FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 659 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,820,294 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Incendios Urbanos’ Category

Inicio y propagacion de incendios en fachadas. Fenomeno y calculo de la propagacion.

Posted by Firestation en 19/06/2017

Posted in Edificacion, Incendios, Incendios Urbanos, Legislacion, Legislacion Edificacion | Leave a Comment »

Mayores incendios en lugares de reunión pública, discotecas y establecimientos comerciales.

Posted by Firestation en 19/03/2017

Los 10 incendios más mortales en lugares de reunión pública y discotecas en la historia de EE.UU.

Teatro Iroquois
30 de diciembre, 1903.
Muertes: 602

Discoteca Cocoanut Grove, Boston, MA
28 de noviembre, 1942
Muertes: 492

Teatro Conway, Brooklyn, NY
5 de diciembre, 1876
Muertes: 285

Salón de Baile Rhythm Club, Natchez, MS
23 de abril, 1940
Muertes: 207

Teatro de la ópera Rhoads, Boyertown, PA
13 de enero, 1908
Muertes: 170

Carpa del circo Ringling Brothers and Barnum & Bailey
6 de julio, 1944
Muertes: 168

Beverly Hills Supper Club, Southgate, KY
28 de mayo, 1977
Muertes: 165

Discoteca The Station, W. Warwick, RI
20 de febrero, 2003
Muertes: 100

Happy Land Social Club, Bronx, NY
25 de marzo, 1990
Muertes: 87

Teatro Richmond, Richmond, VA
26 de diciembre, 1811
Muertes: 72
Fuente: Archivos de grandes incidentes de NFPA
Actualizado: 11/12

Los 10 incendios mas mortales en discotecas en el mundo

Discoteca Cocoanut Grove, Boston, MA
28 de noviembre, 1942
Muertes: 492

Disco/Salón de baile, Luoyang, China. (El incendio comenzó en otra parte del centro comercial y se expandió a la disco.)
25 de diciembre, 2000
Muertes: 309

Salón de Baile Rhythm Club, Natchez, MS
23 de abril, 1940
Muertes: 207

Discoteca República Cromagnon, Buenos Aires, Argentina
30 de diciembre, 2004
Muertes: 194

Beverly Hills Supper Club, Southgate, KY
28 de mayo, 1977
Muertes: 165

Ozone Disco Club, Quezon City, Filipina
18 de marzo, 1996
Muertes: 160

Discoteca Lame Horse, Perm, Rusia
4 de diciembre, 2009
Muertes: 154 (mejor información disponible el 7 de enero, 2010)

Club Cinq, St. Laurent du Pont, France
20 de noviembre, 1971
Muertes: 143

Discoteca The Station, W. Warwick, RI
20 de febrero, 2003
Muertes: 100

Happy Land Social Club, Bronx, NY
25 de marzo, 1990
Muertes: 87

Fuente: Archivos de grandes incidentes de NFPA
Actualizado: 11/12

Incendios más mortales fuera de EEUU en tiendas de comida o bebida, desde 1970

. Supermercado Ycuá Bolaños, Asunción, Paraguay, 1 de agosto de 2004, 426 fatalidades, 510 heridos y 154 buscados. (Diario ABC, Asunción Paraguay, 8/09/04)
. Edificio de usos múltiples, Osaka, Japón, 13 de mayo de 1972, 118 fatalidades (el supermercado ocupaba el tercer y cuarto piso, la mayor parte de las fatalidades fue de ocupantes en la discoteca en el séptimo piso).
. Tienda de golosinas, Celaya, México, 26 de septiembre de 1999, 53 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Edificio de 9 pisos de usos múltiples, Nanchong, China, 1 de marzo de 2002, 19 fatalidades (el fuego inicio en el departamento de comida) (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Supermercado, Amagasaki, Japón 18 de marzo de 1970, 15 fatalidades.
Nota: la NFPA no tiene ningún record de incendios en los EEUU en este tipo de estructuras durante estos años con 15 o más fatalidades, con la excepción de un incendio en una heladería, que se incluye con tiendas de comida para propósitos de codificación, que fue resultado de un estrello de avión.

Fuente: Incendios conocidos por NFPA y grabados en la base de datos Organización de Datos de Incidentes de Incendios (FIDO, por sus siglas en inglés) de la NFPA.

Los 10 incendios estructurales más mortales fuera de EEUU en tiendas, desde 1970

. Supermercado Ycuá Bolaños, Asunción, Paraguay, 1 de agosto de 2004, 426 fatalidades, 510 heridos y 154 buscados. (Diario ABC, Asunción Paraguay, 8/09/04
. Mesa Redonda, Lima, Perú, 29 de diciembre de 2001, 280 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Centro Comercial, Borneo, Indonesia, 23 de mayo de 1997, 130 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Edificio de usos múltiples, Osaka, Japón, 13 de mayo de 1972, 118 fatalidades (el supermercado ocupaba el tercer y cuarto piso, la mayor parte de las fatalidades fue de ocupantes en la discoteca en el séptimo piso). 
. Tienda de 9 pisos, Kumamoto, Japón, 28 de noviembre de 1973, 103 fatalidades. 
. Tienda de 3 pisos, Tangshan, China, 14 de febrero de 1993, 80 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Tienda de 3 pisos, Bogor, Indonesia, 28 de marzo de 1996, 79 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Puesto de Mercado, Ciudad de México, México, 11 de diciembre de 1988, 62 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Tienda de golosinas, Celaya, México, 26 de septiembre de 1999, 53 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
. Centro Comercial, Jilin, China, 15 de febrero de 2004, 53 fatalidades (Fuentes solamente de medios de prensa).
Nota: la NFPA no tiene ningún record de incendios en los EEUU en este tipo de estructuras durante estos años con 50 o más fatalidades , con la excepción de un incendio en una heladería, que se incluye con tiendas de comida para propósitos de codificación, que fue resultado de un estrello de avión.

Fuente: Incendios conocidos por NFPA y grabados en la base de datos Organización de Datos de Incidentes de Incendios (FIDO, por sus siglas en inglés) de la NFPA.

Posted in Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Mayores incendios en lugares de reunión pública, discotecas y establecimientos comerciales.

Prevención de muertes y lesiones de bomberos que trabajan en pisos dañados por el fuego.

Posted by Firestation en 17/02/2017

http://www.unovent.com/vdb/image/110_425_0

Los bomberos corren el riesgo de caerse de los pisos dañados por el fuego. El fuego que quema los pisos por debajo puede deteriorar de manera significativa el sistema de los pisos sin dar indicios a los bomberos que están trabajando encima de estos. Las estructuras de los pisos se pueden derrumbar minutos después haber estado expuestas al fuego; las vigas de madera procesada fabricadas con la nueva tecnología de construcción pueden deteriorarse antes que las fabricadas con los métodos tradicionales. NIOSH recomienda a los bomberos que tengan extremada precaución al ingresar a cualquier estructura que tenga fuego en la parte de abajo del piso.

Descripción de la exposición

Los bomberos corren el riesgo de caerse de los pisos dañados por el fuego. Los pisos pueden derrumbarse minutos después de haber entrado en contacto con las llamas. La alfombra, las baldosas de cerámica, el concreto liviano y las cubiertas similares de pisos pueden aumentar el peligro para los bomberos debido al peso extra que tiene que aguantar el sistema del piso y al aislamiento que estos materiales proporcionan, haciendo que el piso no se sienta caliente a pesar de que haya fuego por debajo.

Figura 1. Viga de madera procesada doble T
Figure 1. Viga de madera procesada doble T.
Foto cortesía de APA-Engineered Wood Association.

Todos los materiales de construcción a base de madera son más propensos a deteriorarse con la exposición al fuego. Estudios experimentales e investigaciones de NIOSH indican que los sistemas estructurales de vigas de madera procesada pueden deteriorarse antes que las estructuras de vigas de madera tradicionales. La diferencia en el tiempo de deterioro parece ser cuestión de minutos y es muy raro que los bomberos sepan cuánto tiempo ha estado ardiendo el fuego cuando llegan al lugar del incendio. Por consiguiente, los bomberos deben tener extremada precaución cuando trabajan en cualquier tipo de estructura expuesta potencialmente al fuego.

Las vigas de madera procesada doble T son una nueva tecnología en el sector de la construcción y ofrecen varias ventajas comparadas con los métodos de construcción tradicionales. La vigas de madera procesada doble T son por lo general prefabricadas con madera aserrada o compuesta tanto para las bridas de arriba como para las de abajo (generalmente 1 ½ a 3 ½ pulgadas de ancho) y alma vertical cubierta de madera contrachapada o tablero de virutas orientadas (OSB) (3/8 a 7/16 pulgadas de grosor) (véase figura 1). Las vigas de madera procesada doble T son más livianas, rígidas y no se alabean, ni doblan ni se encogen como los materiales tradicionales de construcción.

Este tipo de vigas también reduce el tiempo total de construcción y los costos de mano de obra debido a que su instalación es sencilla.

La vigas de madera procesada doble T se han comenzado a emplear más desde los comienzos de la década de 1990 y para el año 2005 se calculaba que se estaban usando en más de la mitad de todas las construcciónes con estructuras de madera [APA 2005]. Los cambios en la industria de la construcción impulsados por los avances de la tecnología y las necesidades de la sociedad indican que el uso de los productos de madera procesada seguirá creciendo.

La viga de madera procesada doble T tiene un perfil diferente que la viga de madera tradicional o aserrada ( estándar véase figura 2) y en las pruebas, ardió más rápidamente. Como ocurre típicamente, la parte fina del cuerpo de la madera se consumió primero (véase figura 3). Varios grupos llevaron a cabo pruebas para deducir el tiempo en que la madera tarda en deteriorarse, los más recientes fueron de Underwriters Laboratories (UL) [2008]; [Straseske and Weber 1988; Weyerhaeuser 1986]. Las pruebas UL muestran que el montaje de las vigas livianas prefabricadas (doble T) no protegidas puede deteriorarse en solo 6 minutos, y que el de las residenciales de construcción tradicional no protegidas se deteriora en menos de 19 minutos. Estudios anteriores en los que se usaron métodos de prueba diferentes indican tiempos más cortos de deterioro. Los resultados de estos estudios también demuestran que cualquier sistema de piso puede derrumbarse rápidamente y que las vigas doble T de madera procesada sin protección pueden deteriorarse en menos tiempo. Los resultados de los experimentos (en inglés) llevados a cabo por el National Institute for Standards and Technology (NIST) se esperan para la primavera del 2009 y estarán disponibles en http://www.fire.gov. Los experimentos de NIST se realizaron en condiciones limitadas de ventilación para representar un incendio real en un sótano.

Figura 2. Vigas de pisos tradicionales.
Figura 2. Vigas de pisos tradicionales.

Figura 3. Vigas doble T dañadas por el fuego desde donde cayeron las víctimas. Observe cómo el alma vertical está casi completamente consumido.
Figura 3. Vigas doble T dañadas por el fuego desde donde cayeron las víctimas. Observe cómo el alma vertical está casi completamente consumido [NIOSH 2006a].

Los bomberos que trabajan en pisos dañados por un incendio, sin importar la clase de estructura, se han caído desde los pisos debilitados y han quedado atrapados en fuego de los niveles inferiores [NIOSH 2005]. Son similares los peligros que enfrentan los bomberos que trabajan bajo sistemas de pisos dañados por el incendio debido a que pueden venirse abajo y caer encima de ellos. El siguiente es un estudio de caso de NIOSH en un sistema de pisos de madera procesada y sin protección. El piso debilitado no se podía detectar desde encima, aunque las condiciones de afuera indicaban la posibilidad de que el incendio provenía del sótano.

Estudio de casos

El 13 de agosto del 2006, un ingeniero de 55 años de edad (la víctima) murió y su compañero resultó lastimado después de haberse caído del piso que se incendiaba en una estructura residencial. La casa fue construída en 1999 y el primer piso tenía un sistema de pisos calefaccionado que consistía en un sistema de tuberías de agua caliente revestidas con un concreto liviano y sostenido por vigas de madera doble T procesada y vigas reticuladas. El sótano no estaba terminado y la parte de abajo de los costados de las vigas y el armazón de los pisos estaban expuestos. Una empresa de bomberos se encargaba del supuesto incendio del sótano mientras una compañía de escaleras llevaba a cabo una ventilación horizontal. La víctima y su socio estaban haciendo una búsqueda primaria en la planta baja. Esta estaba tapada de humo y la visibilidad era casi cero pero había poco calor por lo que la víctima y su compañero de trabajo realizaron una búsqueda por la izquierda. Tantearon el piso de baldosas de cerámica y al dar el primer paso gateando el piso se vino abajo. El compañero se cayó al otro lado de la puerta de un sótano que daba a un corredor y se escapó gateando por una ventana del sótano. La víctima se cayó en la habitación donde estaba el fuego y fue sacada de allí al día siguiente. El piso se vino abajo en aproximadamente 11 minutos después del aviso inicial al 911 [NIOSH 2006].

Controles

Para disminuir el riesgo de las personas que trabajan en pisos dañados por incendios, NIOSH recomienda que los departamentos de bomberos y los bomberos tomen las siguientes medidas: Muchas de estas medidas de prevención son de Alerta de NIOSH: Prevención de lesiones y muertes de bomberos debido a derrumbes de armazones [2005]. Las vigas de pisos de madera procesada y los armazones livianos presentan riesgos similares de deterioro.

  • Llevar a cabo una cuidadosa evaluación del fuego y comunicar los hallazgos a todo el personal en el lugar del incendio antes de ingresar al edificio. Los comandantes encargados de la operación y los oficiales de la compañía deben estar entrenados y tener experiencia en la evaluación de incendios de estructuras para evitar poner a los bomberos en situaciones de riesgo innecesarias donde deban trabajar en pisos dañados por el fuego.
  • No entre en una estructura, habitación ni en un área en donde el fuego esté directamente debajo del piso o área en donde los bomberos estén trabajando o si desconoce el lugar del fuego.
  • Nunca asuma que una estructura es segura (independientemente el tipo de construcción) si hay fuego por encima de esta.
  • Realizar inspecciones planificadas previas al incidente durante la etapa de construcción para identificar el tipo de construcción del piso. Si no se ha llevado a cabo esta planificación, dé por sentado que es muy probable que las construcciones de residencias o pequeños edificios comerciales construidos desde comienzo de los años 1990 tengan vigas de madera procesada doble T.
  • Notifíqueles a las autoridades encargadas de asignar códigos locales de la construcción los defectos de construcción que note durante la planificación. Por ejemplo, las vigas de madera procesada doble T deben ser modificadas solamente según las especificaciones del fabricante (por lo general, deben limitarse solo a cortes de la longitud de la viga y a la remoción de areas desmontables precortadas como paneles de acceso para conexión de líneas de servicio o cableado). Notifique a los encargados del edificio si encuentra alma o cordones de vigas dañados o cortados.
  • Elabore, haga que se cumplan y siga los procedimientos operativos estándares (SOP, por sus siglas en inglés) sobre cómo evaluar y combatir los incendios en edificios y todo tipo de construcciones de manera segura. Cuando son enviados a incendios en sótanos, el equipo de intervención rápida (RIT, por sus siglas en inglés) debe tener en su equipamiento una escalera portátil.
  • Ofrezca capacitación sobre la identificación de señales que indican que los sistemas de los pisos están frágiles (se sienten suaves o esponjosos, el calor se transmite por el piso, inclinados hacia abajo, etc.). Deje saber a los bomberos que todos los tipos de pisos pueden derrumbarse con poca o sin advertencia.
  • Use una cámara de imagen térmica para que le ayude a localizar el fuego debajo o en los entrepisos, pero sepa que no se puede confiar en esta cámara al evaluar la seguridad o solidez del sistema. Los bomberos deben estar entrenados en el uso de las cámaras de imagen térmica incluso en sus limitaciones y dificultades para la detección de fuego que esté ardiendo debajo de los sistemas de pisos.
  • Evacue inmediatamente y si es posible, use salidas de escape alternativas si las estructuras están frágiles debido al fuego que tienen por debajo y en las cuales estarían trabajando los bomberos.
  • Después de haberse extinguido el fuego en las estructuras con sistemas de pisos de cualquier tipo dañados por el fuego, ponga en práctica los procedimientos defensivos de revisión.
  • Forme parte en el proceso de aplicación del código de construcción y ponga énfasis en los reglamentos antiincendios en los sistemas de pisos y techos para proteger la salud y seguridad de los bomberos.

Además, NIOSH recomienda lo siguiente:

  • Las empresas de construcción y las asociaciones del gremio deben considerar proporcionar educación y capacitación a las organizaciones de bomberos sobre los peligros que estos enfrentan al extinguir fuegos que han deteriorado todo tipo de estructuras. Consulte un ejemplo de esta capacitación en http://www.woodaware.info (en inglés).
  • Los albañiles, los contratistas y los dueños deben considerar poner protección a todos los sistemas de pisos, incluidas las vigas de madera procesada, cubriendo la parte inferior de estos con materiales resistentes al fuego [Underwriters Laboratories 2008].
  • Los albañiles, los contratistas y los dueños deben considerar el empleo de sistemas de rociadores en las construcciones residenciales. El uso de rociadores reduce la probabilidad de muerte de las personas en la residencia y de los bomberos [USFA 2008].

Agradecimientos

Los colaboradores principales de esta publicación fueron Tim Merinar y Jay Tarley, NIOSH, Programa de Investigación y Prevención de Muertes de Bomberos (FFFIPP) y Robert Koedam, anteriormente con NIOSH.

Referencias (en inglés)

APA [2005]. Wood I-joist floors, fire fighters and fire. APA—The Engineered Wood Association. Tacoma, WA. Form No. TT–015B.

NIOSH [2005]. NIOSH alert: preventing injuries and deaths of fire fighters due to truss system failures. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. 2005–132.

NIOSH [2006]. Career engineer dies after falling through floor while conducting a primary search at a residential structure fire—Wisconsin. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report F2006–26.

Straseske J, Weber C [1988]. Testing floor systems. Fire Command. June:47–48.

Weyerhaeuser [1986]. Flame penetration ratings according to ASTM test method E119 utilizing a small scale furnace. Longview, WA: Weyerhaeuser Company Fire Technology Laboratory, Report No. 665.

Underwriters Laboratories [2008]. Report on structural stability of engineered lumber in fire conditions. Northbrook, IL: Underwriters Laboratories, File No. NC9140.

USFA [2008]. USFA Position Paper—Residential fire sprinklers. United States Fire Administration, U.S. Department of Homeland Security. March 28, 2008. http://www.usfa.dhs.gov/downloads/pdf/sprinkler_position_paper.pdf

Información adicional (en inglés)

The NIOSH Alert: Preventing Injuries and Deaths of Fire Fighters due to Truss System Failures includes relevant information and prevention recommendations. Construction truss systems and engineered floor joists have similar collapse hazards associated with fire degradation. The NIOSH Alert is available at http://www.cdc.gov/niosh/docs/2005-132/

The American Forest and Paper Association (AF&PA) and the U.S. Fire Administration have developed the following Web site with information for the fire service about traditional and engineered wood products: http://www.woodaware.info/. A CD entitled Awareness Level Firefighter Training for Modern Wood Products developed in cooperation with the Illinois Fire Service Institute is available from fire@woodaware.info.

Underwriters Laboratories, with funding from the Department of Homeland Security, has developed an on-line course for fire professionals, “Structural Stability of Engineered Lumber in Fire Conditions” available at http://www.uluniversity.us/

The National Institute of Standards and Technology (NIST), Building and Fire Research Laboratory maintains a Web site with links to publications on fire safety topics: http://www.fire.nist.gov/.
Information on engineered wood I-joist research at NIST can be found at http://www.nist.gov/public_affairs/.

Posted in Incendios, Incendios Urbanos, Salud Laboral. Prevencion de riesgos | 2 Comments »

Simulador de ventilacion TEMPEST

Posted by Firestation en 02/09/2016

simulador tempest

Posted in Equipos/Instrumentos, Incendios, Incendios Urbanos, Marcas Comerciales, Materiales, Simuladores, Tecnicas de Intervencion, Ventiladores, VPP | 2 Comments »

Investigacion cientifica para el desarrollo de tacticas mas efectivas en incendios de interior.

Posted by Firestation en 22/08/2016

governors island

Posted in Buceo Humos, Flashover, Incendios, Incendios Urbanos, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, VPP | Comentarios desactivados en Investigacion cientifica para el desarrollo de tacticas mas efectivas en incendios de interior.

Manual de procedimiento para el uso de la camara de fuego del campo de entrenamiento. Manual de uso del simulador de flashover.

Posted by Firestation en 24/07/2016

manual contenedor flash

Posted in Flashover, Formacion, Incendios, Incendios Urbanos, Manuales, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Manual de procedimiento para el uso de la camara de fuego del campo de entrenamiento. Manual de uso del simulador de flashover.

Tecnicas de enfriamiento de gases en incendios de interior.

Posted by Firestation en 12/06/2016

gas cooling

Posted in Agentes Extintores, Agua, Flashover, Flashover/Backdraft, Incendios, Incendios Urbanos, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | 4 Comments »

Construccion contenedor flashover.

Posted by Firestation en 02/05/2016

Tantad

Este artículo describe la creación de un sistema simulador de incendio. Este documento no constituye  una prueba suficiente para llevar a cabo dicha formación, lo que requieren una capacitación especial. 

image060

Posted in Formacion, Incendios, Incendios Urbanos, Manuales | Comentarios desactivados en Construccion contenedor flashover.

Análisis de diferentes tipos de instalaciones para la extinción, por parte de los servicios de bomberos, de incendios de interior utilizando bombas de alta y baja presión.

Posted by Firestation en 19/04/2016

alonso

En los cuerpos de bomberos existe actualmente una polémica real sobre la valoración del caudal de agua necesario para la extinción de incendios de interior. La definición de dicho caudal así como el modo de trabajo que permita obtenerlo, es materia de debate.

Existe un consenso en algunos aspectos fundamentales: debe ser un caudal manejable y suficiente para realizar una extinción segura y eficaz. A partir de este punto de encuentro común, la polémica está servida. Existe un caudal máximo manejable por una pareja de bomberos. Existe un caudal mínimo necesario para extinguir un incendio concreto. Existen dos posibles modos de operar una bomba centrífuga de extinción: alta presión y baja presión. Existen diferentes tipos de mangueras para transportar el agente extintor, en este caso el agua, desde la autobomba hasta el incendio. Definir ese caudal ideal que permita extinguir un incendio de interior con eficacia y seguridad es la clave para resolver el debate.

Este estudio, a través de una revisión de líneas de investigación y trabajos realizados por diferentes organismos, asigna un valor numérico a ese caudal ideal. Por otra parte, para la redacción de este trabajo, se han realizado pruebas reales específicas en las que se ha estudiado hasta qué punto, con los materiales y equipos disponibles actualmente, es posible aproximarse a lo que se ha dado en llamar caudal ideal.

De los resultados de este estudio puede concluirse que, si se quiere disponer o al menos aproximarnos a ese caudal ideal, manejable, que ofrezca la máxima eficacia y seguridad en caso de producirse una situación de emergencia grave, es necesario utilizar líneas de ataque y seguridad de al menos 38 mm, operando la autobomba en modo baja presión.

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Bombas Vehiculos, Flashover, Flashover/Backdraft, Hidraulica, Incendios, Incendios Urbanos, Instalaciones de Agua, Materiales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Análisis de diferentes tipos de instalaciones para la extinción, por parte de los servicios de bomberos, de incendios de interior utilizando bombas de alta y baja presión.

Modelado de fuentes generadoras de incendios eléctricos por termoconducción

Posted by Firestation en 27/03/2016

Es bastante común leer o escuchar por los medios de información cuando se dan noticias de incendios, que la causa primaria del mismo fue “un corto circuito”, o “un panel eléctrico en mal estado” o “una conexión eléctrica mal hecha” o algún afín que al final de cuentas recae en el hecho de que la fuente primaria de energía para el incendio es la electricidad. En ocasiones esto nos pone a pensar “¿cual es el precio que tenemos que pagar realmente por el progreso?”; pues en todo el mundo las conexiones y equipos eléctricos inadecuados están a la orden del día y son a todas luces los elementos de ignición preferidos en la mayor parte de nuestros casos de incendios, y aunque no dudamos que las Oficinas de Seguridad y Revisión de Planos de los diferentes estamentos gubernamentales en el mundo entero, definitivamente se esfuerzan en la revisión de planos y proyectos, no ha sido suficiente para cambiar esta tendencia por parte de los elementos eléctricos. En Estados Unidos; país fundador de la asociación de seguridad y protección contra incendios mas grande del mundo, la NFPA (National Fire Protection Association), se tienen cientos de estudios, y análisis estadísticos desde muchos puntos de vista, para tratar de entender el porque de esta situación; pues confrontan los mismos problemas que nosotros, con incendios en buenos porcentajes por causas de la electricidad. Por ejemplo, en los últimos estudios publicados por NFPA que incluyen la recapitulación de causas líderes en incendios domésticos (en hogares); entre 1999 y 2002; los equipos de distribución eléctrica e iluminación se posicionan en el tercer lugar con el 9% de las causas, luego de los equipos identificados de cocina con el 20% y los equipos identificados de calefacción con el 11%. Sin embargo nótese que una gran parte de estos equipos de calefacción son también “equipos eléctricos” (aquellos que trabajan por resistencias eléctricas), y su falla y producción de calor en caso de un incendio, podría computarse también a la electricidad, lo que no ha sido hecho de esta forma.

http://hdl.handle.net/10803/108722

Documentos con el texto completo de esta tesis

Ficheros Tamaño Formato
TDCE1de1.pdf 16.87 MB PDF

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Riesgo Electrico | Comentarios desactivados en Modelado de fuentes generadoras de incendios eléctricos por termoconducción

Tormenta perfecta.

Posted by Firestation en 16/03/2016

Por

 tormentaperfecta 620x268

Hasta en los materiales que se utilizaron para construir sus oficinas, la sustentabilidad fue y es una parte esencial de la idiosincrasia comercial de Organic Valley, una cooperativa de productos lácteos con sede en Wisconsin. Estos materiales presentaron un desafío inesperado durante un incendio.

A mediados del 2013, Philip Stittleburg, jefe del cuerpo de bomberos de La Farge, Wisconsin, y presidente del Directorio de la NFPA en ese entonces, se contactó con la asociación por un incendio que había ocurrido recientemente en su ciudad. El 14 de mayo de 2013, el Cuerpo de Bomberos de La Farge respondió a una alarma de incendio automática de un edificio de oficinas situado en su distrito. Cuando las unidades de socorristas llegaron al lugar, se encontraron con un incendio en un espacio oculto ubicado dentro del edificio. Pero, lo que a primera vista parecía presentarse como una operación de rutina, terminó siendo un incendio de características muy fuera de lo habitual.

Los bomberos pronto se enterarían de que los espacios ocultos del edificio estaban aislados con un material reciclado, hecho de tela vaquera a base de algodón; material este que fue rápidamente consumido por el creciente fuego, que finalmente se propagó hacia un espacio del ático construido con cabriadas de madera liviana y provisto de rociadores automáticos. La estructura del techo inclinado del edificio estaba cubierta con paneles fotovoltaicos (FV) que hacían casi imposible que los bomberos pudieran ventilar verticalmente el espacio del ático.

Durante un plazo que duró 18 horas, los funcionarios y los bomberos de La Farge, junto con aquellos de los diversos departamentos de los alrededores, se enfrentaron a los crecientes desafíos, entre ellos la ubicación del incendio, los materiales utilizados en la construcción del edificio, las limitaciones de la infraestructura para combate de incendios de la ciudad, y muchos más. El incendio finalmente destruiría gran parte del edificio, provocando daños en las propiedades y pérdidas relacionadas por un importe estimado de US$13 millones.

Luego de que el Jefe de Bomberos Stittleburg se contactara con NFPA, y a medida que se conocían más detalles y circunstancias del incendio, más se parecía a un cuento aleccionador sobre el uso de materiales “ecológicos” o “sustentables” en la construcción y lo que pueden significar para las denodadas acciones de los bomberos. La disposición del sistema de paneles FV en la azotea, diseñado para reducir la dependencia en combustibles fósiles del edificio, también presentó serios desafíos para los bomberos. En algunos aspectos, el incidente de La Farge se convirtió en un incendio de tipo “tormenta perfecta”—un incidente que agrupó en un solo hecho, unos cuantos desafíos que había visto en diferentes lugares. NFPA aceptó la invitación del Jefe de Bomberos Stittleburg para visitar La Farge y revisar el incendio. Se me solicitó que viajara a Wisconsin para que viera personalmente cómo estos factores se habían combinado para generar una situación de incendio especialmente desafiante—y evocar las lecciones aprendidas en ese incendio.

El incendio

La Farge es una pequeña comunidad de alrededor de 750 habitantes, ubicada aproximadamente a 42 millas (68 kilómetros) al sudeste de La Crosse, en el sur de Wisconsin. El Cuerpo de Bomberos de La Farge (La Farge Fire Department o LFD) es una organización conformada enteramente por voluntarios: 30 oficiales y miembros que conducen ocho vehículos de una estación ubicada en el centro de la ciudad, bajo el comando del Jefe de Bomberos Stittleburg. Las oficinas de Organic Valley, la cooperativa de productos lácteos orgánicos más grande del mundo, representa tiene un peso económico predominante en la ciudad, con ventas mundiales de aproximadamente US$860 millones en 2012. Según información del sitio web de la cooperativa, organicvalley.coop, la sede de 45,000 pies cuadrados (4,181 metros cuadrados), de tres pisos de altura, fue construida en 2004 por un valor de US$ 5.9 millones y alberga a alrededor de 400 empleados.

El 14 de mayo, a las 16:29, LFD, recibió una alarma de incendio del edificio de oficinas de Organic Valley, en One Organic Way. A las 16:31, el centro de envíos recibió una llamada telefónica de un jefe adjunto de LFD, empleado de las instalaciones, quien confirmaba la presencia de un incendio en el edificio. Los vehículos de LFD llegaron al lugar a las 16:36. El Jefe de Bomberos Stittleburg llegó poco tiempo después y tomó el comando del incidente. Al llegar, el jefe observó que había humo saliendo del ala oeste del edificio, en las cercanías de una escalera. Un ex miembro del cuerpo de bomberos que en ese momento trabajaba para Organic Valley buscó al jefe de bomberos para informarle que se veía humo saliendo del piso de la planta baja y que llegaba hasta la planta del segundo piso, en el sector oeste del edificio. Los ocupantes del edificio habían salido de manera segura.

El edificio consta de dos alas conectadas por un área central de vestíbulos. Mientras los bomberos comenzaban a buscar el asentamiento del fuego por el ala oeste del edificio, notaron que el incendio se propagaba verticalmente en el interior del muro, así como también horizontalmente dentro del muro del ala sur y en el espacio del ático del ala. La propagación interior fue determinada por la decoloración de los paneles de metal del exterior del edificio. Se les dijo a los bomberos que los muros estaban aislados con material de fibra de algodón, compuesta principalmente por tela vaquera cortada.

Los pisos de la estructura estaban construidos con cabriadas de madera paralelas, espaciadas a 24 pulgadas (61 centímetros) del centro. La estructura del techo estaba construida con cabriadas de madera liviana compuestas por componentes de 2 x 12 pulgadas (5 x 30 centímetros), 2 x 8 pulgadas (5 x 20 centímetros) y 2 x 6 pulgadas (5 x 15 centímetros), asegurados con placas de refuerzo de metal. Las cabriadas del techo estaban espaciadas a 7 pies, 6 pulgadas (2.3 metros) del centro y las placas de refuerzo estaban espaciadas a 3 pies, 9 pulgadas (1.1 metros) del centro. La superficie exterior del techo era de paneles de techo de metal con juntas de plegado saliente, que estaban sujetados a las cabriadas del techo. El sistema del techo había sido diseñado para sostener la carga que representaba el sistema de paneles FV.

El edificio estaba equipado con protección con rociadores automáticos en toda su extensión. Los sistemas de rociadores de tubería húmeda instalados dentro de las tres plantas estaban diseñados para 0.10 gpm/pie cuadrado sobre 1,500 pies cuadrados. El sistema de tubería seca con ático estaba diseñado para 0.10 gpm/pie cuadrado sobre 1,950 pies cuadrados. Se incluyeron las asignaciones para chorros de manguera de 250 gpm.

Una segunda autobomba de La Farge arribó al lugar, con la conexión del cuerpo de bomberos para los sistemas de rociadores y así dio apoyo a los sistemas durante todo el incidente. A las 16:37, el comandante del incidente requirió vehículos de bomberos con escaleras para operaciones en altura, así como también bomberos adicionales provenientes de las comunidades cercanas de Viloa y Viroqua.

Los bomberos accedieron al techo inclinado del ala oeste y así pudieron determinar la extensión del sistema de paneles FV. La mayor parte de la superficie del techo situada hacia el sur estaba cubierta por 130 paneles, lo que hacía casi imposible realizar las operaciones de ventilación vertical. El sistema FV tenía una capacidad nominal de 70kW; ese día estaba parcialmente nublado pero con mucho sol, de modo que los paneles habrían alcanzado practiamente su máxima carga. El comandante del incidente ordenó a los bomberos que permanecieran lejos del techo, debido a encontrarse los FV energizados y además por desconocer la condición del sistema de soporte de las cabriadas de madera situadas por debajo. No se intentó la ventilación vertical.

Mientras tanto, por la decoloración de los paneles de metal exteriores, se hacía evidente que el fuego continuaba su recorrido, no solo horizontalmente a través del espacio del ático, sino también verticalmente dentro de los muros del ala. Los bomberos accedieron al espacio del ático a través de una pequeña abertura en el ala este, pero debido a la falta de ventilación adecuada no pudieron permanecer en el espacio del ático por el intenso calor y el humo y se vieron obligados a retroceder.

Desde el interior y exterior del edificio, bomberos continuaron abriendo los espacios ocultos de los muros y cielorrasos, a fin de determinar el recorrido del fuego en estos espacios. A las 17:12 y nuevamente a las 17:17, se requirieron bomberos adicionales de los cuerpos de bomberos contiguos, de Westby y Hillsboro, y a las 17:42, se solicitó al cuerpo de bomberos de Richland Center, otro vehículo con escalera para operaciones aéreas.

También se le requirió a la compañía de energía local, La Farge Public Utility, que aislara la energía eléctrica dentro del complejo, a fin de proteger a los bomberos que estaban trabajando en el intenso incendio. Durante esta operación alrededor de las 18:30, se utilizó un camión canastilla de la compañía de electricidad para observar la condición de los paneles FV del techo del ala oeste.

La estructura del techo había comenzado a mostrar señales de debilitamiento y comenzaron a ocurrir derrumbes localizados en el espacio situado alrededor de los paneles FV. Algunos de estos paneles de FV comenzaban a deformarse y caer en el interior del espacio del ático. Se hizo una lectura para verificar si había corriente eléctrica que estuviera siendo dirigida a través del techo de metal y se detectó el movimiento de 50 voltios de corriente directa moviéndose a través de los paneles de metal, suficiente para una descarga que podría—bajo determinadas circunstancias—poner en riesgo la vida de una persona.

Se hizo evidente que los paneles de FV estaban, en cierta medida, todavía energizados, y que el techo colapsado creaba una vía para que la corriente eléctrica pasara a través de la estructura del techo de metal, energizando los paneles. Esta información fue transmitida al comandante del incidente, quien a su vez se la suministró a las fuerzas de combate de incendios. Si los bomberos se hubieran encontrado trabajando en el techo en ese momento, es muy probable que hubieran sufrido heridas, además de correr un significativo riesgo de perder la vida.

Fueron surgiendo nuevos problemas. Mientras los bomberos continuaban con sus denodadas acciones, a las 18:15 se le notificó al comandante del incidente que había problemas con el suministro de agua proveniente del hidrante del sitio. El hidrante parecía estar funcionando apropiadamente, pero la presión del agua había disminuido de manera significativa desde la llegada de las unidades de los cuerpos de bomberos. Se determinó que un derrumbe parcial de las cabriadas del techo había afectado el sistema de rociadores de tubería seca del espacio del ático, lo que provocó que desde las tuberías rotas cayera agua en el interior del edificio. También se le informó al comandante del incidente que a ese nivel de consumo, el sistema de agua municipal, con una capacidad de 101,000 galones, estaría drenado en 45 minutos.

A las 18:31, se decidió establecer una operación de transporte para el suministro de agua, utilizando camiones cisterna de la región en reemplazo del sistema de agua municipal. Se utilizaron seis cisternas para extraer agua desde el cercano Río Kickapoo y transportarla hasta el sitio del incendio, donde fue transferida hacia un gran tanque de almacenamiento portátil; los camiones autobomba conectaron sus mangueras al tanque portátil para continuar con sus acciones de extinción del fuego. Se apagaron los sistemas de rociadores del segundo piso y de los espacios de áticos, tanto del ala este como del ala oeste, para detener el flujo de agua desde las tuberías rotas.

El fuego continuaba consumiendo el ala oeste del edificio. A las 20:08 se pidieron recursos adicionales para el combate del incendio a los cuerpos de bomberos de Yuba y a las 20:14 al de Coon Valley, y nuevamente a las 00:17 al de Stoddard y a las 00:29 al de Cashton. Las acciones de supresión finalmente se focalizaron en el área central del edificio, cerca del vestíbulo, con la intención de contener el incendio en el ala oeste y evitar que se propagara al vestíbulo y a un ala de oficinas similar situada en el lado este.

Con el derrumbe parcial del techo del ala oeste y la subsiguiente ventilación del fuego, del humo y de los gases, las dotaciones de bomberos pudieron acceder al ático y extinguir el incendio que estaba recorriendo todo ese espacio. Las acciones de extinción cobraron impulso en todos los tres pisos. Se determinó que las operaciones de revisión y reacondicionamiento continuarían durante la noche y las dotaciones rotarían en turnos de tres horas durante la noche y hasta el día siguiente.

El incidente se declaró como controlado el 15 de mayo a las 10 de la mañana—casi 18 horas después de haberse recibido la alarma desde Organic Valley. En el incendio habían participado 116 bomberos y personal de emergencias médicas, junto con 31 vehículos, de 10 comunidades diferentes.

No solo por los paneles FV: un análisis del incendio de Organic Valley

A principios de junio del 2013 viajé a La Farge para investigar el incendio de Organic Valley. Incluso antes de partir hacia Wisconsin, comencé a hacer una lista de preguntas, que esperaba encontrarían respuesta mientras estaba allí. Ciertamente el rol del sistema de paneles FV ocupaba uno de los primeros lugares en mi lista, ya que habían sido destacados en las fotografías del incendio y sus secuelas. Sin embargo una vez que me encontré en el escenario, y mientras hacía las entrevistas y me informaba mejor sobre el incidente, se me hacía evidente que los paneles FV eran tan solo un aspecto de los desafíos con los que se habían enfrentado los socorristas en mayo.

Entrevisté al Jefe de Bomberos Stittleburg y otros miembros del cuerpo de bomberos, y hablé con los investigadores del cuerpo de bomberos y con la compañía de seguros de Organic Valley. Todos se mostraron preocupados por los paneles FV, ya que eran los que habían mantenido a los bomberos alejados del techo y contribuido a su derrumbe y a la subsiguiente energización de los paneles de metal del techo. Pero también planteaban interrogantes sobre los elementos de construcción de peso liviano del edificio; aunque el techo estaba diseñado para soportar el peso de los paneles FV, se cuestionaban el tiempo que les llevó a esos elementos de peso liviano caer, y derivar en un derrumbe.

El recorrido del fuego también fue un elemento de gran preocupación; se había informado que el incendio había comenzado en el interior del muro del extremo del ala oeste—fuera del alcance de los rociadores— y se había trasladado vertical y horizontalmente en el interior de los muros, hasta finalmente afectar toda el ala. Ese patrón de recorrido planteó interrogantes acerca de la combustibilidad del aislamiento de tela vaquera-algodón, así como también interrogantes sobre la presencia, y efectividad, de los elementos de bloqueo contra el fuego del interior de los muros. Fue evidente que diversos métodos, materiales y sistemas de construcción “ecológicos” o “sustentables” habían contribuido a un incendio peligroso, de grandes dimensiones.

CONSTRUCCIONES DE PESO LIVIANO

Actualmente es habitual el uso de una construcción del tipo de peso liviano en todas las clases de edificios. El uso de componentes estructurales de madera de obra y de metal “diseñados mediante ingeniería” se comercializa como más respetuoso con el medio ambiente (y también como más económico) que el uso de madera de obra dimensionada y puede encontrarse en muchos tipos de ocupaciones. Si quedan desprotegidos, estos elementos de peso liviano pueden caer mucho más rápido que los de madera dimensionada cuando están expuestos al fuego, lo que aumenta el riesgo de muerte o lesiones en los bomberos y los ocupantes de edificios. Las cabriadas del techo de Organic Valley estaban construidas con este método de peso liviano, y su eventual derrumbe provocó la rotura de las tuberías de los rociadores situadas en el ático, lo que derivó en grandes extracciones del suministro de agua durante las acciones de supresión de incendios.

Durante años, los bomberos han conocido los potenciales riesgos representados por los componentes estructurales desarrollados mediante ingeniería y las características de las construcciones de peso liviano. Aun así, es necesario que los bomberos sepan que podría haber un potencial derrumbe cuando dichos componentes estructurales se ven involucrados o expuestos al fuego. El conocimiento de las características de construcción de edificios, mediante la planificación previa a un incendio, recorridos e inspecciones de los edificios, le permite a los bomberos y oficiales del cuerpo de bomberos diseñar en plazos más cortos, su estrategia y tácticas que tomen en cuenta la rápida propagación del incendio y el potencial de un derrumbe en edificios con construcciones de peso liviano.

AISLAMIENTO DE FIBRAS NATURALES O COMPONENTES DEL EDIFICIO

Organic Valley se enorgullece de su compromiso con la sustentabilidad ambiental y no solamente de los productos que comercializa. Su sitio web incluye un informe detallado sobre este compromiso , en el que se remarca el uso de las fuentes de viento y energía solar, que utiliza la cooperativa y además cita que el 32% del combustible utilizado por su flota local, es aceite vegetal puro o de base biológica; y tienen como meta para antes del 2015, que sea el 60%.

Lo mismo es válido para su sede de La Farge. En el sitio web de la cooperativa se incluye una lista de las numerosas características “biológicas” del edificio, desde tecnologías de ahorro de energía hasta materiales de construcción con bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles, que pueden afectar la calidad del aire. Se utilizaron diversos materiales renovables y reciclados en la construcción del edificio de Organic Valley, incluido el material de aislamiento, que fue fabricado con tela vaquera reciclada post-consumo y tratado con un moho e inhibidor de moho no tóxico.

El material de fibra de algodón tiene un valor aislante similar al de los aislamientos de fibra de vidrio convencionales pero a diferencia de estos últimos que no son combustibles el material de fibra de algodón resulta combustible en determinadas condiciones. En Organic Valley, el aislamiento de algodón desempeñó un importante rol en el recorrido del fuego por los espacios ocultos de muros y cielorrasos. La bibliografía de los productos indica que el material de aislamiento tiene una “certificación contra el fuego de Clase A”—más específicamente, la bibliografía cita una certificación superior de “Clase 1” para la propagación de las llamas, según la prueba descripta en ASTM E84 y una certificación superior de “Clase 1” en la prueba de humo descripta en UL 723, aunque estas pruebas en realidad solamente aplican certificaciones de Clase A, B o C. También es posible que estas pruebas puedan no ser las correctas para aplicar a este material en particular. La bibliografía de los productos no especifica si el material de aislamiento había sido tratado con retardador de llama.

El uso de materiales aislantes de fibras naturales es cada vez más frecuente como un medio para cumplir con los requisitos de las “construcciones ecológicas”. Los bomberos necesitan saber cuándo este tipo de aislamiento se utiliza dentro de un edificio, debido a que el potencial recorrido del fuego en espacios verticales y horizontales tendrá que ser tomado en cuenta.

SISTEMAS FV

Actualmente, en el campo de la construcción de edificios, resultan relativamente nuevas las instalaciones de sistemas de paneles FV en, sobre y alrededor de muchos tipos de estructuras. Los cuerpos de bomberos se encuentran con estos sistemas de paneles en las azoteas de todo tipo de ocupaciones, desde viviendas unifamiliares hasta en grandes edificios industriales. Los sistemas pueden ser tan pequeños como de unos pocos paneles que complementan el sistema eléctrico de un edificio, o tan grandes como cientos de paneles diseñados para suministrar energía a las instalaciones, así como también para su reventa a la compañía del servicio público local.

Una importante consideración, en especial para los bomberos, es saber y tener en cuenta que mientras sigan recibiendo una considerable cantidad de luz, los paneles FV pueden continuar generando energía eléctrica. La interacción de los bomberos alrededor o debajo de los paneles—especialmente en las condiciones desfavorables, por la presencia de humo y gases calientes, asociadas con el combate de incendios—hace que el desarrollo de las tareas en las cercanías de sistemas de paneles FV sea una operación peligrosa. El acceso al techo en medio de paneles FV puede ser dificultoso, debido a los conductos y otros componentes del sistema FV que están ubicados en toda el área del techo. Durante el combate de incendios es importante tomar en cuenta que el sistema de paneles FV no puede ser “simplemente apagado”, dado que generan corriente eléctrica continuamente. Sin embargo, pueden estar aislados del sistema eléctrico del edificio.

En el incendio de Organic Valley, la decisión de no enviar a los bomberos al techo del edificio para las operaciones de ventilación fue tomada prontamente. Esto terminó siendo una precisa evaluación del riesgo, cuando posteriormente se detectó que, dado el derrumbe del sistema del techo del edificio, la cubierta del techo estaba energizada debido a los paneles FV en contacto con los paneles de metal del techo. Tanto las acciones de supresión como de revisión y reacondicionamiento fueron complejas debido al hecho de que el sistema FV continuaba generando electricidad. En el incendio de Organic Valley, como en la mayoría de los incendios en sistemas FV, los bomberos no pudieron acceder a muchas de las áreas de la estructura hasta que los paneles fueron quitados o aislados de manera segura.

SUMINISTRO DE AGUA Y DESEMPEÑO DE LOS ROCIADORES

En tanto al suministro de agua público, La Farge tiene las características habituales y está diseñado y dispuesto para satisfacer las necesidades del centro de la ciudad en un día normal: para uso doméstico, industrial liviano y comercial. Un incidente de incendio de grandes dimensiones, para el que se usan miles de galones de agua en un corto período y que utiliza solamente el sistema de agua doméstico, puede, generalmente, representar una carga adicional para el sistema y provocar su falla. En el incendio de Organic Valley, el derrumbe del techo y la posterior rotura de la tubería principal de los rociadores del ático derivó en un rápido drenaje de los tanques de retención del sistema de agua comunitario.

Es necesario que los cuerpos de bomberos tomen en consideración dichos escenarios cuando se enfrentan al desarrollo de sus comunidades. Los bomberos necesitan saber si el suministro de agua público se verá sobrecargado por un incidente de grandes dimensiones y necesita planificar alternativas tales como las operaciones con camiones cisterna que se utilizaron durante el incendio de Organic Valley o el uso de una manguera de gran diámetro que transfiera agua desde una fuente estática, como un lago o estanque o embarcación para combate de incendios, hasta un incendio. (Ver “El problema FV”, a continuación.)

La investigación del incendio de Organic Valley confirmó que el sistema de rociadores del edificio funcionó de acuerdo con lo previsto, pero su efectividad se vio afectada por las circunstancias del incendio. Los rociadores funcionaron dentro del edificio, incluido el ático, pero debido al recorrido vertical y horizontal del fuego en los espacios ocultos del ala oeste del edificio, no lograron implementarse todas las capacidades de supresión de los rociadores. Los veedores dijeron que los rociadores pudieron lentificar el incendio, pero no pudieron llegar al asentamiento del fuego para una extinción efectiva.

Los desafíos que se plantearon en el incendio de Organic Valley subrayaron más ampliamente temas que se presentan, en la seguridad contra incendios, relacionados con las construcciones sustentables. Las técnicas de construcción de edificios ecológicos están cobrando impulso en todo el mundo, ya que los códigos de edificación requieren un mayor ahorro de energía y dado que se otorga mayor crédito a los edificios y emprendimientos que aplican métodos, materiales de construcción y equipos que permitan el ahorro de energía. A medida que se emprenden estas acciones, es importante reconocer que las partes interesadas no son solo los ocupantes de edificios y los bomberos; incluyen también a los diseñadores de edificios, los diseñadores e instaladores de sistemas, a los inspectores, a los responsables de la elaboración de los códigos y otros. Todas estas partes interesadas deben participar en los debates en curso, sobre la mejor manera de abordar los interrogantes que surgen, sobre seguridad contra incendios en estructuras que utilicen estas nuevas y emergentes tecnologías.

NFPA ya está desempeñando un importante rol en la conducción de dichos debates. El Código Eléctrico Nacional de 2014, por ejemplo, ha introducido cambios con el fin de contemplar las inquietudes relacionadas con la seguridad de los bomberos respecto de los paneles FV y en la edición 2012 de NFPA 1, Código de Incendios, Sección 11.12 se incluye información sobre un amplio rango de temas relacionados con sistemas de paneles de FV. Además, la Fundación de Investigación de Protección contra Incendios interviene en actividades de investigación que contemplan los distintos aspectos de la seguridad de las construcciones ecológicas. Esta tarea, así como aquella emprendida en Underwriters Laboratories y en otras entidades, promete ofrecer los fundamentos analíticos de algunos de los problemas asociados con la construcción sustentable.

Durante años, los bomberos han proporcionado anécdotas que evidencian estos problemas y organizaciones como la National Association of State Fire Marshals (Asociación Nacional de Jefes de Bomberos Estatales) han cumplido un rol fundamental en posicionar estos temas entre las inquietudes más importantes para ser abordadas. En la actualidad y durante los años venideros, la cantidad de información que prometen brindar los bomberos en esta área específica, serán de gran utilidad para la elaboración de códigos y normas adicionales.

Bob Duval es director regional de Nueva Inglaterra (EE.UU.) e investigador de incendios de NFPA.

El Problema FV

El 1 de septiembre de 2013, se produjo un incendio en un depósito de alimentos de almacenamiento en frío de 366,000 pies cuadrados (34,003 metros cuadrados) de Dietz&Watson,elproblemaFVMás de 7,000 paneles FV cubrían el techo del depósito de Dietz & Watson de New Jersey, lo que dificultó las acciones de combate del incendio.

situado en Delanco, New Jersey. Cuando las primeras unidades arribaron al lugar, informaron la presencia de un incendio en el techo del edificio. Cuando los bomberos observaron el techo con las escaleras aéreas, vieron que toda la superficie del techo estaba cubierta con paneles fotovoltaicos (FV)—más de 7,000 paneles—que se utilizaban para generar energía eléctrica para el edificio, así como para su reventa a la compañía del servicio público.

La presencia de los paneles hizo que fuera difícil, si no imposible, para los bomberos acceder al asentamiento del fuego. El incendio fue combatido de una manera defensiva en toda su extensión y el edificio y sus contenidos fueron completamente destruidos. El intenso incendio requirió la respuesta de cientos de bomberos y gran cantidad de vehículos de todo el estado, y llevó más de 24 horas controlarlo.

El incendio de Dietz & Watson está entre los últimos de una serie de incendios en que la presencia de paneles de FV, de uso cada vez mayor en azoteas de edificios industriales y comerciales presentara un problema. El acceso a azoteas y los temas relacionados con la seguridad eléctrica que plantean estos sistemas son una gran preocupación para los bomberos, en especial si se toma en consideración que, la creciente popularidad de los paneles FV significa que la interacción entre bomberos y equipos eléctricos energizados tenderá a aumentar en los próximos años.

Para abordar estas inquietudes, diversos estados están considerando la promulgación de leyes cuyo propósito sería mejorar la seguridad de los bomberos trabajando en cercanía con los sistemas de paneles FV. En New Jersey, por ejemplo, el proyecto de ley 507 del Senado procura mejorar la seguridad de los bomberos, requiriendo que los edificios no residenciales, con paneles solares en sus techos, tengan colocados cerca de la entrada principal del edificio, emblemas con las letras “P/S”, por paneles solares, para notificar al cuerpo de bomberos local. El proyecto de ley también requeriría que los edificios con paneles FV estén equipados con interruptores de apagado externos, a fin de reducir o eliminar el peligro de electrocución.

NFPA también está desempeñando un rol principal en la consideración de los temas de seguridad contra incendios relacionados con los sistemas FV. El Código Eléctrico Nacional  de 2014, por ejemplo, ha introducido cambios con el fin de contemplar las inquietudes relacionadas con la seguridad de los bomberos respecto de los paneles FV, incluida una disposición para el rápido apagado de los sistemas FV de edificios, y en la Sección 11.12 de la edición 2012 de NFPA 1, Código de Incendios, se incluye información sobre un amplio rango de temas relacionados con estos sistemas. La Fundación de Investigación de Protección contra Incendios está encabezando la investigación sobre las ramificaciones que presentan las construcciones ecológicas y las tecnologías sustentables en su relación con la protección contra incendios y los bomberos, incluyendo temas específicos relacionados con la seguridad que plantean los sistemas de paneles s FV para los bomberos.

Mientras tanto, los bomberos continúan enfrentándose a los potenciales peligros que presentan los sistemas FV. El 1 de diciembre de 2013, otro incendio ocurrido en New Jersey, en el que se vieron involucrados los paneles de la azotea de un edificio comercial—esta vez en el Municipio de Florence—provocó daños en varios de los sistemas. Se observaron dos diferencias importantes entre este incendio y el incidente de Dietz & Watson: el incendio del Municipio de Florence fue detectado tempranamente y la disposición de los sistemas de paneles FV en el techo permitió al cuerpo de bomberos acceder al área del incendio. Los bomberos pudieron aislar el incendio sin exponerse directamente a los arreglos FV energizados. —B.D.

Ecológico + seguro

En 2010, la National Association of State Fire Marshals (NASFM) publicó un informe sobre temas relacionados con el desarrollo y la construcción sustentable, que son motivo de preocupación para los bomberos. Si bien ello identificaba diversas características preocupantes de la planificación y construcción de las comunidades, no se detallaban los datos sobre la extensión real del problema ni los medios específicos para resolver las cuestiones en las distintas etapas de planificación, diseño, construcción y uso de los edificios. Desde ese informe fundamental de la NASFV, se han llevado a cabo otras acciones de investigación para analizar con mayores detalles estos y otros temas relacionados.ecologicoyseguro

En función del análisis llevado a cabo por la Fundación de Investigación de Protección contra Incendios, y de los datos e información suministrados en la investigación del Instituto Nacional de Normas y Tecnología (National Institute of Standards and Technology), Underwriters Laboratories y otros, existen claras indicaciones de un aumento en los peligros y riesgos a los que se enfrentan los bomberos en incendios en edificios realizados con elementos de construcción ecológica. Si dichos elementos no son comprendidos, cuantificados y mitigados, seguirán provocando lesiones y muertes en los bomberos.

A fin de abordar estos problemas, la Fundación de Investigación ha emprendido un nuevo proyecto, “Cuantificación de las características de las construcciones ecológicas para la seguridad del combate de incendios”. Los resultados de esta acción contribuirán directamente a reducir el potencial de lesiones y muertes en el escenario del incendio, ya que facilitarán el reconocimiento de los riesgos relacionados con construcciones ecológicas, y así adoptar respuestas tácticas apropiadas para los entornos de incendio previstos y el desempeño estructural, en función de las construcciones contemporáneas y las cargas de fuego.

La meta del proyecto es reducir las lesiones y muertes de bomberos vinculadas a entornos de incendio desconocidos o no previstos y a respuestas estructurales asociadas con los edificios ecológicos y los elementos de construcción ecológicos. Los objetivos que permiten cumplir con esta meta incluyen la cuantificación del impacto en la seguridad de los bomberos, en un incendio en edificios ecológicos; y el desarrollo de una herramienta de diagnóstico que contribuya a la identificación de las características de las construcciones ecológicas con riesgos significativos y de las opciones de mitigación y la mejor preparación los bomberos para combatir incendios de estas características.

Para lograr estos objetivos, el proyecto desarrollará y someterá a prueba medios para la recopilación de datos sobre incidentes de incendio, específicamente en incendios domésticos que presentan las características de construcciones ecológicas, y en particular aquellos que han provocado lesiones o muertes para los bomberos. Cuantificará el aumento de los peligros o riesgos de incendio, o la disminución del desempeño del fuego, en relación con las características de las construcciones ecológicas de edificios residenciales y comerciales. Mediante la revisión de los datos sobre pruebas de incendio existentes y la realización de pruebas del desempeño del fuego en elementos de construcciones ecológicas seleccionados, entre ellos los sistemas de envoltura de construcciones estructurales y los atrios ventilados de manera natural versus de manera mecánica; desarrollará una herramienta de diagnóstico para contribuir a la evaluación de los peligros y riesgos de incendio de los edificios ecológicos y las características para las construcciones nuevas y existentes; investigará las modificaciones en las tácticas de combate de incendios según sea apropiado para las tecnologías de las construcciones ecológicas; y elaborará los materiales para la capacitación y el entrenamiento del personal de los servicios contra incendios sobre los riesgos para la seguridad y las tácticas en este tipo de construcción.

El proyecto de tres años está dirigido por el Worcester Polytechnic Institute (Instituto Politécnico de Worcester), con la colaboración de la Universidad de Maryland y el FPRF, y se ha previsto su finalización para julio de 2017.
Source: http://www.nfpajla.org/archivos/edicion-impresa/bomberos-socorristas/1150-tormenta-perfecta

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, NFPA Journal, Prevencion, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Tormenta perfecta.

Top 20 Tactical Considerations from Firefighter Research

Posted by Firestation en 04/03/2016

fit

Underwriter Laboratories (UL) Firefighter Safety Research Institute has worked with Firehouse Magazine and BullEx to produce a free, interactive training program on tactical fireground considerations based on nearly a decade of research.

UL has been researching topics such as building construction, modern fire behavior, ventilation, suppression, and more to help firefighters operate more safely and effectively. This research has been performed in collaboration with technical panels of experienced firefighters to ensure that the research is appropriate and applicable to the fire service.

Using the data from UL research and the experience of the technical panels, and teaming with Firehouse Magazine and BullEx, tactical fireground considerations are presented in this training titled Top 20 Tactical Considerations from Firefighter Research. The tactical considerations are organized into five sections:

  • Setting the Stage
  • Fire Dynamics
  • Initial Fire Attack
  • Coordinated Ventilation
  • Thermal Imagers and Basement Fires

The training includes a concise description of each tactic along with a video or picture to further explain the tactic.

Underwriter Laboratories, Inc. and Firehouse Magazine. (2015, November 19) Top 20 Tactical Considerations from Firefighter Research [on-line course]. Retrieved from: http://brevity.next.firehouse.com/issue/561fcf363bab46bf780c3752
Image Credit: Underwriter Laboratories (UL) Firefighter Safety Research Institute

 

Posted in Buceo Humos, Flashover, Formacion, Incendios, Incendios Urbanos, Tecnicas de Intervencion, VPP | 2 Comments »

APP – Ataque en presion positiva.

Posted by Firestation en 23/01/2016

arnalich2

Posted in Incendios, Incendios Urbanos, Tecnicas de Intervencion, VPP | 1 Comment »

Medidas de prevención y protección contra incendios / Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

Posted by Firestation en 17/08/2015

PCI

Posted in Agentes Extintores, Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Legislacion, Manuales, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Medidas de prevención y protección contra incendios / Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

Característica de Seguridad/Riesgo de Seguridad. Escaleras de incendios.

Posted by Firestation en 01/04/2015

Por Carl Baldassarra

 externstairwaydetail_16403

Hace 100 años, en su primer informe presentado al Comité Ejecutivo, el nuevo Comité de Seguridad Humana de la NFPA hizo sonar la alarma sobre los medios de escape de incendios. Un siglo después, todavía estamos luchando contra los problemas que presenta esta tecnología de la era victoriana

En el verano de 1975, se desató un incendio en los pisos más altos de un edificio de apartamentos de cinco pisos, revestido de piedra arenisca, situado en Back Bay, Boston. Los bomberos estaban en el lugar del hecho, con un camión escalera y la dotación participó en el rescate de una joven y de su pequeña ahijada, desde un escape de incendio de un piso superior.

Cuando uno de los bomberos estaba a punto de ayudar a la mujer y a la niña a llegar hasta la escalera, se derrumbó el escape de incendio. Un fotógrafo de un periódico hacía tomas de la dramática escena, y capturó el momento en el que el escape de incendio se desprendió, y la mujer y la niña se desplomaron hacia abajo, cayendo sobre la acera, mientras el bombero se aferraba a la escalera. La mujer murió en el lugar; la niña sobrevivió. Periódicos y agencias de noticias de todo el mundo divulgaron las imágenes— el fotógrafo, Stanley Forman, ganaría un premio Pulitzer por su trabajo de ese día — y se comenzaba el debate sobre la necesidad de códigos de seguridad contra incendios más severos, lo que llevó a que en algunos casos las municipalidades adoptaran reglamentaciones más estrictas que incluían disposiciones para escapes de incendio exteriores.

En NFPA, el debate llevaba ya décadas. Cien años antes, el Comité de Seguridad Humana de la NFPA, recientemente designado, se ocupaba de llevar a cabo un minucioso análisis de la seguridad contra incendios y de edificios. Creado en 1913 como parte de la respuesta de la NFPA al incendio ocurrido en la Triangle Waist Company, el devastador incidente ocurrido en 1911 en una fábrica de indumentaria de la Ciudad de Nueva York, en el que murieron alrededor de 150 personas, el comité dedicó sus primeros años al análisis de los incendios de mayor envergadura que provocaron pérdidas de vidas no solamente el de Triangle, sino también el incendio del Teatro Iroquois ocurrido en Chicago, en 1903 (más de 600 víctimas fatales), el incendio de la Escuela de Lake View, ocurrido en Collinwood, Ohio, en 1908 (en el que murieron 175 personas), el incendio de la fábrica de indumentaria Binghamton, ocurrido en el estado de Nueva York, en 1913 (31 víctimas fatales) y otros. Desde el principio, el comité reservó algunas de sus más duras críticas a los escapes de incendio, que solía considerar como una solución problemática para el problema aún mayor de sacar a las personas de un edificio, de manera rápida y segura ante un incidente de incendio.

Después del incendio de Triangle, las municipalidades de todo el país habían comenzado a promulgar leyes que requerían medios de emergencia para egresar desde edificios y las escaleras exteriores hechas de hierro forjado se transformaron en el método predominante para obtener dichos medios—aunque no sin generar nuevos problemas. En su informe presentado al comité ejecutivo de la NFPA, en 1914, el Comité de Seguridad Humana observó diversos “defectos comunes”, presentes en “un muy alto porcentaje de los escapes de incendio exteriores que actualmente se utilizan”. Entre dichos problemas se incluía la inaccesibilidad, su tendencia a estar desprotegidos contra el fuego y su deficiente diseño—muchos de los escapes de incendio más antiguos eran poco más que una serie de escaleras verticales empernadas a muros exteriores. Entre otros aspectos se incluía la ausencia de escaleras desde el segundo piso hasta la planta baja, condiciones generales deficientes, recubrimiento de hielo y nieve, y su uso como áreas de almacenamiento exteriores por parte de los arrendatarios del edificio. A pesar de dichos defectos, el comité expresó: “Lo cierto es que el escape de incendio exterior es la disposición especial más habitual para un escape, [y] que ello esté escrito en la legislación de los estados, y seguirá siendo así durante mucho tiempo”.

Un siglo después, todavía existen estos problemáticos escapes de incendio en muchos edificios antiguos. Sin embargo, los escapes de incendio generalmente no se encuentran a la vista y entonces tampoco se piensa mucho en ellos; son características de los edificios que se da por descontado son salidas secundarias “adecuadas” sin someterlos a demasiado análisis, aunque pueda ser sencillo para los profesionales en protección contra incendios descartar la capacidad de los escapes de incendio de brindar un beneficio mensurable para el egreso. De hecho, debido a los peligros que plantean los escapes de incendio en sí mismos, no han sido reconocidos como un medio de egreso aceptable en las construcciones nuevas. Desde la creación del Código de Salidas de Edificios—el precursor del NFPA 101, Código de Seguridad Humana—en 1927. La alternativa es la escalera con cerramiento certificada contra incendios, que también fue reconocida en la edición de 1927 del Código de Salidas de Edificios como un medio de egreso suficientemente confiable y de fácil uso, y con el que la mayoría de las personas tienen experiencia por el uso diario que hacen.

Pero, mientras los esfuerzos de preservación en todo el país procuran mantener los viejos edificios, y mientras estas estructuras son tenidas en cuenta para ser renovadas como parte de las acciones de remodelación de sus principales barrios, los escapes de incendio generalmente se incluyen como parte de los medios de egreso de dichos edificios. Dada nuestra tendencia a pasarlos por alto, se pierden, a veces, las oportunidades de hacer cumplir los requisitos de adecuación de las aberturas protectoras y de perfeccionar el acceso a los escapes de incendio. El riesgo de incendio asociado con algunos de estos edificios no siempre es evidente: un grave incendio en un piso inferior requeriría que muchas personas utilicen los escapes de incendio, sometiéndolos a una prueba física que podrían no haber tenido durante décadas, si es que alguna vez la tuvieron. Nuestras ciudades más antiguas están repletas de edificios con escaleras centrales únicas, o incluso con escaleras sin cerramientos, lo que coloca en un nivel aún más alto de importancia a los escapes de incendio como el medio de egreso secundario.

Si bien el uso real de los escapes de incendio para un egreso de emergencia no se somete frecuentemente a prueba, los riesgos siguen vigentes. Un trágico incidente de incendio en el Edificio de la Administración del Condado de Cook, situado en el centro de Chicago, ocurrido en 2003, se llevó la vida de seis personas. Una encuesta posterior, realizada en cientos de edificios de altura de la ciudad reveló un sinnúmero de deficiencias relacionadas con los escapes de incendio existentes, desde aberturas en muros no protegidas a condiciones de acceso difíciles o casi imposibles—problemas estos, idénticos a aquellos criticados por el Comité de Seguridad Humana de la NFPA casi un siglo antes y características estas, comunes en los escapes de incendio en comunidades de todo el país. Todos los escapes de incendio exteriores conllevan interrogantes fundamentales: en última instancia, ¿puede el escape de incendio ser usado de manera eficaz cuando sea necesario, ya sea por los ocupantes del edificio o por los socorristas de emergencias? ¿Se mantendrá anexado al edificio si se utiliza? ¿Funcionarán conjuntamente las piezas que lo componen? ¿Puede ser útil para los ocupantes de un edificio que tengan discapacidades?

Esos interrogantes, en y por sí mismos, no constituyen un problema. Para los profesionales en incendios, la dificultad—y nuestra actual problemática con esta heredada tecnología de los escapes de incendio es que, con demasiada frecuencia, no tenemos respuestas.

Cómo hemos llegado aquí: una breve historia de los escapes de incendio
La construcción de edificios de mayor altura en los Estados Unidos comenzó a mediados del siglo diecinueve. Muchos de esos edificios tenían solamente una única escalera de madera abierta, ubicada en el centro del edificio y conectada a los corredores que utilizaban los apartamentos o áreas de oficinas, generalmente con una configuración de “sin salida”. Si bien eran convenientes, estas escaleras eran el único y exclusivo medio de acceso y egreso diario, y presentaban un doble riesgo: ser tanto inutilizables en un incidente de incendio como de ser un medio para la rápida propagación vertical del fuego. A ello le siguieron diversos incendios fatales.

En 1860 en la Ciudad de Nueva York, se requirió que todos los edificios residenciales de más de ocho unidades tuvieran un medio de escape secundario. Ese mismo año, Baker y McGill, de la Ciudad de Nueva York, patentaron un diseño que incorporaba casi la totalidad de los componentes principales de lo que actualmente reconocemos como el tradicional escape de incendio de balcones de hierro exterior, que constaba de una serie de escalones o escaleras ajustables o estacionarios.

En respuesta a un impulso para la reforma de viviendas, en 1867 el Estado de Nueva York aprobó la primera Ley de Casas de Vecindades (Tenement House Act), que obligaba a que todos los inquilinatos nuevos y existentes estuvieran equipados con escapes de incendio. Sin embargo, se consideró que la ley no era lo suficientemente específica como para ser efectiva, ya que solamente requería que los inquilinatos tuvieran escapes de incendio o “algún otro” medio de egreso aprobado. Se incluyeron mejoras graduales en la segunda Ley de Casas de Vecindades, aprobada en 1870 y en sus enmiendas, adoptadas en 1887.

El Día de San Patricio, en 1899, se desencadenó un incendio en el segundo piso del Hotel Windsor, de la Ciudad de Nueva York. El fuego se propagó rápidamente, dejando atrapadas a una gran cantidad de personas que estaban en los pisos superiores del edificio de siete plantas. El edificio contaba con una pequeña cantidad de escapes de incendio, aunque algunos informes indicaban que las oleadas de fuego que salían de las ventanas habían provocado su calentamiento excesivo, lo que impedía que pudieran ser utilizados. Las habitaciones para huéspedes estaban equipadas con sogas previstas para ayudar a la gente a ir hacia un lugar seguro; la dificultad de descender por una soga fue descripta, en uno de los relatos, como “un acto que solamente puede requerirse de un gimnasta”, e incluso muchos de quienes podían hacerlo eran obligados a soltar la soga cuando esta quemaba sus manos. Como resultado, muchas personas cayeron y murieron o saltaban de las ventanas para escapar de las llamas; el derrumbe de la estructura mató a muchas otras personas. Murieron casi 90 personas en el incidente. El incendio dio lugar a un torrente de protestas sobre el uso de sogas como un medio de escape. Se presentaron nuevos proyectos de ley para escapes de incendio en el Estado de Nueva York, que incluían las más pormenorizadas disposiciones sobre su construcción y uso.

Un momento decisivo para la seguridad de los edificios tuvo lugar el 26 de marzo de 1911, cuando un incendio ocurrido en Triangle Waist Co., una fábrica de indumentaria ubicada en los pisos octavo, noveno y décimo de un edificio de once pisos situado en la parte meridional de Manhattan, se llevó la vida de casi 150 empleados, en su mayoría niñas y mujeres jóvenes. La atroz pérdida de vidas fue atribuida en parte a la existencia de salidas interiores inadecuadas y bloqueadas, así como a un escape de incendio situado en la parte posterior del edificio que se derrumbó y provocó la muerte de una gran cantidad de personas que intentaban huir. Fueron consideradas responsables de la tragedia, la falta de una autoridad global en la Ciudad de Nueva York que exigiera el cumplimiento de las reglamentaciones y la vaguedad de la ley sobre salidas. El Artículo 103 del código de edificación de la ciudad incluía en su texto “correctos y suficientes” escapes de incendio, escaleras u otros medios de egreso, y dejaba que los términos “correcto/a y suficiente” fueran interpretados por cada inspector.

El impacto del incendio de Triangle repercutió más allá de Manhattan y del Estado de Nueva York. NFPA comenzó a debatir sobre la seguridad humana después de lo sucedido en Triangle, y ello incluyó una determinante evaluación de los escapes de incendio. Esas conclusiones, publicadas en el informe trimestral de la asociación en 1911, fortalecían la actitud del público acerca de la disminución de la seguridad del escape de incendio exterior:

Desde hace ya largo tiempo se ha reconocido que el habitual formato exterior de la serie de escalones de tipo escalera de hierro anclada en el costado del edificio resulta lamentablemente engañosa. Durante un cuarto de siglo este dispositivo ha sido el principal elemento de tragedia en todos los incendios que provocaron pánico. Atravesando sucesivamente las aberturas de ventanas de cada uno de los pisos, las lenguas de fuego que salían de las ventanas de cualquiera de los pisos obstruían el descenso de todos los que estaban en los pisos situados encima. Sus plataformas generalmente son lastimosamente pequeñas y una desesperada corrida hacia ellas desde varios pisos al mismo momento hace que se congestionen y atasquen irremediablemente. Se trata de una improvisada creación fruto de la avaricia de los dueños de propiedades; y que con frecuencia se vuelven aún más inútiles por la ignorancia de los arrendatarios que las abarrotan de botellas de leche, neveras y otras obstrucciones.

Como resultado del incendio en Triangle y de otros incendios en los que hubo gran cantidad de víctimas fatales, NFPA creó el Comité sobre Seguridad Humana en 1913, a fin de que se formularan las recomendaciones requeridas para mejorar la seguridad en las salidas de edificios. Los informes del comité se publicaron en forma de panfletos, entre ellos el de “Escaleras exteriores para salidas de incendio” (1916). El comité no reconocía a los escapes de incendio como un medio de egreso aprobado para las construcciones nuevas y solamente los recomendaba para corregir deficiencias en los edificios existentes.

El trabajo del comité contribuyó a la creación del Código de Salidas de Edificios, que fue aprobado en 1927. El Código de Salidas de Edificios incluía una nueva disposición que especificaba a las escaleras exteriores, y no a los escapes de incendio, como un medio de egreso exterior. Las escaleras exteriores aplicaban criterios más rigurosos que los de los escapes de incendio respecto del ancho, huellas, contrahuellas, materiales de construcción y de la protección de la escalera desde un espacio interior del edificio mediante aberturas certificadas. El código también incluía lo siguiente:

201. Las escaleras exteriores especificadas en este código son muy superiores a los escapes de incendio ordinarios que comúnmente se encuentran en los edificios existentes. Estos escapes de incendio absolutamente inadecuados, endebles, pronunciados, no protegidos contra el fuego en la estructura a la que están adosados, constituyen, realmente, una amenaza, ya que dan una falsa sensación de seguridad. Dichos escapes no están reconocidos en este código.

Aún las mejores escaleras exteriores construidas de acuerdo con lo establecido en este código presentan serias limitaciones que pueden evitar su efectivo uso al momento de un incendio. Incluso cuando se brinde protección en las ventanas, las condiciones pueden ser tales que el fuego (o el humo proveniente del fuego) en los pisos inferiores puede hacer que las escaleras se vuelvan intransitables antes de que los ocupantes de los pisos superiores hayan tenido tiempo para utilizarlas. Las escaleras exteriores pueden estar bloqueadas por nieve, hielo o aguanieve en el momento en que son más necesarias.

Es probable que las personas que utilizan las escaleras exteriores a una altura considerable sientan temor y desciendan, si lo hacen, a una velocidad mucho menor que con la que lo hacen por escaleras situadas en el interior de un edificio. . . Los ocupantes de edificios no las utilizarán tan prestamente en caso de incendio como lo harán con el medio de salida habitual, la escalera interior. Debido a que se trata de un dispositivo de emergencia de uso no habitual, su mantenimiento puede no ser tenido en cuenta.

A pesar de sus defectos, los escapes de incendio han funcionado de manera eficaz durante décadas y han contribuido a salvar innumerables vidas durante incidentes de incendio y otras emergencias. El incendio ocurrido en 1946 en el Hotel LaSalle de Chicago mostró, al menos, un éxito parcial de los escapes de incendio. El hotel de 1000 habitaciones fue construido en 1909 y se lo consideraba “el más confortable, moderno y seguro del área occidental de la Ciudad de Nueva York”. Se desató un incendio cerca del vestíbulo poco después de la medianoche que se propagó rápidamente; los trabajos de remodelación y la existencia de una escalera abierta permitieron que el denso humo subiera por la totalidad de altura de los 22 pisos del hotel, dejando a las escaleras intransitables. De las 61 personas que murieron en el incendio, la mayoría fallecieron por inhalación de humo. Aproximadamente 900 huéspedes pudieron abandonar el edificio, muchos de ellos a través de los escapes de incendio. Las fotografías periodísticas del incidente claramente mostraban filas de huéspedes moviéndose tranquilamente por los escapes de incendio en zigzag del edificio. El incendio llevó a que el municipio de la ciudad de Chicago promulgara nuevos códigos de edificación para hoteles y procedimientos para el combate de incendios, entre ellos la instalación de sistemas de alarma automática e instrucciones para la seguridad contra incendios en el interior de las habitaciones de hoteles.

Uno de los últimos edificios de arquitectura trascendental que incluía escapes de incendio fue el Edificio del Commonwealth, actualmente conocido como Edificio de la Equidad, situado en Portland, Oregón. Diseñado por Pietro Belluschi, un reconocido arquitecto modernista, fue uno de los primeros edificios de altura construido con metal y vidrio (originalmente de 12 pisos, posteriormente de 14) edificado hasta la fecha. Fue finalizado en 1948 con grandes elogios y en 1982 recibió el premio a los 25 años otorgado por el Instituto Americano de Arquitectos. Figura también en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

El edificio fue un ejemplo precoz de un sistema de muro de cortina sellado, con aire acondicionado central—un diseño que en apariencia no es congruente con los escapes de incendio exteriores. Sin embargo, no son muchas las construcciones que se han efectuado antes, y los códigos no han sido, aparentemente, actualizados para que contemplen, o prohíban el uso de, escapes de incendio exteriores. Presumiblemente, quien desarrollaba el proyecto lo que quería era maximizar la dimensión de área rentable e insistía en que se utilizaran escapes de incendio en lugar de escaleras interiores. Se considera que el resultado es un raro ejemplo de un rascacielos de metal y vidrio posterior a la Segunda Guerra Mundial que cuenta con un escape de incendio.

De aquí en adelante
El Código de Seguridad Humana ha favorecido a las escaleras interiores protegidas para las construcciones nuevas desde su inicio en 1927, disposiciones que se mantienen en el código hasta la actualidad. Sin embargo, los escapes de incendio exteriores pueden ser agregados a la mayoría de los edificios —las ocupaciones educacionales son una excepción notable—cuando esté permitido por las autoridades locales. En esos casos, no obstante, no se permiten escaleras, debido a la dificultad de utilizarlas en condiciones adversas; ni el acceso a través de ventanas, que también presenta dificultades para llegar de manera segura al escape de incendio. Solamente se permite el acceso a través de puertas que cumplan con los criterios especificados.

El código también incluye disposiciones sobre la inspección y mantenimiento de los escapes de incendio. Como muchas otras características para la seguridad contra incendios, el mantenimiento de los escapes de incendio es esencial para garantizar su uso y su seguridad. Los escapes de incendio deben mantenerse libres de obstrucciones, debe haber un libre acceso dentro del edificio a través de puertas y ventanas, los protectores de aberturas resistentes al fuego deben estar debidamente instalados y debe mantenerse la integridad estructural del escape de incendio y sus anclajes a la estructura del edificio. Este es un enfoque crítico para la inspección de los escapes de incendio; en enero, una persona murió y dos resultaron gravemente heridas cuando se derrumbó un escape de incendio del tercer piso de un edificio de apartamentos de Filadelfia. Durante una celebración de cumpleaños, las personas habían salido al balcón del escape de incendio para fumar.

La oxidación es la principal amenaza para el deterioro del hierro fundido y forjado. Si se deja que el proceso continúe, el metal puede deteriorarse completamente. La prevención y eliminación de herrumbre es el primer paso para la conservación de los escapes de incendio. La oxidación también se produce cuando la humedad se acumula en juntas, grietas y fisuras de la mampostería a la que está anclado el escape de incendio. La corrosión puede provocar el deterioro del hierro y de la mampostería, lo que debilita el anclaje a la estructura. Los pernos deberían ser quitados e inspeccionados como parte de la inspección regular de los escapes de incendio. Podría ser necesario reemplazar la ferretería si el deterioro es serio. El descuido durante un largo plazo puede llevar a una falla estructural que incluya la pérdida del anclaje al muro de mampostería.

Si bien la misma exposición al fuego es ampliamente reconocida como una amenaza a la integridad estructural del hierro forjado expuesto, dicha consideración no era generalmente tenida en cuenta en la instalación de escapes de incendio. No hay antecedentes claros sobre este tema. Es evidente que el impacto de las llamas sobre la estructura de soporte durante un período de tiempo suficiente eventualmente debilitaría el material y provocaría una falla. Ese tema, sin embargo, no ha sido contemplado en los criterios de instalación de escapes de incendio más allá de las protecciones para aberturas requeridas, presumiblemente en beneficio de los ocupantes del edificio que podrían estar expuestos durante el uso del escape de incendio.

Durante largo tiempo se ha presumido que el uso de escapes de incendio por parte del público en condiciones de emergencia es una experiencia indeseable, a juzgar por el informe del Comité sobre Seguridad Humana de hace casi 100 años. Esta no es una inquietud infundada, dado que generalmente no se entrena a las personas ni se hacen simulacros sobre el uso de los escapes de incendio. El comportamiento humano también indica que muchas personas considerarán extremadamente indeseable salir por un escape de incendio, en general sobre una plataforma enrejada a muchos pies de altura y frecuentemente con un clima adverso o en la oscuridad. Estos dispositivos han sido claramente previstos para ser utilizados como un último recurso en caso de que las vías interiores se vuelvan inutilizables. Por estos motivos, el mantenimiento de un acceso libre y la prueba regular de los componentes operativos es aún más importante para evitar lesiones durante el egreso de ocupantes inexpertos y no entrenados, así como de los socorristas que podrían necesitar hacer uso de los escapes de incendio en una emergencia.

En general, puede argumentarse que, basándose en una revisión de diversos códigos actuales, los requisitos de inspección y mantenimiento de escapes de incendio son incongruentes y podrían hacerse más estrictos. Si bien los códigos generalmente son claros acerca de que no pueden usarse escapes de incendio en las construcciones nuevas, son pocos los requisitos que contemplan a los escapes de incendio de los edificios existentes. Tanto NFPA 1, Código de Incendios, como NFPA 101 solamente incluyen referencias generales para el mantenimiento de escapes de incendio. Aparte del requisito de mantener los medios de egreso libres de obstrucciones, no hay criterios específicos sobre la frecuencia o método para la inspección, pintura o prueba de carga de los escapes de incendio. (La edición 2012 del Código Internacional de Incendios ha ampliado en cierta medida los criterios para inspección, prueba y mantenimiento.) Una revisión general y la modificación de los códigos podrían representar una mejora significativa en los criterios para inspección y mantenimiento, y la correspondiente mejora en la seguridad humana para los ocupantes de edificios y los socorristas. Grupos tales como la Asociación Nacional de Escapes de Incendio están trabajando para una mayor concientización y ofrecen entrenamiento y servicios sobre escapes de incendio. Reglas y reglamentaciones normalizadas pueden contribuir a aumentar el tiempo de vida de los escapes de incendio existentes.

Además, criterios adicionales para la mejora de la protección y el arreglo del acceso a los escapes de incendio al momento de llevar a cabo las renovaciones de un edificio deberían estar específicamente incluidos en los códigos de incendio y en los códigos de edificación existentes. Dichas renovaciones pueden ser la única oportunidad razonable de mejorar el nivel de seguridad que brindan los escapes de incendio durante el tiempo de vida de un edificio.

Los escapes de incendio continuarán siendo parte del entorno de un edificio en los próximos años y es fundamentalmente importante que sean apropiadamente inspeccionados y mantenidos, y que nuestros códigos y normas se mantengan vigilantes en la formulación de los criterios para así hacerlo a los propietarios y a la comunidad responsable de hacer cumplir lo establecido. Asimismo, al momento de llevar a cabo las renovaciones principales de un edificio, los profesionales de diseño deberían eliminar el uso de escapes de incendio mejorando otras características para el egreso, siempre que fuera factible. Nos arriesgamos a una tragedia mayor al permitirles que se oculten a plena vista.

Carl Baldassarra es un ingeniero certificado en protección contra incendios de Chicago

– See more at: http://www.nfpajla.org/?activeSeccion_var=50&art=634#sthash.cRdMvFLG.dpuf

Posted in Edificacion, Historia, Incendios, Incendios Urbanos, Legislacion, NFPA Journal, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Característica de Seguridad/Riesgo de Seguridad. Escaleras de incendios.

 
A %d blogueros les gusta esto: