FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 659 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,820,294 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Espumas’ Category

Gestion de espumas anti-incendios que contengan PFOS o sustancias relacionadas

Posted by Firestation en 01/04/2017

Posted in Agentes Extintores, Espumas | 1 Comment »

Water and other extinguishing agents. Agua y otros agentes extintores. RÄDDNINGS VERKET.

Posted by Firestation en 23/05/2016

msb RV

Posted in Agentes Extintores, Agua, Espumas, Halones y Sustitutos, Hidraulica, Incendios, Manuales, Polvo Quimico, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Water and other extinguishing agents. Agua y otros agentes extintores. RÄDDNINGS VERKET.

Humectantes y retardantes. Mecanismo de actuacion en el incendio.

Posted by Firestation en 28/09/2015

Esta entrada comprende la recopilacion de varios articulos publicados originalmente en FuegoLab http://fuegolab.blogspot.com.es/ Bitácora de divulgación científica sobre incendios forestales y experimentos de combustión en laboratorio.
Por su especial interes y claridad de explicaciones me ha parecido relevante incluirlo aqui para mayor conocimiento de todos aquellos que trabajamos en los fuegos forestales.

Hace unos días se divulgó en redes sociales un interesante vídeo del U.S. Forest Service donde se muestra el efecto de los denominados “productos químicos retardantes de llama”. El verano pasado escribí un post al hilo de un estudio divulgado en medios generalistas sobre los efectos ecológicos de estos productos al ser lanzados por los medios aéreos durante los incendios forestales. Comienzo una serie de secuelas de “Retardando que no es poco” y nos vamos a poner un poco más técnicos para saber cómo actúan dichos productos y por qué suponen una gran ayuda para los medios de extinción si se emplean con sentido común, teniendo en cuenta sus ventajas, inconvenientes y también sus limitaciones.
Fuente

 

En el mercado hay una abundante gama de productos químicos retardantes de llama y, sin querer perjudicar a ningún fabricante, me limitaré a comentar los que tradicionalmente el MAGRAMA y las Comunidades Autónomas en España han venido usando en sus bases sin perjuicio de nuevos productos.
La división clásica de los tipos de productos químicos empleados en la lucha contra incendios ha sido atendiendo a su diferente efecto durante la combustión y su uso en los incendios:
  • Retardantes de corto plazo (generalmente los encontramos formando espumas o geles) debido a que su efecto dura poco tiempo y su eficacia desaparece al evaporarse el agua. Por tanto suelen usarse en ataque directo a las llamas.
  • Retardantes de largo plazo, su efecto es más duradero porque afecta al proceso químico de combustión y no depende de la presencia de agua para mantener su eficacia, Por tanto suelen usarse en ataque indirecto como apoyo a lineas de control en incendios.
En este post hablaremos de los retardantes de corto plazo y en siguientes entregas describiremos los retardantes de largo plazo
En primer lugar debemos explicar por qué el agua es un buen extintor de incendios. Es bien conocido el poder del agua para disminuir la inflamabilidad de los combustibles, dificulta su capacidad de arder pero también disminuye la emisión de energía producida en fase de llama en caso de un frente activo. Cuanto más pequeña sea la gota de agua en contacto con el sólido, aumenta la cantidad de superficie de agua expuesta al calor y por tanto mayor es su capacidad de “robar” energía y enfriar el frente de llama. Este vídeo, que ya he puesto en una entrada anterior, muestra la eficacia del agua (árbol regado a la derecha, frente a no regado a la izquierda) en un fuego doméstico de un árbol de Navidad:
Sin embargo, el agua sin aditivos tiene importantes limitaciones cuando se enfrenta a un fuego forestal. En primer lugar porque debido a su elevada tensión superficial y baja viscosidad, drena rápidamente al suelo al contactar con el combustible, que además suele presentar sustancias impermeables que evitan la penetración de líquidos; en segundo lugar porque la energía desprendida por el frente de llama en muchas ocasiones es más que suficiente para evaporar el agua antes incluso de que entre en contacto con el combustible, llevando a cero su capacidad de humectar la vegetación y afectar a la propagación del fuego; y en tercer lugar por el efecto erosivo del aire sobre la partícula de agua, que hace que se disgregue en pequeñas gotas, a su vez fácilmente arrastradas por la propia convección del incendio. Además, en el medio forestal, la dosis de aplicación de agua es limitada ya que no se dispone de bocas de presión para incendios (hidrantes) como en el medio urbano. Es evidente que, aun con dificultades, si dispusiéramos de cantidad de agua ilimitada se termina sofocando un incendio ¡Pero esto es casi imposible en el medio forestal! Se calcula que las dosis aplicables para ser eficaces oscilan entre 1 y 2 litros por metro cuadrado (¡lo que le echas a tus plantas cuando las riegas!) ya que, al tener cantidades de agua disponibles limitadas, aplicar mayores dosis sería en detrimento de la superficie tratada. En estas circunstancias el agua necesita ayuda, su efecto humectante no es suficiente.

Pero ¿que ventajas tiene una espuma con respecto al agua si prácticamente son agua? Los retardantes de corto plazo son las denominadas “espumas” que se consiguen mediante la aplicación al agua de productos químicos que pueden denominarse espumógenos o humectantes (ambos son el mismo producto ya que sólo se diferencian en la dosis de concentrado añadido al agua) . Son productos tensoactivos cuyo objetivo es disminuir la tensión superficial del agua, esto es, adherirse lo mejor posible al combustible para que el agua impregne bien por capilaridad y se mantenga en contacto con el mismo ¿Cómo lo consigue? Existen sustancias químicas denominadas anfilílicas, esto es, tienen doble afinidad, polar-no polar. Esto les permite adherirse a las moléculas de agua por su enlace polar y orientarse hacia las zonas de interfase con aire en su zona apolar, formando burbujas.

Moléculas anfilílicas que en contacto con el aire se orientan formando burbujas
Formación de una pompa de jabón, base química de una espuma humectante empleada en la lucha contra incendios Fuente

 

Por tanto el poder humectante de la espuma se debe al “anclaje” de las cadenas apolares sobre la superficie que se desea mojar, así se impide que el agua que se aplica sobre la vegetación forme gotas que resbalen sin adherirse, lo que anularía la eficacia del tratamiento. La formación de la película de espuma sobre la superficie es también una ventaja porque disminuye la disponibilidad de oxígeno superficial para producir llama. Pongamos un ejemplo sencillo. Si tras una dura jornada de trabajo (por ejemplo apagando un fuego) nos lavamos las manos sin jabón, necesitaremos gran cantidad de agua para desprender la suciedad. El jabón forma espuma y permite que penetre el agua en los poros de la piel, facilitando la limpieza de la suciedad con menor cantidad de agua (también es el principio activo de los detergentes para la ropa) . El efecto en la vegetación es similar, obligando además al fuego a consumir más energía para evaporar el agua disponible y permitiendo por tanto reducir el volumen necesario de agua para humectar la misma superficie.

Ejemplos de cómo la disminución de la tensión superficial le permite
a la espuma adherirse mejor al combustible (fotos @J_Enfedaque)

De entre la gran variedad de espumas usadas en la lucha contra incendios, las usadas en extinción de incendios forestales son del grupo denominado “espumas mecánicas” o “de aire” ya que es una solución de agua, espomógeno concentrado (tensoactivo) y aire. La forma de introducir el aire en la disolución se hace de manera mecánica, esto es, necesitamos algún tipo de dispositivo que introduzca aire en la mezcla ¿creéis que esto es complicado?

Si este tipo puede generar espuma y además hacerse un selfie, tú también puedes.  Fuente

 

Es algo parecido a la espuma del baño generada por el jabón líquido. Cuando añadimos, sin más, el jabón al agua de la bañera, sólo se genera espuma si agitamos la superficie del agua, introduciendo con ello aire del exterior. En este caso el medio mecánico adquiere la forma de “brazo humano mezclador”. Otra opción, que yo usaba siempre con los baños mi hija, es añadir el jabón directamente al grifo de agua conforme está saliendo, lo cual arrastra el aire hacia la bañera generando espuma con mucha más facilidad. Como ahora casi todos los grifos tienen en la boquilla una rejilla expansora, la entrada de aire es mucho más eficaz ya que el chorro de agua procedente del grifo lleva ya aire mezclado. Este sencillo sistema mecánico es lo que se usa cuando se aplica la espuma desde medios terrestres, ya sea un camión autobomba o una mochila manual: rejillas expansoras a la salida de la manguera o la lanza de la mochila ¿fácil no? Una buena expansión con estas lanzas profesionales puede ampliar el volumen del agua ¡entre 20 y 200 veces!
Expansor doméstico similar a los utilizados por los bomberos forestales Fuente
Aplicación de espumas por medios terrestres Fuente
Esquema (Fuente) y foto (@J_Enfedaque) de dispositivo profesional para aplicación de espumas

 

En el caso de los medios aéreos la expansión mecánica de la espuma es algo diferente y más parecido al grifo del baño. Los helicópteros de extinción disponen de un dosificador de espumógeno concentrado para la descarga del llamado “helibalde” o “bambi”, esa “bolsa” llena de agua que cuelga de la aeronave y que vemos con frecuencia en los reportajes de televisión. Cuando se realiza una descarga, el espomógeno se aplica automáticamente con la dosis programada, con lo cual lo que se lanza es ya una mezcla preparada para convertirse en espuma ¿cómo? ¿un expansor XXXL? Mucho más sencillo. La espuma se expande simplemente por gravedad: la mezcla de agua y espumógeno entran en contacto con el aire a la alta velocidad generada por el peso del agua del helibalde y el avance de la aeronave, convirtiéndose en el expansor mecánico perfecto.
Fuente

 

La espuma tiene un tiempo corto antes de empezar a “romperse” (o tiempo de drenaje de la espuma, de ahí su clasificación como “de corto plazo”). Siguiendo con el símil de la bañera, todos hemos comprobado alguna vez que si echamos mucho jabón, al principio la capa superficial de espuma es muy densa y abundante (como en el baño del amigo Cesc), incluso podemos colocar objetos poco pesados (algún juguete de bebé por ejemplo) que no entra en contacto con el agua de la bañera (disminución de la tensión superficial). Pero si dejamos unos minutos sin remover, deja de entrar aire externo y aumenta su tensión superficial, ya no se mantienen encima los juguetes más pesados de los niños porque la espuma se empieza a “romper” (a “drenar”) y empezamos a ver el fondo de la bañera. Algo parecido también ocurre con la espuma de cerveza, y es lo que diferencia una cerveza bien “tirada”, que mantiene su espuma la duración de la caña o la pinta, de otra que se rompe (drena) con facilidad y terminamos sin rastro de espuma en el vaso.
Cerveza con espuma que empieza a romperse frente a una buena caña Fuente

 

Este efecto es mucho más evidente cuanta menos concentración de espumógeno tengamos (menos cantidad de jabón) o menor cantidad de aire hayamos conseguido introducir en la mezcla (cerveza mal tirada). Los espumógenos forestales son productos muy perfeccionados y las concentraciones eficaces son bajísimas, oscilando entre el 0,1% y el 1% en peso, esto es, menos de 1 gramo de producto por litro de agua es suficiente para generar una buena “fiesta de la espuma forestal”, cuando se expande correctamente claro. No obstante debido a las altas temperaturas en verano que se incrementan por la meteorología propia del incendio, la mezcla agua-concentrado drena con mayor facilidad, el agua se evapora y por tanto la espuma se “rompe” en un “corto plazo”. Aun así, un buen espumógeno con la dosis adecuada debería soportar sin drenar unos 30 minutos. Su aplicación se realiza por eso en ataque directo con presencia de medios terrestres ya que por sí sola sólo es capaz de extinguir fuegos de baja intensidad, por ejemplo en conatos, fuegos incipientes o flancos del incendio. En cambio suponen una gran ayuda a los medios terrestres al disminuir la intensidad del fuego, refrescar el ambiente y poder sofocar el fuego con otras herramientas como el batefuegos o haciendo una línea de defensa con mayor seguridad.
La brigada helitransportada es apoyada por descargas de espumas. Fuente

 

 

La expansión y eficacia de las espumas en la lucha contra incendios se contrasta mediante sencillas pruebas de laboratorio al compararlas con el agua. En el protocolo desarrollado en el INIA se aplican espumas a diferente concentración y dosis a una muestra de acícula de pino situada sobre una mesa de quemas. Para forzar un poco los productos y simular condiciones de verano alguno de los ensayos se realizan tras el paso de la muestra tratada por una estufa a 42ºC durante 30 minutos y comprobar con ello la facilidad o dificultad para drenar en condiciones similares a las que se aplican en campo comparando su eficacia para detener el fuego respecto al agua.

Ensayos INIA de coeficiente de expansión  y drenaje de espumas (arriba) y de eficacia de espumas (abajo).
La gráfica muestra la eficacia de la espuma con respecto al agua (línea azul)
Los productos químicos empleados en la lucha contra incendios es uno de esos casos poco frecuentes en el mundo forestal donde existe una verdadera cadena investigación-desarrollo-innovación, se utilizan equipos multidisciplinares para el desarrollo de productos y aplicaciones (químicos, físicos, forestales, industriales, etc.) y entran en contacto aspectos de la ciencia y de la técnica para solucionar un problema real en los que participan empresas y administración con un objetivo común: mejorar la seguridad de los bomberos forestales y la eficacia en la extinción de incendios.

Retardantes.

¿Por qué arden las plantas? A estas alturas ya deberíais saberlo, pero como hay nuevos seguidores que no se han leído todas mis entradas os refresco la memoria que en este tema se la debemos claramente a Prometeo. La típica reacción química que se produce cuando arde la vegetación es la siguiente:

Celulosa (CHO)n + Oxigeno (O2) + calor —–> Agua (H2O)+Dióxido de carbono (CO2)+Energía

Por tanto hacen falta estos tres elementos para que exista combustión con llama: el conocido triángulo del fuego: celulosa (vegetación), oxígeno y calor ¿Podemos interrumpir esta reacción en cadena? Al hablar de los retardantes de corto plazo, ya explicamos que la estrategia de las espumas es humectar y enfriar, esto es, actuar sobre el “calor” y en menor medida dificultar la llegada de “oxígeno” al entorno del combustible mediante la generación de una capa de espuma con baja tensión superficial. Pero los retardantes de largo plazo son mucho más sutiles, no en vano llevan mucha ciencia y tecnología detrás, basados en la química de esta reacción de combustión.

Los retardantes de largo plazo más utilizados en la lucha contra incendios son los denominados Polifosfatos. Son sales muy similares a los fertilizantes usados en agricultura y se preparan generalmente con concentraciones de 1:5 en agua, esto es, 200 ml de producto por cada litro de agua. El rojo contrasta muy bien con el verde o el amarillo de la vegetación, por eso se tiñen de colores rojizos para poder ser visualizados por el piloto, el coordinador de medios aéreos, el director de extinción y los propios bomberos forestales. De esta manera se puede planificar y dar instrucciones precisas de las sucesivas descargas de la aeronaves durante la extinción de incendios. Todos los colorantes, viscosantes, anticorrosivos que presenten deben ser biodegradables e inocuos para el medio ambiente y la salud de los combatientes, para lo cual las empresas tienen especial cuidado en la elaboración de sus productos que deben pasar unas exigentes pruebas de verificación antes de su salida al mercado o para optar a concursos públicos.

Su eficacia es independiente de la presencia de agua porque su acción es directa sobre el componente “combustible forestal” de la reacción de combustión vegetal. Por tanto se suele usar en ataque indirecto, esto es, para crear lineas de control antes de que llegue el frente de llamas, disminuir la intensidad del fuego y de esta forma poder ser controlado por los bomberos forestales. Pero ¿cómo lo hace? Creo que en el esquema de la Figura 1 lo vais a entender bien.

Figura 1. Esquema del funcionamiento de un polifosfato amónico durante un incendio forestal
Adaptado de Vicente Mans (2015) Apuntes Máster Fuego: Ciencia y Gestión Integral

 

Siguiendo los elementos generados en las diferentes reacciones, podéis comprobar cómo la “magia” de la química hace que la reacción en cadena habitual de oxidación de la celulosa (a la derecha del esquema) se interrumpa sin más que “secuestrar” los grupos -OH que la componen. Efectivamente, la sal amónica se descompone en amoniaco gaseoso y ácido polifosfórico, que tiene una gran avidez por “apoderarse” de los grupos -OH de las cadenas de celulosa del material vegetal. La celulosa no puede oxidarse en presencia de calor con lo que ¡no puede producirse llama porque no hay triángulo del fuego! El resultado es la formación de otro ácido, el ortofosfórico, y un residuo de carbón que aparece de color “negruzco” en contraste con el color “grisáceo” de la ceniza. De esta manera la celulosa se consume pero ¡sin generar llama! y no emite energía significativa en su combustión, con lo que poco a poco se va extinguiendo el frente. Pero el retardante sigue teniendo escondido un as en la manga. En el caso de que siga existiendo emisión de energía procedente de vegetación que arde, el ácido ortofosfórico se vuelve a transformar en ácido polifosfórico repitiéndose el proceso, con lo que tenemos una reacción en cadena “a la inversa”, esto es, en presencia de más calor el producto sigue siendo eficaz y termina por extinguir la llama, o al menos reducir mucho su intensidad.

El ensayo presentado es muy exigente ya que después de la aplicación del tratamiento con producto retardante a la acícula de pino, se introduce en estufa a 42ºC durante 90 minutos simulando condiciones de verano y es en ese momento cuando se procede al ensayo, eliminando por completo la acción humectante del agua (recordemos que la mezcla es un 80% agua). Pero si el producto es tan eficaz incluso sin agua ¿por qué no se detiene inmediatamente la combustión con llama y avanza unos centímetros, aunque con mucha menor intensidad? ¿Por qué a pesar de realizar descargas de retardantes con la aeronaves es necesaria la actuación de medios terrestres para sofocar definitivamente el fuego? La respuesta la podemos ver aquí:

Acícula de pino tratada con retardante de largo plazo y secada en estufa a 42ºC durante 90 minutos
Fotografía: Laboratorio de incendios forestales del INIA

En la fotografía se muestra la zona inferior de la capa de acículas tratadas, la que estaría más cercana al suelo en condiciones de campo. Podéis apreciar que el color rojizo del retardante no está perfectamente repartido, hay parte de las acículas poco impregnadas. Este es el punto débil de los retardantes de la largo plazo: que siga la reacción en cadena de combustión con llama en aquellas zonas no recubiertas de polifosfato amónico (parte derecha del esquema de la figura 1) y que por tanto la eficacia del retardante se vea limitada por la presencia de material no tratado que continúa ardiendo. En este reportaje del USDA Forest Service  se compara el comportamiento de una capa de acículas sin tratar respecto a una tratada: el retardante disminuye mucho la velocidad de propagación y la altura de llama media aunque no es infalible, puesto que la parte inferior de la hojarasca sin tratar termina por arder.

La acícula tratada con polifosfato amónico en esta demostración llevaba una semana secándose, con lo que el retraso de la propagación se debe exclusivamente a la presencia del retardante de largo plazo y su eficacia ha estado condicionada por su capacidad de impregnar la mayor cantidad de combustible posible. Se puede comprobar al final del ensayo la cantidad de combustible consumido en sendas bandejas, lo que indica la menor intensidad generada por el tratamiento y por tanto la mayor capacidad de los medios de extinción para realizar un ataque directo que termine extinguiendo el frente de llama.

 

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Incendios Forestales, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Humectantes y retardantes. Mecanismo de actuacion en el incendio.

Curso de hidraulica basica para bomberos

Posted by Firestation en 06/06/2015

hidraulica basica

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Bombas Vehiculos, Espuma, Espumas, Hidraulica, Instalaciones de Agua, Manuales, Tecnicas de Intervencion | 5 Comments »

Catalogo instalaciones contra incendios FIREX

Posted by Firestation en 09/01/2015

image006

Posted in Agentes Extintores, Agua, Espumas, Extintores, Gases / CO2, Halones y Sustitutos, Marcas Comerciales, Materiales, Polvo Quimico, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Catalogo instalaciones contra incendios FIREX

Manual de instalaciones contra incendios demsa. Espumas 2013.

Posted by Firestation en 24/10/2013

image011

Cedido expresamente a este sitio por demsa

image012

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Manuales, Marcas Comerciales, Materiales, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Manual de instalaciones contra incendios demsa. Espumas 2013.

Manual seguridad contra incendios y Agentes Extintores

Posted by Firestation en 14/07/2013

Libro Seguridad contra incendios

Descargar pdfEdición actualizada 2013

Manual de espumas sintéticas

Descargar pdfEdición actualizada 2013

Manual de polvos químicos secos

Descargar pdf

Manual de Gases Limpios

Descargar pdf

Manual de empresas Prevención de incendios

Descargar pdf

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Extintores, Fisica y Quimica del Fuego, Gases / CO2, Halones y Sustitutos, Manuales, Marcas Comerciales, Materiales, Polvo Quimico, Prevencion, Sistemas fijos de extincion, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Manual seguridad contra incendios y Agentes Extintores

NFPA Journal Latinoamericano. Los desafíos de los depósitos.

Posted by Firestation en 03/02/2013

Por Richard Gallagher

NFPA 13Dado que, para los bomberos resulta cada vez más difícil proteger los depósitos, un panel de expertos ofrece tres esquemas de protección fija de incendios, diseñados para lograr una extinción completa.

[Para leer esta nota con todos los cuadros haga clic aquí para leer la versión en PDF]

No existe duda alguna, de que los rociadores automáticos desempeñan un papel esencial en el control de los incendios en depósitos, pero NFPA 13, Instalación de sistemas de rociadores, reconoce que los rociadores por sí solos no están previstos para apagar tales incendios. Lo que está previsto es que los rociadores puedan controlar o disminuir un incendio; NFPA 13 define los conceptos de control de incendio y supresión de incendio, y el Manual de Sistemas de Rociadores Automáticos de NFPA ofrece una mayor profundización en el tema. Pero siempre se espera que los bomberos sean los que vayan y realicen la extinción final del incendio en forma manual.

Sin embargo, esto es cada vez más difícil de hacer, ya que los riesgos asociados con los depósitos en donde se realiza un combate de incendio manual, han aumentado en los últimos 60 años. Los depósitos de la actualidad son más grandes, más altos, se encuentran llenos de más mercadería, y contienen mayores cantidades, y más variedad, de productos básicamente más peligrosos que en el pasado. Resulta algo común ver depósitos en parques industriales que superan el equivalente a 10 o más canchas de fútbol americano; algunos alcanzan las 30 canchas o incluso más. Estos enormes depósitos también cuentan con techos de una altura que va de los 30 a 40 pies (9.1 a 12.1 metros); en donde se instalan sistemas automáticos de almacenamiento y recuperación, la mercadería puede colocarse en estanterías a 100 pies (30.5 metros) o más sobre el nivel del suelo. Las exigencias económicas y de eficiencia de los depósitos requieren la necesidad de potenciar al máximo la altura de almacenamiento y reducir la superficie del suelo sin usar, lo que significa reducir la cantidad y el tamaño de los pasillos. La mayor ventaja puede lograrse mediante el almacenamiento en pilas o en estanterías de hileras múltiples. Además, ciertos productos almacenados, como plásticos y aerosoles, representan un peligro de incendio significativamente mayor en relación a los combustibles comunes.

En vista del riesgo cada vez mayor, cabe la pregunta: ¿resulta razonable esperar que los bomberos ingresen a un depósito para apagar un incendio controlado por rociadores? Aunque ha habido muchos avances en cuanto a vestimenta de protección y equipamiento manual de combate de incendio, los adelantos no han abordado los desafíos del combate de incendios en depósitos. Consideremos la responsabilidad de un oficial de bomberos a cargo del incendio de un depósito controlado por rociadores. El oficial a cargo tendrá una serie de preguntas cruciales para abordar, pero pocos recursos que brinden la información precisa que resulta necesaria para lograr decisiones eficientes. En un edificio lleno de humo, ¿cómo se sabe si los rociadores están controlando el incendio del depósito? ¿Cómo podemos saber si los rociadores están manteniendo todo el acero del edificio a bajas temperaturas y estructuralmente sólido? ¿Cómo podemos saber si en algún lugar la mercadería se halla inestable y con riesgo de desplomarse debido a daños provocados por el incendio o por el agua? ¿Cómo podemos saber cuándo se ha extinguido el incendio, o cuándo es el momento de ventilar el edificio y apagar los rociadores? ¿Cómo pueden los bomberos ingresar y manejar de manera segura toneladas de mercadería colocadas en pilas o estanterías por encima de ellos? En esos momentos críticos, los oficiales de bomberos no tienen otra opción más que adivinar y entonces, en cada vez más casos, están tomando la sensata decisión de no arriesgar a su personal en un esfuerzo incierto de salvar bienes que quizás ya están perdidos.

Mientras que se espera que, dentro de límites razonables, el departamento de bomberos pueda manejar los incendios de depósitos , deben comprenderse y establecerse cuáles son eso límites. Para aquellos depósitos no comprendidos dentro de los límites razonables, existe la necesidad de soluciones imaginativas para no sólo controlar, sino para extinguir los incendios en dichas estructuras sin la intervención de seres humanos.

Para iniciar un debate sobre posibles soluciones, la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios organizó un taller sobre depósitos de alto riesgo durante el Simposio de Investigación y Aplicaciones de Supresión y Detección, o SUPDET (por sus siglas en inglés) llevado a cabo en febrero de 2010 en Orlando, Florida. El taller se centró en el estudio de un caso hipotético de un depósito con almacenamiento en altura en una comunidad rural, una ubicación común de los mega-depósitos de hoy en día, debido en parte a la disponibilidad de tierra económicamente accesible. El depósito del caso de estudio medía 55 pies (16.7 metros) de ancho, 150 pies (45.7 metros) de largo, y 70 pies (21.3 metros) de alto, estaba construido en acero y almacenaba plásticos de Grupo A en una configuración de estanterías múltiples de 13 niveles de 65 pies (19.8 metros) de altura. El almacenamiento se manejaría mediante un sistema automático de almacenamiento y recuperación con funcionamiento en pasillos de 5 pies de ancho. La estantería principal tendría un ancho de cuatro cargas de pallets. El jefe de bomberos local dice que los bomberos sólo ingresarían al edificio en un esfuerzo para rescatar personas que pudieran salvarse.

Frente a una serie de condiciones que desafiaban la inteligencia convencional, se dieron un grupo de presentaciones en el taller, de las que emergieron visiones de avanzada sobre enfoques de protección de incendio fija diseñados para extinguir el incendio sin la intervención del departamento de bomberos. Entre las presentaciones encontramos tres trabajos que utilizaron sistemas de protección de incendio comercialmente disponibles aplicados de maneras poco convencionales. Presentamos aquí dichos métodos sólo a manera de posibilidades hipotéticas en forma conceptual, no como realidades de ingeniería detalladas que han sido analizadas por la comunidad de protección de incendios o que se han sometido a análisis científicos rigurosos. El objetivo es fomentar el debate de un tema de importancia fundamental para la industria, las empresas aseguradoras, el departamento de bomberos y las organizaciones creadoras de normas, como la NFPA, y estimular futuros trabajos a fin de crear soluciones tanto realistas como efectivas en relación a los costos.


ESFR + Dióxido de carbono

Concepto de Aon Fire Protection Engineering (Denominada antiguamente Schirmer Engineering)

CONCEPTO – Este concepto utiliza rociadores con espacio de conducto de supresión temprana y respuesta rápida (ESFR, por sus siglas en inglés) como supresión primaria, complementado por dióxido de carbono, un agente que ya se encuentra comercialmente disponible, probado en aplicaciones de protección de incendio, y que puede transportarse por tuberías por largas distancias utilizando su propia presión almacenada. (NFPA 12, Norma para sistemas extintores de dióxido de carbono, brinda una orientación para aplicar sistemas de dióxido de carbono).

El dióxido de carbono es el agente extintor de incendios ideal para líquidos inflamables, riesgos eléctricos y ocupaciones sensibles al agua. Cuando se descarga, el sistema de dióxido de carbono no deja ninguna clase de residuos. Esto significa que no contribuye al alcance de la contaminación durante un incendio, y no agrava las condiciones para la limpieza después de un incendio. El concepto divide el espacio en zonas altas y bajas; las zonas altas son protegidas solamente por los rociadores ESFR, mientras que las zonas bajas reciben la protección de los rociadores ESFR en la parte superior de la zona, y se complementa la acción con la aplicación de dióxido de carbono para reducir el contenido de oxígeno en la zona hasta el punto en donde las llamas abiertas no resultan posibles. Las zonas bajas estarán reservadas para los riesgos de almacenamiento más difíciles. Mientras que el modelo utiliza dióxido de carbono sólo en las zonas más bajas, sería interesante considerar su uso también en las zonas altas.

ESQUEMA – Se instalan barreras horizontales y verticales sólidas en las estanterías para separar el espacio en cuatro zonas de protección, dos zonas bajas de 25 pies (7.6 metros) de altura, y dos zonas altas de 45 pies (13.7) de altura (encima). La distribución en zonas fue propuesta a fin de brindar barreras de protección coherentes con el límite máximo de altura de cielorraso para rociadores ESFR y de limitar el dióxido de carbono que se descargaría en respuesta a un incendio. NFPA 13 brinda orientación sobre materiales de barrera, como placas de metal y madera.

Para protección primaria, se incluyen dos niveles de rociadores ESFR, uno a nivel del cielorraso, diseñado para proteger la parte superior de 40 pies (12.1 metros) de almacenamiento (arriba derecha), y otro nivel ubicado en las estanterías para proteger el almacenamiento a 25 pies (7.6 metros) y por debajo (centro). El diseño se ve mejorado ubicando selectivamente los rociadores ESFR en los espacios de conducto en la parte superior de cada zona. Las boquillas de dióxido de carbono ubicadas en las estanterías se instalan en la segunda, tercera y cuarta fila de almacenamiento de solamente una zona baja, entre 15 pies (4.5 metros) y 25 pies (7.6 metros) sobre el nivel del suelo, según se indica en el centro de la ilustración. El dióxido de carbono se almacena en un tanque refrigerado, posiblemente ubicado fuera del edificio, y el gas se envía por tuberías a las boquillas en la configuración de almacenamiento en estanterías en caso de incendio. Dentro de las zonas se ubican dispositivos de detección de calor lineales o de tipo punto.

CÓMO FUNCIONA – La detección de calor en una zona superior dispara la alarma de incendio, y el flujo de agua del sistema ESFR se inicia y continúa hasta que se extinga el incendio (derecha, arriba). En las zonas más bajas, la detección de calor dispara la alarma de incendio, se inicia el flujo de agua del sistema ESFR, y se inicia la descarga del sistema de CO2 con retardo de tiempo y se coordina con el sistema ESFR (abajo izquierda). NFPA 12 requiere este retardo de tiempo para permitir la evacuación del personal y para asegurar el funcionamiento de los rociadores ESFR. El retardo de tiempo de descarga de CO2 a menudo es de 30 segundos, pero puede necesitarse más tiempo para una evacuación completa en instalaciones de mayor envergadura. En la parte inferior derecha, a medida que el sistema ESFR sigue funcionando, comenzando la supresión del incendio y manteniendo la estructura y las estanterías de acero del edificio, se dirige el dióxido de carbono a las boquillas en la configuración del almacenamiento en estanterías y se libera en la zona en donde se encuentra el incendio, extinguiendo el incendio mediante la reducción del oxígeno en la zona protegida.

BENEFICIOS Y DESAFÍOS – El modelo saca provecho de una tecnología conocida y probada en la forma de rociadores ESFR, pero da un paso más al extender la tecnología ESFR utilizando “cielorrasos” mediante la instalación de barreras sólidas y luego introduciendo el rociador ESFR dentro de los espacios de conducto en sólo dos niveles de la estructura de 70 pies (21.3 metros) de altura. Se evita un sistema convencional de rociadores ubicados en las estanterías en todos los niveles.

Un beneficio especial del dióxido de carbono en una configuración de depósito es su capacidad de manejar incendios que involucran productos básicos de alto riesgo, tales como líquidos inflamables y combustibles. En el pasado, se perdieron grandes depósitos cuando la protección de incendio se vio sobrepasada por incendios que involucraban productos básicos de un riesgo mayor al considerado originalmente. Con el paso del tiempo, los productos básicos de riesgo mayor van ingresando paulatinamente al almacenamiento, así como se van reemplazando gradualmente los productos metálicos por productos de plástico. Los productos básicos de riesgo mayor también pueden almacenarse intencionalmente debido a necesidades comerciales. Un ejemplo puede ser un derrame de líquidos inflamables que no entraban en el área normal de almacenamiento de líquidos inflamables.

La seguridad del personal se convierte en una preocupación cuando se considera al dióxido de carbono como sistema de protección. NFPA 12 brinda requisitos para alarmas de evacuación, retardos de descarga para evacuación y requisitos de un sistema de bloqueo y etiquetado para manejar exposiciones asociadas con una liberación inesperada de este gas inerte y asfixiante. Resulta esencial que la instalación de un sistema que utiliza CO2 cumpla al pie de la letra con todos los requisitos de NFPA 12.

Antes de que el dióxido de carbono pueda convertirse en una solución corriente de protección de depósitos, se necesitan investigación, puesta a prueba y listado para dos características específicas del sistema: Un esquema adecuado de detección de incendios ubicado en la estantería para liberar el sistema de dióxido de carbono, y una boquilla para dióxido de carbono para usar en un sistema de estanterías. Un desafío adicional para este modelo es que en la actualidad no se cuenta con rociadores ESFR listados para uso en estanterías. Sería necesario un procedimiento de puesta a prueba y listado para rociadores ESFR de uso en estanterías a fin de respaldar este enfoque de protección tan innovador y prometedor.


Espuma de alta expansión
Concepto de FPI Consortium y Hughes Associates

CONCEPTO La propuesta de espuma de alta expansión hace uso de una solución que ya ha sido probada para detectar incendios de alto riego. La espuma de alta expansión aplicada de acuerdo con NFPA 11, Norma para espumas de baja, media y alta expansión, es un agente de extinción de incendio comúnmente utilizado para proteger hangares de aeronaves, almacenamiento de líquidos inflamables, almacenamiento de papel enrollado, y una serie de otras aplicaciones. El principio de diseño es simple: Utilizar una inundación total en un área dividida en zonas hasta una profundidad en la que el incendio quede sumergido. El concepto utilizó investigación sobre el uso de espuma de alta expansión para extinguir incendios en espacios a bordo de una embarcación que involucraban pallets de madera y una acumulación de líquidos inflamables. Hughes Associates presentó los hallazgos de esta investigación en la conferencia SUPDET 2009 de la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios.

ESQUEMA Para reducir el requisito total de suministro de agua, se utilizan barreras verticales sólidas o de tela para dividir el espacio en cuatro zonas de protección iguales, como se señala a continuación. Se consideraron dos métodos de detección de calor: Detectores de calor de punto de cielorraso y para estantería, y detección de calor lineal ubicada dentro de las estanterías, con líneas que cambian de frente a parte trasera y de lado a lado en cada nivel de la configuración. También se propuso la detección de llamas para cubrir áreas y pasillos abiertos del edificio. Se ofrecieron los sistemas de detectores por imágenes de video (VID, por sus siglas en inglés) como una opción que puede detectar incendios con o sin llama. Las cámaras de video, indicadas en marrón, se colocarían en las esquinas superiores de las zonas para lograr una cobertura óptima del espacio. Las cámaras también permitirían el monitoreo del nivel de espuma dentro del depósito siguiendo la inmersión inicial de espuma, y permitir el control de la profundidad de espuma utilizando una cancelación manual del sistema de espuma.

El concentrado de espuma se almacena en un espacio térmico en el edificio adyacente con almacenamiento en zonas de poca altura, y se recoge mediante agua enviada por tuberías al edificio de altura en caso de incendio. La solución se envía a grandes generadores de espuma ubicados en el cielorraso; cada cuadrante incluye por lo menos dos generadores, ubicados sobre los pasillos transversales en la parte frontal y trasera del edificio. Cada par de generadores con clasificación de 17.000 cfm (pies cúbicos por minuto) es capaz de llenar una zona protegida en tres a cuatro minutos.

CÓMO FUNCIONA – El sistema de detección dispara la alarma de incendio y el sistema de espuma. El concentrado de espuma se envía a un sistema de dosificación de espuma; alrededor de tres partes de concentrado se mezclan con 97 partes de agua para formar una solución de espuma. La solución de espuma luego se envía a un generador de espuma de alta expansión, en donde una parte de la solución se mezcla con 500 a 1,000 partes de aire para formar la espuma de alta expansión. La espuma se abastece mediante generadores de espuma montados en el cielorraso o en la pared que llenarán por completo la zona protegida y apagarán el incendio.

USO DE ASRS – El modelo utilizó dos visiones del sistema automático de almacenamiento y recuperación (ASRS, por sus siglas en inglés): Una visión consideraba el sistema como una fuente probable de incendio, y si se detecta un incendio, el ASRS se bloqueará para volver a su estación base y apagarse. La otra visión consideraba un sistema automático de almacenamiento y recuperación reforzado que se utilizaría durante un incendio.

Este sistema podría recibir varios usos. En primer término, un sistema de extinción de incendio montado en un pallet equipado con una cámara infrarroja inalámbrica y un extintor de incendio controlado en forma remota podría transportarse al área del incendio y apagar material que se está quemado con o sin llama. El sistema también podría usarse para quitar material ubicado dentro y alrededor del incendio a fin de reducir la carga de combustible. Adicionalmente, el material dañado por el incendio en el área inmediata al mismo podría removerse después de la extinción, aunque esta tarea requeriría medios para manejar las cargas de los pallets que se encuentran dañadas o inestables.

BENEFICIOS Y DESAFÍOS – Un beneficio significativo de la espuma de alta expansión es el tiempo de inmersión de cuatro minutos, que brindaría un rápido control del incendio y una propagación limitada del mismo. La espuma de alta expansión también reduce el nivel de humedad en el material; después de un incendio, las cargas de material en los pallets tienden a mantenerse estables, lo que permite que el sistema automático de almacenamiento y recuperación efectúe una remoción más fácil. Con un suministro de concentrado de espuma que permite un flujo de espuma por 30 minutos, el uso máximo de agua en este escenario quedaría limitado a menos de 18.000 galones; menos que el 20% del requerimiento de agua para los rociadores automáticos, lo que se traduce en menos derrame de agua contaminada. La capacidad de dividir el espacio del depósito en zonas múltiples reduciría aún más la demanda de agua, además de los daños a la mercadería, debido al contacto con la espuma. A diferencia de las barreras más robustas que se necesitan con otros agentes de extinción de incendio, las barreras para espuma de alta expansión pueden incluir cortinas de tela. En los pasillos del depósito, las cortinas pueden cortarse para permitir un movimiento normal y sin obstrucciones del ASRS.

El enfoque por zonas propuesto aquí suscita potenciales preocupaciones, dado que un incendio cercano a una separación de zona podría provocar el funcionamiento de la protección de espuma en más de una zona. Sería necesario el desarrollo de un método de división de zonas más confiable a fin de abordar el problema de los incendios cercanos a las separaciones de zonas. Aunque la cantidad total de agua dentro de la espuma es relativamente baja, todos los productos básicos ubicados dentro de la zona quedarían mojados por la espuma. La mayor parte de los productos básicos deberían poder recuperarse.


Neblina de agua
Concepto de RJA

CONCEPTO Este modelo fue uno de los enfoques más innovadores del taller. El principio de diseño emplea un sistema de clapetas de aire y ventiladores de escape para dosificar la neblina de agua a través de la configuración de estanterías. La neblina de agua es un sistema reconocido de supresión de incendio para una amplia gama de desafíos, desde ocupaciones de riesgo leve tales como salones de baile hasta estaciones plásticas de proceso de productos químicos para salas asépticas, en donde se utilizan líquidos inflamables. NFPA 750, Norma sobre sistemas de protección contra incendios de neblina de agua, brinda orientación sobre la aplicación de sistemas de neblina de agua en donde el sistema ha sido específicamente listado para el riesgo a proteger.

ESQUEMA A diferencia del dióxido de carbono y la espuma de alta expansión, el enfoque de la neblina de agua no involucra la división en zonas del espacio del depósito con barreras horizontales o verticales. El sistema se encuentra diseñado para funcionar automáticamente de un modo dividido en zonas en base a la ubicación del incendio detectado.

Se instala un sistema lineal de detección de calor en cada fila de almacenamiento de la configuración de las estanterías y en el cielorraso por encima de las estanterías.

La pared del depósito compartida con el espacio de poca altura es una cámara de ventilación, una pared que contendría un espacio abierto con acceso al aire exterior. A lo largo de esta pared se colocan una serie de rejillas de aire de reposición. Un número de ventiladores de escape potentes se colocaron a lo largo de la pared opuesta.

Se instalan boquillas de niebla de agua de alta presión a lo largo del frente de las estanterías sobre el lado de las rejillas de aire. Las boquillas corren paralelas a los pasillos en cada nivel de las configuraciones de las estanterías, y se dividen en zonas en forma vertical desde el suelo hasta el cielorraso.

USO DEL ASRS – Se consideró que el sistema automático de almacenamiento y recuperación iba ser reforzado para permitir el funcionamiento durante un incendio. Éste incluiría un sistema autónomo de extinción de incendio montado en un pallet. El sistema de extinción montado en un pallet incorpora una cámara infrarroja para poder ubicar material que se incendia con y sin llama. Una boquilla de supervisión aplicaría hasta 600 galones de espuma de aire comprimido para lograr la extinción final.

CÓMO FUNCIONA – La activación del sistema lineal de detección de calor dispara la alarma de incendio e identifica la ubicación del incendio dentro de la configuración de las estanterías. En forma cercana*, se activan las boquillas de neblina de agua en las zonas verticales apropiadas. También se activan los ventiladores de escape, extrayendo aire a través del ancho del depósito desde las rejillas de aire de reposición ubicadas en la pared exterior opuesta. La neblina de agua descargada se envía a través de la configuración hacia los ventiladores de escape, lo que apaga el incendio.

BENEFICIOS Y DESAFÍOS – Aunque no se realizaron cálculos de demanda de agua para este modelo, se cree que la neblina de agua utilizaría aún menos agua que el enfoque con espuma de alta expansión. En zonas rurales con suministros de agua limitados, la neblina de agua podría ofrecer una opción efectiva en función de los costos respecto de los rociadores automáticos abastecidos por tanques de bombas de incendio y para almacenamiento de agua.

El concepto de combinar neblina de agua y corriente de aire está previsto para reducir la generación de humo y para eliminar del edificio una parte del humo que se está generando. Esto brinda el beneficio de una mejora en la visibilidad dentro del edificio, además del disminuir el potencial de daños a la mercadería provocados por el humo. Sin embargo, este enfoque combinado es nuevo y requeriría puestas a prueba y el desarrollo de pautas de diseño.

Además, tendría que buscarse el desarrollo de un diseño listado de neblina de agua para la extinción de incendios en un depósito, dado que la norma NFPA 750 requiere que tales sistemas cuenten con un listado específico para el riesgo que se está protegiendo.


Hacia nuevas ideas tradicionales: Perspectivas y pasos a seguir

Durante 60 años, las ideas tradicionales nos indicaron que los rociadores pueden controlar o suprimir el incendio de un depósito y que los bomberos lograrán la extinción final. Es hora de reconocer que los depósitos han cambiado, y que las tareas que deben enfrentar los bomberos pueden ser mayores y más peligrosas de lo que fueron cuando se concibieron las ideas tradicionales. El pensamiento pionero e innovador visto en el taller sobre depósitos de alto riesgo pone de manifiesto la existencia de tecnologías disponibles que pueden ofrecer alternativas de costo reducido, efectivas y capaces de apagar incendios en las configuraciones de almacenamiento más difíciles.

Esto conlleva una gran cantidad de ramificaciones para un gran número de grupos de interés, empezando con los bomberos. Las tácticas del departamento de bomberos no han podido seguir acompañar el ritmo de alto crecimiento en el tamaño de los depósitos, los cuales presentan una geometría de almacenamiento que descarta el uso de chorros de manguera y escaleras. Los límites de capacidad de paquetes de aire presentan la amenaza adicional de quedarse sin aire mientras se está muy lejos de la salida. El diseño de los sistemas de supresión de los depósitos modernos deben tener en cuenta las limitaciones inherentes al combate de incendio manual.

Para los gerentes de riesgos, estos depósitos desempeñan un papel crucial en la cadena de suministro de cualquier negocio. Ya sea propio, operado por terceros o mantenido por proveedores, casi todas las industrias utilizan los depósitos para conservar la continuidad de sus negocios. Los gerentes de riesgos a menudo exigen que los depósitos de su cadena de suministro se encuentren protegidos con normas reconocidas de protección de incendio. La eliminación del departamento de bomberos de la ecuación de la extinción final significa que las normas para la protección de incendio fija de estas estructuras deberán cambiar. Como resultado, se solicitará a las organizaciones desarrolladoras de normas, como NFPA, para que adapten las normas existentes, o que creen nuevas normas, a fin de cumplir con los nuevos requisitos de la protección de depósitos. Los diseñadores de protección de incendio ofrecerán referencias a las nuevas normas mientras idean soluciones innovadoras y efectivas en función de los costos para ayudar a proteger estos espacios.

Abrirnos para para alcanzar nuevas ideas de tradicional sabiduría, requerirá una gran cantidad de debates e investigación adicionales para validar los nuevos enfoques sobre la extinción de incendios en depósitos. Además de las necesidades de investigación mencionadas para cada uno de los enfoques presentados aquí, existe una real necesidad de justificar los gastos de investigación y desarrollo para una nueva generación de sistemas de extinción de incendio. Además, existe la necesidad de demostrar que se cuenta con opciones efectivas en función de los costos respecto del uso único de rociadores automáticos. Los beneficios pueden hacerse realidad mediante consideraciones tales como almacenamiento reducido de agua, bombas de incendio más pequeñas, y menores exposiciones a los impactos ambientales y limpieza. Estos beneficios también pueden respaldar las iniciativas ambientales.

También debemos prestar mayor atención al papel de los sistemas automáticos de almacenamiento y recuperación. En la actualidad, no está previsto que los ASRS puedan funcionar de manera confiable durante un incendio. Sin embargo, los ASRS del futuro podrían mejorarse para tolerar calor, agua, humedad y humo, y podrían utilizarse como una herramienta más activa y efectiva dentro del esfuerzo total de supresión. Además, estos sistemas podrían utilizarse para quitar cargas en pallets dañadas por el fuego, húmedas o inestables de las estanterías después de un incendio.

Finalmente, no hay necesidad de hacer participar al departamento de bomberos en más diálogos relacionados con la extinción de incendios en depósitos. ¿Aceptan la extinción de incendios en depósitos como su responsabilidad, o ciertas características de los depósitos como tamaño, altura y nivel de riesgo efectivamente crean barreras más allá de las cuales la intervención del departamento de bomberos deja de ser razonable? ¿Eso introduce una brecha imprevista en la protección de incendios en depósitos? Comprender el impacto en desarrollo del modelo de administración de riesgos del departamento de bomberos puede permitir a los propietarios de edificios y aseguradoras reconocer que un incendio en un depósito difícil pueda no apagarse, aún si ese edificio cuenta con la mejor protección fija disponible.

Cuanto antes actuemos, más rápido podremos reemplazar con una enfoque más realista, la expectativa de que los bomberos enfrenten los peligros que presentan los incendios en un depósito: Ellos brindarán respaldo a los sistemas automáticos de extinción de incendios desde una distancia prudencial.

RICHARD GALLAGHER es director de línea de negocios–propiedades para Zurich Services Corporation Risk Engineering de Schaumburg, Illinois.


NFPA 13


Planificación de ayuda para el departamento de bomberos

Algún día, la protección de incendios fija podrá extinguir los incendios en depósitos, pero para el futuro inmediato esa tarea depende del servicio de bomberos. NFPA 1620, Planificación previa al incidente, es el documento primario del departamento de bomberos para planificar respuestas frente a incendios y otras emergencias en una variedad de ocupaciones, incluidas instalaciones de almacenamiento como depósitos. El departamento de bomberos también utiliza NFPA 13E, Operaciones de departamentos de bomberos en propiedades protegidas por sistemas de rociadores y de tubería vertical.

Recientemente NFPA formó un grupo de trabajo, conformado por representantes de la industria del seguro y del departamento de bomberos y personal de NFPA, con el objetivo de desarrollar una estrategia de comunicaciones diseñada para aumentar la concientización, uso y cumplimiento de NFPA 1620 y NFPA 13E. Esta mayor concientización se lleva a cabo mediante la implementación del “Combate de incendio en edificios con rociadores” (FFSB, por sus siglas en inglés), un programa desarrollado por la compañía de seguros FM Global. El programa está previsto para encargados de planificación previa al incidente, oficiales de la compañía primeros en llegar, y comandantes de incidentes, y se encuentra diseñado para ayudarlos a comprender los sistemas de rociadores automáticos. El FFSB instruye a los usuarios sobre cómo implementar un proceso de planificación previo al incendio en edificios con sistemas de rociadores automáticos, y cómo trabajar con esos sistemas en el lugar del incendio.

El desarrollo de una nueva edición del FFSB comenzará en algún momento hacia fin de año. El grupo de tareas creará una estrategia de comunicaciones para la edición y trabajará con organizaciones nacionales de incendio y academias estatales de capacitación de incendio para publicitar el programa, NFPA 1620 y 13E incluidos. Para más información, comuníquese con Gary Keith de NFPA (gkeith@nfpa.org) o Mike Spaziani de FM Global (Michael.Spaziani@fmglobal.com).

http://nfpajla.org

Posted in Agentes Extintores, Agua, Espumas, Gases / CO2, Incendios, Incendios Industriales, NFPA Journal, Prevencion, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en NFPA Journal Latinoamericano. Los desafíos de los depósitos.

Las espumas en la extincion de incendios

Posted by Firestation en 09/04/2012

Posted in Agentes Extintores, Espumas | Comentarios desactivados en Las espumas en la extincion de incendios

MiniBombero de VsFocum. Solucion Extintora Fuegos Clase F.

Posted by Firestation en 01/10/2011

Se trata de un nuevo producto de la empresa VsFocum, la cual ha desarrollado una espuma apta para ser envasada y utilizada de forma parecida a un aerosol. Mediante un bote presurizado de muy fácil manejo.

Este producto fue presentado en el salón Internacional de la Seguridad en Marzo de 2010 y galardonado en la galería de Nuevos Productos. Y ha sido probado por entidades externas a la propia empresa fabricante (y en este blog) para verificar su eficacia y uso en condiciones reales y en las que marca la Norma.

Concretamente en el ensayo de eficacia sobre fuegos de clase F (UNE-EN 3-7:2004+A1:2008) alcanzo un nivel de 5F.

El ensayo sobre fuego Clase F consiste básicamente en calentar un recipiente con una cantidad determinada de aceite hasta que se autoinflame. En ese momento se retira la fuente de calor y, tras 2 minutos aproximadamente se ataca el fuego. Al igual que con las eficacias A y B, es necesario apagar dos hogares en tres intentos. La clasificación 5F se obtiene con un hogar cilíndrico de pequeña capacidad y el resto de clasificaciones ( 25F, 40F ó 75F) con un hogar rectangular. El número que acompaña a la clasificación F se corresponde con la cantidad de aceite expresado en litros que contiene el hogar.

Esta enfocado para su uso domestico, aunque en el automóvil en pequeños comercios, donde la presencia de personas capaces de usarlo, realmente con muy poca formación podría dominarse, ya que su “puesta en marcha” es todavía mas sencilla que un extintor tradicional, pueden hacer frente a un pequeño conato (su capacidad limita su uso a los primero momentos del incendio).

Su principal característica de uso es frente a los fuegos de aceites, fuegos tipo K (EE.UU.) o F (Europa), causa frecuente de siniestros en hogares y restaurantes donde se trabaja con aceites a altas temperaturas, y donde su contenido tamaño no supone un problema si se hace uso de manera rápida y adecuada.

Esto es así debido a su especial forma de comportarse con estos fluidos, aceites y grasas.  El agente extintor BoldFoam F40 tiene la característica de ser capaz de producir una reacción de saponificación con aceites y grasas.

Esta reacción es la que produce jabón a partir de ácidos grasos (como se fabricaba antiguamente el jabón, es una reacción muy sencilla y espontanea en las condiciones adecuadas).

En este caso la espuma extintora proporcionaría las condiciones adecuadas para que los triglicéridos (aceites/grasas) se convirtieran en jabón.  Con la ventaja de que este se forma en la interfase espuma/aceite creando una barrera física que separa el aceite de la atmósfera, con lo que eso conlleva.

El agente extintor como tal, disponible también en el “formato” habitual ha superado también las pruebas correspondientes a las normas UNE-EN 1568-4:2000 (Agentes extintores – Espumógenos – Parte 4: Especificación para espumógenos de baja expansión para aplicación sobre la superficie en líquidos miscibles con agua)

Clasificando como Clase 1 en cuanto a su rendimiento a la extinción y como clase A respecto a la reignición utilizando el método de ensayo de aplicación suave.

Asimismo cumple con los requisitos de extinción y reencendido establecidos en UNE-EN 1568-1:2000 (Agentes extintores – Espumógenos – Parte 1: Especificación para espumógenos de media expansión para aplicación sobre la superficie en líquidos no miscibles con agua)

Igualmente supera los parámetros marcados en el Reglamento (CE) 1272/2008 sobre clasificación, envasado y etiquetado de sustancias y mezclas que lo califican como no irritante (característica muy adecuada si se espera su utilización en ámbito domestico y por personal poco formado).

Esta es la ficha de datos de seguridad del agente extintor en cuestión DS BoldFoam F40.

Y su ficha técnica FT BoldFoam F4o.

Este espumógeno tiene varios campos de aplicación, tales como los sistemas automáticos de extinción en transformadores eléctricos, de agua o espuma, sistemas automáticos de extinción en cocinas, como agente extintor contenido en extintores de pequeña capacidad, pero el que mas nos  interesa en esta entrada seria su uso en aplicadores domésticos, el producto que presenta VsFocum como novedad y cuyo nombre comercial es MiniBombero.

El producto tiene varias características muy enfocadas hacia el uso sencillo por parte de personal no entrenado.

Con un peso de 345 gr (formato aerosol de 250 ml) , una distancia de lanzamiento, 1.5 m y un tiempo de descarga de 15 segundos para formar 7.5 l de espuma es una muy buena opción para un primer ataque a un conato de incendio con cierta seguridad.

Formulado para una rápida extinción, su estabilidad térmica, elevada capacidad de penetración y gran capacidad de enfriamiento es un producto que, ademas de eficaz en su uso, es fácil de limpiar tras el incendio. Aspecto importante en el uso domestico frente a extintores tradicionales de mas capacidad pero no la misma efectividad.

Frente a extintores tradicionales presenta una serie de ventajas como son:

  • Respuesta instantánea, ni siquiera hay que quitar el seguro de los extintores tradicionales ni manejar mangueras de aplicación, tan solo agitar el envase. Se aplica presionando con un dedo como cualquier aerosol
  • Sistema ligero y que no provoca problemas de irritación de las vías respiratorias en su aplicación.
  • Evita el riesgo de salpicaduras o derrame al tratarse de una espuma de baja densidad respecto al combustible sobre el que se aplica.
  • Evita el peligro de reignición gracias a la capa de jabón formada y su capacidad de enfriamiento.
  • De fácil limpieza, por la cantidad de producto aplicado y por el efecto de creación del jabón.
  • No exige revisión ni retimbrado, obligado en extintores tradicionales. Siguiendo las condiciones de almacenamiento recomendadas se puede esperar una vida útil del espumógeno de 10 años. No tenemos constancia de que el envase presurizado alcance tal duración, pero en principio debería durar al menos tanto como el contenido. El fabricante ofrece una garantía de 3 años.

Su diseño y características lo hacen idóneo para los fuegos domésticos, sobre todo aquellos originados por aceites calentados por encima de su punto de inflamación. En el siguiente video podemos comprobar su efectividad y facilidad de manejo:

Comprobado empíricamente por nosotros mismos gracias al envio a este blog de varias unidades del MiniBombero.

Aparte de esto debido al tipo de agente extintor se ha comprobado que, aunque su eficacia no sea tanta, en otro tipo de fuegos este producto también es efectivo, en vehículos y en incendios de pequeñas dimensiones de combustibles líquidos.

Aunque debemos decir que, debido a las especiales características de un fuego en motor (que obviamente, tras su uso esta muy caliente, lo que dificulta la extinción, y los recovecos que existen en el vano motor) este debe controlarse en los primeros momentos, en caso contrario, la capacidad extintora del MiniBombero se ve sobrepasada debido a su pequeño tamaño, no estaría de mas tratar de evolucionar el producto hacia un tamaño mayor.

Podemos ver mas pruebas y videos en el canal de VsFocum en YouTube.

En fuegos tipo A la eficacia del MiniBombero esta muy relacionada con el tamaño y disposición del combustible. Si este se reduce a una pequeña área, que permita ser cubierta en su totalidad por la espuma, veremos que, debido a la buena resistencia al calor y las llamas de la espuma permite extinguir el fuego con rapidez, en caso contrario, nos encontramos con, en nuestra opinión, el principal handicap del producto, su capacidad, limitada por su tamaño que no permitiría cubrir totalmente la superficie incendiada. Para comprobar este aspecto hemos usado una unidad del extintor para ver de que es capaz de hacer frente a un incendio de la tapiceria de un vehiculo y que superficie es capaz de cubrir con una capa de espuma lo suficientemente consistente como para controlar las llamas.

Aqui vemos la accion sobre un fuego “sencillo” de tapiceria de automovil, el control es muy rapido y facil de realizar.

En este segundo video vemos un nuevo incendio sobre la misma tapiceria, pero mas cerca del respaldo, donde podemos ver la capacidad de adhesion a superficies verticales de la espuma. Este se ha realizado con el mismo extintor que el anterior video, para hacernos una idea de la capacidad:

Al final del video, cuando el fuego esta extinguido, podemos comprobar la cantidad de espuma que nos queda y la superficie que podriamos haber cubierto con la espuma.

Otro uso muy interesante de este agente extintor en este producto, es su uso frente a fuegos tipo D, de metales. Estos fuegos se caracterizan por las altas temperaturas alcanzadas y, frecuentemente, con reacciones químicas violentas con gran desprendimiento de energía. Por ello los agentes extintores usados contra ellos suelen ser productos inorgánicos inertes que, o bien reaccionan con el metal incendiado o bien se funden sobre el aislándolo de la atmósfera para conseguir su extinción.

Se ha comprobado, a falta de mayor investigación en el área, que el producto es relativamente eficaz frente a fuegos de Magnesio de pequeño tamaño, no produciendo ningún tipo de reacción violenta en su aplicación, lo cual es útil para su uso en empresas o industrias que traten con este tipo de material y tengan personal presente en el momento del inicio del incendio. Teniendo, ademas, la ventaja de que si el metal incendiado se halla sobre una pequeña repisa o saliente sobre una pared, la adherencia de esta permite el control de pequeños puntos de ignición.

En resumen, un extintor muy manejable, con capacidad adecuada para pequeños conatos de incendio en distintos escenarios y muy apropiado para su uso principal como extintor de fuegos de aceite en cocinas.

Desde aqui agradecemos a vsFocum y su personal su colaboracion con nosotros asi como el buen trato durante este proceso.

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Marcas Comerciales, Patrocinadores | Comentarios desactivados en MiniBombero de VsFocum. Solucion Extintora Fuegos Clase F.

Protección Contra Incendios: Protección Pasiva y Protección Activa

Posted by Firestation en 01/09/2011

Ponencias

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Edificacion, Espumas, Gases / CO2, Halones y Sustitutos, Monografias / Articulos / Investigaciones, Polvo Quimico, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Protección Contra Incendios: Protección Pasiva y Protección Activa

Recomendaciones de utilizacion de espumas en aplicaciones aereas en Valencia.

Posted by Firestation en 26/07/2011

Posted in Agentes Extintores, Espumas, Incendios, Incendios Forestales, Medios aereos | Comentarios desactivados en Recomendaciones de utilizacion de espumas en aplicaciones aereas en Valencia.

FOAM PRO. Proporcionadores y sistemas de relleno de espumas.

Posted by Firestation en 13/11/2010

Class A Foam – Single-Point Injection
Leading off the FoamPro line, the 1600 series is available in two models, differing only in capacity (1.0 and 1.7 gpm). Each system includes a Hypro twin plunger pump and DC motor assembly. Treats up to: 340 gpm @ 0.5%; 170 gpm @ 1.0%.
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
The 2000 series is available in two models, differing only in capacity (2.5 and 5.0 gpm). Each system includes a Hypro triplex plunger pump and DC motor assembly. Treats up to: 1000 gpm @ 0.5%; 500 gpm @ 1.0%; 166 gpm @ 3.0%.
Model 2024
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
Equip your apparatus with tomorrow’s technology today! Designed for Class A and / or Class B foam applications, the Model 2024 delivers concentrate from a microscopic .01 gpm (.04 l/m) to 6.34 gpm (24 l/m) – all with unmatched accuracy and simplicity. Druckzumischanlagen nach DIN V 14430
Model 3012
Class A and/or B Foam – Single-Point Injection
Extreme Class A and Class B firefighting power is at your fingertips with the FoamPro 3012 proportioner. This versatile, hydraulically-driven system delivers unmatched, supercharged performance with concentrate flow from 0.1 to 12.0 gpm at 0-400 psi, all from a single pump. High-drafting capabilities allow off-board pickup for foam operations or tank refill, which is crucial for high flow situations or when changing concentrates. Treats up to: 2400 gpm @ 0.5%; 1200 gpm @ 1.0%; 400 gpm @ 3.0%; 200 gpm @ 6.0%.
Class B Foam – Single-Point Injection
The 3000 series is available in six models with the main difference being capacity (20, 40, 60, 90, 150 and 300 gpm). All are hydraulically-driven and incorporate an Edwards rotary gear pump. Treats up to: 30,000 gpm @ 1.0%; 10,000 gpm @ 3.0%; 5,000 gpm @ 6.0%.
Model AccuMax
Class B Foam – Multi-Point Injection
The AccuMax is the first high-volume, multi-port foam injection system for Class B industrial fire applications and is available in capacities of 60, 90, 120, 150 and 300 gpm. Treats up to: 30,000 gpm @ 1.0%; 10,000 gpm @ 3.0%; 5,000 gpm @ 6.0%.
**NEW** AccuMax Rapid Deployment Foam System
The FoamPro® AccuMax™ Rapid Deployment Foam System (RDFS) is the ultimate mobile high-flow foam proportioning unit. Integrated and self-contained, this state-of-the-art proportioning package delivers industrial strength firefighting power with unmatched performance and flexibility.

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Marcas Comerciales, Materiales | Comentarios desactivados en FOAM PRO. Proporcionadores y sistemas de relleno de espumas.

Proteccion de tanques de almacenamiento. Aplicacion de espuma en el dique. Monitores de agua-espuma

Posted by Firestation en 22/02/2010

Posted in Agentes Extintores, Espumas | Comentarios desactivados en Proteccion de tanques de almacenamiento. Aplicacion de espuma en el dique. Monitores de agua-espuma

Proteccion de tanques de almacenamiento. Metodos de aplicacion de espuma: Inyeccion subsuperficial de espuma NFPA 11

Posted by Firestation en 25/01/2010

Posted in Agentes Extintores, Espumas | 1 Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: