FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 546 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,479,424 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Incendios’ Category

Instalaciones con mangueras.

Posted by Firestation en 06/04/2014

  Además de las mangueras semi-rígidas que van enrolladas en los carretes de primera intervención, en los vehículos, se reserva un amplio espacio para las mangueras de ataque y para las mangueras de alimentación.

 Las mangueras constituyen el medio apropiado con el cual formar la canalización del agua hacia la bomba o desde la bomba hacía el punto de ataque, y si hay una amplia gama en cuanto a materiales y calidades de mangueras, nos dedicaremos al modo de utilizarlas en situaciones de emergencia.

 TRAMOS DE MANGUERA

 Las mangueras se encuentran alojadas en los vehículos en cajones con divisiones, de forma que queden separadas, plegadas por la mitad y enrolladas en tramos de 20 o 25 metros, (cuando son nuevas).

 Los tramos de manguera se reparten en tres diámetros diferentes 70 m/m, 45 m/m y 25 m/m , variando en cada uno, la resistencia a la presión y a la circulación del caudal de agua.

 MANGUERAS DE 70 m/m

 Los tramos de manguera de 70 acostumbran a ser de 20 metros, debido a su engorroso manejo por su considerable peso, se utilizan preferentemente con fines de alimentación. Alimentación de vehículos a través de la red de aguas, alimentación de columnas secas, de monitores portátiles, para agotamientos o achiques de agua y también en el ataque como líneas de aproximación, acercando al foco del incendio un caudal importante con la mínima perdida de carga.

 MANGUERAS DE  45 m/m

 Los tramos de manguera de 45 tienen 25 metros de alargada (cuando son nuevas) son mangueras de ataque que permiten caudales amplios con un peso y maniobrabilidad razonable,( por un equipo )se utilizan en incendios de magnitud y cuando es necesario el empleo de espuma.

 MANGUERAS DE  25 m/m

 En las mangueras de 25, los tramos son de 25 metros de largo y por su reducido peso y maniobrabilidad se emplean en lugares confinados especialmente en el interior de viviendas, también en lugares  escabrosos al exterior como son los incendios en el bosque.

 UTILIZACIÓN DE LAS MANGUERAS

 Las mangueras que se encuentran en los vehículos, tendrán que utilizarse en situaciones de emergencia, con prisas y con nervios, por ello se prestará especial atención a su correcto enrollado.

 Estarán todas ellas sujetas por una cinta elástica que mantendrá prieta su espiral.

 Las mangueras que una vez enrolladas queden fofas o que sus racors están excesivamente distanciados, no se permitirán en los vehículos de urgencia.

                         

 ENROLLADO O PLEGADO DOBLE

 El plegado doble es común para los tres diámetros de manguera.

 Las de 70 m/m y las de 45 m/m se enrollan de igual manera.

 La manguera extendida en el suelo y doblada por la mitad, un tramo encima del otro.

 El extremo superior algo más corto, cogiéndola por la mitad se ha de enrollar sobre si misma, teniendo que quedar sus racors casi juntos una vez plegada, ver dibujo adjunto.

 

                           

 Para el plegado doble en mangueras de 25, se han de igualar los extremos y ampliar la superficie de apoyo doblándola por la mitad y haciéndola girar en paralelo como si se enrollaran dos mangueras al mismo tiempo, ver dibujo adjunto.

Es imprescindible sujetarla con una baga elástica para mantener prieto el rollo. 

 

                              

  DESPLEGADO DE LAS MANGUERAS

 El desplegado de mangueras, será un ejercicio en el que se insistirá, ya que únicamente la práctica continuada y repetitiva conseguirá que se adquiera la habilidad necesaria y las diferentes técnicas a emplear, según el tipo de instalaciones, sean de alimentación o de ataque, en lugares amplios y limpios o estrechos y con obstáculos, sobre suelo plano en instalaciones horizontales o verticales por fachadas y huecos de escalera, en instalaciones inclinadas que descansan sobre los tramos de una escalera o de la rampa de un parking.

 Todas ellas se lograran desenrollando, extendiendo y uniendo entre sí las mangueras que transporta el vehículo.

 Se supone que las mangueras alojadas en el vehículo se encuentran correctamente enrolladas por la mitad, prieta su espiral, sobresaliendo ligeramente un racor por encima del otro y siendo abrazado el conjunto por una baga elástica.

 La facilidad y el correcto desplegado, se debe más al bombero que ha enrollado la manguera que al bombero que la lanza para desenrollarla.

 DESENROLLADO EN LUGARES AMPLIOS

Cuando se dispone de espacio y teniendo cierta práctica, se pueden desenrollar las mangueras, cogiéndolas con una sola mano sin doblar el codo, lanzando el rollo perpendicular al suelo.

 

                                   

 Para ello se han de introducir tres dedos en las últimas vueltas de la espiral en mangueras de 45 m/m o de 70 m/m y sujetando sus racors con los dedos pulgar e índice, se avanza el pie izquierdo cuándo se ha de soltar la manguera derecha y viceversa.

 

                                         

 El brazo que sujeta la manguera, se mantiene casi estirado, dándole un solo balanceo pendular de impulso, parecido a un lanzamiento en la bolera.

 Los tres dedos soltaran la manguera aumentando la presión de los dedos pulgar e índice que sujetan los dos rácors.

 Este sistema, permite trasladar una manguera en cada mano, incluso las de 70 m/m más pesadas, y lanzar una y otra, sin cambiar de mano ni modificar la posición de traslado ni sacar las cintas elásticas.

 

                                                         

 En el incendio se empleará el sistema que menos falle. Si al bombero le falta práctica, puede dejar el rollo de manguera plano en el suelo conectar un extremo y estirar el otro extremo, vigilando que no se enganche hasta extender totalmente la manguera .

Este sistema provoca que el propio peso de la manguera le produzca un deterioro excesivo por rozamiento con el suelo.

 

                              

 Nunca se cogerá y estirará la manguera por uno solo de sus extremos dado que la manguera quedará en forma de tirabuzón y el agua a presión formará codos y nudos difíciles de sacar cuando entra agua en la manguera.

 INSTALACIONES CON MANGUERAS

 INSTALACIONES

 Las mangueras extendidas, unidas, conectadas entre si, a bifurcaciones, hidromezcladores, piezas de unión, etc., una vez montadas tomaran el nombre de INSTALACIONES, que serán de ATAQUE cuando las mangueras salgan desde la bomba hasta el punto de ataque a serán INSTALACIONES DE ALIMENTACIÓN, cuando estén suministrando agua a la bomba o al tanque del vehículo.

 La alimentación por aspiración a través de mangotes, también se considerará como instalación de alimentación.

 INSTALACIONES DE ATAQUE  

 La instalación de ataque consistirá en una línea de aproximación de gran diámetro con la que evitar pérdidas de carga hasta la entrada al lugar, en donde se conectará una pieza de bifurcación que permita continuar con mangueras de ataque hasta el foco.

                         

 Para distinguir tramos y lugares, se aplican los siguiente nombres,

 1 – Bomba

 2 – Línea de Maniobra

 3 – Punto de Maniobra

 4 – Línea de Ataque

 5 – Punto de Ataque

   

 A TRAVÉS DE COLUMNA SECA  

 Cuando en el ataque en edificios se utilice la columna seca, se producirá una cierta modificación en los nombres.    

                             

 1 – Bomba

 2 – Línea de Maniobra a columna seca

 3 – Punto de Maniobra (en columna seca)

 4 – Columna Seca

 5 – Punto de Maniobra en Planta

 6 – Línea de Ataque

 7 – Punto de Ataque

 DESCRIPCIÓN DE LA INSTALACIÓN DE ATAQUE

 El identificar a través de un mismo lenguaje las diferentes puntos por donde transcurre la instalación, puede resultar de gran utilidad especialmente cuando trabajan conjuntamente parques de diferente zona ciudad o región región.

 BOMBA

Lugar de donde se obtiene un caudal importante de agua a presión, generalmente la bomba del vehículo . (también podría ser una hidrante)

 LÍNEA DE MANIOBRA

Tramo de mangueras que parten desde la bomba hasta la pieza de bifurcación o hasta el acceso a la zona caliente (punto de maniobra )

 PUNTO DE MANIOBRA

Lugar cercano al foco desde donde se encuentra la bifurcación y desde donde es posible reducir o cortar en caudal procedente de la bomba hacia la línea de ataque  

 LÍNEA DE ATAQUE

Tramo de mangueras unidas, que partiendo del Punto de Maniobra llega hasta el Punto de Ataque. La manguera semi rígida de primera intervención es una línea de ataque.

 PUNTO DE ATAQUE

 Es el lugar desde donde se ve el foco y desde donde se lanza el agente extintor contra el fuego.

 Un incendio que sea atacado desde varios puntos precisará de una línea de maniobra por cada dos puntos de ataque, a menos de que se disponga de piezas de trifurcaci6n.

 INSTALACIONES DE ALIMENTACIÓN

Cuando los incendios tienen cierta magnitud, se aprecia lo pequeñas que pueden ser las cisternas de los vehículos de primera intervención.

 A la llegada, desde el primer vehículo se empieza a lanzar agua al foco, al tiempo que el segundo vehículo cede su agua al primero. La premura en la alimentación estará en relación con el número y caudal nominal de los puntos de ataque, seleccionando cuales son los que han de lanzar agua hasta que se consiga una alimentación continuada.

 La instalación de alimentación se compone de:

                                 

 1 – Punto de Alimentación

 2 – Línea de Alimentación

 3 – Punto de Unión

 4 – Línea de Unión a T.P.

 5 – Línea de Unión a T.L.

 INSTALACIÓN DE ALIMENTACIÓN A TRAVÉS DE MANGOTES

 Cuando la alimentación es de 100 m/m directa a bomba por aspiración a hidrante con toma de 100 para vehículos, el esquema de la instalación de alimentación precisará un ligero retoque quedando como sigue:

                                

 1 – Punto de alimentación

 2 – Mangotes

 3 – Línea de Unión a T.P.

 4 – Punto de Unión

 5 – Línea de Unión a T.L.

 El T.L. una vez lleno de agua, cerrando la Pieza de Unión, podrá desconectar la Línea de Unión del T.L. y conectándola a la Línea de Maniobra.

 DESCRIPCIÓN DE LA INSTALACIÓN DE ALIMENTACIÓN

 PUNTO DE ALIMENTACIÓN

 Lugar desde donde el vehículo a la bomba puede proveerse de agua por ejemplo:

  hidrante, cisterna, pozo, balsa

 LÍNEA DE ALIMENTACIÓN

 Mangueras de 70 unidas desde el punto de alimentación hasta el Punto de Unión

 PUNTO DE UNIÓN

 Final de la Línea de Unión donde se conecta la Pieza de Unión

 PIEZA DE UNIÓN

 Válvula de 70 racorada desde donde se controla el agua que proviene del Punto de Alimentación.

 LÍNEA DE UNIÓN A T.P. –  LíNEA DE UNIÓN A T.L.

 Una vez establecida la alimentación desde el hidrante, las mangueras que componen ambas líneas se pueden unir dejando libre a uno de los vehículos para realizar instalaciones desde otras puntos.

 

  LIMITE DE INSTALACIONES

 Si desde la misma bomba se aumenta el número de instalaciones, supondrá tener que montar una segunda línea de alimentación.

 El límite de los puntos de ataque, estará en relación con el número de lanzas y la suma de sus caudales nominales en proporción al caudal nominal de la bomba.

La bomba del Tanque Ligero proporciona un caudal de 2.500 l/min

La bomba del Tanque Pesado su caudal es de 2.800 l/min

400 l/min es el caudal nominal de las lanzas de 45 a 7 bars de presión, por lo que en teoría podría alimentar cinco o seis lanzas siempre que la presión del hidrante fuese algo superior a la presión de trabajo, lo cual no acostumbra a suceder

  

                                 

 METODO Y DESARROLLO DE LAS INSTALACIONES

 Como se ha podido ver en los gráficos anteriores, se ha de procurar emplear siempre el mismo método Para montar la instalación de ataque o de alimentación, independientemente del lugar de la intervención,

 El desarrollo de las instalaciones, serán DIRECTAS, desde el vehículo hacia el lugar, a INVERTIDAS, desde el lugar hacia el vehículo.

 INSTALACIÓN DIRECTA DE ATAQUE

El inicia de la instalación se realizará, seleccionando al lugar más adecuado desde donde cortar la propagación para desde ahí iniciar la extinción.

Si a la llegada, se ve claramente el punto desde donde iniciar el ataque, la instalación será DIRECTA, Se iniciará en el vehículo y se irán extendiendo y conectando mangueras hacia el punto de ataqué.

 INSTALACIÓN INVERTIDA DE ATAQUE

 Si la única referencia es la dirección hacia donde se ve el humo, pero no se ve el punto desde donde atacar. Lo mejor, será iniciar una INSTALACIÓN INVERTIDA, acudiendo con dos mangueras enrolladas hasta el lugar que se considere adecuado para atacar, y desde ahí iniciar la instalación extendiendo y uniendo las dos primeras mangueras hacia el vehículo. Y si fueran necesarias más mangueras, conociendo ya el lugar donde ha quedado el racor de la última, la instalación que falta, se realizaría DIRECTA

 La instalación invertida, resulta especialmente recomendable en las intervenciones en plantas elevadas, debido a que es mas fácil hacer descender o descolgar la manguera desde el punto de reunión hacia abajo, hacia el vehículo por huecos o por el exterior..

 Con solo dos mangueras unidas en vertical se puede llegar a intervenir hasta una 10 planta.

 COMENTARIOS SOBRE INSTALACIONES DE ATAQUE

 El bombero desconoce el lugar siniestrado en el cual penetra. En interiores inundados de humo, la instalación de mangueras será el cordón de unión con el exterior.

 Cuando se entra, siempre hay menos humo y temperatura que cuando se quiere salir con prisas, por tal motivo, el recorrido de las mangueras en interiores, se realizará por los lugares de paso habituales.

 Si se franquean puertas, se pondrá algún obstáculo para mantenerlas abiertas.

si una puerta se cierra antes de que se llene la manguera, cuando llegue el agua esta formará una cuña que presionará la puerta al marco impidiendo su apertura.

 Se evitará que las instalaciones transcurran por debajo de máquinas, a través de estanterías a por ventanas. Ante una situación de eminente peligro, siguiendo la manguera el bombero llegará el exterior, o del exterior vendrá la ayuda. Todos los obstáculos que se hayan creado, serán barreras a franquear.

                                    

 MEDIDAS DE REFERENCIA

 Una buena costumbre en desplazamientos largos, en lugares sin visibilidad o cuando no existen puntos de referencia es, el contar las zancadas. Una vez fuera del vehículo desde el acceso en dirección al foco, o después de localizado el foco, en dirección al vehículo, se pueden contar los pasos dados hasta el lugar, para calcular el número de mangueras que será necesario conectar para realizar la instalación, a cada zancada se la atribuye UN METRO.

 En instalaciones verticales en viviendas, cada planta que se ascienda en vertical supondrá unos TRES METROS de manguera. Si la manguera desciende apoyada sobre los tramas de escalera (instalación inclinada) cada planta supondrá unos OCHO METROS de manguera.

 

                                          

 DESCRIPCIÓN DE UNA INSTALACIÓN DE ALIMENTACIÓN

 Ejemplo detallado de una instalación de alimentación en la que son necesarias seis mangueras, realizada por un solo bombero.

 El bombero ha cogido la ficha, la pieza de 100, la llave de fuerza y dos dados que se ha metido en el bolsillo..   y con ello se dirige en la dirección donde según la ficha, se encuentra la boca de alimentación.

 Una vez localizada, destapada y habiendo verificado que sale agua limpia y con fuerza, se cierra la válvula y retorna al vehículo para instalar la línea de alimentación.

 El bombero coge una manguera y desde el vehiculo la lanza desenrollándose en dirección a la toma de alimentación.

 Seguidamente traslada un segundo rollo con la mano derecha y un tercer rollo con la mano izquierda apoyando el racor del primer rollo en una de las dos, de esta forma al tiempo que se trasladan dos rollos se extiende la primera manguera 

 

 

           ver video. . . línea de alimentación 

Coge un extremo de esa manguera y avanza hasta extenderla totalmente al tiempo que en la otra mano traslada enrollada la otra manguera.

Para lanzar las mangueras, solo se empleará una mano, la misma mano que la traslada. 

  Teniendo extendida la primera manguera y al final de esta, el bombero lanza la segunda manguera y seguidamente conecta el racor de la primera con un racor de la segunda.

  El bombero retorna al vehículo y coge dos nuevas mangueras y con una en cada mano sigue las mangueras extendidas.

  Cuando llega a la unión de las dos primeras mangueras, recoge el rácor suelto, y lo pone sobre una de las mangueras que traslada enrolladas sujetándolo con el dedo pulgar, y así la traslada hasta que esta segunda manguera quede totalmente extendida, y en este punto.

   Lanza la manguera de su mano derecha, deja un rácor en el suelo

y traslada el otro rácor hasta que la manguera derecha está totalmente extendida. Sin saltar el rácor de la derecha, lanza la manguera de la izquierda y conecta ambas mangueras.

 Retornando al vehículo aprovécha para conectar la segunda con la tercera manguera, Como se puede apréciar, la mitad de la última manguera siempre se acaba de desplegar cuando se se trasladan las otras dos enrolladas, con lo cual las recorridos en vacío se reducen al mínimo. Para realizar esta instalación con seis mangueras, el bombero entre ¡das y venidas recorre un máximo de 350 metros.

 PERDIDAS DE CARGA EN INSTALACIONES

Cada tramo de 30 metros de manguera de 25 m/m que alimente una pistola difusora tipo Elkhart, 100 l/mín a 7 bars., representará una perdida de presión de 2,5 bars. con respecto a la presión de salida de la bomba.

 Cuatro mangueras de 25 m/m conectadas que sumen una línea de 120 metros de largo, representan 10 bars para la bomba, a la que habrá que sumar la presión que se quiera en punta de lanza.

 Cuando se prevea que la manguera de 25 tiene que alejarse de la bomba o ha de ascender por encima de la sexta planta, se precisará que este conectada a una bomba de alta presión.

 Las instalaciones se han de diseñar en base al caudal de descarga de las lanzas y a las distancias o tramos de mangueras que será necesario conectar.

 Se identifican como mangueras de ataque las mangueras de 45 m/m, a las que conectando la pistola difusora tipo Elkhart, pueden proporcionar a 7 bars un caudal de 400 l/min.

 También son mangueras de ataque las mangueras de 25 m/m cuya pistola difusora  Elkhart permite a 7 bars un caudal de 100 l/min. muy recomendable en incendios en interior de viviendas y en incendios en el monte.

 

 PERDIDAS POR ROZAMIENTO

 Con la manguera llena de agua, antes de abrir la lanza, la presión en el interior de la manguera es la misma en la lanza, que en el otro extremo sea bomba o hidrante, pero cuando se abre la lanza, el agua circula por el interior de la manguera rozando sus paredes consumiendo gran cantidad de la presión inicial, llegando a la lanza una presión inferior.

 Cuanto más rugoso sea el revestimiento interior, tanto mayor será la perdida de presión al final, los codos bruscos y curvas cerradas aumentarán la pérdida por fricción pudiendo llegar incluso a impedir la salida de agua.

 

 veamos un ejemplo:

 Un caudal de 100 l/min circulando por el interior de una manguera de 25 a 7 bars, supondrá una perdida de 2,5 bars por cada tramo de manguera de 30  metros. Lo que indica que para disponer de 7 bars en punta de lanza la bomba tendrá que impulsar el agua a 2,5+7 = 9,5 bars.

 Doblando la distancia, dos mangueras  60 metros, se dobla también la perdida 2,5+2,5  = 5 bars , la bomba tendrá que proporcionar 5+7 =12 bar para que lleguen 7 bars a la lanza.

 Si lo que se pretende es doblar el caudal , hacer pasar 200 l/min por una manguera de 25, el rozamiento es tan brutal que multiplica la perdida por cuatro. Cada tramo de manguera absorverá, provocará una perdida de 9 bars

TABLA DE CAUDALES Y PERDIDAS DE CARGA EN TRAMOS DE MANGUERAS DE 30 METROS ARMTEX

caudal

l/min

100

200

300

400

500

700

1000

1500

2000

3000

4000

Diámetro    PERDIDAS DE CARGA EN BARS

25 m/m

2.5

9

20

36

55

*

*

*

*

*

*

45 m/m

0.15

0.37

0.85

1.7

2.5

5

10

*

*

*

*

70 m/m

*

*

0.15

0.20

0.35

0.60

1.2

2.6

4

8.5

15

 PERDIDAS  POR ELEVACIÓN

 Además del rozamiento, también habrá que sumar una importante perdida cuando la instalación se dirija hacia lo alto, debido a la fuerza de la gravedad. Por cada metro que haya que hacer subir el agua por encima de la bomba, hay una perdida de 0,100 bars.

 Para cualquier diámetro de manguera, subir el agua a 10 metros de altura supone una perdida por elevación de 1 bar, al que habrá que sumar la perdida por rozamiento.

 Perdida de carga es la suma de la perdida por rozamiento más la perdida por elevación

 

 ejemplo con manguera de 25 m/m

 Línea de ataque con manguera de 25 y lanza Elkhart en una tercera planta ( 10 metros de altura )

 Presión que se desea en punta de lanza . . . . . . . . . . . . . . . . 7,0 bars

 Perdida por rozamiento (100 l/min – 25 diámetro – 30 metros . .  2,5 bars

 Perdida por elevación  10 metros ( 0,100 bars cada metro ). . .  1,0 bars

 Presión necesaria en bomba  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10,5 bars

 ejemplo con manguera de 45 m/m

 Línea de ataque con manguera de 45 y lanza Elkhart en una tercera planta

 Presión que se desea en punta de lanza . . . . . . . . . . . . . . . . 7,0 bars

 Perdida por rozamiento (400 l/min – 45 diámetro – 30 metros . .  1,7 bars

 Perdida por elevación  10 metros ( 0,100 bars cada metro ). . .  1,0 bars

 Presión necesaria en bomba  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  9,7 bars

 Estos datos son referencias teóricas que permiten hacerse una idea de lo que pueden suponer las perdidas de carga, dado que en las lanzas regulables como son el tipo Elkhart, a una misma presión según la posición del chorro dará caudales diferentes y como consecuencia perdidas de carga distintas

 TABLA DE CARACTERÍSTICAS DE LAS MANGUERAS ARMTEX

Diámetro

interior Capacidad

de agua Presión

de prueba Presión de

rotura Rotura por

tracción Peso

gramos Curvamínima

a 7 bars litros/metrobars/cm2kg/cm2kilosmetrocentímetros25 m/m0.49408010502002045 m/m1.58305520003755070 m/m3.842550320065090

                                     TABLA DE ALCANCE CONOS DE AGUA Y CAUDALES DE LA LANZA ELKHART

                                           

  INSTALACIONES EN PLANTAS ELEVADAS

 

 INSTALACIONES UTILIZANDO LA  COLUMNA SECA

 Para atacar en plantas elevadas, la instalación más logica será conectar la línea de maniobra de 70 en la I.P.F. 4I o toma de alimentación de fachada y subir con las mangueras de ataque enrolladas hasta el punto de reunión, conectándola a la I.P.F. 39 o boca de columna seca en planta y desde este lugar desenrollar la manguera hacia arriba, llegando a la puerta de la planta siniestrada ya con agua en punta de lanza.

 En caso de tener que salir rápidamente, siguiendo la manguera conducirá al bombero a la planta inferior donde la temperatura será inferior y el humo menos denso.

 De no haber columna seca o no encontrarse esta en condiciones, se exponen seis posibles instalaciones para acceder con las mangueras a plantas elevadas.

 INSTALACIÓN INCLINADA

La manguera asciende por los tramos de escalera siguiendo su configuración. Se ha de procurar extender la manguera junto a las paredes con lo que se evitan codos bruscos y continuos tropezones.

Este sistema no es adecuado en plantas muy elevadas por las excesivas perdidas de carga que supone.

                                

 POR EL EXTERIOR DESDE EL INTERIOR

 Por una ventana o balcón de la planta inferior a la siniestrada, se hace ascender la manguera en vertical introduciéndola en la vivienda hasta acceder a la escalera de vecinos, por donde se subirá a la planta siniestrada hasta llegar el punto de ataque.

 Será necesaria la cuerda mosquetón que soporte el peso vertical de la manguera llena de agua, y una pieza curva que evitará el codo brusco que se forma en la manguera al pasar del tramo vertical de subida en el tramo horizontal en planta.

Este tipo de instalación se recomienda en edificios de altura que tengan problemas con la columna seca ver Edificios Singulares de Gran Altura) Cada metro de manguera de 45 llena de agua pesa 2 kilos 

 POR EL HUECO ESCALERA

 Mientras se asciende por la escalera de vecinos, se mantiene un extremo de manguera sujeto con una mano en vertical por el hueco o el espacio vacío que existe entre los tramos de subida y bajada. Se ha de procurar ir girando la manguera tantas vueltas como tenga la escalera.

                                             

 También se puede subir la manguera enrollada y hacer descender

un extremo por el hueco de la escalera. Si no hay espacio o este es reducido, será conveniente que en el desenrollado participen dos bomberos, una sujeta el rollo con las palmas de las manos y la hace girar mientras el otro desciende por la escalera acompañando el racor.

                                       

 PATIO DE VENTILACIÓN

 El patio de luces que se encuentra en algunos vestíbulos y que comunica en vertical las plantas a través de ventanas de ventilación, también pueden ser el hueco por donde hacer bajar el extremo de las mangueras y que habrá que continuar hasta la bomba.

 

 POR EL EXTERIOR

Cuando se dispone de vehículo escalera de suficiente altura, o existe posibilidad de acceso para dos escaladores con escalera de garfio, se podrá llegar por el exterior hasta la planta siniestrada y utilizando una cuerda, subir un extremo de la manguera de ataque con la lanza conectada junto a una curva y una cuerda mosquetón.

 POR EL HUECO DEL ASCENSOR

 Otra posibilidad para subir las mangueras en vertical a aplicar como último extremo podría ser el bajar la línea de mangueras por el hueco del ascensor, si bien este se tendría que encontrar abajo o arriba, de forma que permitiera el máximo desplazamiento vertical de las mangueras. Por supuesto que habría que fijar las puertas de entrada y salida de la manguera para evitar accidentes.

 

                                      

 INSTALACIONES DE ATAQUE EN EDIFICIOS DE GRAN ALTURA

 

 COLUMNA HÚMEDA  –  COLUMNA SECA

 Los edificios de gran altura que cumplen las Ordenanzas sobre prevención de Incendios, disponen de una columna húmeda en cada escalera de acceso que distribuye tomas de agua y equipos de manguera en cada planta, además tienen instaladas columnas secas, para Uso Exclusivo de Bomberos,

 En algunas edificios habrán depósitos con reserva de agua en las terrazas y/o en los sótanos, conectados a bombas para elevar el agua a presión hasta la última planta.

 Es de suponer que la intervención del Servicio, se tendría que realizar utilizando el material ya instalado pero aún así es mejor desconfiar y seguir las pautas que se indican en la maniobra básica – columna seca donde se contempla la opción de empleo de los medios instalados en el propio edificio, pero siempre instalando una línea propia de ataque directa desde la bomba en alta presión del vehículo.  

 

Los límites para el empleo de mangueras de 25 en alta presión se pueden valorar conociendo la presión máxima que puede proporcionar la bomba y consultando la tabla de caudales y perdidas de  carga expuesta anteriormente.

http://www.zapater.org/

 

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Hidraulica, Incendios, Incendios Urbanos, Instalaciones de Agua | Comments Off on Instalaciones con mangueras.

Conclusiones del curso de Meteorología e Incendios Forestales, organizado por el Consorcio Universidad Menéndez y Pelayo (CUIMPB) – Centre Ernest Lluch y la Fundación Pau Costa.

Posted by Firestation en 31/03/2014

conclusionesDurante los tres días que duró el curso de Meteorología e Incendios Forestales, organizado por el Consorcio Universidad Menéndez y Pelayo (CUIMPB) – Centre Ernest Lluch y la Fundación Pau Costa, se debatió sobre Modelización y Meteorología, Experiencias y Operatividad, y Visión Global y Escenarios de Futuro.

Posted in Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on Conclusiones del curso de Meteorología e Incendios Forestales, organizado por el Consorcio Universidad Menéndez y Pelayo (CUIMPB) – Centre Ernest Lluch y la Fundación Pau Costa.

Estudio básico para la protección contra incendios forestales en la interfaz urbano-forestal.

Posted by Firestation en 26/03/2014

interfaz urbano forestal

Índice general completo

 60 KB

Introducción

 46 KB
CAP 1 Evaluacion riesgo IUF  5,3 MB
CAP 2 Legislacion  200 KB
CAP 3 Experiencias Internacionales  2 MB
CAP 4 Socioeconomico  3,8 MB
CAP 5 Criterios  1,5 MB
CAP 6 Catalogo clave PARTE 1  4,8 MB
CAP 6 Catalogo clave PARTE 2  5,5 MB
CAP 7 Guía Planificacion Preventiva  1,8 MB
CAP 8 Bases tecnicas PARA red asesoria  2 MB
ANEJOS  220 KB

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Legislacion, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comments Off on Estudio básico para la protección contra incendios forestales en la interfaz urbano-forestal.

Analisis de una intervencion: fuego residencial rua Général Leman, en el sector de Mont-à-Leux, Belgica.

Posted by Firestation en 23/03/2014

Tantad

Article: Una intervención de éxito- ¡Buen trabajo! (Hancock)
Enviado el 26 de junio 2011 a las 17:36:23 por pl.lamballais

TACTIQUE

Todos los entrenadores lo saben bien: es desastroso mostrar a los estudiantes lo qué no hacer, ya que es más recordado. Para un simple gesto esto no suele ser un problema, pero para toda una respuesta al fuego, se vuelve más complicado. Internet y especialmente YouTube y Dailymotion están llenas de videos que muestran a los bomberos correr por todas partes, romper ventanas y descargar miles de galones de agua en las casas que, al final, convértense en humo. En otros videos, incapazes de entender lo que se está pasando, quédanse los bomberos enfrente a fenómenos que no controlan, haciendo de vez en cuando acciones no relacionadas con la situación.
Aquellos que ven estos videos se dicen que “son los otros los que trabajan así.” En cuanto al que está en el vídeo, siempre encuentra excusas pues, seamos sinceros, el cuestionamiento no es el más fuerte de los bomberos.
Nada más lejos de nosotros que decir que, en Internet, encontramos solamente intervenciones mal realizadas. Encontramos videos muy buenos de rescates, realizados entre otros por la Brigada de Bomberos de París. Pero está claro que estos videos son excepciones y que se refieren más a menudo a rescates que a ataques externos. Además, por lo general actúan cuerpos de bomberos conocidos, y los otros servicios de bomberos considéranse lejos de tal realidad.Mouscron (Moeskroen en holandés)
La intervención aquí descritos se llevó a cabo sobre el área de Mouscron, una ciudad de unos 55.000 habitantes, situado en la provincia belga de habla francesa de Hainaut, a pocos kilómetros de la frontera francesa. El cuartel principal bastante grande (más de 3000m 2), ocupado por un poco menos de un centenar de bomberos, cuenta con la asistencia de dos puestos, uno situado en Dottignies y el otro en Estaimpuis. Durante el día, están de guardia un caporal y 6 empleados de la ciudad, puestos à disposición del servicio de bomberos a tiempo completo. Dirigido por un oficial profesional, el cuerpo de bomberos de Mouscron puede, durante el día, hacer una partida de ambulancia (2 bomberos) y una partida para el(equipo de cuatro bomberos).  Por la noche, fines de semana y días festivos, la organización del servicio y las guardias se proporcionan únicamente por los bomberos voluntarios.La Intervención
El Martes, 07 de diciembre 2010 a las 13:38, el servicio recibe una llamada a “fuego residencial rua Général Leman, en el sector de Mont-à-Leux. El mensaje dice “explosión de fuego al aceite”, que probablemente significa que el sistema de calefacción (estufa de combustible ubicado en la habitación) se incendió.

Nota: Una estufa de combustible es un sistema de calefacción autónoma, situada en una habitación de la casa y teniendo una reserva de más ó menos diez litros de combustible líquido.  O sea, el fuego de que estamos hablando aquí es un incendio residencial y no de un combustible líquido. Simplemente, la explosión de este producto sin duda ha proyectado líquido en llamas por todas partes, con lo que rápidamente el fuego tomó gran parte de los muebles.

La distancia del cuartel de bomberos à la zona del incendio es de unos 2,5 kilómetros (1,5 millas).
Un minuto más tarde (13:39) el jefe de guardia parte, seguido por el primer auto-bomba, cuya tripulación está compuesta por cuatro hombres, mientras que la segunda bomba es llamada. El equipo de la segunda auto-bomba sólo comprende voluntarios, que no están en los cuarteles, y se tardará varios minutos antes de que sea operativo.

En 13:42 el jefe de servicio está en el escenario de la intervención y dice por radio que el fuego está totalmente desarrollado, y es en la planta baja. Llamas salen violentamente por la ventana y llegan al centro del piso alto. En esta parte de Bélgica, muchas casas están unidas entre sí. El riesgo de propagación, incluso a través de la azotea es por lo tanto muy importante.
La presencia de un testigo con una cámara permitirá ver todo el procedimiento con una cronología precisa.

Unos segundos más tarde, el auto-bomba llega. La tripulación establece una línea de ataque: mangueras de 70 mm (2 ¾), bi-división y mangueras de 45 mm. Esta línea de ataque es puesta en condiciones por la pareja que a continuación llevará a cabo el ataque. El conductor se encarga de su bomba mientras que el jefe del camión ordena a sus hombres. La foto tomada en el establecimiento de esta línea de ataque muestra 13:42 y 56 segundos.

En 13H43min y 8 segundos, el establecimiento está en su lugar. La pareja se está preparando.
La lanza que se utiliza es una lanza de chorro neblina, capaz de entregar hasta 500lpm (135 GPM), el sólo flujo que puede proteger el binomio si hay rápido deterioro de la situación. En este caso, los dos flujos principales de la lanza se utilizarán: 150lpm (40 GPM) para la progresión y 500lpm (135 GPM) para el ataque.
40 segundos más tarde, la pareja está totalmente equipada, los respiradores se han probado, la lanza se ha ajustado y testeado. La progresión comienza. La gestión de la puerta se realiza por el jefe de la tripulación: quedándose a la puerta, en equipamento de protección respiratoria, él controla la ventilación y el vínculo entre el interior y el exterior.

Cada persona tiene su función y la confianza es presente: El conductor se encarga de su pompa y sabe la presión que dar, dependiendo de la lanza utilizada. El jefe no entra: él dio sus órdenes y confia en su binomio adecuadamente formado, que conoce su misión y sabe cómo cumplirla.

No podemos enfatizar lo suficiente: el lugar del jefe no es con la pareja. Su lugar está fuera. Su función es vigilar la posible degradación de la estructura y evitar las acciones parasitas (arranque incontrolado de un ventilador, rotura de ventanas, chorros de água por la ventana etc.). Preservar la integridad de la estructura es mantener el fuego relativamente estable, permitiendo que el binomio de ataque haga bien la extinción. Si la pareja no es eficiente, no sería él entrando con ella, a dar órdenes enfrente al fuego, con el estrés que esto implica, que la acción se llevaría a cabo. Un binomio que no ha sido entrenado para manejar adecuadamente un fuego desde el interior debe permanecer fuera y, en caso de falta de personal capacitado, el ataque será dirigido desde el exterior.

Aquí el personal entra, con un jefe haciendo completa confianza en sus hombres, a sabiendas de que fueron entrenados correctamente.

La pareja progride en el pasillo lleno de humo que conduce a la puerta de la habitación en llamas. La progresión se hace en pequeño caudal (150lpm – 40GPM), utilizando el método de pulsaciones [2]: pulso corto (aproximadamente 1 / 3 de segundo) con un chorro abierto unos 60° para enfriar un gran volumen de humo justo enfrente de la pareja y lo que le permite moverse con seguridad, reduciendo grandemente la tensión térmica (sin vapor), sin causar daños por el agua.
Después de unos segundos de progresión, la pareja llega a la puerta de la sala en llamas. La ventana estndo abierta, el fuego crece rápidamente. Así que el ataque llamado “Combinado” [3] es el elegido: se practica sólo en una habitación ventilada con una abertura en el lateral o posterior del fuego, que es el caso aquí. Comprendendo en proyectar una gran cantidad de agua en un período muy corto de tiempo, este ataque funciona por enfriamiento (absorción de energía térmica) e inertización (sustitución del oxígeno por el vapor producido en el contacto del agua en las paredes ).  El porta lanza ajusta sa lanza en 500lpm (135GPM) y luego traza la letra O (duración aproximada 2 segundos). Dada la violencia del fuego, esto no parece suficiente. Decide entonces trazar una Z (3 segundos de duración) y llega así hasta el final del fuego.

Unos segundos más tarde, el vapor de agua se ha escapado por la ventana, el binomio puede ponerse de pie y acercarse para completar la extinción de focos residuales. Esta extinción se realiza mediante el ajuste de la lanza en chorro directo y su apertura partial para inundar los focos con un hilillo de agua.

Menos de 3 minutos después de comenzar el ataque, la pareja aparece con una botella de gas. Podemos estar casi seguros de que sin una acción rápida, esta botella haria sufrido el calor durante más tiempo con el riesgo de explosión consecuente.

En 13:50 el segundo auto-bomba llega y su tripulación pone inmediatamente una segunda línea de ataque para hacer frente a una eventual recuperación del fuego. Su personal pone también un ventilador que servirá para retirar más rápidamente el humo y ayudar en la finalización.

Cronología

Tiempo Eventos
13:38 pm Recepción de la llamada
13:39 Salida del jefe de guardia y de la auto-bomba 1
13:42 pm Llegada du Cap Lowagie al incendio. Fuego en la planta baja, totalmente desarrollado.
13:42:56 pm Establecimiento de una línea de ataque (70 mm – división – 45 mm – lanza de chorro neblina)
13:43:08 La pareja se prepara para atacar
13:43:49 Comienzo de la progresión con pulsaciones de bajo caudal (150lpm / 40GPM)
13:44:35 ataque combinado (de alto flujo – 500lpm/135GPM O y luego Z)
13:45:20 El fuego se ha extinguido, todavía quedan algunas zonas calientes que se tratan
13:50:50 Llega el segundo auto bomba. Se ponde una segunda línea de ataque, por seguridad
13:56:29 La finalización está en curso.
13:57:26 Se pone el ventilador para eliminar el humo y para ayudar en la finalización
4256 4308 4339
01:42:56 pm 13:43:08 pm 13:43:39 pm
4520 5629 5726
13:45:20 13:56:29 13:57:26

Equipos y medios de establecimiento
Los bomberos de Mouscron han abandonado las lanzas en rollos llamadas “alta presión” debido a su bajísimo caudal (entre 100 y 180 lpm / entre 25 y 45 GPM). Ellos utilizan habitualmente las mangueras de 45 mm (1 ¾), con lanzas neblina capables de prover caudal de 500lpm (135 GPM).
Con el fin de obtener, con mangueras de 45 mm (1 ¾), la máxima facilidad de uso, incluso en equipos pequeños, han optado por mangueras sobre los ombros. Después de extensas pruebas y de lectura de informaciónes disponibles en flashover.fr [4], la solución adoptada es la siguiente:
En el caso de alimentación de larga distancia, utilizan cajas con mangueras de 70 mm (2 ¾)
Para los establecimientos de ataque, utilizan fardos de mangueras de 70 mm (2 ¾), asociados con fardos de mangueras de 45 mm(1 ¾) en Z y 0.
La aplicación se hace con mangueras dobladas: En “Z” para mangueras de 70 (2 longitudes de 20m), mientras que las mangueras de 45 mm se doblan en Z y O (una longitud de 20m doblado en Z, pre-relacionada con una longitud de 20 metros doblada en O).
El método desarrollado se ha estado entrenando en los cuarteles, con un protocolo escrito que define las funciones.

Las lanzas
Después de testes y pasajes en contenedor flashover, la conclusión se ha impuesto: las lanzas ideales para el tratamiento de los incendios locales son las de chorro neblinado cuyo caudal se ajusta con un anillo. Estas lanzas requieren un poco de entrenamiento, pero el resultado vale la pena el esfuerzo. El centro de Mouscron a intercambiado las lanzas originalmente suministradas por el Ministerio, para lanzas marca POK, modelo Turbokador ó Debikador. El centro de Mouscron no utiliza lanzas reguladas (conocidas como “automáticas”). Para el enfriamento del humo, ó sea, durante la progresión, la etapa más peligrosa de los incendios de estructuras, las lanzas dichas “automáticas” se muestran de hecho menos eficientes.

Ventilación
La ventilación mecánica se utiliza sólo para la finalización, una vez plenamente realizada la extinción. Su propósito es evacuar lo más rápido y eficientemente posible el humo, por lo que los gases tóxicos. Además de facilitar la finalización (de los puntos calientes restantes), la ventilación permitirá también poder hacer salir en una atmósfera relativamente sana las personas que estén confinadas para protegerse del humo (dormitorio, baño …)

Durante el ataque, se utiliza el anti-ventilación ó la manutención sin cambio de las aberturas (ventilación “discreta”), esta solución sirviendo a mantener el fuego en una condición estable. Utilizar ventilador sólo en fin de intervención es una decisión dictada por el hecho de que la ventilación “presión positiva” puede tener un impacto positivo, sino también un impacto muy negativo quizás catastrófico. Su uso es particularmente complejo (parece sencillo hasta los accidentes!), requiere personal (presencia constante cerca del ventilador para detenerlo si hay un problema), una excelente sincronisación y así sucesivamente.
Los excelentes resultados obtenidos aquí, sin necesidad de usar ventilador, muestra el valor limitado de este material en vista de las cuestiones y pre-requisitos para su uso.

Materiales y técnicas

Tipo de lanza POK Turbokador 500 [1]
Caudal disponible en la lanza 500lpm (135 GPM)
Caudal utilizado para la progresión 150lpm (40 GPM)
Técnica utilizada para la progresión Pulso: pulsación corta (1 / 3 segundos entre comienzo de la apertura y fin de cierre), lanza en bajo flujo (150lpm – 40 GPM), chorro con un ángulo de apertura de 60°, lanza inclinada 45° hacia el suelo.
Cantidad de agua utilizada para la progresión Cerca de 5 litros (
Caudal utilizado para el ataque 500lpm (135 GPM)
Técnica utilizada para atacar Ataque combinado: gran caudal durante un tiempo muy corto. Trazar letras para limitar el movimiento en el tiempo (O para unos 2 segundos y Z para 3 segundos). Chorro con una abertura de unos 45°, caudal ajustado a 500lpm (135 GPM).
Motivo de la elección del modo de ataque Local adecuadamente ventilado, abertura detrás del fuego
Cantidad de agua utilizada para el ataque Cerca de 45 litros (12 galones)
Cantidad de agua para la progresión y el ataque Alrededor de 50 litros (13.5 galones)
Duración de progresión + ataque Alrededor de 1 minuto y 30 segundos
El tiempo transcurrido entre la llegada a la escena y el final del ataque Alrededor de 3 minutos y 30 segundos
Modo de establecimiento Madejas de mangueras de 70 mm (2 ¾) en Z, bi-división, madejas de 45 mm (1 ¾) en Z + O
Entrenamiento asistido por el personal día Flashover (contenido del curso Tantad [5]), entonces ejercicio en cuartel. Algunos ejercicios de “fuegos reales.”
Ventilación operacional Sólo durante la finalización

Algunas reflexiones …
Desde un punto de vista material, la gestión del personal, enfoque táctico, la duración y contenido de la formación, una intervención como esta lleva a ver un montón de cosas en perspectiva. Esta intervención fue exitosa y tenemos a nuestra disposición las cifras: el tiempo (menos de 4 minutos), la cantidad de agua (unos 50 litros), el personal involucrado (un oficial y un equipo de sólo 4 hombres), el vehículo implicado (una sola auto-bomba de un modelo “básico”), el material utilizado (equipo de protección completo, mangueras y lanza reglable …).

En el caso de que la extinción de un tal incendio habría tenido lugar en 3 o 4 horas, con 100.000 litros (26.000 galones) de água, 4 o 5 camiones y unos treinta bomberos, sería lógico buscar vías de mejora. Como a menudo, estas mejoras no serían buscadas en una optimización de los recursos existentes, sino más bien en una escalada de los materiales (sistema de espuma, una nueva lanza, cámera, herramientas de apertura …) o más personas (más equipos y dispositivos adicionales, tiendas de comando, etc.), todo a hacer más pesados los presupuestos.
Sin embargo, el efecto es a menudo lo contrario de lo deseado: Participar en mayor número hace cada vez mayor confusión, obliga a implantar sistemas de organización, se multiplican los comandos, etc. Aumentar el equipo aumenta la manutención y las necesidades de formación, etc.

La compra o la invención de nuevas lanzas o camiones son justificables para pasar de 50.000 litros a 10.000 litros (13.000 galones a 2.600). Pero aquí, con el equipo que no puede ser más convencional, son sólo 50 a 60 litros de agua (de 13 a 15 galones) que se utilizaron. Y en este caso, admitamos que la mejora es difícil y que justificar una compra con el pretexto de que haría “posiblemente” bajar el consumo de agua en este fuego, por ejemplo, de 60 a 40 litros (15 a 10 galones) sería bastante ridículo.
Es lo mismo para el personal. Es posible optimizar una operación mediante la reducción del número de participantes, pero cuando hay sólo 4 personas en un camión de bomberos, la reducción del número no tiene más significado.

Por supuesto, muchos dirán que pueden hacer tanto bueno. Pero cuando vemos los vídeos de intervenciones en Youtube o Dailymotion, vemos varias cosas: estos videos son por lo general de más de 3 min 30 mismo si comienzan cuando los coches de bomberos ya están en la escena desde hace algún tiempo. A menudo muestran una situación inicial con un fuego menos violento que en la intervención de Mouscron. Pero a lo largo del video, la situación se deteriora y termina a menudo por una destrucción casi total de la casa. Es evidente que, mientras los bomberos Mouscron frenan rápida y definitiva a la evolución del incendio, los videos muestran en general un incendio que se desarrolla a expensas de los bomberos. Por último, los videos muestran por lo general equipos de más de cuatro bomberos y un camión pequeño …

El secreto de Mouscron
Surge entonces la pregunta: ¿cuál es el secreto de Mouscron? Ellos no tienen el equipo mejor, no son super atletas a entrenarse ocho horas al día. ¿Por qué servicios con más personal y más recursos no pueden hacer como ellos?
La respuesta, tratamos de dar en otro artículo. En realidad, es el resultado de un conjunto de detalles, cuestiones muy concretas que hemos reunido, con paciencia y que hemos analizado. Usted verá que se necesita muy poco para hacer bien, pero que no tener estos “detalles” a menudo lleva al desastre.

Por una combinación de circunstancias, por una serie de puntos específicos, los bomberos de Mouscron han alcanzado un nivel que muchos envidian y algunos envidiarán mucho más tiempo. Sólo podemos decirles “¡Buen trabajo!”

[1] – http://www.pok.fr/produit.php?prod=7
[2] – La progresión por el método de pulso. http://www.dailymotion.com/video/x38tg8_progression_tech
[3] – El ataque combinado. http://www.dailymotion.com/video/x3935a_attaque-combinee_news
[4] – “Establecer lo contrario.” Serie de artículos en francés, en los patrones de asentamiento. http://www.flashover.fr
[5] – Flashover grupo internacional de formadores, Tantad es una entidad que lleva a cabo cursos en materia de incendios locales, destinados a los bomberos. Asistencia en la creación de flashover vivienda, formación de formadores flashover, consejos tácticos son algunas de las actividades del grupo. http://www.tantad.com

Posted in Flashover, Formacion, Incendios, Incendios Urbanos, Monografias / Articulos / Investigaciones, Siniestros Importantes, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, VPP | Comments Off on Analisis de una intervencion: fuego residencial rua Général Leman, en el sector de Mont-à-Leux, Belgica.

El Beso de la muerte. Incendio de la Boate Kiss en Brasil 2013.

Posted by Firestation en 20/03/2014

Por Jaime A. Moncada, PE

Boate Kiss
La tragedia de la Boate Kiss, el incendio más mortal en una discoteca en Latinoamérica, resalta una vez más como las deficiencias en normatividad contribuyen a estas trampas mortales a nivel mundial.

A las 03:15 de la madrugada en una discoteca abarrotada y atestada de jóvenes, el cantante de una banda de música enciende un artefacto pirotécnico, dando inicio a un incendio sin precedentes. El resultado, otra tragedia latinoamericana en la que 242 personas perdieron la vida y otras 123 quedaron heridas (según el informe policial y múltiples fuentes, 235 personas mueren en el incendio y 7 más en el hospital en los días subsiguientes; .de los 123 heridos, inicialmente 75 personas estaban en estado crítico).

Este ha sido el peor incendio de los últimos 50 años en Brasil y el tercer peor incendio en una discoteca a nivel mundial. Desafortunadamente, como se indica en el artículo de la edición de marzo 2013 del NFPA Journal Latinoamericano®Crónica de una muerte anunciada: Incendios en discotecas”, este incendio es una réplica de otras tragedias recientes acaecidas en la región. La documentación sobre este incendio se fundamenta en mi visita al lugar de los hechos, en entrevistas con los investigadores y bomberos que respondieron al incendio, mi participación durante la filmación del especial del Discovery Channel “Tragedia en Santa Maria”, el informe policial del incidente, y en la revisión de cientos de fotos y videos que nos facilitaron la Defensa Civil y los Bomberos de Rio Grande do Sul.

El incendio
En la ciudad universitaria de Santa Maria, a eso de las 23:00 horas del sábado 26 de enero de 2013, abre sus puertas al público una discoteca, o boate en Brasil, llamada Kiss, localizada en el centro histórico de esta ciudad. Santa Maria, una ciudad de 260,000 habitantes, se encuentra a 290 km al oeste de Porto Alegre, en el sur del Brasil, en la región “gaucha” de ese país. Esa noche se había organizado una fiesta llamada “Agromerados” con el apoyo de la facultad de Agronomía y otras más de la Universidad Federal de Santa Maria (UFSM). USFM es la universidad más grande del estado de Rio Grande do Sul, con aproximadamente 25,000 estudiantes. Uno de los actos musicales contratados para esta fiesta era la banda Gurizada Fandangueira, un grupo de música regional brasilera.

A eso de las 02:00 de la madrugada del domingo 27 de enero, la boate estaba completamente llena. Varios de los sobrevivientes aseguran que “se podía caminar” pero había que pedir permiso para poder avanzar. Se estima que en el momento de la tragedia, según el informe final de la 1ª Delegada de la Policía de Santa María publicado el 22 de marzo de 2013, se encontraban entre 1,000 y 1,500 personas en la discoteca. El especial de televisión llamado “Tragedia en Santa María” difundido por Discovery Channel el 27 de abril de 2013 establece que la ocupación de la boate era de 1,061 personas y la capacidad máxima permitida por los bomberos en esta discoteca era de 691 personas. Debido a que esa semana la USFM se encontraba en receso, no muchas discotecas abrieron sus puertas ese fin de semana, pero la Boate Kiss abrió esa noche, ya que era una de las discotecas “de moda” entre los estudiantes Santamarienses.

Boate Kiss

Fotografía: cortesía de Jaime A. Moncada

A las 03:00 de la mañana Gurizada Fandangueira inicia su actuación musical. Quince minutos después es disparado un artefacto pirotécnico, a control remoto, que el cantante llevaba en su mano izquierda protegida por un guante. El artefacto de unos 7 cm (2.5 pulgadas) de altura, llamado comercialmente Sputinik, es diseñado para uso en exteriores. El cantante mueve su brazo hacia arriba y en ese momento el fuego artificial proveniente del artefacto pirotécnico impacta la espuma de poliuretano expandido que había sido instalada en el techo del escenario para atenuar el sonido, y rápidamente le prende fuego.

La banda deja de tocar y en medio de la confusión un empleado de seguridad, al ver el incendio, trata de apagarlo con un extintor. Pero el extintor no funciona y el auditorio lo abuchea. En ese momento, el empleado de seguridad describe el incendio como un pequeño incendio de más o menos un metro de longitud. En seguida la gente que está frente al escenario trata de ayudar arrojando agua al incendio. Cuando el empleado de seguridad se da cuenta que no se lo podía apagar, el fuego ya impactaba casi todo el largo del escenario; usando el micrófono de la banda, les pide a los ocupantes de la pista de baile que evacuen. Sin embargo, este aviso solamente alcanzan a escucharlo la gente que está oyendo el concierto en la pista de baile, pero no los cientos de ocupantes en los otros ambientes de la discoteca.

Las personas que presenciaron el incendio, quienes estaban en la pista de baile, así como los integrantes de la banda, se dirigen inmediatamente a la puerta principal. Pero ahí son retenidos momentáneamente por dos empleados de seguridad. Luego de los gritos y protestas de estas personas, la seguridad del lugar libera las salidas. Ya para ese momento se había formado un cuello de botella en la única puerta de evacuación. Desafortunadamente muchos jóvenes que estaban en otras partes de la discoteca, todavía no se habían percatado que había un incendio. Los sobrevivientes mencionan que al cabo de dos a tres minutos la discoteca se había llenado de humo. Durante los dos primeros minutos se pierde el fluido eléctrico y todo queda en la oscuridad. La discoteca no tenía señalización con carteles iluminados o luces de emergencia.

Al formarse un cuello de botella en la salida principal, por el número de personas que tratan de evacuar simultáneamente, mucha gente decide entrar a los baños que prácticamente son adyacentes a la salida principal pensando que por ahí se puede salir también. Los sobrevivientes mencionan que desde los baños emanaba una luz verde, la cual posiblemente alguien pudo confundir con un cartel de evacuación. Una persona pudo haber mencionado “por aquí hay una salida” y en medio de la confusión muchos pudieron haberlo seguido. Los baños son un callejón sin salida donde una vez que se entra es muy difícil retroceder impedido por el grupo de personas que venían detrás tratando también de entrar. La principal sorpresa para los bomberos que respondieron a esta tragedia la encuentran al entrar a estos baños donde descubren más de 100 muertos.

Inmediatamente después de que llegan los llamados a la Central de Bomberos de Santa Maria, a las 03:17 de la mañana se despacha una unidad de extinción de incendios y otra de rescate con 10 bomberos en total, que salen desde la Estación Regional de Bomberos #4 de esta ciudad, a 2 km de la discoteca. Dependiendo de la fuente, entre cinco y siete minutos más tarde los bomberos ya están en frente de la discoteca. Cuando los bomberos entran al lugar, unos buscan el foco del incendio y encuentran que éste ya se había auto-extinguido. Otros buscan sobrevivientes, pero ya es muy tarde. No por el tiempo de respuesta de los bomberos, sino más bien por la velocidad en que se desarrollan este tipo de incendios. A los bomberos también les llama la atención el sonido incesante de llamadas a los celulares de las víctimas. Los bomberos encuentran el edificio lleno de humo, un humo denso y negro. Más o menos a las 04:00 de la mañana se inician las labores de salvamento.

boate kiss

Fotografías: AP/Wide World; Cortesía de Defensa Civil Rio Grane do Sul

Cómo era el edificio
La Boate Kiss era una discoteca de un solo piso, construida en un lote rodeado en sus tres costados por edificios, con fachada sobre la Rua dos Andradas, una calle de dos vías. En el centro de la fachada se encontraban de lado a lado, dos juegos de dos puertas con un ancho total de 360 cm. Estas puertas eran las únicas vías de evacuación del lugar, y desde un punto de vista normativo y práctico componían solo una salida de evacuación. Las puertas abrían hacia el exterior y tenían barras anti-pánico. De acuerdo con la normatividad del estado de Rio Grande do Sul, estas puertas limitaban la capacitad del lugar a 691 personas.

Aunque las dos puertas dobles proveían la única salida al exterior, una de estas puertas dobles estaba cercada sobre la acera frente de la discoteca por medio rejas metálicas cuyo objetivo era permitir a los clientes de la discoteca que salieran temporalmente a fumar, pero sin poder salir libremente. Esta área cercada es llamada en Brasil un “fumódromo”.

Es importante describir también cómo funcionan las discotecas en Brasil. Cuando los clientes ingresan a la discoteca reciben una papeleta donde, a lo largo de la noche y a medida que van consumiendo bebidas o comida se apunta lo que consumen. A la salida, cada cliente debe presentar la papeleta, se le contabiliza su consumo y paga. En ese momento, el cliente puede salir libremente. Este proceso de pago es contraproducente en el momento de una emergencia y esta situación no será resuelta hasta que Brasil cambie, por medio de legislación, a un procedimiento que establece el pago al momento del consumo o prepago con la compra de fichas que se intercambian por bebidas o comida. En sitios de alta concurrencia, la salida debe ser siempre libre.

El diseño del edificio estaba circunscrito a un rectángulo de una profundidad de 26.45 m y un ancho de 23.18 m, con un área construida de 613 m2. En marzo del 2010, luego de una extensa renovación, la Boate Kiss es inaugurada. De acuerdo con el proyecto de construcción aprobado por la municipalidad, la estructura tenía paredes exteriores de ladrillo; el techo era metálico a dos aguas; el techo falso de yeso acartonado; las paredes interiores de mampostería revocada recubiertas de madera; y el piso era cerámico.

boate kiss

Ilustración: NFPA Journal Latinoamericano/IFSC

La boate solo estaba protegida por extintores. No habían rociadores automáticos, sistemas de detección y alarma, carteles iluminados de señalización, iluminación de emergencia, o gabinetes de mangueras.

Según las destrezas policiales, a finales del 2011, la espuma de poliuretano expandido fue instalada para solucionar problemas de reverberación del sonido (eco) dentro de la discoteca. Esta espuma se instaló en el techo del escenario y en las paredes de las casillas de pago. De acuerdo a las investigaciones de la policía, esta espuma de poliuretano no había sido tratada con retardantes al fuego.

El poliuretano es un recubrimiento muy combustible que al entrar en pirólisis y por tener nitrógeno emana ácido cianhídrico (HCN), llamado también cianuro de hidrógeno, cianato, o ácido prúsico, el cual es altamente tóxico. Su olor no es fuerte, parecido al de almendras amargas y es un toxón de acción muy rápida. El ácido cianhídrico es 25 veces más tóxico que el monóxido de carbono (más información puede ser obtenida en las páginas 6-16 en la quinta edición en español del Manual de Protección Contra Incendios de la NFPA), el producto de combustión más común en los incendios. El ácido cianhídrico es un gas narcótico y asfixiante, que inhibe la respiración a nivel celular, y produce la muerte por paro respiratorio. Es muy letal, solo con una exposición a 181 partes por millón en 10 minutos es fatal. Los estudios forenses encontraron que el ácido cianhídrico fue la causa principal de muerte de las víctimas de este incendio.

boate kiss

Fotografías: Cortesía de Defensa Civil Rio Grane do Sul

Contrastes con el incendio de la discoteca The Station
El incendio de la Boate Kiss tiene muchas similitudes no solo con el incendio de la discoteca Cromañón, ocurrido en Buenos Aires el 30 de diciembre del 2004 donde 194 personas perdieron la vida, sino con el incendio de la discoteca The Station en Rhode Island, EE.UU., donde murieron 100 personas en el 2003. El incendio de The Station ocurrió en un predio que era más o menos un 30% más pequeño que la Boate Kiss. La importancia de este incendio no es solo su similitud con el incendio en Santa Maria, sino que fue un incendio ampliamente documentado y estudiado, que nos ayuda a entender lo que pasó en la Boate Kiss.

En el incendio The Station había condiciones muy similares a las encontradas en la Boate Kiss entre las que se incluían poliuretano expandido en el escenario donde una banda de rock estaba usando fuegos pirotécnicos (lea el estudio sobre el incendio publicado por NFPA en nfpajla.org/discotecas). Este edificio, también de una planta, con un área construida un poco menor a los 500 m2 no estaba protegido con rociadores automáticos porque en ese momento la normativa NFPA no lo requería. El edificio estaba protegido por un sistema de detección y alarma y cuatro vías de evacuación bien distribuidas, las cuales eran suficientes para la capacidad en el momento del incendio. De acuerdo con las entrevistas con los sobrevivientes, videos, y un incendio de laboratorio a escala real que replicó lo acontecido en este incendio, la pista de baile adyacente donde estaba la banda se llenó de humo en menos de dos minutos, luego de la ignición del poliuretano.

El incendio de The Station, como se mencionó anteriormente, fue analizado en un laboratorio de fuego a escala real por el Instituto Nacional de Normas y Tecnologias (NIST) quienes luego publicaron en junio del 2005 el Informe de la Investigación Técnica del Incendio de la Discoteca The Station (NCSTAR 2: Vol. 1). Durante estas pruebas, se encontró que 100 segundos después de la ignición las condiciones a 8 metros de distancia del escenario donde se inició el incendio y a 140 cm sobre el piso, hubieran sido letales. Se encontró también que si ese mismo edificio hubiera sido protegido con un sistema de rociadores automáticos, el incendio no habría afectado las condiciones de supervivencia de los ocupantes de la discoteca (ver la tabla).
boate kiss

El incendio de la Boate Kiss no fue el típico incendio sostenido donde luego de la combustión del escenario, la capa de humo obtiene suficiente calor, incendiando los contenidos en todo el recinto. Esto es llamado incendio súbito generalizado (flashover). Aquí no hubo incendio súbito generalizado ya que la mayoría de los terminados combustibles en la boate no se incendiaron.

Adicionalmente, las fotos de la mayoría de los muertos muestran muerte por inhalación y muy poca afectación por la radiación subsiguiente a un incendio sostenido. Los bomberos llegaron relativamente rápido después de la ignición, pero por la letalidad del humo, su llegada fue ya demasiado tarde. El incendio, para describirlo en términos sencillos, se “comió” el oxígeno existente, y al no haber aperturas en el perímetro de la discoteca, excepto la puerta principal, se quedó sin el oxígeno que permitiera que el resto de los contenidos combustibles de la discoteca se incendiaran. Es decir, fue un incendio muy rico en combustibles, pero pobre en oxidantes.

Análisis normativo
El código local no le daba las herramientas al inspector para cambiar las vías de evacuación, eliminar el poliuretano expandido, o requerir la instalación de rociadores automáticos. Aunque no he podido encontrar la regulación brasilera para uso de fuegos pirotécnicos en interiores, tengo la sensación de que si existe, no era una norma muy explícita. Lo que se ha podido establecer fehacientemente es que la discoteca solo tenía una salida y que había sobrecupo, que no tenía rociadores automáticos, y que la espuma de poliuretano utilizada para atenuar el sonido no tenía retardantes al fuego, y fue incendiada por un fuego pirotécnico. Pero ninguna de estas condiciones, aunque contrarias a lo que nos enseña la normativa NFPA, con excepción al sobrecupo, serían violaciones validas en Rio Grande do Sul pues la normativa local no pedía que fueran diferentes. Es decir, no podemos hacer responsables a los inspectores municipales, porque ellos no tenían las herramientas para cambiar las condiciones en este lugar.

Para ofrecer un ejemplo sobre la problemática de la normatividad local, la Norma Técnica de Prevención de Incendios del Estado de Rio Grande do Sul (Decreto No. 38.273 del 9 de marzo de 1998), hace referencia, en lo que respecta a las vías de evacuación, a la norma de la Asociación Brasilera de Normas Técnicas ABNT 9077, Salidas de Emergencia en Edificios, que entró en vigor en el 2002. Esta norma, en sus 35 páginas, establece de una manera simplista los criterios de diseño de las vías de evacuación. En la Tabla 7 establece que en boates (ocupación Grupo F6), de un solo piso (Código K), se requieren dos vías de evacuación. Pero en ninguna parte de la norma se define que las dos vías de evacuación deben ser remotas (NFPA 101, Código de Seguridad Humana, en 7.5.1.3.2 define que la distancia de separación entre dos salidas debe ser no menor a la mitad de de la longitud de la máxima dimensión diagonal del área servida por estas dos salidas). El propietario y sus asesores argumentaron que la Boate Kiss cumplía con lo que pedía la norma ya que tenía dos puertas independientes, lo cual era cierto, así estuvieran una al lado de la otra. El inspector no tiene herramientas para cambiar las cosas, aunque su experiencia le diga que están mal, pues la norma al ser tan sencilla no específica este tipo de detalles críticamente importantes.

Por otro lado, típicamente las inspecciones de los bomberos, subsecuentes a la apertura de un predio se centran en la revisión de los sistemas contra incendios y las salidas de evacuación. Generalmente, los inspectores no tienen el entrenamiento apropiado (me refiero a la mayoría de los países que yo visito, incluyendo a los EE.UU.) para revisar los terminados interiores. De hecho, la revisión visual del poliuretano expandido para verificar si este tiene el retardante al fuego, es decir si cumple como un terminado Clase A de acuerdo a NFPA, es casi imposible. De acuerdo a NFPA, espuma de poliuretano puede ser utilizada en una discoteca siempre y cuando sea tratada con un retardante y cumpla los criterios de un terminado Clase A. Esto quiere decir que la espuma debe tener un índice de propagación de la llama menor a 25 y una densidad especifica óptica menor a 450 (esto se refiere a la producción de humo). Esto es definido por NFPA como un terminado interior Clase A (NFPA 1: 12.5.4.4), probado de acuerdo con ASTM E 84, Método de prueba normalizado para las características de combustión superficial de los materiales de construcción. Esta norma es equivalente a la norma UL 723 y es conocida coloquialmente como la Prueba del Túnel Steiner.

Resultados periciales

El 28 de enero, los dos dueños de la discoteca, Elissandro Spohr (Kiko) y Mauro Hoffmannn, y dos de los integrantes de la banda, Luciano Bonilha Leão, el productor de la banda quien accionó el fuego artificial, y Marcelo de Jesus de Santos, el cantante de la banda quien tenía el fuego artificial en su mano, fueron encarcelados preventivamente. El 22 de marzo de 2013 la Policía Civil del Estado de Rio Grande do Sul entregó su reporte e implicó criminalmente a 16 personas en esta tragedia, entre ellos a los cuatro detenidos, y mencionó que 19 personas más están siendo investigadas.

El computador que grababa las imágenes de las cámaras de seguridad desaparece horas después del incendio y no ha sido encontrado. Estos videos podrían haber esclarecido por cuanto tiempo retuvieron la salida de los ocupantes los responsables de la seguridad de las puertas de salida, después de declarado el incendio.

Reflexiones
Este incendio es uno más en una racha de grandes incendios que viene azotando a Latinoamérica. Es como una epidemia. Nos hemos convertido en el “campeón mundial”, de los incendios grandes. Seis de los diez incendios con más muertos y 50% de los incendios con más de 100 muertos en el mundo desde el año 2000, han ocurrido en Latinoamérica. Parte del problema es nuestro vertiginoso desarrollo, donde estamos copiando la arquitectura del primer mundo sin tener ni las herramientas, ni los códigos de seguridad contra incendios, que evitarían la construcción de edificios que se convierten en trampas en el caso de un incendio.

Este problema no se va a empezar a solucionar hasta que no tengamos códigos actualizados de seguridad contra incendios. Ahí es donde la normativa de la NFPA es tan útil para nosotros. Aunque esta normativa fue desarrollada en Estados Unidos, su simplicidad, su sentido común y su extracción técnica la hacen útil en cualquier país del mundo. Hay personas que dicen que es muy “americana”, pero este argumento no es lógico ya que los incendios no saben de geografía, de cultura, de nacionalidades. Los incendios usan el lenguaje de la física y la química, la cual es la misma en todos los países del mundo. Adoptar y adaptar esta normativa a nuestra realidad es, desde mi punto de vista, la solución más rápida y efectiva.

¿Qué pueden aprender Brasil y América Latina con el incendio de la discoteca Kiss? Las normas contra incendios en todo el mundo siempre han sido reactivas. Es decir las cosas cambian luego de una gran tragedia. Aquí tenemos una oportunidad histórica, pues esto ocurrió en el país más grande de la región, un país que se está desarrollando rápidamente, un país que está en la mira mundial por que será el anfitrión de la Copa Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos en el 2014 y 2016 respectivamente. Qué mejor legado, qué más bonito homenaje para todos estos jóvenes que murieron en la Boate Kiss si el ejemplo de esta tragedia se usa para que en el Brasil y en la Latinoamérica del futuro cercano, esta tragedia no pudiera volver a ocurrir porque las autoridades tuvieron el sentido común de adoptar normativa moderna e internacionalmente aceptada.

Jaime A. Moncada, P.E., es director de IFSC, una firma consultora en ingeniería de protección contra incendios con sede en Washington, DC. y con oficinas en Latinoamérica, y Director de Desarrollo Profesional de NFPA para América Latina.

Agradecimientos
Este tipo de informes son posibles gracias a la ayuda desinteresada de mucha gente. Primero tengo que agradecer a Jim Dolan, Director Regional de Códigos de Incendios de la NFPA, y Federico Cvetreznik, mi colega en IFSC del Cono Sur, quienes viajaron conmigo a Santa Maria y me ayudaron a digerir lo que veíamos y oíamos. En Rio Grande do Sul (RS) debo agradecer al Teniente Coronel Adriano Krukoski, quien lideró la investigación del incendio por parte de Cuerpo de Bomberos de RS y amablemente compartió conmigo todo lo que sabía, y al Teniente Coronel José Henrique Ostaszewski de la Defensa Civil de RS, quien nos llevó a Santa Maria y nos abrió muchas puertas. En Santa Maria, mis agradecimientos al teniente Coronel Adilomar Jacson Silva, de la Defensa Civil Regional Santa Maria y varios de los inspectores y bomberos del Cuerpo de Bomberos de Santa Maria, quienes compartieron con nosotros sus experiencias. También debo agradecer a Mixer, en San Pablo, la compañía productora del especial para Discovery Channel “Tragedia en Santa Maria”. Específicamente al director general Rodrigo Astiz, al director del especial Daniel Brillo, y particularmente a la investigadora Jessica Hernandez quien me permitió, durante este especial, incluir la noción de que existe una solución a estas catástrofes. Quiero agradecer también a Justin Pritchard, un reportero de la Associated Press con quien trabajé en los días subsiguientes al incendio y quien me envió los planos de la discoteca y otra información invaluable para mi trabajo que no tengo idea como la consiguió. Finalmente a Olga Caledonia, Directora Ejecutiva de Operaciones Internacionales de la NFPA, y Gabriela Portillo Mazal quienes siguen apoyando mi trabajo y me continúan ofreciendo la oportunidad de documentar estos incendios

http://nfpajla.org

Posted in Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Siniestros Importantes | 1 Comment »

Wildfire Operational Guidance. Scotland Fire and Rescue Service.

Posted by Firestation en 08/03/2014

IF Scotland

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Manuales | Comments Off on Wildfire Operational Guidance. Scotland Fire and Rescue Service.

Manual de extincion de incendios forestales para cuadrillas. Junta de Castilla Leon.

Posted by Firestation en 26/02/2014

IF castilla leon

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Manuales | Comments Off on Manual de extincion de incendios forestales para cuadrillas. Junta de Castilla Leon.

Inflamabilidad de mobiliario. NFPA Journal.

Posted by Firestation en 02/02/2014

Problema Viejo, Aspecto Nuevo


Por Fred Durso, Jr.

inflamable
El rol de la inflamabilidad de muebles en las pérdidas ocasionadas por incendios residenciales ha sido debatida y estudiada durante décadas. Al centro de una nueva ronda de actividades, inevitablemente surge una pregunta clave: ¿y ahora… como seguimos?

Si usted se encuentra cómodamente sentado en su sillón favorito para leer este artículo, debería saber que ese lugar en el que está sentado ha sido objeto de gran debate durante décadas.

Sillones, sillas y otras piezas de mueblería, muchas de ellas generosamente rellenas con materiales combustibles, juegan un importante papel en la propagación de incendios residenciales, en los daños a la propiedad, muertes y lesiones. Según estadísticas de NFPA, los muebles tapizados, siendo el primer artículo que se enciende o el artículo principal que contribuye a la propagación del fuego, han tenido un papel preponderante en casi un cuarto de todas las muertes producidas en incendios estructurales residenciales en años recientes.

La inflamabilidad de los muebles—la probabilidad de que una pieza de mueblería se encienda al ser expuesta al fuego—también contribuye a la creciente preocupación sobre bomberos combatiendo, como nunca antes, incendios cada vez más importantes y de más rápida propagación. La espuma de poliuretano que rellena la mayoría de los muebles tapizados de la actualidad, se enciende rápidamente y puede producir una combustión súbita de propagación veloz y generalizada en la vivienda. Según un artículo publicado el año pasado en The New York Times, el comportamiento de los incendios residenciales se ha modificado tan drásticamente en las últimas décadas, que el Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York ha comenzado investigaciones sobre nuevas tácticas para el combate de incendios, que dan tratamiento a la amenaza generada por las piezas de mueblería. Todo esto está sucediendo en ausencia de una normativa nacional que requiera pruebas de inflamabilidad para los muebles tapizados. Desde la década del 70, California ha requerido pruebas de inflamabilidad para todos los muebles tapizados que se venden en el estado, y estos requisitos se consideran, a nivel nacional, una norma de facto. Pero los expertos dicen que es imposible saber cuántos fabricantes en el país están dando cumplimiento a los requisitos de California, y que una reglamentación nacional aseguraría una mayor cantidad de pruebas mientras se implementan los procedimientos de prueba normalizados.

California también está lista para entregar una cláusula clave sobre pruebas de llama abierta de la nueva edición de su reglamentación, una movida que ha inducido a otras organizaciones a considerar el tratamiento del problema de la inflamabilidad de los muebles—incluida la necesidad de una norma nacional. La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés), que ha reglamentado con efectividad la inflamabilidad de los colchones, recientemente ha buscado aportes para el desarrollo de una norma sobre la inflamabilidad de los muebles. NFPA también ha hecho de este tema una prioridad. En respuesta a la actividad en California y en la CPSC, el año pasado la Junta Directiva de la NFPA le solicitó a la Asociación que defina y describa el problema de la inflamabilidad de los muebles. El libro blanco resultante, “Inflamabilidad de los muebles tapizados”, fue terminado en febrero y contiene un análisis detallado sobre incendios residenciales en donde hay muebles involucrados. (Un extracto se encuentra disponible en nfpa.org/furniture_analysis.) Además, el Consejo de Normas de la NFPA está solicitando Comentarios Públicos para un posible método de prueba que evalúe la resistencia al fuego de los muebles tapizados expuestos a la llama de una fuente de ignición.

“Es oportuno tratar este tema, ha llegado el momento”, dice Philip Stittleburg, presidente de la Junta Directiva de la NFPA. “Hemos abordado otros aspectos de los incendios residenciales y de las muertes por incendio; desde rociadores de incendio residenciales hasta el uso de alarmas de humo, y ahora es el momento de reconsiderar el tema de los artículos de mueblería. Es un problema en el que estuvimos trabajando durante muchos años, y es necesario ponernos de acuerdo en tanto a cuál será nuestro próximo paso lógico”.

TB 117 y el debate sobre las pruebas de llama abierta de California

En 1975, luego de revisar los datos de incendio del estado, los legisladores de California decidieron reglamentar la prueba de los muebles tapizados que se vendían en el estado y emitieron un Boletín Técnico (TB) 117, Requisitos, procedimiento de pruebas y aparatos para la prueba del retardo de llama de materiales de relleno resilientes utilizados en muebles tapizados. Casi 40 años después, California continúa siendo el único estado que cuenta con una prueba de inflamabilidad para muebles en sus registros.

Reacios a perder el masivo mercado potencial del estado, muchos fabricantes del país han adherido a los requisitos de California. “Algunos de los más importantes fabricantes no saben necesariamente a dónde se enviarán sus productos ni en dónde se venderán”, de modo que cumplen la reglamentación de California, dice Tonya Blood, jefa de la Oficina de Reparaciones de Electrodomésticos, Mobiliario para el Hogar y Aislación Térmica de California, que controla al TB 117. “Producen masivamente, y es más eficiente para ellos producir un solo tipo de mueble”.

Pero resulta difícil calcular la cantidad de fabricantes de muebles y proveedores de material en otros estados que adhieren a la norma californiana; los representantes de la industria creen que la mayoría de los fabricantes están dando cumplimiento a la norma, mientras que algunos del sector de pruebas son más escépticos. “Nadie puede decirlo”, dice Dick Gann, científico emérito del Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST por sus siglas en inglés), quien ha estado investigando la inflamabilidad de los muebles y otras cuestiones relativas a los incendios durante casi el mismo tiempo en que ha existido el TB 117. “No podría ni siquiera estimar si es el 10 por ciento o el 90 por ciento del mobiliario vendido en los otros 49 estados que cumplen con estas normas. No hay manera de rastrearlo”.

Las pruebas del TB 117 han ido evolucionando hasta incluir la prueba en telas de tapicería y en muebles a escala. En comparación, el Reino Unido tiene su propio conjunto de requisitos de prueba para llamas abiertas y fuentes sin llama elaborados en torno a la Norma Británica 5852, Métodos de prueba para la evaluación de la combustibilidad de asientos tapizados mediante fuentes de ignición con y sin llama. Emitida originariamente en 1980, la norma prueba componentes a escala y piezas de mobiliario, y ha continuado de manera bastante consistente desde su edición 1988.

La norma californiana incluye la prueba de igniciones sin llama, tales como incendios provocados por cigarrillos, así como igniciones de llama abierta provocadas por fuentes tales como cerillas o velas. La prueba sin llama evalúa la resistencia a la ignición por cigarrillo en telas de tapicería, materiales de barrera y materiales de relleno, con cada componente montado a escala y expuesto a la ignición de un cigarrillo encendido.

El año pasado, sin embargo, California dio comienzo a los esfuerzos para revisar el TB 117—la primera revisión desde que se efectuaron modificaciones menores en la edición 2000—y eliminó la prueba para la pequeña llama abierta. La prueba requería que la espuma de poliuretano, utilizada comúnmente como relleno para muebles, soportara la exposición a una pequeña llama abierta durante 12 segundos. Una manera—y la más accesible—de que la espuma altamente combustible pudiera pasar dicha prueba era la de ser tratada con productos retardantes de fuego. Preocupados por la posible toxicidad de algunos de estos productos químicos, grupos defensores de consumidores y personas a cargo de la elaboración de normas del estado, con el apoyo del Gobernador Jerry Brown, presionaron para que se eliminara del TB 117 la prueba de llama abierta. Argumentaron que la prueba sólo alentaba el uso de productos retardantes de fuego, potencialmente tóxicos, y que generaba una amenaza mucho más seria que el mismo fuego. Una revisión propuesta para el TB 117 elimina la prueba de llama abierta pequeña. No obstante, Blood dice que, en un futuro cercano, la Oficina continuará estudiando las pruebas de ignición de llama abierta.

La posición de la NFPA sobre la revisión, es que pruebas que se enfocan principalmente en igniciones de cigarrillos encendidos no toman en cuenta aspectos importantes con respecto al papel que los muebles tapizados pueden jugar en escenarios de incendio del mundo real. En una carta dirigida a Blood, enviada como parte del período de comentarios públicos para el TB 117, el Presidente de la NFPA James Shannon citó un reciente análisis de la NFPA respecto a las estadísticas nacionales sobre las pérdidas ocurridas en incendios residenciales relacionadas con muebles tapizados. El análisis, llevado a cabo por el Dr. John Hall, director de la División de Análisis e Investigación de Incendios de la NFPA, determinó que los muebles tapizados constituyen el artículo principal que contribuye a las muertes en incendios residenciales, y que da cuenta del 24 por ciento de todas las muertes en incendios residenciales de los últimos años. (Este porcentaje incluye tanto incendios que comenzaron en muebles tapizados como incendios que crecieron y se propagaron básicamente mediante la participación de los muebles tapizados.) De esas muertes, 45 por ciento pueden atribuirse a la ignición por cigarrillo. Un 21 por ciento adicional puede atribuirse a la ignición por llama de algún otro artículo encendido—habitualmente una fuente de llama abierta mayor—y un 10 por ciento puede atribuirse a la ignición de una llama abierta pequeña. Los hallazgos de Hall están incluidos en el libro blanco sobre “Inflamabilidad de los muebles tapizados”. (Para más estadísticas, vea “Inflamabilidad de muebles en números”)

“Reflejando estas estadísticas, la NFPA cree profundamente que una reglamentación de seguridad contra incendios debe abarcar en su totalidad los muebles tapizados y debe dar abordaje a la completa gama de escenarios de incendios de envergadura, incluidos los escenarios de llama abierta”, Shannon le escribió a Blood. “También creemos que los resultados de las pruebas de incendio deben reflejar el comportamiento de los muebles a escala completa en estos escenarios. Investigaciones recientes hechas por NIST y CPSC sugieren que la sola prueba de ignición sin llama sobre un componente (como la propuesta en el TB 117) no refleja de manera adecuada este comportamiento”.

No sólo igniciones sin llama: Desarrollo de nuevas pruebas de llama abierta
Para dar abordaje a la probable remoción de las pruebas de llama abierta del TB 117, NFPA se encuentra en la fase inicial para determinar si desarrollará su propia prueba de llama abierta. Durante la reunión de agosto del Consejo de Normas de la NFPA, el Comité de la NFPA sobre Pruebas de Incendio presentó ante el Consejo una solicitud para desarrollar dicha prueba. El comité tiene a su cargo la NFPA 260, Métodos normalizados de prueba y sistemas de clasificación para la resistencia a la ignición por cigarrillos en componentes de muebles tapizados, y NFPA 261, Método normalizado de prueba para la determinación de la resistencia de montajes del material de muebles tapizados a escala a la ignición con cigarrillos encendidos. Sin embargo, ambas pruebas, únicamente dan abordaje a igniciones sin llama. (En 1990, ASTM International, antes la Sociedad Estadounidense de Pruebas y Materiales, emitió dos normas similares en su alcance a la NFPA 260 y NFPA 261 que también trataban las igniciones por cigarrillos.) Se puso en consideración el pedido del comité, y el Consejo de Normas se encuentra ahora solicitando comentarios públicos sobre la necesidad de dar tratamiento al escenario de pruebas de llama abierta.

“El comité entiende que la ignición por llama abierta es un riesgo importante para los incendios de muebles tapizados”, dice Tracy Vecchiarelli, enlace de personal de NFPA para NFPA 260 y NFPA 261. “La industria tiene un bache allí, y estamos intentando arreglarlo”. En algún momento del año que viene, el Consejo de Normas revisará todos los comentarios públicos sobre el tema y comenzará el desarrollo de un método de prueba para igniciones de llama abierta.

En otras partes, hay esfuerzos en curso para desarrollar métodos alternativos para la fabricación de muebles tapizados más resistentes al fuego. En la actualidad, NIST y la Oficina de Protección del Medioambiente están trabajando para identificar la próxima generación de retardantes de fuego responsables para con el medio ambiente. Otras investigaciones sugieren que puede ofrecerse resistencia a la ignición por llama abierta utilizando sistemas de barrera cortafuego, una combinación de capas y recubrimientos para telas de muebles tapizados que o bien retardan el crecimiento del incendio o evitan la ignición de los materiales de relleno. NIST está investigando sistemas de barreras cortafuego y métodos de medición para determinar si estos sistemas funcionan, dice Gann, y estudios de la CPSC llevados a cabo junto con NIST han indicado una “significativa promesa” para las barreras. Blood dice que la Oficina lanzará un estudio de dos años sobre barreras cortafuego que comenzará tan pronto como se termine la edición 2013 del TB 117. También está en curso un trabajo de desarrollo de espuma de poliuretano flexible para muebles tapizados que tiene una menor tendencia a la ignición sin llama, y si se enciende, lo hace a una velocidad menor que las espumas habituales.

Mientras tanto, algunos grupos están ejerciendo presión para lograr el cumplimiento voluntario de las pruebas de inflamabilidad. El Consejo de Acción de Muebles Tapizados (UFAC), una asociación industrial de comercio, cuenta con sus propios métodos de prueba voluntaria que guían la ignición por cigarrillos de los componentes de los muebles. Según este grupo, 73 fabricantes han asumido el “compromiso” con UFAC para producir muebles que adhieren a su prueba de resistencia a la ignición por cigarrillos, similar en su alcance a NFPA 260.

Todos estos esfuerzos parecieran estar teniendo un impacto en la reducción de pérdida de vidas y propiedades. En las últimas tres décadas, según el libro blanco de la NFPA, ha habido una tendencia descendente en incendios que comienzan con la ignición de muebles tapizados y pérdidas asociadas, pero es incierto el tiempo en que pueda continuar esta tendencia. “Es claro que han habido ganancias sustanciales como resultado de lo que se ha hecho”, dice Gann de NIST. “Pero los métodos de prueba han existido por más tiempo que lo que hemos tenido nuestros muebles en nuestros hogares. Si tales pruebas dieran por resultado una caída del 40 por ciento en las fatalidades ocurridas por incendios de mobiliario, allí haríamos base, dado que los muebles que cumplen esos requisitos no serían mejores ni peores”.

Reglamentación nacional: Cuatro décadas de elaboración
Durante cuatro décadas, CPSC ha estado trabajando esporádicamente en la versión de una norma federal sobre pruebas de inflamabilidad. Como parte del último esfuerzo de la CPSC, NFPA envió sus opiniones, en las que se reflejaban la retroalimentación enviada para la revisión del TB 117, durante el período de comentarios públicos que finalizaba en julio sobre el desarrollo de una norma para pruebas de resistencia a la ignición por cigarrillo. El personal de CPSC se encuentra en la actualidad evaluando y probando propuestas de opciones de normas de desempeño.

Abundan las teorías sobre la razón por la cual no existe aún una reglamentación nacional sobre pruebas de inflamabilidad en muebles. Gann tiene la hipótesis de que no tenía sentido enfrentar un problema cuando las soluciones —TB 117, así como las normas UFAC, ASTM y NFPA—parecían hacerlo. La resistencia de la industria no ha sido realmente un factor, dice Hall de NFPA, dado que los fabricantes de muebles tenían pocos motivos para creer que una norma nacional sería muy diferente de la reglamentación californiana, que muchos de ellos ya cumplían. Asimismo, los datos sobre la inflamabilidad de los muebles se enfocaban habitualmente en el primer artículo encendido, y sólo recientemente, cuenta Gann, las investigaciones revelaron que el daño en la propiedad, lesiones y muertes ocurridos en incendios con muebles tapizados aumentaban cuando se consideraban los muebles como artículo principal que contribuía a la propagación del fuego, un tema subrayado en el reciente análisis de NFPA. En 1999, una versión actualizada del Sistema Nacional de Informes de Incidentes de Incendio, que recopila una cantidad de datos de los departamentos de bomberos de los EE.UU., comenzó a juntar información sobre los principales artículos que se encienden durante los incendios, facilitando a los investigadores la cuantificación del problema.

La detallada investigación de métodos de prueba antes de convertirlos en ley, pudo haber también demorado la implementación. “Es necesario hacer la tarea para asegurarse que se ha seleccionado la prueba correcta a pequeña escala, de modo de tener la confianza de que se logrará la predicción de una prueba a escala completa”, dice Gann. “En estos momentos, quienes están a cargo de elaborar las reglamentaciones no cuentan con esa seguridad”. NIST está intentando obtener esa seguridad mediante el análisis de diversas configuraciones de telas y rellenos para muebles, cuenta Gann, con el objetivo de categorizar estas configuraciones en un puñado de procedimientos para pruebas de inflamabilidad.

A medida que continúan las investigaciones y que las personas a cargo de las reglamentaciones consideran sus próximos pasos, NFPA busca aumentar la conciencia sobre los incendios de mobiliario que son responsables aproximadamente de 610 muertes al año, o casi un cuarto de todas las fatalidades ocurridas en incendios residenciales. “No estoy tan seguro si el problema de la inflamabilidad de los muebles es lo suficientemente reconocido”, dice Stittleburg de NFPA. “Supongo que si se considera el contexto global, 610 muertes podrían no parecer tan significativas si se piensa en la cantidad de gente que muere en accidentes de tráfico. No obstante, 610 muertes es un número alto para nosotros, y continuaremos concientizando y encontrando soluciones a este problema”.

Fred Durso, Jr. es redactor del NFPA Journal.


Inflamabilidad de muebles en números
Según un reciente análisis de NFPA sobre incendios en los últimos años, se ha encontrado que los muebles tapizados son responsables de:

+ La mayor cantidad de muertes por incendio ocurrido por ignición de cualquier artículo en los hogares estadounidenses

+ 8,900 incendios estructurales residenciales

+ 480 muertes—casi el 20 por ciento de todas las muertes ocurridas en incendios residenciales—840 lesiones y US$427 millones en daños a la propiedad cuando se encienden en primero lugar los muebles tapizados

+ 610 muertes—casi un cuarto de todas las muertes ocurridas en incendios residenciales—1,120 lesiones, y US$566 millones de daños en propiedades cuando los muebles tapizados fueron el artículo principal que contribuyó a la propagación del incendio

+ 1,900 incendios, 270 muertes de civiles, 320 lesiones en civiles y US$97 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era producto de tabaco encendido

+ 2,200 incendios, 130 muertes de civiles, 280 lesiones de civiles, y US$138 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era una llama abierta de otro incendio

+ 1,500 incendios, 70 muertes de civiles, 140 lesiones de civiles, y US$81 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición eran equipos en funcionamiento, tales como los calefactores ambientales

+ 1,400 incendios, 60 muertes de civiles, 220 lesiones de civiles, y US$69 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era una pequeña llama abierta, como una vela o cerilla

+ 1,300 incendios, 60 muertes de civiles, 130 lesiones de civiles, y US$150 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición era una brasa, ceniza u otro objeto caliente o candente sin clasificar

+ 600 incendios, 20 muertes de civiles, 30 lesiones de civiles, y US$31 millones en daños a la propiedad cuando la fuente de ignición estaba sin clasificar, era otra, o una fuente de calor múltiple

Fuente: “Inflamabilidad de muebles tapizados” de NFPA. Para leer extractos del informe, visite nfpa.org/furniture_analysis

http://nfpajla.org/

Posted in Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Teoria del fuego | Comments Off on Inflamabilidad de mobiliario. NFPA Journal.

Lecciones aprendidas en los incendios forestales. Taller 2014.

Posted by Firestation en 24/01/2014

cartel

GT Fuegos Forestales. Enero 2014

II Taller de Lecciones Aprendidas en los Incendios Forestales

Universidad de Córdoba – 15, 16 y 17 de enero de 2014

Descargar CONCLUSIONES DEL TALLER

Descargar PRESENTACIONES DE LAS PONENCIAS

Descargar RESÚMENES DE LAS PONENCIAS

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Legislacion Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comments Off on Lecciones aprendidas en los incendios forestales. Taller 2014.

Manual de campo para el calculo de evolucion de incendios forestales.

Posted by Firestation en 19/01/2014

manual campo IF

indice manual campo IF

https://copy.com?r=tELdUu

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Manuales, Material Forestal, Tecnicas de Intervencion | Comments Off on Manual de campo para el calculo de evolucion de incendios forestales.

Combustibles forestales. Aspectos fisico quimicos relacionados con el incendio.

Posted by Firestation en 13/01/2014

Entradas pertenecientes a FuegoLab que, por su interes didactico y explicativo de fenomenos relacionados con el incendio, me permito relacionar aqui.

fuegolab

Todo el mundo hemos intentado encender un fuego (chimenea, estufa, barbacoa) utilizando una fuente de calor (cerillas, mechero, quemador) ¿lo hemos conseguido a la primera y sin problemas sin ayuda de acelerante? ¿por qué es más fácil que ardan las hierbas secas, hojas y ramillos que cuando están húmedas? ¿a alguien se le ocurre encender un fuego con ramas vivas recién podadas? ¿y con un tronco aunque esté seco? ¿Cuánto calor es necesario? ¿Durante cuánto tiempo? ¿Por qué soplar “despacio” ayuda y soplar “fuerte” apaga cuando estamos intentando conseguir llama?

Estas inocentes preguntas con evidente respuesta para cualquiera que se haya peleado con una chimenea, no tienen una respuesta tan evidente para la ciencia del fuego. Efectivamente los procesos de combustión de un material vegetal son objeto de sesudos estudios, tesis doctorales y artículos científicos. Las técnicas y metodologías desarrolladas para evaluar la ignición y reacción al fuego están basadas en el análisis de los materiales de construcción, pero aún no hay una metodología estándar para evaluar la inflamabilidad de los combustibles forestales. En general, los materiales inflamables arden en presencia de oxígeno (siempre disponible en el aire atmosférico) y de una fuente calor. En los incendios forestales el combustible que tiene capacidad de inflamarse es la vegetación. Dicha vegetación está compuesta básicamente por celulosahemicelulosa y lignina, compuestos orgánicos formados por cadenas de Carbono (C) con  Oxígeno (O) e Hidrógeno (H) también llamados polímeros. La combustión con llama (inflamación) de esta vegetación por tanto la podemos definir mediante una sencilla fórmula química como:

Combustible forestal (CHO)n + Oxigeno (O2) + calor ————-> Agua (H2O)+Dióxido de carbono (CO2)+Energía

Evidentemente esto es una simplificación tanto de la formulación orgánica de los polímeros como de la reacción en sí que es algo más compleja (sobre todo la fase gaseosa), pero pone de manifiesto los elementos fundamentales que rigen la termoquímica aplicada a los materiales vegetales, conocido como “triángulo del fuego” ya que hacen falta estos tres elementos para generar la combustión con llama. Así por ejemplo el combustible forestal posee grandes cantidades de agua que se encuentran en sus tejidos  conductores y de constitución y que por tanto se evapora y se une a la mezcla de gases durante el proceso. También poseen pequeñas cantidades de aceites esenciales con diversas funciones fisiológicas que se evaporan muy fácilmente al aparecer la fuente de calor y que, sin embargo, su baja temperatura de inflamación suele ser responsable, en realidad, de generar la ignición (compuestos orgánicos volátiles). En las fases previas y sobre todo posterior a la llama, la combustión es incompleta y por tanto se genera monóxido de carbono (CO) en lugar de CO2. Incluso en la fase de llama no todo el vegetal se quema simultáneamente con lo que aunque el gas predominante sea el CO2, en realidad siempre existe emisión de CO.

Como hemos dicho, la explicación química de esta reacción y por tanto el proceso de transformación de energía que se produce está bastante bien definido, existiendo ensayos de laboratorio que lo demuestran. Consisten en secar y moler la vegetación y medir muy detalladamente la combustión de manera controlada (Análisis termogravimétrico,  Bomba calorimétrica, Análisis Térmico Diferencial, Calorimetría de Escaneo Diferencial). En estos ensayos se suele controlar gran cantidad de parámetros entre los que se encuentran los referentes a la cantidad de oxígeno disponible, la cantidad de calor y la forma de calentar la muestra (entradas de la reacción). Por otro lado se analizan los gases emitidos antes (precalentamiento), durante (fase de llama) y después de la llama (fase de rescoldo) y la energía liberada en el proceso (productos de la reacción). La verdad es que el asunto tiene poco misterio cuando lo enfocamos desde un punto de vista exclusivamente químico ya que la mayoría de los vegetales tienen una composición muy parecida. Sin embargo ¿es esto suficiente para explicar la combustión de los vegetales en un incendio forestal? ¿Qué “puede más” en la inflamación de los vegetales durante un incendio, la química o la física de la combustión? ¿Los mismos procesos que rigen la ignición del material son los que intervienen en la fase de llama y en la fase de rescoldo?

En los últimos años se vienen proponiendo nuevas caracterizaciones de materiales basadas tanto en la química de la combustión como en los procesos dominados por el transporte de gases, que en el caso de combustibles forestales pueden llegar a ser más importantes que la fase química, ya que dependen de la estructura, relación superficie-volumen, porosidad, compactación, densidad y empaquetamiento del combustible, todas ellas propiedades físicas del material estudiado. El conocimiento y caracterización de la combustión desde el punto de vista del transporte de gases es imprescindible para extender conclusiones a escala real, donde en la mayoría de los casos la estructura de los combustibles condiciona la reacción al fuego. Los materiales altamente inflamables presentan dificultades para la descripción y análisis de su combustión ya que es un proceso complejo con muchos componentes relacionados, algunos de los cuales no son fáciles de medir. De hecho, muchas de las limitaciones que en la actualidad tienen los modelos de simulación se deben precisamente al escaso conocimiento de los procesos físico-químicos de dicha combustión. Si queremos conservar la estructura original de la vegetación y caracterizar su combustión se presenta la dificultad de que los vegetales son materiales altamente porosos (con mucho aire en su interior, pensemos en la hojarasca de un bosque o en las copa de un árbol) y heterogéneos (cada muestra es diferente de la anterior). A ello debemos añadir que son materiales vivos y con altos grados de humedad. Se entiende fácilmente que la presencia de gran cantidad de agua va alterar el proceso en relación a una muestra seca. Es más, los vegetales vivos pueden llegar a tener hasta 3 veces más peso de agua que de material vegetal seco (humedad 300%) siendo muy habitual que tengan una humedad alrededor del 100% (una muestra de 20 gramos tendría 10 g de agua y 10 g de materia seca). En este espectacular vídeo del NIST se puede comprobar la reacción al fuego del mismo árbol de Navidad con una humedad del 100% en las hojas (derecha) y una vez se ha secado (izquierda).

Clayton Huggett propuso en 1980 el método de consumo de oxígeno para estimar la energía emitida en una reacción de combustión. Enunciado originalmente por William Thornton en 1917, este autor no encontró ninguna aplicación práctica a su formulación, que se basa en asumir que el oxígeno consumido durante la combustión es proporcional al calor liberado. El “padre” de la aplicación tecnológica del método de consumo de oxígeno es Vytenis Babrauskas, que en 1984 fue el inventor del “cono calorimétrico”, el más conocido  equipo de laboratorio para la evaluación de la reacción al fuego de materiales, regulado por la norma ISO 5660 y por tanto su uso está normalizado en todo el mundo. Este dispositivo mide la concentración de oxígeno en el flujo de gases procedente de la combustión que multiplicado por un coeficiente que depende de las dimensiones del dispositivo, la presión (Pa) y la temperatura del gas (K), realiza la estimación de la energía liberada medida en kW. Es ésta, por tanto, la variable más importante para caracterizar la reacción al fuego de materiales y productos que retardan el fuego: la “Tasa de Calor Emitida”, denominada Heat Release Rate (HRR) en la literatura anglosajona (kW) parámetro ampliamente utilizado en la tecnología del fuego aplicada a los materiales y que según el propio V. Babrauskas: (1) Es un indicador de la fuerza conductora del fuego en un proceso que se retroalimenta (“heat makes more heat“, recordemos que para que haya combustión hace falta calor y como producto se emite calor) (2) La mayoría de las variables implicadas en la combustión están directamente relacionadas con el HRR, por tanto es una variable que explica muy bien la combustión (3) Altos valores de HRR implican altas amenazas para la vida, ya sea para las personas expuestas durante un accidente o para los bomberos que se enfrentan al reto de intentar apagar el fuego. Por tanto es una variable que funciona inequívocamente como “indice de peligro”.

Para la puesta en práctica de estas metodologías se han desarrollado en los últimos 30 años otros equipos a diferentes escalas, desde pequeñas muestras (small-scale test en la literatura anglosajona) hasta ensayos a escala “de habitación” (room-scale, forniture test) para ensayar muestras de tamaño real (como la de los árboles de Navidad mostrados). Estos equipos son utilizados para evaluar las características de la combustión de materiales y son suministrados por diversas empresas de calorimetría y tecnología del fuego.

Sin embargo un método más sencillo basado en el “principio de la entalpía” basado en los estudios desarrollados por Edwin E. Smith (1996) ha sido utilizado para desarrollar un calorímetro de pérdida de masa (Mass Loss Calorimeter MLC) que dispone para estimar la tasa de calor emitida un sensor denominado “termopila” (norma ISO 13927). La termopila está compuesta por 4 termopares (sensores para medir temperatura) conectados en serie y colocados al final de una chimenea. Mide la temperatura de los gases procedentes de la combustión de la muestra sometida a una radiación determinada (entre 10 y 100 kW/m2). Se asume que el calor liberado es proporcional a la masa, a su calor específico y a la diferencia de temperatura aplicando el principio de entalpía:

H2-H1=Cp(T2-T1)

Donde H son las entalpías inicial (1) y final (2) por unidad de masa, Cp es el calor específico o cantidad de calor que hay que suministrar a la unidad de masa de una sustancia para elevar su temperatura en una unidad y T es la diferencia de temperatura, en este caso de los gases procedentes de la combustión entre el estado 1 y el 2.

La termopila se calibra periódicamente con metano (CH4) para diferentes flujos de dicho gas ya que los valores de calor específico y calor emitido por unidad de masa de este hidrocarburo son conocidas. Las temperaturas obtenidas son aplicadas a las muestras a ensayar, por tanto se obtiene una estimación de HRR simplemente midiendo la temperatura de los gases a la salida de la chimenea. Este método acumula más error que el método de consumo de oxígeno pero es mucho más sencillo y económico. Este dispositivo, desarrollado para materiales plásticos, lo hemos aplicado en el Laboratorio de incendios forestales del INIA a otro tipo de muestras de alta inflamabilidad, como son los combustibles forestales, y se ha comprobado su precisión y repetibilidad en la medición del HRR, incluso para comparar muestras de combustibles vivos con altos porcentajes de humedad. En estas fotos podéis ver el dispositivo y un detalle de un ensayo de Coscoja (Quercus coccifera) con humedad del 100%  (la mitad del peso de la muestra es agua) sometida a una potencia de radiación de 50 kW/m2, recibiendo una temperatura procedente de una resistencia (conical heater) de aproxidamente 330-350ºC.

El dispositivo lleva una “chispa piloto” generada por una arco de alto voltaje que se sitúa justo por encima de la muestra ¿por qué? ¿qué arde antes la fase gaseosa o la fase sólida en una reacción de combustión? La temperatura mínima de autoignición del material vegetal se considera que es unos 600 K (327ºC) aunque en la práctica es necesario alcanzar entre 370-400ºC. Sin embargo es muy frecuente que los gases emitidos por la muestra al calentarse se queman (existe llama) antes de que se se queme la vegetación. En estos ensayos en general la llama va de arriba hacia abajo, esto es, la llama procedente del gas por encima de la chispa piloto es la que se propaga hacia la muestra de vegetación y termina produciéndose la combustión de la fase sólida. La verdad es que durante un fuego real este proceso es tan rápido que podemos asumir que la fase gaseosa y sólida empiezan a arder al mismo tiempo. De hecho, como decíamos antes, es un proceso que se retroalimenta, puesto que una vez que existe llama es ésta (gases a alta temperatura) la que genera el calentamiento de la muestra vegetal (energía transmitida por radiación y convección), y su posterior combustión que emite a su vez más energía hasta que se haya consumido todo el material vegetal.

En diversos accidentes y eventos producidos en incendios, los bomberos forestales relatan la existencia de “explosiones” y “olas de fuego” muy por delante del frente de llama, que describirían fenómenos en los que la dinámica de los gases calentados por delante del frente de fuego podrían intervenir en la aceleración de la combustión, proceso conocido como “fuego eruptivo”. Este fenómeno fue descrito y modelizado por el profesor D.X. Vieigas como un fenómeno básicamente físico-mecánico, aunque hay autores que consideran que la acumulación de compuestos volátiles altamente inflamables y muy comunes en los vegetales como el limoneno, podrían intervenir en este proceso. Una de las hipótesis que se plantean en las fases de inicio y aceleración de la combustión es hasta qué punto interviene la química, esto es, en qué medida la composición de los gases que se emiten en la fase de calentamiento, así como su concentración, no sólo desencadenan la ignición sino también la aceleración de la combustión (HRR). Esta línea de investigación aún poco explorada plantearía la “hipótesis de la atmósfera de volátiles” por delante del frente de llama para explicar fenómenos de ignición súbita y/o aceleración de la combustión (más detalles en la revisión de Vieigas y Simeoni 2011). Los compuestos bioquímicos orgánicos volátiles (VOC, BVOCs en la literatura científica) son muy estudiados en el campo de la contaminación atmosférica ya que son precursores  de la destrucción del ozono y de la contaminación del aire, sobre todo en las ciudades.  Existen BVOCs que forman parte del metabolismo de las plantas como aceite esencial con diversas funciones (insecticidas, fungicidas, resistencia a la desecación de tejidos, …). De hecho muchos de estos compuestos para la mayoría de las plantas son desconocidos o al menos se desconoce tanto su concentración en la planta como la concentración en la atmósfera que rodea a las plantas.  Por tanto es una línea de investigación que ofrecería información de la importancia relativa de la química frente a la física de la combustión, que hasta ahora se considera que es más importante en los modelos de propagación del fuego forestal.

Formula química del Limoneno (C10H16), inflamación a 48ºC, autoignición  237ºC, pico de emisión a 150-200ºC

Actualmente existen diversos modelos físicos para simular incendios forestales. Uno de los más avanzados es el modelo físico FIRETEC que está basado en la dinámica de los fluidos y tiene en cuenta los procesos fisico-químicos de intercambio de energía, en este caso aplicados al avance del fuego a través de una masa forestal o de matorral. En este vídeo podéis ver los fundamentos y algunas aplicaciones de este modelo. Presenta unos tiempos de computación aún inasumibles para su uso en la planificación de la extinción pero ha mostrado buenos ajustes con el comportamiento real, tanto en experimentos a escala de laboratorio como a escala de campo.

Por tanto desde la fórmula química básica del triángulo del fuego hasta el modelo FIRETEC se puede entender que hay mucho camino recorrido pero, a pesar de todo, Vulcano sigue generando fuego en su fragua para que Prometeo nos ayude entender el poder de este misterioso elemento.

Nos preguntamos con frecuencia con respecto a la vegetación y al fuego ¿por qué si las plantas tienen básicamente los mismos compuestos químicos arden de forma distinta? Y en el caso de que pudieran elegir ¿les gustaría contener la ira y la pasión por arder, manteniendo la serenidad hasta que finalmente estallan en llamas o preferirían desfogar en un segundo? ¿Podemos cambiar nuestra naturaleza? ¿Y las plantas, arden de diferente manera según las circunstancias o es una propiedad determinada por la evolución y la genética?

Los estudios de combustión de vegetación en laboratorio muestran que existen diferencias en lo que llamamos “inflamabilidad” de las plantas. Este concepto, que no tiene una definición científica estándar, básicamente alude a la “facilidad de arder” ante una fuente de calor determinada, que incluye el tiempo que tarda en producirse llama y “cómo de rápido” se quema. Para medirlo existen diferentes métodos que consisten en someter a la planta a una fuente de calor y esperar a que se se inflame. Se toman los tiempos de ignición y según el dispositivo que usemos, podemos medir también la rapidez de esa combustión y la energía que se desprende. Todo ello nos da unos valores característicos para cada especie con lo que podemos comparar, clasificar, hacer rankings, etc., de las especies más o menos inflamables.
Ensayo de inflamabilidad de vegetación en laboratorio (Temperatura  850ºC)
Explicado así sobre el papel la cosa no parece tener más misterio, pero lo cierto es que las plantas, aunque muy quietas por fuera, se empeñan en estar vivas por dentro. Los resultados de una tanda de experimentos con plantas que cogemos del campo y secamos en una estufa para que todas estén sin agua en sus tejidos y así poder comparar la inflamabilidad de las especies estudiadas, puede cambiar radicalmente cuando tenemos en cuenta el contenido de agua de la planta, que en términos técnicos denominamos “contenido de humedad del combustible vivo”. Estos experimentos se llevan a cabo con pequeñas muestras recogidas del campo de cada una de las partes de las plantas a estudiar, aunque generalmente se ensayan las partes más finas, que son las que tienen más facilidad para arder. Pero, ¿son aplicables estos resultados a otras escalas? Esto es, ¿arde igual cuando se enfada el corazón de Pep o Mou que Pep o Mou al completo? ¿Reacciona igual ante el fuego la planta completa que un trozo representativo de esa planta? Y es más ¿reacciona igual un espectador viendo el partido desde su casa, que desde un bar o desde el estadio? ¿Reacciona igual una planta aislada que cuando forma parte de un bosque? Por otro lado ¿por qué dos personas radicalmente diferentes pueden reaccionar de forma similar en la pasión de un estadio de fútbol? ¿Dos plantas muy diferentes pueden entonces arder de manera similar durante un incendio?
¿realmente importa algo la diferencia de inflamabilidad entre diferentes especies?
El problema de la escala de trabajo es una de las dificultades más grandes para establecer conclusiones claras sobre cuáles son las plantas más o menos inflamables. Por eso cuando nos preguntan con frecuencia, y sobre todo en esta época de plena campaña de incendios forestales, ¿qué planta arde más? o directamente vemos escrito en algún titular o informe interesado “los pinos arden más que las encinas” “los eucaliptos hacen que haya más incendios” no nos puede dar más que la risa (o reírse por no llorar) porque ese tipo de preguntas no tienen otra respuesta más correcta que un “DEPENDE”. Estas afirmaciones que rellenan muchos titulares tienen parte de verdad, pero como todos sabemos, las verdades a medias son las más traicioneras. En igualdad de condiciones controladas de laboratorio podemos asegurar que un pino es más inflamable que un roble, pero ¿y si el roble está enfermo y tiene gran cantidad de su biomasa de hojas muertas o con bajo contenido de humedad? ¿y si el pino está en una magnífica zona de suelos ricos y con disponiblidad de agua?
¿seguro que las frondosas son siempre menos inflamables que las coníferas? Fuente

Existen plantas que por su estructura física (ramillos y hojas más finas), su bajo contenido de humedad del combustible vivo, su tendencia a acumular vegetación muerta y su alto contenido en compuestos volátiles con bajo punto de inflamación, se ha demostrado que tardan menos en arder ante una fuente de calor dada y cuando lo hacen la combustión es muy rápida y energética. La cuestión es que hay pocas plantas que cumplan simultáneamente todas esas condiciones. Por tanto ¿cuál “pesa” más? ¿cual es la más determinante?

En un fuego el calor se transmite de tres formas: por radiación (energía emitida por el frente de llama), por convección (calor transportado por los gases procedentes de la llama) y por conducción (contacto directo entre el material vegetal caliente).
http://www.youtube.com/watch?v=zvPa_yEEd4E
Ensayo de comportamiento del fuego en campo (Temperatura máxima  850ºC) La fuerte radiación  y convección genera la ignición (segundo 14-16) sin necesidad de que llegue la llama  procedente del frente de fuego. La conducción se transmite entre los troncos que siguen ardiendo después del paso del fuego
Se ha discutido mucho sobre la mayor facilidad de arder de las coníferas en relación con las frondosas por la forma de sus hojas, lo que denominamos “relación superficie-volumen“. Las hojas de muchas plantas son largas y estrechas, por tanto tienen mucha superficie exterior en relación a su volumen y muchos puntos de contacto para calentarse, con lo que arden con facilidad ante un foco de calor que las “rodee”, esto es, un fluido como la llama o el calor de la convección del humo (todos sabemos que para hacer una fogata si no tenemos acelerante como alcohol o gasolina, hay que prender primero unas ramillas secas, hierbas u hojillas finas).

Hay otras especies de hoja más ancha, con una relación superficie volumen menor, al ser una hoja redondeada que se calienta más lentamente por tener menos superficie de contacto con la llama. Sin embargo y paradójicamente, la energía de la radiación que se transmite por delante del frente de llama, se “choca” con facilidad con esa superficie más ancha que se calienta rápidamente puesto que las hojas en general son muy finas, y finalmente se produce la ignición.

Por tanto algunas plantas serían más susceptibles al contacto con llama y la convección del humo (las de hojas y ramillos estrechos y finos) y otras a la radiación (las de hojas anchas y ramillos gruesos), pero en definitiva ambas tienen bastante facilidad para arder ya que las formas descritas del transporte del calor se producen de manera simultánea en un incendio forestal: TODAS LAS PLANTAS ARDEN.También se habla mucho sobre la humedad de las partes vivas de coníferas y frondosas, achancando a los pinos su mayor sequedad y por tanto facilidad para arder. Pues esto debemos desmentirlo también. Aunque sí se ha demostrado que en general hay un descenso de humedad de muchas especies arbustivas a lo largo del verano, no es siemre aplicable a los árboles. Existen evidencias de que las oscilaciones de humedad del arbolado durante el verano, tanto de coníferas como de frondosas, no es muy grande y ambos grupos presentan similares contenidos de agua en sus hojas en ambientes mediterráneos que suelen oscilar entre el 70% y el 150% (entre 70 g y 150 g de agua por cada 100 g de materia seca), en función de la zona geográfica, aunque es bastante frecuente una humedad en torno al 100% (misma cantidad de agua que de materia seca). Efectivamente hay bastante consenso en considerar que es la humedad el factor que más determina la inflamabilidad, el factor que más “pesa” para considerar diferencias en la inflamabilidad de las especies. Entonces para comparar diferentes especies de plantas podemos tener dos enfoques bien diferenciados: (1) Comparar diferentes especies con los mismos niveles de humedad para conocer las diferencias entre ellas debidas a otros factores (físicos o químicos) y (2) Realizar muestreos de campo en un zona concreta y llevar a cabo los experimentos a lo largo del tiempo para saber cómo cambian los contenidos de humedad y por tanto la inflamabilidad de las plantas estudiadas. El primer enfoque es más generalista y permitiría hacer clasificaciones y rankings de especies pero siempre tendríamos problemas para saber si es aplicable a un caso concreto en tanto no sepamos los niveles de humedad en el campo de las especies estudiadas. El segundo enfoque es más riguroso pero sería difícil de generalizar puesto que las especies estudiadas podrían comportarse de forma diferente en otras zonas. Con este desarrollo tan sesudo lo que en definitiva quiero expresar es que el concepto de inflamabilidad es relativo y por eso no cabe otra cosa que contextualizar la respuesta a la pregunta ¿qué especie es más inflamable?
No os voy a dejar con la miel en los labios. A pesar de esta duda existencial inherente al carácter de la ciencia existen, cómo no, clasificaciones de inflamabilidad de plantas. Todas ellas son válidas al igual que todos los resultados se circunscriben a la zona de estudio y/o al método empleado para su evaluación que incluye también la escala del ensayo (partícula, planta o conjunto de plantas). Los ensayos a escala real son costosos y difícil de repetir, con lo que la mayoría de las clasificaciones se refieren a “partes de la planta”, lo que denominamos “a escala de partícula de combustible”, que como hemos comentado comprende muestras de ramillos y hojas finas de menos de 1 cm de diámetro. Por tanto la mayoría de las listas y rankings existentes se refieren a esta pequeña escala. En España la lista más completa corresponde a la monografía que el INIA publicó en 1989 (ya ha llovido). Aunque las diferentes comunidades autónomas que son las competentes en prevención de incendios, han hecho intentos de realizar mapas de inflamabilidad basadas en estas listas u otras generadas posteriormente, lo cierto es que este trabajo, tanto por el número de especies como por su carácter nacional, no ha sido superado.
Ejemplo de lista de inflamabilidad de algunos combustibles del sotobosque  (Elvira & Hernando 1989)
NOTA: las especies arboreas son de porte arbustivo (frondosas) o se refieren a hojarasca (coníferas)

Actualmente hemos mejorado la metodología para clasificar y caracterizar la inflamabilidad a esta escala, con lo que podría ser el momento de repetir este trabajo para actualizarlo y extenderlo al mayor número de especies posible. Como son difíciles tanto las generalizaciones como las disponibilidades presupuestarias, por ahora parece que no hay más remedio que seguir haciendo estudios ad hoc, orientados a una especie, conjunto de especies o área geográfica. Por ejemplo, la mayoría de los avances de los últimos años en la clasificación de plantas se deben a los problemas de las vegetación ornamental usada en urbanizaciones, ya que se pretende resolver un problema importante en la gestión de los incendios en lo que se denomina interfaz urbano-forestal, esto es, zonas urbanas en contacto con los bosques que se ven afectados por incendios forestales (este concepto lo explicaré mejor en posteriores entradas).

La relatividad es aplicable a muchos aspectos de la vida pero en el caso de la inflamabilidad de la vegetación es, si cabe, más importante. Nuestras plantas arden de manera diferente pero no eligen el cómo, cúando y dónde y en muchos de los casos tampoco el “con quién” al estar fuera de su hábitat natural. En nuestra mano está por tanto interpretar correctamente este concepto para no “criminalizar” ni “endiosar” a las especies vegetales, considerando el contexto histórico, cultural, socioeconómico y medioambiental de nuestros ecosistemas.

http://fuegolab.blogspot.com.es/2013/03/oxigeno-calor-vegetacion-yfuego-de.html

http://fuegolab.blogspot.com.es/2013/07/este-verano-te-gustaria-arder-como-pep.html

Posted in Fisica y Quimica del Fuego, Incendios, Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Teoria del fuego | Comments Off on Combustibles forestales. Aspectos fisico quimicos relacionados con el incendio.

Real Decreto 842/2013, de 31 de octubre, por el que se aprueba la clasificación de los productos de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de resistencia frente al fuego.

Posted by Firestation en 29/11/2013

RD842

Posted in Edificacion, Incendios, Legislacion, Legislacion Edificacion | Comments Off on Real Decreto 842/2013, de 31 de octubre, por el que se aprueba la clasificación de los productos de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de resistencia frente al fuego.

Acceso libre a los codigos de la NFPA en version On-Line.

Posted by Firestation en 28/10/2013

NFPACodes

  • Selecciona el documento que quieras visualizar.
  • Selecciona la edicion del documento que quieras visualizar.
  • Click en el enlace “Free access” (debajo del titulo del documento)
  • Seras invitado a crear un perfil de registro que te dara acceso al documento en su version online y de “solo lectura” del documento.
Code No. Code Name
NFPA 1 Fire Code
NFPA 2 Hydrogen Technologies Code
NFPA 3 Recommended Practice on Commissioning and Integrated Testing of Fire Protection and Life Safety Systems
NFPA 4 Standard for Integrated Fire Protection and Life Safety System Testing
NFPA 10 Standard for Portable Fire Extinguishers
NFPA 11 Standard for Low-, Medium-, and High-Expansion Foam
NFPA 11A Standard for Medium- and High-Expansion Foam Systems
NFPA 11C Standard for Mobile Foam Apparatus
NFPA 12 Standard on Carbon Dioxide Extinguishing Systems
NFPA 12A Standard on Halon 1301 Fire Extinguishing Systems
NFPA 13 Standard for the Installation of Sprinkler Systems
NFPA 13D Standard for the Installation of Sprinkler Systems in One- and Two-Family Dwellings and Manufactured Homes
NFPA 13E Recommended Practice for Fire Department Operations in Properties Protected by Sprinkler and Standpipe Systems
NFPA 13R Standard for the Installation of Sprinkler Systems in Low-Rise Residential Occupancies
NFPA 14 Standard for the Installation of Standpipe and Hose Systems
NFPA 15 Standard for Water Spray Fixed Systems for Fire Protection
NFPA 16 Standard for the Installation of Foam-Water Sprinkler and Foam-Water Spray Systems
NFPA 17 Standard for Dry Chemical Extinguishing Systems
NFPA 17A Standard for Wet Chemical Extinguishing Systems
NFPA 18 Standard on Wetting Agents
NFPA 18A Standard on Water Additives for Fire Control and Vapor Mitigation
NFPA 20 Standard for the Installation of Stationary Pumps for Fire Protection
NFPA 22 Standard for Water Tanks for Private Fire Protection
NFPA 24 Standard for the Installation of Private Fire Service Mains and Their Appurtenances
NFPA 25 Standard for the Inspection, Testing, and Maintenance of Water-Based Fire Protection Systems
NFPA 30 Flammable and Combustible Liquids Code
NFPA 30A Code for Motor Fuel Dispensing Facilities and Repair Garages
NFPA 30B Code for the Manufacture and Storage of Aerosol Products
NFPA 31 Standard for the Installation of Oil-Burning Equipment
NFPA 32 Standard for Drycleaning Plants
NFPA 33 Standard for Spray Application Using Flammable or Combustible Materials
NFPA 34 Standard for Dipping, Coating, and Printing Processes Using Flammable or Combustible Liquids
NFPA 35 Standard for the Manufacture of Organic Coatings
NFPA 36 Standard for Solvent Extraction Plants
NFPA 37 Standard for the Installation and Use of Stationary Combustion Engines and Gas Turbines
NFPA 40 Standard for the Storage and Handling of Cellulose Nitrate Film
NFPA 42 Code for the Storage of Pyroxylin Plastic
NFPA 45 Standard on Fire Protection for Laboratories Using Chemicals
NFPA 46 Recommended Safe Practice for Storage of Forest Products
NFPA 50 Standard for Bulk Oxygen Systems at Consumer Sites
NFPA 50A Standard for Gaseous Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 50B Standard for Liquefied Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 51 Standard for the Design and Installation of Oxygen-Fuel Gas Systems for Welding, Cutting, and Allied Processes
NFPA 51A Standard for Acetylene Cylinder Charging Plants
NFPA 51B Standard for Fire Prevention During Welding, Cutting, and Other Hot Work
NFPA 52 Vehicular Gaseous Fuel Systems Code
NFPA 53 Recommended Practice on Materials, Equipment, and Systems Used in Oxygen-Enriched Atmospheres
NFPA 54 National Fuel Gas Code
NFPA 55 Compressed Gases and Cryogenic Fluids Code
NFPA 56 Standard for Fire and Explosion Prevention During Cleaning and Purging of Flammable Gas Piping Systems
NFPA 57 Liquefied Natural Gas (LNG) Vehicular Fuel Systems Code
NFPA 58 Liquefied Petroleum Gas Code
NFPA 59 Utility LP-Gas Plant Code
NFPA 59A Standard for the Production, Storage, and Handling of Liquefied Natural Gas (LNG)
NFPA 61 Standard for the Prevention of Fires and Dust Explosions in Agricultural and Food Processing Facilities
NFPA 67 Guide on Explosion Protection for Gaseous Mixtures in Pipe Systems
NFPA 68 Standard on Explosion Protection by Deflagration Venting
NFPA 69 Standard on Explosion Prevention Systems
NFPA 70 National Electrical Code®
NFPA 70A National Electrical Code® Requirements for One- and Two-Family Dwellings
NFPA 70B Recommended Practice for Electrical Equipment Maintenance
NFPA 70E Standard for Electrical Safety in the Workplace®
NFPA 72 National Fire Alarm and Signaling Code
NFPA 73 Standard for Electrical Inspections for Existing Dwellings
NFPA 75 Standard for the Fire Protection of Information Technology Equipment
NFPA 76 Standard for the Fire Protection of Telecommunications Facilities
NFPA 77 Recommended Practice on Static Electricity
NFPA 79 Electrical Standard for Industrial Machinery
NFPA 80 Standard for Fire Doors and Other Opening Protectives
NFPA 80A Recommended Practice for Protection of Buildings from Exterior Fire Exposures
NFPA 82 Standard on Incinerators and Waste and Linen Handling Systems and Equipment
NFPA 85 Boiler and Combustion Systems Hazards Code
NFPA 86 Standard for Ovens and Furnaces
NFPA 86C Standard for Industrial Furnaces Using a Special Processing Atmosphere
NFPA 86D Standard for Industrial Furnaces Using Vacuum as an Atmosphere
NFPA 87 Recommended Practice for Fluid Heaters
NFPA 88A Standard for Parking Structures
NFPA 88B Standard for Repair Garages
NFPA 90A Standard for the Installation of Air-Conditioning and Ventilating Systems
NFPA 90B Standard for the Installation of Warm Air Heating and Air-Conditioning Systems
NFPA 91 Standard for Exhaust Systems for Air Conveying of Vapors, Gases, Mists, and Noncombustible Particulate Solids
NFPA 92 Standard for Smoke Control Systems
NFPA 92A Standard for Smoke-Control Systems Utilizing Barriers and Pressure Differences
NFPA 92B Standard for Smoke Management Systems in Malls, Atria, and Large Spaces
NFPA 96 Standard for Ventilation Control and Fire Protection of Commercial Cooking Operations
NFPA 97 Standard Glossary of Terms Relating to Chimneys, Vents, and Heat-Producing Appliances
NFPA 99 Health Care Facilities Code
NFPA 99B Standard for Hypobaric Facilities
NFPA 101 Life Safety Code®
NFPA 101A Guide on Alternative Approaches to Life Safety
NFPA 101B Code for Means of Egress for Buildings and Structures
NFPA 102 Standard for Grandstands, Folding and Telescopic Seating, Tents, and Membrane Structures
NFPA 105 Standard for the Installation of Smoke Door Assemblies and Other Opening Protectives
NFPA 110 Standard for Emergency and Standby Power Systems
NFPA 111 Standard on Stored Electrical Energy Emergency and Standby Power Systems
NFPA 115 Standard for Laser Fire Protection
NFPA 120 Standard for Fire Prevention and Control in Coal Mines
NFPA 121 Standard on Fire Protection for Self-Propelled and Mobile Surface Mining Equipment
NFPA 122 Standard for Fire Prevention and Control in Metal/Nonmetal Mining and Metal Mineral Processing Facilities
NFPA 123 Standard for Fire Prevention and Control in Underground Bituminous Coal Mines
NFPA 130 Standard for Fixed Guideway Transit and Passenger Rail Systems
NFPA 140 Standard on Motion Picture and Television Production Studio Soundstages, Approved Production Facilities, and Production Locations
NFPA 150 Standard on Fire and Life Safety in Animal Housing Facilities
NFPA 160 Standard for the Use of Flame Effects Before an Audience
NFPA 170 Standard for Fire Safety and Emergency Symbols
NFPA 203 Guide on Roof Coverings and Roof Deck Constructions
NFPA 204 Standard for Smoke and Heat Venting
NFPA 211 Standard for Chimneys, Fireplaces, Vents, and Solid Fuel-Burning Appliances
NFPA 214 Standard on Water-Cooling Towers
NFPA 220 Standard on Types of Building Construction
NFPA 221 Standard for High Challenge Fire Walls, Fire Walls, and Fire Barrier Walls
NFPA 225 Model Manufactured Home Installation Standard
NFPA 230 Standard for the Fire Protection of Storage
NFPA 231 Standard for General Storage
NFPA 231C Standard for Rack Storage of Materials
NFPA 231D Standard for Storage of Rubber Tires
NFPA 231E Recommended Practice for the Storage of Baled Cotton
NFPA 231F Standard for the Storage of Roll Paper
NFPA 232 Standard for the Protection of Records
NFPA 232A Guide for Fire Protection for Archives and Records Centers
NFPA 241 Standard for Safeguarding Construction, Alteration, and Demolition Operations
NFPA 251 Standard Methods of Tests of Fire Resistance of Building Construction and Materials
NFPA 252 Standard Methods of Fire Tests of Door Assemblies
NFPA 253 Standard Method of Test for Critical Radiant Flux of Floor Covering Systems Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 255 Standard Method of Test of Surface Burning Characteristics of Building Materials
NFPA 256 Standard Methods of Fire Tests of Roof Coverings
NFPA 257 Standard on Fire Test for Window and Glass Block Assemblies
NFPA 258 Recommended Practice for Determining Smoke Generation of Solid Materials
NFPA 259 Standard Test Method for Potential Heat of Building Materials
NFPA 260 Standard Methods of Tests and Classification System for Cigarette Ignition Resistance of Components of Upholstered Furniture
NFPA 261 Standard Method of Test for Determining Resistance of Mock-Up Upholstered Furniture Material Assemblies to Ignition by Smoldering Cigarettes
NFPA 262 Standard Method of Test for Flame Travel and Smoke of Wires and Cables for Use in Air-Handling Spaces
NFPA 265 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Room Fire Growth Contribution of Textile Coverings on Full Height Panels and Walls
NFPA 266 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Upholstered Furniture Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 267 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Mattresses and Bedding Assemblies Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 268 Standard Test Method for Determining Ignitability of Exterior Wall Assemblies Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 269 Standard Test Method for Developing Toxic Potency Data for Use in Fire Hazard Modeling
NFPA 270 Standard Test Method for Measurement of Smoke Obscuration Using a Conical Radiant Source in a Single Closed Chamber
NFPA 271 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Materials and Products Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 272 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Upholstered Furniture Components or Composites and Mattresses Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 274 Standard Test Method to Evaluate Fire Performance Characteristics of Pipe Insulation
NFPA 275 Standard Method of Fire Tests for the Evaluation of Thermal Barriers
NFPA 276 Standard Method of Fire Tests for Determining the Heat Release Rate of Roofing Assemblies with Combustible Above-Deck Roofing Components
NFPA 285 Standard Fire Test Method for Evaluation of Fire Propagation Characteristics of Exterior Non-Load-Bearing Wall Assemblies Containing Combustible Components
NFPA 286 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Contribution of Wall and Ceiling Interior Finish to Room Fire Growth
NFPA 287 Standard Test Methods for Measurement of Flammability of Materials in Cleanrooms Using a Fire Propagation Apparatus (FPA)
NFPA 288 Standard Methods of Fire Tests of Horizontal Fire Door Assemblies Installed in Horizontal Fire Resistance-Rated Assemblies
NFPA 289 Standard Method of Fire Test for Individual Fuel Packages
NFPA 290 Standard for Fire Testing of Passive Protection Materials for Use on LP-Gas Containers
NFPA 291 Recommended Practice for Fire Flow Testing and Marking of Hydrants
NFPA 295 Standard for Wildfire Control
NFPA 297 Guide on Principles and Practices for Communications Systems
NFPA 298 Standard on Foam Chemicals for Wildland Fire Control
NFPA 299 Standard for Protection of Life and Property from Wildfire
NFPA 301 Code for Safety to Life from Fire on Merchant Vessels
NFPA 302 Fire Protection Standard for Pleasure and Commercial Motor Craft
NFPA 303 Fire Protection Standard for Marinas and Boatyards
NFPA 306 Standard for the Control of Gas Hazards on Vessels
NFPA 307 Standard for the Construction and Fire Protection of Marine Terminals, Piers, and Wharves
NFPA 312 Standard for Fire Protection of Vessels During Construction, Conversion, Repair, and Lay-Up
NFPA 318 Standard for the Protection of Semiconductor Fabrication Facilities
NFPA 326 Standard for the Safeguarding of Tanks and Containers for Entry, Cleaning, or Repair
NFPA 328 Recommended Practice for the Control of Flammable and Combustible Liquids and Gases in Manholes, Sewers, and Similar Underground Structures
NFPA 329 Recommended Practice for Handling Releases of Flammable and Combustible Liquids and Gases
NFPA 350 Guide for Safe Confined Space Entry and Work
NFPA 385 Standard for Tank Vehicles for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 386 Standard for Portable Shipping Tanks for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 395 Standard for the Storage of Flammable and Combustible Liquids at Farms and Isolated Sites
NFPA 400 Hazardous Materials Code
NFPA 402 Guide for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Operations
NFPA 403 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Services at Airports
NFPA 405 Standard for the Recurring Proficiency of Airport Fire Fighters
NFPA 407 Standard for Aircraft Fuel Servicing
NFPA 408 Standard for Aircraft Hand Portable Fire Extinguishers
NFPA 409 Standard on Aircraft Hangars
NFPA 410 Standard on Aircraft Maintenance
NFPA 412 Standard for Evaluating Aircraft Rescue and Fire-Fighting Foam Equipment
NFPA 414 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Vehicles
NFPA 415 Standard on Airport Terminal Buildings, Fueling Ramp Drainage, and Loading Walkways
NFPA 418 Standard for Heliports
NFPA 422 Guide for Aircraft Accident/Incident Response Assessment
NFPA 423 Standard for Construction and Protection of Aircraft Engine Test Facilities
NFPA 424 Guide for Airport/Community Emergency Planning
NFPA 430 Code for the Storage of Liquid and Solid Oxidizers
NFPA 432 Code for the Storage of Organic Peroxide Formulations
NFPA 434 Code for the Storage of Pesticides
NFPA 450 Guide for Emergency Medical Services and Systems
NFPA 471 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents
NFPA 472 Standard for Competence of Responders to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 473 Standard for Competencies for EMS Personnel Responding to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 475 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents/Weapons of Mass Destruction
NFPA 480 Standard for the Storage, Handling, and Processing of Magnesium Solids and Powders
NFPA 481 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Titanium
NFPA 482 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Zirconium
NFPA 484 Standard for Combustible Metals
NFPA 485 Standard for the Storage, Handling, Processing, and Use of Lithium Metal
NFPA 490 Code for the Storage of Ammonium Nitrate
NFPA 495 Explosive Materials Code
NFPA 496 Standard for Purged and Pressurized Enclosures for Electrical Equipment
NFPA 497 Recommended Practice for the Classification of Flammable Liquids, Gases, or Vapors and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 498 Standard for Safe Havens and Interchange Lots for Vehicles Transporting Explosives
NFPA 499 Recommended Practice for the Classification of Combustible Dusts and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 501 Standard on Manufactured Housing
NFPA 501A Standard for Fire Safety Criteria for Manufactured Home Installations, Sites, and Communities
NFPA 502 Standard for Road Tunnels, Bridges, and Other Limited Access Highways
NFPA 505 Fire Safety Standard for Powered Industrial Trucks Including Type Designations, Areas of Use, Conversions, Maintenance, and Operations
NFPA 513 Standard for Motor Freight Terminals
NFPA 520 Standard on Subterranean Spaces
NFPA 550 Guide to the Fire Safety Concepts Tree
NFPA 551 Guide for the Evaluation of Fire Risk Assessments
NFPA 555 Guide on Methods for Evaluating Potential for Room Flashover
NFPA 556 Guide on Methods for Evaluating Fire Hazard to Occupants of Passenger Road Vehicles
NFPA 557 Standard for Determination of Fire Loads for Use in Structural Fire Protection Design
NFPA 560 Standard for the Storage, Handling, and Use of Ethylene Oxide for Sterilization and Fumigation
NFPA 600 Standard on Industrial Fire Brigades
NFPA 601 Standard for Security Services in Fire Loss Prevention
NFPA 610 Guide for Emergency and Safety Operations at Motorsports Venues
NFPA 650 Standard for Pneumatic Conveying Systems for Handling Combustible Particulate Solids
NFPA 651 Standard for the Machining and Finishing of Aluminum and the Production and Handling of Aluminum Powders
NFPA 652 Standard on Combustible Dusts
NFPA 654 Standard for the Prevention of Fire and Dust Explosions from the Manufacturing, Processing, and Handling of Combustible Particulate Solids
NFPA 655 Standard for Prevention of Sulfur Fires and Explosions
NFPA 664 Standard for the Prevention of Fires and Explosions in Wood Processing and Woodworking Facilities
NFPA 701 Standard Methods of Fire Tests for Flame Propagation of Textiles and Films
NFPA 703 Standard for Fire Retardant—Treated Wood and Fire–Retardant Coatings for Building Materials
NFPA 704 Standard System for the Identification of the Hazards of Materials for Emergency Response
NFPA 705 Recommended Practice for a Field Flame Test for Textiles and Films
NFPA 720 Standard for the Installation of Carbon Monoxide(CO) Detection and Warning Equipment
NFPA 730 Guide for Premises Security
NFPA 731 Standard for the Installation of Electronic Premises Security Systems
NFPA 750 Standard on Water Mist Fire Protection Systems
NFPA 780 Standard for the Installation of Lightning Protection Systems
NFPA 790 Standard for Competency of Third-Party Field Evaluation Bodies
NFPA 791 Recommended Practice and Procedures for Unlabeled Electrical Equipment Evaluation
NFPA 801 Standard for Fire Protection for Facilities Handling Radioactive Materials
NFPA 803 Standard for Fire Protection for Light Water Nuclear Power Plants
NFPA 804 Standard for Fire Protection for Advanced Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 805 Performance-Based Standard for Fire Protection for Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 806 Performance-Based Standard for Fire Protection for Advanced Nuclear Reactor Electric Generating Plants Change Process
NFPA 820 Standard for Fire Protection in Wastewater Treatment and Collection Facilities
NFPA 850 Recommended Practice for Fire Protection for Electric Generating Plants and High Voltage Direct Current Converter Stations
NFPA 851 Recommended Practice for Fire Protection for Hydroelectric Generating Plants
NFPA 853 Standard for the Installation of Stationary Fuel Cell Power Systems
NFPA 900 Building Energy Code
NFPA 901 Standard Classifications for Incident Reporting and Fire Protection Data
NFPA 902 Fire Reporting Field Incident Guide
NFPA 903 Fire Reporting Property Survey Guide
NFPA 904 Incident Follow-up Report Guide
NFPA 906 Guide for Fire Incident Field Notes
NFPA 909 Code for the Protection of Cultural Resource Properties – Museums, Libraries, and Places of Worship
NFPA 914 Code for Fire Protection of Historic Structures
NFPA 921 Guide for Fire and Explosion Investigations
NFPA 950 Standard for Data Development and Exchange for the Fire Service
NFPA 951 Guide to Building and Utilizing Digital Information
NFPA 1000 Standard for Fire Service Professional Qualifications Accreditation and Certification Systems
NFPA 1001 Standard for Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1002 Standard for Fire Apparatus Driver/Operator Professional Qualifications
NFPA 1003 Standard for Airport Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1005 Standard for Professional Qualifications for Marine Fire Fighting for Land-Based Fire Fighters
NFPA 1006 Standard for Technical Rescuer Professional Qualifications
NFPA 1021 Standard for Fire Officer Professional Qualifications
NFPA 1026 Standard for Incident Management Personnel Professional Qualifications
NFPA 1031 Standard for Professional Qualifications for Fire Inspector and Plan Examiner
NFPA 1033 Standard for Professional Qualifications for Fire Investigator
NFPA 1035 Standard for Professional Qualifications for Fire and Life Safety Educator, Public Information Officer, and Juvenile Firesetter Intervention
NFPA 1037 Standard for Professional Qualifications for Fire Marshal
NFPA 1041 Standard for Fire Service Instructor Professional Qualifications
NFPA 1051 Standard for Wildland Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1061 Professional Qualifications for Public Safety Telecommunications Personnel
NFPA 1071 Standard for Emergency Vehicle Technician Professional Qualifications
NFPA 1072 Standard for Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Emergency Response Personnel Professional Qualifications
NFPA 1081 Standard for Industrial Fire Brigade Member Professional Qualifications
NFPA 1091 Standard for Traffic Control Incident Management Professional Qualifications
NFPA 1122 Code for Model Rocketry
NFPA 1123 Code for Fireworks Display
NFPA 1124 Code for the Manufacture, Transportation, Storage, and Retail Sales of Fireworks and Pyrotechnic Articles
NFPA 1125 Code for the Manufacture of Model Rocket and High Power Rocket Motors
NFPA 1126 Standard for the Use of Pyrotechnics Before a Proximate Audience
NFPA 1127 Code for High Power Rocketry
PYR 1128 Standard Method of Fire Test for Flame Breaks
PYR 1129 Standard Method of Fire Test for Covered Fuse on Consumer Fireworks
NFPA 1141 Standard for Fire Protection Infrastructure for Land Development in Wildland, Rural, and Suburban Areas
NFPA 1142 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1143 Standard for Wildland Fire Management
NFPA 1144 Standard for Reducing Structure Ignition Hazards from Wildland Fire
NFPA 1145 Guide for the Use of Class A Foams in Manual Structural Fire Fighting
NFPA 1150 Standard on Foam Chemicals for Fires in Class A Fuels
NFPA 1192 Standard on Recreational Vehicles
NFPA 1194 Standard for Recreational Vehicle Parks and Campgrounds
NFPA 1201 Standard for Providing Emergency Services to the Public
NFPA 1221 Standard for the Installation, Maintenance, and Use of Emergency Services Communications Systems
NFPA 1231 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1250 Recommended Practice in Fire and Emergency Service Organization Risk Management
NFPA 1401 Recommended Practice for Fire Service Training Reports and Records
NFPA 1402 Guide to Building Fire Service Training Centers
NFPA 1403 Standard on Live Fire Training Evolutions
NFPA 1404 Standard for Fire Service Respiratory Protection Training
NFPA 1405 Guide for Land-Based Fire Departments that Respond to Marine Vessel Fires
NFPA 1407 Standard for Fire Service Rapid Intervention Crews
NFPA 1408 Standard on Thermal Imaging Training
NFPA 1410 Standard on Training for Initial Emergency Scene Operations
NFPA 1451 Standard for a Fire and Emergency Services Vehicle Operations Training Program
NFPA 1452 Guide for Training Fire Service Personnel to Conduct Dwelling Fire Safety Surveys
NFPA 1500 Standard on Fire Department Occupational Safety and Health Program
NFPA 1521 Standard for Fire Department Safety Officer
NFPA 1561 Standard on Emergency Services Incident Management System
NFPA 1581 Standard on Fire Department Infection Control Program
NFPA 1582 Standard on Comprehensive Occupational Medical Program for Fire Departments
NFPA 1583 Standard on Health-Related Fitness Programs for Fire Department Members
NFPA 1584 Standard on the Rehabilitation Process for Members During Emergency Operations and Training Exercises
NFPA 1600 Standard on Disaster/Emergency Management and Business Continuity Programs
NFPA 1620 Standard for Pre-Incident Planning
NFPA 1670 Standard on Operations and Training for Technical Search and Rescue Incidents
NFPA 1710 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations, and Special Operations to the Public by Career Fire Departments
NFPA 1720 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations and Special Operations to the Public by Volunteer Fire Departments
NFPA 1730 Standard on Organization and Deployment of Fire Prevention Inspection and Code Enforcement, Plan Review, Investigation, and Public Education Operations to the Public
NFPA 1801 Standard on Thermal Imagers for the Fire Service
NFPA 1802 Standard on Two-Way, Portable (Hand-held) Land Mobile Radios for Use by Emergency Services Personnel
NFPA 1851 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1852 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA)
NFPA 1855 Standard for Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1901 Standard for Automotive Fire Apparatus
NFPA 1906 Standard for Wildland Fire Apparatus
NFPA 1911 Standard for the Inspection, Maintenance, Testing, and Retirement of In-Service Automotive Fire Apparatus
NFPA 1912 Standard for Fire Apparatus Refurbishing
NFPA 1914 Standard for Testing Fire Department Aerial Devices
NFPA 1915 Standard for Fire Apparatus Preventive Maintenance Program
NFPA 1917 Standard for Automotive Ambulances
NFPA 1925 Standard on Marine Fire-Fighting Vessels
NFPA 1931 Standard for Manufacturer’s Design of Fire Department Ground Ladders
NFPA 1932 Standard on Use, Maintenance, and Service Testing of In-Service Fire Department Ground Ladders
NFPA 1936 Standard on Powered Rescue Tools
NFPA 1951 Standard on Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1952 Standard on Surface Water Operations Protective Clothing and Equipment
NFPA 1953 Standard on Protective Ensembles for Contaminated Water Diving
NFPA 1961 Standard on Fire Hose
NFPA 1962 Standard for the Care, Use, Inspection, Service Testing, and Replacement of Fire Hose, Couplings, Nozzles, and Fire Hose Appliances
NFPA 1963 Standard for Fire Hose Connections
NFPA 1964 Standard for Spray Nozzles
NFPA 1965 Standard for Fire Hose Appliances
NFPA 1971 Standard on Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1975 Standard on Station/Work Uniforms for Emergency Services
NFPA 1976 Standard on Protective Ensemble for Proximity Fire Fighting
NFPA 1977 Standard on Protective Clothing and Equipment for Wildland Fire Fighting
NFPA 1981 Standard on Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA) for Emergency Services
NFPA 1982 Standard on Personal Alert Safety Systems (PASS)
NFPA 1983 Standard on Life Safety Rope and Equipment for Emergency Services
NFPA 1984 Standard on Respirators for Wildland Fire Fighting Operations
NFPA 1989 Standard on Breathing Air Quality for Emergency Services Respiratory Protection
NFPA 1991 Standard on Vapor-Protective Ensembles for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1992 Standard on Liquid Splash-Protective Ensembles and Clothing for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1994 Standard on Protective Ensembles for First Responders to CBRN Terrorism Incidents
NFPA 1999 Standard on Protective Clothing for Emergency Medical Operations
NFPA 2001 Standard on Clean Agent Fire Extinguishing Systems
NFPA 2010 Standard for Fixed Aerosol Fire-Extinguishing Systems
NFPA 2112 Standard on Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 2113 Standard on Selection, Care, Use, and Maintenance of Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 5000 Building Construction and Safety Code®
NFPA 8501 Standard for Single Burner Boiler Operation
NFPA 8502 Standard for the Prevention of Furnace Explosions/Implosions in Multiple Burner Boilers
NFPA 8503 Standard for Pulverized Fuel Systems
NFPA 8504 Standard on Atmospheric Fluidized-Bed Boiler Operation
NFPA 8505 Standard for Stoker Operation
NFPA 8506 Standard on Heat Recovery Steam Generator Systems

Posted in Agentes Extintores, Bombas, Edificacion, Incendios, Legislacion, Prevencion, Riesgo Electrico, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion, Teoria del fuego | 1 Comment »

Conclusiones del 6º Congreso Forestal Español. Vitoria 2013.

Posted by Firestation en 27/10/2013

Congresovitoria

Posted in Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comments Off on Conclusiones del 6º Congreso Forestal Español. Vitoria 2013.

Estres termico y golpe de calor.

Posted by Firestation en 14/10/2013

bomberos- golpe calor

http://www.lasprovincias.es/20131001/mas-actualidad/sucesos/incendio-rekunion-fuente-jarro-201310011459.html

Estrés térmico

El estrés térmico es la sensación de malestar que se experimenta cuando la permanencia en un ambiente determinado exige esfuerzos desmesurados a los mecanismos de que dispone el organismo para mantener la temperatura interna en 37º C.

El golpe de calor se caracteriza por una alteración en el estado mental asociada a una alta temperatura corporal, a lo que se agrega piel seca y ruborizada en el golpe de calor clásico. Considerado una emergencia médica que puede amenazar la vida, se reconoció por los romanos en el año 24 A.C., pero en el año 1946 se demostró que el GC podía llevar a daño orgánico múltiple, con hemorragia y necrosis en pulmones, corazón, riñones, hígado, cerebro e intestino. Aún con un adecuado manejo, el golpe de calor puede tener desenlace fatal y los sobrevivientes pueden presentar secuelas neurológicas permanentes. Se reconocen dos formas GC: clásico por exposición a altas temperaturas y golpe de calor post ejercicio, como consecuencia de actividades físicas en ambientes con temperatura elevada. Estudios realizados durante la última década, muestran que el golpe de calor resulta de una falla en la termorregulación junto con una exagerada respuesta de fase aguda y probablemente con alteración en la expresión de las proteínas de shock por calor. Potenciales complicaciones relacionadas a golpe de calor severo son: falla renal aguda, coagulación intravascular diseminada, rabdomiolisis, síndrome de distress respiratorio y alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico y acido base. Un mejor pronóstico se asocia a tratamiento precoz, el que se ensombrece cuando se retrasa por más de dos horas.

     Definición

     Dentro de las entidades relacionadas con calor, se incluyen el síncope por calor, calambres por calor, agotamiento por calor y GC, siendo esta última la más grave.
Se ha involucrado la hipertermia en el Síndrome de Muerte Súbita y se ha descrito en recién nacidos y lactantes por sobre-abrigo, especialmente en ambientes muy calurosos.

     Síncope por calor
Se presenta como sensación de debilidad causada por vasodilatación periférica, secundaria a una alta temperatura ambiental.

     Calambres por calor
     Se refiere a calambres musculares que ocurren durante el ejercicio en ambientes de alta temperatura, en relación con déficit de sal. Generalmente tienen evolución benigna.

     Agotamiento por calor
     Ocurre cuando el individuo llega a estar deshidratado y débil, frecuentemente con nauseas y vómitos, secundarios a la excesiva sudoración que lleva a perder agua y sal. La depleción de sal, en este cuadro se presenta usualmente cuando una persona no aclimatada se ejercita en un ambiente de alta temperatura y solamente bebe agua. La temperatura corporal puede no estar elevada, y no hay daño tisular.

     Golpe de calor
     
Es causado por la elevación de la temperatura corporal asociada a una falla en el sistema de la termorregulación. Se define como una enfermedad grave causada por temperatura elevada, de cuantía variable definida como una temperatura rectal que excede los 40,6 º C, y anormalidades del sistema nervioso central (SNC) como delirio, convulsiones o coma, que se producen como consecuencia de exposición a calor ambiental (GC clásico) o por ejercicio intenso en ambientes con temperatura elevada (GC post ejercicio). En base a la fisiopatología de este cuadro, también se ha definido como una forma de hipertermia asociada con inflamación sistémica que lleva a falla orgánica múltiple en la que predomina la encefalopatía.

golpe calorPRIMEROS AUXILIOS Y TRATAMIENTO

En el tratamiento lo más importante es eliminar la hipertermia y dar apoyo a las funciones vitales.

          •
Alicar compresas de agua fria en la cabeza.
          
Darle a beber de agua a pequeños sorbos.
          
Colocar al paciente en lugar fresco y ventilado a a la sombra, en posición decúbito supino semisentado.
          
Sumergir al paciente en una bañera con agua helada y añadir un ventilador dirigido hacia el enfermo.
          
Masaje corporal suave y continuo todo el tiempo que dure el enfriamiento.
          
No se deben realizar fricciones con alcohol.
          
Si se precisa se debe realizar apoyo sistémico con ventilación adecuada e infusión de líquidos intravenosos (IV) para solucionar la deshidratación y la hipotensión.
          
Si aparecieran convulsiones se debe instaurar tratamiento con fármacos IV e incluso antes, como prevención.
          
Debemos confirmar una buena diuresis para controlar el buen funcionamiento renal, así como corregir los trastornos electrolíticos y el posible daño hepático.

 

Posted in Equipos proteccion, Incendios, Primeros Auxilios | Comments Off on Estres termico y golpe de calor.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 546 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: