va desde aproximadamente 8 pies a 14 pies (4.2 metros), mientras que las estanterías de hileras dobles norteamericanas son comúnmente menores a 8 pies de profundidad. NFPA 13 señala que las estanterías de hileras dobles deben tener una profundidad total de 12 pies (3.6 metros) o menos y considera que las estanterías de una profundidad mayor a los 12 pies son estanterías de filas múltiples. El panel técnico identificó parámetros clave, como el área entre barreras verticales, que permitirían aplicar los criterios a una variedad de configuraciones de estanterías.

Para estas pruebas el panel seleccionó rociadores ESFR de orificios grandes, por su capacidad de suministrar cantidades sustanciales de agua en gotas relativamente grandes sobre la columna del incendio. El rápido crecimiento del incendio en las pruebas, resaltó que era más preocupante la activación de demasiados rociadores que la activación de los rociadores a tiempo. Por esta razón, se seleccionaron rociadores de temperatura intermedia en un intento de limitar la cantidad de rociadores activados. La preocupación de activar rociadores adicionales mediante el fenómeno denominado “skipping” —por el cual los rociadores ubicados más lejos del incendio se activan antes que los más efectivos ubicados más cerca—hizo que el panel técnico especificara una distancia máxima de deflector por debajo del cielorraso de 14 pulgadas (35 centímetros).

El plan de prueba global fue guiado por los nuevos requisitos de la edición 2013 de NFPA 13 sobre el desarrollo de diseños alternativos de sistemas de rociadores para el almacenamiento. Un nuevo capítulo identifica parámetros importantes para ser analizados en el programa de pruebas, tales como espacio libre alto y bajo desde la parte superior de la mercadería hasta el rociador, ubicación del rociador en relación a la ubicación de la ignición, y factores de seguridad que se incluirán al aplicar los criterios de diseño.

Hace muchos años que la distancia desde la parte superior de la mercadería almacenada hasta el cielorraso o altura de plataforma se ha reconocido como un factor importante para ser analizado en los criterios de protección de rociadores en desarrollo. Un espacio libre alto entre la parte superior de la mercadería y el cielorraso puede demorar la activación del rociador y permitir que el incendio se propague horizontalmente a lo largo de las estanterías en forma previa a la activación del sistema de rociadores. También podría impactar en el flujo de gases calientes a lo largo del cielorraso y provocar patrones no deseados de activación de rociadores.

Como resultado, la nueva orientación provista en el Capítulo 21 de NFPA 13 incluye requisitos para espacios libres altos desde la parte superior de la mercadería hasta el cielorraso y espacios libres bajos desde la parte superior de la mercadería hasta el cielorraso. Se analizaron ambas condiciones como parte del programa de pruebas. Además, se modificó la ubicación de la fuente de ignición en las pruebas a fin de considerar ubicaciones de ignición centradas entre dos rociadores de cielorraso además de una ubicación de ignición directamente debajo de un rociador. Cada ubicación de la ignición presenta un riesgo diferente para el sistema de rociadores.

Realización de las pruebas

En el verano y otoño boreales de 2012, se llevaron a cabo seis pruebas a escala real en UL, las que investigaban una amplia gama de parámetros identificados en el Capítulo 21 de NFPA 13 (ver “Las pruebas de un vistazo”). El objetivo de las pruebas era controlar la propagación del incendio —este fue el desafío fundamental en todas las pruebas— y limitar las temperaturas del cielo raso para proteger la estructura del techo. En las pruebas se utilizaron principalmente mercaderías expuestas estándar de plástico expandido compuestas por bandejas para carne de poliestireno apiladas y almacenadas en paletas. En total se utilizaron más de 1,000 cargas de paletas para las pruebas, las que fueron vistas por miembros del panel técnico y patrocinadores del proyecto en vivo en UL y en todo el mundo a través de Internet.

Los resultados indicaron que las barreras verticales en combinación con un sistema de rociadores superiores fueron efectivas para demorar la propagación horizontal del incendio por las estanterías. En cada prueba, las llamas alcanzaron el cielorraso del laboratorio de pruebas, 35 a 45 pies (10.6 a 13.7 metros) sobre el piso, en aproximadamente 45 segundos. La activación inicial de los rociadores ocurrió entre los 39 y 52 segundos después de la ignición en todas las pruebas, a pesar de las diferentes configuraciones de altura de almacenamiento de mercaderías y altura del cielorraso. Las temperaturas del cielorraso permanecieron bajas en todas las pruebas.

Cuando se utilizaron conjuntamente con barreras verticales, el criterio de diseño de los rociadores, generalmente resultó efectivo para limitar la propagación del incendio por las estanterías. En la mayor parte de las pruebas, el incendio se propagó alrededor de los extremos de las barreras verticales de los pasillos, pero las barreras verticales controlaron la exposición al fuego de las cargas de paletas adyacentes, lo que permitió que el sistema de rociadores fuera efectivo para limitar una propagación mayor.

A partir del programa de pruebas surgió la preocupación del potencial de que las condiciones del incendio atravesarían el pasillo de 8 pies (2.4 metros) incendiando la mercadería del otro lado. La espuma de poliestireno, como el de las bandejas para carne utilizadas en las pruebas, emite un nivel elevado de radiación térmica cuando se quema, lo que significa que la exposición al fuego de las estanterías adyacentes es relativamente elevada en comparación con otros tipos de mercaderías. Durante las pruebas, las llamas de las estanterías se extendieron a los pasillos, y en la mayoría de los casos la pulverización de agua de los rociadores protegió las mercaderías a través de los pasillos.

Sin embargo, en la sexta prueba, el patrón de activación de los rociadores no protegió adecuadamente las mercaderías ubicadas del otro lado del pasillo y se prendieron fuego. Será necesario efectuar pruebas adicionales para investigar más aún el tema del ancho requerido de los pasillos, o para limitar las mercaderías almacenadas. Mientras que las clasificaciones actuales de NFPA 13 no distinguen entre los plásticos del Grupo A, tales como poliestireno, poliuretano, polipropileno y policarbonato, las diferencias del desempeño de incendio de los plásticos, pueden provocar un impacto significativo a considerar sobre la protección de rociadores necesaria. Los resultados también sugieren que pruebas adicionales que utilicen las mercaderías de IKEA podrían ayudar aún más a mejorar la eficiencia de los sistemas de rociadores de IKEA.

Para IKEA, las pruebas brindan respaldo para la protección de sus mercaderías utilizando criterios de protección de rociadores más eficientes. El Comité Técnico sobre Criterios de Descarga del Sistema de Rociadores probablemente tendrá en cuenta la investigación en su reunión del mes de julio. Considerando la ausencia de criterios para los plásticos expandidos expuestos en NFPA 13, IKEA tiene la esperanza de que el Comité reconozca los esfuerzos hechos por la Fundación y los patrocinadores del proyecto para cerrar la brecha existente en la norma.

Steve Wolin, P.E., jefe de Code Consultants, Inc. de St. Louis, Missouri.


Las pruebas de un vistazo
Las pruebas organizadas por la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios y patrocinadas por IKEA y otros grupos de interés fueron efectuadas el año pasado en Underwriters Laboratories. Las pruebas utilizaron principalmente mercaderías expuestas estándar de plástico expandido, compuestas por bandejas para carne de poliestireno apiladas y almacenadas en paletas. Las alturas de almacenamiento y de cielorraso fueron diferentes, pero todas las disposiciones de estanterías estaban separadas por pasillos de ocho pies. Todas las pruebas utilizaron sistemas de rociadores en el cielorraso con rociadores de ESFR con un espaciamiento de 10 pies por 10 pies. La distancia de deflector debajo del cielorraso era de 14 pulgadas. El objetivo de las pruebas era controlar la propagación del incendio y limitar las temperaturas del cielorraso para proteger la estructura del techo. A pesar de que las temperaturas del cielorraso permanecieron bajas, las pruebas detectaron problemas con la propagación del incendio.

nfpa 13


Descifrar qué materiales hace falta probar verdaderamente
El trabajo de IKEA en la clasificación de mercaderías y la manera en que puede afectar las pruebas de incendio de mercaderías peligrosas.

nfpa 13

Bandejas de carne de poliestireno almacenadas en palets.

Si bien no existe ninguna norma uniforme en la industria, las pruebas de incendio que desarrollan criterios de protección para plásticos expandidos utilizan habitualmente bandejas de carne de poli estireno, del tipo que se utiliza en supermercados para embalar carnes –como producto básico, un riesgo de incendio severo incluso entre plásticos expandidos. Las bandejas de carne se almacenan en pilas sobre paletas, e inicialmente quedan guardadas en bolsas plásticas o envueltas en film. Cuando se encienden,  existe una rápida propagación de llama y las bandejas comienzan a separarse entre sí. La separación de las bandejas de carne agrega un combustible adicional al fuego y aumenta aún más la seriedad del incendio.

Para medir cómo el riesgo de incendio de los productos de plástico expandido expuestos en IKEA se compara con las bandejas de carne, IKEA llevó a cabo pruebas de incendio a mediana escala utilizando un calorímetro en  UL. Las pruebas a mediana escala costaron aproximadamente un 90 por ciento menos que las pruebas a escala completa, pero aportaron datos que comparan el riesgo de incendio relativo de los diferentes artículos. Las pruebas consistieron en una configuración de almacenamiento de estantería de dos paletas de alto por dos paletas de ancho y dos paletas de profundidad, cargado con productos habituales de los que comercializa IKEA o bandejas de carne, dependiendo de la prueba. Se prendió fuego en el espacio de ventilación central en la parte inferior de la estantería. Un gran calorímetro se utilizó para medir la tasa de liberación de calor del fuego. Se utilizaron boquillas de agua pulverizada ubicadas a una corta distancia por encima de la parte superior de la estantería para investigar cómo influía la aplicación de agua en la tasa de liberación de calor del fuego.

Las pruebas a mediana escala se utilizaron para evaluar los diferentes tipos de colchones de IKEA en una variedad de configuraciones de almacenamiento. Por ejemplo, la línea de producto de IKEA incluye colchones tanto de espuma de poliuretano como de espuma de látex. Los colchones pueden almacenarse en forma plana horizontal como verticalmente. También pueden enrollarse sus extremos o bien horizontalmente en una estantería. Se trabajó con cada una de las configuraciones habituales de almacenamiento y con los diferentes tipos de colchón.

Los resultados de las pruebas indicaron que las bandejas de carne generaban un aumento más rápido de la dimensión del incendio que cualquiera de las configuraciones de colchones. Los resultados también indicaron que la pulverización de agua era menos efectiva en controlar un incendio en el que participaban colchones de látex que en los que participaban colchones de espuma de poliuretano. Los colchones de espuma de poliuretano generaban una dimensión máxima de incendio sustancialmente menor que ambos, las bandejas de carne y los colchones de espuma de látex. En base a estos resultados, se espera que los criterios para la protección de rociadores se desarrollen en base a pruebas efectuadas sobre bandejas de carne, incluidos aquellos criterios desarrollados como parte del programa de investigaciones en la Fundación, y se espera que sean resultados conservadores al aplicarse a la gama real de productos almacenados en los depósitos de IKEA.

Las pruebas también ofrecieron una plataforma de base para evaluar otros productos comercializados por IKEA. Por ejemplo, si IKEA comenzara a fabricar colchones con algún nuevo tipo de espuma, tales colchones podrían compararse con los colchones existentes y con las bandejas de carne en las pruebas a mediana escala, en lugar de repetir costosas pruebas a gran escala. Además, las pruebas a mediana escala sugieren que diferentes tipos de plásticos expandidos pueden variar sustancialmente en un riesgo de incendio. De esta manera, podrían desarrollarse criterios de protección más eficientes para proteger la espuma de poliuretano utilizada en los colchones en comparación con la protección requerida para la espuma de poli estireno  utilizada en las bandejas de carne. Nuevas investigaciones podrían abordar una sub categoría de plásticos expandidos que se enfocaría más exactamente en los criterios de protección para los artículos de IKEA y  de aquellos otros fabricantes, distribuidores y minoristas de mobiliario similares, en lugar de la relativamente amplia -y más difícil de proteger- categoría de todos los plásticos expandidos.

– Steve Wolin

http://nfpajla.org

Posted in Agentes Extintores, Edificacion, Incendios Industriales, NFPA Journal, Sistemas fijos de extincion | Comments Off on NFPA Journal. IKEA: Gran minorista, depósito, peligro, desafío.

Simuladores Incendios Forestales

Posted by Firestation en 07/08/2013

sponsors_box

National Fire Behavior Systems

The following fire behavior systems are based on essentially the same mathematical fire models, are complementary, and are suited to different fire management needs. Please view the Fire Behavior System Comparison Table for details on general similarities and differences. Fire behavior systems produce specific elements of a fire (spread rate, perimeter, flame length, scorch height, etc.) whereas fire danger systems produce indices.

  • BehavePlus fire modeling system
    • PC program
    • Modeling of fire behavior, fire effects, and fire environment
    • Interactive user input
    • Uniform conditions for each calculation
    • Table, graph, and diagram output
    • Used for basic fire modeling understanding, prescribed fire planning, fuel hazard assessment, predicting wildfire behavior, etc.
  • FlamMap fire mapping and analysis system
    • PC program
    • Potential fire behavior across the landscape
    • Spatial fuel and terrain data needed
    • Weather and fuel moisture constant for a run
    • Minimum travel time and other options available
    • Used for fuel hazard assessment, placement of fuel treatment projects, and more
  • FARSITE fire area simulator
    • PC program
    • Fire growth simulation
    • Spatial fuel and terrain data needed
    • Weather and fuel moisture change with time
    • Used to project fire growth of ongoing fires and hypothetical fires for planning, and more

National Fire Danger Systems

The U.S. National Fire Danger Rating System (NFDRS) produces indices such as Energy Release Component (ERC) that indicate the potential for fire activity. (There is not a computer program called NFDRS.)

  • FireFamilyPlus
    • PC program
    • Uses archived weather and fire data
    • Analysis of fire weather and fire danger indices
    • Used to set threshold levels for fire management actions, such as forest restrictions, and more

Research Systems Under Development

As new research is completed, results will be incorporated into fire behavior and fire danger systems.

  • WindWizard
    • No longer available
    • PC software under development
    • Gridded wind model that reflects the effect of topography
    • Not a forecast model
    • Uses general wind speed and direction scenarios
    • Used by FlamMap and FARSITE
  • WindNinja
    • PC software under development
    • Gridded wind model that reflects the effect of topography
    • Faster computation than WindWizard, but less accurate
    • Uses general wind speed and direction scenarios
    • Used by FlamMap and FARSITE, GIS, and soon FSPro
  • FireStem
    • PC test program is available
    • Based on fundamental thermodynamics and heat transfer effects on cambium
    • Additional species are being studied

Posted in Incendios Forestales, Material Forestal, Simuladores | Comments Off on Simuladores Incendios Forestales

Curso basico de extincion de incendios forestales IVASPE.

Posted by Firestation en 02/08/2013

basico forestales

indiceforestales

 

COPY. 15 GB de almacenamiento gratuito en la red.

https://copy.com?r=tELdUu

Posted in Comunicaciones, Incendios, Incendios Forestales, Manuales, Material Forestal, Materiales, Medios aereos, Medios Aereos Forestales, Primeros Auxilios, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on Curso basico de extincion de incendios forestales IVASPE.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 503 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: