FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 683 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,902,819 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Comunicaciones’ Category

Reducción de riesgos por ruido en los centros de llamadas y despacho de servicios de emergencia.

Posted by Firestation en 25/09/2016

sala-emergencias-644x362

Millones de trabajadores de centros de llamadas y despacho de servicios de emergencia en los Estados Unidos usan audífonos la mayor parte de su jornada laboral. Entre estas personas se incluyen principalmente: personal de despacho de servicios de emergencia, transcriptores médicos, especialistas de control de tráfico aéreo, personal de atención al público, operadores de conmutadores, personal de reservaciones y cobradores de cuentas. Muchos trabajan en ambientes de mucho estrés, presión y ruido y no cuentan con los equipos ergonómicos adecuados. [NIOSH, 1997, 2005, 2007, 2008; Gavhed y Toom­ingas 2007; Patel y Broughton 2002]. Aunque estos factores adicionales pueden ocasionar otros riesgos para la salud de los trabajadores, el alcance de este proyecto se limita a proporcionar recomendaciones para reducir el riesgo por ruido.

Las investigaciones realizadas por NIOSH indican que los trabajadores de centros de llamadas y despacho de servicios de emergencia pueden enfrentar varios riesgos: (1) Traumatismos acústicos debido a aumentos repentinos en los niveles de ruido (p. ej., por retroalimentación del sonido o cambio súbito del volumen en los audífonos, (2) ruido de trasfondo de una llamada recibida y (3) ruido de trasfondo y otros elementos que afectan el ambiente acústico en el sitio de trabajo.

El ruido de trasfondo en el entorno laboral (ra­dios que prenden otros compañeros de trabajo, conversaciones, ruido de los sistemas de aire acondicionado y calefacción) o de los sitios de origen de las llamadas puede hacer que los trabajadores aumenten el volumen de sus audífonos, y por consiguiente aumenten los niveles de ruido que se transmiten al oído. Algunos sistemas de comunicación pueden presentar retroalimentación o interferencias que podrían causar aumentos en el volumen o rechinidos en los audífonos. Algunos trabajadores se quejan de fluctuaciones en los niveles de ruido de los audífonos o de que no pueden controlar el volumen de los mismos.

El límite de exposición (REL, por sus siglas en inglés) recomendado por NIOSH para la exposición al ruido ocupacional es de 85 decibeles, con ponderación A, como un promedio ponderado de tiempo para 8 horas (85 dBA como un TWA para 8 horas). Las exposiciones a ese o a mayores niveles se consideran peligrosas.

Evaluaciones de riesgos para la salud de NIOSH

NIOSH [1997, 2007] ha realizado varias Evaluaciones de riesgos para la salud (HHE, por sus siglas en inglés) en trabajadores que usan audífonos la mayor parte de la jornada laboral, entre los que se incluyen los especialistas de control de tráfico aéreo de la Administración Federal de Aviación, operadores de centros de llamadas de emergencias y operadores de llamadas a la policía. La figura 1 muestra el entorno típico laboral de un centro de llamadas de emergencias 911. NIOSH también ha realizado evaluaciones en varios sitios donde trabajan transcriptores médicos y en un departamento de bomberos donde labora personal de despacho de servicios de emergencia [2005, 2008]. Los investigadores entrevistaron a trabajadores, midieron los niveles de exposición al ruido de los trabajadores, realizaron mediciones del ruido del área y midieron los niveles de sonido de los audífonos mediante un modelo de cabeza artificial acústica.

En los transcriptores médicos, los niveles de sonidos de las grabaciones para trascribir con frecuencia variaron hasta en una misma sesión de dictado, lo que hizo que ellos mismos ajustaran manualmente el volumen a un nivel más alto o más bajo. En ocasiones, los transcriptores ajustaban el volumen al nivel más alto o máximo para escuchar las grabaciones con un sonido muy bajo o silenciosas, y de repente subía el nivel de la grabación o el ruido de trasfondo transmitiendo a los oídos sonidos a esos niveles máximos. Los investigadores encontraron que los niveles de sonido y tonos de alta frecuencia que se escucharon a volúmenes máximos produjeron niveles de sonido equivalentes en los audífonos que fueron 4-18 dBA más altos que el límite recomendado por NIOSH de 85 dBA. Trece (62%) de los 21 transcriptores entrevistados notificaron problemas de fluctuación en los niveles de sonido provenientes del equipo de transcripción y de los audífonos [NIOSH 2005].

En cuanto a los despachadores del servicio 911 del Departamento de Bomberos, el ruido de trasfondo en el área de trabajo no excedió el REL de NIOSH (la mediana de los niveles de ruido general fue de 60 dBA). Sin embargo, el ruido de las alarmas ruidosas, los visitantes y otras distracciones hizo que los operadores de despacho aumentaran el volumen de sus audífonos para ocultar los ruidos ambientales. Aunque una evaluación de grabaciones reales del servicio 911 transmitidas a través de audífonos produjeron niveles máximos de hasta 100 dB de nivel de presión sonoro (NPS) a volúmenes máximos, el análisis de los audiogramas de los despachadores no mostró evidencia de pérdida de la audición causada por el ruido. Sin embargo, es de notar que la exposición repetida y prolongada a dichos niveles puede causar pérdida de la audición y zumbido en los oídos [NIOSH 2008].

Las investigaciones de laboratorio sobre los aparatos de comunicación con audífonos utilizados en las HHE mostraron que si los controles del volumen de los audífonos y el equipo de comunicación adicional se ajustaban a la posición media o a un nivel menor, la exposición al ruido a través de los audífonos estaría a un nivel seguro para una jornada laboral de 8 horas [NIOSH 1997, 2005, 2007, 2008]. La figura 2 muestra la realización de pruebas de laboratorio de los diversos aparatos de comunicación con audífonos y el equipo mediante un modelo de cabeza artificial acústico.

En general, las evaluaciones de NIOSH no revelaron problemas de pérdida de audición en los operadores de centros de llamadas y despacho de servicios de emergencias que se puedan atribuir directamente a la exposición al ruido proveniente de los audífonos o del ambiente. Sin embargo, la mayoría de los trabajadores entrevistados reportaron varios síntomas asociados frecuentemente a la exposición prolongada a niveles altos de ruido. Los síntomas incluyen zumbido de oídos, dolores de cabeza, irritabilidad, mayor tensión emocional y cansancio.

Otros estudios

Investigaciones realizadas por el Comité Ejecutivo de Seguridad y Salud del Reino Unido (United Kingdom’s Health and Safety Execu­tive) examinaron las exposiciones al ruido de 150 empleados de centros de llamadas. Los niveles de ruidos de trasfondo se midieron a 62 ± 2 dBA. Los niveles de ruido individuales generados por los audífonos no excedieron los 84 dBA, mientras que la media de exposición diaria al ruido osciló entre 68-77 dBA [Patel y Broughton 2002].

Investigadores en Australia han analizado 123 incidentes de choque acústico en 103 operadores de centros de llamadas. El choque acústico se describe como un aumento repentino e inesperado de los niveles de ruido transmitidos a través de los audífonos al oído del operador. Los operadores describieron sorprenderse con estos incidentes y manifestaron una gama de síntomas que incluían: dolor en los oídos (81%), zumbido de oídos (50%), trastornos vestibulares (del equilibro) (48%) e hiperacusia (sensibilidad al ruido) (38%). Aunque la pérdida de la audición no fue un síntoma reportado con frecuencia (18%), las pruebas de audición mostraron patrones atípicos de pérdida de la audición [Westcott 2006].

Una encuesta de 1,183 operadores de centros de llamadas en Suecia mostró condiciones insatisfactorias en muchas estaciones de trabajo que incluían altos niveles de ruido. Setenta y cuatro por ciento de los operadores notificaron no estar satisfechos con sus ambientes de trabajo y los niveles de ruido de trasfondo. En 72% de las estaciones de trabajo estudiadas se excedió el nivel de sonido más alto que se sabe que no afecta la comprensión del lenguaje, 55 dBA. Las fuentes de ruidos mencionadas con más frecuencia fueron las voces de otros operadores y del sistema de ventilación [Gavhed y Toomingas 2007].

Centro de despacho de llamadas 911 del Departamento de Policía de Nueva York que cuenta con un diseño en un área abierta en el cual las personas laboran muy cerca de las otras.
Figura 1. Centro de despacho de llamadas 911 del Departamento de Policía de Nueva York que cuenta con un diseño en un área abierta en el cual las personas laboran muy cerca de las otras.

Recomendaciones

NIOSH recomienda que los trabajadores y empleadores de centros de llamadas tomen las siguientes medidas de protección contra daños en la audición y otros efectos adversos para la salud:

Trabajadores

  • Notificar a su supervisor y tomar medidas de protección si experimentan zumbidos en los oídos, menor sensación auditiva o presión en los oídos después de su turno de trabajo o una exposición al ruido (que no existían antes de la exposición o del turno de trabajo). Esto es indicativo de una sobreexposición que, si se repite, probablemente causará efectos permanentes.
  • No ajustar el control del volumen por encima del punto medio. Mientras más bajo, es mejor.
  • Solicitar probarse diferentes tipos de audífonos con mejor protección o características para cancelar el ruido.
  • Limpiar y hacerle mantenimiento a los audífonos periódicamente. Reemplazarlos si notan que están dañados o que no funcionan tan bien.
  • Tomar descansos (en áreas sin ruido) cuando sea posible.
  • Informar a su supervisor si los niveles de sonido están altos y pedirles a los compañeros de trabajo que bajen el volumen de los aparatos con sonido.

Empleadores

  • Considerar suministrar sistemas de comunicación con características para limitar el ruido.
  • Instalar controles de ruido para reducir los niveles de ruido de trasfondo en el ambiente de trabajo, como barreras entre las estaciones de trabajo y materiales que absorban el sonido en las superficies sólidas del área. [NIOSH 2008].
  • Proporcionar a los trabajadores una variedad de audífonos para comunicación que tengan controles de volumen ajustables, características para limitar o bloquear ruidos y mejorar la comodidad y la protección contra el ruido ambiental.
  • Establecer un programa de capacitación rutinario y educar a los trabajadores acerca del uso apropiado de audífonos, equipos de comunicaciones y cómo mantener un ambiente de trabajo sin ruido.
  • Evaluar la exposición del área de trabajo a niveles de ruido que sobrepasan el REL de NIOSH de 85 dBA y establecer un programa de conservación de la audición para los trabajadores expuestos, que incluya pruebas anuales de audición. El documento de NIOSH sobre criterios de exposición al ruido ocupacional (Criteria Document on Oc­cupational Noise Exposure en http://www.cdc.gov/niosh/docs/98-126/) ofrece información útil sobre la implementación de un programa para prevenir la pérdida de la audición. Además, los elementos básicos de un programa de conservación de la audición deben cumplir con los requisitos de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) sobre conservación de la audición [29 CFR* 1910.95]. Se pueden encontrar guías específicas para la implementación de programas de conservación de la audición eficaces en http://www.osha.gov/dts/osta/ otm/noise/hcp/index.html

* Código de Regulaciones Federales (CFR) Ver CFR en las referencias bibliográficas.

Realización de pruebas de laboratorio mediante un modelo de cabeza artificial acústica KEMAR.
Figura 2. Realización de pruebas de laboratorio mediante un modelo de cabeza artificial acústica KEMAR.

Agradecimientos

Este documento fue preparado por Chucri Kardous y Su­san Afanuh de NIOSH. Se basó en las investigaciones realizadas por Ran­dy Tubbs†, Chandran Achutan†, Chucri Kardous, Richard Driscoll, Daniel Habes† y John Franks†.

†Anteriormente con NIOSH

Referencias bibliográficas (en inglés)

  1. BLS [2009] Occupational outlook handbook, 2010−2011. Washington, DC: Bureau of Labor Statistics [http://www.bls.gov/oco/ocos280.htm].
  2. CFR. Code of Federal regulations. Washington, DC: U.S. Government Printing Office, Office of the Federal Register.
  3. Gavhed D, Toomingas A [2007]. Observed physical working conditions in a sample of call centres in Sweden and their relations to directives, recommendations and operators’ comfort and symptoms. Int J Ind Ergonomics 37:790−800.
  4. NIOSH [1997]. NIOSH Health Hazard Evaluation Report, Federal Aviation Administration, Bradley Airfield Wind­sor Locks, CT. By Tubbs R, Franks J. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Oc­cupational Safety and Health. NIOSH HETA Report No. 96−0814−2663 [http://www.cdc.gov/niosh/hhe/reports/pdfs/1996-0184-2663.pdf].
  5. NIOSH [1998]. Occupational noise exposure. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Oc­cupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. 98–126 [http://www.cdc.gov/niosh/docs/98-126/].
  6. NIOSH [2005]. NIOSH Health Hazard Evaluation Report, Kaiser Permanente, California. By Tubbs R, Kardous C. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health. NIOSH HETA Report Nos. 2003−0273, 2003−0280, 2003−0287−2974 [http://www.cdc.gov/niosh/hhe/reports/pdfs/2003-0273-2974.pdf].
  7. NIOSH [2007]. NIOSH Health hazard evaluation report, New York City Police Department, Police Communica­tions Section, New York. By Driscoll R, Tubbs R, Habes D. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Hu­man Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health. NIOSH HETA Report No. 1997−0137−3026 [http://www.cdc.gov/niosh/hhe/reports/pdfs/1997-0137-3026.pdf].
  8. NIOSH [2008]. Evaluation of potential noise hazards to me­chanics and 911 dispatchers at a fire department, Anchor­age, AK. By Achutan C, Kardous C. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Oc­cupational Safety and Health. NIOSH HETA Report No. 2007−0235−3064 [http://www.cdc.gov/niosh/hhe/reports/pdfs/2007-0235-3064.pdf ].
  9. Patel J, Broughton K [2002]. Assessment of the Noise Expo­sures of Call Centre Operators. Ann Occup Hyg 46:653−661.
  10. Westcott M [2006]. Acoustic shock injury (ASI). Acta Oto-Laryngologica 126:54−68
  11. Disease Control and Prevention, National Institute for Oc­cupational Safety and Health. NIOSH HETA Report No. 2007−0235−3064 [http://www.cdc.gov/niosh/hhe/reports/pdfs/2007-0235-3064.pdf ].
  12. Patel J, Broughton K [2002]. Assessment of the Noise Expo­sures of Call Centre Operators. Ann Occup Hyg 46:653−661.
  13. Westcott M [2006]. Acoustic shock injury (ASI). Acta Oto-Laryngologica 126:54−68
Anuncios

Posted in Comunicaciones, Salud Laboral. Prevencion de riesgos | 1 Comment »

Alarmas y notificacion. ¿Puedes oirme, y entenderme?

Posted by Firestation en 21/11/2015

alerta_alarma_medium

Por Robert Schifiliti

10 temas clave que afectan la inteligibilidad de las comunicaciones de voz.

Los sistemas de alarma de incendio que utilizan la voz para informar a los ocupantes y direccionar sus movimientos han sido elementales en la protección contra incendios durante décadas. En años recientes, sin embargo, a medida que proliferaban los sistemas denominados “para todo riesgo” —esos diseñados no solamente para incendios, sino para cualquier situación de emergencia— se abrió una enorme cantidad de interrogantes sobre cómo integrar de manera efectiva la voz a dichos sistemas. Los cambios han llegado rápidamente y han afectado a disciplinas e industrias que previamente tenían poco conocimiento, o necesidad de tales sistemas. También se han llevado a cabo cambios significativos en el código —NFPA 72®, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización— que da tratamiento a estos sistemas. No es de extrañar que los planificadores, diseñadores, autoridades, instaladores y usuarios estén luchando por comprender y aplicar toda esta nueva información.

La confusión puede comenzar incluso con la terminología más básica. “Sistemas de comunicaciones de emergencia” (ECS, por sus siglas en inglés) y “sistemas de notificación masiva” (MNS, por sus siglas en inglés) se usan a menudo como sinónimos, pero no son la misma cosa. La edición 2010 del código NFPA 72 creó una nueva y más amplia categoría de ECS que incluye a los MNS y una variedad de otros sistemas de emergencia. Este Código define un ECS como un “sistema para la protección de vidas mediante la indicación de la existencia de una situación de emergencia y la comunicación de la información necesaria para facilitar una apropiada respuesta y acción,” y la mayoría de las formas de ECS se apoyan en el uso de la voz como estrategia primaria de transmisión de mensajes y comunicaciones.

Las necesidades de un creciente número de usuarios de ECS, desde el uso militar hasta campus universitarios y lugares de trabajo, están forzando a muchos de nosotros a reconsiderar cómo se utiliza la comunicación por voz en estos sistemas. El problema es que muchos de los sistemas de comunicación por voz aún son diseñados bajo los principios de audibilidad en lugar de los de inteligibilidad—otro punto de confusión. Audibilidad significa que usted puede oír algo, por ejemplo una alarma de incendio. Inteligibilidad significa que usted no sólo oye, sino que además, comprende. Es la diferencia entre el sonido y el lenguaje, entre una señal indicadora de la necesidad de tomar acción y un mensaje más complejo que comunica la situación, lo que es necesario hacer, y el porqué de esa necesidad. Los sistemas diseñados en base a la mera audibilidad no son suficientes para asegurar la inteligibilidad, lo que requiere un enfoque más sofisticado en el diseño del audio. Los sistemas de voz fracasarán en su misión prevista si no pueden ser fácil e inmediatamente comprendidos por la audiencia a quien van dirigidos. El sistema fracasará en lograr que la gente haga ciertas cosas, tales como refugiarse en determinado sitio, si el mensaje está mal formulado, si es muy largo o no da en forma adecuada las directivas específicas.

Una encuesta informal de expertos líderes en ECS ayudó a identificar 10 problemas comunes que afectan la calidad de la voz y el uso efectivo de los ECS, temas que no están tratados en forma directa en los requisitos del código NFPA 72. Si bien el cuerpo del código NFPA 72 no contiene información específica sobre el diseño o la evaluación de los sistemas de voz, el Anexo D del Código contiene tanto sugerencias para la buena práctica del diseño de sistemas de voz, como un protocolo bien detallado de prueba de los sistemas. Se puede acceder a una versión de cortesía (sólo lectura) del código NFPA 72 utilizando la página de información online del documento en http://www.nfpa.org/72. Además, la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos publica una guía —la SB 50-2008, Guía de Aplicaciones de Inteligibilidad del Audio en Comunicaciones de Emergencia— disponible en nema.org, la que da tratamiento a algunos de estos problemas de diseño.

1. Audibilidad: No es lo mismo que inteligibilidad
Muchos diseñadores, instaladores y autoridades asumen que si el mensaje de voz es audible, será comprendido. Un sistema de voz debe ciertamente ser audible para ser comprendido; la mayoría de la gente ha tenido experiencias con sistemas localizadores que parecían susurrar y no podían ser comprendidos con ruido ambiental de fondo. Sin embargo, también habrán experimentado algún sistema a volúmenes demasiado altos. Los mensajes de voz a volúmenes muy altos pueden ser distorsionados por la electrónica de sistemas sobrecargados, y a menudo dan por resultado una reverberación excesiva en el espacio.

Aún cuando un mensaje de voz es audible y se presenta a un volumen confortable para la escucha, no necesariamente significa que es inteligible. Un sistema inteligible es un sistema claro, comprensible y capaz de ser comprendido. Imagine la frase “No utilice la escalera B”. Parado en una sala, usted oiría la oración proveniente en forma directa del altoparlante más cercano. Fracciones de segundo después, la frase también provendría del siguiente altoparlante más cercano. Y fracciones de segundo después de eso, la frase rebotaría contra el muro, cielorraso o piso y llegaría a sus oídos fuera de toda sincronía con las otras fuentes. Esto reduce la inteligibilidad, usualmente mediante la pérdida o corrupción de las consonantes existentes en las palabras. En este ejemplo, el “no” podría perderse, haciendo que el mensaje se interpretara exactamente de manera opuesta a la intencionalidad que tenía el mensaje. O, la letra “B” podría sonar como la letra “E”.

Los oyentes no deberían recibir sonidos provenientes de más de una fuente, a menos que estuvieran sincronizados para llegar a sus oídos en el mismo instante. El diseño efectivo de los sistemas de voz requiere que la reverberación sea minimizada, y esto puede hacerse, en parte, no sobrecargando el sistema—no presentándolo en un volumen demasiado alto.

2. La cantidad y espaciamiento de los altoparlantes
Muchos diseñadores de sistemas diseñan un espacio utilizando el mismo número de altoparlantes que utilizarían si colocaran sirenas en un diseño de alarma de incendio básico únicamente de tono. O simplemente utilizan una combinación de altoparlantes con luces estroboscópicas cada vez que se requiere una luz estroboscópica. Ninguno de estos métodos da tratamiento a los factores reales que afectan la inteligibilidad de la voz.

Si su oído está cerca de una fuente de sonido, la fuente no necesita de mucha energía para ser audible. Una buena analogía, son los auriculares, que liberan una cantidad pequeña de energía de sonido directamente en su oído. Incluso cuando sube el volumen hasta el nivel donde usted podría percibirlo como alto, aquellas personas cerca suyo podrían no oír nada. Esta analogía funciona bien para la mayoría de los diseños de sistemas de voz utilizados en el interior de edificios: utilizar más altoparlantes, con menor espaciamiento y funcionando a niveles menores de potencia.

¿Cuántos altoparlantes se requieren? ¿Y a qué espaciamiento y nivel de potencia? Depende. Un buen diseño podría comenzar con el objetivo de lograr un nivel de sonido uniforme donde el oyente nunca experimente una variación mayor a los 6 dB a medida que se mueve por un espacio dado. Este es un objetivo utilizado por ingenieros diseñadores de refuerzos de sonido en salas de reuniones y algunos sistemas de localización. Un sistema de emergencias puede usualmente tolerar una variación mayor, siempre que supere el ruido de fondo y siempre que no se encuentre a un volumen tan alto como para crear reverberación con las superficies.

El nivel de presión del sonido debe ser suficiente como para superar la mayor parte del ruido de fondo, pero no al punto de percibirse como “alto”. Para la mayoría de las ocupaciones, el nivel puede basarse en el nivel de ruido ambiental medido a unos 2000 Hz, una frecuencia que es un componente importante para la inteligibilidad del habla, particularmente para las consonantes. La potencia de salida de un altoparlante varía con la frecuencia y también varía a medida que uno se mueve fuera del eje—ambos afectarán el espaciamiento requerido. Además, un cielorraso más alto efectivamente requiere menos altoparlantes que uno más bajo. Sin embargo, dado que los altoparlantes de un cielorraso alto se encuentran más lejos del oído, podrían requerir una salida en dB un poco mayor, ajustada mediante el uso de una derivación superior en el parlante, o mediante el uso de altoparlantes con una clasificación de potencia diferente. Los Anexos A y D del código NFPA 72 contienen diagramas y algunos debates sobre estos principios.

La edición 2010 del código NFPA 72 incluye un nuevo requisito/herramienta para diseñadores para designar Espacios Acústicamente Distinguibles (ADS, por sus siglas en inglés). Estos son espacios que difieren de otros por su acústica, configuración física, ocupación o diseño de sistemas. El establecimiento de ADS enfoca a los diseñadores y autoridades en la posible necesidad de utilizar principios de diseño diferentes.

3. La ubicación de los altoparlantes
Muro o cielorraso: esa es la cuestión. Los altoparlantes montados en el cielorraso podrían ser más fáciles y menos costosos para instalar y mover en situaciones donde hay instalaciones abiertas y expuestas o que cuentan con cielorrasos suspendidos. El montaje sobre el muro podría ayudar a la colocación de altoparlantes en una ubicación cercana al oyente y a la reducción de los requisitos de potencia.

Es fácil diseñar la cobertura a nivel del oído cuando se conocen las características de un altoparlante. Cada altoparlante produce una salida de sonido audible en forma de cono, y la medida de dicho cono puede variar debido a una cantidad de factores, incluidos aquellos descritos anteriormente. En realidad, cada altoparlante tiene una salida ubicada en algún nivel por debajo del cono descrito por las características del altoparlante. El problema radica en que el nivel puede ser un poco menor en algunos ángulos y que varía con la frecuencia—dos factores que afectan la calidad de la inteligibilidad del habla. No obstante, podría ser aceptable el diseño de algunos espacios con inteligibilidad reducida, particularmente en corredores donde los ocupantes se encuentran a menudo en movimiento y pueden moverse a distancias cortas hacia áreas de mayor inteligibilidad.

4. La calidad de un mensaje pregrabado
La calidad de un mensaje pregrabado puede controlarse mejor que los anuncios por micrófono en vivo. Los mensajes pregrabados deberían ser cuidadosamente guionados y grabados por locutores/comentaristas profesionales que saben cómo utilizar las inflexiones de la voz, pausas y enunciaciones para transmitir significado.

La calidad de un mensaje grabado es en gran parte afectada por el tamaño del chip de memoria de la unidad de control y las especificaciones (profundidad de bits y frecuencia de muestreo) utilizadas para la grabación. Los sistemas de comunicaciones de emergencia no necesitan una alta fidelidad ni un gran tamaño de archivo, como los utilizados por ejemplo, en grabaciones de música, pero en áreas con altos niveles de ruido o acústicas desafiantes, una grabación de mejor calidad podría convertirse en la diferencia entre un sistema inteligible y uno que requiere un tiempo y esfuerzo considerable por parte del oyente para comprenderlo—asumiendo que el mensaje se repite lo suficiente.

En estas situaciones, la calidad puede mejorarse mediante el uso de 16 o 24 bits de profundidad versus la usual profundidad de 8 bits, y mediante el uso de una frecuencia de muestreo de por lo menos 8.000 o 16.000 Hz. La frecuencia de muestreo tiene un impacto directo en las consonantes que son tan importantes para comprender las palabras. La frecuencia de muestreo necesita ser al menos dos veces la mayor frecuencia que se pretende reproducir de manera confiable. De modo que una tasa de muestreo de solo 4.000 Hz podría ahorrar algo de memoria en el chip, pero limitaría la reproducción a sonidos no mayores de 2.000 Hz. Con ese límite de frecuencia, el mensaje de voz sonaría apagado y las consonantes se escucharían de manera distorsionada.

5. El cableado y la potencia
Es bastante común el ver cables de calibre 18 o 16 para circuitos de altoparlantes que tienen una longitud de cientos de pies—los diseñadores que crearon esos circuitos probablemente utilizaron un cable de mayor calibre, 10 o 12, en los altoparlantes de sus home theaters. Dado que los circuitos de audio alternan la corriente, es común medir la pérdida de potencia en decibeles en lugar de medirla en porcentajes de voltaje, como se hace en los circuitos de alarmas de incendio de corriente directa. Los cálculos debe hacerlos el instalador o fabricante para seleccionar la medida del cable que limite la pérdida de potencia a no más de 3 dB.

Ningún diseño es perfecto. La mayoría requerirá el agregado de algunos altoparlantes o el cambio de derivaciones para ajustar el volumen, alto o bajo. Deberían utilizarse medidas de cables que permitan una carga adicional, y debería incluirse capacidad adicional de potencia del amplificador para permitir cambios y ajustes que podrían necesitarse para balancear el sistema. Hay que tener en cuenta que los amplificadores pueden generar distorsión y ruido si se hacen funcionar al límite. Esta es otra razón para aumentar el tamaño del amplificador más allá de lo que requiere el diseño de base.

6. Ubicación y diseño del centro de comando de emergencias
Los arquitectos y propietarios se esfuerzan por optimizar el uso de cada pie cuadrado de un edificio. Contar con un centro de comando de emergencias seguro y resistente a incendios no es habitualmente una prioridad salvo que así lo requiera algún código o reglamentación. Como resultado, muchos sistemas de comunicaciones de emergencia tienen su interfaz central, incluido el micrófono, ubicada en el hall principal del edificio—en general, una de las áreas más ruidosas, y menos seguras del edificio, en particular durante una emergencia.

Los atributos físicos de un centro de comando de emergencias variarán en base a su misión prevista. No obstante, todos los centros de comando necesitan tener niveles bajos de ruido ambiente para permitir a los equipos de emergencia trabajar y comunicarse. Esto se hace mediante el suministro de áreas de trabajo especificas para las diferentes funciones y espacio suficiente para los miembros de los equipos, por ejemplo, el puente de mando de la nave estelar Enterprise, de “Viaje a las Estrellas”, con sus estaciones para tareas específicas, incluida una para el comandante y otra para el oficial de comunicaciones. Deben proveerse tratamientos acústicos para absorber y disipar el ruido conversacional, y los muros y perforaciones de servicio deben construirse para limitar el ruido exterior.

Es importante que cualquier ubicación de los micrófonos se posicione de modo tal que el usuario no se encuentre cerca de los otros que deben continuar hablando. Asimismo, tampoco debería haber un altoparlante en ningún lugar cercano a la ubicación del micrófono, lo que causaría retroalimentación y ruido en el sistema. El cable del micrófono debería ser lo suficientemente largo para permitirle al usuario sentarse en o alcanzar un escritorio o estación de trabajo donde podría haber diagramas, planos operativos, plantillas de mensajes, guiones, u otras anotaciones que necesitara consultar mientras hace sus anuncios. La colocación de material que absorba sonido sobre las ubicaciones de los micrófonos ha demostrado en general que reduce el ruido y aumenta la inteligibilidad de la voz.

7. Complejidad y ergonomía del sistema
La gente ha llegado a esperar interfaces de usuario intuitivas y ergonómicas para computadoras, teléfonos, reproductores de música y otros electrodomésticos. De igual manera, la interfaz de usuario para un ECS necesita considerar la misión y los usuarios. Los sistemas utilizados diariamente para funciones de rutina permiten a los usuarios familiarizarse con los controles y manejar cómodamente la complejidad del sistema; el permitir que un ECS de voz fuera utilizado para propósitos ajenos a la emergencia significó un gran avance en términos de mejorar su uso en la edición 2010 del código NFPA 72. Los sistemas que se utilizan sólo en raras oportunidades, por el contrario, requieren interfaces más simples. Las fuerzas de emergencia como la policía y los bomberos, podrían contar con personal entrenado y capaz de utilizar la interfaz del sistema. En otras situaciones, podría ser necesario para los propietarios el contar con personal calificado disponible para colaborar o emitir anuncios bajo la dirección de los comandantes de emergencia.

Las características del micrófono del sistema son importantes factores ergonómicos que afectan la inteligibilidad de la voz. Algunos micrófonos necesitan mantenerse cerca de la boca, a alrededor de una pulgada o menos. Otros necesitan estar a tres o cuatro pulgadas de distancia. ¿Cómo puede saber el usuario lo que resulta ideal? Un simple diagrama cerca del micrófono puede ser de ayuda. Algunos micrófonos son muy direccionales y deben mantenerse en forma vertical frente a la boca de la persona que habla. Estos micrófonos son útiles en centros de comando pequeños, dado que es menos probable que capten conversaciones paralelas de los laterales. Por otro lado, los micrófonos con una mayor sensibilidad polar son más aptos para que un usuario lleve cómodamente mientras se mueve y realiza otras tareas. El inconveniente que tienen es que recogerán ruidos extrínsecos en centros de comando pobremente diseñados.

8. Cuándo y cómo probar los sistemas de voz
El Anexo D del código NFPA 72, elaborado con la colaboración de la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendio, describe protocolos de prueba detallados, incluida información sobre cómo planificar las pruebas. Los protocolos de prueba en el Anexo no son requeridos; el Código permite su utilización, pero también permite una simple prueba de “escucha”.

El NFPA 72 requiere que los altoparlantes sean probados al momento de la aceptación y una vez al año. La prueba, no obstante, es muy diferente de la de los sistemas únicamente de tono, dado que la inteligibilidad del sistema de voz está afectada por algo más que sólo la audibilidad. La medición de la audibilidad de un mensaje de voz mediante el uso de un medidor de sonido carece virtualmente de significado respecto de la inteligibilidad, dado que la presencia de mobiliario, alfombras, y personas, pueden alterar de manera drástica la calidad de la señal de la voz mediante la absorción de diferentes frecuencias de sonido. Sin embargo, en muchos casos, el mobiliario y las personas pueden mejorar la inteligibilidad de la voz mediante la reducción de la reverberación. Asimismo, dado que diferentes frecuencias de sonido afectan los diferentes sonidos de la voz, llamados fonemas, es importante que el sonido esperado sea incluido como parte de la prueba.

También pueden utilizarse medidores de inteligibilidad para medir el desempeño del sistema. Se reproduce en el sistema un sonido especial que contiene todos los fonemas que componen el lenguaje humano, con el medidor registrando el funcionamiento. El sonido de la prueba puede ser pregrabado en el chip de voz por el fabricante del sistema. El protocolo de prueba establecido en el código NFPA 72 también incluye un método para incluir el micrófono en la prueba. La utilización del micrófono es una oportunidad para la gente de probar cómo obtener la mejor calidad de voz. También es una prueba importante para una pieza más de la electrónica que puede afectar dramáticamente la calidad de la voz.

Una consideración adicional con los mensajes pregrabados es que la calidad de tales mensajes podría no ser tan crítica como la calidad de los anuncios en vivo, porque los mensajes pregrabados se repiten habitualmente varias veces en forma automática, dando a los oyentes la oportunidad de aclarar sonidos o palabras dudosos/as. La investigación ha demostrado que si se entiende alrededor del 80 por ciento de las palabras, la comprensión de las oraciones será de un noventa y pico por ciento, porque el cerebro está acostumbrado a poner las cosas en contexto. Repetir un mensaje varias veces, casi garantiza la correcta recepción del mensaje, excepto en las peores condiciones. Pero el mensaje de un comandante hablando en el micrófono podría no repetirse nunca, o podría repetirse utilizando palabras o estructuras de frases diferentes.

Sin la repetición textual, el ambiente acústico y todas las piezas del equipo en la cadena, incluido el micrófono, cobran mayor importancia en lo relativo a la inteligibilidad del habla y a la correcta recepción del mensaje.

9. Lo que el mensaje de voz debería decir 
Se puede tener el mejor sistema de sonido jamás fabricado, pero si no se dicen las palabras adecuadas, no se logrará que la gente haga lo que se le requiere. Y peor aún, eso podría significar un daño mayor.

Un mensaje no será comprendido si la persona que habla tiene un acento desconocido, habla muy rápido, sostiene el micrófono muy cerca o muy lejos, o utiliza lenguaje muy informal, técnico o complejo. Un experto señaló que la frase “por favor” no debe utilizarse en los mensajes pregrabados; los anuncios de emergencia deben ser claros, directos y despojados de todo lenguaje innecesario. Los mensajes tiene dos propósitos principales: informar a la gente sobre la situación que está teniendo lugar y guiar el comportamiento de las personas.

Deberían contener tres o cuatro elementos críticos: lo que ha sucedido, lo que debe hacerse, el “por qué” debe hacerse y “quién soy yo”—qué autoridad está diciendo esto. Tener en cuenta que “lo que debe hacerse” debe ser el último elemento mencionado, dado que será el más recordado. Ejemplo: “Hay un incendio en el piso 15. Por su seguridad, el jefe de bomberos pide que evacuen utilizando la escalera”.

Hay muchos otros factores que afectan las buenas estrategias de mensaje. La Fire Protection Research Foundation está trabajando con el Instituto Nacional de Normas y Tecnología, en nombre del Comité Técnico de ECS del código NFPA 72 para desarrollar lineamientos y plantillas para una variedad de emergencias, audiencias objetivo, y plataformas de envío, incluidas comunicaciones de voz.

10. ¿Quién estará autorizado a utilizar el sistema?
La respuesta a la pregunta sobre quién autorizará y hará los anuncios requiere una cuidadosa planificación y debate entre todas las partes interesadas relacionadas con la planificación e implementación de los ECS.

Los sistemas con mensajes pregrabados pueden activarse automáticamente para emergencias tales como un incendio, en las cuales se han elaborado y analizado los posibles escenarios, y donde las acciones necesarias están bien establecidas. No obstante, aún cuando los mensajes pregrabados han sido automáticamente activados y transmitidos, la emisión de mensajes en vivo por el equipo de emergencias aumentará la efectividad; en algunas situaciones, los ocupantes podrían considerar irrelevantes los mensajes pregrabados, al igual que a menudo son ignoradas las señales de la alarma de incendio únicamente de tono. Asimismo, muchas emergencias casi siempre requerirán algún tipo de evaluación, toma de decisión, y ajuste de plantillas de mensaje antes de emitir los anuncios de voz.

En un escenario de incendio, los anuncios en vivo podrían esperar hasta que el comando del incidente se haya establecido y hasta que haya tenido la oportunidad de reunir información crítica que podría afectar el contenido del mensaje. Sin embargo, cuando hay una persona con una pistola en una clase, podría ser necesario el uso más inmediato de los ECS. Esta es la razón por la que el tema de la autorización necesita ser parte del plan de emergencias. La cuestión del acceso, del control físico y/o contraseña, hacia los controles y micrófono de los ECS debe ser resuelta antes del diseño e instalación del sistema. De igual manera, cuando hay múltiples micrófonos o estaciones de comando, es necesario establecer protocolos de control, accesos y prioridades.

En resumen
Los ECS requieren ser planificados, diseñados, instalados y utilizados con cuidado. Los sistemas que se basan en la voz para el envío de mensajes enfrentan numerosos desafíos que afectan a muchas personas, autoridades, actividades comerciales y profesiones. Es importante identificar a las partes involucradas y expertos que participaron en la etapa de planificación de cualquier proyecto de ECS. Dado que el diseño de los sistemas de voz es tan diferente de un diseño de señalización de alarma de incendio convencional, los ingenieros necesitan aprender nuevas técnicas y utilizar nuevas herramientas de diseño o buscar alianzas con profesionales experimentados. Las autoridades y propietarios necesitan estar activamente involucrados en la planificación de estos sistemas; ignorar las cuestiones de voz de los ECS o sólo darles tratamiento parcial puede poner en peligro la calidad y efectividad de las comunicaciones de voz durante una emergencia.

Robert Schifiliti, ingeniero en protección contra incendios matriculado, es presidente y CEO de R.P. Schifiliti Associates, Inc. Participa de varios comités de la NFPA, y preside el Comité de Correlación Técnica de la NFPA sobre Sistemas de Señalización para la Protección de la Vida y la Propiedad, responsable del código NFPA 72.


ECS, Bidireccionales
NFPA 72, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización, divide ampliamente los sistemas de comunicaciones de emergencia (ECS, por sus siglas en inglés) en sistemas unidireccionales y sistemas bidireccionales. Los sistemas unidireccionales incluyen tanto sistemas tradicionales de voz para alarma de incendio como sistema utilizados para otro tipo de riesgos. Los sistemas unidireccionales también se dividen en aquellos ubicados dentro del edificio y aquellos que transmiten mensajes de voz hacia el exterior en una amplia área, o aquellos que envían mensajes a receptores específicos, habitualmente utilizando mensajes de texto, correo electrónico, o discado masivo y envío de mensajes de voz grabados.

Los sistemas bidireccionales incluyen tanto teléfonos de las fuerzas tradicionales de bomberos/de emergencia como sistemas que perfeccionan el uso de radios de las fuerzas de emergencia dentro de un edificio o área. El Código también ha incluido requisitos para sistemas de comunicaciones bidireccionales para ascensores y áreas de refugio, que habían sido requeridos por los códigos de edificación desde hacía tiempo, pero que no habían sido cubiertos por ninguna norma de desempeño ni instalación antes de la edición 2010 del código NFPA 72.
Source: http://www.nfpajla.org/archivos/edicion-impresa/alarma-deteccion-senalizacion/1003-puedes-oirme-y-entenderme-ahora

Posted in Comunicaciones, Equipos/Instrumentos, NFPA Journal, Prevencion, Proteccion civil, Psicologia en la emergencia, Señalizacion Emergencias | Comentarios desactivados en Alarmas y notificacion. ¿Puedes oirme, y entenderme?

El enlace en las emergencias

Posted by Firestation en 16/03/2015

enlace

Posted in Comunicaciones, Proteccion civil | Comentarios desactivados en El enlace en las emergencias

Señales manuales con helicopteros. Helicopter Rescue Techniques. Hand signals. Interagency Helicopter Hand Signals. Source; Interagency Helicopter Operations Guide (IHOG). NFES 1885

Posted by Firestation en 04/02/2014

  • Las señales de mano son de vital importancia, ya que pueden proporcionar una técnica de comunicacion segura inmediata en caso de un fallo de comunicación.
  • Puede proporcionar una medios instantáneos de comunicación que no estan sujetos a interferencias de otras fuentes de transmision como la radio. La eficacia de las señales de mano se ve obstaculizada por la iluminación y distancia.
  • El personal de rescate en tierra deben dar las señales de mano en un amplio movimiento y de manera exagerada para evitar malas interpretaciones por la tripulación de vuelo.
    image075 image076 image077 image078

Posted in Comunicaciones, Medios aereos, Medios Aereos de Rescate., Rescate, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Señales manuales con helicopteros. Helicopter Rescue Techniques. Hand signals. Interagency Helicopter Hand Signals. Source; Interagency Helicopter Operations Guide (IHOG). NFES 1885

La importancia de la coordinacion en las emergencias.

Posted by Firestation en 13/08/2013

coordinacion emergencias

Posted in Comunicaciones, Desastres Naturales, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en La importancia de la coordinacion en las emergencias.

Curso basico de extincion de incendios forestales IVASPE.

Posted by Firestation en 02/08/2013

basico forestales

indiceforestales

 

COPY. 15 GB de almacenamiento gratuito en la red.

https://copy.com?r=tELdUu

Posted in Comunicaciones, Incendios, Incendios Forestales, Manuales, Material Forestal, Materiales, Medios aereos, Medios Aereos Forestales, Primeros Auxilios, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Curso basico de extincion de incendios forestales IVASPE.

Proteccion Civil. Vademecum REMER. Sexta Edicion, version digital.

Posted by Firestation en 02/06/2013

REMER

 Las administraciones de los diferentes países han incorporado, en sus departamentos de Defensa Civil o Protección Civil, a los radioaficionados como especialistas entrenados y experimentados en comunicaciones de emergencia.

   Una de las actividades que desarrollan los radioaficionados de muchos Países, desde mediados del siglo XX, es la de proporcionar comunicaciones de emergencia, como consecuencia de catástrofes producidas por: terremotos, huracanes, inundaciones, incendios forestales, accidentes tecnológicos, etc.

   La dispersión de los radioaficionados dentro de sus países y su habilidad, única como grupo, para establecer enlaces-radio en condiciones adversas, ha proporcionado en muchas ocasiones valiosas ayudas a los sistemas existentes de comunicaciones y, por consiguiente, a las Autoridades encargadas de restablecer la normalidad de sus respectivos Países.

   Los radioaficionados españoles vienen participando con la Protección Civil de España desde la década de los 60, prestando innumerables colaboraciones hasta nuestros días. Es en el año 1982, cuando se configura esta colaboración mediante la participación de varios cientos de radioaficionados, y es la que se conoce hoy en día como la Red Radio de Emergencia de Protección Civil – REMER -, en la que están integrados varios miles de radioaficionados colaboradores, encuadrados y estructurados permanentemente bajo un plan de actuación denominado Plan Mercurio.

   La organización de la REMER ha permitido a los colaboradores de la Red y a los responsables de la Protección Civil coordinar esfuerzos, ante situaciones de emergencia, con resultados eficaces en las acciones que han tenido que afrontar a lo largo de estos años.

   Pero el campo de actuación de la Protección Civil, además de ser extenso, es evolutivo de acuerdo con el desarrollo de la propia sociedad. Aparecen cada día nuevos avances tecnológicos, como consecuencia de los cuales surgen, también, nuevos riesgos para las personas y sus bienes. Estos avances tecnológicos exigen una mayor cualificación y entrenamiento para el desarrollo de actuaciones específicas en el campo de la Protección Civil. Conceptos, todos ellos, a los que no son ajenos los colaboradores de la REMER.

   El campo de las telecomunicaciones, siempre en evolución, facilita la incorporación de nuevas modalidades de radiocomunicación, que son incorporadas por los radioaficionados a sus estaciones de radio. Ello permite emplear, hoy en día, nuevas técnicas como el RTTY, FAX o el Packet-radio, este último da paso a las comunicaciones digitales para situaciones de emergencia. En los Planes de emergencia y en las actuaciones de Protección Civil en situaciones de emergencia, y dentro del campo de las redes de comunicaciones, la REMER desempeña un papel importante, fruto de la “profesionalidad” y responsabilidad demostrada por todos y cada uno de sus componentes. Para aumentar la eficacia de sus actuaciones, los colaboradores de la REMER deben disponer de unas “herramientas” que, además de ampliar sus propios conocimientos y facilitarles determinadas consultas, les permitan, siempre que sea posible, normalizar la información a proporcionar a las autoridades directoras de la emergencia.

   Mediante esta publicación electrónica, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias quiere proporcionar, a los colaboradores de la REMER, una información general sobre ciertas materias que pueden ser de utilidad en situaciones de emergencia. Este es uno de los objetivos fundamentales que la Dirección General de Protección Civil y Emergencias pretende conseguir con la publicación de este “Vademecum REMER 2012”

   Para acceder, a esta publicación, pulse aquí

Prólogo 7ª edición – 5ª en formato electrónico

    La buena acogida que los colaboradores de la Red Radio de Emergencia de Protección Civil han dispensado al VADEMECUM REMER desde su primera edición, ha animado a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias a efectuar sucesivas ediciones, la sexta y última, correspondiente al año 2008, en formato electrónico.

    Con el ánimo de ir mejorando el contenido del VADEMECUM REMER, de manera que suponga una herramienta cada vez mas eficaz para los colaboradores de la REMER, en el cumplimiento de sus misiones, se ha preparado esta septima edición, revisada y aumentada con la incorporación en los capítulos tales como: Telecomunicaciones, Instrumentos meteorólogicos, Propagación en HF, Internet, GPS, Códigos, abreviaturas y frases convencionales utilizados en la radioafición, Glosarios, etc.

    Se han incluido 50 Glosarios (en los que se recopilan más de 80.000 términos) en los que se ha tratado de proporcionar una utilidad práctica evitando el tratamiento discursivo o enciclopédico de cada término y algunas palabras tienen su traducción al inglés además de incluir algunos términos tomados del lenguaje popular de distintos países. Como cualquier compilación, este trabajo es seguramente incompleto y se aspira a que los usuarios amplíen y mejoren este repertorio con su propia experiencia desde distintas disciplinas y regiones.

    La experiencia nos señala que, en situaciones de emergencia, la solidaridad de los ciudadanos brota espontáneamente, pero en la mayoría de los casos el esfuerzo que se ofrece no puede ser convenientemente aprovechado por falta de la preparación y organización adecuadas. Ese es, a nuestro juicio, el mayor mérito de la Red Radio de Emergencia – REMER, pues su preparación continua y su perfecta organización la hacen un instrumento sumamente eficaz al servicio de los órganos de la dirección y gestión de emergencias, como viene demostrándose en cada ocasión que sus miembros son requeridos para ello.

    Por eso, al tiempo que ponemos a su disposición esta nueva edición, revisada y ampliada del VADEMECUM REMER, reiteramos nuestro agradecimiento a todos los voluntarios que aportan, al servicio de la protección civil, de forma absolutamente desinteresada, su dedicación y esfuerzo.

Posted in Comunicaciones, Desastres Naturales, Formacion, Inundaciones, Legislacion, Manuales, Prevencion, Primeros Auxilios, Proteccion civil, Rescate, Terremotos | Comentarios desactivados en Proteccion Civil. Vademecum REMER. Sexta Edicion, version digital.

Curso basico del voluntario de Proteccion Civil. IVASPE.

Posted by Firestation en 26/02/2013

Posted in Comunicaciones, Manuales, Proteccion civil | Comentarios desactivados en Curso basico del voluntario de Proteccion Civil. IVASPE.

Comunicaciones de emergencia en el 11/S

Posted by Firestation en 28/11/2012

El derrumbe de las estructuras del World Trade Center (WTC) en Nueva York tras los atentados terroristas del 11 de Septiembre de 2001 fue el peor desastre en edificios registrado en la historia, con alrededor de 2800 muertos, 350 de los cuales pertenecían a los servicios de emergencia y rescate. En respuesta a esta tragedia, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) abrió una investigación de tres años para determinar las causas de los derrumbamientos.

Dentro de los informes generados por el NIST, que pueden consultarse en la página web NIST-WTC, figuran una serie de análisis sobre el comportamiento de los sistemas de radiocomunicaciones empleados por los servicios de emergencia durante la catástrofe. Como parte del material para elaborar los informes, el NIST analizó las grabaciones de las conversaciones radio del Departamento de Policía, la Autoridad Portuaria y el Departamento de Bomberos de Nueva York. Desde el año 2005, parte de esas grabaciones y sus transcripciones están disponibles para el público y pueden encontrarse en sitios web como el del periódico New York Times o en Internet Archive.

Puestos de Mando en el WTC

En el año 2001, el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) utilizaba un sistema PMR en la banda de UHF, dividiendo la ciudad en 35 zonas. Casi todos los equipos portables tenían programados un total de 20 canales, que permitían a los oficiales de policía establecer enlaces en toda la ciudad. En los informes de NIST se indica que este sistema PMR no sufrió ningún tipo de avería durante las operaciones derivadas del 11-S. Este Departamento desplazó además a la zona a varios helicópteros de su Unidad de Aviación, que fueron incapaces de aterrizar en la azotea de las torres por el denso humo originado por los incendios. La Policía utilizó dos repetidores durante las operaciones: el de la División 1 y el de el Departamento de Operaciones Especiales (NYPD SOD).

La Autoridad Portuaria de Nueva York (PAPD) tuvo a su cargo parte de las operaciones de seguridad y rescate, utilizando sistemas radio en UHF de baja potencia. Cada uno de los 7 canales disponibles se utilizaba para un emplazamiento específico y existía otro canal para comunicaciones entre todos los emplazamientos. Se comprobó que no todos los equipos portables tenían programados todos los canales disponibles.  La Autoridad Portuaria disponía además de un repetidor de gran elevación, denominado “Canal 30 de la Autoridad Portuaria”o “Repetidor 7″, instalado en lo alto del edificio número 5 del WTC (es decir, no estaba en ninguna de las torres derrumbadas), tras los atentados del año 1993. Aunque al parecer durante las operaciones se detectaron problemas en la utilización de este repetidor, los análisis posteriores reflejan que no dejó de estar operativo en ningún momento. Lo que parece que falló fue la consola de control remoto del repetidor instalada en el Puesto de Mando del hall del WTC-1, algo que no impidió el funcionamiento del propio repetidor.

Ubicación del Repetidor 7 PAPD El Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY) utilizaba un sistema PMR en VHF con 5 repetidores para cubrir distintas zonas: Manhattan, Brooklyn, Queens, Bronx y Staten Island. Todos los repetidores compartían el mismo canal (pareja de frecuencias) y el acceso a uno u otro repetidor se realizaba usando un tono CTCSS distinto. También se disponía de un repetidor común para toda la ciudad y 5 canales de trabajo tácticos en simplex. Los equipos de radio emitían además tonos de identificación de cada unidad y de su estatus operativo, que se visualizaban en las consolas CAD (Computer Aided Dispatch) de las centrales de operaciones. Se instalaron dos puestos de mando en los halls de acceso a las dos torres principales. El Departamento puso en alerta a un total de 214 unidades, 103 de las cuales estaban operando en la zona antes de transcurrir 2 horas desde el primer impacto.

El Departamento de Bomberos desplazó además una furgoneta de comunicaciones (indicativo “Field Comm”), que desafortunadamente casi no se utilizó y que finalmente quedó destrozada tras el derrumbe de los edificios. Esta furgoneta estaba dotada con un repetidor en banda cruzada UHF-VHF. Su objetivo era establecer enlaces en UHF con los puestos de mando instalados en los halls de acceso a las dos torres principales y retransmitirlos a través de los canales de VHF habituales del Departamento hacia los bomberos que estaban trabajando en las plantas más altas. De las dos furgonetas de este tipo disponibles, la principal estaba averiada y tuvo que utilizarse la de respaldo, con el inconveniente de que esta última no disponía de ningún canal de comunicaciones con los helicópteros de la Policía.

Furgoneta de comunicaciones del FDNY A su llegada a las torres, personal del WTC facilitó a los bomberos radios de la Autoridad Portuaria, ya que se conocía que tenían mejor cobertura dentro de los edificios. No obstante, los bomberos también usaron sus propias radios, empleando el Canal 5 para Mando y Control, el Canal 1 para operaciones en la Torre Norte, el Canal 3 para operaciones en la Torre Sur y en algunos casos el Repetidor 7 de la Autoridad Portuaria. Los canales simplex ofrecían cobertura hasta las plantas 30-40 y sufrieron una carga de tráfico muy elevada, por lo que algunos bomberos pasaron a utilizar el Repetidor 7.

Muchas ambulancias (EMS) y unidades de bomberos disponían además de terminales de datos que empleaban canales independientes para comunicarse con los sistemas CAD de las centrales de operaciones.

Los informes del NIST revelan que todos los Departamentos implicados tuvieron problemas de distinta índole con sus sistemas de radiocomunicaciones, causados por dos motivos principales: por un lado, la elevada atenuación que las señales de radio sufren en edificios de hormigón y acero, así como la propagación multicamino. Y por otro lado, el incremento espectacular en el tráfico de comunicaciones radio.

Tráfico del repetidor 7Tras el primer impacto, el tráfico de radiocomunicaciones se multiplicó por 5 aproximadamente y posteriormente por 3, respecto a una situación de normalidad. La primera consecuencia de este incremento es la dificultad en la gestión de los mensajes. Por otro lado, del análisis de las grabaciones se desprende que entre 1/3 y 1/2 del total de mensajes radiofónicos no pudieron completarse o eran ininteligibles, bien por problemas de cobertura, bien por la incapacidad de gestionar tan elevado volumen de mensajes en los centros de control.

Otros factores que influyeron en la calidad de las radiocomunicaciones fueron los niveles de ruido de fondo existentes en el entorno del WTC, el estado de algunos de los equipos de radio empleados y las transmisiones múltiples de varios equipos en un mismo instante (provocando interferencias mutuas). De hecho, algunos pulsadores de micrófono (PTT) se quedaron accionados, provocando interferencias de forma continuada.

Esto provocó que la percepción de la situación (situational awareness), es decir, el grado de precisión con el que la percepción de una persona se corresponde con lo que está sucediendo realmente, no fuese óptima, sobre todo en lo referente al personal que estuvo trabajando dentro de las torres, algo que se complicó aún más porque el personal que estaba fuera de servicio y se desplazó a la zona de motu propio para colaborar no disponía de ningún tipo de equipo de radio.

Las comunicaciones del Departamento de Policía no se degradaron demasiado porque solamente había 6 equipos de emergencia (ESU) trabajando en un mismo canal y sus puestos de mando instalados en el perímetro de seguridad disponían de mayor línea de visión directa con las torres. El empleo de radios de UHF facilitó además la penetración de las ondas de radio en los edificios.

Las comunicaciones del Departamento de Bomberos se degradaron en mayor medida, principalmente por el uso de la banda de VHF, que tiene peores condiciones de propagación dentro de los edificios. Como mejora operativa al uso de canales VHF en simplex, el Departamento de Bomberos adquirió con posterioridad un repetidor transportable.

El tiempo medio de cada transmisión no varió significativamente respecto a una situación de normalidad, pasando de 3,8 seg a 3,3 seg en las comunicaciones de la PAPD, de 3,8 seg a 3,1 seg en FDNY y de 1,9 seg a 3,4 seg en NYPD, demostrando una gran disciplina en las comunicaciones, dirigidas además en todo momento desde las centrales de operaciones, tal y como puede comprobarse en las grabaciones.

Puesto de Mando en hall WTC-1 Otra de las conclusiones del informe se refiere a la interoperabilidad, ya que ninguna de las radios de cada uno de los Departamentos implicados tenía la posibilidad de establecer comunicaciones con las radios de los demás Departamentos. Por ejemplo, aunque las unidades de aviación de la Policía detectaron que las torres podían derrumbarse minutos antes de que esto sucediera, fueron incapaces de transmitir esta información a los bomberos que trabajaban dentro de las mismas.

Como solución a los problemas de interoperabilidad, algunos expertos sugieren la implementación de Sistemas de Mando para Incidentes (ICS), es decir, puestos de mando avanzados con representantes de todos los departamentos que intervienen en la emergencia. Otra solución tecnológica puede ser la utilización de la funcionalidad de reagrupamiento dinámico disponible en las redes troncales modernas (TETRA/TETRAPOL), que permite asignar canales comunes a todos los departamentos que intervienen en una misma emergencia.

Unidades en el entorno del WTC El NIST recomienda además realizar inspecciones rigurosas de los sistemas de comunicación de los servicios de emergencia en los edificios de gran altura, para localizar posibles puntos de fallo.

En lo referente a las telecomunicaciones públicas, los informes indican que momentos después del impacto del primer avión se registró la saturación de los sistemas telefónicos. Solamente tras el primer derrumbamiento algunas de las líneas terrestres y de telefonía móvil quedaron completamente destruídas.

http://emercomms.ipellejero.es/

Posted in 11/S, Comunicaciones, Siniestros Importantes, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Comunicaciones de emergencia en el 11/S

NFPA Journal. Patrones de Vuelo

Posted by Firestation en 15/04/2012

Por Fred Durso, Jr.

Un bombero sube corriendo por el hueco de la escalera a medida que los ocupantes de las oficinas evacuan la Torre Uno. (Foto: AP)

Nuevas investigaciones analizan cómo los sobrevivientes evacuaron el World Trade Center el 11 de septiembre

Algunos ocupantes de la Torre 1 del World Trade Center en Nueva York el 11 de septiembre, sorprendidos y sin aliento veían cómo un avión se aproximaba hasta desaparecer en los pisos superiores , mientras que otros oyeron la explosión que se produjo inmediatamente después. El movimiento del edificio después del impacto fue tan intenso que algunas personas creyeron que la estructura se “volcaría.” Los observadores que se encontraban cerca del sitio del impacto vieron secciones del edificio en llamas o partes del cielorraso estrellarse contra el piso.

Estos relatos en primera persona, descriptos en el informe del año 2005 Análisis de las versiones publicadas sobre la evacuación del World Trade Center, en coautoría con Rita Fahy, gerente de bases de datos y sistemas de incendios de la NFPA, ofrecieron una primera instancia sobre las condiciones dentro de las torres y los comportamientos de los ocupantes en los momentos inmediatamente posteriores a los ataques terroristas. Complementando los hallazgos, existen nuevas investigaciones que analizan lo que ocurrió una vez que los sobrevivientes se encontraron seguros. Con fondos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el estudio Abandonar el área luego del desastre: Cómo los sobrevivientes de los edificios del World Trade Center abandonaron el área luego de los ataques, analizaba las respuestas de más de 1,400 sobrevivientes e identificaba inquietudes que los investigadores esperan que sirvan para reforzar los planes de preparación para la emergencia. El estudio se publicó en la edición de mayo de Risk Analysis: An International Journal.

La evacuación por debajo de la zona de impacto de los aviones en las Torres 1 y 2 fue considerada un “éxito” en ambos informes. Durante los ataques, los edificios albergaban aproximadamente 17,400 personas, y se estima que más de 14,000 personas escaparon. Menos del uno por ciento de la cantidad total de ocupantes –unas 120 personas- que presumiblemente intentaron evacuarse de los pisos ubicados por debajo de la zona del impacto fallecieron en los ataques. “Cuando se compara la evacuación [durante el bombardeo en 1993 del World Trade Center] con la del 11/9, hay una diferencia,” dice Fahy. “Los funcionarios de los edificios hicieron mucho luego del bombardeo de 1993, hecho que facilitó la evacuación del 11/9.”

Por ejemplo, un nuevo sistema de comunicaciones de emergencia y señalizaciones foto luminiscentes marcando el recorrido en escaleras, barandillas, y puertas de huecos de escalera, guiaron a los ocupantes hacia la seguridad, cuenta Fahy. El nuevo informe concluye que el entrenamiento recibido sobre seguridad contra incendios también afectó el comportamiento de los ocupantes. El cuarenta por ciento de los participantes encuestados estuvieron de acuerdo con que la información sobre seguridad que habían recibido los preparó para evacuar el edificio, pero sólo un cuarto de los sobrevivientes “sintió que se le había suministrado información por escrito sobre seguridad contra incendios.”

“Lo que había en el lugar era una gran rotación de personas y visitantes,” cuenta Rae Zimmerman, coautor del nuevo estudio y profesor de la Robert F. Wagner Graduate School of Public Service de la Universidad de Nueva York. “No es inusual que la gente no se encuentre actualizada sobre este material [de seguridad]. La gente debería esforzarse por conseguir un entrenamiento más frecuente y algo más aceptable. No debería confiarse en personas leyendo instrucciones.”

Los sobrevivientes también se inclinaron más por buscar a sus amigos o por asegurarse que otros pudieran salir –confirmando la observación de Fahy que las personas que se encuentran bajo estrés tienden a buscar a otros para sentirse seguros u observar cómo se comportan los demás como ayudarse para guiar su propia reacción. Los ocupantes también bajaron por el hueco de la escalera en forma calma y ordenada mientras que ayudaban a otros en el camino – otro punto en común entre evacuados durante una emergencia, agrega Fahy.

Una vez que abandonaron el edificio, la mayoría de los evacuados que no abandonaron el área de manera inmediata indicaron que, o bien se habían detenido a ver qué sucedía o a buscar amigos o compañeros de trabajo. Casi el 30 por ciento de los que respondieron las preguntas declaró que no sabían hacia dónde dirigirse. “Estamos hablando de una gran cantidad de gente que de repente abandona un área con tremendos obstáculos en su camino,” dice Zimmerman. “La gente podía haber estado familiarizada con la calle [a la cual accedieron], pero no con el área.”

El nuevo estudio también indica que no existían medios de comunicación que permitiera a la gente saber que el sistema de subterráneos de la ciudad había sido detenido debido a los ataques. Más aún, quienes respondieron las preguntas y vivían fuera de la ciudad, mostraron mayor tendencia a abandonar la zona inmediata que aquellos que vivían en la ciudad. La comunicación inmediata, dice Zimmerman, es crucial para que las personas puedan identificar una situación potencialmente riesgosa y sobreponerse a otra creencia común durante una real negación de la emergencia de una amenaza.

Zimmerman se encuentra trabajando en un estudio de seguimiento que comparará los comportamientos de los evacuados dentro y fuera de las torres durante los ataques. El análisis adicional podría suministrar una mayor comprensión en relación al cumplimiento de procedimientos específicos de emergencia, tales como la indicación a todos los ocupantes de la Torre 2 de permanecer en el interior del edificio una vez que el primer avión impactara en el edificio vecino. “Esa indicación fue absolutamente la correcta para ese momento”, dice Fahy. “Había escombros cayendo, y una respuesta masiva del departamento de bomberos. No servía de ayuda el permanecer en medio del camino. Nadie pensó que habría un segundo avión en este punto. Nadie pensó que las torres se derrumbarían.”

http://www.nfpajournal-latino.com/

Posted in 11/S, Comunicaciones, Monografias / Articulos / Investigaciones, NFPA Journal, Prevencion, Proteccion civil, Psicologia en la emergencia, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en NFPA Journal. Patrones de Vuelo

UNION INTERNACIONAL DE TELECOMUNICACIONES. Convenio de Tampere.

Posted by Firestation en 26/04/2010

uitlogo

UNION INTERNACIONAL DE TELECOMUNICACIONES

Convenio de Tampere

sobre el suministro de recursos de telecomunicaciones
para la mitigacion de catastrofes y las operaciones
de socorro en caso de catastrofe

Articulo 1 Definiciones
Articulo 2 Coordinacion
Articulo 3 Disposiciones generales
Articulo 4 Prestacion de asistencia de telecomunicaciones
Articulo 5 Privilegios, inmunidades y facilidades
Articulo 6 Terminacion de la asistencia
Articulo 7 Pago o reembolso de gastos o canones
Articulo 8 Inventario de informacion sobre asistencia de telecomunicaciones
Articulo 9 Obstaculos reglamentarios
Articulo 10 Relacion con otros acuerdos internacionales
Articulo 11 Solucion de controversias
Articulo 12 Entrada en vigor
Articulo 13 Enmiendas
Articulo 14 Reservas
Articulo 15 Denuncia
Artculo 16 Depositario
Articulo 17 Textos

Posted in Comunicaciones, Proteccion civil | Comentarios desactivados en UNION INTERNACIONAL DE TELECOMUNICACIONES. Convenio de Tampere.

Comunicaciones en emergencias. Codigos (Fonetico, Morse, Q) y abreviaturas.

Posted by Firestation en 14/12/2009

Código Fonético Internacional

El Código Fonético Internacional, también denominado Código ICAO, se utiliza para transmitir por vía oral cualquier tipo de información pero principalmente cuando se trata números o términos en los que es vital su correcta escritura y entendimiento, a pesar de ambigüedades o dificultades idiomáticas.

Por medio de un acuerdo internacional entre se decidió crear un alfabeto fonético para uso universal en radio transmisiones internacionales que está basado en el abecedario inglés (idioma acordado para uso aeronáutico internacional). Además de ser usado en transmisiones aeronáuticas reguladas por OACI (civiles) es usado en transmisiones de carácter militar, es el alfabeto estándar de la OTAN, y radioaficionados de todo el mundo.

Código Morse

El Código Morse o también conocido como Alfabeto Morse es un sistema de representación de letras y números mediante señales emitidas de forma intermitente.

Fue desarrollado por Alfred Vail mientras colaboraba en 1835 con Samuel Morse en la invención del telégrafo eléctrico. Vail creó un método según el cual cada letra o número era transmitido de forma individual con un código consistente en rayas y puntos, es decir, señales telegráficas que se diferencian en el tiempo de duración de la señal activa. La duración del punto es la mínima posible. Una raya tiene una duración de aproximadamente tres veces la del punto. Entre cada par de símbolos de una misma palabra existe una ausencia de señal con duración aproximada a la de un punto. Para la separación de palabras transmitidas el tiempo es de aproximadamente tres veces el de la raya.

En la actualidad, el alfabeto Morse tiene aplicación casi exclusiva en el ámbito de los radioaficionados, siendo exigible frecuentemente su conocimiento para la obtención de la licencia de radioperador aficionado hasta el año 2005; desde entonces, los organismos que conceden esa licencia en todos los países están invitados a dispensar del examen de telegrafía a los candidatos al examen.

También se utiliza en la aviación mediante instrumentos para sintonizar las estaciones VOR. En las cartas de navegación esta indicada la frecuencia junto con una señal Morse que sirve, mediante radio, para confirmar que ha sido sintonizada correctamente.

Código Q

Para transmitir un lenguaje rápido y preciso y romper las barreras idiomáticas, los radioaficionados hemos adoptado un lenguaje mundial en las radiocomunicaciones, creando un código de tres letras, precedidas siempre por la letra “Q”. Aunque se dice que originalmente de creó para ser usado en telegrafía (CW), muchos radioaficionados en el mundo lo utilizan en fonía.

El siguiente es un listado de las abreviaturas más utilizadas por los radioaficionados en las modalidades de Morse y Modos Digitales (PSK, RTTY, AMTOR).

https://copy.com?r=tELdUu

Posted in Comunicaciones, Desastres Naturales, Manuales, Proteccion civil | 4 Comments »

Globo de comunicaciones de emergencia.

Posted by Firestation en 17/11/2009

El pasado 24 de julio, el CECOES 1-1-2 de la Comunidad Autónoma de Canarias realizó una de las  primeras pruebas que se llevan a cabo en España del lanzamiento de un globo de comunicaciones para la mejora de la gestión de las emergencias, ya que garantiza las radiocomunicaciones, resultando de vital importancia en caso de catástrofe, emergencia o calamidad pública, según informó el Gobierno de Canarias en una nota.

En otros países como Holanda, cada año un grupo de radioaficionados lanza un globo meteorológico dotado con equipos de radio. En el lanzamiento de 2009 el globo llevaba una baliza de VHF, un transpondedor FM de banda cruzada UHF/VHF y un transmisor de televisión de aficionados (ATV) en la banda de 13 cm que emitía las imágenes tomadas por una cámara. En este artículo de PE1MEW se realiza un análisis sobre la cobertura radioeléctrica real del globo y las estimaciones realizadas con Radio Mobile, a distintas altitudes.

Posted in Comunicaciones | Comentarios desactivados en Globo de comunicaciones de emergencia.

Sistemas de comunicaciones TETRA. Sistema Motorola de radiocomunicaciones Dimetra IP Compact

Posted by Firestation en 16/02/2009

tetramot

Posted in Comunicaciones, Equipos/Instrumentos, Marcas Comerciales | Comentarios desactivados en Sistemas de comunicaciones TETRA. Sistema Motorola de radiocomunicaciones Dimetra IP Compact

Trunking Digital TETRA. Sistemas de comunicaciones TELTRONIC.

Posted by Firestation en 16/02/2009

DT-410
Terminal de Despacho TETRA, especialmente diseñado para uso en sobremesa.
HTT-500, Nuevo portátil TETRA
El HTT-500 es un terminal moderno y potente, su diseño ha incorporado los últimos avances tecnológicos.
MDT-400
Tecnología digital para las comunicaciones profesionales.
NEBULA, sistema TETRA de Teltronic
Infraestructura TETRA de 2ª generación, desarrollada íntegramente por Teltronic. 100% estructura interna basada en Ethernet / IP.

Posted in Comunicaciones, Equipos/Instrumentos, Marcas Comerciales | Comentarios desactivados en Trunking Digital TETRA. Sistemas de comunicaciones TELTRONIC.

 
A %d blogueros les gusta esto: