FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 744 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 2.122.062 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Equipos de intervencion’ Category

¡La UNE EN 469 no basta!

Posted by Firestation en 16/07/2018

Por Ramón Torra Piqué, Dr. Ingeniero Industrial. https://www.interempresas.net/

El vestuario para la lucha contra el fuego de los bomberos, actualmente conforme a los ensayos propuestos en la vigente UNE EN 469: 2006, no garantiza la protección térmica en algunos casos durante la intervención, puesto que siguen ocurriendo lesiones por quemaduras, aunque las exposiciones al calor y llamas sean inferiores a las especificadas en la certificación de las prendas. En el último borrador de la nueva EN 469:2015, que no acaba de aprobarse por razones que desconocemos, no se modifican los parámetros de los ensayos, por lo cual la protección térmica no mejora y la consiguiente posibilidad de lesiones permanece.

¿Por qué ocurre esto? Los trajes de intervención están diseñados para proteger al bombero de la agresión del ambiente térmico en que se desarrolla la extinción de incendios, incluyendo la exposición al calor radiante, al calor de convección debido a los gases calientes y al de conducción por contacto con superficies calientes. El bombero puede recibir serias quemaduras por cada uno de estos tres modos de transmisión del calor o una combinación de los mismos, aunque lleve correctamente dispuestas sus prendas de protección y se coloque a una distancia apropiada del fuego (ver figura 1). La razón estriba en que el vestuario de protección tiene límites físicos definidos en su capacidad para proteger al usuario, los cuales son medibles, aunque durante la intervención el bombero no puede reconocer estos límites críticos hasta que ya ha experimentado la lesión por quemaduras.

Figura 1: Bomberos en acción durante la extinción de un incendio en interiores.

En el presente artículo pretendo definir el concepto de quemadura por efecto del calor, exponer como se producen estas frecuentes lesiones térmicas y la influencia que tiene la humedad en acelerar y agravar el proceso de destrucción del tejido dérmico afectado; a pesar que los materiales utilizados actualmente en la capa externa, barrera de vapor y capa aislante interna de los trajes de protección dispongan de excelentes prestaciones, superando a los utilizados por los bomberos en un próximo pasado. Algunos de estos materiales son derivados de los empleados por los astronautas, pero debemos tener en cuenta que, en la lucha contra incendios, el ambiente hostil sobrepasa a las conocidas características del espacio exterior. Por ejemplo, la Nasa diseña los trajes para temperaturas que pueden oscilar desde –150°C a 121°C, mientras que el bombero puede experimentar un salto térmico entre –34°C, en los países nórdicos, hasta 1.000°C en una pos-llamarada de flashover. En el entrenamiento los astronautas pueden asimilar y comprender mejor los límites protectores de sus trajes que los bomberos, por cuya razón estos deben prepararse, en su entrenamiento básico, para usar de forma adecuada sus trajes y gestionar con cordura su exposición térmica, mediante efectivas y apropiadas tácticas y técnicas operativas.

Buena parte de la exposición, de los conceptos y datos que se exponen son fruto de los estudios desarrollados y publicados por el National Institute of Standards and Technology (NIST), así como lo propuesto en el clásico Gráfico de Hoeschke (figura 2) incluido en el reconocido proyecto Fires (USA), destinado a mejorar el diseño del vestuario de protección para los bomberos. En el gráfico se acotan tres áreas posibles de actuación.

  • Área A: correspondiente a condiciones rutinarias, en que la temperatura del aire no excede de 60 °C y un calor radiante máximo igual a la exposición solar (0,03 cal/cm².s).
  • Área B; relativo a condiciones peligrosas, con una temperatura ambiental que puede alcanzar hasta un máximo de 300°C, con un flujo de calor radiante de 0,2 cal/cm².s.
  • Área C: correspondiente a situaciones de emergencia, con una temperatura extrema de hasta 1.000°C y con un flujo térmico de 80 a 100 kW/m².

Figura 2: Gráfico de Hoeschke, donde se delimitan las condiciones de exposición del bombero en sus habituales intervenciones.

 Siguiendo estas bases se han especificado los trajes de protección para bomberos, tanto en el estándar NFPA 1971 (USA), como en la norma EN 469:2006. Por lo tanto cabe preguntarse: ¿Cuál es la causa de quemaduras en la piel y golpes de calor, sin observarse deterioros en la capa externa del traje? Pretendemos que cuanto se expone a continuación aporte razones y sea la adecuada respuesta.

Grados de las quemaduras térmicas

Desde el punto de vista de primeros auxilios, se clasifican las quemaduras de acuerdo a la extensión (o área) y a la profundidad (o grado) del tejido dérmico dañado. Los grados de las lesiones por quemaduras más comúnmente reconocidas se definen como:

  • Quemaduras de primer grado, que afectan a la capa superficial de la piel y la enrojecen, causando típicamente un desprendimiento laminar o ligera hinchazón.
  • Quemaduras de segundo grado, cuando se afecta la superficie de la piel y las capas contiguas del tejido, caracterizándose por formarse ampollas.
  • Quemaduras de tercer grado, cuando se destruyen las capas superficiales de la piel y se afectan capas más profundas de tejido. En el área afectada aparecen ampollas rotas y carbonizadas.

Las quemaduras de segundo y tercer grado se consideran lesiones muy serias porqué a menudo ocupan grandes áreas y constituyen heridas qué pueden potencialmente producir daños mayores. Si el área afectada supera el 10% de la superficie del cuerpo se considera particularmente grave y cuando se localiza en la zona de boca y cara puede interferir con la función respiratoria.Definidas las lesiones por quemaduras, es apropiado preguntarse: ¿A qué temperatura en la piel se producen? En la tabla A se especifica la estimada temperatura en que se inician las lesiones, para los diversos grados de quemaduras, las cuales sorprendentemente ocurren a una temperatura relativamente baja. A solo 7°C por encima de la temperatura del cuerpo notamos el dolor o la incomodidad. Una quemadura de segundo grado se inicia cuando la temperatura de la piel alcanza 55°C y se produce su destrucción instantánea cuando la temperatura es 35°C por encima de la corporal. Esto no significa que se produzca inmediatamente la quemadura, cuando la piel entra en contacto con un gas, líquido o superficie caliente, a las mencionadas temperaturas. Usualmente transcurre un corto tiempo para que la piel alcance la temperatura crítica que causa la quemadura.

 

Tabla A. Lesiones por quemadura, en función de la temperatura de la piel
Tipo de lesión Temperatura piel ºC
Dolor e incomodidad 44 ºC
Quemaduras de primer grado 48 ºC
Quemaduras de segundo grado 55 ºC
Quemaduras de tercer grado >55 ºC
Inmediata destrucción de la piel 72 ºC

 

Prolongadas exposiciones a estos ambientes térmicos o muy altas temperaturas podrán finalmente originar aumentos en la temperatura de la piel en los puntos críticos, cuando la disipación del calor por medios naturales que protegen a la piel no pueda mantener su eficacia, y entonces ocurre la quemadura. Las pérdidas de calor de la piel se controlan por el flujo sanguíneo a y desde la zona afectada, radiación térmica de la superficie expuesta y el sudor. En la figura 3 se indica la línea límite correspondiente a temperaturas críticas y tiempos de exposición para los que se producen quemaduras de segundo grado. El área encima de la curva representa el potencial para el incremento de los daños con el tiempo. Una vez que el traje protector del bombero se ha calentado y la temperatura de la piel alcanza los niveles peligrosos anteriormente indicados, es improbable que un bombero pueda inmediatamente sacarse el traje protector e iniciar el proceso de enfriamiento para evitar la consiguiente lesión.

Figura 3: Curva límite de temperaturas en piel y tiempo de exposición para quemaduras de segundo grado.

Prestaciones de los trajes de intervención

Los trajes de intervención utilizados actualmente por los bomberos, fabricados conforme a las especificaciones de las normas en USA (NFPA) y en Europa (EN), ofrecen unas elevadas prestaciones si se comparan con los modelos de algodón o neopreno utilizado hace tres décadas. Asimismo, el diseño contempla la comodidad para efectuar los movimientos del cuerpo en la intervención y otros importantes factores, tales como la transpiración para eliminar el sudor, pero que impide la penetración de líquidos.

Figura 4: Ensayo en muestra de los materiales del traje para determinar el índice de la transferencia del calor por llama.

Recordemos las prestaciones térmicas que se exigen a los materiales del traje para satisfacer los ensayos de certificación:

  • Resistencia a la llama (figura 4): el ensayo mide la transferencia de calor por la acción de una llama con intensidad equivalente a 80 kW/m², debiendo obtener un índice de transferencia HTL24 = 13.
  • Resistencia al calor radiante (figura 5): en este ensayo se mide la transferencia de calor por la exposición a una densidad de flujo radiante de 40 kW/m², siendo necesario un resultado para el índice de transferencia RHTL24 = 18.
  • Resistencia al calor de los materiales: para este ensayo se colocan, en una estufa con temperatura de 180°C, muestras de todos los materiales empleados en la confección del traje. Después de 5 minutos ningún material debe inflamarse o fundir y no debe encoger más de un 5% en dirección trama o urdimbre.

(Nota: los índices de transferencia indicados corresponden al tiempo medio en segundos, necesario para obtener un incremento en la temperatura de 24 °C, medida por el calorímetro).

Figura 5: Ensayo en muestra de los materiales del traje para determinar el índice de transferencia al calor por radiación.

Cabe señalar que tanto la vigente EN469:2006 como su esperada modificación proponen, para el traje completo que ha superado todos y cada uno de los requisitos mecánicos, físicos, químicos y térmicos, la recomendación para afianzar la confianza del usuario y fiabilidad del diseño, de ser ensayado opcionalmente sobre un maniquí instrumentalizado y expuesto, durante 8 segundos, a una inmersión en llamas con flujo uniforme ponderado de 80 kW/m², proporcionado por 8 mecheros de propano situados a su alrededor y a la altura de la rodilla (ver figura 6).

Figura 6: Maniquí Thermoman, con más de 100 sensores para determinar el área/grado de quemaduras, después del ensayo de inmersión en llamas, actualmente normalizado conforme a EN ISO 13506-1:2017.

 A pesar de estas excelentes prestaciones exigidas a los trajes de intervención de los bomberos, las estadísticas anuales publicadas en USA sobre quemaduras en bomberos no han descendido, lo cual puede ser debido a que la carga de fuego, intensidad y rapidez de desarrollo en los incendios de interiores, es ahora mayor debido a los modernos materiales utilizados en el mobiliario y elementos de construcción. Otro factor que coloca al bombero más cerca del foco térmico es el uso preceptivo del ERA en la extinción. Actualmente los bomberos con trajes protectores de avanzada tecnología y llevando ERA se aproximan al fuego y permanecen más tiempo en este ambiente térmico hostil. Esta mayor capacidad y eficacia en la lucha contra el fuego representa un peligro potencial para el bombero, al crearle falsas expectativas de seguridad, y posiblemente se sobrepasen los valores límite de protección que ofrecen las prendas, refrendadas sólo mediante ensayos en las condiciones de laboratorio.

Cómo ocurren las lesiones por quemaduras

La frecuencia en que ocurren lesiones por quemaduras, mientras que el traje de protección no presenta daños térmicos en su capa externa, es difícil de explicar. Asimismo, los golpes de calor también se reportan durante las intervenciones de los bomberos y han sido identificados como uno de los primordiales riesgos para la su seguridad. Unas y otros pueden suceder por varias causas, pero ciertos factores de transferencia del calor pueden ayudarnos a comprender principalmente las razones de las lesiones.

  • ¿Proporciona el traje protector un retardo suficiente en la transferencia de calor para permitir la entrada y salida de una zona caliente sin que ocurra una quemadura?
  • ¿Hubo un contacto directo con las llamas? En caso de lesiones sin aparente deterioro de la capa externa del traje, no hubo contacto con llamas. Las quemaduras se han producido por radiación térmica o contacto con superficie caliente
  • ¿Ha estado el traje protector comprimido sobre una superficie caliente?
  • ¿Estaba el traje protector mojado o seco?

En muchos casos se ha informado que las quemaduras, sin deterioros en el traje protector, eran debidas a lesión por vapor o escaldadura, pero análisis más detallados en la forma como el calor se transfiere a través del traje, demuestran que estas lesiones generalmente ocurren con anterioridad a la formación de vapor. Como se ha indicado anteriormente, las quemaduras de primero y de segundo grado ocurren a temperaturas de 48°C y 55°C, mientras que la completa destrucción de la capa dérmica sucede también a una baja temperatura de 72°C. Estas temperaturas son muy inferiores al punto de ebullición del agua (100°C), cuando se genera vapor. Las quemaduras producidas por el vapor son todavía más graves y peligrosas.La humedad en el traje protector puede ocasionar, según las condiciones, un beneficio o un riesgo. Con solo ligeros cambios en el ambiente térmico la humedad, que estaba protegiendo al bombero, le puede producir severas quemaduras. El problema reside en que el bombero no puede percibir estos cambios entre la humedad y el ambiente térmico, hasta que nota el dolor y se ha producido la lesión cutánea. La fuente de humedad interna es el sudor, cuya cantidad puede oscilar entre 1200 g/h y 1800 g/h, en función de la actividad desarrollada y el calor en el entorno de trabajo. Una vez la sudoración se ha iniciado, el bombero es susceptible de sufrir lesiones por quemaduras relativas a la humedad.

Tipos de lesiones por quemaduras

A continuación, se detallan varios supuestos y las correspondientes posibles causas que se estima pueden originar las lesiones por quemadura, cuando se utiliza el traje de protección en la intervención durante la lucha frente al fuego:

  • Por compresión estando el traje húmedo. El material del traje presenta una mayor ratio de transferencia del calor estando húmedo y comprimido, puesto que el aire entre capas y fibras es menor, por lo cual el valor de la transferencia térmica por conducción puede ser hasta 20 veces mayor. La compresión en partes del traje protector puede producirse de varias maneras, sin necesidad de tocar ninguna superficie, al flexionar brazos o piernas e incluso girando el cuerpo en una acción defensiva. Cuando se halla expuesto el bombero a altos niveles de calor radiante con la prenda mojada ocurren serias quemaduras por esta causa. Otra posible situación peligrosa se presenta al gatear sobre suelo o techos muy calientes, localizándose las lesiones en rodillas y piernas.
  • Al secarse la prenda húmeda. El traje protector húmedo durante la intervención frente al fuego, presenta evaporación con pérdida de calor que usualmente beneficia por su efecto refrigerante. Sin embargo, este falso bienestar puede llevarle a entrar en zonas demasiado peligrosas. La evaporación viene regulada en la forma siguiente: por un lado, la energía térmica recibida y la humedad ambiente y por otro el sudor que absorbe el material interior más el agua que recibe/retiene la capa externa del traje. Si aumenta el ratio de evaporación, sin un aumento de la aportación de líquidos, el traje se seca, cesando el efecto favorable de enfriamiento y al encontrarse el bombero demasiado cercano al fuego, la temperatura del tejido aumenta rápidamente y sin darse cuenta ha recibido serias lesiones. En el gráfico de la figura 7 se muestran los aumentos de temperatura de la capa externa del traje y del forro interno al evaporarse la humedad contenida. Es fácil deducir que en pocos segundos la piel puede sufrir importantes quemaduras.

(Nota: En los dos casos expuestos la capa externa del traje no ha experimentado daños ya que no ha ocurrido ningún contacto con llama. Generalmente suceden las lesiones expuestas por contacto con superficies muy calientes o frente a fuertes radiaciones térmicas).

Figura 7: Elevación de la temperatura en trajes húmedos al secarse durante la intervención de extinción.

 Quemaduras por vapor. Estas quemaduras se originan cuando el agua pulverizada se aplica contra las llamas o sobre superficies calientes y puede a menudo entrar en contacto con la piel no protegida de los bomberos, causando quemaduras. Asimismo, como gas puede atravesar la membrana permeable del traje y causar daño al licuarse, por el calor latente que se libera, si la condensación se produce cuando contacta con la piel.

  • Quemaduras por escaldamiento. El escaldamiento se produce cuando entra en contacto la piel con un líquido caliente por ejemplo agua de extinción que escurre del techo, rebota en las paredes o fluye por el suelo. Si esta agua alcanza la piel no protegida o se cuela por las aberturas del traje puede producir este tipo de lesiones.
  • Quemaduras con el traje seco. El material de la capa externa de los trajes de protección se degrada a temperaturas más altas de 250 °C, Si se compara con la temperatura de 72 °C en que la piel se destruye, no es raro suponer que se puedan producir quemaduras sin que la capa externa del traje seco presente deterioros.

Dolor en las lesiones por quemadura

Por lo anterior, queda patente que las lesiones por quemadura pueden originarse de modos muy diversos y por razones físicas inherentes a la transferencia del calor. En la tabla B, extraída del estándar ASTM C 1055, se indican detalles respecto a la temperatura de la piel y su relación con las lesiones producidas. Una vez que se nota la sensación de dolor en pocos segundos ocurre la quemadura, puesto que el remedio sería enfriar de inmediato la zona afectada, acción que usualmente no es posible realizar durante la actividad del bombero.

Tabla B: Temperaturas de la piel versus sensaciones, apariencia y lesión
Temperatura de la piel Sensación Color de la piel Proceso Lesión
72 ºC  

Insensibilidad

Blanca Coagulación de las proteínas Irreversible
68 ºC

62 ºC

Moteada roja y blanca Piel térmicamente inactiva Posible reversibilidad
60 ºC Dolor máximo Rojo fuerte  

 

Reversible

52 ºC Dolor serio
48 ºC Dolor Rojizo
44 ºC Frontera del dolor
40 ºC Calor Ruboroso Metabolismo normal Ninguna

 

El concepto de tiempo de alarma, desde la sensación de dolor hasta producirse la quemadura de segundo grado, es aplicable en condiciones de laboratorio y no es factible determinarlo en condiciones reales, por lo cual cabe recomendar lo siguiente:

  • Cuando se nota el dolor, debe asumirse que se ha producido la quemadura y su severidad será función de la carga de fuego, la energía absorbida por la piel y el tiempo restante de exposición.
  • Cuando se nota dolor, la permanencia en el lugar incrementará la gravedad de la lesión y aumentará el área afectada.
  • Si el bombero es capaz de abandonar la zona peligrosa, el calor retenido en el traje protector, incrementará la lesión hasta que se saque el traje y mientras mantenga la temperatura en la piel igual o mayor de 44 °C.
  • Si se aplica spray de agua sobre el bombero para apagar las llamas sobre el traje o enfriar las quemaduras, mientras permanece en el ambiente térmico, corremos el riesgo de producir quemaduras por escaldamiento. Se precisa una copiosa ducha sobre el traje y la piel para, en zona sin calor, ser eficaz y evitar la producción del peligroso vapor.

Por lo indicado, se sugiere que cualquier bombero que note dolor frente a una exposición térmica, el tiempo para mejorar tácticas e impedir la lesión ha pasado, solamente le cabe tomar de inmediato las acciones oportunas para reducir el riesgo de agravar el daño.

Detalle de los nuevos ensayos sobre el traje

Para comprender las prestaciones térmicas de un traje protector de bomberos se debe, ante todo, medir el entorno térmico alrededor del bombero en diversos puntos mientras está efectuando su trabajo de extinción. Las mediciones de la radiación térmica, el flujo total de calor y la temperatura del gas se utilizan para cuantificar estos entornos de actuación. Además, el impacto del entorno sobre el bombero se mide mediante instrumentos colocados en el propio vestuario de protección, tanto en las capas exteriores como en el interior de las prendas. La medición interna señala no solo como penetra el calor a través de los materiales de protección, sino también clarifica como la humedad retenida evoluciona con el tiempo de exposición al calor. Las mediciones se efectúan típicamente con termopares, termistores y pequeños sensores de flujo.

Los trabajos efectuados por el NIST, para identificar necesidades de medición y poder disponer de una mejor comprensión de la protección térmica utilizada por los bomberos, han conducido al desarrollo de nuevos métodos de ensayo que permiten la medición de las prestaciones térmicas del material de los trajes en seco o húmedo y también los cambios que aparecen al comprimir la prenda.

Estimo interesante detallar la prueba que efectúan en Suecia a los trajes de intervención para bomberos. Si bien siguen las especificaciones de las normas CE, añaden un requisito práctico conforme a la NT FIRE 052, que ensaya el traje protector en condiciones reales dentro de un entorno térmico. Utilizan un contenedor de 40 pies, dividido en tres compartimentos, efectuando el ensayo en la zona central de dimensiones 6,5 x 2,3 x 2,25 m de ancho, con las condiciones de prueba siguientes:

  • Temperatura del aire a 1,2 y 2,2 m del suelo: 250 °C y 320 °C respectivamente.
  • Flujo medio de calor a 1,2 m del suelo: 5,0 kW/ m².
  • Fuente de calor: dos quemadores de gas propano a distinta altura
  • La persona lleva 6 sensores de temperatura sobre la piel; uno en la parte externa de cada brazo, uno en cada pantorrilla y uno en cada muslo.
  • Los parámetros de temperatura del aire y flujo de calor son totalmente controlados y la prueba vigilada, para intervenir si la persona nota dolor o malestar, pudiendo interrumpirse el ensayo de forma inmediata. Por razones de seguridad el probador llevará un controlador del ritmo cardíaco.

El ensayo se efectúa con una persona entrenada e instruida, vistiendo EPI certificados (traje de intervención que se prueba, guantes, botas, casco y ERA completo con máscara), la cual realiza un recorrido por el interior de la zona caliente del contenedor, durante 5 minutos, adoptando durante unos segundos las posturas que a continuación se indican (figura 8):

  • Entrar y mantenerse erguido, durante 30 segundos.
  • Avanzar un paso y sentarse, durante 15 segundos.
  • Colocarse de pié sobre los 2 palés, durante 15 segundos.
  • Bajar y tumbarse sobre el suelo, durante 30 segundos.
  • Subirse sobre el palé y mantenerse erguido, durante 15 segundos.
  • Bajar y arrodillarse manteniendo la postura, durante 30 segundos.
  • Dar un paso y erguido sobre el suelo permanecer, durante 15 segundos.
  • Darse la vuelta y permanecer de pie, durante 15 segundos y después repetir, en el recorrido de vuelta, idénticas posturas con los mismos tiempos.

Figura 8: Esquema en planta del contenedor usado para ensayar prácticamente los trajes de intervención en Suecia.

Los criterios de aceptación para el traje de protección son los siguientes:

  • Durante el recorrido la persona no debe notar dolor en ningún momento de la prueba.
  • Las temperaturas máximas alcanzadas en los sensores sobre la piel no deben exceder de 47°C en ningún momento de la prueba ni al finalizar la misma.
  • El traje de intervención será inspeccionado, siguiendo las recomendaciones del fabricante, anotando cualquier desperfecto que se observe.

El probador sale de la zona caliente y permanece con los EPI colocados hasta que la temperatura en los sensores sobre la piel empiece a descender. El informe del ensayo especifica la identificación del traje, el probador y el desarrollo del ensayo e indica las temperaturas máximas de cada sensor y las observaciones del probador.

Conclusión

A lo largo del artículo se ha intentado exponer los criterios que explican el fenómeno de las lesiones por quemadura que sufren los bomberos, sin que sus trajes de protección presenten visibles deterioros térmicos, todo ello basado en los reseñados estudios de laboratorio y en condiciones prácticas realizadas por el NIST.Esta información va dirigida a los bomberos para que reflexionen y tomen conciencia de las limitaciones en protección que ofrecen sus trajes de intervención, en determinadas ocasiones, y confío que se pueda aplicar adecuadamente, durante las prácticas de instrucción y en las técnicas de lucha contra incendios, a fin de evitar las lesiones por quemaduras.

 

Bibliografía

  • Thermal performance and limitations of bunker gear. J. Randall Lawson
  • Thermal Measurements for fire fighters protective clothing. ASTM standars and papers for J.R. Lawson & R.L. Vitori
  • NFPA 1971 ‘Protective ensemble for structural Fire’.
  • UNE EN 469: 2006 ‘Vestuario de protección para bomberos estructurales’.
  • NT FIRE 052.- Complete Suit Test in hazardous conditions.
  • Normativa UNE EN actualizada por gentileza de Asepal.

https://www.interempresas.net/Proteccion-laboral/Articulos/219722-La-UNE-EN-469-no-basta.html

 

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Leg. Riesgos Laborales, Legislacion, Quemaduras, Salud Laboral. Prevencion de riesgos | Comentarios desactivados en ¡La UNE EN 469 no basta!

H41 Interceptor Hood with DuPont Nomex Nano-Flex Technology

Posted by Firestation en 01/10/2016

fire-dex-h41-interceptor-hood

nomex nano flex

NFPA 1971 compliant hood, the H41 Interceptor™, designed to keep potentially carcinogenic particulates and other harmful contaminants off of firefighters’ jaws, faces, and necks;  areas identified as highly absorptive and more permeable than other areas of skin(1), and are likely not getting enough protection from hazardous particles with the FR knit hood technology that is currently available(2).

Fire-Dex will be donating $5 per hood to the Firefighter Cancer Support Network for every H41 Interceptor™ sold this week during FDIC.

The development of this hood was inspired by the reports referenced above; the Firefighter Cancer Support Network Report(1) and the FAST Test Report, Commissioned by the IAFF(2).  The first report stated that firefighters  have a “significantly increased risk… for a number of cancers, including multiple myeloma, nonHodgkin’s lymphoma and prostate and testicular cancer” (1).  This report also discussed that soot and smoke particles readily absorb and hold liquid and gaseous chemicals, that “soot has ultrafine particles that… [are] also absorbed through the skin traveling to most organs including the brain”(1), and that skin adsorption rate increases 400% with every 5°F increase in skin temperature. (1) The FAST Test Report demonstrated that particles at 2.5 micron size penetrated the standard FR knit hood (soot and smoke particles are usually 1 micron or less) and left a concentrated, heavy deposit on the subject’s neck, cheeks, ears and jaw.

The H41 Interceptor™ Hood was developed in collaboration with DuPont™, utilizing their revolutionary new material, DuPont™ Nomex® Nano-Flex, that can block fine particulates almost as well as an impermeable membrane.  Unlike FR moisture barrier membranes however, this new lightweight (0.8oz/yd2), “barely-there” material is actually completely breathable; Nomex® Nano-Flex is a non-woven, web technology, made of submicron continuous fibers.  The H41 Interceptor™ Hood is constructed with Nomex® Nano-Flex sewn between two layers of  6.0oz/yd2 PBI®/Lenzing to provide the maximum performance for particle barrier filtration, comfort, breathability, thermal protection and protection in flashover condition.  The H41 Interceptor™ is patterned to protect the integrity of the filtration system and uniquely designed to promote easy donning and doffing from the stowed position to the SCBA face piece channel.

The H41 Interceptor™ blocks 95% of particulates at .2 micron in size or larger.  For perspective, there are 25,4000 microns in one inch and a human hair is about 75-100 microns wide, so a .2 micron particulate is about 500x smaller than a strand of hair.  Testing has shown that the particulates sized at less than .2 microns don’t have enough mass to make it through the double layer knit and the Nomex® Nano-Flex; essentially meaning that this hood blocks 100% of particulates less than .2 microns.

This chart demonstrates the remarkable difference in particulate blockage from a standard FR Knit Hood to an FR Knit Hood with Nomex® Nano-Flex (measuring from 0.5 – 0.2 microns).

The air permeability of the Nomex® Nano-Flex is far superior to all FR moisture barrier films that others are offering.  Standard FR moisture barriers are a necessity in turnout gear, where gear can often get wet and such a membrane is necessary to prevent steam burns.  With bare skin being against the hood, and with the head and face generating considerably more sweat than most other areas of the body, breathability is an absolute must.  Using  Nomex® Nano-Flex instead of a standard FR moisture barrier greatly reduces the potential for heat stress.

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Incendios, Marcas Comerciales | Comentarios desactivados en H41 Interceptor Hood with DuPont Nomex Nano-Flex Technology

Directivas Europeas relacionadas con la Seguridad e Higiene en el Trabajo que afectan a bomberos.

Posted by Firestation en 15/11/2015

ADESIVO_M_1

Requisitos esenciales y uso de EPI

  • Requisitos esenciales. Directiva 89/686/CEE.  Directiva estrechamente relacionada con la 89/656/CEE que se ocupa de los requisitos esenciales que deben reunir los EPI para su puesta en el mercado comunitario.

  • Uso de EPI. Directiva 89/656/CEE. Directiva que trata sobre los requisitos mínimos de Salud y Seguridad para el uso de los trabajadores de EPI en el lugar de trabajo.
    • Epi para Trabajo en altura. Directiva 2001/45/CE. Disposiciones relativas a la utilización de los equipos de trabajo para la realización de trabajos temporales en altura

Agentes químicos

Agentes físicos

  • Radiaciones ionizantes. Directiva 96/29/Euroatom. Directiva relativa a la protección operacional de los trabajadores exteriores con riesgo de exposición a radiaciones ionizantes por intervención en zona controlada.

Agentes biológicos

Posted in Botas, Cascos, E.R.A., Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Guantes, Leg. Riesgos Laborales, Legislacion | Comentarios desactivados en Directivas Europeas relacionadas con la Seguridad e Higiene en el Trabajo que afectan a bomberos.

Prevencion de cancer en bomberos.

Posted by Firestation en 25/10/2015

ThoseCoolCarcinogens¿Lavar el equipo? ¡Pero entonces todos estos cancerigenos molones desapareceran!

NIOSH Study of Firefighters Finds Increased Rates of Cancer

A combined population of 30,000 firefighters from three large cities had higher rates of several types of cancers, and of all cancers combined, than the U.S. population as a whole, researchers from the National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) and colleagues found in a new study.

The new findings are generally consistent with the results of several previous, smaller studies. Because the new study had a larger study population followed for a longer period of time, the results strengthen the scientific evidence for a relation between firefighting and cancer, the researchers said.

The findings were reported in an article posted on-line on Oct. 14, 2013, by the peer-reviewed journal Occupational and Environmental Medicine. The article is available online at http://oem.bmj.com/content/early/2013/10/14/oemed-2013-101662.full .

http://www.firefightercancersupport.org/wp-content/uploads/2013/10/NIOSH-Firefighter-Cancer-Study-w-Summary.pdf

The researchers found that:

  • Cancers of the respiratory, digestive, and urinary systems accounted mostly for the higher rates of cancer seen in the study population. The higher rates suggest that firefighters are more likely to develop those cancers.
  • The population of firefighters in the study had a rate of mesothelioma two times greater than the rate in the U.S. population as a whole. This was the first study ever to identify an excess of mesothelioma in U.S. firefighters. The researchers said it was likely that the findings were associated with exposure to asbestos, a known cause of mesothelioma.

The study analyzed cancers and cancer deaths through 2009 among 29,993 firefighters from the Chicago, Philadelphia, and San Francisco fire departments who were employed since 1950. The study was led by NIOSH in collaboration with the National Cancer Institute and the Department of Public Health Sciences in the University of California at Davis. The study was supported in part by funding from the U.S. Fire Administration.

Firefighters can be exposed to contaminants from fires that are known or suspected to cause cancer. These contaminants include combustion by-products such as benzene and formaldehyde, and materials in debris such as asbestos from older structures.

The findings of the new study do not address other factors that can influence risk for cancer, such as smoking, diet, and alcohol consumption. In addition, few women and minorities were in the study population, limiting the ability to draw statistical conclusions about their risk for cancer.

In a second phase of the study, the researchers will further examine employment records from the three fire departments, to derive information on occupational exposures, and to look at exposures in relation to cancer incidence and mortality. Those findings, when completed, will be published in a future article.

cartel_prevencionwebTamaño completo.

Solicitud descontaminación de EPIs

prl1

http://www.prlbomberos.com/

Health-SCBA-During-Overhaul“El ERA durante la revision final es de blandos. Ademas, ¿que es lo peor que puede pasar?”

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Prevencion | Comentarios desactivados en Prevencion de cancer en bomberos.

Normas UNE. Normas tecnicas de ropa y guantes de proteccion.

Posted by Firestation en 06/09/2015

normas UNE

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Guantes, Leg. Riesgos Laborales, Legislacion | Comentarios desactivados en Normas UNE. Normas tecnicas de ropa y guantes de proteccion.

Riesgos de la Contaminación de los EPI

Posted by Firestation en 01/09/2015

Por gentileza del Bombero Nº13

image113

image108

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion | 1 Comment »

Sobreesfuerzo en personal especialista en extinción de incendios forestales

Posted by Firestation en 23/07/2015

image131image130

image132

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Incendios Forestales, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comentarios desactivados en Sobreesfuerzo en personal especialista en extinción de incendios forestales

Equipos de Protección Individual para incendios forestales, generalidades.

Posted by Firestation en 04/04/2013

epi_iiff

 Los equipos de protección individual se emplean desde hace relativamente poco tiempo en el sector forestal. Este sector junto con el de los incendios forestales, son sectores complejos y es necesario saber elegir correctamente un epi adecuado

Los trabajadores del sector forestal y de los incendios forestales deben enfrentarse a gran cantidad de riesgos  y factores (climatología, orografía irregular, maquinarias, etc…)

Los equipos de protección individual deben cumplir los siguientes objetivos:

-Ser robusto y duradero.
-Corregir y limitar los efectos de un riesgo determinado.
-Permitir al trabajador-a desenvolverse y trabajar con comodidad, por lo tanto ha de ser cómodo y ergonómico.

Los epis no son un seguro de vida, se decir no son para entrar a una situación de riesgo. Para lo único que sirve es para minimizar el daño que se puede desencadenar.  Por lo tanto lo ideal es:

-Minimizar los riesgos desde su origen.
-Dotar de buena formación a los trabajadores-as.
-Reconocer las situaciones de riesgo.

2-ÁMBITO LEGAL

Existe mucha normativa referente a prevención de riesgos, lugares de trabajo y equipos de protección individual. Le exponemos a continuación por si son de su interés (Puede descargárselas en los documentos adjuntos:

-Estatuto de los trabajadores. RDL 1/1995 de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la ley BOE de 29 de marzo.

-R.D. 773/1997, de 30 de mayo, establece las disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la elección, utilización por los trabajadores en el trabajo y mantenimiento de los equipos de protección individual.

-Disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción. RD 1627/1997. BOE de 25 de octubre.

-Reglamento de los servicios de prevención. RD 39/1997. BOE de 31 de enero.

-Ordenanza General de seguridad e higiene en el trabajo. OM. BOE de 16 y 17 /3/1971.

-Notificación de accidentes de trabajo. Orden 16/12/1987. BOE de 29 de diciembre.

-Señalización RD 485/1997  BOE de 23 de abril.

-Lugares de trabajo RD 486/1997. BOE de 23 de abril.

-Manipulación de cargas pesadas RD 487/1997. BOE de 14 de abril.

-Reglamento de seguridad en máquinas. RD 1495/1986. BOE de 21 de julio.

-Aproximación de las legislaciones de los estados miembros sobre maquinaria. RD 1435 /1992. BOE de 11 de diciembre.

-Modificación RD 1435 / 1992 sobre maquinas. RD 56/1995  BOE de 8 de febrero.

-Reglamento de aparatos elevadores para obra. Orden 23 de mayo de 1997. BOE 14 de junio.

-Exposición al ruido durante el trabajo. RD 1316 / 1989. BOE de 2 de noviembre.

-Real decreto 1215/97 de 18 de jinio sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.

-Real decreto 1407/1992 que regula las condiciones para la comercialización y libre circulación intracomunitaria de los equipos de protección individual. BOE de 12 de junio.

Se entiende  por equipo de protección individual, cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por eltrabajador-a para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar suseguridad o su salud, así como cualquier complemento o accesorio destinado a talfin.

3-UTILIZACIÓN DE LOS EQUIPOS DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL

Los empresarios deberán aportar a los trabajadores-as los equipos de protección individual y los repondrán cuando estén defectuosos.

De la misma forma los trabajadores-as utilizaran correctamente el epi y garantizará su correcto mantenimiento

Los equipos de protección individual se utilizarán cuando no hayamos sido capaces de evitar los riesgos derivados del trabajo. Es decir lo ideal es utilizar procedimientos y estructuras de tal modo que no existan riesgos en el trabajo, si eso no puede ser así utilizaremos equipos de protección individual.

4-REQUERIMIENTOS DE LOS EQUIPOS DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL

Los EPI deben proporcionar una eficaz protección frente a los riesgos que motivan su uso, sin suponer por si mismos u ocasionar riesgos adicionales ni molestias innecesarias. Para ello:

Deben responder a las condiciones existentes en el lugar de trabajo.
Es obvio que las condiciones climatológicas con frecuencia son adversas en este tipo de trabajo al aire libre y serán previamente estudiadas para la elección de un EPI adecuado.
• Se tendrán en cuenta las condiciones anatómicas y fisiológicas del trabajador. Es fundamental que el EPI se adapte perfectamente a la anatomía del trabajador para evitar la generación de nuevos riesgos.
• En los trabajos forestales con gran frecuencia los riesgos son múltiples y por tanto exigen de la utilización simultánea de varios equipos de protección individual, éstos deberán ser compatible entre sí y mantener su eficacia en relación con los riesgos correspondientes.

5-ELECCIÓN DE LOS EQUIPOS DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL

Para la correcta elección del EPI adecuado deberá actuarse en el siguiente orden:
Análisis y valoración de los riesgos existentes. Estudiando si los riesgos pueden evitarse o limitarse utilizando otros métodos o procedimientos de organización del trabajo o medios de protección colectiva.
Conocimiento de las características que deben reunir los equipos de protección individual para garantizar su funcionamiento, teniendo en cuenta la naturaleza y magnitud de los riesgos a proteger, así como los factores adicionales de riesgo que puedan constituir los propios equipos de protección individual o suutilización.
El empresario al elegir un EPI deberá verificar la conformidad de éste, y conocer si cumple los requisitos esenciales de seguridad para tener la garantía de que ofrezcan un nivel adecuado de seguridad según los riesgos para los que está destinado a proteger. (Directiva 89/686/CEE y R.D. 1407/1992, de 20 de noviembre).

Los EPIs se encuentran clasificados por categorías. Esta clasificación corresponde con el diferente nivel de gravedad de los riesgos para los que se destinan los equipos, su nivel de diseño y fabricación.
Corresponde con el diferente nivel de gravedad de los riesgos para los que se destinan los equipos, su nivel de diseño y fabricación.
Modelos de EPI que protegen frente a riesgos mínimos, y cuyos efectos, cuando sean graduales, puedan ser percibidos a tiempo y sin peligro para el trabajador.
Requieren la “marca CE” y la “Declaración de conformidad CE” del fabricante.
Modelos de EPI que protegen frente a riesgos de grado medio o elevado, que no tengan consecuencias mortales para el trabajador.
Deben previamente a su comercialización someterse al examen “CE de tipo” en uno de los organismos acreditados para realizar los procedimientos de certificación europeos, entre ellos el Centro Nacional de Medios De Protección del INST., además de la “Declaración de conformidad CE” y “marca CE” exigidos a los restantes equipos.
Modelos de EPI que protegen frente a riesgos de consecuencia mortal o que pueda dañar gravemente y de forma irreversible la salud, sin que se pueda descubrir a tiempo su efecto inmediato.
Además de los requisitos anteriores, les será exigido, el ”Sistema de garantía de calidad CE” utilizando uno de los procedimientos establecidos en la directiva:
– Sistema de garantía de calidad “CE” del producto final.
– Sistema de calidad “CE” de la producción en vigilancia.
Categoría I : Nº
Categoría II : Nº 96 Año de colocación del marcado CE de Tipo en el EPI.
Categoría III : Nº 96 YYYY Número distintivo del Organismo Notificado que interviene en la fase de producción como se indica en el artículo 9 del R.D.
1407/1992

6- UTILIZACIÓN Y MANTENIMIENTO

Para su correcta utilización deberán seguirse las recomendaciones realizadas por la empresa, la cual deberá informar al trabajador sobre los riesgos a cubrir y la necesidad de su uso, debiendo hacer ver al trabajador la necesidad de su empleo correcto para proteger su salud antes que recurrir a la autoridad de la empresa.
Las condiciones en que un equipo de protección deba ser utilizado, en particular, en lo que se refiere al tiempo durante el cual haya de llevarse, se determinará en función de:
a) La gravedad del riesgo.
b) El tiempo o frecuencia de exposición al riesgo.
c) Las condiciones del puesto de trabajo.
d) Las prestaciones del propio equipo.
e) Los riesgos adicionales derivados de la propia utilización del equipo que no hayan podido evitarse.
Los equipos de protección individual estarán en principio destinados al uso personal; pero si las circunstancias exigiesen la utilización de un equipo por varios trabajadores, se adoptarán las medidas necesarias para que ello no origine ningún problema de salud o de higiene a los diferentes usuarios.
Por otra parte todo EPI requiere de un mantenimiento adecuado de cara a garantizar su correcto funcionamiento. Lo cual deberá tenerse en cuenta, manteniéndolos siempre revisados, limpios, reparados o renovados cuando sea necesario. Debiendo seguirse para ello las normas que sobre el particular deberá suministrar el fabricante a través de un folleto informativo. Este folleto informativo se entregará obligatoriamente por el fabricante con los EPI’s comercializados.
(R.D. 1407/1992)
El empresario deberá fotocopiar el folleto informativo y entregarlo al trabajador con cada unidad de protección En el caso de que el trabajador no conozca el idioma en que está escrito, habrá que traducirle el contenido del mismo.

7- OBLIGACIONES DEL TRABAJADOR

Los trabajadores, con arreglo a su formación y siguiendo las instrucciones del empresario, deberán:
a) Utilizar y cuidar correctamente los equipos de protección individual.
b) Colocar los equipos en el lugar indicado para ello, una vez utilizados.
c) Informar de inmediato a su superior jerárquico directo de cualquier defecto, anomalía o daño apreciado en el equipo de protección individual utilizado que pueda entrañar una pérdida de su eficacia protectora.

8- LISTA INDICATIVA DE EQUIPOS DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL

8.1. Protectores de la Cabeza.
El casco de seguridad para la protección de la cabeza del trabajador protegerá frente a la caída de objetos, como es el caso de piedras, ramas, herramientas, etc…
Debe cumplir con las exigencias de la norma EN-397 en la referente al aislamiento eléctrico, barboquejo ajustable, arnés de cabeza, banda sudadera en cabeza y nuca.

8.2. Protectores del Oído.
Los protectores auditivos son de varios tipos: El uso de los protectores auditivos debe atenuar el ruido de forma que el trabajador tenga una exposición efectiva al ruido equivalente a la de otro trabajador que, desprovisto de protectores, estuviese expuesto a niveles inferiores a 90 dB(A) (nivel de ruido equivalente) o 140 dB (nivel de pico), o si es posible a 80 u 85 dB(A) (nivel diario equivalente).
Tapones Orejeras, con arnés de cabeza, bajo barbilla o la nuca Casco antirruido
Protectores auditivos acoplables a los cascos de protección para la cabeza
Cuando se trabaje con motosierra y motodesbrozadora el equipo de protección individual que debería utilizarse, ya que cubre otros riesgos asociados a labores forestales en los que se emplea esta maquinaria, es la protección auditiva acoplada al casco de protección para la cabeza.

Nivel de exposición al ruido (nivel diario equivalente) Superior a 80 dB(A)

Por solicitud Optativo
· Evaluación de riesgos (específicos y generales).
· Medidas preventivas.
· Utilización EPI.
· Resultados del control médico. Inicial Periódico: Anual

Superior a 85 dB(A)

Obligatorio Optativo
· Evaluación de riesgos (específicos y generales).
· Medidas preventivas.
· Utilización EPI.
· Resultados del control médico. Inicial Periódico: Trienal

Superior a 90 dB(A) o 140 dB de nivel de Pico

Obligatorio Obligatorio
· Evaluación de riesgos (específicos y generales).
· Medidas preventivas.
· Utilización EPI.
· Resultados del control médico. Inicial Periódico: Quinquenal
* Según R.D. 1316/1989, de 27 de octubre, sobre protección de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposición al ruido durante el trabajo.

8.3. Protectores de los Ojos y de la Cara.

Son fundamentalmente gafas (sólo protegen los ojos) y máscaras faciales de protección (protegen la cara y otras zonas de la cabeza), para evitar la penetración de productos químicos fundamentalmente fertilizantes y plaguicidas, la proyección de partículas sólidas o líquidas, y la protección solar por riesgos de deslumbramiento o de exposición a la radiación solar.
Estos equipos en ocasiones suelen ir acoplados a otros equipos, como por ejemplo los cascos de seguridad, aunque en los trabajos de desbroce generalmente es suficiente emplear una pantalla facial.
Las normas básicas a las que están sujetas éste tipo de protecciones son:
· EN 166. Protección individual de los ojos. Requisitos.
· EN 167. Protección individual de los ojos. Métodos de ensayo ópticos.
· EN 168. Protección individual de los ojos. Métodos de ensayo no ópticos.

8.4. Protectores de Manos y Brazos.

El uso de guantes y manguitos es necesario en la mayoría de los trabajos forestales: plantaciones, saca de madera, tronzado, podas, etc. Gracias a ellos se evitarán cortes, golpes, pinchazos, proyecciones e incluso atrapamientos con la motosierra.
La norma básica en la que se recogen los requisitos para los guantes es la EN 420. Además la Directiva 89/686/CEE clasifica los guantes de protección en 3 categorías:
– I Diseño Simple: guantes que ofrecen protección para riesgos mínimos.
– II Diseño Intermedio: Guantes adecuados para riesgos intermedios.
– III Diseño Complejo: Guantes diseñados para proteger contra riesgos graves, mortales o irreversibles.

8.5. Protectores de Pies y Piernas.
El calzado de seguridad constituye el elemento de protección de las extremidades inferiores de uso más generalizado, existiendo un tipo de calzado adecuado para cada tipo de riesgo (pinchazos, golpes, aplastamientos, deslizamientos, etc.).

Encontramos los siguientes niveles o clases de calzado laboral:

– CATEGORÍA I: calzado normal, sin elementos de protección especiales como punteras y plantillas, que tan sólo protege el pie de riesgos mínimos
y ambientales. Dentro está el calzado de uniformidad de calle, etc.
– CATEGORÍA II: se engloba en esta categoría todo calzado destinado a proteger contra algún riesgo no mínimo y se establece dentro de ella las siguientes diferencias:

a).Calzado de Seguridad : Calzado equipado con puntera, plantilla o combinación de ambas que éste diseñado para soportar impactos de hasta 200 julios.

b). Calzado de Protección: Calzado equipado igual al anterior pero para impactos de sólo hasta 100 julios.

c). Calzado Profesional: Calzado que no lleva ni puntera ni plantilla, pero sí es sometido a los demás ensayos.
– CATEGORÍA III: Calzado especialmente diseñado para que sea conductor de la electricidad.

8.6. Protectores de la Piel.
Son cremas y pomadas de protección contra quemaduras del sol o producidas por el frío.

8.7. Protectores del Tronco y Abdomen.
Se incluyen aquí mandiles y delantales, para la mezcla y aplicación de sustancias químicas, cinturones para protección de la columna vertebral, para la manipulación manual de cargas pesadas, cinturones y arneses de seguridad contra caídas en labores de poda, etc.

8.8. Protectores Total del Cuerpo.
Ropa o monos de trabajo para protección del frío, lluvia; contra riesgos químicos derivados de la aplicación de productos fitosanitarios, utilizándose para ello ropa de protección integral que aíslen al trabajador del producto que esté aplicando; durante el uso de motodesbrozadoras y motosierras; etc.

EN 388: Protección contra riesgos mecánicos.
EN 388: Protección contra riesgos mecánicos.
EN 388: Protección contra riesgos mecánicos.
EN 511: Protección contra el frío.
EN 407: Protección contra riesgos térmicos.
EN 659: Protección contra riesgos mecánicos, fuego y calor. (retenes contra incendios).
EN 381: Protección contra la motosierra

www.prevencionlaboral.org/

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Incendios, Incendios Forestales, Leg. Riesgos Laborales, Legislacion, Prevencion | Comentarios desactivados en Equipos de Protección Individual para incendios forestales, generalidades.

Capacidad Termica y Transpirabilidad de la ropa protectora de bomberos.

Posted by Firestation en 19/12/2012

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Monografias / Articulos / Investigaciones | Comentarios desactivados en Capacidad Termica y Transpirabilidad de la ropa protectora de bomberos.

Guía de selección de prendas contra el calor y las llamas. Ropa de Protección para Calor y Llamas en el Sector Industria.

Posted by Firestation en 13/10/2012

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Manuales | Comentarios desactivados en Guía de selección de prendas contra el calor y las llamas. Ropa de Protección para Calor y Llamas en el Sector Industria.

Equipos de intervencion en incendios estructurales BRISTOL

Posted by Firestation en 22/02/2012

Ergotech

Ergotech fire coat and trouser

Standard EN469:2005 Level 2

Bristol’s Ergotech design, developed after careful research and extensive user trials into the ergonomics of firefighter activities most frequently involved in day-to-day firefighting, has become the standard by which lightweight firefighter PPE is measured for comfort and performance.

Ergotech incorporates the latest technical fabrics and has been designed and developed in close collaboration with the world’s leading fibre and fabric manufacturers and has become a globally recognised design by fire authorities looking to equip their firefighters with PPE which combines class leading protection with low physiological impact.

Ergotech is offered in two principal fabric combinations. A choice of either Hainsworth TITAN or PBI Gold outerlayer is combined with a Gore-Tex Airlock moisture barrier for outstanding all-round performance.

In common with most Bristol firefighter PPE offerings, Ergotech is available in 28 male and female sizes and comes in a range of 8 colours with others available as special order options.

For comprehensive information about Ergotech refer to our Structural brochure.

Ergotech Action

Ergotech Action fire coat and trouser

Standard EN469:2005 Level 2

Bristol’s Ergotech Action design, developed after careful research and extensive user trials into the ergonomics of firefighter activities most frequently involved in day-to-day firefighting, has become the standard by which lightweight firefighter PPE is measured for comfort and performance.

Ergotech Action incorporates the latest technical fabrics and has been designed and developed in close collaboration with the world’s leading fibre and fabric manufacturers and has become a globally recognised design by fire authorities looking to equip their firefighters with PPE which combines class leading protection with low physiological impact.

In addition to the comfort features of the Ergotech design, Ergotech Action also offers special shaping for optimal PPE compatibility and greater rotational mobility. Special shoulder shaping makes for greater comfort when wearing breathing apparatus whilst greater reach manoeuvrability is achieved by incorporating a larger underarm gusset.

Ergotech Action is offered in two principal fabric combinations. A choice of either Hainsworth TITAN or PBI Gold outerlayer is combined with a Gore-Tex Airlock moisture barrier for outstanding all-round performance.

In common with most Bristol firefighter PPE offerings, Ergotech Action is available in 28 male and female sizes and comes in a range of 8 colours with others available as special order options.

For comprehensive information about Ergotech Action refer to our Structural brochure..

Wessex

Wessex fire coat and trouser

Standard EN469:2005 Level 2

Bristol’s Wessex design has become a popular choice for fire & rescue services in the UK and in many of our markets around the world.

Featuring a traditional bunker length jacket, this design provides a practical and comfortable option which offers EN469:2005 performance to Level 2.

Incorporating a Nomex Delta T outerlayer with a Gore-Tex Fireblocker moisture barrier, this design meets Gore’s rain room test.

Available in a number of colour options including blue, orange and yellow, the Wessex is offered in a wide range of male and female sizes.

For comprehensive information about the Wessex fire coat and trouser refer to our Structural brochure.

B-Tech

B-Tech

Standard EN469:2005 Level 2

Bristol’s entry level structural fire coat and trousers features a short style coat designed with ergonomic fit. An adequate overlap with the trouser top avoids gapping when stretching and bending. It is available with two reflective trim options.

Combining Nomex Delta T with Gore-Tex Fireblocker offers Level 2 performance to EN 469:2005.

Available in a range of colours, including blue, orange and yellow, the B-Tech comes in 28 male and female sizes.

For comprehensive information about the B-Tech firefighter PPE refer to our Structural brochure.

North American Style – NFPA

North American style – NFPA (National Fire Protection Association)

Standard NFPA 1971:2007

As a major global supplier of firefighter clothing, Bristol designs firefighter clothing to suit all major international standards including the NFPA specification which is used in North America and widely in Central and South America. In fact, Bristol was the first company to supply NFPA type firefighter PPE, manufactured from European fabrics in the UK, to users in the USA.

Bristol’s NFPA PPE meets the recognised standard NFPA 1971:2007 and is tested independently by Underwriters Laboratories Inc. (UL) who carry out rigorous testing on all materials, components and finished garments.

This design draws heavily on our Ergotech model, incorporating a number of its key innovative features along with additional ones to meet the specific needs of the US market. These include Bristol’s own design for a drag rescue device (DRD) used to aid the extrication of prone firefighters from hazardous fireground situations.

Combining a Hainsworth TITAN outerlayer with a Gore-Tex Crosstech moisture barrier with an internal thermal quilt, the NFPA two piece ensemble is available in a range of 6 colours and a wide range of sizes.

For comprehensive information about NFPA style refer to our Structural brochure.

XFlex

XFlex is BRISTOL’s latest silhouette in light-weight fire-fighting PPE.  Ergonomically designed it gives the ultimate in fit and comfort for the maximum number of body types.  XFlex has distinctive sports styling and offers a garment combination that is suitable for the various hazardous roles associated with a fire-fighter’s work.

Fabric combinations have been designed to give the optimum performance whilst being light in weight to minimise heat stress.

All layers are breathable and with wickable linings reduce the build up of heat.

Certified to EN469 2005 Level 2 and complying with EN343 waterproof and EN1149 Anti-static standards.

For more details see our XFlex brochure.

Urban Search and Rescue (USAR)

Standard EN ISO 11612 General Flame

More specialised garments are now being deployed in non-structural firefighting situations. Technical rescue PPE, often termed USAR, is now being used in confined space operations as well as road traffic accidents.

Bristol USAR garments have a two-layer construction incorporating a flame retardant outerlayer with a waterproof membrane to provide flexibility and physical protection against injury when deployed in collapsed buildings or damaged vehicles.

The USAR coat and trouser combination, which can be zipped together to form a single piece garment when required, has a Gore Crosstech SR moisture barrier coupled with a choice of outerlayer. The options include Nomex Delta C, Protex cotton or Kermel fabric. Available in a wide range of sizes, the ensembles are supplied in four colours including red, navy, orange and high-viz orange. Compatible accessories include helmet, boot and glove.

For further information see our USAR brochure.

Marine Firefighting

Standard – Mared (Marine Equipment Directive) Mariner’s Wheel

A Full range of Fire Coats, Trousers, Helmets, Gloves and Boots are available, which all carry the Mariner’s Wheelmark Certification.

For more details about the range and for further technical information see our Marine Firefighting brochure.

Operational PPE

ICP – Operational PPE

At the core of the ICP range of 140 products is the operational PPE which offers a range of head-to-toe garments to meet all the protective needs of 21st century fire & rescue services. A more specialist approach to firefighting has created a need for specialised garments to better meet the demands of structural and wildland firefighting and technical rescue situations.

Structural coat and trousers

Bristol’s structural kit incorporates a PBI Gold Ripstop™ outer layer combines with a Gore Crosstech Airlock™ moisture and thermal barrier which also provided protection against blood borne pathogens.

Technical Rescue PPE

This kit, designed principally for urban search and rescue operations (USAR), uses a PBI Gold Triguard™ outer fabric combined with a Gore Crosstech SR™ moisture and blood borne pathogen barrier.

For comprehensive information about our full range of ICP products refer to our Integrated Clothing Project (ICP) brochure.

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Marcas Comerciales | Comentarios desactivados en Equipos de intervencion en incendios estructurales BRISTOL

Influencia del color de los EPIS (Equipos de protección individual) en el confort térmico de los especialistas en prevención y extinción de incendios forestales, bomberos y personal de emergencias

Posted by Firestation en 18/07/2011

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Incendios, Incendios Forestales | Comentarios desactivados en Influencia del color de los EPIS (Equipos de protección individual) en el confort térmico de los especialistas en prevención y extinción de incendios forestales, bomberos y personal de emergencias

Traje de proteccion quimica Dräger CPS 7900

Posted by Firestation en 17/01/2011

Diseñado especialmente para la utilización bajo condiciones extremas: el Dräger CPS 7900 estanco a gases proporciona una excelente protección frente a sustancias químicas industriales, agentes biológicos y sustancias tóxicas. El CPS 7900 puede trabajar en áreas explosivas ó manejar sustancias criogénicas con la misma seguridad.

Posted in Dräguer, Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Marcas Comerciales, MM.PP., NBQ, Riesgo Quimico, Videos | Comentarios desactivados en Traje de proteccion quimica Dräger CPS 7900

Protocolos / Procedimientos Aprobados del Consorcio Provincial Bomberos Valencia

Posted by Firestation en 10/01/2011

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, M. Rescate/P. Aux., Manuales, Materiales, Vehiculos | Comentarios desactivados en Protocolos / Procedimientos Aprobados del Consorcio Provincial Bomberos Valencia

Recomendaciones para la seleccion y uso de vestuario de proteccion y proteccion respiratoria frente a agentes biologicos

Posted by Firestation en 13/10/2010

The approach to any potentially hazardous atmosphere, including biological hazards, must be made with a plan that includes an assessment of hazard and exposure potential, respiratory protection needs, entry conditions, exit routes, and decontamination strategies. Any plan involving a biological hazard should be based on relevant infectious disease or biological safety recommendations by the Centers for Disease Control and Prevention (CDC) and other expert bodies including emergency first responders, law enforcement, and public health officials. The need for decontamination and for treatment of all first responders with antibiotics or other medications should be decided in consultation with local public health authorities.

This INTERIM STATEMENT is based on current understanding of the potential threats and existing recommendations issued for biological aerosols. CDC makes this judgment because:

  1. Biological weapons may expose people to bacteria, viruses, or toxins as fine airborne particles. Biological agents are infectious through one or more of the following mechanisms of exposure, depending upon the particular type of agent: inhalation, with infection through respiratory mucosa or lung tissues; ingestion; contact with the mucous membranes of the eyes, or nasal tissues; or penetration of the skin through open cuts (even very small cuts and abrasions of which employees might be unaware). Organic airborne particles share the same physical characteristics in air or on surfaces as inorganic particles from hazardous dusts. This has been demonstrated in military research on biological weapons and in civilian research to control the spread of infection in hospitals.
  2. Because biological weapons are particles, they will not penetrate the materials of properly assembled and fitted respirators or protective clothing.
  3. Existing recommendations for protecting workers from biological hazards require the use of half-mask or full facepiece air-purifying respirators with particulate filter efficiencies ranging from N95 (for hazards such as pulmonary tuberculosis) to P100 (for hazards such as hantavirus) as a minimum level of protection.
  4. Some devices used for intentional biological terrorism may have the capacity to disseminate large quantities of biological materials in aerosols.
  5. Emergency first responders typically use self-contained breathing apparatus (SCBA) respirators with a full facepiece operated in the most protective, positive pressure (pressure demand) mode during emergency responses. This type of SCBA provides the highest level of protection against airborne hazards when properly fitted to the user’s face and properly used. National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) respirator policies state that, under those conditions, SCBA reduces the user’s exposure to the hazard by a factor of at least 10,000. This reduction is true whether the hazard is from airborne particles, a chemical vapor, or a gas. SCBA respirators are used when hazards and airborne concentrations are either unknown or expected to be high. Respirators providing lower levels of protection are generally allowed once conditions are understood and exposures are determined to be at lower levels.

Interim Recommendations for the selection and use of protective clothing and respirators against biological agents.

When using respiratory protection, the type of respirator is selected on the basis of the hazard and its airborne concentration. For a biological agent, the air concentration of infectious particles will depend upon the method used to release the agent. Current data suggest that the self-contained breathing apparatus (SCBA) which first responders currently use for entry into potentially hazardous atmospheres will provide responders with respiratory protection against biological exposures associated with a suspected act of biological terrorism.

Protective clothing, including gloves and booties, also may be required for the response to a suspected act of biological terrorism. Protective clothing may be needed to prevent skin exposures and/or contamination of other clothing. The type of protective clothing needed will depend upon the type of agent, concentration, and route of exposure.

The interim recommendations for personal protective equipment, including respiratory protection and protective clothing, are based upon the anticipated level of exposure risk associated with different response situations, as follows:

  • Responders should use a NIOSH-approved, pressure-demand SCBA in conjunction with a Level A protective suit in responding to a suspected biological incident where any of the following information is unknown or the event is uncontrolled:
    • the type(s) of airborne agent(s);
    • the dissemination method;
    • if dissemination via an aerosol-generating device is still occurring or it has stopped but there is no information on the duration of dissemination, or what the exposure concentration might be.
  • Responders may use a Level B protective suit with an exposed or enclosed NIOSH- approved pressure-demand SCBA if the situation can be defined in which:
    • the suspected biological aerosol is no longer being generated;
    • other conditions may present a splash hazard.
  • Responders may use a full facepiece respirator with a P100 filter or powered air-purifying respirator (PAPR) with high efficiency particulate air (HEPA) filters when it can be determined that:
    • an aerosol-generating device was not used to create high airborne concentration,
    • dissemination was by a letter or package that can be easily bagged.

These type of respirators reduce the user’s exposure by a factor of 50 if the user has been properly fit tested.

Care should be taken when bagging letters and packages to minimize creating a puff of air that could spread pathogens. It is best to avoid large bags and to work very slowly and carefully when placing objects in bags. Disposable hooded coveralls, gloves, and foot coverings also should be used. NIOSH recommends against wearing standard firefighter turnout gear into potentially contaminated areas when responding to reports involving biological agents.

Decontamination of protective equipment and clothing is an important precaution to make sure that any particles that might have settled on the outside of protective equipment are removed before taking off gear. Decontamination sequences currently used for hazardous material emergencies should be used as appropriate for the level of protection employed. Equipment can be decontaminated using soap and water, and 0.5% hypochlorite solution (one part household bleach to 9 parts water) can be used as appropriate or if gear had any visible contamination. Note that bleach may damage some types of firefighter turnout gear (one reason why it should not be used for biological agent response actions). After taking off gear, response workers should shower using copious quantities of soap and water.

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, MM.PP., NBQ, Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en Recomendaciones para la seleccion y uso de vestuario de proteccion y proteccion respiratoria frente a agentes biologicos

 
A %d blogueros les gusta esto: