FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 673 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,863,346 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Equipos/Instrumentos’ Category

Dispositivo Lucas® en la reanimación cardiopulmonar

Posted by Firestation en 21/10/2016

lucas-ifu

El LUCAS® es un dispositivo diseñado para realizar compresiones torácicas de gran calidad, con la ventaja añadida de liberar a un reanimador. Obviamente, al ser una máquina es inmune al estrés y a la fatiga, asegurando unas compresiones torácicas óptimas durante toda la reanimación. En comparación con la reanimación cardiopulmonar (RCP) manual, este dispositivo mejora diferentes parámetros, como el valor de COespirado o el flujo sanguíneo cerebral, sin que se observen más lesiones asociadas a su uso. Su peso relativamente ligero (7,8 kg) lo convierte en un dispositivo ideal para la atención a pacientes que han sufrido una muerte súbita en el medio extrahospitalario.

Las fracturas de costillas y otras lesiones son consecuencias comunes pero aceptables de la reanimación cardiopulmonar (RCP) dada la posibilidad de muerte por parada cardiaca. Después de la reanimación, todos los pacientes deben ser evaluados de nuevo para detectar lesiones relacionadas con la misma.

Ventajas:

– Se puede desfibrilar al paciente sin tener que detener las compresiones torácicas, lo que mejora la tasa de recuperación de la circulación espontánea de la desfibrilación

– El dispositivo mantiene una compresión torácica constante durante un largo periodo de tiempo.

– Una persona queda libre para proporcionar otros cuidados.

– Permite ofrecer compresión torácica eficaz incluso en un vehículo en movimiento, lo que aumenta la seguridad del usuario.

Inconvenientes:

NO se debe el sistema de compresión torácica LUCAS®  en los siguientes casos:

– Si no es posible colocar el sistema LUCAS®  de manera segura o correcta en el tórax del paciente.

– Pacientes de complexión muy pequeña: Si no puede activar el modo de PAUSA o ACTIVO cuando las almohadillas de presión entran en contacto con el tórax del paciente y LUCAS®   alerta mediante tres señales rápidas.

– Pacientes de complexión muy grande: Si no puede fijar la parte superior del sistema LUCAS®   a la tabla posterior sin comprimir el tórax del paciente. (5)

 

CONCLUSIONES:

El sistema de compresión torácica LUCAS® debe utilizarse para realizar compresiones cardiacas externas en pacientes adultos que tengan parada circulatoria aguda, definida esta como la ausencia de respiración y pulso espontáneos y pérdida de conciencia. El sistema LUCAS®  solo debe utilizarse en los casos en que las compresiones torácicas se consideran beneficiosas para el paciente.

Encontramos más ventajas que inconvenientes. La ventaja principal radica en mejorar la eficacia de la técnica y sus resultados, mientras que los inconvenientes se centran en la complexión del paciente.

Al utilizar LUCAS®   la calidad de la reanimación cardiopulmonar se estandariza y se minimizan las interrupciones en las compresiones. Con LUCAS®  las personas que atienden al paciente tienen las manos libres, por lo que se pueden centrar en otras actividades para salvar la vida del paciente. Ya no hay necesidad de elegir entre la seguridad de la persona que atiende al paciente y su movilidad, por ejemplo, al desplazar al paciente sobre el terreno, entre diferentes áreas del hospital o durante el transporte en la ambulancia.

BIBLIOGRAFÍA:

1- Reanimación.net. Trauma-Emergencias-Paciente Crítico. El riesgo versus beneficio del LUCAS (dispositivo mecánico de compresiones torácicas) De revista Anesthesiology. Disponible en: http://reanimacion.net/el-riesgo-versus-beneficio-del-lucas-dispositivo-mecanico-de-compresiones-toracicas-de-revista-anesthesiology/

2- LUCAS Chest Compression System. Disponible en: http://www.lucas-cpr.com/es/lucas_rcp/lucas_rcp

3- Compresor torácico mecánico LUCAS. Medical expo. Disponible en: http://www.medicalexpo.es/prod/physio-control/product-69353-424256.html

4- Zona TES – Revista de formación para Técnicos en Emergencias Sanitarias. Jordi Guiu Rosa y Francesc Carmona Jiménez. Manejo del compresor torácico LUCAS. Disponible en: http://www.zonates.com/es/revista-zona-tes/menu-revista/numeros-anteriores/vol-1–num-1–octubre—diciembre-2012/articulos/manejo-del-compresor-toracico-lucas.aspx

5- http://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/uso-funcionamiento-del-dispositivo-lucas-la-reanimacion-cardiopulmonar/2/

Anuncios

Posted in Equipos/Instrumentos, Marcas Comerciales, Primeros Auxilios, RCP | 3 Comments »

Simulador de ventilacion TEMPEST

Posted by Firestation en 02/09/2016

simulador tempest

Posted in Equipos/Instrumentos, Incendios, Incendios Urbanos, Marcas Comerciales, Materiales, Simuladores, Tecnicas de Intervencion, Ventiladores, VPP | 2 Comments »

Alarmas y notificacion. ¿Puedes oirme, y entenderme?

Posted by Firestation en 21/11/2015

alerta_alarma_medium

Por Robert Schifiliti

10 temas clave que afectan la inteligibilidad de las comunicaciones de voz.

Los sistemas de alarma de incendio que utilizan la voz para informar a los ocupantes y direccionar sus movimientos han sido elementales en la protección contra incendios durante décadas. En años recientes, sin embargo, a medida que proliferaban los sistemas denominados “para todo riesgo” —esos diseñados no solamente para incendios, sino para cualquier situación de emergencia— se abrió una enorme cantidad de interrogantes sobre cómo integrar de manera efectiva la voz a dichos sistemas. Los cambios han llegado rápidamente y han afectado a disciplinas e industrias que previamente tenían poco conocimiento, o necesidad de tales sistemas. También se han llevado a cabo cambios significativos en el código —NFPA 72®, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización— que da tratamiento a estos sistemas. No es de extrañar que los planificadores, diseñadores, autoridades, instaladores y usuarios estén luchando por comprender y aplicar toda esta nueva información.

La confusión puede comenzar incluso con la terminología más básica. “Sistemas de comunicaciones de emergencia” (ECS, por sus siglas en inglés) y “sistemas de notificación masiva” (MNS, por sus siglas en inglés) se usan a menudo como sinónimos, pero no son la misma cosa. La edición 2010 del código NFPA 72 creó una nueva y más amplia categoría de ECS que incluye a los MNS y una variedad de otros sistemas de emergencia. Este Código define un ECS como un “sistema para la protección de vidas mediante la indicación de la existencia de una situación de emergencia y la comunicación de la información necesaria para facilitar una apropiada respuesta y acción,” y la mayoría de las formas de ECS se apoyan en el uso de la voz como estrategia primaria de transmisión de mensajes y comunicaciones.

Las necesidades de un creciente número de usuarios de ECS, desde el uso militar hasta campus universitarios y lugares de trabajo, están forzando a muchos de nosotros a reconsiderar cómo se utiliza la comunicación por voz en estos sistemas. El problema es que muchos de los sistemas de comunicación por voz aún son diseñados bajo los principios de audibilidad en lugar de los de inteligibilidad—otro punto de confusión. Audibilidad significa que usted puede oír algo, por ejemplo una alarma de incendio. Inteligibilidad significa que usted no sólo oye, sino que además, comprende. Es la diferencia entre el sonido y el lenguaje, entre una señal indicadora de la necesidad de tomar acción y un mensaje más complejo que comunica la situación, lo que es necesario hacer, y el porqué de esa necesidad. Los sistemas diseñados en base a la mera audibilidad no son suficientes para asegurar la inteligibilidad, lo que requiere un enfoque más sofisticado en el diseño del audio. Los sistemas de voz fracasarán en su misión prevista si no pueden ser fácil e inmediatamente comprendidos por la audiencia a quien van dirigidos. El sistema fracasará en lograr que la gente haga ciertas cosas, tales como refugiarse en determinado sitio, si el mensaje está mal formulado, si es muy largo o no da en forma adecuada las directivas específicas.

Una encuesta informal de expertos líderes en ECS ayudó a identificar 10 problemas comunes que afectan la calidad de la voz y el uso efectivo de los ECS, temas que no están tratados en forma directa en los requisitos del código NFPA 72. Si bien el cuerpo del código NFPA 72 no contiene información específica sobre el diseño o la evaluación de los sistemas de voz, el Anexo D del Código contiene tanto sugerencias para la buena práctica del diseño de sistemas de voz, como un protocolo bien detallado de prueba de los sistemas. Se puede acceder a una versión de cortesía (sólo lectura) del código NFPA 72 utilizando la página de información online del documento en http://www.nfpa.org/72. Además, la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos publica una guía —la SB 50-2008, Guía de Aplicaciones de Inteligibilidad del Audio en Comunicaciones de Emergencia— disponible en nema.org, la que da tratamiento a algunos de estos problemas de diseño.

1. Audibilidad: No es lo mismo que inteligibilidad
Muchos diseñadores, instaladores y autoridades asumen que si el mensaje de voz es audible, será comprendido. Un sistema de voz debe ciertamente ser audible para ser comprendido; la mayoría de la gente ha tenido experiencias con sistemas localizadores que parecían susurrar y no podían ser comprendidos con ruido ambiental de fondo. Sin embargo, también habrán experimentado algún sistema a volúmenes demasiado altos. Los mensajes de voz a volúmenes muy altos pueden ser distorsionados por la electrónica de sistemas sobrecargados, y a menudo dan por resultado una reverberación excesiva en el espacio.

Aún cuando un mensaje de voz es audible y se presenta a un volumen confortable para la escucha, no necesariamente significa que es inteligible. Un sistema inteligible es un sistema claro, comprensible y capaz de ser comprendido. Imagine la frase “No utilice la escalera B”. Parado en una sala, usted oiría la oración proveniente en forma directa del altoparlante más cercano. Fracciones de segundo después, la frase también provendría del siguiente altoparlante más cercano. Y fracciones de segundo después de eso, la frase rebotaría contra el muro, cielorraso o piso y llegaría a sus oídos fuera de toda sincronía con las otras fuentes. Esto reduce la inteligibilidad, usualmente mediante la pérdida o corrupción de las consonantes existentes en las palabras. En este ejemplo, el “no” podría perderse, haciendo que el mensaje se interpretara exactamente de manera opuesta a la intencionalidad que tenía el mensaje. O, la letra “B” podría sonar como la letra “E”.

Los oyentes no deberían recibir sonidos provenientes de más de una fuente, a menos que estuvieran sincronizados para llegar a sus oídos en el mismo instante. El diseño efectivo de los sistemas de voz requiere que la reverberación sea minimizada, y esto puede hacerse, en parte, no sobrecargando el sistema—no presentándolo en un volumen demasiado alto.

2. La cantidad y espaciamiento de los altoparlantes
Muchos diseñadores de sistemas diseñan un espacio utilizando el mismo número de altoparlantes que utilizarían si colocaran sirenas en un diseño de alarma de incendio básico únicamente de tono. O simplemente utilizan una combinación de altoparlantes con luces estroboscópicas cada vez que se requiere una luz estroboscópica. Ninguno de estos métodos da tratamiento a los factores reales que afectan la inteligibilidad de la voz.

Si su oído está cerca de una fuente de sonido, la fuente no necesita de mucha energía para ser audible. Una buena analogía, son los auriculares, que liberan una cantidad pequeña de energía de sonido directamente en su oído. Incluso cuando sube el volumen hasta el nivel donde usted podría percibirlo como alto, aquellas personas cerca suyo podrían no oír nada. Esta analogía funciona bien para la mayoría de los diseños de sistemas de voz utilizados en el interior de edificios: utilizar más altoparlantes, con menor espaciamiento y funcionando a niveles menores de potencia.

¿Cuántos altoparlantes se requieren? ¿Y a qué espaciamiento y nivel de potencia? Depende. Un buen diseño podría comenzar con el objetivo de lograr un nivel de sonido uniforme donde el oyente nunca experimente una variación mayor a los 6 dB a medida que se mueve por un espacio dado. Este es un objetivo utilizado por ingenieros diseñadores de refuerzos de sonido en salas de reuniones y algunos sistemas de localización. Un sistema de emergencias puede usualmente tolerar una variación mayor, siempre que supere el ruido de fondo y siempre que no se encuentre a un volumen tan alto como para crear reverberación con las superficies.

El nivel de presión del sonido debe ser suficiente como para superar la mayor parte del ruido de fondo, pero no al punto de percibirse como “alto”. Para la mayoría de las ocupaciones, el nivel puede basarse en el nivel de ruido ambiental medido a unos 2000 Hz, una frecuencia que es un componente importante para la inteligibilidad del habla, particularmente para las consonantes. La potencia de salida de un altoparlante varía con la frecuencia y también varía a medida que uno se mueve fuera del eje—ambos afectarán el espaciamiento requerido. Además, un cielorraso más alto efectivamente requiere menos altoparlantes que uno más bajo. Sin embargo, dado que los altoparlantes de un cielorraso alto se encuentran más lejos del oído, podrían requerir una salida en dB un poco mayor, ajustada mediante el uso de una derivación superior en el parlante, o mediante el uso de altoparlantes con una clasificación de potencia diferente. Los Anexos A y D del código NFPA 72 contienen diagramas y algunos debates sobre estos principios.

La edición 2010 del código NFPA 72 incluye un nuevo requisito/herramienta para diseñadores para designar Espacios Acústicamente Distinguibles (ADS, por sus siglas en inglés). Estos son espacios que difieren de otros por su acústica, configuración física, ocupación o diseño de sistemas. El establecimiento de ADS enfoca a los diseñadores y autoridades en la posible necesidad de utilizar principios de diseño diferentes.

3. La ubicación de los altoparlantes
Muro o cielorraso: esa es la cuestión. Los altoparlantes montados en el cielorraso podrían ser más fáciles y menos costosos para instalar y mover en situaciones donde hay instalaciones abiertas y expuestas o que cuentan con cielorrasos suspendidos. El montaje sobre el muro podría ayudar a la colocación de altoparlantes en una ubicación cercana al oyente y a la reducción de los requisitos de potencia.

Es fácil diseñar la cobertura a nivel del oído cuando se conocen las características de un altoparlante. Cada altoparlante produce una salida de sonido audible en forma de cono, y la medida de dicho cono puede variar debido a una cantidad de factores, incluidos aquellos descritos anteriormente. En realidad, cada altoparlante tiene una salida ubicada en algún nivel por debajo del cono descrito por las características del altoparlante. El problema radica en que el nivel puede ser un poco menor en algunos ángulos y que varía con la frecuencia—dos factores que afectan la calidad de la inteligibilidad del habla. No obstante, podría ser aceptable el diseño de algunos espacios con inteligibilidad reducida, particularmente en corredores donde los ocupantes se encuentran a menudo en movimiento y pueden moverse a distancias cortas hacia áreas de mayor inteligibilidad.

4. La calidad de un mensaje pregrabado
La calidad de un mensaje pregrabado puede controlarse mejor que los anuncios por micrófono en vivo. Los mensajes pregrabados deberían ser cuidadosamente guionados y grabados por locutores/comentaristas profesionales que saben cómo utilizar las inflexiones de la voz, pausas y enunciaciones para transmitir significado.

La calidad de un mensaje grabado es en gran parte afectada por el tamaño del chip de memoria de la unidad de control y las especificaciones (profundidad de bits y frecuencia de muestreo) utilizadas para la grabación. Los sistemas de comunicaciones de emergencia no necesitan una alta fidelidad ni un gran tamaño de archivo, como los utilizados por ejemplo, en grabaciones de música, pero en áreas con altos niveles de ruido o acústicas desafiantes, una grabación de mejor calidad podría convertirse en la diferencia entre un sistema inteligible y uno que requiere un tiempo y esfuerzo considerable por parte del oyente para comprenderlo—asumiendo que el mensaje se repite lo suficiente.

En estas situaciones, la calidad puede mejorarse mediante el uso de 16 o 24 bits de profundidad versus la usual profundidad de 8 bits, y mediante el uso de una frecuencia de muestreo de por lo menos 8.000 o 16.000 Hz. La frecuencia de muestreo tiene un impacto directo en las consonantes que son tan importantes para comprender las palabras. La frecuencia de muestreo necesita ser al menos dos veces la mayor frecuencia que se pretende reproducir de manera confiable. De modo que una tasa de muestreo de solo 4.000 Hz podría ahorrar algo de memoria en el chip, pero limitaría la reproducción a sonidos no mayores de 2.000 Hz. Con ese límite de frecuencia, el mensaje de voz sonaría apagado y las consonantes se escucharían de manera distorsionada.

5. El cableado y la potencia
Es bastante común el ver cables de calibre 18 o 16 para circuitos de altoparlantes que tienen una longitud de cientos de pies—los diseñadores que crearon esos circuitos probablemente utilizaron un cable de mayor calibre, 10 o 12, en los altoparlantes de sus home theaters. Dado que los circuitos de audio alternan la corriente, es común medir la pérdida de potencia en decibeles en lugar de medirla en porcentajes de voltaje, como se hace en los circuitos de alarmas de incendio de corriente directa. Los cálculos debe hacerlos el instalador o fabricante para seleccionar la medida del cable que limite la pérdida de potencia a no más de 3 dB.

Ningún diseño es perfecto. La mayoría requerirá el agregado de algunos altoparlantes o el cambio de derivaciones para ajustar el volumen, alto o bajo. Deberían utilizarse medidas de cables que permitan una carga adicional, y debería incluirse capacidad adicional de potencia del amplificador para permitir cambios y ajustes que podrían necesitarse para balancear el sistema. Hay que tener en cuenta que los amplificadores pueden generar distorsión y ruido si se hacen funcionar al límite. Esta es otra razón para aumentar el tamaño del amplificador más allá de lo que requiere el diseño de base.

6. Ubicación y diseño del centro de comando de emergencias
Los arquitectos y propietarios se esfuerzan por optimizar el uso de cada pie cuadrado de un edificio. Contar con un centro de comando de emergencias seguro y resistente a incendios no es habitualmente una prioridad salvo que así lo requiera algún código o reglamentación. Como resultado, muchos sistemas de comunicaciones de emergencia tienen su interfaz central, incluido el micrófono, ubicada en el hall principal del edificio—en general, una de las áreas más ruidosas, y menos seguras del edificio, en particular durante una emergencia.

Los atributos físicos de un centro de comando de emergencias variarán en base a su misión prevista. No obstante, todos los centros de comando necesitan tener niveles bajos de ruido ambiente para permitir a los equipos de emergencia trabajar y comunicarse. Esto se hace mediante el suministro de áreas de trabajo especificas para las diferentes funciones y espacio suficiente para los miembros de los equipos, por ejemplo, el puente de mando de la nave estelar Enterprise, de “Viaje a las Estrellas”, con sus estaciones para tareas específicas, incluida una para el comandante y otra para el oficial de comunicaciones. Deben proveerse tratamientos acústicos para absorber y disipar el ruido conversacional, y los muros y perforaciones de servicio deben construirse para limitar el ruido exterior.

Es importante que cualquier ubicación de los micrófonos se posicione de modo tal que el usuario no se encuentre cerca de los otros que deben continuar hablando. Asimismo, tampoco debería haber un altoparlante en ningún lugar cercano a la ubicación del micrófono, lo que causaría retroalimentación y ruido en el sistema. El cable del micrófono debería ser lo suficientemente largo para permitirle al usuario sentarse en o alcanzar un escritorio o estación de trabajo donde podría haber diagramas, planos operativos, plantillas de mensajes, guiones, u otras anotaciones que necesitara consultar mientras hace sus anuncios. La colocación de material que absorba sonido sobre las ubicaciones de los micrófonos ha demostrado en general que reduce el ruido y aumenta la inteligibilidad de la voz.

7. Complejidad y ergonomía del sistema
La gente ha llegado a esperar interfaces de usuario intuitivas y ergonómicas para computadoras, teléfonos, reproductores de música y otros electrodomésticos. De igual manera, la interfaz de usuario para un ECS necesita considerar la misión y los usuarios. Los sistemas utilizados diariamente para funciones de rutina permiten a los usuarios familiarizarse con los controles y manejar cómodamente la complejidad del sistema; el permitir que un ECS de voz fuera utilizado para propósitos ajenos a la emergencia significó un gran avance en términos de mejorar su uso en la edición 2010 del código NFPA 72. Los sistemas que se utilizan sólo en raras oportunidades, por el contrario, requieren interfaces más simples. Las fuerzas de emergencia como la policía y los bomberos, podrían contar con personal entrenado y capaz de utilizar la interfaz del sistema. En otras situaciones, podría ser necesario para los propietarios el contar con personal calificado disponible para colaborar o emitir anuncios bajo la dirección de los comandantes de emergencia.

Las características del micrófono del sistema son importantes factores ergonómicos que afectan la inteligibilidad de la voz. Algunos micrófonos necesitan mantenerse cerca de la boca, a alrededor de una pulgada o menos. Otros necesitan estar a tres o cuatro pulgadas de distancia. ¿Cómo puede saber el usuario lo que resulta ideal? Un simple diagrama cerca del micrófono puede ser de ayuda. Algunos micrófonos son muy direccionales y deben mantenerse en forma vertical frente a la boca de la persona que habla. Estos micrófonos son útiles en centros de comando pequeños, dado que es menos probable que capten conversaciones paralelas de los laterales. Por otro lado, los micrófonos con una mayor sensibilidad polar son más aptos para que un usuario lleve cómodamente mientras se mueve y realiza otras tareas. El inconveniente que tienen es que recogerán ruidos extrínsecos en centros de comando pobremente diseñados.

8. Cuándo y cómo probar los sistemas de voz
El Anexo D del código NFPA 72, elaborado con la colaboración de la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendio, describe protocolos de prueba detallados, incluida información sobre cómo planificar las pruebas. Los protocolos de prueba en el Anexo no son requeridos; el Código permite su utilización, pero también permite una simple prueba de “escucha”.

El NFPA 72 requiere que los altoparlantes sean probados al momento de la aceptación y una vez al año. La prueba, no obstante, es muy diferente de la de los sistemas únicamente de tono, dado que la inteligibilidad del sistema de voz está afectada por algo más que sólo la audibilidad. La medición de la audibilidad de un mensaje de voz mediante el uso de un medidor de sonido carece virtualmente de significado respecto de la inteligibilidad, dado que la presencia de mobiliario, alfombras, y personas, pueden alterar de manera drástica la calidad de la señal de la voz mediante la absorción de diferentes frecuencias de sonido. Sin embargo, en muchos casos, el mobiliario y las personas pueden mejorar la inteligibilidad de la voz mediante la reducción de la reverberación. Asimismo, dado que diferentes frecuencias de sonido afectan los diferentes sonidos de la voz, llamados fonemas, es importante que el sonido esperado sea incluido como parte de la prueba.

También pueden utilizarse medidores de inteligibilidad para medir el desempeño del sistema. Se reproduce en el sistema un sonido especial que contiene todos los fonemas que componen el lenguaje humano, con el medidor registrando el funcionamiento. El sonido de la prueba puede ser pregrabado en el chip de voz por el fabricante del sistema. El protocolo de prueba establecido en el código NFPA 72 también incluye un método para incluir el micrófono en la prueba. La utilización del micrófono es una oportunidad para la gente de probar cómo obtener la mejor calidad de voz. También es una prueba importante para una pieza más de la electrónica que puede afectar dramáticamente la calidad de la voz.

Una consideración adicional con los mensajes pregrabados es que la calidad de tales mensajes podría no ser tan crítica como la calidad de los anuncios en vivo, porque los mensajes pregrabados se repiten habitualmente varias veces en forma automática, dando a los oyentes la oportunidad de aclarar sonidos o palabras dudosos/as. La investigación ha demostrado que si se entiende alrededor del 80 por ciento de las palabras, la comprensión de las oraciones será de un noventa y pico por ciento, porque el cerebro está acostumbrado a poner las cosas en contexto. Repetir un mensaje varias veces, casi garantiza la correcta recepción del mensaje, excepto en las peores condiciones. Pero el mensaje de un comandante hablando en el micrófono podría no repetirse nunca, o podría repetirse utilizando palabras o estructuras de frases diferentes.

Sin la repetición textual, el ambiente acústico y todas las piezas del equipo en la cadena, incluido el micrófono, cobran mayor importancia en lo relativo a la inteligibilidad del habla y a la correcta recepción del mensaje.

9. Lo que el mensaje de voz debería decir 
Se puede tener el mejor sistema de sonido jamás fabricado, pero si no se dicen las palabras adecuadas, no se logrará que la gente haga lo que se le requiere. Y peor aún, eso podría significar un daño mayor.

Un mensaje no será comprendido si la persona que habla tiene un acento desconocido, habla muy rápido, sostiene el micrófono muy cerca o muy lejos, o utiliza lenguaje muy informal, técnico o complejo. Un experto señaló que la frase “por favor” no debe utilizarse en los mensajes pregrabados; los anuncios de emergencia deben ser claros, directos y despojados de todo lenguaje innecesario. Los mensajes tiene dos propósitos principales: informar a la gente sobre la situación que está teniendo lugar y guiar el comportamiento de las personas.

Deberían contener tres o cuatro elementos críticos: lo que ha sucedido, lo que debe hacerse, el “por qué” debe hacerse y “quién soy yo”—qué autoridad está diciendo esto. Tener en cuenta que “lo que debe hacerse” debe ser el último elemento mencionado, dado que será el más recordado. Ejemplo: “Hay un incendio en el piso 15. Por su seguridad, el jefe de bomberos pide que evacuen utilizando la escalera”.

Hay muchos otros factores que afectan las buenas estrategias de mensaje. La Fire Protection Research Foundation está trabajando con el Instituto Nacional de Normas y Tecnología, en nombre del Comité Técnico de ECS del código NFPA 72 para desarrollar lineamientos y plantillas para una variedad de emergencias, audiencias objetivo, y plataformas de envío, incluidas comunicaciones de voz.

10. ¿Quién estará autorizado a utilizar el sistema?
La respuesta a la pregunta sobre quién autorizará y hará los anuncios requiere una cuidadosa planificación y debate entre todas las partes interesadas relacionadas con la planificación e implementación de los ECS.

Los sistemas con mensajes pregrabados pueden activarse automáticamente para emergencias tales como un incendio, en las cuales se han elaborado y analizado los posibles escenarios, y donde las acciones necesarias están bien establecidas. No obstante, aún cuando los mensajes pregrabados han sido automáticamente activados y transmitidos, la emisión de mensajes en vivo por el equipo de emergencias aumentará la efectividad; en algunas situaciones, los ocupantes podrían considerar irrelevantes los mensajes pregrabados, al igual que a menudo son ignoradas las señales de la alarma de incendio únicamente de tono. Asimismo, muchas emergencias casi siempre requerirán algún tipo de evaluación, toma de decisión, y ajuste de plantillas de mensaje antes de emitir los anuncios de voz.

En un escenario de incendio, los anuncios en vivo podrían esperar hasta que el comando del incidente se haya establecido y hasta que haya tenido la oportunidad de reunir información crítica que podría afectar el contenido del mensaje. Sin embargo, cuando hay una persona con una pistola en una clase, podría ser necesario el uso más inmediato de los ECS. Esta es la razón por la que el tema de la autorización necesita ser parte del plan de emergencias. La cuestión del acceso, del control físico y/o contraseña, hacia los controles y micrófono de los ECS debe ser resuelta antes del diseño e instalación del sistema. De igual manera, cuando hay múltiples micrófonos o estaciones de comando, es necesario establecer protocolos de control, accesos y prioridades.

En resumen
Los ECS requieren ser planificados, diseñados, instalados y utilizados con cuidado. Los sistemas que se basan en la voz para el envío de mensajes enfrentan numerosos desafíos que afectan a muchas personas, autoridades, actividades comerciales y profesiones. Es importante identificar a las partes involucradas y expertos que participaron en la etapa de planificación de cualquier proyecto de ECS. Dado que el diseño de los sistemas de voz es tan diferente de un diseño de señalización de alarma de incendio convencional, los ingenieros necesitan aprender nuevas técnicas y utilizar nuevas herramientas de diseño o buscar alianzas con profesionales experimentados. Las autoridades y propietarios necesitan estar activamente involucrados en la planificación de estos sistemas; ignorar las cuestiones de voz de los ECS o sólo darles tratamiento parcial puede poner en peligro la calidad y efectividad de las comunicaciones de voz durante una emergencia.

Robert Schifiliti, ingeniero en protección contra incendios matriculado, es presidente y CEO de R.P. Schifiliti Associates, Inc. Participa de varios comités de la NFPA, y preside el Comité de Correlación Técnica de la NFPA sobre Sistemas de Señalización para la Protección de la Vida y la Propiedad, responsable del código NFPA 72.


ECS, Bidireccionales
NFPA 72, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización, divide ampliamente los sistemas de comunicaciones de emergencia (ECS, por sus siglas en inglés) en sistemas unidireccionales y sistemas bidireccionales. Los sistemas unidireccionales incluyen tanto sistemas tradicionales de voz para alarma de incendio como sistema utilizados para otro tipo de riesgos. Los sistemas unidireccionales también se dividen en aquellos ubicados dentro del edificio y aquellos que transmiten mensajes de voz hacia el exterior en una amplia área, o aquellos que envían mensajes a receptores específicos, habitualmente utilizando mensajes de texto, correo electrónico, o discado masivo y envío de mensajes de voz grabados.

Los sistemas bidireccionales incluyen tanto teléfonos de las fuerzas tradicionales de bomberos/de emergencia como sistemas que perfeccionan el uso de radios de las fuerzas de emergencia dentro de un edificio o área. El Código también ha incluido requisitos para sistemas de comunicaciones bidireccionales para ascensores y áreas de refugio, que habían sido requeridos por los códigos de edificación desde hacía tiempo, pero que no habían sido cubiertos por ninguna norma de desempeño ni instalación antes de la edición 2010 del código NFPA 72.
Source: http://www.nfpajla.org/archivos/edicion-impresa/alarma-deteccion-senalizacion/1003-puedes-oirme-y-entenderme-ahora

Posted in Comunicaciones, Equipos/Instrumentos, NFPA Journal, Prevencion, Proteccion civil, Psicologia en la emergencia, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Alarmas y notificacion. ¿Puedes oirme, y entenderme?

Maquinas en aumento. Drones y Robots en el ambito de la emergencia.

Posted by Firestation en 06/11/2015

Por Jesse Roman

Drones 620x195

Drones, robots y la revolución venidera en sistemas no tripulados —y su potencial para los socorristas y los encargados del manejo de emergencias

Son las 8:45 de la mañana y estoy sentado en el Centro del Congreso Mundial de Georgia, en Atlanta, escuchando “Play That Funky Music” de Wild Cherry que emite el sistema de sonido de una antesala de convenciones oscura y cavernosa.

A mi alrededor, enmarcados por las luces de neón, hay algunos miles de ingenieros en robótica. Tomamos café mientras revisamos nuestros teléfonos celulares y esperamos la inauguración oficial de “Unmanned Systems 2015” (Sistemas No Tripulados 2015) una de las conferencias y exhibiciones más importantes a nivel mundial para drones y robots no tripulados.

Repentinamente, la música asciende en volumen, histriónica y mucho más fuerte, enormes pantallas de video a ambos costados del escenario representan drones y robots animados de todos los tipos, acuáticos, terrestres y voladores. Colin Guinn, ejecutivo en la compañía 3D Robotics y presentador de la sesión general del evento, salta sobre escenario con la energía de una bala de cañón.

“Bienvenidos a “Unmanned Systems 2015”—¡Quiero ver el entusiasmo de todos ustedes!” exclama Guinn, alzando sus brazos y haciendo palmas. “Contamos aquí con más de 7,000 personas de 55 países, más de 200 charlas educativas, y 350,000 pies cuadrados de espacio para exhibiciones—¡esto es más de cuatro canchas de fútbol para drones y otras curiosidades!”

Una hora más tarde, con la multitud rebosante de entusiasmo , caminamos por la amplia antesala de exhibiciones y descubrimos un mundo que podría haber provenido del imaginario del hermano menor de Willie Wonka—un hábil experto en tecnología. Drones, sensores, robots y artilugios de todos los tipos suspendidos en el aire, rodando por el piso, nadando en tanques y volando en espacios encerrados por redes. Cada pulgada del espacio equivalente a cuatro canchas de fútbol de la antesala de convenciones se colma del murmullo de selectos grupos de la industria, emprendedores entusiastas, inversores de mucho dinero, y espectadores tan curiosos como yo, todos preparados para un futuro cuando estos robots nos resulten tan familiares como los teléfonos que ahora llevamos en nuestros bolsillos. La conferencia está cargada de un energizado clima que parece decirnos “podemos cambiar el mundo”, y los pabellones de exhibición están colmados de breves pero contundentes consignas del tipo “Incorporando las ventajas del comando no tripulado” y mi favorita, “Construya hoy el mañana”.

Ese optimismo es compartido por muchos organismos públicos de seguridad y socorristas, que ven el gran potencial que ofrecen los sistemas no tripulados— robots terrestres y acuáticos, y drones aéreos— para salvar vidas y lograr una mayor eficiencia y seguridad para bomberos, policías y técnicos médicos de emergencia. A medida que la tecnología se expande rápidamente y las restricciones federales sobre sistemas operativos no tripulados se vuelven más definidas, los organismos públicos de seguridad están luchando para descubrir cómo pueden soltar este vasto potencial de forma segura e inteligente. NFPA ha realizado debates a nivel interno y con grupos externos sobre la necesidad de desarrollar códigos y normas nuevos para los socorristas que tengan la intención de utilizar drones y robots. “Creo que estas máquinas cuentan con un gran valor y es un área en la que NFPA puede ser de gran ayuda, ya que comprendemos las necesidades de los socorristas y los ambientes únicos en los que trabajan”, dice Ken Willette, Gerente de la División de Incendios Públicos y ex jefe de bomberos. “Veo esto como un posible grupo de normas nuevas dentro de la biblioteca de NFPA”.

NFPA no ha recibido aún el pedido formal para desarrollar una norma de sistemas no tripulados, pero Willette y otros creen que esto podría ocurrir pronto. De ser así, en primer lugar NFPA se concentraría, en desarrollar normas sobre la selección, cuidado y mantenimiento, así como calificaciones profesionales para los operadores de sistemas no tripulados, dice Willette.

Mientras tanto, el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (National Institute of Standards and Technology, o NIST) está actualmente trabajando para desarrollar métodos de ensayo normalizados con el fin de asegurar que los sistemas no tripulados, comercializados para socorristas, funcionen según lo pautado. También se están llevando a cabo proyectos de investigación relacionados en universidades; desde Carolina del Norte hasta Hawaii, y tan solo en el último año se realizaron dos importantes talleres regionales para bomberos sobre drones en Maryland y Oklahoma. La Fundación de Investigación de Protección contra Incendios ha solicitado un subsidio federal para llevar a cabo al menos dos encuentros más sobre estas cuestiones para dar espacio a la puesta de ideas en común.

“Creímos que tal vez reuniríamos de 20 a 25 personas, y terminaron asistiendo 110 cuerpos de bomberos de todo Oklahoma, Kansas, Arkansas y Texas”, dice Jamey Jacob, jefe del nuevo programa de posgrado de Sistemas Aéreos No Tripulados (Unmanned Aerial Systems) en la Universidad del Estado de Oklahoma, que fue sede de uno de estos talleres para bomberos. Las reuniones y los debates son cruciales, dice, ya que la tecnología ha avanzado mucho más rápido que las normas y las reglamentaciones sobre cuándo y cómo utilizarla. “Si no nos hacemos cargo de esto”, dice Jacob, “muchos cuerpos de bomberos buscarán hacerlo por su cuenta”.

Un mundo de posibilidades
Recorriendo la exposición en Atlanta, resulta inevitable comprender el entusiasmo por estas máquinas. La Asociación Internacional para Sistemas de Vehículos No Tripulados (Association for Unmanned Vehicle Systems International, o AUVSI), que lleva a cabo la conferencia de Sistemas No Tripulados cada año, predice que en los próximos 20 años, en Estados Unidos nada más, existirán un millón de vuelos de drones no tripulados por día, y también estima que la industria aportará más de 82 mil millones de dólares a la economía de la nación en la próxima década Los expertos en industria creen que, después de su uso en la agricultura, las aplicaciones para socorristas y seguridad pública serán el mercado civil más amplio para robots no tripulados en tierra, aire y mar. Predicen que los drones aéreos, o “vehículos aéreos no tripulados” (unmanned aerial vehicles, o UAV), sin duda serán los más utilizados.

Las posibilidades son tentadoras. Los sistemas no tripulados pueden llegar a lugares que los humanos no pueden de manera rápida y segura: planear por fuera de los pisos superiores de un incendio de gran altura, excavar bajo los escombros después de un terremoto, realizar búsquedas en áreas contaminadas después de un derrame químico. También pueden llegar a la escena del accidente más rápidamente que los socorristas porque, como me ha dicho la co-fundadora de iRobot Helen Grenier, “la distancia más corta entre dos puntos la define el vuelo del drone”.

Imaginen si el personal del Servicio de Emergencias Médicas pudiera despachar rápidamente un pequeño drone para entregarle un antiveneno a un senderista mordido por una serpiente de cascabel en un área remota de un bosque. Imaginen desplegar una flota de naves autónomas de tres pies de longitud, programadas para trabajar en coordinación para completar de forma metódica una búsqueda en 10,000 millas cuadradas de océano en tan solo algunas horas. Imaginen la posibilidad de lanzar cuadricópteros de cinco libras para planear por encima de un incendio forestal, capaces de enviar datos en tiempo real a los comandantes del incidente sobre las velocidades y dirección del viento, imágenes térmicas, e ilustraciones desde múltiples ángulos—todo esto al mismo tiempo que brindan una red inalámbrica 4G para comunicaciones operativas. Imaginen lo útil que resultaría si un drone pudiera volar dentro de un edificio en llamas, ubicar a las víctimas, crear rápidamente un escaneo tridimensional del piso de la estructura, y transmitir esta información a los bomberos fuera del edificio.

Estas no son fantasías—la tecnología existe, y en parte ella ya está siendo utilizada en diferentes escenarios. Cuando se derritió la Planta de Energía Nuclear de Chernobyl en Ucrania en 1986, 30 trabajadores y socorristas murieron por envenenamiento debido a la radiación. Sin embargo, años más tarde, en el derretimiento casi igualmente devastador de la planta nuclear de Fukushima Daiichi de 2011 en Japón, no se reportaron víctimas, en gran parte, porque se desplegaron robots militares terrestres llamados PackBots, equipados con sensores químicos, biológicos, radiológicos y nucleares para evaluar la escena antes de enviar personal de emergencia. “Así pudieron abordar gradualmente el problema, en lugar de lanzar cientos de hombres a entrar, a lo que los llevaría posteriormente a la muerte”. dice Mike Edis, gerente de producto de iRobot, que fabrica los PackBots.

En 2014, en una excavación de granito en Brandford, Connecticut, se prendieron fuego los cobertores de goma contra voladuras de rocas, el incidente de fuego, resultaba muy riesgoso ya que se encontraba cerca de la dinamita que se estaba utilizando para minar las rocas. El Jefe de Bomberos de Branford, Jack Ahern, no logró que los bomberos pudieran extinguir las llamas de forma segura porque no sabía a qué distancia se encontraba el fuego de los explosivos. Un voluntario del cuerpo de bomberos hizo volar un drone que utilizaba como pasatiempos sobre el lugar para obtener un mejor panorama y pudo confirmar visualmente que los explosivos estaban a una distancia segura del fuego. Pudiendo así Ahern, ordenarles a las dotaciones que ingresaran.

Existe supuestamente una utilización de robots o drones para cualquier emergencia. California ha utilizado drones para asistir en los esfuerzos de extinción de un incendio forestal. Se utilizaron drones pequeños en operaciones de búsqueda y rescate después del terremoto de Nepal a principios de este año. Se están desarrollando planes para utilizar drones para inspeccionar puentes y analizar descarrilamientos de trenes con químicos peligrosos. La Fuerza Naval estadounidense ha incluso revelado un robot prototipo, bípedo, humanoide para combatir incendios en sus buques.

“En 10 años, los UAV serán tan importantes para los bomberos como el agua para combatir un incendio”, me contó Robert Doke, inspector del departamento de bomberos del estado de Oklahoma. “Serán piezas comunes para los cuerpos de bomberos. Con los UAV, el cielo es el límite—no es un buen juego de palabras, pero es la realidad”.

Complicaciones regulatorias
Pero los drones aéreos en particular enfrentan un desafío importante. Si bien la tecnología de los UAV es muy prometedora y está mejorando con rapidez, existen muy pocos organismos públicos de seguridad y casi ningún cuerpo de bomberos en Estados Unidos que la esté utilizando actualmente. Dicen los observadores, que esto se debe a que las reglamentaciones federales sobre drones voladores son tan onerosas, que han inhabilitado de forma efectiva el uso comercial de los UAV en Estados Unidos para todos, excepto para algunos pocos organismos públicos y negocios que están dispuestos a someterse a extensos procesos para obtener el permiso. Los aficionados, no obstante, pueden volarlos con pocas restricciones.

Este clima regulatorio ha frustrado a la industria de UAV por años. Según un informe de impacto económico publicado por AUVSI en 2013, “el principal inhibidor del desarrollo civil y comercial estadounidense de los UAS (sistemas aéreos no tripulados) es la falta de estructura regulatoria.” Según lo que me informaron los líderes comerciales de UAV con los que conversé, hasta en tanto la Administración Federal de Aviación (Federal Aviation Administration, o FAA) —que restringe el uso comercial de drones, fundamentado en un tema de seguridad y privacidad—no quite restricciones a las reglamentaciones sobre drones, la emergente industria tiene pocas probabilidades de despegar.


Vea como socorristas han utilizado sistemas no tripulados

Hoy día, para poder volar un drone legalmente, los organismos públicos de seguridad deben primero obtener una Certificación de Autorización (Certification of Authorization, o COA), e incluso después de esto existen muchas restricciones sobre dónde, cómo, y cuándo pueden volarlo. El proceso para obtener un COA puede ser largo, difícil y confuso para cuerpos de bomberos de gran tamaño y con recursos y casi imposible para los pequeños. “La FAA es un ninja burocrático—cualquier cosa que se le arroje, la devolverá y exigirá más información detallada”, dice Jacob.

El Cuerpo de Bomberos de Austin (Texas), que hace aproximadamente un año lanzó un nuevo equipo robótico para utilización en emergencias, está preparado para convertirse en el primer cuerpo de bomberos de la nación en recibir un COA para operar drones a fines de este año. Coitt Kessler, que lidera el equipo, me dijo que incluso con pilotos de aeronaves certificados en su personal, drones a disposición, y tiempo y espacio interior para una capacitación y práctica, el proceso de obtención del COA ha sido arduo. “Las normas cambian literalmente cada semana”, dice. “La FAA intenta proteger el espacio aéreo e intenta realmente dar lo mejor de sí, pero igual resulta muy confuso. No existe una voz unificada”. La FAA no respondió los pedidos de comentarios de NFPA Journal.

Existen razones para creer que todo esto podría cambiar pronto. En febrero, presionados por la industria de drones, la FAA publicó las normas propuestas para pequeños drones con un peso inferior a 55 libras. En esta propuesta, se permitía volar drones sin un COA, siempre que los operadores aprobaran un examen de conocimiento y cumplieran con algunas otras calificaciones mínimas. Estas normas incluyeron una serie de condiciones, incluso estipulaciones que indicaron que los drones solo pueden volar durante el día, al alcance de la vista del operador, y por debajo de los 500 pies. Muchos observadores creen que podría llevar dos años para completar estar normas, pero algunos hallazgos recientes indicarían que el proceso podría finalizar antes. En mayo, los Senadores estadounidenses Cory Booker, un Demócrata de Nueva Jersey, y John Hoeven, un Republicano de North Dakota, presentaron la “Ley de Modernización de UAS”, con el objetivo de perfeccionar el proceso regulatorio a corto plazo hasta que se establezcan las normas finales de la FAA.

Aquellas personas que manejan información privilegiada de la industria de los drones y quienes la siguen de cerca creen que estos hallazgos podrían ser la señal de un cambio radical. “Creo que una vez que recibamos la luz verde de la FAA, podremos ver que en unos pocos meses los cuerpos de bomberos estarán utilizando los UAV”, dice Doke, inspector del departamento de bomberos del estado de Oklahoma. “Y en menos de seis meses, en la medida en que se reduzcan los precios de los UAV, veremos un aumento repentino en su utilización por parte del cuerpo de bomberos”.

Actualmente, algunos dispositivos de recreación cuestan tan solo unos pocos cientos de dólares, pero las plataformas aéreas más importantes como las que probablemente utilizarán los organismos públicos pueden costar miles o cientos de miles de dólares—aún así son considerablemente más económicas y más fáciles de costear que cualquier aeronave tripulada. Dicen los observadores que una rápida adopción de estos sistemas podría reducir aún más los costos, volviéndolos incluso más accesibles todavía.

El imperativo de la norma
Como lo sugiere el término, una innovación perturbadora no es siempre un proceso simple, y los líderes en seguridad pública advierten que se debe realizar mucho trabajo preliminar antes de que los sistemas no tripulados puedan convertirse en herramientas seguras y efectivas. Sin las políticas, procedimientos, capacitación y equipos adecuados, la era no tripulada podría dar un paso en falso y tropezarse con un gasto ineficiente antes de poder despegar. “No contamos con los presupuestos para hacerlo mal—tenemos que hacerlo bien desde la primera vez”, me dice Kessler. “Ese proceso comienza con grupos como la NFPA estableciendo normas.

Existen muchas consideraciones que deben sopesarse antes de que los sistemas estén listos para ser utilizados—algunas son obvias, y otras no tanto, según Willette de NFPA. Por ejemplo, ¿es seguro o incluso posible operar un sistema no tripulado si el operador está usando un equipo completo de protección personal? La mayoría de los sistemas no tripulados se controlan a través de frecuencias de radio—¿afectará esto la comunicación en el lugar del incendio, o interferirá de otra manera con los equipos del servicio de bomberos de alta tecnología que utilizan comunicación inalámbrica o por Bluetooth? ¿Pueden los sistemas no tripulados soportar el calor, químicos, agua, humo, brasas transportadas en el aire y demás riesgos que deberán enfrentar en el lugar del incendio? “Las normas deben considerar la seguridad desde el punto de vista del operador”, dice Willette. Ya se está llevando a cabo una gran cantidad de investigación de los aspectos del desempeño del sistema no tripulado, su funcionamiento y los procedimientos para los socorristas, un trabajo que posiblemente informaría a cualquier norma futura de NFPA sobre sistemas no tripulados.

Entre esta investigación se encuentra el trabajo que se está llevando a cabo en NIST. Si el evento “Unmanned Systems 2015” fuera una brillante producción de Broadway, entonces el laboratorio de Adam Jacoff en NIST sería el espacio para el ensayo. Durante casi una década, Jacoff, director de pruebas de la División de Sistemas Inteligentes en NIST, ha trabajado para desarrollar métodos de ensayo normalizados para asegurarse de que los drones y robots se desempeñen según lo publicitado para el Departamento de Defensa y, más recientemente, el mercado de seguridad pública civil. Hasta el momento ha desarrollado 15 métodos de ensayo normalizados, con otros cinco que se agregarán este año, lo que mide de forma confiable las capacidades basales del robot y del operador, necesarias para desempeñar una tarea específica definida por los socorristas militares y de emergencia. Estos ensayos normalizados, son actualmente publicados por ASTM International.

Con tantos robots y drones y tantos escenarios y utilizaciones posibles, es una tarea sobrecogedora que lo mantendrá ocupado por el resto de su vida laboral, dice Jacoff. “Por necesidad , nos corrimos rápidamente de las tareas específicas de la misión y nos concentramos en tareas más específicas de los robots—todas requieren de algún grado de agudeza visual, comunicación por radio, resistencia y movilidad en el terreno”, . “Una vez que comenzamos a analizarlo en el espacio de la robótica, el trabajo se vuelve mucho más fácil, y ya no es tan complicado descubrir dónde se encuentran las brechas. Estamos agilizando nuestra capacidad de adaptarnos y expandir los diferentes escenarios de prueba”, agrega Jacoff.

NIST está actualmente documentando las capacidades de los sistemas no tripulados y está dejando en manos de los compradores la decisión de si dichas capacidades cumplen con sus necesidades. Es información valiosa, pero para muchos departamentos de seguridad pública, puede ser aún difícil saber exactamente qué comprar. Allí es donde podría ayudar NFPA, dice Jacoff. “La experiencia de NFPA en el desarrollo de normas sería de gran valor para esto”, dice. “Si NFPA quisiera adoptar o definir la versión del nivel del equipo de lo que estamos haciendo en NIST—tomar ese trabajo y corroborarlo como un robot normalizado con todos los umbrales definidos—eso podría ser el golpe inesperado perfecto”.

En mayo, los funcionarios de NFPA se reunieron con ASTM International, que publica las normas de desempeño de NIST, para analizar de qué manera NFPA podría complementar el trabajo que se estaba realizando en NIST para crear una norma del equipo para los socorristas.

“Juega perfectamente a nuestro favor—no necesariamente contamos con la experiencia para evaluar las capacidades técnicas de los sistemas no tripulados, pero sí contamos con la experiencia necesaria para seleccionar, cuidar y mantener piezas muy técnicas de los equipos”, dice Willette. “También contamos con experiencia para analizar lo que necesita saber un socorrista y las capacidades que necesitan tener”.

Contar con drones y robots utilizables y poder operarlos es solo el comienzo—las partes interesadas deben saber cuándo y cómo utilizarlos, dice Jacob del Estado de Oklahoma. “Deben saber qué tipo de vehículos deben utilizarse, de qué manera deben utilizarse, y cómo deben integrarlos en las operaciones actuales”, dice.

Pareciera no faltar gente que intenta responder estas inquietudes. El Centro Nacional de Capacitación de Preparación para el Desastre (National Disaster Preparedness Training Center) en la Universidad de Hawaii, que prepara los programas de capacitación para la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Federal Emergency Management Agency, o FEMA), está trabajando para desarrollar un curso sobre cómo integrar los sistemas no tripulados a los procedimientos para desastres existentes y crear procedimientos nuevos. En 2012, el Centro de Transporte Aéreo NextGen (NextGen Air Transportation Center) del Instituto para la Investigación y Educación del Transporte (Institute for Transportation Research and Education) en la Universidad del Estado de Carolina del Norte llevó a cabo una serie de pruebas relacionadas con incendios forestales utilizando cuatro drones en diferentes alturas durante un incendio controlado en Florida. Los investigadores intentaban determinar qué tan bien detectan los sensores de los drones, los cambios clave en las condiciones en el lugar del incendio, así como la forma de transmitir dicha información a los comandantes del incidente y luego transmitirla a los bomberos en el lugar del incendio en tiempo real.

“Eso es lo importante—tener algún concepto de las operaciones”, dice Tom Zajkowski, gerente de operaciones de vuelo del programa de UAS del centro del Estado de Carolina del Norte. “Sin eso, un drone es simplemente un juguete brillante en el aire”.

Existen muchos centros de certificación de sistemas no tripulados fundados a nivel federal en todo el país, incluso uno en Oklahoma fundado por el Departamento de Seguridad Nacional específicamente orientado a evaluar pequeños UAV para ser utilizados por socorristas. El centro recibe a dos o tres proveedores por mes que pasan por diferentes escenarios de misión, entre ellos una búsqueda y rescate, un tirador activo y un incendio forestal.

Además de evaluar las capacidades de los sistemas no tripulados, un foco primario del programa de Oklahoma es desarrollar procedimientos operativos, dice Stephen McKeever, profesor de física en el Estado de Oklahoma y secretario de ciencias y tecnología del estado. “La comunidad técnica puede resolver las cuestiones técnicas”, dice. “Existirán drones específicos para estas vocaciones que contarán con los sensores correctos. Pero poder obtener datos es una cosa—cómo utilizarlos es otra cosa. Allí es donde entra en juego la capacitación”.

La participación de NFPA podría también ayudar a darle credibilidad al concepto de utilización de sistemas no tripulados en los bomberos, dice Kessler, quien, como líder de uno de los pocos cuerpos de bomberos que analizan seriamente la utilización de drones, comprende lo delicada que puede ser la proposición. El público sigue desconcertado sobre la utilización de drones, tanto desde el punto de vista de la privacidad como de la seguridad incluso en situaciones de emergencia en las que la utilización de drones podría ofrecer un claro beneficio. Por ejemplo, en marzo 2014, después del fatal alud de barro en Oso, Washington, los funcionarios del condado quisieron utilizar drones para buscar a los sobrevivientes, en aquellas áreas en las que era casi imposible que accederían los socorristas. Se realizaron esfuerzos a tal fin por más de un mes hasta que, no obstante, los vecinos citando sus preocupaciones sobre privacidad presionaron a los funcionarios para que no permitieran la utilización de drones. Se permitió que volara un drone durante 48 minutos a fin de abril para realizar un modelo 3-D del área del alud para ser utilizado por los ingenieros para la reconstrucción y recuperación.

En el futuro, contar con una norma de consenso ya establecida sobre los procedimientos para la operación y retención de datos podría contribuir en gran medida para apaciguar parte de estos temores, dice Kessler. “Creo que si podemos demostrar profesionalismo desde el comienzo, y con esto podría ayudar NFPA, tal vez ese juego de confianza con el público avanzaría un poco más rápido, abriendo camino para la gente que nos sigue”, me dice Kessler. “Pero en este momento somos los pioneros. Estoy seguro de que los próximos cuerpos de bomberos podrán manejar este tema mucho más fácilmente de lo que lo hicimos nosotros”.

El futuro le pertenece a los usuarios
En el evento de Sistemas No Tripulados en Atlanta, la antesala de la conferencia aún bulle con actividad. Un grupo de jóvenes ingenieros posan para una fotografía frente a un helicóptero Apache no tripulado de tamaño real. Un hombre lee detenidamente la información en el salón de exposiciones al mismo tiempo que opera un vehículo de mando a distancia—la máquina con aspecto de tanque parece pesar varios cientos de libras— y merodea por el pasillo en frente de él. Un drone metálico con forma de orbe zumba por el aire frente a mí mientras que el inventor les cuenta a los espectadores que puede chocar contra una ventana, levantarse y volver a despegar. En una pequeña sala de conferencias en el piso superior, durante una charla sobre sistemas marítimos no tripulados, Bruce Hanson, un ejecutivo de una compañía llamada MARTAC, muestra un bote robótico de tres pies de longitud—una “embarcación no tripulada”. La nave, elegante y cómoda, parece haber sido creada por el equipo de diseño de Batman.

Uno no puede más que asombrarse, y al mismo tiempo preguntarse qué haremos con todas estas cosas ya sea por tierra, aire o mar. Es una pregunta para la que la mayoría de los asistentes a la conferencia tienen una respuesta guardada y lista para ofrecer. Pero en realidad, Hanson le dice a su audiencia, que realmente depende de todos nosotros—incluso de los cuerpos de bomberos, funcionarios del manejo de emergencias, organismos a cargo del cumplimiento de la ley, creadores de normas, y más—tomar la decisión. “Si la tecnología es lo suficientemente económica, los usuarios innovarán sobre que hacer con ella”, dice, mientras luce su bote de Batman. “Existen tantas aplicaciones para estos sistemas no tripulados. Ni siquiera sabemos lo que la mayoría de estas son.”

Jesse Roman es redactor de NFPA Journal. Se lo puede contactar en .


Desde los escombros

Desde Fukushima hasta DARPA, la evolución de los robots

En 2011, menos de una hora después de que un terremoto de 9.0 puntos de magnitud cortara la energía en la planta de energía nuclear Fukushima Daiichi en Japón, un tsunami de 45 pies de altura chocó contra las instalaciones, destrozando los generadores de reserva y otros equipos eléctricos. El vapor que se acumula como agua en los reactores se evaporó, y los altos niveles de radiación impidieron que los trabajadores pudieran realizar las reparaciones críticas y lograr que las válvulas liberaran la creciente presión. En pocos días, explotaron tres reactores, disparando una ola de radiación mortal hacia el aire y el mar.

Si los trabajadores en planta hubieran tenido acceso a robots capaces de atravesar los deshechos, abrir las válvulas y realizar otras reparaciones críticas después del terremoto y tsunami, se podría haber evitado el desastre—pero ese nivel de destreza y capacidad robótica no existió. Dichas limitaciones se convirtieron en el ímpetu detrás de la creación en 2012, del desafío robótico “DARPA Robotics Challenge”, que en 2013 lanzó una competencia de dos años que finalizó en junio. Financiada con 3.5 millones de dólares de dinero en premios por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (Defense Advanced Research Projects Agency, o DARPA) estadounidense la competencia tenía como fin acelerar la tecnología robótica para respuesta ante desastres.

Competencias como la de DARPA son invaluables ya que fuerzan a los ingenieros a concentrarse en los problemas que necesitan resolver los socorristas y las fuerzas armadas, dijo Adam Jacoff, ingeniero en investigación robótica en el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (National Institute of Standards and Technology) y presidente de las competencias robóticas internacionales “RoboCupRescue”. “Estamos utilizando eficazmente las competencias de robots para ayudar a refinar, validar y diseminar las normas”, dijo. “Los métodos de prueba someten a los ingenieros a una prueba de fuego”.

Los 23 equipos que compitieron en las finales de DARPA, llevadas a cabo el 5-6 de junio en Pomona, California, debían construir robots accionados a batería que pudieran completar un circuito de ocho complicadas tareas. Los robots debían manejar un vehículo por una pista con obstáculos; salir del vehículo; caminar hasta una puerta, abrirla y atravesarla; girar válvulas; caminar sobre escombros; activar disyuntores; hacer un agujero en un muro; y subir escaleras. Se tomaba el tiempo que les llevaba a los robots, muchos de ellos humanoides y bípedos, completar el circuito y recibían un punto por cada tarea completada. Los equipos controlaban a sus robots de forma inalámbrica, a pesar de que los robots podían también completar algunas de las tareas básicas por sí solos.

El equipo Kaist de Daejeon, República de Corea, obtuvo el primer lugar y el premio principal de 2 millones de dólares con su robot DRC-Hubo, que completó las ocho tareas en solo 44 minutos. Un robot llamado “Running Man” (Hombre Corredor), diseñado por un equipo de Pensacola, Florida, obtuvo el segundo puesto y recibió 1 millón de dólares por completar las ocho tareas en solo 50 minutos.

“Este es el final de DARPA Robotics Challenge pero solo el comienzo de un futuro en el que los robots pueden trabajar junto a las personas para reducir el total de desastres”, dijo el Director de DARPA Arati Prabhakar después de la competencia. “Sé que la comunidad a la que el desafío DARPA impulsó a arrancar alcanzará grandes logros en los próximos años”. —J.R.
Source: http://www.nfpajla.org/archivos/edicion-impresa/bomberos-socorristas/1107-maquinas-en-aumento

Posted in Equipos/Instrumentos, Incendios, Incendios Industriales, Medios aereos, Medios Aereos Forestales, NFPA Journal, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Maquinas en aumento. Drones y Robots en el ambito de la emergencia.

Videos de ergonomia en trabajos forestales. Uso correcto de herramientas

Posted by Firestation en 28/07/2015

130813 Brigadas  herramienta manual_tcm7-291944_noticia

:: Azada y Pulasky
> Cargas
> Desbrozadora
> Motosierra
> Trabajo con desbrozadora
> Trabajo con motosierra
> Motosierra desbroce
> Elementos de seguridad con motosierra
> El uso seguro y económico de la motosierra. STIHL

 

 

Posted in Equipos/Instrumentos, Formacion, Incendios, Incendios Forestales, Material Forestal, Materiales, Tecnicas de Intervencion, Videos | 2 Comments »

WISER – Wireless Information System for Emergency Responders

Posted by Firestation en 29/06/2014

wiserappsWISER is a system designed to assist emergency responders in hazardous material incidents. WISER provides a wide range of information on hazardous substances, including substance identification support, physical characteristics, human health information, and containment and suppression advice.

WebWISER

WISER is a system designed to assist emergency responders in hazardous material incidents. WISER provides a wide range of information on hazardous substances, including substance identification support, physical characteristics, human health information, and containment and suppression advice. To get started, configure your profile and select an item below.

webwiser

WISER for Windows

Download – Version 4.5.191 (Dec 11, 2013)

WISER for iOS

Download WISER for iOS touch directly from Apple’s App Store.

WISER for Android

Download WISER for Android directly from the Google Play store.

 

Training Resources

Posted in Android, Equipos/Instrumentos, MM.PP., Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en WISER – Wireless Information System for Emergency Responders

Sistemas de iluminacion difusa Airstar.

Posted by Firestation en 03/03/2014

Catalog                                     Product Info Sheets                    Manuals

Sirocco-Flex-Catalog-Cover-200       Sirocco-2K-HA-1-thumb     Sirocco-Manual--Cover-Thumbnail-102012

  •  ILUMINAR  – SIN DESLUMBRAR – SIN SOMBRAS PLANAS – SIN BRILLOS para cualquier tarea de rescate.
  • 360º de iluminacion: TODOS VEN y a TODO LES VEN. El riesgo de tener un accidente se reduce enormemente.
  • Acoplable a todo tipo de maquinaria de 12V a 230V, desde 100W a 42.ooo W. Desde mochilas  conectados a baterias o vehiculos a los mas grandes para iluminar campamentos o zonas criticas.

Posted in Equipos/Instrumentos, Marcas Comerciales, Materiales, Rescate | Comentarios desactivados en Sistemas de iluminacion difusa Airstar.

Camara de imagen termica MSA Evolution 6000 Plus

Posted by Firestation en 03/01/2014

msa evolution

msa evolution 2

Posted in Buceo Humos, Camaras Termicas, Equipos/Instrumentos, Marcas Comerciales, MSA | Comentarios desactivados en Camara de imagen termica MSA Evolution 6000 Plus

Manual sobre medidores nucleares

Posted by Firestation en 22/11/2013

medidores radiactivos

Posted in Equipos/Instrumentos, Manuales, Riesgo Nuclear | Comentarios desactivados en Manual sobre medidores nucleares

Gaceta de la proteccion laboral. Especial bomberos.

Posted by Firestation en 17/10/2013

proteccion laboral

Posted in Camaras Termicas, Cascos, Descarcelacion, Dräguer, Equipos proteccion, Equipos/Instrumentos, Guantes, M. Descarcelacion, Marcas Comerciales, Materiales, MSA | Comentarios desactivados en Gaceta de la proteccion laboral. Especial bomberos.

SEC – SECPlus. Sistema de estabilizacion automatico y constante de vehiculos accidentados.

Posted by Firestation en 17/09/2013

Contacto Facebook: https://www.facebook.com/raimon.borderia

Posted in Descarcelacion, Equipos/Instrumentos, M. Descarcelacion, M. Rescate/P. Aux., Materiales, Patrocinadores, Rescate, Rescate en Vehiculos. Descarcelacion., T. Descarcelacion, Tecnicas de Intervencion, Videos | Comentarios desactivados en SEC – SECPlus. Sistema de estabilizacion automatico y constante de vehiculos accidentados.

Curso basico de Equipos de respiracion autonoma. E.R.A.

Posted by Firestation en 06/05/2013

ERAS

Posted in E.R.A., Equipos proteccion, Equipos/Instrumentos, Manuales, Materiales | Comentarios desactivados en Curso basico de Equipos de respiracion autonoma. E.R.A.

Catalogo Weber Rescue System 2013

Posted by Firestation en 03/03/2013

Catalogo weber 2013

Posted in Cojines Neumaticos, Descarcelacion, Equipos/Instrumentos, M. Descarcelacion, Marcas Comerciales, Materiales, Rescate, Rescate en Vehiculos. Descarcelacion. | Comentarios desactivados en Catalogo Weber Rescue System 2013

Trabajos con motosierra.

Posted by Firestation en 17/02/2013

image068

motosierra husky    motosierra sthil

Posted in Equipos/Instrumentos, Manuales, Marcas Comerciales, Material Forestal, Materiales, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Trabajos con motosierra.

Bolsas de transporte y complementos operativos para bomberos y socorristas.

Posted by Firestation en 17/01/2013

tee-uu  ale

tee-uu

Donde comprar?

Posted in Equipos/Instrumentos, Marcas Comerciales, Materiales, Primeros Auxilios, Rescate | Comentarios desactivados en Bolsas de transporte y complementos operativos para bomberos y socorristas.

 
A %d blogueros les gusta esto: