FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 683 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,902,819 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Edificacion’ Category

Diferente por el diseño. Nuevos tipos de estructuras y materiales en la construccion.

Posted by Firestation en 05/08/2017

Por Jesse Roman

Los atipicos featurehed

Una gran cantidad de diferentes influencias le dan forma a la apariencia y función de los edificios modernos, desde las tecnologías emergentes hasta el impulso hacia la sostenibilidad ambiental. Pero para diseñadores, entes de aplicación y socorristas estas nuevas y audaces estructuras también representan nuevos desafíos en el tema de la seguridad contra incendios y humana.

MaderaAlta 01

Altos edificios construidos en madera

¿Qué tan grande es el riesgo de incendio y cómo debería protegerse a la estructura?

Desde los albores de la humanidad, hemos usado madera principalmente para dos cosas: construir estructuras y encender fuego. Por separado, estos atributos son invalorables; juntos, han provocado algunos de los incendios más trágicos de la humanidad. Por ese motivo, en la mayoría de los países los códigos de edificación modelo, tradicionalmente han limitado la altura de los edificios de madera a menos de seis pisos.

No obstante, durante la década pasada, la actitud hacia edificios de madera más altos ha comenzado a cambiar. Recientes avances en productos de madera desarrollados mediante ingeniería, junto con la presión ambiental para que se construya de una manera más sostenible, ha derivado en la construcción de grandes edificios de tablones de madera a alturas que una vez fueron inimaginables.

El ejemplo más reciente es el de Brock Commons, una torre de 18 pisos y de 174 pies de altura; en la actualidad el edificio de armazón de madera más alto del mundo, que va a ser inaugurado en mayo en la Universidad de British Columbia. Un edificio de armazón de madera de 12 pisos en Portland, Oregon, no se queda atrás, como tampoco lo hace otro edificio de madera de 10 pisos situado en Manhattan. Un edificio de oficinas, de madera, de 7 pisos construido en Minneapolis fue inaugurado en noviembre.

En Europa y Australia la tendencia lleva una delantera, siendo muchos los edificios de madera altos que se están construyendo desde principios de los años 2000 y muchos más los que están en curso. Los proyectos y diseños son cada vez más audaces. Un estudio de arquitectura ha revelado los planos de un “rascacielos de madera” de 34 pisos para la ciudad de Estocolmo, a la vez que arquitectos de Vancouver han debatido sobre la construcción de un edificio de tamaño similar en ese lugar. Algunos arquitectos han incluso denominado a este momento de la historia como el comienzo de la Edad de Madera.

MaderaAlta 02 esp

¿Latas de yesca?

Mientras la mayoría de los arquitectos y constructores excitadamente pregonan la resistencia y versatilidad de la madera, así como su facilidad para el montaje y los reducidos tiempos de construcción, los críticos manifiestan su preocupación por las construcciones de latas de yesca cada vez más grandes.

“Me enfrento a comités de aprobación de construcciones todos los meses y constantemente escucho ‘esto no puede hacerse’”, expresó David Barber, ingeniero en protección contra incendios de Arup, quien ha trabajado en diversos proyectos de construcción de edificios de madera de gran altura y coautor del artículo del año 2013 “Desafíos que plantean los edificios de madera de gran altura para la seguridad contra incendios” (“Fire Safety Challenges of Tall Wooden Buildings”)para la Fundación de Investigación en Protección contra Incendios (Fire Protection Research Foundation o FPRF).

Barber expresó que varios de los proyectos propuestos para edificios de madera de gran altura en los que ha trabajado se habían frustrado por las inquietudes que planteaban para la seguridad contra incendios. Sostiene que, si bien el comportamiento ante un incendio de los edificios de madera efectivamente es diferente al de los edificios tradicionales de acero y concreto, se puede fácilmente lograr una adecuada seguridad contra incendios.

Muchos de los recientes incendios de grandes dimensiones, ocurridos en complejos de apartamentos en construcción—construidos con componentes de madera liviana desarrollados mediante ingeniería—han añadido mayores preocupaciones entre los funcionarios de la construcción y los bomberos acerca de edificios de madera de gran altura (ver “En llamas otra vez”). Sin embargo Barber se apresura a señalar, que en los edificios de madera más altos no se usan componentes de madera liviana desarrollados mediante ingeniería, sino elementos más pesados, tales como madera contralaminada (cross-laminated timber o CLT), que en pruebas ha demostrado tener una mayor resistencia al fuego que los materiales livianos.

Aún así, para algunos oficiales cuya tarea es preservar la seguridad de las personas, las grandes estructuras de madera son un motivo para que se actúe con precaución, independientemente del tipo de madera que se use. “Lo lamento, pero soy muy reacio a aprobar algo que esté hecho de aserrín y pegamento”, sostuvo el bombero y ex jefe de bomberos de Nueva Jersey, Jack J. Murphy, quien también ocupa el cargo de presidente de la Asociación de Directores de Seguridad contra Incendios del Área Metropolitana de Nueva York (Fire Safety Directors Association of Greater New York) y es miembro del Comité de Asesoramiento de Seguridad para Edificios de Altura de NFPA. “Mi mentalidad es, si ahora estamos atravesando duros momentos al enfrentar algunos de estos incendios en edificios de madera de baja altura, ¿cómo vamos a hacer con edificios de mayor altura? Les llevará mucho trabajo para que nos sintamos cómodos con la idea”.

Hay diversos tipos de productos de madera pesada en el mercado actualmente, pero CLT es, posiblemente, el más popular. Un panel de CLT consta de tres a siete capas de tablas de madera entrecruzadas y unidas entre sí para una máxima resistencia. Un panel típico puede tener 10 pies de ancho, 60 pies de largo y casi dos pies de espesor. El tamaño y espesor de los paneles, Barber argumenta, les da a los productos de madera pesada desarrollados mediante ingeniería una resistencia al fuego natural. Cuando la madera se quema, naturalmente acumula una capa de residuo carbonoso sobre su superficie exterior, que forma una barrera que la aísla del calor y del fuego. Con tablones de madera conun diseño de un espesor suficiente “podemos desarrollar la ingeniería del edificio de manera que naturalmente resista el fuego y soporte las cargas”, dijo Barber.

En muchos casos, el interior del edificio de madera está acabado y encapsulado con cartón de yeso certificado con resistencia al fuego, lo que le suma una capa extra de protección. Sin embargo, dejar las maderas parcialmente expuestas, es una tendencia de diseño cada vez más popular lo que pone nerviosos a oficiales de bomberos como Murphy. “Es todo madera y creo que hay mucha reticencia con eso, especialmente en Manhattan donde las huellas de construcción de algunos edificios están a cuatro pies de distancia de los edificios vecinos”, dijo. “En algunos de estos casos, el exterior del edificio es madera y el interior es madera, de manera que lo que se quema de afuera hacia adentro plantea una preocupación, especialmente en un área densamente poblada”.

Barber admite que la exposición de la madera en el interior de altos edificios de madera altos puede aumentar la duración del incendio porque la madera agrega combustible a sí misma. “Pero la mayoría de los edificios, cualquiera sea su altura, están protegidos con rociadores, de manera que algo tendría que salir muy mal para que el riesgo de incendio aumente de una manera significativa”, expresó.

Determinar cuánto impacta la madera pesada expuesta de una vivienda residencial en el crecimiento de un incendio es un objetivo clave de un proyecto de FPRF actualmente en curso. El artículo “Desafíos que plantean los edificios de madera de gran altura para la seguridad contra incendios – Fase 2” (“Fire Safety Challenges of Tall Wooden Buildings Phase 2) incluye ensayos a escala real de habitaciones de madera con superficies expuestas con el objetivo de cuantificar cuánto difieren los incendios en habitaciones con madera expuesta en la temperatura, propagación del fuego, toxicidad y otros factores, en comparación con lo que ocurre en habitaciones con madera totalmente cubierta en cartón de yeso. Los ensayos se van a llevar a cabo entre marzo y junio y los resultados deberían ser publicados a partir de fines del mes de junio.

Barber cree que los edificios de tablones de madera pesada continuarán aumentando en popularidad a medida que los oficiales estén más cómodos y familiarizados con su seguridad contra incendios y a medida que el público continúe valorando las ventajas de la madera como un recurso sostenible. No es una tendencia que vaya a decrecer en el corto plazo. “Mientras más de estos edificios sean construidos y la gente vea que esto no es tan temible como creen, habrá muchos otros”, sostuvo Barber. “Es sólo una cuestión de tiempo”.

Edificios Contenedores espEdificios de contenedores de envío – Vivir y trabajar en cajas de acero

En estos últimos años, una de las tendencias más curiosas que esta ocurriendo en la edificación involucra a los contenedores de envío, esas grandes cajas de acero que se utilizan para transportar mercaderías en barcos, trenes y tractocamiones por todo el mundo

Los contenedores, generalmente de 40 pies de largo, 8 pies de ancho y 8½ pies de alto, se han usado como bloques de construcción para diversos fines, desde pequeñas cabañas aisladas hasta lujosas residencias de uso regular. Han sido propuestos como refugios para emergencias, como rascacielos urbanos para alojar a los pobres en los barrios marginales de Mumbai, como alojamiento para dormitorios de universidades y como hoteles, restaurantes, tiendas y demás alternativas intermedias. Pero, ¿son seguros?

Si se hace de la manera correcta, no hay nada que pueda evitar que un contenedor de envío sea una lugar perfectamente seguro como para considerarlo un hogar, siempre y cuando cumpla con todos los códigos de edificación, dijo Jim Muir, jefe de funcionarios de la construcción del Condado de Clark, Washington, y presidente del Comité de Elaboración del Código de Edificación de NFPA. En las propuestas para el uso de contenedores que él ha revisado, hay algunas cosas que deben tenerse en cuenta, expresó Muir. Primero, se requieren puertas apropiadas que cumplan con las disposiciones del código; los pestillos instalados en el contenedor no serán suficientes, porque solo pueden ser cerrados desde el exterior. En segundo lugar, se necesita un aislamiento apropiado y ventanas para cumplir con el código de energía. Tal como se presentan, los contenedores cumplen un excelente trabajo en la regulación de la temperatura. Además, es necesario que cuenten con sólidos sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado para mantener una apropiada ventilación y toma de aire fresco. Finalmente, muchos aspirantes a ser propietarios de contenedores se sorprenden al enterarse de que, aunque un contenedor típico de 40 pies pesa más de cuatro toneladas, generalmente son obligatorios cimientos apropiados con tirantes, especialmente en áreas propensas a terremotos.

Rascacielos lápiz

Preocupaciones de los socorristas en edificios altos y delgadosRascacielos lapiz esp

Por el poco espacio que ocupan y la altísima demanda inmobiliaria de estos los últimos años, los promotores inmobiliarios han transformado la vecindad cercana al extremo sur del Central Park de Manhattan en un jardín de torres de acero, increíblemente altas y delgadas. Con 1,396 pies y 85 pisos, 432 Park, inaugurado en diciembre de 2015, es el edificio residencial más alto del hemisferio occidental, con una huella de construcción de solamente 94 pies por 94 pies; la superficie total de alrededor de 8,800 pies cuadrados es aproximadamente una décima parte de la ocupada por el edificio del Empire State de menor altura. Más delgada aún es la cercana torre de 82 pisos construyéndose en 111 West 57th Street que será de solamente 60 pies por 80 pies y de más de 1,400 pies de alto, con una relación ancho-altura, también conocida como relación de aspecto de 1:23—lo que lo hará el edificio más delgado del mundo. Sin embargo, perderá su título si se construye en 37th Street un edificio proyectado en 60 pisos con una huella de construcción de solamente 50 pies por 54 pies.

Jack J. Murphy, ex bombero, ex jefe de bomberos y actual presidente de la Asociación de Directores de Seguridad contra Incendios para Edificios de Gran Altura de la Ciudad de Nueva York (New York City High-Rise Fire Safety Directors Association) ha inspeccionado algunos de estos edificios y dice que presentan desafíos muy específicos y únicos para los bomberos. En primer lugar, las pequeñas huellas de construcción de los edificios implican escaleras tijera muy angostas que pueden tener cinco o más giros entre los pisos. Murphy se pregunta: “¿De qué manera afectará esto la extensión de mi manguera?”. El tamaño compacto también significa espacios reducidos para las operaciones y la clasificación médica ante una emergencia.

Mientras tanto, en algunos edificios lápiz—término empleado para edificios con relaciones de aspecto mayores de 1:10—los pisos que albergan los componentes mecánicos se dejan totalmente abiertos al exterior para permitir el paso del viento, lo que aumenta la estabilidad. Si durante un incendio se dejara abierta una puerta en estos pisos, “el viento podría causar que el fuego se dispare hacia allí como saliendo de un soplete”, dijo Murphy. Además, comenta que al menos uno de los edificios que inspeccionó tenía rejillas en cada apartamento para la admisión de aire desde el exterior, lo que también podría afectar las condiciones de un incendio. “Es por esto que resulta fundamental que los cuerpos de bomberos salgan al campo y hagan el reconocimiento y la inteligencia antes de un incidente, de manera que sepan a qué se estarán enfrentando”, dijo.

 

Edificio Porsche Design Tower

Protección del primer ascensor residencial de automóviles del mundo

En el área metropolitana de Miami ciertamente no faltan los condominios lujosos, pero solamente uno permite estacionar su Porsche en un “garaje en el cielo” a 60 pisos de altura y en su penthouse.

A principios de este año, los residentes comenzaron a mudarse a la innovadora Porsche Design Tower de Sunny Isles Beach, Florida, que se destaca por tener los primeros ascensores residenciales de automóviles del mundo. Cada uno de los tres ascensores de la torre trasladan los vehículos a garajes privados de vidrio, adyacentes a cada una de las 134 unidades.Edificio Porsche esp

Durante varios años, el ingeniero en protección contra incendios Michael Sheehan de SLS Consulting había mostrado su preocupación por saber de qué manera hacer que esta nueva tecnología resultara segura para los residentes. Con más de 200 vehículos de diversos tipos de combustible y sus correspondientes riesgos circulando por el edificio, Sheehan y su equipo debían considerar todos los posibles escenarios de riesgo en que algo pudiera fallar. El mayor desafío era el elemento humano.

“Se supone que nadie jamas va a encender su auto en el garaje de vidrio o en el ascensor, pero sabemos que en algún momento alguien podría hacerlo”, dijo. La pregunta era, ¿qué hacemos al respecto?”

El resultado es “tal vez el ascensor más seguro del mundo”, expresó, con el sistema completo de ascensores con listado propio de Underwriters Laboratories adaptado. Las cabinas de los ascensores están equipadas con múltiples detectores de aire, de manera que aún una minúscula cantidad de monóxido de carbono, humo, gas inflamable o fuga de combustible hará que el ascensor sea rellamado al primer piso. Cada cabina está equipada con un sistema de supresión de agua nebulizada con un tanque de agua rellenable a bordo. Los garajes integrados a las unidades cuentan con diversos sistemas de detección y supresión, sistemas de extracción mejorados y bolardos estructurales para impedir que los conductores accidentalmente invadan los cuartos de estar con sus vehículos.

“Hemos estado muchas noches sin dormir pensando en los diferentes desafíos y riesgos, pero fue uno de los proyectos más divertidos en los que he trabajado”, dijo Sheehan.

Pequeñas viviendas

Mientras más personas optan por vivir en pequeñas residencias, los funcionarios a cargo de la elaboración de códigos previenen la confusión

No son pocas las personas que se presentan en la oficina de Jim Muir para consultarle acerca de sus deseos de reducir el tamaño de sus viviendas.Tiny House esp

“Nos han planteado sus inquietudes, pero generalmente no avanzan más en sus inquietudes cuando se dan cuenta de lo que se requiere y de lo que no se requiere”, dice Muir, funcionario de la construcción de la más alta jerarquía del Condado de Clark Washington. “Si construye una vivienda pequeña, igual es necesario que cumpla con los requisitos mínimos del código de edificación; engeneral, la mayoría de las personas ni si quiera tienen conocimiento de que existe tal documento”.

A medida que la revolución de las viviendas pequeñas se arraiga en los Estados Unidos—la industria ha producido libros, revistas y programas de televisión, alentados por personas interesadas por la idea de reducir sus viviendas para ahorrar dinero y simplificar sus vidas—las estructuras de tamaño pequeño han generado confusión en lo que respecta a la aplicación del código.

La mayoría de las viviendas pequeñas tienen entre 200 y 500 pies cuadrados y contienen todas las prestaciones estándar de una vivienda moderna en el espacio de una o dos habitaciones. Algunas viviendas se asientan sobre chasis, otras sobre ruedas y otras sobre cimientos permanentes; algunas se construyen en sitio y otras se fabrican en algún otro lugar y se transportan al sitio. Considerando la diversidad, es entendible que algunos funcionarios de la construcción se planteen interrogantes: las viviendas pequeñas, ¿Son viviendas prefabricadas? ¿Casas rodantes? ¿Viviendas unifamiliares construidas en sitio? ¿Puede un edificio así de pequeño cumplir de manera realista con los requisitos de construcción mínimos? Mientras tanto, muchos adeptos a las viviendas pequeñas se preguntan por qué sus hogares deberían estar sujetos en alguna medida a los códigos de edificación.

Para simplificar la confusión e identificar los desafíos que el código plantea a las viviendas pequeñas, el Comité de Elaboración del Código de Edificación de NFPA recientemente publicó un informe oficial, “Lineamientos del Código de Edificación para viviendas pequeñas” (“Building Code Guidelines for Tiny Homes”). El informe está dirigido a los grupos de interés, entre ellos responsables de la aplicación de códigos, futuros propietarios y líderes de la comunidad, algunos de los cuales están cambiando a emprendimientos de pequeñas viviendas para resolver el problema habitacional de una manera accesible.

“Es necesario que los funcionarios públicos tengan en cuenta que estas son viviendas, y que el 80 por ciento de las muertes por incendio ocurren en residencias, por lo que tenemos que asegurarnos de que estas viviendas sean seguras”, expresa Ray Bizal, director regional sénior de NFPA y ex personal de enlace del Comité de Elaboración del Código de Edificación. “Hay personas que creen que pueden construir una vivienda pequeña y no cumplir con los códigos, porque por algún motivo las viviendas pequeñas son excepcionales o diferentes. Pero si es un edificio, se tiene que cumplir con el código de edificación”.

Aunque ni en NFPA 5000, Código de Seguridad y Construcción de Edificios, ni en los Códigos Internacionales de Edificación o Residencial se hace referencia específicamente a las viviendas pequeñas, generalmente se encuadran en la categoría de viviendas. La pequeña huella de construcción de las viviendas pequeñas puede hacer que el cumplimiento con el código sea complejo, pero no imposible.

“Analizando el artículo, estimamos que se requieren aproximadamente 370 pies cuadrados para cumplir con todos los requisitos del código”, dice Bob Kelly, gerente del Departamento de Servicios de Concesión de Permisos (Department of Permitting Services) del Condado de Montgomery, Maryland, y miembro del comité de NFPA que redactó el artículo sobre viviendas pequeñas. “Hay suficiente flexibilidad en el código para su correcta aplicación—nada le prohíbe que tenga un área para dormir en una cocina, por ejemplo”.

Si bien el artículo concluye que la mayoría de los requisitos del código pueden ser cumplidos con relativa facilidad, unos pocos conceptos típicos del diseño sí presentan problemas con el cumplimiento. Por ejemplo, para maximizar el espacio, en la mayoría de las viviendas pequeñas usan el altillo como habitación para dormir; si bien los códigos de edificación no definen específicamente a un altillo, hay reglas específicas para espacios para dormir. Como todos los espacios habitables, NFPA 5000 exige que las habitaciones para dormir cumplan con un requisito mínimo de altura libre de siete pies, seis pulgadas y estén equipadas con un medio de escape primario y un medio de escape secundario. La mayoría de las habitaciones para dormir en altillos de viviendas pequeñas no cumplen ninguno de los requisitos. Además, como la habitación para dormir en un altillo está técnicamente en un segundo piso, el código requiere escaleras con dimensiones máximas de peldaños y huellas. En muchas viviendas pequeñas se usan escaleras manuales, técnicamente no están permitidas.

“Uno quiere ser cooperativo y buscar alternativas, pero en determinados casos no hay otra opción”, dice Muir. “Un elemento básico para la seguridad humana, son las escaleras y los medios de escape—todos tienen la expectativa razonable de que, ante una emergencia, podrán salir”. Muir ha rechazado planos de viviendas pequeñas que según él no tenían la ventilación apropiada ni espacios libres para las estufas a leña. Las viviendas pequeñas deberían, sin embargo, poder cumplir fácilmente con el requisito del código de contar con la instalación de rociadores de incendio automáticos para residencias, ya que casi todas tienen fontanería y agua corriente, concluía el informe.

Generalmente, el desafío no son los códigos, sino que los propietarios de las viviendas cumplan. Muchos adeptos optan por ese estilo de vida para salir de las complicaciones del gobierno y la legislación, según un comentario de manifestación de enojo publicado en el sitio web tinyhousetalk.com.

“Lo último que quieren los residentes de viviendas pequeñas es tener que cumplir con códigos y reglamentanciones hasta el día de su muerte”, escribió el comentarista. “¿Caerse de un altillo, realmente? ¿Riesgos de incendio?… La idea general de este movimiento es la libertad, lamento incomodar, pero puedes accidentarte en cualquier momento, en cualquier lugar”.

Muir ha oído todo esto antes, especialmente el argumento de que una persona que construye una vivienda pequeña para sí mismo está asumiendo el riesgo y no debería estar sujeta a una supervisión. “Pero tienen que darse cuenta de que pueden ser o no residentes de esta vivienda durante un largo plazo—tiene que verse el panorama más amplio, más duradero”, sostiene Muir. “Una vez que has terminado y la vendes a la siguiente persona, la expectativa de esa siguiente persona será que esta vivienda cumpla con todos los códigos de seguridad de edificios y las autoridades competentes también tendrán esa expectativa”.

Ambos oficiales señalan que, si se hace de la manera correcta, no hay ningún peligro inherente en las viviendas pequeñas—el tamaño no es una desventaja. “Puede argumentar que son más seguras porque es menor la distancia a recorrer para salir ante un incendio”, dice Kelly. “Siempre que tengan un cableado apropiado, que esté apropiadamente instaladas, estén bien anexadas a los cimientos y cumplan con los códigos, su desempeño debería ser igual al de cualquier otra vivienda. Donde te metes en problemas es cuando dices: ‘las viviendas pequeñas son tan bonitas, no necesitan cumplir con los códigos de seguridad’”.

Anuncios

Posted in Edificacion, Incendios, NFPA Journal, Prevencion | Comentarios desactivados en Diferente por el diseño. Nuevos tipos de estructuras y materiales en la construccion.

Inicio y propagacion de incendios en fachadas. Fenomeno y calculo de la propagacion.

Posted by Firestation en 19/06/2017

Posted in Edificacion, Incendios, Incendios Urbanos, Legislacion, Legislacion Edificacion | Comentarios desactivados en Inicio y propagacion de incendios en fachadas. Fenomeno y calculo de la propagacion.

Apeos y Apuntalamientos de Emergencia

Posted by Firestation en 10/02/2017

apeos

Posted in Apeos y Apuntalamientos, Edificacion, Rescate, Tecnicas de Intervencion, Terremotos | Comentarios desactivados en Apeos y Apuntalamientos de Emergencia

Prevención de lesiones y muertes de bomberos a causa de derrumbes estructurales

Posted by Firestation en 28/12/2016

derrumbe bomberos oviedo

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales (NIOSH, por sus siglas en inglés) solicita ayuda para prevenir lesiones y muertes de bomberos estadounidenses a causa de derrumbes estructurales durante operaciones de extinción de incendios. El derrumbe estructural de un edificio durante las operaciones de extinción es una de las primeras causas de muerte entre bomberos. Tal derrumbe es difícil de predecir durante las operaciones de extinción y por lo general ocurre sin advertencia previa alguna.

Los departamentos de bomberos deben poner en práctica y revisar los programas de seguridad ocupacional y los procedimientos operativos estándares para prevenir lesiones graves y la muerte entre bomberos. NIOSH recomienda a los departamentos de bomberos que tomen 10 medidas esenciales para minimizar el riesgo de lesiones y muerte de bomberos durante la extinción de incendios estructurales:

  1. Asegurar que el comandante de siniestro realice una estimación inicial y una evaluación del riesgo en el lugar del siniestro antes de comenzar las operaciones internas de extinción del incendio.
  2. Asegurar que el comandante de siniestro siempre siga de cerca la ubicación y las funciones de todo el personal que opera en el lugar del incendio.
  3. Establecer cuadrillas de intervención rápida (RIC, por sus siglas en inglés), también conocidas como equipos de intervención rápida, y asegurar que estén posicionadas de manera que puedan responder inmediatamente a las emergencias.
  4. Asegurar que por lo menos 4 bomberos estén en el lugar del incendio antes de comenzar las operaciones internas de extinción de un incendio estructural (dos bomberos dentro de la estructura y dos afuera).
  5. Equipar a los bomberos que entran a áreas peligrosas (tales como estructuras en llamas o que se sospecha que no son seguras) con los dispositivos necesarios para mantener una comunicación en dos sentidos con el comandante de siniestro.
  6. Asegurar que los procedimientos operativos y equipos estándares sean adecuados y suficientes para permitir el tráfico radial en lugares de incendios con múltiples respondedores
  7. Suministrar a todos los bomberos sistemas personales de seguridad alerta (PASS, por sus siglas en inglés), también conocidas como alarmas de “hombre quieto”, y asegurar que los lleven consigo y los activen cuando estén en operaciones de extinción de incendios, rescate u otras operaciones peligrosas.
  8. Diseñar un plan contra incendios y realizar inspecciones de todos los materiales de construcción del edificio y las partes de la estructura antes de que ocurra un incendio.
  9. Transmitir un tono audible o alerta inmediatamente cada que las condiciones se hagan inseguras para los bomberos.
  10. Establecer una zona de derrumbe alrededor de los edificios con parapetos.

NIOSH solicita que la información sobre esta alerta se ponga en conocimiento de todos los bomberos en los Estados Unidos, incluso los que operan en las metrópolis más grandes y en los departamentos rurales más pequeños, por parte de: jefes y comisionados de bomberos y administradores de cuerpos de bomberos, editores de revistas y otras publicaciones del ramo, así como funcionarios de seguridad y salud, jefes de bomberos estatales, sindicatos y otras organizaciones laborales, oficinas de bomberos y compañías de seguro.

Antecedentes

Según la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (En inglés: The National Fire Protection Association – NFPA), entre 1989 y 1998 murieron 968 bomberos [NFPA 1999]. Casi la mitad de estas muertes (443) ocurrieron en el lugar del incendio. Más aún, 56 (18%) de las 316 muertes de bomberos fueron provocadas por derrumbes estructurales en incendios de estructuras. Un derrumbe estructural a menudo provoca múltiples muertes de bomberos. Por ejemplo, durante este período, 43 bomberos sufrieron lesiones fatales debido a derrumbes de materiales en 11 incendios.

Tal y como lo indican estas estadísticas, el derrumbe estructural de cualquier parte de un edificio (pisos, paredes, cielorrasos, techos y partes estructurales) durante las operaciones de extinción de un incendio es una de las primeras causas de muerte entre bomberos. El potencial de derrumbe de una estructura es uno de los factores más difíciles de predecir en la estimación inicial y durante las operaciones de extinción del incendio. El derrumbe estructural por lo general ocurre sin advertencia previa. Por ejemplo, el piso de una estructura en llamas puede derrumbarse súbitamente dejando caer a los bomberos en un infierno ardiente. De la misma manera, el derrumbe de un techo podría dejar a los bomberos atrapados en la estructura. Al llegar al lugar del incendio, el comandante de siniestro debe considerar numerosas variables a fin de determinar la integridad estructural de un edificio en llamas [Dunn 1988]:

  • Tamaño y ubicación del incendio
  • Cuánto tiempo lleva el incendio
  • Condiciones a la llegada de los bomberos
  • Tamaño del edificio (una planta, varias plantas, área de los pisos y altura)
  • Edad del edificio (deterioro de los elementos estructurales, evidencia de deterioro por intemperie, uso de materiales livianos en construcciones nuevas)
  • Presencia de materiales combustibles
  • Ocupación
  • Renovaciones y modificaciones del edificio
  • Incendios anteriores
  • Cargas pesadas (sistemas de calefacción y enfriamiento en el techo) que pudieran afectar la integridad de la estructura
  • Riesgos de incendio y humo que pudieran afectar a otras personas y otros edificios aledaños.
  • Recursos en el lugar del siniestro para la extinción del incendio (número de aparatos, personal de bomberos, suministro de agua e implementos auxiliares).
  • Otros factores como la hora del día (día o noche) y las condiciones del tiempo (calor o frío extremo)

Normas actuales

OSHA

Los empleados públicos estatales y locales (como los bomberos) están exentos del cumplimiento de las normas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales (OSHA, por sus siglas en inglés). No obstante, en los 25 estados que actualmente están autorizados por OSHA para poner en práctica un programa de seguridad y salud ocupacionales, están vigentes las normas OSHA tanto para los empleados públicos como para los privados.

El reglamento actual de OSHA para los bomberos incluye las normas 29 CFR* 1910.134 (Protección respiratoria) y 29 CFR 1910.156 (Brigadas contra incendio). Según la norma 29 CFR 1910.134, los empleadores deben suministrar respiradores adecuados según las necesidades y establecer y mantener un programa de protección mediante respiradores. La norma también establece que, si los bomberos deben entrar a un área que pone inmediatamente en peligro la vida y la salud de éstos (En inglés: immediately dangerous to life and health, IDLH), por lo menos dos deben entrar al área juntos y mantener siempre contacto de voz entre ellos. De la misma manera, deben usar el equipo de respiración autónomo (SCBA, por sus siglas en inglés) cuando realizan operaciones internas de extinción de incendios. Además, dos bomberos debidamente equipados y capacitados deben:

  • estar posicionados fuera del ambiente IDLH
  • hacer seguimiento al equipo(s) interno(s) y
  • estar en condiciones permanentes de rescate rápido del equipo(s) interno(s).

En la norma 29 CFR 1910.156, OSHA presenta una lista de requisitos en cuanto a la organización, capacitación y equipamiento de las brigadas contra incendios establecidas por el empleador.

NFPA

La Asociación Nacional de Protección contra Incendios (En inglés, the Nacional Fire Protection Association – NFPA) recomienda en la norma NFPA 1500 que todos los departamentos de bomberos establezcan una política de suministro y operación “a los niveles más altos posibles de seguridad y salud de todos sus miembros” [NFPA 1997a]. Varias normas NFPA rigen las operaciones de extinción de incendios estructurales:

  • La norma NFPA 220 sobre Tipos de Construcción de Edificiosespecifica los métodos de clasificación de los tipos de construcción y los valores de resistencia contra incendios [NFPA 1995a].
  • La norma NFPA 1404 sobre el Programa de Sistemas de Respiración Autónomos para los Departamentos de Bomberos especifica los requerimientos mínimos en cuanto al programa de capacitación sobre protección respiratoria en los departamentos de bomberos [NFPA 1996].
  • La Norma 1500 sobre Programa de Seguridad y Salud Ocupacionales para Departamentos de Bomberos, especifica (1) los requerimientos mínimos de un programa de seguridad y salud ocupacionales para los departamentos de bomberos; (2) los procedimientos de seguridad para los miembros que participan en actividades de rescate, extinción de incendios y actividades relacionadas; y (3) la integración de la gerencia de riesgo en las funciones corrientes del comandante de siniestro [NFPA 1997a].
  • La Norma 1561 sobre Sistema de Gerencia de Siniestros en los Departamentos de Bomberos define los elementos esenciales de un sistema de gerencia de siniestros [NFPA 1995b].
  • Otras Normas NFPA relevantes:
    • La Norma NFPA 1971 sobre Equipos de Protección para Operaciones de Extinción de Incendios Estructurales incluye chaqueta, pantalones, casco, guantes, gorro y zapatos de protección [NFPA 1997b].
    • La Norma NFPA 1981 sobre Aparatos de Respiración Autónomos de Circuito Abierto para Servicios de Extinción de Incendios [NFPA 1997c].
    • La Norma NFPA 1982 sobre Sistemas de Seguridad de Alerta Personal (PASS, por sus siglas en inglés) para bomberos [NFPA 1998].

Código de Disposiciones Federales. Ver CRF en las referencias.

Informes de casos

Los siguientes informes de casos describen siniestros donde hubo lesiones y muertes de bomberos debido a derrumbes estructurales. Dichos siniestros fueron investigados por el Equipo de Investigación de Bomberos de NIOSH según el protocolo de Asesoría de Fatalidades y Evaluación de Control (En inglés Fatality Assessment and Control Evaluation – FACE).

Caso 1 – Incendio de una estructura comercial en California

El 8 de marzo de 1998, un bombero de sexo masculino (capitán) falleció en el lugar de un incendio mientras trataba de salir de una estructura comercial. La primera unidad en llegar al lugar del incendio informó que de un edificio comercial de una planta salía humo poco denso. Un equipo de ventilación se trasladó al techo del edificio y comenzó la operación de ventilación. Otro equipo comenzó a forzar la entrada al edificio por la parte delantera, a través de dos puertas de seguridad de metal. Esta operación les tomó entre 7 1/2 y 9 minutos. Mientras los equipos contra incendio esperaban afuera a que abrieran las puertas, las condiciones del incendio en el techo cambiaron drásticamente. Las llamas salían por los huecos de ventilación que había abierto la cuadrilla de ventilación.

Más o menos al mismo tiempo, tres cuadrillas de máquinas introdujeron líneas de mano a través de la puerta principal para determinar el origen del incendio. Dentro del edificio, a aproximadamente 15 pies (aprox. 4.5 m) de la puerta principal, los bomberos se encontraron con humo denso y cero visibilidad. Las cuadrillas de máquinas avanzaron con sus líneas unos 30 ó 40 pies (aprox. 9 ó 12 m) dentro del edificio, pero no pudieron ubicar el incendio. Las condiciones siguieron deteriorándose rápidamente, por lo que los oficiales de las cuadrillas de máquinas ordenaron a sus bomberos que salieran del edificio. Mientras ocurría esto, la víctima quedó separada de su cuadrilla y permaneció en el edificio. Aproximadamente 1 minuto más tarde, un derrumbe parcial del techo bloqueó la salida principal. Poco después, el equipo de intervención rápida encontró a la víctima, a quien se le practicó reanimación cardiopulmonar de inmediato, pero en vía hacia el hospital, el bombero fue declarado muerto. El médico forense declaró que las causas de muerte habían sido inhalación de humo y quemaduras [NIOSH 1998a].

Recomendaciones aplicables: Recomendaciones 1, 2, 4, 5, 6 y 9 de la sección sobre Recomendaciones.

Caso 2 – Derrumbe de piso en vivienda unifamiliar en Kentucky

El 17 de febrero de 1997, un bombero de sexo masculino falleció y otro resultó lesionado en un incendio en una vivienda unifamiliar. Cuando la compañía de bomberos llegó al lugar del incendio, el comandante de distrito informó que estaba saliendo humo denso por el techo de la vivienda. Dos bomberos de sexo masculino sacaron dos líneas cargadas de 1 ¾ pulgadas de su máquina y se dirigieron hacia la vivienda. Después de sofocar un incendio en el techo, entraron a la vivienda, aparentemente sin que el comandante de distrito lo supiera. Al entrar por la puerta principal, ambos se cayeron al sótano a través del piso. Los bomberos cayeron en el origen del incendio, donde había agua extremadamente caliente y humo negro denso. Ninguno de los dos estaba equipado con un radio, por lo que fue imposible realizar la transmisión de emergencia al comandante de siniestro. Los bomberos activaron manualmente sus dispositivos PASS, pero la operación de las bombas y las mangueras en la calle no permitió que se oyera la alarma. Al transcurrir aproximadamente 8 minutos de la operación, el comandante de distrito descubrió que faltaban dos bomberos. Un teniente notó las líneas de manguera que entraban por la puerta principal y se arrastró por el piso siguiendo las líneas hasta la puerta principal, desde donde pudo ver una luz que provenía del sótano. Se bajó una escalera. Un bombero se agarró de la escalera y fue sacado del sótano, e informó que abajo había quedado otro bombero. Después de numerosos esfuerzos de búsqueda, encontraron al segundo bombero (aproximadamente a los 53 minutos de haber comenzado la operación). Entre 8 y 10 minutos después de que los dos bomberos entraran a la estructura, sus SCBA se quedaron sin aire, por lo que trataron de respirar el aire atrapado en las boquillas de rociado de agua de sus mangueras. El primer bombero sufrió lesiones, pero sobrevivió. El segundo murió de asfixia debido a la inhalación de humo [NIOSH 1997].

Recomendaciones aplicables: Recomendaciones 2, 3 y 5 de la seccción sobre Recomendaciones

Caso 3 – Derrumbe súbito del techo de un negocio de repuestos automotores en llamas en Virginia

El 18 de marzo de 1996, dos bomberos de sexo masculino fallecieron mientras intentaban combatir un incendio en un negocio de repuestos automotores. A las 11:29 horas, una llamada al 911 a la oficina de bomberos informó que estaban saliendo chispas de la caja de fusibles del negocio de repuestos local. A las 11:35 horas, llegaron los bomberos sin saber que un camión de servicio de una compañía de electricidad accidentalmente había roto la línea neutral conectada con el negocio de repuestos. El negocio no tenía conexiones a tierra adecuadas, por lo que sus circuitos eléctricos se sobrecalentaron y provocaron una serie de incendios encima del techo suspendido. Un teniente y un bombero de la Máquina 3 entraron a la tienda con una línea de 1 ¾ pulgadas cargada para ubicar el origen del incendio (dentro de la tienda se veía solamente humo poco denso). Todos los empelados habían abandonado el negocio y todas las luces estaban apagadas. A las 11:49 horas, el teniente que estaba dentro de la tienda informó por vía radial que estaban en problemas y que no podían salir. Sin embargo, debido al pesado tráfico radial, el jefe de batallón no entendió la transmisión. A las 11:50 horas, el incendió se avivó rápidamente sin ningún tipo de advertencia y todo el techo (que contenía más de 50 pies de armaduras de madera que soportaban las pesadas unidades de calefacción y enfriamiento) se vino abajo en la tienda. Ambos bomberos fallecieron debido a las quemaduras e inhalación de humo [NIOSH 1996].

Recomendaciones aplicables: 2, 3, 6 y 8 de la sección sobre Recomendaciones.

Caso 4 – Derrumbe de parapetos durante incendio en un depósito de Vermont.

foto cortesia de Bradley Whitcomb, Depto de bomberos de St. Johnsbury, St. Johnsbury, VY

El 5 de septiembre de 1998, falleció un bombero cuando un parapeto se derrumbó sobre él al incendiarse un depósito Se despacharon unidades de cuatro departamentos de bomberos para combatir el incendio de un depósito que almacenaba papel reciclado. El depósito fue construido en los años 1800 con un armazón de bloques de mampostería y pesadas armaduras de techo de madera. El primer jefe de compañía en llegar notó que salía humo por los aleros en la parte posterior de la estructura y decidió no entrar al edificio sino “rodearlo y ahogarlo”. Cuando llegó la cuadrilla de la Máquina 3, se le ordenó que colocara la máquina en el extremo norte de la estructura y atacara desde afuera. Uno de los bomberos de la Máquina 3 se acercó a la estructura para abrir las grandes puertas tipo granero y permitir que los bomberos atacaran la estructura desde afuera. El bombero regresó luego a la línea de manguera y notó que las puertas se habían cerrado tras de sí (se cerraban automáticamente). Mientras se devolvía para abrirlas, sin advertencia previa, el parapeto que estaba encima de las puertas se derrumbó de repente sobre él, y el bombero falleció a causa de múltiples lesiones por aplastamiento [NIOSH 1998b].

Recomendaciones aplicables: Recomendaciones 8 y 10 de la sección sobre Recomendaciones.

Conclusiones

Durante las operaciones de extinción de un incendio hay muchos factores complejos presentes. Las condiciones pueden deteriorarse rápidamente en el lugar del incendio, algunas veces con pocas señales de advertencia o nada por completo. Los departamentos de bomberos deben estar siempre pendientes de la posibilidad de un derrumbe estructural y tomar las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de los bomberos.

Recomendaciones / Discusión

NIOSH recomienda que los departamentos de bomberos tomen las siguientes medidas para minimizar el riesgo de lesiones y muerte entre bomberos durante las operaciones de combate de incendios.

1. Asegurar que el comandante de siniestro realice una estimación inicial y una evaluación del riesgo en el lugar del siniestro antes de comenzar las operaciones internas de combate del incendio.

La estimación inicial y la evaluación del riesgo deben continuar durante todo el siniestro y deben incluir una evaluación de la situación, la estrategia para sofocar el incendio, la planificación táctica, el plan de evaluación y revisión y el comando y control de operaciones. La primera consideración es saber si el siniestro implica una situación inminente de peligro de vida que requiera de operaciones de rescate.

Extinción de incendioLa estimación inicial y la evaluación de un incendio deben considerar los siguientes factores [Dunn 1988]:

  • Tamaño y ubicación del incendio
  • Cuánto tiempo lleva el incendio
  • Condiciones a la llegada de los bomberos
  • Tamaño del edificio (una planta, varias plantas, área de los pisos y altura)
  • Edad del edificio (deterioro de los elementos estructurales, evidencia de deterioro por intemperie, uso de materiales livianos en construcciones nuevas)
  • Presencia de materiales combustibles
  • Ocupación
  • Renovaciones y modificaciones del edificio
  • Incendios anteriores
  • Cargas (sistemas de calefacción y enfriamiento en el techo) que pudieran afectar la integridad de la estructura
  • Riesgos de incendio y humo que pudieran afectar a otras personas y otros edificios aledaños.
  • Recursos en el lugar del siniestro para la extinción del incendio (número de aparatos, personal de bomberos, suministro de agua e implementos auxiliares).
  • Otros factores como la hora del día (día o noche) y las condiciones del tiempo (calor o frío extremo)

2. Asegurar que el comandante de siniestro siempre siga de cerca la ubicación y las funciones de su personal en el lugar del incendio.

El seguimiento de todos los bomberos en las operaciones contra incendio es esencial y constituye una de las tareas más importantes del comandante de siniestro. Los sistemas de seguimiento de personal deben ser parte de la política de comando de siniestros y deben ser utilizados para rastrear la ubicación y las tareas de las compañías que están operando en el lugar de un incendio. Los sistemas de seguimiento de personal incluyen verificaciones que requieren que el comandante de siniestro se comunique con los oficiales en cada uno de los niveles del sistema de comando de siniestro.

3. Asegurar que por lo menos cuatro bomberos se encuentren en el lugar del siniestro antes de entrar a la estructura y comenzar las operaciones internas de extinción del incendio en un incendio estructural (dos bomberos fuera de la estructura y dos adentro).

Extinción de incendio

Según NFPA y OSHA, se necesitan por lo menos 4 personas (cada una de ellas con su propio equipo completo de ropa y protección respiratoria) para garantizar la seguridad de los que están trabajando en el interior de una estructura en llamas. Dentro de la estructura pueden quedarse dos bomberos, pero dos necesariamente deben estar afuera. Entre los miembros del equipo debe haber comunicación visual, audible o electrónica para coordinar las actividades y determinar si es necesario realizar un rescate de emergencia.

4. Establecer cuadrillas de intervención rápida (RIC) y asegurar que estén debidamente posicionadas para atender las emergencias de inmediato.

El primer objetivo de una RIC es proporcionar un equipo de bomberos especializados y con un fin específico listo para rescatar a otros bomberos que hayan quedado atrapados en una estructura en llamas. La RIC es de vital importancia en un incendio estructural, pues le proporciona al comandante de siniestro un equipo de emergencia con un fin específico, por lo que elimina la necesidad de reasignar a otros bomberos a esta tarea durante un período crítico. La primera obligación de una RIC es atender las emergencias en las cuales haya bomberos atrapados, perdidos o desorientados en una estructura en llamas. En condiciones óptimas, una RIC debe estar en condiciones de responder a la primera alarma para eliminar retrasos en el tiempo de respuesta. La RIC debe contar con un juego completo de ropa protectora, sistemas SCBA, radios y linternas portátiles, hachas, herramientas para forzar entradas, ganchos y otros equipos necesarios para las labores de rescate. La RIC debe comunicarse directamente con el comandante de siniestro y permanecer en las cercanías del lugar a la espera de órdenes de rescate. La RIC debe constar de por lo menos dos bomberos, sin embargo su tamaño dependerá del tamaño y complejidad del siniestro.

5. Equipar a los bomberos que entran a áreas peligrosas (tales como estructuras en llamas o que se sospecha que no son seguras) con los dispositivos necesarios para mantener una comunicación en dos sentidos con el comandante de siniestro.

La falta de una comunicación eficaz en el lugar de un incendio puede provocar pérdidas humanas trágicas. Los bomberos que entran a estructuras en llamas deben poder comunicarse con el comandante de siniestro sobre las condiciones en el interior de las estructuras, la necesidad de apoyo adicional y sobre emergencias que requieran de equipos de rescate o de repuesta. Una comunicación eficaz es de primordial importancia para el comandante de siniestro a la hora de tomar decisiones, dirigir las operaciones generales y garantizar la seguridad en el lugar del incendio.

6. Asegurar que los procedimientos operativos y equipos estándares sean adecuados y suficientes para permitir el tráfico radial en lugares con múltiples respondedores

Las comunicaciones dejan de ser eficaces en el lugar de un incendio cuando el tráfico radial se hace tan pesado que no es posible entender los mensajes. El ruido ambiental en el lugar de un incendio obstaculiza aún más la comunicación eficaz. El canal táctico y el canal de emergencia deben contar con sus propias líneas a fin de evitar la competencia por el tiempo de transmisión. Se puede reducir el tráfico radial si los usuarios

  • evitan transmisiones innecesarias,
  • son breves pero precisos,
  • hablan claramente,
  • esperan que el canal de trasmisión esté disponible y
  • dan prioridad a las emergencias y a los rescates.

Los procedimientos operativos estándares, el personal y los equipos de comunicación deben ser de calidad y cantidad suficientes para soportar el volumen de comunicaciones necesario en los diferentes lugares de incendios. Las políticas de comunicación de los departamentos de bomberos deben incluir un procedimiento operativo estándar de transmisión y reconocimiento (delivery and aknowledgment) del “tráfico de emergencia” en el lugar del siniestro. Todo el personal que opera en el lugar de un siniestro, así como el operador de la línea de emergencia o telecomunicador en todos los centros de comunicación, deben tener una terminología común fácilmente identificable.

7. Proporcionar dispositivos PASS a todos los bomberos y asegurar que los lleven encima y los activen cuando estén realizando operaciones de extinción de incendios, rescate y otras tareas peligrosas.

Los dispositivos PASS están diseñados de tal manera que emiten una alarma audible cuando un bombero permanece inmóvil por 30 segundos. Sin embargo, una queja importante en cuanto a los dispositivos PASS es que a menudo la alarma suena cuando los bomberos están parados o en período de descanso. La alarma funciona de tal manera que se reposiciona con cualquier movimiento del bombero. Además, el bombero puede activar el dispositivo PASS manualmente cada vez que necesite ayuda.

Los bomberos deben llevar el dispositivo PASS encima y activarlo cada vez que operen en áreas peligrosas. Estos dispositivos no están diseñados para ser oídos fuera un edificio, sino para alertar a los otros bomberos u oficiales que estén cerca de que falta alguien o que está perdido o atrapado. Cuando la alarma PASS se activa también ayuda a la RIC a buscar a bomberos que se encuentran perdidos o atrapados.

8. Diseñar un plan contra incendio y realizar inspecciones de todos los materiales de construcción del edificio y las partes de la estructura antes de que ocurra un incendio.

Las inspecciones antes de un incendio ofrecen a los departamentos de bomberos una oportunidad excelente para determinar lo siguiente:

  • Edad de la estructura
  • Integridad estructural
  • Materiales de aislamiento interior expuestos
  • Tipo de estructura de techo y soportes (armaduras, curvaturas, etc.)
  • Tipo de estructuras internas de soporte
  • Tipo de materiales utilizados en la estructura (como madera, acero, plásticos, espuma y otros materiales que producen gases tóxicos en presencia de calor).
  • Almacenamiento de materiales inflamables y tóxicos
  • Cargas (por ejemplo de unidades pesadas de calefacción y enfriamiento) sobre las estructuras de los techos que pudieran debilitar los soportes.
  • Suministro de agua
  • Sistemas automáticos de rociado

Deben evaluarse los techos armados y verificar que tengan un mínimo de resistencia contra incendios de 1 hora. Toda estructura en una estructura múltiple (como un centro comercial) debe ser objeto de una inspección antes de que ocurra un incendio a fin de determinar el diseño interior y los tipos de materiales utilizados en su construcción.

9. Transmitir de inmediato un tono audible o una alerta cuando las condiciones se hacen inseguras para los bomberos.

 Imagen de bomberos

Se ordena una evacuación de emergencia cuando ha ocurridoo estar por ocurrir una situación de emergencia extremadamente seria. Ejemplos de tales emergencias son la pérdida de bomberos, una explosión o un derrumbe estructural. A diferencia de un retiro, la evacuación de emergencia requiere que los bomberos abandonen las herramientas y mangueras y que el comandante de siniestro pase lista del personal o lo cuente. La evacuación de emergencia es un suceso raro en las operaciones de extinción de incendios, por lo que usualmente se produce una situación de confusión y retraso cuando se da una orden de este tipo. Por esta razón, debe enviarse una señal audible definida previamente para alertar a los bomberos de que se ordenará una evacuación de emergencia. Los departamentos de bomberos deben informar a sus miembros que deben evacuar al edificio al oír la alarma.

10. Establecer una zona de derrumbe alrededor de los edificios con parapetos.

Un parapeto es la continuación de una pared externa por encima del nivel de techo. El parapeto es menos estable porque tiene menos conexiones al resto de la estructura y está sujeto a derrumbarse con cualquier movimiento, sacudida o vibración durante las operaciones de extinción de un incendio. La zona de derrumbe es la distancia entre un punto dado y el edificio igual a la altura de la pared. Sin embargo, debido a que la pared que se derrumba puede romperse y lanzar escombros por el aire a una distancia más grande que su altura, debe considerarse un margen de seguridad cuando se establezca la zona de derrumbe. A los bomberos no se les debe permitir operar dentro de la zona de derrumbe. Por ejemplo, no deben avanzar con líneas de ataque ni permitir ningún tipo de tráfico o rehabilitación de bomberos dentro de la zona de derrumbe. Además, los chorros de las mangueras, los cañones o tubos de cubierta, los cañones portátiles (deluge) y las escaleras aéreas con los bomberos en la cesta o al borde de ésta deben ser operados desde fuera de la zona de derrumbe.

Reconocimientos

Los principales colaboradores en esta Alerta fueron Ted Pettit de la División de Investigación de Seguridad, NIOSH; Vincent Dunn, Jefe Adjunto (jubilado) del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York; y Greg Main, Jefe de Distrito del Departamento de Bomberos de Evansville, Indiana. Rita Fahy (NFPA) proporcionó los datos de NFPA. Ted Pettit, Richard Braddee y Frank Washenitz del Equipo de Investigación de Bomberos, División de Investigación de Seguridad, NIOSH, investigaron los casos presentados. Kim Clough, de la División de Laboratorio de Efectos sobre la Salud de NIOSH, creó el diseño y la presentación del documento. Jason Britton, de la División de Laboratorio de Efectos sobre la Salud de NIOSH, creó el documento para el sitio web.

Sírvase dirigir todo comentario, preguntas o solicitud de información adicional a:

Dr. Nancy A. Stout, Director Division of Safety Research National Institute for Occupational Safety and Health 1095 Willowdale Road Morgantown, WV 26505B2888

Teléfono: 304-285-5894; o llame al 1-800-35 NIOSH 1-800-356-4636

Agradecemos profundamente su ayuda en la protección de la salud de los trabajadores en los Estados Unidos.

Linda Rosenstock, M.D., M.P.H. Directora, Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Referencias

CFR. Código del Reglamento Federal (Code of Federal Regulations). Washington, DC: U.S. Government Printing Office, Office of the Federal Register.

Dunn V [1988]. Collapse of burning buildings: a guide to fireground safety. Saddle Brook, NJ: Penn Well.

NFPA [1995a]. NFPA 220: standard on types of building construction. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1995b]. NFPA 1561: standard on fire department incident management system. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1996]. NFPA 1404: standard for a fire department self-contained breathing apparatus program. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1997a]. NFPA 1500: standard on fire department occupational safety and health program. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1997b]. NFPA 1971: standard on protective ensemble for structural fire fighting. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1997c]. NFPA 1981: standard on open-circuit self-contained breathing apparatus for the fire service. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1998]. NFPA 1982: standard on personal alert safety systems (PASS). Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1999]. Personal communication from Rita Fahy, National Fire Protection Association, Quincy, MA, to Ted Pettit, Division of Safety Research, National Institute for Occupational Safety and Health, Centers for Disease Control, Public Health Service, U.S. Department of Health and Human Services, Morgantown, WV.

NIOSH [1996]. Sudden roof collapse of a burning auto parts store claims the lives of two fire fighters–Virginia. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 96-17.

NIOSH [1997]. Floor collapse in a single family dwelling fire claims the life of one fire fighter and injures another–Kentucky. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 97-04.

NIOSH [1998a]. Commercial structure fire claims the life of one fire fighter–California. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 98-F07.

NIOSH [1998b]. Fire fighter dies while fighting warehouse fire when parapet wall collapses–Vermont. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, Fatality Assessment and Control Evaluation (FACE) Report 98-F20.

Bibliografia

Brunacini A [1985]. Fire command. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

Dunn V [1992]. Safety and survival on the fire ground. Saddle Brook, NJ: Penn Well.

Dunn V [1996]. Systems analysis/size-up: part 1. Firehouse Magazine (Oct).

Dunn V [1996]. Systems analysis/size-up: part 2. Firehouse Magazine (Dec).

International Fire Service Training Association [1995]. Essentials of fire fighting. 3rd ed. Stillwater, OK: Oklahoma State University, Fire Protection Publications.

Kipp JD, Loflin ME [1996]. Emergency incident risk management. New York, NY: Van Nostrand Reinhold.

NFPA [1997]. Fire protection handbook. 18th ed. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

 

Resumen de las recomendaciones

Los departamentos de bomberos deben tomar las siguientes medidas para minimizar el riesgo de lesiones y muerte de bomberos mientras éstos se encuentran combatiendo un incendio estructural:

  • Poner en práctica y revisar los programas de seguridad ocupacional y los procedimientos operativos estándares.
  • Asegurar que el comandante de siniestro realice una estimación inicial y una evaluación del riesgo en el lugar del siniestro antes de comenzar las operaciones internas de extinción del incendio.
  • Asegurar que el comandante de siniestro siempre siga de cerca la ubicación y las funciones de todo el personal que opera en el lugar del incendio.
  • Establecer cuadrillas de intervención rápida (RIC, por sus siglas en inglés), también conocidas como equipos de intervención rápida, y asegurar que estén posicionadas de manera que puedan responder inmediatamente a las emergencias.
  • Asegurar que por lo menos 4 bomberos estén en el lugar del incendio antes de comenzar las operaciones internas de extinción de un incendio estructural (dos bomberos dentro de la estructura y dos afuera).
  • Equipar a los bomberos que entran a áreas peligrosas (como por ejemplo estructuras en llamas o que se sospecha que no son seguras) con los dispositivos necesarios para mantener una comunicación en dos sentidos con el comandante de siniestro.
  • Asegurar que los procedimientos operativos y equipos estándares sean adecuados y suficientes para permitir el tráfico radial en lugares de incendios con múltiples respondedores
  • Suministrar a todos los bomberos sistemas de seguridad de alerta personal (PASS, por sus siglas en inglés), también conocidos como alarmas de “hombre quieto”, y asegurar que los lleven encima y los activen cuando estén en operaciones de extinción de incendios, rescate y otras operaciones peligrosas.
  • Diseñar un plan contra incendios y realizar inspecciones de todos los materiales de construcción del edificio y las partes de la estructura antes de que ocurra un incendio.
  • Transmitir un tono audible o alerta inmediatamente cuando las condiciones se hacen inseguras para los bomberos.
  • Establecer una zona de derrumbe alrededor de los edificios con parapetos.

Posted in Edificacion, Incendios, Salud Laboral. Prevencion de riesgos, Señalizacion Emergencias | 3 Comments »

Consideraciones en torno a los modelos para el estudio de la evacuación de edificios.

Posted by Firestation en 21/03/2016

simulacro

El problema que se aborda en esta tesis es el de la evacuación de edificios de una forma generalizada. El problema radica en que la Totalidad de los ocupantes de un edificio en cualquier instante deben tener la posibilidad de desplazarse hasta un lugar seguro en el tiempo adecuado con las suficientes garantías de seguridad. En principio, las normas de construcción y de seguridad propias de cada ámbito resuelven el problema estableciendo diseños técnicamente correctos.
En esta tesis se estudia el problema desde dos perspectivas distintas: En la primera se establecen los elementos necesarios para pronosticar el posible desarrollo de la evacuación y en la segunda se pretende gestionar directamente la actuación de los ocupantes en situaciones críticas.
El problema de la evacuación de edificios a menudo se asocia a situaciones de emergencia, pero realmente se trata de un problema general, aplicable a gran número de edificios en los que se pueden presentar situaciones de emergencia derivadas de incendios, explosiones, amenazas de bombas, actos antisociales, actuaciones colectivas incontroladas u otras situaciones peligrosas que pueden presentarse en multitud de escenarios. Desde un punto de vista analítico, el problema resulta especialmente relevante cuando se estudian edificios de gran altura, centros comerciales, culturales y recreativos, centros de enseñanza, edificios de geometría compleja, etc… Edificios con circunstancias especiales en su estructura y personales de sus ocupantes, como centros hospitalarios, residencias geriátricas, centros psiquiátricos, o de reclusión no son directamente objeto de los planteamientos generales de este trabajo de investigación.
En esta tesis, en primer lugar se efectúa una exhaustiva recopilación de información, lectura, análisis, clasificación y estudio de los documentos que constituyen el “estado del arte” del problema.
En segundo lugar se determinan los factores que se cree tienen una incidencia significativa en el proceso de la evacuación de un edificio. Se define el sistema de evacuación y se formula una modelización del mismo. Se divide en dos: El problema de la evacuación de un recinto y el de la evacuación de edificios, se estructuran elementos de estudio del mismo y se definen los formatos más adecuados para el análisis y la interpretación de los resultados.
En una etapa posterior, se estudia el problema de la evacuación de un recinto en diferentes condiciones de los factores del propio modelo, la posible ubicación de los ocupantes y el comportamiento en el momento de producirse la señal de alarma. En este estudio se utilizan diferentes modelos de locomoción, modelos de flujo constante y modelos en los cuales las magnitudes de locomoción son función de la ocupación.
En la solución del problema de la evacuación de edificios, además del estudio de idénticas situaciones que en el problema del recinto, se contempla el estudio dinámico de las vías de evacuación, confluencias y ramificaciones, obteniendo soluciones pseudo-óptimas mediante procedimientos heurísticos.
Se desarrolla un proceso de validación del modelo, desarrollando procedimientos robustos que aportan una garantía a las posibles conclusiones. A dichos procedimientos se les ha denominado, análisis de la función de evacuación y análisis de flujos.
Finalmente, se formulan propuestas para mejorar la gestión de la evacuación de los edificios. Se trata de una incursión fuera de las técnicas cuantitativas, presentándose algunos conceptos simples de carácter práctico con los que se puede mejorar notablemente la seguridad de las personas en los edificios.
Se utilizan los modelos y procedimientos propuestos para el estudio de la evacuación de diferentes recintos y edificios, tratando de mostrar el potencial y el cumplimento de los objetivos de la presente tesis. Se documentan el estudio de la evacuación de un edificio destinado a actos sociales y congresos, uno dedicado a actividad industrial y un edificio de uso escolar.

Documentos con el texto completo de esta tesis

Ficheros Tamaño Formato
01Scp01de11.pdf 191.5 KB PDF
02Scp02de11.pdf 232.2 KB PDF
03Scp03de11.pdf 706.2 KB PDF
04Scp04de11.pdf 882.2 KB PDF
05Scp05de11.pdf 525.2 KB PDF
06Scp06de11.pdf 1.323 MB PDF
07Scp07de11.pdf 371.6 KB PDF
08Scp08de11.pdf 210.8 KB PDF
09Scp09de11.pdf 714.3 KB PDF
10Scp10de11.pdf 218.0 KB PDF
11Scp11de11.pdf 736.1 KB PDF

Posted in Edificacion, Monografias / Articulos / Investigaciones, Prevencion, Proteccion civil, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Consideraciones en torno a los modelos para el estudio de la evacuación de edificios.

Teoria de la edificacion y estructuras colapsadas. CEIS Guadalajara.

Posted by Firestation en 14/02/2016

Todos los documentos propios que aquí se publican, se encuentran protegidos por una licencia Creative Commons del tipo BY-NC-SA, de forma que se permite su copia, distribución, comunicación y transformación, siempre que se acredite su autoría (CEIS Guadalajara y colaboradores correspondientes), no se utilice con fines comerciales y la obra o sus transformaciones se compartan bajo una licencia idéntica a ésta.

ceis colap

Posted in Apeos y Apuntalamientos, Edificacion, Rescate, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Teoria de la edificacion y estructuras colapsadas. CEIS Guadalajara.

Movimiento y control de humo.

Posted by Firestation en 26/04/2015

mch

Posted in Edificacion, Incendios, Investigacion de Incendios, Manuales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Movimiento y control de humo.

Característica de Seguridad/Riesgo de Seguridad. Escaleras de incendios.

Posted by Firestation en 01/04/2015

Por Carl Baldassarra

 externstairwaydetail_16403

Hace 100 años, en su primer informe presentado al Comité Ejecutivo, el nuevo Comité de Seguridad Humana de la NFPA hizo sonar la alarma sobre los medios de escape de incendios. Un siglo después, todavía estamos luchando contra los problemas que presenta esta tecnología de la era victoriana

En el verano de 1975, se desató un incendio en los pisos más altos de un edificio de apartamentos de cinco pisos, revestido de piedra arenisca, situado en Back Bay, Boston. Los bomberos estaban en el lugar del hecho, con un camión escalera y la dotación participó en el rescate de una joven y de su pequeña ahijada, desde un escape de incendio de un piso superior.

Cuando uno de los bomberos estaba a punto de ayudar a la mujer y a la niña a llegar hasta la escalera, se derrumbó el escape de incendio. Un fotógrafo de un periódico hacía tomas de la dramática escena, y capturó el momento en el que el escape de incendio se desprendió, y la mujer y la niña se desplomaron hacia abajo, cayendo sobre la acera, mientras el bombero se aferraba a la escalera. La mujer murió en el lugar; la niña sobrevivió. Periódicos y agencias de noticias de todo el mundo divulgaron las imágenes— el fotógrafo, Stanley Forman, ganaría un premio Pulitzer por su trabajo de ese día — y se comenzaba el debate sobre la necesidad de códigos de seguridad contra incendios más severos, lo que llevó a que en algunos casos las municipalidades adoptaran reglamentaciones más estrictas que incluían disposiciones para escapes de incendio exteriores.

En NFPA, el debate llevaba ya décadas. Cien años antes, el Comité de Seguridad Humana de la NFPA, recientemente designado, se ocupaba de llevar a cabo un minucioso análisis de la seguridad contra incendios y de edificios. Creado en 1913 como parte de la respuesta de la NFPA al incendio ocurrido en la Triangle Waist Company, el devastador incidente ocurrido en 1911 en una fábrica de indumentaria de la Ciudad de Nueva York, en el que murieron alrededor de 150 personas, el comité dedicó sus primeros años al análisis de los incendios de mayor envergadura que provocaron pérdidas de vidas no solamente el de Triangle, sino también el incendio del Teatro Iroquois ocurrido en Chicago, en 1903 (más de 600 víctimas fatales), el incendio de la Escuela de Lake View, ocurrido en Collinwood, Ohio, en 1908 (en el que murieron 175 personas), el incendio de la fábrica de indumentaria Binghamton, ocurrido en el estado de Nueva York, en 1913 (31 víctimas fatales) y otros. Desde el principio, el comité reservó algunas de sus más duras críticas a los escapes de incendio, que solía considerar como una solución problemática para el problema aún mayor de sacar a las personas de un edificio, de manera rápida y segura ante un incidente de incendio.

Después del incendio de Triangle, las municipalidades de todo el país habían comenzado a promulgar leyes que requerían medios de emergencia para egresar desde edificios y las escaleras exteriores hechas de hierro forjado se transformaron en el método predominante para obtener dichos medios—aunque no sin generar nuevos problemas. En su informe presentado al comité ejecutivo de la NFPA, en 1914, el Comité de Seguridad Humana observó diversos “defectos comunes”, presentes en “un muy alto porcentaje de los escapes de incendio exteriores que actualmente se utilizan”. Entre dichos problemas se incluía la inaccesibilidad, su tendencia a estar desprotegidos contra el fuego y su deficiente diseño—muchos de los escapes de incendio más antiguos eran poco más que una serie de escaleras verticales empernadas a muros exteriores. Entre otros aspectos se incluía la ausencia de escaleras desde el segundo piso hasta la planta baja, condiciones generales deficientes, recubrimiento de hielo y nieve, y su uso como áreas de almacenamiento exteriores por parte de los arrendatarios del edificio. A pesar de dichos defectos, el comité expresó: “Lo cierto es que el escape de incendio exterior es la disposición especial más habitual para un escape, [y] que ello esté escrito en la legislación de los estados, y seguirá siendo así durante mucho tiempo”.

Un siglo después, todavía existen estos problemáticos escapes de incendio en muchos edificios antiguos. Sin embargo, los escapes de incendio generalmente no se encuentran a la vista y entonces tampoco se piensa mucho en ellos; son características de los edificios que se da por descontado son salidas secundarias “adecuadas” sin someterlos a demasiado análisis, aunque pueda ser sencillo para los profesionales en protección contra incendios descartar la capacidad de los escapes de incendio de brindar un beneficio mensurable para el egreso. De hecho, debido a los peligros que plantean los escapes de incendio en sí mismos, no han sido reconocidos como un medio de egreso aceptable en las construcciones nuevas. Desde la creación del Código de Salidas de Edificios—el precursor del NFPA 101, Código de Seguridad Humana—en 1927. La alternativa es la escalera con cerramiento certificada contra incendios, que también fue reconocida en la edición de 1927 del Código de Salidas de Edificios como un medio de egreso suficientemente confiable y de fácil uso, y con el que la mayoría de las personas tienen experiencia por el uso diario que hacen.

Pero, mientras los esfuerzos de preservación en todo el país procuran mantener los viejos edificios, y mientras estas estructuras son tenidas en cuenta para ser renovadas como parte de las acciones de remodelación de sus principales barrios, los escapes de incendio generalmente se incluyen como parte de los medios de egreso de dichos edificios. Dada nuestra tendencia a pasarlos por alto, se pierden, a veces, las oportunidades de hacer cumplir los requisitos de adecuación de las aberturas protectoras y de perfeccionar el acceso a los escapes de incendio. El riesgo de incendio asociado con algunos de estos edificios no siempre es evidente: un grave incendio en un piso inferior requeriría que muchas personas utilicen los escapes de incendio, sometiéndolos a una prueba física que podrían no haber tenido durante décadas, si es que alguna vez la tuvieron. Nuestras ciudades más antiguas están repletas de edificios con escaleras centrales únicas, o incluso con escaleras sin cerramientos, lo que coloca en un nivel aún más alto de importancia a los escapes de incendio como el medio de egreso secundario.

Si bien el uso real de los escapes de incendio para un egreso de emergencia no se somete frecuentemente a prueba, los riesgos siguen vigentes. Un trágico incidente de incendio en el Edificio de la Administración del Condado de Cook, situado en el centro de Chicago, ocurrido en 2003, se llevó la vida de seis personas. Una encuesta posterior, realizada en cientos de edificios de altura de la ciudad reveló un sinnúmero de deficiencias relacionadas con los escapes de incendio existentes, desde aberturas en muros no protegidas a condiciones de acceso difíciles o casi imposibles—problemas estos, idénticos a aquellos criticados por el Comité de Seguridad Humana de la NFPA casi un siglo antes y características estas, comunes en los escapes de incendio en comunidades de todo el país. Todos los escapes de incendio exteriores conllevan interrogantes fundamentales: en última instancia, ¿puede el escape de incendio ser usado de manera eficaz cuando sea necesario, ya sea por los ocupantes del edificio o por los socorristas de emergencias? ¿Se mantendrá anexado al edificio si se utiliza? ¿Funcionarán conjuntamente las piezas que lo componen? ¿Puede ser útil para los ocupantes de un edificio que tengan discapacidades?

Esos interrogantes, en y por sí mismos, no constituyen un problema. Para los profesionales en incendios, la dificultad—y nuestra actual problemática con esta heredada tecnología de los escapes de incendio es que, con demasiada frecuencia, no tenemos respuestas.

Cómo hemos llegado aquí: una breve historia de los escapes de incendio
La construcción de edificios de mayor altura en los Estados Unidos comenzó a mediados del siglo diecinueve. Muchos de esos edificios tenían solamente una única escalera de madera abierta, ubicada en el centro del edificio y conectada a los corredores que utilizaban los apartamentos o áreas de oficinas, generalmente con una configuración de “sin salida”. Si bien eran convenientes, estas escaleras eran el único y exclusivo medio de acceso y egreso diario, y presentaban un doble riesgo: ser tanto inutilizables en un incidente de incendio como de ser un medio para la rápida propagación vertical del fuego. A ello le siguieron diversos incendios fatales.

En 1860 en la Ciudad de Nueva York, se requirió que todos los edificios residenciales de más de ocho unidades tuvieran un medio de escape secundario. Ese mismo año, Baker y McGill, de la Ciudad de Nueva York, patentaron un diseño que incorporaba casi la totalidad de los componentes principales de lo que actualmente reconocemos como el tradicional escape de incendio de balcones de hierro exterior, que constaba de una serie de escalones o escaleras ajustables o estacionarios.

En respuesta a un impulso para la reforma de viviendas, en 1867 el Estado de Nueva York aprobó la primera Ley de Casas de Vecindades (Tenement House Act), que obligaba a que todos los inquilinatos nuevos y existentes estuvieran equipados con escapes de incendio. Sin embargo, se consideró que la ley no era lo suficientemente específica como para ser efectiva, ya que solamente requería que los inquilinatos tuvieran escapes de incendio o “algún otro” medio de egreso aprobado. Se incluyeron mejoras graduales en la segunda Ley de Casas de Vecindades, aprobada en 1870 y en sus enmiendas, adoptadas en 1887.

El Día de San Patricio, en 1899, se desencadenó un incendio en el segundo piso del Hotel Windsor, de la Ciudad de Nueva York. El fuego se propagó rápidamente, dejando atrapadas a una gran cantidad de personas que estaban en los pisos superiores del edificio de siete plantas. El edificio contaba con una pequeña cantidad de escapes de incendio, aunque algunos informes indicaban que las oleadas de fuego que salían de las ventanas habían provocado su calentamiento excesivo, lo que impedía que pudieran ser utilizados. Las habitaciones para huéspedes estaban equipadas con sogas previstas para ayudar a la gente a ir hacia un lugar seguro; la dificultad de descender por una soga fue descripta, en uno de los relatos, como “un acto que solamente puede requerirse de un gimnasta”, e incluso muchos de quienes podían hacerlo eran obligados a soltar la soga cuando esta quemaba sus manos. Como resultado, muchas personas cayeron y murieron o saltaban de las ventanas para escapar de las llamas; el derrumbe de la estructura mató a muchas otras personas. Murieron casi 90 personas en el incidente. El incendio dio lugar a un torrente de protestas sobre el uso de sogas como un medio de escape. Se presentaron nuevos proyectos de ley para escapes de incendio en el Estado de Nueva York, que incluían las más pormenorizadas disposiciones sobre su construcción y uso.

Un momento decisivo para la seguridad de los edificios tuvo lugar el 26 de marzo de 1911, cuando un incendio ocurrido en Triangle Waist Co., una fábrica de indumentaria ubicada en los pisos octavo, noveno y décimo de un edificio de once pisos situado en la parte meridional de Manhattan, se llevó la vida de casi 150 empleados, en su mayoría niñas y mujeres jóvenes. La atroz pérdida de vidas fue atribuida en parte a la existencia de salidas interiores inadecuadas y bloqueadas, así como a un escape de incendio situado en la parte posterior del edificio que se derrumbó y provocó la muerte de una gran cantidad de personas que intentaban huir. Fueron consideradas responsables de la tragedia, la falta de una autoridad global en la Ciudad de Nueva York que exigiera el cumplimiento de las reglamentaciones y la vaguedad de la ley sobre salidas. El Artículo 103 del código de edificación de la ciudad incluía en su texto “correctos y suficientes” escapes de incendio, escaleras u otros medios de egreso, y dejaba que los términos “correcto/a y suficiente” fueran interpretados por cada inspector.

El impacto del incendio de Triangle repercutió más allá de Manhattan y del Estado de Nueva York. NFPA comenzó a debatir sobre la seguridad humana después de lo sucedido en Triangle, y ello incluyó una determinante evaluación de los escapes de incendio. Esas conclusiones, publicadas en el informe trimestral de la asociación en 1911, fortalecían la actitud del público acerca de la disminución de la seguridad del escape de incendio exterior:

Desde hace ya largo tiempo se ha reconocido que el habitual formato exterior de la serie de escalones de tipo escalera de hierro anclada en el costado del edificio resulta lamentablemente engañosa. Durante un cuarto de siglo este dispositivo ha sido el principal elemento de tragedia en todos los incendios que provocaron pánico. Atravesando sucesivamente las aberturas de ventanas de cada uno de los pisos, las lenguas de fuego que salían de las ventanas de cualquiera de los pisos obstruían el descenso de todos los que estaban en los pisos situados encima. Sus plataformas generalmente son lastimosamente pequeñas y una desesperada corrida hacia ellas desde varios pisos al mismo momento hace que se congestionen y atasquen irremediablemente. Se trata de una improvisada creación fruto de la avaricia de los dueños de propiedades; y que con frecuencia se vuelven aún más inútiles por la ignorancia de los arrendatarios que las abarrotan de botellas de leche, neveras y otras obstrucciones.

Como resultado del incendio en Triangle y de otros incendios en los que hubo gran cantidad de víctimas fatales, NFPA creó el Comité sobre Seguridad Humana en 1913, a fin de que se formularan las recomendaciones requeridas para mejorar la seguridad en las salidas de edificios. Los informes del comité se publicaron en forma de panfletos, entre ellos el de “Escaleras exteriores para salidas de incendio” (1916). El comité no reconocía a los escapes de incendio como un medio de egreso aprobado para las construcciones nuevas y solamente los recomendaba para corregir deficiencias en los edificios existentes.

El trabajo del comité contribuyó a la creación del Código de Salidas de Edificios, que fue aprobado en 1927. El Código de Salidas de Edificios incluía una nueva disposición que especificaba a las escaleras exteriores, y no a los escapes de incendio, como un medio de egreso exterior. Las escaleras exteriores aplicaban criterios más rigurosos que los de los escapes de incendio respecto del ancho, huellas, contrahuellas, materiales de construcción y de la protección de la escalera desde un espacio interior del edificio mediante aberturas certificadas. El código también incluía lo siguiente:

201. Las escaleras exteriores especificadas en este código son muy superiores a los escapes de incendio ordinarios que comúnmente se encuentran en los edificios existentes. Estos escapes de incendio absolutamente inadecuados, endebles, pronunciados, no protegidos contra el fuego en la estructura a la que están adosados, constituyen, realmente, una amenaza, ya que dan una falsa sensación de seguridad. Dichos escapes no están reconocidos en este código.

Aún las mejores escaleras exteriores construidas de acuerdo con lo establecido en este código presentan serias limitaciones que pueden evitar su efectivo uso al momento de un incendio. Incluso cuando se brinde protección en las ventanas, las condiciones pueden ser tales que el fuego (o el humo proveniente del fuego) en los pisos inferiores puede hacer que las escaleras se vuelvan intransitables antes de que los ocupantes de los pisos superiores hayan tenido tiempo para utilizarlas. Las escaleras exteriores pueden estar bloqueadas por nieve, hielo o aguanieve en el momento en que son más necesarias.

Es probable que las personas que utilizan las escaleras exteriores a una altura considerable sientan temor y desciendan, si lo hacen, a una velocidad mucho menor que con la que lo hacen por escaleras situadas en el interior de un edificio. . . Los ocupantes de edificios no las utilizarán tan prestamente en caso de incendio como lo harán con el medio de salida habitual, la escalera interior. Debido a que se trata de un dispositivo de emergencia de uso no habitual, su mantenimiento puede no ser tenido en cuenta.

A pesar de sus defectos, los escapes de incendio han funcionado de manera eficaz durante décadas y han contribuido a salvar innumerables vidas durante incidentes de incendio y otras emergencias. El incendio ocurrido en 1946 en el Hotel LaSalle de Chicago mostró, al menos, un éxito parcial de los escapes de incendio. El hotel de 1000 habitaciones fue construido en 1909 y se lo consideraba “el más confortable, moderno y seguro del área occidental de la Ciudad de Nueva York”. Se desató un incendio cerca del vestíbulo poco después de la medianoche que se propagó rápidamente; los trabajos de remodelación y la existencia de una escalera abierta permitieron que el denso humo subiera por la totalidad de altura de los 22 pisos del hotel, dejando a las escaleras intransitables. De las 61 personas que murieron en el incendio, la mayoría fallecieron por inhalación de humo. Aproximadamente 900 huéspedes pudieron abandonar el edificio, muchos de ellos a través de los escapes de incendio. Las fotografías periodísticas del incidente claramente mostraban filas de huéspedes moviéndose tranquilamente por los escapes de incendio en zigzag del edificio. El incendio llevó a que el municipio de la ciudad de Chicago promulgara nuevos códigos de edificación para hoteles y procedimientos para el combate de incendios, entre ellos la instalación de sistemas de alarma automática e instrucciones para la seguridad contra incendios en el interior de las habitaciones de hoteles.

Uno de los últimos edificios de arquitectura trascendental que incluía escapes de incendio fue el Edificio del Commonwealth, actualmente conocido como Edificio de la Equidad, situado en Portland, Oregón. Diseñado por Pietro Belluschi, un reconocido arquitecto modernista, fue uno de los primeros edificios de altura construido con metal y vidrio (originalmente de 12 pisos, posteriormente de 14) edificado hasta la fecha. Fue finalizado en 1948 con grandes elogios y en 1982 recibió el premio a los 25 años otorgado por el Instituto Americano de Arquitectos. Figura también en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

El edificio fue un ejemplo precoz de un sistema de muro de cortina sellado, con aire acondicionado central—un diseño que en apariencia no es congruente con los escapes de incendio exteriores. Sin embargo, no son muchas las construcciones que se han efectuado antes, y los códigos no han sido, aparentemente, actualizados para que contemplen, o prohíban el uso de, escapes de incendio exteriores. Presumiblemente, quien desarrollaba el proyecto lo que quería era maximizar la dimensión de área rentable e insistía en que se utilizaran escapes de incendio en lugar de escaleras interiores. Se considera que el resultado es un raro ejemplo de un rascacielos de metal y vidrio posterior a la Segunda Guerra Mundial que cuenta con un escape de incendio.

De aquí en adelante
El Código de Seguridad Humana ha favorecido a las escaleras interiores protegidas para las construcciones nuevas desde su inicio en 1927, disposiciones que se mantienen en el código hasta la actualidad. Sin embargo, los escapes de incendio exteriores pueden ser agregados a la mayoría de los edificios —las ocupaciones educacionales son una excepción notable—cuando esté permitido por las autoridades locales. En esos casos, no obstante, no se permiten escaleras, debido a la dificultad de utilizarlas en condiciones adversas; ni el acceso a través de ventanas, que también presenta dificultades para llegar de manera segura al escape de incendio. Solamente se permite el acceso a través de puertas que cumplan con los criterios especificados.

El código también incluye disposiciones sobre la inspección y mantenimiento de los escapes de incendio. Como muchas otras características para la seguridad contra incendios, el mantenimiento de los escapes de incendio es esencial para garantizar su uso y su seguridad. Los escapes de incendio deben mantenerse libres de obstrucciones, debe haber un libre acceso dentro del edificio a través de puertas y ventanas, los protectores de aberturas resistentes al fuego deben estar debidamente instalados y debe mantenerse la integridad estructural del escape de incendio y sus anclajes a la estructura del edificio. Este es un enfoque crítico para la inspección de los escapes de incendio; en enero, una persona murió y dos resultaron gravemente heridas cuando se derrumbó un escape de incendio del tercer piso de un edificio de apartamentos de Filadelfia. Durante una celebración de cumpleaños, las personas habían salido al balcón del escape de incendio para fumar.

La oxidación es la principal amenaza para el deterioro del hierro fundido y forjado. Si se deja que el proceso continúe, el metal puede deteriorarse completamente. La prevención y eliminación de herrumbre es el primer paso para la conservación de los escapes de incendio. La oxidación también se produce cuando la humedad se acumula en juntas, grietas y fisuras de la mampostería a la que está anclado el escape de incendio. La corrosión puede provocar el deterioro del hierro y de la mampostería, lo que debilita el anclaje a la estructura. Los pernos deberían ser quitados e inspeccionados como parte de la inspección regular de los escapes de incendio. Podría ser necesario reemplazar la ferretería si el deterioro es serio. El descuido durante un largo plazo puede llevar a una falla estructural que incluya la pérdida del anclaje al muro de mampostería.

Si bien la misma exposición al fuego es ampliamente reconocida como una amenaza a la integridad estructural del hierro forjado expuesto, dicha consideración no era generalmente tenida en cuenta en la instalación de escapes de incendio. No hay antecedentes claros sobre este tema. Es evidente que el impacto de las llamas sobre la estructura de soporte durante un período de tiempo suficiente eventualmente debilitaría el material y provocaría una falla. Ese tema, sin embargo, no ha sido contemplado en los criterios de instalación de escapes de incendio más allá de las protecciones para aberturas requeridas, presumiblemente en beneficio de los ocupantes del edificio que podrían estar expuestos durante el uso del escape de incendio.

Durante largo tiempo se ha presumido que el uso de escapes de incendio por parte del público en condiciones de emergencia es una experiencia indeseable, a juzgar por el informe del Comité sobre Seguridad Humana de hace casi 100 años. Esta no es una inquietud infundada, dado que generalmente no se entrena a las personas ni se hacen simulacros sobre el uso de los escapes de incendio. El comportamiento humano también indica que muchas personas considerarán extremadamente indeseable salir por un escape de incendio, en general sobre una plataforma enrejada a muchos pies de altura y frecuentemente con un clima adverso o en la oscuridad. Estos dispositivos han sido claramente previstos para ser utilizados como un último recurso en caso de que las vías interiores se vuelvan inutilizables. Por estos motivos, el mantenimiento de un acceso libre y la prueba regular de los componentes operativos es aún más importante para evitar lesiones durante el egreso de ocupantes inexpertos y no entrenados, así como de los socorristas que podrían necesitar hacer uso de los escapes de incendio en una emergencia.

En general, puede argumentarse que, basándose en una revisión de diversos códigos actuales, los requisitos de inspección y mantenimiento de escapes de incendio son incongruentes y podrían hacerse más estrictos. Si bien los códigos generalmente son claros acerca de que no pueden usarse escapes de incendio en las construcciones nuevas, son pocos los requisitos que contemplan a los escapes de incendio de los edificios existentes. Tanto NFPA 1, Código de Incendios, como NFPA 101 solamente incluyen referencias generales para el mantenimiento de escapes de incendio. Aparte del requisito de mantener los medios de egreso libres de obstrucciones, no hay criterios específicos sobre la frecuencia o método para la inspección, pintura o prueba de carga de los escapes de incendio. (La edición 2012 del Código Internacional de Incendios ha ampliado en cierta medida los criterios para inspección, prueba y mantenimiento.) Una revisión general y la modificación de los códigos podrían representar una mejora significativa en los criterios para inspección y mantenimiento, y la correspondiente mejora en la seguridad humana para los ocupantes de edificios y los socorristas. Grupos tales como la Asociación Nacional de Escapes de Incendio están trabajando para una mayor concientización y ofrecen entrenamiento y servicios sobre escapes de incendio. Reglas y reglamentaciones normalizadas pueden contribuir a aumentar el tiempo de vida de los escapes de incendio existentes.

Además, criterios adicionales para la mejora de la protección y el arreglo del acceso a los escapes de incendio al momento de llevar a cabo las renovaciones de un edificio deberían estar específicamente incluidos en los códigos de incendio y en los códigos de edificación existentes. Dichas renovaciones pueden ser la única oportunidad razonable de mejorar el nivel de seguridad que brindan los escapes de incendio durante el tiempo de vida de un edificio.

Los escapes de incendio continuarán siendo parte del entorno de un edificio en los próximos años y es fundamentalmente importante que sean apropiadamente inspeccionados y mantenidos, y que nuestros códigos y normas se mantengan vigilantes en la formulación de los criterios para así hacerlo a los propietarios y a la comunidad responsable de hacer cumplir lo establecido. Asimismo, al momento de llevar a cabo las renovaciones principales de un edificio, los profesionales de diseño deberían eliminar el uso de escapes de incendio mejorando otras características para el egreso, siempre que fuera factible. Nos arriesgamos a una tragedia mayor al permitirles que se oculten a plena vista.

Carl Baldassarra es un ingeniero certificado en protección contra incendios de Chicago

– See more at: http://www.nfpajla.org/?activeSeccion_var=50&art=634#sthash.cRdMvFLG.dpuf

Posted in Edificacion, Historia, Incendios, Incendios Urbanos, Legislacion, NFPA Journal, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Característica de Seguridad/Riesgo de Seguridad. Escaleras de incendios.

Escala macrosísmica europea (EMS-98)

Posted by Firestation en 05/01/2015

escala macrosismica

Posted in Desastres Naturales, Edificacion, Terremotos | Comentarios desactivados en Escala macrosísmica europea (EMS-98)

NFPA Journal Latinoamericano. Septiembre 2014.

Posted by Firestation en 18/10/2014

nfpajla

Posted in Edificacion, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Proteccion civil, Rescate, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en NFPA Journal Latinoamericano. Septiembre 2014.

Prevención y actuación frente a incendios de edificios con instalaciones fotovoltaicas

Posted by Firestation en 25/05/2014

Los sistemas fotovoltaicos en edificios son una forma moderna y sostenible de producir energía eléctrica en el mismo lugar del consumo y su aportación se considera clave para llegar al objetivo de edificios de consumo casi nulo. Su proliferación ha dado lugar a algunos incidentes relacionados con incendios que, si bien han sido estadísticamente poco significativos, demuestran que debe investigarse más en algunos aspectos. Este artículo resume el estudio del estado del arte de la seguridad de los sistemas fotovoltaicos para los usuarios de los edificios y para los equipos de extinción de incendios, realizado dentro del programa de Ayudas a la Investigación 2012 de FUNDACIóN MAPFRE, en el que también se han ensayado detectores de arco de generadores fotovoltaicos y se ha elaborado una guía de extinción de incendios en edificios con sistemas fotovoltaicos.

Por JULIO AMADOR GUERRA. Doctor Ingeniero Eléctrico. Catedrático EU. Departamento de Ingeniería Eléctrica ETSIDI, Universidad Politécnica de Madrid. (julio.amador@upm.es). FAUSTINO CHENLO ROMERO. Ingeniero Superior de Telecomunicación. Responsable de la Unidad de Energía Solar Fotovoltaica de la División de Energías Renovables del Departamento de Energía, CIEMAT. MIGUEL ALONSO ABELLA. Licenciado en Ciencias Físicas. Técnico Superior del Laboratorio de Componentes y Sistemas Fotovoltaicos, División de Energías Renovables, Departamento de Energía, CIEMAT. HUSSEIN ZEAITER ZEAITER. Doctor en Ciencias Físicas. Profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica ETSIDI, Universidad Politécnica de Madrid.

La instalación de sistemas fotovoltaicos en edificios está en auge en todo el planeta y su futuro es muy prometedor, pudiendo alcanzar a medio plazo más del 50% del mercado fotovoltaico.

Los módulos fotovoltaicos se pueden situar sobre cubiertas, superpuestos a fachadas y tejados o integrarse como elementos del propio edificio como cerramientos, recubrimientos, pérgolas, lucernarios, etc.

Cuando los módulos reciben la luz solar generan una corriente eléctrica continua que circula por dentro de las células que constituyen los módulos fotovoltaicos, por el cableado de conexión de los mismos y a través del inversor que la convierte en corriente alterna. Esto da lugar a que por las propias envolventes de los edificios fotovoltaicos, o por elementos anexos a ellas, circulen corrientes eléctricas importantes a tensiones que, si bien se mantienen dentro de lo que se considera baja tensión, son suficientemente elevadas.

Una instalación fotovoltaica es simplemente un sistema generador de energía eléctrica en baja tensión y, por tanto, bastaría con aplicar los métodos habituales de protección de las instalaciones eléctricas respecto a la seguridad de equipos y personas; pero, en la práctica, los generadores fotovoltaicos tienen unas características singulares, especialmente porque no se puede interrumpir la generación de la fuente de energía solar. Por estos motivos se complica la aplicación de los métodos y dispositivos convencionales de protección y pueden existir riesgos adicionales para los equipos de extinción de incendios.

Análisis de las causas de incendio en sistemas fotovoltaicos

Para el análisis de las causas potenciales de incendio en sistemas fotovoltaicos conviene dividir estos en las siguientes partes: generador fotovoltaico (asociación serie-paralelo de módulos fotovoltaicos) o instalación de corriente continua, inversor e instalación de corriente alterna.

La situación diferenciadora respecto a otro tipo de instalaciones viene dada por el generador fotovoltaico, estando el riesgo de incendios del inversor y de la instalación de corriente alterna cubierto por normativas ya establecidas. (Figura 1)

Figura 1. Instalación fotovoltaica de tipo general sobre cubierta plana de la scuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial, Universidad Politécnica de Madrid. Fuente: elaboración propia.

Además de las causas habituales que se dan en cualquier edificio y en cualquier instalación eléctrica, en los generadores fotovoltaicos existen los siguientes riesgos de incendios específicos:

  • Puntos calientes en módulos fotovoltaicos.
  • Calentamientos y/o arcos eléctricos en módulos fotovoltaicos: interior del módulo fotovoltaico, caja de conexión del módulo fotovoltaico, conectores.
  • Calentamientos y/o arcos eléctricos en «cajas de corriente continua»: cajas de paralelos, cajas de protección y maniobra, etc.
  • Calentamientos y/o arcos eléctricos en el cableado de corriente alterna. Para hacer frente a estos riesgos hay que tener en cuenta las características especiales de un generador fotovoltaico:
  • Si los módulos fotovoltaicos está nexpuestos a la luz solar es imposible eliminar la tensión en el campo fotovoltaico .
  • La corriente de cortocircuito es sólo ligeramente superior a la corriente en condiciones normales de operación; además, su valor, que depende de la irradiancia incidente, oscila entre valores nulos antes del amanecer a valores máximos en el mediodía solar (Calais et al. 2008).
  • El valor de la tensión, que depende de las variaciones de la temperatura ambiente y de la radiación incidente, puede oscilar en centenas de voltios entre el inicio y el centro del día.
  • Su potencia puede variar desde 1 kW hasta varios MW, lo que conlleva que las intensidades de corriente continua puedan ir desde unos pocos hasta centenas de amperios.

Seguridad eléctrica de sistemas fotovoltaicos

Las protecciones de sobreintensidades y faltas a tierra tienen una gran influencia en el riesgo de incendio de cualquier instalación eléctrica y, por tanto, en un sistema fotovoltaico.

En los sistemas fotovoltaicos en edificios, para conseguir el principio de equipotencial básico en la protección de personas frente a contactos indirectos, todas las masas metálicas del sistema fotovoltaico deben conectarse entre sí y a la misma tierra de masas de utilización del edificio. (Figura 2)

Figura 2. Puesta a tierra de protección de un generador fotovoltaico. Fuente: elaboración propia.

Respecto a la puesta a tierra de un conductor activo (conductor que en funcionamiento normal de la instalación tiene tensión o/y circula eléctrica corriente por él) del generador fotovoltaico existen distintas posibilidades: aislado, puesta a tierra del polo positivo, puesta a tierra del polo negativo y puesta a tierra de un punto intermedio del generador fotovoltaico. (Figura 3)

Figura 3. Tipos de puesta a tierra funcional de un generador fotovoltaico: a) aislado b) positivo a tierra c) negativo a tierra d) toma media puesta a tierra. Fuente: elaboración propia.

La solución más habitual utilizada en Europa para la puesta a tierra funcional es la de generador aislado. En este caso, si el inversor dispone de transformador, el sistema de protección para fallos a tierra es un vigilante de aislamiento que se instala en la caja de corriente continua o en el propio inversor. En el caso de generador fotovoltaico aislado e inversor sin transformador se requiere un interruptor diferencial de tipo B conectado a la salida del inversor. Para los casos de sistemas de puesta a tierra efectiva, se debe instalar un fusible, interruptor automático o diferencial, en la puesta a tierra del generador fotovoltaico (Fuentes: BENDER, Hernández et al. 2009, NZS 5033).

En cuanto a la protección de sobreintensidades, se deben instalar dispositivos de protección y desconexión en ambos terminales, positivo y negativo, de cada una de las ramas de la asociación fotovoltaica (CTE-HE5). (Figura 4)

Figura 4. Solución habitual de protección de sobreintensidad y seccionamiento para generador fotovoltaico de tres cadenas de módulos. Fuente: elaboración propia.

Arcos eléctricos en generadores fotovoltaicos

Como se indica anteriormente, los generadores fotovoltaicos trabajan con tensiones e intensidades elevadas en corriente continua que además son variables, están sometidos a condiciones ambientales extremas y tienen un tiempo de vida muy elevado. Por tanto, aunque para un generador bien diseñado y ejecutado y con material de calidad la probabilidad de arcos eléctricos sea muy baja, no es posible garantizar que no se produzcan en ningún caso.

Estos arcos son más peligrosos que los arcos de corriente alterna, puesto que no se producen pasos por cero en la señal de corriente. La detección de arcos eléctricos en sistemas fotovoltaicos permite reducir considerablemente el riesgo de incendio. En la Figura 5 se representan los tipos de arco que se pueden dar en un generador fotovoltaico.

Figura 5. Tipos de arco en generadores fotovoltaicos: S = arco serie, P = arco paralelo. Fuente: elaboración propia.

Los arcos serie o los arcos paralelo sin tierra no son detectados por los sistemas de protección habitualmente utilizados en generadores fotovoltaicos y que se han descrito en el punto anterior. Por este u otros motivos, las normativas en algunos países consideran el uso de detectores de arco para la protección de generadores fotovoltaicos. Por ejemplo, el NEC National Electric Code de EE. UU. establece la obligatoriedad de incluir equipos de protección frente a arcos serie de corriente continua en sistemas fotovoltaicos instalados en edificios para instalaciones con tensión nominal igual o superior a 80 VDC (NEC 2011).

Aunque para un generador bien diseñado y ejecutado y con material de calidad la probabilidad de arcos eléctricos sea muy baja, no es posible garantizar que no se produzcan en ningún caso

Cuando se detecte un arco, el sistema de protección ha de ser capaz de desconectar el circuito con defecto y todos los componentes del sistema involucrados en la aparición del arco.

Cuando un arco serie o paralelo se origina en generador fotovoltaico, se produce una distorsión en las señales de corriente y tensión que provoca un cambio en las características en frecuencia de estas señales. El principio de funcionamiento de los detectores de arco se basa en el análisis de los cambios que se producen en el espectro en frecuencia de las señales medidas (Strobl et al. 2010, Bieniek 2011, Haeberlin 2010). (Figura 6)

Figura 6. Ejemplo de generación de arco serie. Propagación de la señal de arco y detección por el equipo de protección. En su recorrido la señal se atenúa y se filtra. Fuente: elaboración propia.

Los equipos de detección de arco deben funcionar correctamente sin que se vean afectados significativamente por los fenómenos de atenuación y filtrado de las señales de arco presentes en el circuito de corriente continua, ni por las condiciones de ruido eléctrico presentes en la instalación. A continuación se muestra el registro en el tiempo de las señales de corriente registradas en un generador fotovoltaico en ausencia y en presencia de un arco. Las medidas se han efectuado conectando un banco resistivo o un inversor como carga del circuito de continua (Johnson et al. 2011). (Figura 7)

Figura 7. Corriente registrada en un circuito de corriente continua en ausencia de falta y en presencia de un arco para una carga resistiva y con un inversor. La aparición del arco se produce en el segundo 0 y se mantiene durante más de 0,8 segundos. Para cada medida se han registrado dos señales. Fuente: Johnson et al. 2011.

El análisis en frecuencia de las señales anteriores permite diferenciar intervalos en el espectro donde es notable la presencia de arcos, que es aprovechada por los equipos de protección para detectar su presencia (Strobl et al. 2010, Bieniek 2011, Haeberlin 2010).

Una dificultad añadida en la detección de arcos surge cuando se trata de diferenciar si se ha producido un arco serie o paralelo, ya que la señal del arco suele ser similar en ambos casos. Mientras que algunos autores sostienen que los arcos paralelo pueden ser diferenciados utilizando la medida de la resistencia de aislamiento, otros proponen métodos alternativos (Strobl et al. 2010, Johnson 2012a).

En la Tabla 1 se indican los tipos de arco y la actuación requerida para eliminarlos o minimizar su impacto.

Tabla 1. Tipos de arcos eléctricos en un generador fotovoltaico y maniobras de protección a realizar. Fuente: elaboración propia.
Tipo de arco Acción sobre el generador fotovoltaico
Arco serie Abrir el circuito
Arco paralelo sin tierra Cortocircuitar para evitar diferencias de potencial
Arco paralelo a tierra con generador puesto a tierra Separar de tierra
Arco paralelo a tierra con generador aislado de tierra Cortocircuitar para evitar diferencias de potencial

En la actualidad existen algunos modelos comerciales de detectores de arco para instalaciones fotovoltaicas pero, en la mayor parte de los casos, la funcionalidad de detección se integra en el propio inversor.

Ensayos de detectores de arcos

Con objeto de determinar la aptitud para detectar arcos se ha diseñado y construido un generador de arcos que ha permitido ensayar el detector de arco SANTON ADU E1. (Figuras 8 y 9)

Con objeto de determinar la aptitud para detectar arcos se ha diseñado y construido un generador de arcos que ha permitido ensayar el detector de arco SANTON ADU E1

Los ensayos se han realizado en el Laboratorio de Energía Solar Fotovoltaica del Departamento de Energías Renovables del CIEMAT, siguiendo en parte las indicaciones de la norma UL-1699B de Underwriters Laboratories descrita en la referencia UL-1699B 2011. (Figura 10)

El dispositivo ensayado SANTON ADU E1 dispone de capacidad de detección de arco pero no de interrupción del circuito eléctrico. El dispositivo proporciona un indicador sonoro y luminoso de fallo y dos contactos libres de potencial, normalmente abierto y normalmente cerrado. El cambio de estado de estos contactos ante la detección de un arco permitirá actuar sobre elemento de desconexión del circuito de corriente continua. (Figura 11)

Se han realizado los ensayos siguientes:

  • Ensayo de detección de arcos serie.
  • Ensayo de detección con enmascaramiento de la señal de operación.
  • Ensayo de detección con impedancia de línea.

La muestra bajo ensayo ha pasado todos los ensayos excepto el ensayo de detección con impedancia de línea, que no ha cumplido los criterios en algunos casos.

La Figura 12 corresponde a uno de los oscilogramas obtenido con vatímetro/osciloscopio para la medida del tiempo de detección de arco serie. Las señales monitorizadas han sido:

  • Corriente de arco, en color blanco.
  • Tensión de arco, en color azul.
  • Señal de 12 VDC del relé de señalización, contacto normalmente abierto, del dispositivo ensayado, en color rojo.
Figura 12. Ejemplo de oscilograma obtenido en los ensayos realizados. Fuente: elaboración propia.

Resistencia al fuego de módulos y tejados fotovoltaicos

Existen diversas normas de ensayo para determinar el comportamiento de módulos fotovoltaicos respecto al fuego (entre ellas cabe citar la IEC 617302:2004 Certificación de seguridad de módulos fotovoltaicos-Parte 2: Requisitos para ensayos. Punto 10.8 Ensayo de fuego) que establecen dos tipos de ensayos de resistencia al fuego: ensayo de propagación de la llama y ensayo de quemado parcial. Estos ensayos permiten clasificar los módulos fotovoltaicos en clase A, B y C, según los criterios indicados en la Tabla 2.

Tabla 2. Condiciones de ensayos de resistencia al fuego de módulos fotovoltaicos. Fuente: Norma IEC 61730-2:2004.
Parámetro Clase A Clase B Clase C
Inclinación de los módulos fotovoltaicos 22,6°
(o según el fabricante siempre que el ángulo sea mayor de 22,6°)
Velocidades del viento (m/s) 5,3
Tamaño de la muestra, ancho x largo (m) 1 x 1,8 1 x 2,4 1 x 3,9
Ensayo de propagación de llama
Temperatura de la llama (°C) 760 760 704
Duración del ensayo (minutos) 10 10 4
Ensayo de quemado parcial
Tipo de madera del bloque Madera de abeto secada al horno sin nudos ni bolsas de resina
Tamaño bloque (mm) 300 x 300 x 57 150 x 150 x 57 38,1 x 38,1 x 19,8
Número de bloques 1 2 20

La instalación de módulos fotovoltaicos puede reducir la clase de resistencia al fuego de un tejado si módulos de una calificación más baja se instalan en un tejado con una calificación frente al fuego más alta. Analizando esta problemática se ha llegado a la conclusión de que la actual clasificación con respecto al fuego de los módulos fotovoltaicos no es un buen indicador de la clase de fuego que tendría ese mismo módulo fotovoltaico y el tejado como un conjunto.

Es poco probable que el generador fotovoltaico cause un incendio, pero hay que adoptar precauciones cuando en el edificio incendiado exista una instalación de este tipo

En el ámbito de la norma UL 1703 se está desarrollando un nuevo sistema de clasificación con respecto al fuego de módulos fotovoltaicos para reemplazar el actual, que estará basado en los resultados de los ensayos de propagación de llama y de quemado parcial pero, en lugar de únicamente tener en cuenta el módulo fotovoltaico individualmente, tendrá en cuenta el módulo fotovoltaico, la estructura en que se apoya dicho módulo y el tejado, todo como un conjunto.

Requisitos de los sistemas fotovoltaicos para la seguridad del equipo de extinción de incendios

Para un mantenimiento adecuado y una extinción segura en caso de incendio es necesario tener en cuenta una serie de requisitos de acceso y espaciado a la hora de instalar un sistema fotovoltaico en un tejado. Estos requisitos son establecidos con el fin fundamental de (OCFA 2008):

  • Garantizar el acceso al tejado o azotea.
  • Proporcionar vías para zonas específicas del tejado.
  • Proporcionar áreas de ventilación en casos de mucho humo.
  • Proporcionar una salida de emergencia desde el tejado.

En cualquier caso, con módulos fotovoltaicos o sin ellos, los puntos de acceso al tejado deben ubicarse en áreas donde las escaleras no se sitúen sobre aberturas como, por ejemplo, ventanas o puertas; y deben estar localizados en puntos fuertes del edificio, donde no entren en conflicto con obstáculos tales como ramas de árboles, cableado, etc.

Los principales requisitos de acceso y espaciado para viviendas residenciales (Figura 13) compuestas de una o dos unidades son:

  • Espacio libre de 1 metro de distancia desde la pared exterior que lleva la carga, 1 metro desde la cumbrera y 0,5 metros a cada lado de una limahoya o una limatesa.
  • Cada faldón del tejado que contenga módulos fotovoltaicos necesita dos «caminos» de acceso al mismo de cómo mínimo 1 metro de ancho.
Figura 13. Acceso a tejado a dos aguas. Fuente: OCFCA 2008.

Igualmente, las viviendas residenciales compuestas de tres o más unidades, los edificios comerciales, etc. deben cumplir unos requisitos de acceso y espaciado que pueden resumirse en los siguientes (OCFA 2008):

  • Banda perimetral en la cubierta de al menos 1 metro de ancho.
  • Un camino de al menos 1 metro de ancho de acceso central a la cubierta del edificio en ambas direcciones.
  • Alrededor de lucernarios, escotillas del tejado o tomas de agua para incendios se debe dejar una distancia mínima de 1 metro.
  • Los subcampos fotovoltaicos deben ser de cómo máximo 46 metros, tanto de largo como de ancho.

Además de los criterios de acceso y espaciado, los sistemas fotovoltaicos deben cumplir otras condiciones para garantizar la seguridad del equipo de extinción de incendios. Aunque no existe consenso sobre algunas de ellas, a continuación se enumeran de forma exhaustiva (Meacham B. et al. 2012):

  • Los sistemas fotovoltaicos deben ser etiquetados y señalizados de una manera clara y sistemática, según se describe más adelante.
  • El interruptor principal de desconexión debe ser fácilmente identificable, debe estar etiquetado y debe poder ser operado sin apertura de puertas, etc. y ser accesible desde la entrada a la vivienda.
  • Los conductores activos deben ser identificados con etiquetas cada cierta distancia.
  • Si existen baterías deben ser claramente etiquetadas.
  • Debe existir un interruptor de corte en carga de las series de módulos fotovoltaicos. Este interruptor debe poder ser accionado desde la entrada a la vivienda.
  • El sistema fotovoltaico debe contar con un dispositivo o funcionalidad de detección de arcos que abra el lado de corriente continua en caso de arcos.
  • Durante el proceso de autorización de un sistema fotovoltaico, debería suministrarse al puesto local de bomberos de planos con la disposición de módulos fotovoltaicos y la situación de los dispositivos de desconexión.

Guía para la extinción de incendios en edificios con sistemas fotovoltaicos

Los incendios en los edificios con sistemas fotovoltaicos pueden ser originados por la propia instalación fotovoltaica o por otras causas habituales en edificios. Aunque es muy poco probable que el generador fotovoltaico sea el causante del incendio, es necesario conocer qué precauciones adicionales deben considerarse cuando en el edificio incendiado hay una instalación fotovoltaica.

La seguridad de los bomberos y de otro personal interviniente depende del conocimiento y la adecuada gestión de estos riesgos a través de la formación y el entrenamiento adecuado.

El control de incendios en los que los sistemas fotovoltaicos están presentes puede requerir del equipo de intervención la adaptación de algunas de las acciones desarrolladas en otros tipos de incidentes con instalaciones eléctricas convencionales o de generación de energía. Si se identifica la presencia de los sistemas fotovoltaicos y se entienden los riesgos asociados, se podrá mitigar la situación de la manera más segura y efectiva.

Se han encontrado del orden de 20 registros de incendios (FPRF 2010, INES 2013) con sistemas fotovoltaicos afectados, en tres de los cuales ha habido un bombero que ha sufrido un choque eléctrico. En algún caso, los bomberos han dejado quemarse un edificio al detectarse la existencia de un sistema fotovoltaico.

Los modelos de detectores de arcos en sistemas fotovoltaicos llevan poco tiempo en el mercado como para tener una suficiente experiencia sobre su fiiabilidad

En los últimos diez años se han realizado numerosos trabajos, investigaciones, seminarios, guías, etc. sobre el control de incendios con sistemas fotovoltaicos (FDM 2005, Slaughter R. 2006, CFOSFM 2010, OCFA 2008, TÜV 2008, Liang Ji 2009, FPRF 2010, INERIS 2010, UL 2011, BSW et al 2011, Haeberlin H. 2011, BPVA 2011, DSC 2011, AQC 2012,EPIA 2012, TÜV 2012, Ben England 2012, AFAC 2013, INES 2013). Los trabajos más recientes (BPVA 2011 finaliza en 2014, INES 2013) se han centrado en limitar la tensión en sistemas fotovoltaicos mediante su segmentación.

La extinción segura de un incendio con un sistema fotovoltaico pasa por considerar los criterios descritos en los puntos siguientes.

Identificación de sistemas fotovoltaicos

Para reconocer los sistemas fotovoltaicos e identificar las ubicaciones de los componentes clave del sistema y de los interruptores de desconexión, es conveniente que los bomberos conozcan los diversos tipos de módulos fotovoltaicos y diferentes formas de su instalación en los edificios, los inversores y sus conexiones, así como el resto de componentes de los sistemas fotovoltaicos. (Figuras 14 a 22)

Figura 14. Ejemplos de módulos fotovoltaicos convencionales de silicio cristalino. Fuente: páginas web de fabricantes.
Figura 15. Ejemplos de módulos fotovoltaicos convencionales de capa fina. Fuente: páginas web de fabricantes.
Figura 16. Ejemplos de tejas fotovoltaicas. Fuente: páginas web de fabricantes.
Figura 17 .Ejemplos de recubrimiento de módulos fotovoltaicos sobre capa de aislamiento de cubierta.
Figura 18 .Ejemplo de lucernario fotovoltaico. Fuente: Elecnor-Atersa.
Figura 19 .Ejemplos de balcones fotovoltaicos. Fuente: páginas web de fabricantes.
Figura 20 .Instalaciones fotovoltaicas en el centro comercial: Madrid-2 La Vaguada. Fuente: elaboración propia.
Figura 21 . Ejemplos de sistemas fotovoltaicos. Fuente: elaboración propia.
Figura 22 .Caja de corriente continua, inversor y caja de corriente alterna. Fuente: elaboración propia.

Para identificar el resto de componentes del sistema fotovoltaico y, especialmente los interruptores de desconexión, es fundamental que la señalización se realice según los siguientes criterios:

  • Toda el sistema fotovoltaico debe estar señalizado.
  • La señalización debe ser tanto interna como externa para todos los elementos del circuito de corriente continua: cerramientos, canalizaciones, cableado (señalizado cada cierta distancia), cajas de conexión, etc., así como para los inversores y cuadros y cajas de corriente alterna.
  • Los materiales utilizados para el marcaje deben ser reflectantes, resistentes a la intemperie y reciclables.
  • Todas las letras empleadas deben de escribirse en mayúsculas y con excelente contraste con el fondo.

Existen distintas normativas que indican la necesidad del marcado de sistemas fotovoltaicos, por ejemplo, la norma UNE 20460-7-712:2006 «Instalaciones eléctricas en edificios. Reglas para las instalaciones y emplazamientos especiales. Sistemas de alimentación solar fotovoltaica».

Otros estándares recogen los criterios que debe cumplir la señalización de un sistema fotovoltaico (Revista Emergencia 112, 2011, norma francesa UTE C15-712 2008, código USA IFC 605.11.1.14, código USA NFPA 11, 2012).

Identificación de los riesgos de los sistemas fotovoltaicos

Los riesgos específicos del equipo de extinción de incendios en edificios con sistemas fotovoltaicos son (UL 2011): choque eléctrico, resbalones y caídas, incremento de carga en la cubierta, peligro por inhalación de sustancias tóxicas y riesgos de las baterías.

El bombero ha de saber que aunque desconecte los cuadros eléctricos y el inversor fotovoltaico se apague, puede ocurrir que un cable cualquiera puede tener tensión por estar conectado al campo fotovoltaico. En consecuencia, si lo corta puede producirse un cortocircuito o un arco eléctrico en el punto de corte.

Dimensionar el tamaño del incendio

En el caso de que exista un sistema fotovoltaico involucrado en el incendio se deben tomar las siguientes medidas de seguridad:

  • Usar siempre el Equipo de Respiración Autónoma (ERA) y el Equipo de Protección Individual (EPI).
  • Evitar llevar encima joyas y piezas metálicas.
  • Usar herramientas con aislamiento eléctrico.

Los bomberos deben determinar lo antes posible si el sistema fotovoltaico está afectado por el fuego y notificarlo al mando. La existencia del sistema fotovoltaico no impide necesariamente el inicio de las tácticas ofensivas, ya que el sistema puede no tener impacto sobre el fuego. En cualquier caso, las acciones para llevar a cabo una estrategia ofensiva necesitan ser flexibles debido a la dificultad de «desconectar» el sistema fotovoltaico.

Localización y desconexión del sistema fotovoltaico

En los edificios equipados con sistemas fotovoltaicos, el control de los servicios eléctricos generales debe incluir también el sistema fotovoltaico y la sala de baterías. La dotación responsable de cortar el suministro eléctrico convencional tiene que localizar todos los interruptores relacionados con el sistema fotovoltaico en el lado de corriente continua y en el lado de corriente alterna del inversor o inversores y, si existe, el área de almacenamiento de energía. La desconexión del sistema fotovoltaico debe realizarse siguiendo la siguiente secuencia (FDM 2005):

  • Primera acción: apertura del interruptor de corriente alterna del inversor.
  • Segunda acción: comprobación que el inversor ha parado.
  • Tercera acción: desconexión del interruptor de corriente continua del inversor o, si este no existe, desconexión del interruptor general de la caja de paralelos.

Hay que tener en cuenta que el sistema fotovoltaico puede disponer de un interruptor de seguridad que realiza estas acciones. Este interruptor, si existe, estará señalizado y situado en la entrada del edificio. En algunos casos, estos interruptores no sólo proporcionan una única apertura de todo el generador fotovoltaico, sino también la apertura de cada serie de módulos, lo que aumentará mucho la seguridad de la instalación. (Figuras 23 y 24)

Figura 23 .Interruptor de corte en carga para cadena de módulos fotovoltaico. Fuente: BENDER.
Figura 24 .Panel de control de sistema fotovoltaico en la entrada del edificio. Fuente: SANTON.

Los bomberos deben ser conscientes de que, incluso accionando todos los interruptores antes mencionados, el generador fotovoltaico mantendrá tensión. Es decir, en prácticamente la totalidad del periodo diurno todo el cableado existente entre las cadenas de los módulos fotovoltaicos y la caja de conexiones de corriente continua (o el inversor, en el caso de que el interruptor de corriente continua esté integrado en el mismo) estará energizado.

Métodos de extinción

Cuando se enfrenta a una estructura en llamas equipada con sistema fotovoltaico, la decisión de emplear o no agua para extinguir el fuego es de gran importancia. En principio hay que evitar dirigir chorros de lanza directamente a la llama y emplear solo extintores químicos secos. Si se emplea el agua, se pueden seguir las siguientes recomendaciones (UL 2011):

  • La lanza tiene que tener una presión de unos 700 kPa.
  • Dirigir el chorro con un ángulo de 30o para prevenir una corriente eléctrica aguas arriba hacia el operario.
  • El operario debe estar a una distancia mínima de la llama que depende de la tensión eléctrica de la instalación o sistema.
  • Los chorros directos no se deben emplear.
  • Se debe tener en cuenta que el suelo mojado, especialmente si está encharcado, aumenta el riesgo de descarga eléctrica.
  • Las cajas eléctricas expuestas a la intemperie no son resistentes a la penetración del agua de los chorros de lanza, por lo que estas pueden presentar un riesgo eléctrico.

Acceso a cubiertas (CFOSFM 2010)

Un generador fotovoltaico en un tejado puede afectar a la colocación de una escalera, obligando a la dotación de bomberos a emplear otros métodos para acceder a la cubierta ya que las escaleras nunca deben ser apoyadas en los módulos. En casas con techo inclinado, los paneles fotovoltaicos normalmente se encuentran en las aguas del tejado con orientación sur. Las estructuras comerciales y residenciales con cubiertas planas pueden tener una gran parte de la cubierta con módulos fotovoltaicos.

La estructura de la cubierta debe ser evaluada para determinar la posibilidad de colapso debido al peso del sistema fotovoltaico. Una estructura de madera, de chapa, etc. puede colapsarse si el fuego les ha degradado lo suficiente. En general, un módulo fotovoltaico tiene un peso de hasta 25 kilogramos y una superficie de hasta 2 m2, es decir, unos 12,5 kg/m2. Su estructura soporte puede pesar del orden de 30 kilogramos por módulo; por tanto, el peso total por unidad de superficie será de unos 27,5 kg/m2.

Los módulos fotovoltaicos, estructuras y canalizaciones representan riesgo de resbalón, caída o tropiezo para los bomberos. Esto es realmente cierto en las siguientes circunstancias:

  • Cuando los módulos están integrados en una cubierta inclinada puede resultar extremadamente peligroso y resbaladizo andar sobre ellos.
  • En las estructuras comerciales, los módulos fotovoltaicos pueden cubrir la mayor parte de la cubierta y, por tanto, hay poco espacio donde caminar.

Los módulos nunca deben ser pisados ya que tienen una superficie resbaladiza, especialmente si está mojada. Por otro lado, no suelen soportar el peso de una persona.

Como los módulos fotovoltaicos producen electricidad continuamente durante el día, no deben moverse de donde estén instalados, excepto si esto lo realiza un técnico cualificado. Los bomberos pueden verse en la necesidad de contener el fuego y evitar su propagación hasta que los módulos se puedan quitar con seguridad.

Conclusiones

El pequeño número de siniestros registrados demuestra que la probabilidad de incidente en un sistema fotovoltaico es baja. Esto es debido a la calidad de los materiales y equipos empleados, al diseño adecuado de las instalaciones y a un montaje y mantenimiento suficientes.

A pesar de ello, existen unos riesgos potenciales en los sistemas fotovoltaicos que dan lugar a diferentes criterios de seguridad según los países. Mientras en algunos países del entorno europeo se insiste en la calidad de las instalaciones desde el punto de vista del aislamiento y la utilización de sistemas de protección basados en los convencionales, en otros países, principalmente en EE. UU., siguiendo los criterios establecidos para las instalaciones eléctricas convencionales, se establece la obligatoriedad del uso de detectores de arco.

Existen pocos modelos de detectores de arcos en sistemas fotovoltaicos, tanto a nivel de dispositivo como integrados en los inversores, y llevan poco tiempo en el mercado como para poder tener una suficiente experiencia sobre su fiabilidad y la de los ensayos aplicados. Por tanto, es necesario avanzar en las líneas siguientes:

  • Caracterización de los distintos tipos de arco eléctrico en los circuitos de corriente continua de los sistemas fotovoltaicos.
  • Diseño de detectores de arco que puedan distinguir entre arcos serie y arcos paralelo.
  • Perfeccionamiento de los ensayos a realizar sobre los detectores de arco para garantizar un buen funcionamiento de los dispositivos que pasen los ensayos.

No existe consenso sobre la obligatoriedad de que exista un interruptor de desconexión del circuito de corriente continua de un sistema fotovoltaico accesible al cuerpo de extinción de incendios, ni a las acciones que debe realizar este interruptor.

En el diseño de los sistemas fotovoltaicos en edificios habitualmente no se consideran los criterios de acceso para el equipo de extinción de incendios, ni otras cuestiones relativas a la seguridad del personal de emergencia.

Se considera muy importante una formación y entrenamiento adecuados de los equipos de extinción de incendios para alcanzar un conocimiento suficiente de los sistemas fotovoltaicos que permita su identificación y facilite el establecimiento de acciones eficaces y seguras en la extinción de incendios.

Esperamos que este trabajo contribuya a una mayor seguridad para los usuarios y para los bomberos que pueden verse involucrados en incendios en edificios con sistemas solares fotovoltaicos.


Referencias

  1. AEG Power Solutions www.aegps.es
  2. AFAC 2013. Australian Fire and Emergency Service Authorities Council. Safety considerations for photovoltaic arrays.
  3. AQC 2012. Agence Qualité Construction. Le Photovoltaïque racordé au réseau dans le Bâtiment.
  4. Ben England 2012. An Investigation into Arc Detection and Fire Safety Aspects of PV Installations. Tesis doctoral. Murdoch University, Perth, Australia, 2012.
  5. BENDER www.bender.org
  6. Bieniek S. et al, 2011. Fire prevention in PV plants using inverter integrated AFCI, 26th European Photovoltaic Solar Energy Conference and Exhibition, Hamburg, Germany, 2011.
  7. BPVA 2011. British Photovoltaic Association. Sistemas fotovoltaicos y fuego. Asociación Británica de Fotovoltaica.
  8. BSW et al 2011. Asociación Federal Alemana de la Industria Solar. Protección contra el Fuego. Planificación, Construcción y Mantenimiento de los Sistemas FV.
  9. Calais et al (2008). Over-current protection in PV array installations. IEEE Transactions on energy conversion. Vol 24 No 1 Marzo 2009.
  10. CFOSFM 2010. CAL FIRE, Office of the state fire Marshal. Fire Operations for PV Emergencies Document November 2010.
  11. Cottopossagno www.cottopossagno.com
  12. CTE 2006. RD 314/2006 de aprobación del Código Técnico de la Edificación (Capítulo 3, artículo 15) HE5 Contribución fotovoltaica mínima de energía eléctrica (actualizado por Orden FOM/1635/2013, BOE de 12 de septiembre de 2013).
  13. DSC 2011: Direction de la Securité Civile. Intervention en présence de panneaux photovoltaïque.
  14. ELECNOR-ATERSA www.atersa.com
  15. EPIA 2012. European Photovoltaic Industry Association. Global Market Outlook for PV until 2016. Mayo, 2012
  16. FPRF 2010. Fire Protection Research Foundation. Fire Fighter Safety and Emergency Response for Solar Power Systems. MA, USA.
  17. FDM 2005. Fire Department of Munich. Photovoltaic: Accident prevention during firefighting.
  18. FPRF 2010: Fire Protection Research Foundation. Fire Fighter Safety and Emergency Response for Solar Power Systems. MA, USA.
  19. Haeberlin 2010. Arc Detector as an External Accessory Device for PV Inverters for Remote Detection of Dangerous Arcs on the DC Side of PV Plants. 25th European Photovoltaic Solar Energy Conference, Valencia, Spain 2010.
  20. Haeberlin, H 2011. PV and Fire Brigade Safety: No Panic, but Realistic Assessment of Danger and Possible Countermeasures, Haeberlin, H. Borgna, L. y Schaerf, Ph. (Universidad de Bern) en la 26a European Photovoltaic Solar Energy Conference Hamburgo 2011.
  21. Hernández et al (2009). Guidelines for protection against electric shock in PV generators. ISES-AP 3 International Solar Energy Society Conference – Asia Pacific Region. Sydney 2008.
  22. Hernández et al (2010). Characterization of the insulation and leakage currents of PV generators: relevance for human safety. Renewable Energy 35 (2010) 593 – 601. Elsevier.
  23. IEC 61730-2:2004 Certificación de seguridad de módulos fotovoltaicos-Parte 2: Requisitos para ensayos. Punto 10.8 Ensayo de fuego.
  24. IFC 605.11.1.1-4. International Fire Code. USA.
  25. IMG 2012. Guía de especificaciones técnicas relativas a la protección de personas y de bienes en instalaciones FV conectadas a red. Editada por el sindicato de energías renovable Francés.
  26. INERIS 2010. L ́Institut National de l ́Environnement industriel et des Risques. Prévention des Risques associés à l’implantation de cellules photovoltaïques sur des bâtiments industriels ou destinés à des particuliers, 2010.
  27. INES 2013. Institut National d’Energie Solaire. MaÎtriser le Risque lié aux Installations photovoltaÏques, 2013.
  28. ISON21 http://www.ison21.es
  29. Johnson et al 2011. Photovoltaic DC Arc Fault Detector testing at Sandia National Laboratories. 37th IEEE Photovoltaic Specialists Conference (PVSC), 2011.
  30. Johnson J. et al 2012. Differentiating series and parallel photovoltaic arc-faults, 38th IEEE PVSC, Austin, TX, 4 June, 2012.
  31. Liang Ji. 2009. International Photovoltaica Reliability Workshop II. Experience and Studies, Underwriters Laboratories, Inc. 2009. Arizona (USA)
  32. Meacham B. et al 2012. Fire Safety Challenges of Green Buildings. Springer.
  33. NEC 2011. National Electrical Code USA. Artículo 690.11 (PV). Articulo 210.12 (ac)
  34. NEC 690-11. Nacional Electric Code, 2011 Edition. NFPA 70, National Fire Protection Association. Batterymarch, MA.
  35. NFPA 11, 2012. Uniform building Code. National Fire Protection Association.
  36. NZS 5033 Installation and safety requirements for photovoltaic (PV) arrays. Standards Australia y New Zealand.
  37. Norma UNE-EN 20460-7712:2006. Instalaciones eléctricas en edificios. Reglas para las instalaciones y emplazamientos especiales. Sistemas de alimentación solar fotovoltaica.
  38. OCFA 2008. Orange County Fire Chiefs’ Association. Guideline for Fire Safety Elements of Solar Photovoltaic Systems, 2008, Orange, USA.
  39. REM www.rem-gmbh.com
  40. Revista Emergencia 112, 2011. No 99. Nueva señal para identificar instalaciones fotovoltaicas.
  41. SANTON www.santonswitchgear.com
  42. SCHEUTEN SOLAR www.scheutensolar.com
  43. Slaughter, R 2006. Fundamentals of Photovoltaics for the Fire Service.
  44. http://osfm.fire.ca.gov/training/pdf/photovoltaics/lp06emergency-response.pdf
  45. Solarcentury www.solarcentury.com
  46. Strobl el al 2010. Arc Faults in Photovoltaic Systems. Proceedings of the 56th IEEE Holm Conference on Electrical Contacts (HOLM), 2010.
  47. TEGOLASOLARE www.tegola-solare.com/
  48. TÜV 2008. Fire Safety Risks at PV Systems and Risk Minimization 2008.
  49. TÜV 2012. Fire Safety Risks at PV Systems and Risk Minimization 2012.
  50. UL 2011. Underwriters Laboratories, Inc. Firefighter Safety and Photovoltaic Installations Research Project.
  51. UL 1699B 2011. Outline of investigation for photovoltaic (PV) DC arc-fault circuit protection. Underwriters Laboratories, Abril 2011.
  52. UTE C15-712 2008. Installations electriques a base tensión. Guide Pratique. Installations photovoltaiques.
  53. VIDUR SOLAR www.vidurglass.com

http://www.mapfre.com/fundacion/html/revistas/seguridad/n133/es/index.html?emv_mid=3945412&emv_rid=19956614581

fotovoltaicas

Posted in Edificacion, Prevencion, Riesgo Electrico, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Prevención y actuación frente a incendios de edificios con instalaciones fotovoltaicas

Real Decreto 842/2013, de 31 de octubre, por el que se aprueba la clasificación de los productos de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de resistencia frente al fuego.

Posted by Firestation en 29/11/2013

RD842

Posted in Edificacion, Incendios, Legislacion, Legislacion Edificacion | Comentarios desactivados en Real Decreto 842/2013, de 31 de octubre, por el que se aprueba la clasificación de los productos de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de resistencia frente al fuego.

Acceso libre a los codigos de la NFPA en version On-Line.

Posted by Firestation en 28/10/2013

NFPACodes

  • Selecciona el documento que quieras visualizar.
  • Selecciona la edicion del documento que quieras visualizar.
  • Click en el enlace “Free access” (debajo del titulo del documento)
  • Seras invitado a crear un perfil de registro que te dara acceso al documento en su version online y de “solo lectura” del documento.
Code No. Code Name
NFPA 1 Fire Code
NFPA 2 Hydrogen Technologies Code
NFPA 3 Recommended Practice on Commissioning and Integrated Testing of Fire Protection and Life Safety Systems
NFPA 4 Standard for Integrated Fire Protection and Life Safety System Testing
NFPA 10 Standard for Portable Fire Extinguishers
NFPA 11 Standard for Low-, Medium-, and High-Expansion Foam
NFPA 11A Standard for Medium- and High-Expansion Foam Systems
NFPA 11C Standard for Mobile Foam Apparatus
NFPA 12 Standard on Carbon Dioxide Extinguishing Systems
NFPA 12A Standard on Halon 1301 Fire Extinguishing Systems
NFPA 13 Standard for the Installation of Sprinkler Systems
NFPA 13D Standard for the Installation of Sprinkler Systems in One- and Two-Family Dwellings and Manufactured Homes
NFPA 13E Recommended Practice for Fire Department Operations in Properties Protected by Sprinkler and Standpipe Systems
NFPA 13R Standard for the Installation of Sprinkler Systems in Low-Rise Residential Occupancies
NFPA 14 Standard for the Installation of Standpipe and Hose Systems
NFPA 15 Standard for Water Spray Fixed Systems for Fire Protection
NFPA 16 Standard for the Installation of Foam-Water Sprinkler and Foam-Water Spray Systems
NFPA 17 Standard for Dry Chemical Extinguishing Systems
NFPA 17A Standard for Wet Chemical Extinguishing Systems
NFPA 18 Standard on Wetting Agents
NFPA 18A Standard on Water Additives for Fire Control and Vapor Mitigation
NFPA 20 Standard for the Installation of Stationary Pumps for Fire Protection
NFPA 22 Standard for Water Tanks for Private Fire Protection
NFPA 24 Standard for the Installation of Private Fire Service Mains and Their Appurtenances
NFPA 25 Standard for the Inspection, Testing, and Maintenance of Water-Based Fire Protection Systems
NFPA 30 Flammable and Combustible Liquids Code
NFPA 30A Code for Motor Fuel Dispensing Facilities and Repair Garages
NFPA 30B Code for the Manufacture and Storage of Aerosol Products
NFPA 31 Standard for the Installation of Oil-Burning Equipment
NFPA 32 Standard for Drycleaning Plants
NFPA 33 Standard for Spray Application Using Flammable or Combustible Materials
NFPA 34 Standard for Dipping, Coating, and Printing Processes Using Flammable or Combustible Liquids
NFPA 35 Standard for the Manufacture of Organic Coatings
NFPA 36 Standard for Solvent Extraction Plants
NFPA 37 Standard for the Installation and Use of Stationary Combustion Engines and Gas Turbines
NFPA 40 Standard for the Storage and Handling of Cellulose Nitrate Film
NFPA 42 Code for the Storage of Pyroxylin Plastic
NFPA 45 Standard on Fire Protection for Laboratories Using Chemicals
NFPA 46 Recommended Safe Practice for Storage of Forest Products
NFPA 50 Standard for Bulk Oxygen Systems at Consumer Sites
NFPA 50A Standard for Gaseous Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 50B Standard for Liquefied Hydrogen Systems at Consumer Sites
NFPA 51 Standard for the Design and Installation of Oxygen-Fuel Gas Systems for Welding, Cutting, and Allied Processes
NFPA 51A Standard for Acetylene Cylinder Charging Plants
NFPA 51B Standard for Fire Prevention During Welding, Cutting, and Other Hot Work
NFPA 52 Vehicular Gaseous Fuel Systems Code
NFPA 53 Recommended Practice on Materials, Equipment, and Systems Used in Oxygen-Enriched Atmospheres
NFPA 54 National Fuel Gas Code
NFPA 55 Compressed Gases and Cryogenic Fluids Code
NFPA 56 Standard for Fire and Explosion Prevention During Cleaning and Purging of Flammable Gas Piping Systems
NFPA 57 Liquefied Natural Gas (LNG) Vehicular Fuel Systems Code
NFPA 58 Liquefied Petroleum Gas Code
NFPA 59 Utility LP-Gas Plant Code
NFPA 59A Standard for the Production, Storage, and Handling of Liquefied Natural Gas (LNG)
NFPA 61 Standard for the Prevention of Fires and Dust Explosions in Agricultural and Food Processing Facilities
NFPA 67 Guide on Explosion Protection for Gaseous Mixtures in Pipe Systems
NFPA 68 Standard on Explosion Protection by Deflagration Venting
NFPA 69 Standard on Explosion Prevention Systems
NFPA 70 National Electrical Code®
NFPA 70A National Electrical Code® Requirements for One- and Two-Family Dwellings
NFPA 70B Recommended Practice for Electrical Equipment Maintenance
NFPA 70E Standard for Electrical Safety in the Workplace®
NFPA 72 National Fire Alarm and Signaling Code
NFPA 73 Standard for Electrical Inspections for Existing Dwellings
NFPA 75 Standard for the Fire Protection of Information Technology Equipment
NFPA 76 Standard for the Fire Protection of Telecommunications Facilities
NFPA 77 Recommended Practice on Static Electricity
NFPA 79 Electrical Standard for Industrial Machinery
NFPA 80 Standard for Fire Doors and Other Opening Protectives
NFPA 80A Recommended Practice for Protection of Buildings from Exterior Fire Exposures
NFPA 82 Standard on Incinerators and Waste and Linen Handling Systems and Equipment
NFPA 85 Boiler and Combustion Systems Hazards Code
NFPA 86 Standard for Ovens and Furnaces
NFPA 86C Standard for Industrial Furnaces Using a Special Processing Atmosphere
NFPA 86D Standard for Industrial Furnaces Using Vacuum as an Atmosphere
NFPA 87 Recommended Practice for Fluid Heaters
NFPA 88A Standard for Parking Structures
NFPA 88B Standard for Repair Garages
NFPA 90A Standard for the Installation of Air-Conditioning and Ventilating Systems
NFPA 90B Standard for the Installation of Warm Air Heating and Air-Conditioning Systems
NFPA 91 Standard for Exhaust Systems for Air Conveying of Vapors, Gases, Mists, and Noncombustible Particulate Solids
NFPA 92 Standard for Smoke Control Systems
NFPA 92A Standard for Smoke-Control Systems Utilizing Barriers and Pressure Differences
NFPA 92B Standard for Smoke Management Systems in Malls, Atria, and Large Spaces
NFPA 96 Standard for Ventilation Control and Fire Protection of Commercial Cooking Operations
NFPA 97 Standard Glossary of Terms Relating to Chimneys, Vents, and Heat-Producing Appliances
NFPA 99 Health Care Facilities Code
NFPA 99B Standard for Hypobaric Facilities
NFPA 101 Life Safety Code®
NFPA 101A Guide on Alternative Approaches to Life Safety
NFPA 101B Code for Means of Egress for Buildings and Structures
NFPA 102 Standard for Grandstands, Folding and Telescopic Seating, Tents, and Membrane Structures
NFPA 105 Standard for the Installation of Smoke Door Assemblies and Other Opening Protectives
NFPA 110 Standard for Emergency and Standby Power Systems
NFPA 111 Standard on Stored Electrical Energy Emergency and Standby Power Systems
NFPA 115 Standard for Laser Fire Protection
NFPA 120 Standard for Fire Prevention and Control in Coal Mines
NFPA 121 Standard on Fire Protection for Self-Propelled and Mobile Surface Mining Equipment
NFPA 122 Standard for Fire Prevention and Control in Metal/Nonmetal Mining and Metal Mineral Processing Facilities
NFPA 123 Standard for Fire Prevention and Control in Underground Bituminous Coal Mines
NFPA 130 Standard for Fixed Guideway Transit and Passenger Rail Systems
NFPA 140 Standard on Motion Picture and Television Production Studio Soundstages, Approved Production Facilities, and Production Locations
NFPA 150 Standard on Fire and Life Safety in Animal Housing Facilities
NFPA 160 Standard for the Use of Flame Effects Before an Audience
NFPA 170 Standard for Fire Safety and Emergency Symbols
NFPA 203 Guide on Roof Coverings and Roof Deck Constructions
NFPA 204 Standard for Smoke and Heat Venting
NFPA 211 Standard for Chimneys, Fireplaces, Vents, and Solid Fuel-Burning Appliances
NFPA 214 Standard on Water-Cooling Towers
NFPA 220 Standard on Types of Building Construction
NFPA 221 Standard for High Challenge Fire Walls, Fire Walls, and Fire Barrier Walls
NFPA 225 Model Manufactured Home Installation Standard
NFPA 230 Standard for the Fire Protection of Storage
NFPA 231 Standard for General Storage
NFPA 231C Standard for Rack Storage of Materials
NFPA 231D Standard for Storage of Rubber Tires
NFPA 231E Recommended Practice for the Storage of Baled Cotton
NFPA 231F Standard for the Storage of Roll Paper
NFPA 232 Standard for the Protection of Records
NFPA 232A Guide for Fire Protection for Archives and Records Centers
NFPA 241 Standard for Safeguarding Construction, Alteration, and Demolition Operations
NFPA 251 Standard Methods of Tests of Fire Resistance of Building Construction and Materials
NFPA 252 Standard Methods of Fire Tests of Door Assemblies
NFPA 253 Standard Method of Test for Critical Radiant Flux of Floor Covering Systems Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 255 Standard Method of Test of Surface Burning Characteristics of Building Materials
NFPA 256 Standard Methods of Fire Tests of Roof Coverings
NFPA 257 Standard on Fire Test for Window and Glass Block Assemblies
NFPA 258 Recommended Practice for Determining Smoke Generation of Solid Materials
NFPA 259 Standard Test Method for Potential Heat of Building Materials
NFPA 260 Standard Methods of Tests and Classification System for Cigarette Ignition Resistance of Components of Upholstered Furniture
NFPA 261 Standard Method of Test for Determining Resistance of Mock-Up Upholstered Furniture Material Assemblies to Ignition by Smoldering Cigarettes
NFPA 262 Standard Method of Test for Flame Travel and Smoke of Wires and Cables for Use in Air-Handling Spaces
NFPA 265 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Room Fire Growth Contribution of Textile Coverings on Full Height Panels and Walls
NFPA 266 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Upholstered Furniture Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 267 Standard Method of Test for Fire Characteristics of Mattresses and Bedding Assemblies Exposed to Flaming Ignition Source
NFPA 268 Standard Test Method for Determining Ignitability of Exterior Wall Assemblies Using a Radiant Heat Energy Source
NFPA 269 Standard Test Method for Developing Toxic Potency Data for Use in Fire Hazard Modeling
NFPA 270 Standard Test Method for Measurement of Smoke Obscuration Using a Conical Radiant Source in a Single Closed Chamber
NFPA 271 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Materials and Products Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 272 Standard Method of Test for Heat and Visible Smoke Release Rates for Upholstered Furniture Components or Composites and Mattresses Using an Oxygen Consumption Calorimeter
NFPA 274 Standard Test Method to Evaluate Fire Performance Characteristics of Pipe Insulation
NFPA 275 Standard Method of Fire Tests for the Evaluation of Thermal Barriers
NFPA 276 Standard Method of Fire Tests for Determining the Heat Release Rate of Roofing Assemblies with Combustible Above-Deck Roofing Components
NFPA 285 Standard Fire Test Method for Evaluation of Fire Propagation Characteristics of Exterior Non-Load-Bearing Wall Assemblies Containing Combustible Components
NFPA 286 Standard Methods of Fire Tests for Evaluating Contribution of Wall and Ceiling Interior Finish to Room Fire Growth
NFPA 287 Standard Test Methods for Measurement of Flammability of Materials in Cleanrooms Using a Fire Propagation Apparatus (FPA)
NFPA 288 Standard Methods of Fire Tests of Horizontal Fire Door Assemblies Installed in Horizontal Fire Resistance-Rated Assemblies
NFPA 289 Standard Method of Fire Test for Individual Fuel Packages
NFPA 290 Standard for Fire Testing of Passive Protection Materials for Use on LP-Gas Containers
NFPA 291 Recommended Practice for Fire Flow Testing and Marking of Hydrants
NFPA 295 Standard for Wildfire Control
NFPA 297 Guide on Principles and Practices for Communications Systems
NFPA 298 Standard on Foam Chemicals for Wildland Fire Control
NFPA 299 Standard for Protection of Life and Property from Wildfire
NFPA 301 Code for Safety to Life from Fire on Merchant Vessels
NFPA 302 Fire Protection Standard for Pleasure and Commercial Motor Craft
NFPA 303 Fire Protection Standard for Marinas and Boatyards
NFPA 306 Standard for the Control of Gas Hazards on Vessels
NFPA 307 Standard for the Construction and Fire Protection of Marine Terminals, Piers, and Wharves
NFPA 312 Standard for Fire Protection of Vessels During Construction, Conversion, Repair, and Lay-Up
NFPA 318 Standard for the Protection of Semiconductor Fabrication Facilities
NFPA 326 Standard for the Safeguarding of Tanks and Containers for Entry, Cleaning, or Repair
NFPA 328 Recommended Practice for the Control of Flammable and Combustible Liquids and Gases in Manholes, Sewers, and Similar Underground Structures
NFPA 329 Recommended Practice for Handling Releases of Flammable and Combustible Liquids and Gases
NFPA 350 Guide for Safe Confined Space Entry and Work
NFPA 385 Standard for Tank Vehicles for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 386 Standard for Portable Shipping Tanks for Flammable and Combustible Liquids
NFPA 395 Standard for the Storage of Flammable and Combustible Liquids at Farms and Isolated Sites
NFPA 400 Hazardous Materials Code
NFPA 402 Guide for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Operations
NFPA 403 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Services at Airports
NFPA 405 Standard for the Recurring Proficiency of Airport Fire Fighters
NFPA 407 Standard for Aircraft Fuel Servicing
NFPA 408 Standard for Aircraft Hand Portable Fire Extinguishers
NFPA 409 Standard on Aircraft Hangars
NFPA 410 Standard on Aircraft Maintenance
NFPA 412 Standard for Evaluating Aircraft Rescue and Fire-Fighting Foam Equipment
NFPA 414 Standard for Aircraft Rescue and Fire-Fighting Vehicles
NFPA 415 Standard on Airport Terminal Buildings, Fueling Ramp Drainage, and Loading Walkways
NFPA 418 Standard for Heliports
NFPA 422 Guide for Aircraft Accident/Incident Response Assessment
NFPA 423 Standard for Construction and Protection of Aircraft Engine Test Facilities
NFPA 424 Guide for Airport/Community Emergency Planning
NFPA 430 Code for the Storage of Liquid and Solid Oxidizers
NFPA 432 Code for the Storage of Organic Peroxide Formulations
NFPA 434 Code for the Storage of Pesticides
NFPA 450 Guide for Emergency Medical Services and Systems
NFPA 471 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents
NFPA 472 Standard for Competence of Responders to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 473 Standard for Competencies for EMS Personnel Responding to Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Incidents
NFPA 475 Recommended Practice for Responding to Hazardous Materials Incidents/Weapons of Mass Destruction
NFPA 480 Standard for the Storage, Handling, and Processing of Magnesium Solids and Powders
NFPA 481 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Titanium
NFPA 482 Standard for the Production, Processing, Handling, and Storage of Zirconium
NFPA 484 Standard for Combustible Metals
NFPA 485 Standard for the Storage, Handling, Processing, and Use of Lithium Metal
NFPA 490 Code for the Storage of Ammonium Nitrate
NFPA 495 Explosive Materials Code
NFPA 496 Standard for Purged and Pressurized Enclosures for Electrical Equipment
NFPA 497 Recommended Practice for the Classification of Flammable Liquids, Gases, or Vapors and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 498 Standard for Safe Havens and Interchange Lots for Vehicles Transporting Explosives
NFPA 499 Recommended Practice for the Classification of Combustible Dusts and of Hazardous (Classified) Locations for Electrical Installations in Chemical Process Areas
NFPA 501 Standard on Manufactured Housing
NFPA 501A Standard for Fire Safety Criteria for Manufactured Home Installations, Sites, and Communities
NFPA 502 Standard for Road Tunnels, Bridges, and Other Limited Access Highways
NFPA 505 Fire Safety Standard for Powered Industrial Trucks Including Type Designations, Areas of Use, Conversions, Maintenance, and Operations
NFPA 513 Standard for Motor Freight Terminals
NFPA 520 Standard on Subterranean Spaces
NFPA 550 Guide to the Fire Safety Concepts Tree
NFPA 551 Guide for the Evaluation of Fire Risk Assessments
NFPA 555 Guide on Methods for Evaluating Potential for Room Flashover
NFPA 556 Guide on Methods for Evaluating Fire Hazard to Occupants of Passenger Road Vehicles
NFPA 557 Standard for Determination of Fire Loads for Use in Structural Fire Protection Design
NFPA 560 Standard for the Storage, Handling, and Use of Ethylene Oxide for Sterilization and Fumigation
NFPA 600 Standard on Industrial Fire Brigades
NFPA 601 Standard for Security Services in Fire Loss Prevention
NFPA 610 Guide for Emergency and Safety Operations at Motorsports Venues
NFPA 650 Standard for Pneumatic Conveying Systems for Handling Combustible Particulate Solids
NFPA 651 Standard for the Machining and Finishing of Aluminum and the Production and Handling of Aluminum Powders
NFPA 652 Standard on Combustible Dusts
NFPA 654 Standard for the Prevention of Fire and Dust Explosions from the Manufacturing, Processing, and Handling of Combustible Particulate Solids
NFPA 655 Standard for Prevention of Sulfur Fires and Explosions
NFPA 664 Standard for the Prevention of Fires and Explosions in Wood Processing and Woodworking Facilities
NFPA 701 Standard Methods of Fire Tests for Flame Propagation of Textiles and Films
NFPA 703 Standard for Fire Retardant—Treated Wood and Fire–Retardant Coatings for Building Materials
NFPA 704 Standard System for the Identification of the Hazards of Materials for Emergency Response
NFPA 705 Recommended Practice for a Field Flame Test for Textiles and Films
NFPA 720 Standard for the Installation of Carbon Monoxide(CO) Detection and Warning Equipment
NFPA 730 Guide for Premises Security
NFPA 731 Standard for the Installation of Electronic Premises Security Systems
NFPA 750 Standard on Water Mist Fire Protection Systems
NFPA 780 Standard for the Installation of Lightning Protection Systems
NFPA 790 Standard for Competency of Third-Party Field Evaluation Bodies
NFPA 791 Recommended Practice and Procedures for Unlabeled Electrical Equipment Evaluation
NFPA 801 Standard for Fire Protection for Facilities Handling Radioactive Materials
NFPA 803 Standard for Fire Protection for Light Water Nuclear Power Plants
NFPA 804 Standard for Fire Protection for Advanced Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 805 Performance-Based Standard for Fire Protection for Light Water Reactor Electric Generating Plants
NFPA 806 Performance-Based Standard for Fire Protection for Advanced Nuclear Reactor Electric Generating Plants Change Process
NFPA 820 Standard for Fire Protection in Wastewater Treatment and Collection Facilities
NFPA 850 Recommended Practice for Fire Protection for Electric Generating Plants and High Voltage Direct Current Converter Stations
NFPA 851 Recommended Practice for Fire Protection for Hydroelectric Generating Plants
NFPA 853 Standard for the Installation of Stationary Fuel Cell Power Systems
NFPA 900 Building Energy Code
NFPA 901 Standard Classifications for Incident Reporting and Fire Protection Data
NFPA 902 Fire Reporting Field Incident Guide
NFPA 903 Fire Reporting Property Survey Guide
NFPA 904 Incident Follow-up Report Guide
NFPA 906 Guide for Fire Incident Field Notes
NFPA 909 Code for the Protection of Cultural Resource Properties – Museums, Libraries, and Places of Worship
NFPA 914 Code for Fire Protection of Historic Structures
NFPA 921 Guide for Fire and Explosion Investigations
NFPA 950 Standard for Data Development and Exchange for the Fire Service
NFPA 951 Guide to Building and Utilizing Digital Information
NFPA 1000 Standard for Fire Service Professional Qualifications Accreditation and Certification Systems
NFPA 1001 Standard for Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1002 Standard for Fire Apparatus Driver/Operator Professional Qualifications
NFPA 1003 Standard for Airport Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1005 Standard for Professional Qualifications for Marine Fire Fighting for Land-Based Fire Fighters
NFPA 1006 Standard for Technical Rescuer Professional Qualifications
NFPA 1021 Standard for Fire Officer Professional Qualifications
NFPA 1026 Standard for Incident Management Personnel Professional Qualifications
NFPA 1031 Standard for Professional Qualifications for Fire Inspector and Plan Examiner
NFPA 1033 Standard for Professional Qualifications for Fire Investigator
NFPA 1035 Standard for Professional Qualifications for Fire and Life Safety Educator, Public Information Officer, and Juvenile Firesetter Intervention
NFPA 1037 Standard for Professional Qualifications for Fire Marshal
NFPA 1041 Standard for Fire Service Instructor Professional Qualifications
NFPA 1051 Standard for Wildland Fire Fighter Professional Qualifications
NFPA 1061 Professional Qualifications for Public Safety Telecommunications Personnel
NFPA 1071 Standard for Emergency Vehicle Technician Professional Qualifications
NFPA 1072 Standard for Hazardous Materials/Weapons of Mass Destruction Emergency Response Personnel Professional Qualifications
NFPA 1081 Standard for Industrial Fire Brigade Member Professional Qualifications
NFPA 1091 Standard for Traffic Control Incident Management Professional Qualifications
NFPA 1122 Code for Model Rocketry
NFPA 1123 Code for Fireworks Display
NFPA 1124 Code for the Manufacture, Transportation, Storage, and Retail Sales of Fireworks and Pyrotechnic Articles
NFPA 1125 Code for the Manufacture of Model Rocket and High Power Rocket Motors
NFPA 1126 Standard for the Use of Pyrotechnics Before a Proximate Audience
NFPA 1127 Code for High Power Rocketry
PYR 1128 Standard Method of Fire Test for Flame Breaks
PYR 1129 Standard Method of Fire Test for Covered Fuse on Consumer Fireworks
NFPA 1141 Standard for Fire Protection Infrastructure for Land Development in Wildland, Rural, and Suburban Areas
NFPA 1142 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1143 Standard for Wildland Fire Management
NFPA 1144 Standard for Reducing Structure Ignition Hazards from Wildland Fire
NFPA 1145 Guide for the Use of Class A Foams in Manual Structural Fire Fighting
NFPA 1150 Standard on Foam Chemicals for Fires in Class A Fuels
NFPA 1192 Standard on Recreational Vehicles
NFPA 1194 Standard for Recreational Vehicle Parks and Campgrounds
NFPA 1201 Standard for Providing Emergency Services to the Public
NFPA 1221 Standard for the Installation, Maintenance, and Use of Emergency Services Communications Systems
NFPA 1231 Standard on Water Supplies for Suburban and Rural Fire Fighting
NFPA 1250 Recommended Practice in Fire and Emergency Service Organization Risk Management
NFPA 1401 Recommended Practice for Fire Service Training Reports and Records
NFPA 1402 Guide to Building Fire Service Training Centers
NFPA 1403 Standard on Live Fire Training Evolutions
NFPA 1404 Standard for Fire Service Respiratory Protection Training
NFPA 1405 Guide for Land-Based Fire Departments that Respond to Marine Vessel Fires
NFPA 1407 Standard for Fire Service Rapid Intervention Crews
NFPA 1408 Standard on Thermal Imaging Training
NFPA 1410 Standard on Training for Initial Emergency Scene Operations
NFPA 1451 Standard for a Fire and Emergency Services Vehicle Operations Training Program
NFPA 1452 Guide for Training Fire Service Personnel to Conduct Dwelling Fire Safety Surveys
NFPA 1500 Standard on Fire Department Occupational Safety and Health Program
NFPA 1521 Standard for Fire Department Safety Officer
NFPA 1561 Standard on Emergency Services Incident Management System
NFPA 1581 Standard on Fire Department Infection Control Program
NFPA 1582 Standard on Comprehensive Occupational Medical Program for Fire Departments
NFPA 1583 Standard on Health-Related Fitness Programs for Fire Department Members
NFPA 1584 Standard on the Rehabilitation Process for Members During Emergency Operations and Training Exercises
NFPA 1600 Standard on Disaster/Emergency Management and Business Continuity Programs
NFPA 1620 Standard for Pre-Incident Planning
NFPA 1670 Standard on Operations and Training for Technical Search and Rescue Incidents
NFPA 1710 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations, and Special Operations to the Public by Career Fire Departments
NFPA 1720 Standard for the Organization and Deployment of Fire Suppression Operations, Emergency Medical Operations and Special Operations to the Public by Volunteer Fire Departments
NFPA 1730 Standard on Organization and Deployment of Fire Prevention Inspection and Code Enforcement, Plan Review, Investigation, and Public Education Operations to the Public
NFPA 1801 Standard on Thermal Imagers for the Fire Service
NFPA 1802 Standard on Two-Way, Portable (Hand-held) Land Mobile Radios for Use by Emergency Services Personnel
NFPA 1851 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1852 Standard on Selection, Care, and Maintenance of Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA)
NFPA 1855 Standard for Selection, Care, and Maintenance of Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1901 Standard for Automotive Fire Apparatus
NFPA 1906 Standard for Wildland Fire Apparatus
NFPA 1911 Standard for the Inspection, Maintenance, Testing, and Retirement of In-Service Automotive Fire Apparatus
NFPA 1912 Standard for Fire Apparatus Refurbishing
NFPA 1914 Standard for Testing Fire Department Aerial Devices
NFPA 1915 Standard for Fire Apparatus Preventive Maintenance Program
NFPA 1917 Standard for Automotive Ambulances
NFPA 1925 Standard on Marine Fire-Fighting Vessels
NFPA 1931 Standard for Manufacturer’s Design of Fire Department Ground Ladders
NFPA 1932 Standard on Use, Maintenance, and Service Testing of In-Service Fire Department Ground Ladders
NFPA 1936 Standard on Powered Rescue Tools
NFPA 1951 Standard on Protective Ensembles for Technical Rescue Incidents
NFPA 1952 Standard on Surface Water Operations Protective Clothing and Equipment
NFPA 1953 Standard on Protective Ensembles for Contaminated Water Diving
NFPA 1961 Standard on Fire Hose
NFPA 1962 Standard for the Care, Use, Inspection, Service Testing, and Replacement of Fire Hose, Couplings, Nozzles, and Fire Hose Appliances
NFPA 1963 Standard for Fire Hose Connections
NFPA 1964 Standard for Spray Nozzles
NFPA 1965 Standard for Fire Hose Appliances
NFPA 1971 Standard on Protective Ensembles for Structural Fire Fighting and Proximity Fire Fighting
NFPA 1975 Standard on Station/Work Uniforms for Emergency Services
NFPA 1976 Standard on Protective Ensemble for Proximity Fire Fighting
NFPA 1977 Standard on Protective Clothing and Equipment for Wildland Fire Fighting
NFPA 1981 Standard on Open-Circuit Self-Contained Breathing Apparatus (SCBA) for Emergency Services
NFPA 1982 Standard on Personal Alert Safety Systems (PASS)
NFPA 1983 Standard on Life Safety Rope and Equipment for Emergency Services
NFPA 1984 Standard on Respirators for Wildland Fire Fighting Operations
NFPA 1989 Standard on Breathing Air Quality for Emergency Services Respiratory Protection
NFPA 1991 Standard on Vapor-Protective Ensembles for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1992 Standard on Liquid Splash-Protective Ensembles and Clothing for Hazardous Materials Emergencies
NFPA 1994 Standard on Protective Ensembles for First Responders to CBRN Terrorism Incidents
NFPA 1999 Standard on Protective Clothing for Emergency Medical Operations
NFPA 2001 Standard on Clean Agent Fire Extinguishing Systems
NFPA 2010 Standard for Fixed Aerosol Fire-Extinguishing Systems
NFPA 2112 Standard on Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 2113 Standard on Selection, Care, Use, and Maintenance of Flame-Resistant Garments for Protection of Industrial Personnel Against Flash Fire
NFPA 5000 Building Construction and Safety Code®
NFPA 8501 Standard for Single Burner Boiler Operation
NFPA 8502 Standard for the Prevention of Furnace Explosions/Implosions in Multiple Burner Boilers
NFPA 8503 Standard for Pulverized Fuel Systems
NFPA 8504 Standard on Atmospheric Fluidized-Bed Boiler Operation
NFPA 8505 Standard for Stoker Operation
NFPA 8506 Standard on Heat Recovery Steam Generator Systems

Posted in Agentes Extintores, Bombas, Edificacion, Incendios, Legislacion, Prevencion, Riesgo Electrico, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion, Teoria del fuego | 1 Comment »

Manual de Apuntalamiento. Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. Programa de Búsqueda y Rescate Urbano. GUÍA DE OPERACIONES DE APUNTALAMIENTO – GOA.

Posted by Firestation en 07/10/2013

Manual apuntalamiento

Posted in Apeos y Apuntalamientos, Edificacion, Manuales, Rescate, Tecnicas de Intervencion, Terremotos | Comentarios desactivados en Manual de Apuntalamiento. Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. Programa de Búsqueda y Rescate Urbano. GUÍA DE OPERACIONES DE APUNTALAMIENTO – GOA.

NFPA Journal. Equipo de simulacro, simulacro en Willis Tower.

Posted by Firestation en 04/10/2013

Por Michael Schroeder e Anthony Vanbuskir

 

WillisTower
Cómo unieron fuerzas la gerencia de Willis Tower y el Departamento de Bomberos de Chicago para proteger el edificio más alto del país.

Chicago es conocida como la ciudad de los grandes hombros, y la icónica Willis Tower, antes conocida como Sears Tower, representa gran parte de la fuerza arquitectónica de la ciudad. Con 110 pisos y 1450 pies (442 metros) de altura, es el edificio más alto del país, y también del Hemisferio Occidental. Su superficie de 4.5 millones de pies cuadrados (418,063 metros cuadrados) alberga oficinas, restaurantes, negocios, una oficina de correo estadounidense, dos consultorios de quiroprácticos y dos consultorios odontológicos. Aproximadamente 25,000 personas pasan por el edificio a diario.

Es por ello que la gerencia del edificio se ha agrupado con el Departamento de Bomberos de Chicago (CFD, por sus siglas en inglés) para llevar a cabo un simulacro anual a gran escala para probar y ajustar en detalle los procedimientos ante una emergencia. Los simulacros pueden incluir cientos de participantes, incluidos bomberos y la gerencia del edificio, personal de seguridad e ingeniería. El Journal le pidió a Michael Schroeder, director de continuidad de los negocios y seguridad humana para U.S. Equities Asset Management, LLC, compañía estadounidense que administra el edificio, y a Anthony VanBuskirk, vicejefe de distrito del CFD (retirado), que cuenten sus experiencias con un simulacro reciente: qué fue lo que funcionó, qué fue lo que no funcionó, y la razón por la que la cooperación es de suma importancia para proteger las vidas humanas y la propiedad en una de las estructuras más complejas del mundo.


MICHAEL SCHROEDER
U.S. Equities Asset Management, LLC

Son las 5.00 de la mañana en una fría mañana de sábado en octubre, y estoy en uno de los vestíbulos masivos de Willis Tower reuniéndome con Tony VanBuskirk, jefe de distrito del Departamento de Bomberos de Chicago (CFD), junto con Tom Cronin, ingeniero principal del edificio, y Keith Kambic, director de seguridad. Nos reunimos tan temprano para conversar sobre los planes finales para nuestro simulacro anual de emergencia, un evento que reúne a la gerencia de Willis Tower con el CFD para ajustar en detalle nuestra capacidad de respuesta ante una emergencia.

El simulacro de hoy, que llevó varios meses de planificación, incluye un incendio simulado en un piso determinado. Para el personal del edificio el simulacro representa una oportunidad para aplicar sus capacidades bajo condiciones estresantes aunque controladas. Más de 60 miembros del personal participan, incluidos miembros del equipo de seguridad humana y protección del edificio que sirven de “actores” y que interactuarán de diferentes maneras con los bomberos que asistan al lugar.

Charlamos un poco hasta que Tony y Tom parten hacia el piso del incendio simulado, y yo me dirijo hacia el área de información en el centro de conferencias del edificio para asegurarme de que los actores tengan en claro lo que deben hacer. Durante meses hemos desarrollado “escenas”, los cientos de pequeños eventos que deben llevarse a cabo como parte del guión cronológico del evento. Se espera que todo desde el alerta inicial hasta la evacuación final ocurra en un momento específico. Al principio del proceso de planificación, la gerencia de seguridad humana y protección del edificio crea eventos del tipo “que sucedería si” que prueban diversos componentes de respuesta: componentes mecánicos (activación, inteligibilidad y volumen de altoparlantes), componentes de procedimiento (asegurarse de que el personal de emergencia del edificio se mueva de a pares y utilice la escalera hacia el piso del incendio), continuidad de los negocios (uso de un servicio de notificación masiva de terceros), y más. Todos participan en el simulacro; si no se es parte del personal de emergencia, se es un actor, actuando personajes que pueden variar desde una persona lastimada hasta huéspedes furiosos o periodistas de noticias. Está todo diseñado para brindarle a nuestro personal de emergencia gente real y situaciones que deben manejar.

El siguiente par de horas transcurre entre preparativos, para asegurar que todas las partes estén listas para comenzar. Todos los actores están en su lugar. Como controlador principal, parte de mi trabajo de hoy es iniciar el simulacro, y lo hago llamando a un ingeniero y pidiéndole que active el detector de humo en el piso predeterminado. A las 8.30 de la mañana, se libera el detector de humo. El simulacro está en marcha.

Sólo un aspecto de la preparación

Si bien los ejercicios son un componente crítico para mejorar el programa de manejo de emergencias de Willis Tower, creemos que para obtener verdaderamente lo mejor de nuestra relación con el Departamento de Bomberos debemos trabajar en conjunto antes, durante y después del incidente.

El simulacro anual a gran escala es solamente una parte, si bien importante, de toda la preparación  para emergencias; nuestro trabajo con el CFD y otros organismos de la ciudad es abarcativo y continuo y es una gran parte del programa de manejo de emergencias del edificio que yo superviso. El programa se construye sobre los aspectos básicos del manejo de emergencias: planificación, a través de planes de respuesta escritos; mitigación, a través de inspecciones de seguridad humana del edificio continuas y mantenimiento oportuno; respuesta, si fuera necesario y cuando fuera aplicable; y recuperación, lo que significa regresar a la actividad de la forma habitual con rapidez. Cumplimos con la Ordenanza de seguridad humana en alturas de Chicago (Chicago High-Rise Life Safety Ordinance) y con el Código Municipal de Chicago (Municipal Code of Chicago), que hacen referencia a diferentes códigos de la NFPA; para la planificación de emergencias hemos utilizado la NFPA 1600, Manejo de desastres/emergencias y programas para la continuidad de los negocios, como herramienta de auditoría. Asimismo revisamos nuestros planes escritos, llevamos a cabo ejercicios de mesa basados en una detección precoz para determinar el potencial de un evento futuro o inquietud actual, y hacemos rondas con el personal del edificio que incluyen desde técnicas de vigilancia de seguridad hasta revisiones de las recientes actualizaciones tecnológicas.

Además, otro tipo de personal de emergencias de la ciudad, como el equipo de policía de Armas y Tácticas Especiales (SWAT, Special Weapons and Tactics), llevarán a cabo ejercicios, rondas completas o harán presentaciones. El personal de manejo de emergencias de Chicago ha utilizado el edificio para capacitar y llevar a cabo el entrenamiento de su programa para Equipos Certificados de Respuesta a Emergencias  (CERT, Certified Emergency Response Team).  Se invita al personal de educación de la comunidad del CFD a realizar presentaciones y participar en el monitoreo e informes evaluativos de los simulacros de incendio de los usuarios.  El personal de supervisión de seguridad del edificio participa en los materiales de revisión y capacitación del director de seguridad durante el año. Se acompaña a los inspectores de incendio de la ciudad por el edificio y en lugar de tratar las inspecciones como una tarea que debe completarse, el personal de seguridad humana se compromete con los inspectores para aprender de la inspección y mejorar las inspecciones de seguridad humana del edificio.

Teniendo en cuenta la complejidad y actividad que se desarrolla en el edificio, la Willis Tower es muy segura, y las emergencias que requieren de una respuesta externa son pocas y muy espaciadas. Cuando surgen, es importante no solo responder de la forma adecuada sino revisar también la respuesta de manera oportuna. Por ejemplo, Tony fue una vez parte de un equipo de emergencia del CFD que acudió al edificio por una acumulación de humo desde una fuente desconocida en un piso inferior; y no fue un simulacro. Si bien el evento fue menor y se resolvió rápidamente, le brindó la oportunidad a la gerencia del edificio y al CFD de ejecutar una respuesta real. Después, Tony se tomó el tiempo para permanecer en el panel de incendios del vestíbulo y realizar el informe evaluativo conmigo. Pude actuar rápidamente y hacer algunos ajustes necesarios en la respuesta de la gerencia del edificio.

Observar el simulacro
Segundos después de que se activa el detector de humo, el operador del centro de comando (CCO, por sus siglas en inglés) de seguridad del edificio ve el punto de alarma aparecer en la pantalla de su computadora. Mira al operador de control de ingeniería con quien comparte la sala, y de forma simultánea despacha cada uno a su personal de emergencia en campo del edificio. Se alerta al CFD, y se interrumpe cualquier otro tipo de conversación por radio. El CCO monitorea la pantalla en busca de cualquier otro indicio sobre lo que podría estar sucediendo en el piso del incendio simulado.

Una supervisora de seguridad y un ingeniero del edificio se dirigen hacia la ubicación de la alarma. Se reúnen dos pisos más abajo y caminan juntos hacia el hueco de la escalera. Cada uno llama en sus movimientos a su respectivo operador, y cada uno consulta el estado de la alarma. Se les ha dicho a ambos que se ha activado un “flujo” (una alarma de flujo que indica que un rociador está liberando agua) y que el CFD está en camino.

Por su capacitación la supervisora de seguridad sabe que es ahora la directora de seguridad de incendios (FSD, por sus siglas en inglés) a cargo, una designación que se les hace a aquellos que están a cargo de la respuesta a emergencias hasta que el Departamento de Bomberos toma el mando. Se envía a todos los supervisores de Willis Tower a una capacitación de respuesta a emergencias (un día por semana durante ocho semanas, a cargo de los capacitadores del Departamento de Bomberos) para obtener la designación de FSD. Nuestro enfoque para situaciones de emergencia es que el usuario es el  primer socorrista, la seguridad del edificio el segundo, y el departamento de bomberos el tercero, y es por ello que la capacitación de los usuarios y del personal del edificio es tan importante para asegurar que se tomen las medidas adecuadas durante los primeros segundos y minutos de una emergencia. La supervisora de seguridad llama por radio a la seguridad del vestíbulo y le dice que “se asegure de sacar los libros”; que consisten en esa información del edificio de suma importancia conservada en el panel de incendio del vestíbulo disponible fácilmente para los bomberos que responden a la emergencia. “También necesitamos un ingeniero en el panel de incendio, de modo que asegúrate de que así sea”, le dice al guardia de seguridad del vestíbulo.

Algunos minutos más tarde, llegan varios camiones de bomberos del CFD a la puerta del edificio, con luces y sirenas encendidas.  Tony y yo estamos en el vestíbulo, monitoreando la respuesta del personal del edificio. Tom está en el piso del incendio, y Keith se está moviendo por el edificio. Tony mira de cerca cómo responde su personal, y ambos esperamos el punto de contacto crucial inicial entre los actores y los bomberos.

Finalmente ocurre. La ola inicial de bomberos aparece, equipada y lista para trabajar. El comandante del incidente (IC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Bomberos se dirige hacia el panel de incendio del vestíbulo donde lo esperan el ingeniero y directora de seguridad de incendios del edificio. Se presenta la información crítica como los planos de los pisos, la ubicación de la tubería, recorridos del ascensor, todo dispuesto para su revisión. El IC formula muchas preguntas: ¿Se ha evacuado el piso? ¿Hay alarmas de flujo de agua? ¿Hay usuarios que necesiten una asistencia especial? y recibe las respuestas de la gerencia del edificio.

El IC decide su próximo movimiento, y durante los siguientes 90 minutos los actores y bomberos trabajan para resolver distintos problemas, algunos planeados, otros espontáneos. Se realizan anuncios dirigidos al público y se reubica a los “ocupantes” del edificio en un piso inferior. Los actores presentan a los bomberos una serie de problemas típicos para una emergencia a gran escala: cuestiones médicas que incluyen paros cardíacos, gente que necesita asistencia especial, gente que no está segura de la mejor manera para evacuar áreas no seguras. En otros lugares, el personal de seguridad acompaña a los bomberos a los ascensores y bombas de incendio clave. Un actor que caracteriza a un periodista de televisión persistente intenta obtener información sobre lo que está ocurriendo. Otros actores que caracterizan a esposas y esposos afligidos y ciudadanos preocupados  hacen múltiples llamadas al edificio. Mientras tanto, los bomberos encuentran la fuente del humo, y se apaga el “incendio”.

Alrededor de las 10 de la mañana, se emite la señal que indica que “se extinguió el incendio” y termina el simulacro. Todos los participantes (ingenieros del edificio, personal de seguridad y de la recepción, bomberos) se reúnen en uno de los restaurantes del edificio para realizar un informe evaluativo preciso mientras comparten algunas hamburguesas y perros calientes.  Toda la información reunida durante el ejercicio se incluye en el informe evaluativo, y la gerencia del edificio comienza el informe detallado del personal del edificio, aclarando los roles y responsabilidades. Todo el personal de emergencia cuenta con observadores que catalogan sus acciones durante el simulacro, y esta información se incluye en el análisis minucioso de Tony de la respuesta del CFD, cuerpo por cuerpo, desafío por desafío. Durante una hora, analizamos el equipo, los procedimientos, la seguridad humana, los protocolos, y otros innumerables puntos de mayor o menor importancia, tanto desde el punto de vista de la gerencia del edificio como desde el Departamento de Bomberos. Cada grupo se lleva material sobre el cual trabajar.

Es mucho trabajo para todos los participantes involucrados lograr algo de esta escala cada año, pero la experiencia y el conocimiento que nos llevamos de esto es irremplazable. Es por ello que continuaremos trabajando con el CFD para desarrollar esta relación; ambos comprendemos que la gente que trabaja unida puede lograr que el edificio sea más seguro para todos.


ANTHONY VANBUSKIRK
Vicejefe de distrito del CFD (retirado)

Chicago alberga a más de 2.5 millones de personas y aproximadamente 1,700 edificios de altura comerciales y residenciales, muchos de ellos (incluyendo Willis Tower, el edificio más alto de todos) reconocidos a nivel mundial. Las relucientes torres modernas están codo a codo con los antiguos edificios que son “legados” de hace siglos diseñados por Frank Lloyd Wright, Louis Sullivan, y Dankmar Adler.

Independientemente de la ascendencia arquitectónica, estos edificios y sus ocupantes se encuentran bajo la responsabilidad del Departamento de Bomberos de Chicago (CFD). Más específicamente, eran mi responsabilidad. Antes de mi retiro reciente, era vicejefe de distrito del CFD para el primer distrito de la ciudad, abarcando los cientos de rascacielos en el distrito comercial central de Chicago y sus alrededores. Fue una responsabilidad que compartí con hombres y mujeres de distintas oficinas del Departamento de Bomberos, así como con un amplio elenco detrás de escena, incluyendo la Oficina de Manejo y Comunicaciones de Emergencia (OMEC, Office of Emergency Management and Communications) y la policía, departamentos de legales y de la construcción de la ciudad. Con la misma importancia, fui asistido por los propietarios, gerentes y personal de estas estructuras de altura, incluidos ingenieros, personal de seguridad y de la gerencia en Willis Tower. La combinación de esfuerzos de estas entidades dispares es lo que hace posible que el Departamento de Bomberos resuelva varios rompecabezas que pueden desarrollarse durante una situación de emergencia en estos complejos edificios.

En mi experiencia, la mitigación exitosa de las emergencias depende al menos, tanto de la información disponible en el comienzo de un evento como de los recursos que responden.  La información es la clave, y la mejor manera de obtenerla es antes de que ocurra un incidente. Parte de nuestro proceso de reunión de información para Willis Tower fue una emergencia simulada anual que incluyó la participación de personal del Departamento de Bomberos y del personal del edificio. Queríamos mejorar la interacción del CFD con personal de la torre para hacer nuestras acciones iniciales lo más efectivas posible, y ajustar en detalle la programación inicial de la respuesta en edificios de altura del Departamento de Bomberos. Mucho antes de mi participación en el simulacro con Mike Schroeder y su personal en Willis Tower, ellos habían desarrollado protocolos de emergencia para el personal de la gerencia, ingeniería y seguridad del edificio. Prepararon planillas de datos y planos de pisos críticos como parte de un plan de emergencia general, y los incluyeron en un libro simple de leer y que cumple con el código diseñado para ser utilizado por el personal de emergencia. Como dice Mike en su plan de acción, el personal de seguridad del edificio necesita “asegurarse de que los libros estén disponibles” en una emergencia. Y como siempre les dije a los funcionarios y jefes de mi cuerpo de bomberos “asegúrense de conseguir esos libros”. Todo se trata de contar con información.

Edificio complejo, ejercicio complejo
Un simulacro de emergencia se llevó a cabo recientemente en Willis Tower sobre un incendio en un piso superior al que debió responder el personal del CFD. Alrededor de 60 miembros del CFD trabajaron con una cantidad similar de personal de ingeniería y seguridad de Willis Tower para ver el flujo de información, y cómo podría ayudarse a mitigar nuestra “emergencia” en este edificio de referencia. Durante el trabajo con Mike y otros miembros del personal de Willis Tower, el ejercicio fue una oportunidad para mí de observar el protocolo de comando de incidentes en altura a medida que se desplegaba, y concentrarme en cómo y por qué los funcionarios de los cuerpos de bomberos y jefes de escuadrón se adaptan a los obstáculos que enfrentan.

No todos los edificios requieren de un esfuerzo tan profundo, pero la complejidad del ejercicio previamente planeado solo reflejaba la complejidad del edificio en sí mismo. La torre incluye 110 pisos, una serie de ocupaciones comerciales que oscila entre espacios para oficinas y negocios y restaurantes, y sofisticados sistemas de comunicaciones. La ocupación promedio es de alrededor de 12,000, aproximadamente 25,000 personas entran y salen cada día. Es un desafío importante desde el punto de vista del servicio de bomberos, y es por ello que es tan importante que los recursos de la información de emergencia disponibles coincidan con las necesidades del edificio. Esto aplica a cualquier edificio; la escala puede ser diferente, pero los principios de planificación previa siguen siendo los mismos. La información debe encontrarse a mano antes de una emergencia y en un formato estándar, conciso que pueda ser fácilmente asimilado por el personal de emergencia, especialmente durante las etapas iniciales de un incidente.

El simulacro comenzó con la activación de una alarma en el piso superior. Dicha activación en un edificio sin un reporte telefónico que la acompañe se denomina una “alarma automática” en la terminología del CFD, y la respuesta consiste en enviar una autobomba, una autoescalera y un jefe de escuadrón, para un total de 11 bomberos. Pronto se recibieron múltiples informes de humo denso en el piso superior, y el jefe de batallón que llegó primero subió la clasificación de la respuesta a una respuesta de más unidades a gran altura. El jefe le transmitió esta información a la OEMC, y se activó el protocolo del Comando de Incidentes del Departamento de Bomberos de Chicago, que complementó los 11 hombres originales con cuatro autobombas, cuatro autoescaleras, un escuadrón, cinco jefes de batallón, un vicejefe de distrito, una camioneta de comando, y personal adicional del Servicio de Emergencias Médicas (EMS).

En la torre, observé cómo el personal del edificio informó sobre la situación a los primeros bomberos que acudieron en los camiones. Junto con el jefe de batallón que llegaba al lugar, se designó el hueco de escalera de ataque inicial antes de proceder, a través de un montacargas adecuado, hasta un nivel de tres pisos por debajo del incidente reportado. Otras compañías se desplegaron de acuerdo con los procedimientos del comando de incidentes. A medida que llegó la tercera y cuarta compañía, el primer jefe de batallón, que estaba dirigiendo la situación desde el vestíbulo del edificio mientras mantenía las comunicaciones, indicó al equipo de ascenso rápido (RAT, por sus siglas en inglés) que comenzara las actividades para alcanzar el control en los huecos de escalera de evacuación y ataque designados. La tercera compañía ayudó en el control del vestíbulo mientras el funcionario se preparaba para transmitir las indicaciones e información importantes del comandante de incidentes a los ocupantes del edificio utilizando un micrófono de comunicaciones de seguridad humana; no solamente una vez, sino a intervalos suficientes como para calmar el miedo de los ocupantes del edificio y alertar sobre las situaciones cambiantes.

Lo primero que yo buscaba era la extremadamente importante interacción entre las compañías de bomberos que llegaron en primer lugar y la información con la que esperaban Mike y su personal, incluida información del panel de alarma de incendio y los planos del piso.  Lo más importante, yo estaba evaluando las interacciones entre los bomberos que llegaban al lugar y el personal del edificio incluida esa transferencia vital de información del personal que ya había estado en la escena durante los primeros minutos críticos antes de nuestra llegada.

Todo marchaba bien, en general. Los bomberos hicieron el contacto inicial con el personal, reunieron los recursos disponibles, tanto humanos como en papel y recibieron instrucciones sobre el uso del sistema de comunicaciones de seguridad humana del edificio. Al mismo tiempo, no obstante, los primeros socorristas no solicitaron información suficiente del personal del edificio sobre la ubicación del problema, sobre cuál era el mejor acceso, y sobre qué dispositivos de comunicación se encontraban disponibles. El jefe de batallón se encontraba muy cerca, sin embargo los hombres a cargo aún necesitaban aminorar la velocidad y recibir esta información crucial.

Los jefes de batallón que llegaron luego se ubicaron en sus lugares tomando posición al frente del comando de incendios, en ataque de incendios, búsqueda, rescate y logística.  Como es habitual, el vicejefe de distrito sería el comandante de incidentes general, a cargo de imponer orden en el caos inherente de la escena de emergencia. Ese día, no obstante, yo era estrictamente un observador, y me pareció oír por casualidad al jefe de control del vestíbulo pedirle a la OEMC un vicejefe de un distrito cercano para contrarrestar mi ausencia. Si bien esta no es una directiva escrita en el protocolo de comando de incidentes, fue un ejemplo de alguien tomando una iniciativa para resolver un problema que surgió en el momento. Pensar más allá de las reglas predeterminadas es de suma importancia en una situación en la que todos están haciendo varias tareas a la vez, e informar sobre los cambios o desviaciones de los procedimientos estándar es igualmente importante.

A medida que se desarrollaba el simulacro, el camión de combate cargó la manguera con aire comprimido como modo de simular los problemas con los puntos de compresión en una línea de manguera cargada en huecos de escalera confinados y pasillos angostos. El jefe del comando delantero del incendio, responsable de las dos plantas ubicadas por debajo del incidente, se enfrentó con dificultades al momento de comunicarse con el jefe del batallón en el vestíbulo. Uno de los miembros de los equipos de RAT se encontró con actores que tenían el papel de trabajadores de oficina que querían dejar el edificio porque estaban nerviosos sobre todas las actividades inusuales que se estaban presentado. Este fue un ejemplo perfecto de la máxima “el edificio no nos falla; la gente lo hace”. Se presentaron problemas menores, pero fueron del tipo que pueden complicar los planes más elaborados, finalmente poniendo en riesgo a la propiedad y la vida humana. Noventa minutos después de comenzar, el simulacro había finalizado.

Estos y otros problemas menores se analizaron en el informe evaluativo detallado para todos los participantes. Durante esta sesión crítica después de la acción, volvimos a repasar lo que habíamos hecho, cuerpo por cuerpo y jefe por jefe, lo que estuvo bien y lo que no. Fuimos buenos en identificar el problema en el edificio y resolverlo, pero no fuimos tan buenos en utilizar nuestra fuerza de trabajo de la manera más eficaz posible. Llevar a la gente a un lugar seguro más allá del fuego real fue un problema. Pero hicimos un gran trabajo en utilizar el sistema de comunicaciones de seguridad humana del edificio, pudimos complementar nuestros dispositivos de comunicaciones directas con las radios portátiles del edificio. El jefe del comando delantero de incendios terminó llamando a una unidad de comunicaciones móviles, que se conectó con el jefe de batallón en el vestíbulo; un ejemplo de cómo pensar fuera de los procedimientos reglamentados para mantener ese vínculo comunicacional, porque uno no puede darse por vencido solo porque la radio no funciona. Mike y el personal de ingeniería y seguridad hicieron el mismo tipo de informe evaluativo. De esta forma todos aprendimos y mejoramos, y constituye una parte importante del cumplimiento de nuestras responsabilidades para proteger a los ocupantes del edificio.

Este tipo de ajuste de detalles es uno de los pasos finales de un proceso que comienza con el desarrollo de un incendio y con códigos de seguridad humana a cargo de organizaciones como la NFPA, y con la aplicación de tales códigos en documentos tales como los códigos de construcción de Chicago y su Código de Procedimientos de Emergencia en Edificios de Altura. Una planificación previa detallada es un modo en que podemos hacer que este proceso sea incluso más profundo para ayudarnos a garantizar la seguridad de los bomberos mientras se deslizan por pasillos oscuros hacia un peligro desconocido, y la seguridad de los ocupantes del edificio mientras toman decisiones sobre qué hacer en una emergencia. La frase de cabecera principal del servicio de bomberos aplica a todas las partes interesadas: todos regresan a su hogar.

http://nfpajla.org/

Posted in Edificacion, Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, NFPA Journal, Prevencion, Simuladores, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en NFPA Journal. Equipo de simulacro, simulacro en Willis Tower.

 
A %d blogueros les gusta esto: