FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 659 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,820,294 hits
  • Visitas

  • Meta

Archive for the ‘Agentes Extintores’ Category

Gestion de espumas anti-incendios que contengan PFOS o sustancias relacionadas

Posted by Firestation en 01/04/2017

Posted in Agentes Extintores, Espumas | 1 Comment »

Tecnicas de enfriamiento de gases en incendios de interior.

Posted by Firestation en 12/06/2016

gas cooling

Posted in Agentes Extintores, Agua, Flashover, Flashover/Backdraft, Incendios, Incendios Urbanos, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | 4 Comments »

Water and other extinguishing agents. Agua y otros agentes extintores. RÄDDNINGS VERKET.

Posted by Firestation en 23/05/2016

msb RV

Posted in Agentes Extintores, Agua, Espumas, Halones y Sustitutos, Hidraulica, Incendios, Manuales, Polvo Quimico, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Water and other extinguishing agents. Agua y otros agentes extintores. RÄDDNINGS VERKET.

Análisis de diferentes tipos de instalaciones para la extinción, por parte de los servicios de bomberos, de incendios de interior utilizando bombas de alta y baja presión.

Posted by Firestation en 19/04/2016

alonso

En los cuerpos de bomberos existe actualmente una polémica real sobre la valoración del caudal de agua necesario para la extinción de incendios de interior. La definición de dicho caudal así como el modo de trabajo que permita obtenerlo, es materia de debate.

Existe un consenso en algunos aspectos fundamentales: debe ser un caudal manejable y suficiente para realizar una extinción segura y eficaz. A partir de este punto de encuentro común, la polémica está servida. Existe un caudal máximo manejable por una pareja de bomberos. Existe un caudal mínimo necesario para extinguir un incendio concreto. Existen dos posibles modos de operar una bomba centrífuga de extinción: alta presión y baja presión. Existen diferentes tipos de mangueras para transportar el agente extintor, en este caso el agua, desde la autobomba hasta el incendio. Definir ese caudal ideal que permita extinguir un incendio de interior con eficacia y seguridad es la clave para resolver el debate.

Este estudio, a través de una revisión de líneas de investigación y trabajos realizados por diferentes organismos, asigna un valor numérico a ese caudal ideal. Por otra parte, para la redacción de este trabajo, se han realizado pruebas reales específicas en las que se ha estudiado hasta qué punto, con los materiales y equipos disponibles actualmente, es posible aproximarse a lo que se ha dado en llamar caudal ideal.

De los resultados de este estudio puede concluirse que, si se quiere disponer o al menos aproximarnos a ese caudal ideal, manejable, que ofrezca la máxima eficacia y seguridad en caso de producirse una situación de emergencia grave, es necesario utilizar líneas de ataque y seguridad de al menos 38 mm, operando la autobomba en modo baja presión.

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Bombas Vehiculos, Flashover, Flashover/Backdraft, Hidraulica, Incendios, Incendios Urbanos, Instalaciones de Agua, Materiales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | Comentarios desactivados en Análisis de diferentes tipos de instalaciones para la extinción, por parte de los servicios de bomberos, de incendios de interior utilizando bombas de alta y baja presión.

Proyecto de formacion libre para bomberos. Temario manuales de formacion bomberos CEIS Guadalajara.

Posted by Firestation en 17/01/2016

Todos los documentos propios que aquí se publican, se encuentran protegidos por una licencia Creative Commons del tipo BY-NC-SA, de forma que se permite su copia, distribución, comunicación y transformación, siempre que se acredite su autoría (CEIS Guadalajara y colaboradores correspondientes), no se utilice con fines comerciales y la obra o sus transformaciones se compartan bajo una licencia idéntica a ésta.

 

Posted in Agentes Extintores, Equipos proteccion, Fisica y Quimica del Fuego, Formacion, Hidraulica, Incendios, Manuales, Materiales, MM.PP., Primeros Auxilios, Rescate, Riesgo Electrico, Riesgo Nuclear, Riesgo Quimico, Sistemas fijos de extincion, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | 1 Comment »

Humectantes y retardantes. Mecanismo de actuacion en el incendio.

Posted by Firestation en 28/09/2015

Esta entrada comprende la recopilacion de varios articulos publicados originalmente en FuegoLab http://fuegolab.blogspot.com.es/ Bitácora de divulgación científica sobre incendios forestales y experimentos de combustión en laboratorio.
Por su especial interes y claridad de explicaciones me ha parecido relevante incluirlo aqui para mayor conocimiento de todos aquellos que trabajamos en los fuegos forestales.

Hace unos días se divulgó en redes sociales un interesante vídeo del U.S. Forest Service donde se muestra el efecto de los denominados “productos químicos retardantes de llama”. El verano pasado escribí un post al hilo de un estudio divulgado en medios generalistas sobre los efectos ecológicos de estos productos al ser lanzados por los medios aéreos durante los incendios forestales. Comienzo una serie de secuelas de “Retardando que no es poco” y nos vamos a poner un poco más técnicos para saber cómo actúan dichos productos y por qué suponen una gran ayuda para los medios de extinción si se emplean con sentido común, teniendo en cuenta sus ventajas, inconvenientes y también sus limitaciones.
Fuente

 

En el mercado hay una abundante gama de productos químicos retardantes de llama y, sin querer perjudicar a ningún fabricante, me limitaré a comentar los que tradicionalmente el MAGRAMA y las Comunidades Autónomas en España han venido usando en sus bases sin perjuicio de nuevos productos.
La división clásica de los tipos de productos químicos empleados en la lucha contra incendios ha sido atendiendo a su diferente efecto durante la combustión y su uso en los incendios:
  • Retardantes de corto plazo (generalmente los encontramos formando espumas o geles) debido a que su efecto dura poco tiempo y su eficacia desaparece al evaporarse el agua. Por tanto suelen usarse en ataque directo a las llamas.
  • Retardantes de largo plazo, su efecto es más duradero porque afecta al proceso químico de combustión y no depende de la presencia de agua para mantener su eficacia, Por tanto suelen usarse en ataque indirecto como apoyo a lineas de control en incendios.
En este post hablaremos de los retardantes de corto plazo y en siguientes entregas describiremos los retardantes de largo plazo
En primer lugar debemos explicar por qué el agua es un buen extintor de incendios. Es bien conocido el poder del agua para disminuir la inflamabilidad de los combustibles, dificulta su capacidad de arder pero también disminuye la emisión de energía producida en fase de llama en caso de un frente activo. Cuanto más pequeña sea la gota de agua en contacto con el sólido, aumenta la cantidad de superficie de agua expuesta al calor y por tanto mayor es su capacidad de “robar” energía y enfriar el frente de llama. Este vídeo, que ya he puesto en una entrada anterior, muestra la eficacia del agua (árbol regado a la derecha, frente a no regado a la izquierda) en un fuego doméstico de un árbol de Navidad:
Sin embargo, el agua sin aditivos tiene importantes limitaciones cuando se enfrenta a un fuego forestal. En primer lugar porque debido a su elevada tensión superficial y baja viscosidad, drena rápidamente al suelo al contactar con el combustible, que además suele presentar sustancias impermeables que evitan la penetración de líquidos; en segundo lugar porque la energía desprendida por el frente de llama en muchas ocasiones es más que suficiente para evaporar el agua antes incluso de que entre en contacto con el combustible, llevando a cero su capacidad de humectar la vegetación y afectar a la propagación del fuego; y en tercer lugar por el efecto erosivo del aire sobre la partícula de agua, que hace que se disgregue en pequeñas gotas, a su vez fácilmente arrastradas por la propia convección del incendio. Además, en el medio forestal, la dosis de aplicación de agua es limitada ya que no se dispone de bocas de presión para incendios (hidrantes) como en el medio urbano. Es evidente que, aun con dificultades, si dispusiéramos de cantidad de agua ilimitada se termina sofocando un incendio ¡Pero esto es casi imposible en el medio forestal! Se calcula que las dosis aplicables para ser eficaces oscilan entre 1 y 2 litros por metro cuadrado (¡lo que le echas a tus plantas cuando las riegas!) ya que, al tener cantidades de agua disponibles limitadas, aplicar mayores dosis sería en detrimento de la superficie tratada. En estas circunstancias el agua necesita ayuda, su efecto humectante no es suficiente.

Pero ¿que ventajas tiene una espuma con respecto al agua si prácticamente son agua? Los retardantes de corto plazo son las denominadas “espumas” que se consiguen mediante la aplicación al agua de productos químicos que pueden denominarse espumógenos o humectantes (ambos son el mismo producto ya que sólo se diferencian en la dosis de concentrado añadido al agua) . Son productos tensoactivos cuyo objetivo es disminuir la tensión superficial del agua, esto es, adherirse lo mejor posible al combustible para que el agua impregne bien por capilaridad y se mantenga en contacto con el mismo ¿Cómo lo consigue? Existen sustancias químicas denominadas anfilílicas, esto es, tienen doble afinidad, polar-no polar. Esto les permite adherirse a las moléculas de agua por su enlace polar y orientarse hacia las zonas de interfase con aire en su zona apolar, formando burbujas.

Moléculas anfilílicas que en contacto con el aire se orientan formando burbujas
Formación de una pompa de jabón, base química de una espuma humectante empleada en la lucha contra incendios Fuente

 

Por tanto el poder humectante de la espuma se debe al “anclaje” de las cadenas apolares sobre la superficie que se desea mojar, así se impide que el agua que se aplica sobre la vegetación forme gotas que resbalen sin adherirse, lo que anularía la eficacia del tratamiento. La formación de la película de espuma sobre la superficie es también una ventaja porque disminuye la disponibilidad de oxígeno superficial para producir llama. Pongamos un ejemplo sencillo. Si tras una dura jornada de trabajo (por ejemplo apagando un fuego) nos lavamos las manos sin jabón, necesitaremos gran cantidad de agua para desprender la suciedad. El jabón forma espuma y permite que penetre el agua en los poros de la piel, facilitando la limpieza de la suciedad con menor cantidad de agua (también es el principio activo de los detergentes para la ropa) . El efecto en la vegetación es similar, obligando además al fuego a consumir más energía para evaporar el agua disponible y permitiendo por tanto reducir el volumen necesario de agua para humectar la misma superficie.

Ejemplos de cómo la disminución de la tensión superficial le permite
a la espuma adherirse mejor al combustible (fotos @J_Enfedaque)

De entre la gran variedad de espumas usadas en la lucha contra incendios, las usadas en extinción de incendios forestales son del grupo denominado “espumas mecánicas” o “de aire” ya que es una solución de agua, espomógeno concentrado (tensoactivo) y aire. La forma de introducir el aire en la disolución se hace de manera mecánica, esto es, necesitamos algún tipo de dispositivo que introduzca aire en la mezcla ¿creéis que esto es complicado?

Si este tipo puede generar espuma y además hacerse un selfie, tú también puedes.  Fuente

 

Es algo parecido a la espuma del baño generada por el jabón líquido. Cuando añadimos, sin más, el jabón al agua de la bañera, sólo se genera espuma si agitamos la superficie del agua, introduciendo con ello aire del exterior. En este caso el medio mecánico adquiere la forma de “brazo humano mezclador”. Otra opción, que yo usaba siempre con los baños mi hija, es añadir el jabón directamente al grifo de agua conforme está saliendo, lo cual arrastra el aire hacia la bañera generando espuma con mucha más facilidad. Como ahora casi todos los grifos tienen en la boquilla una rejilla expansora, la entrada de aire es mucho más eficaz ya que el chorro de agua procedente del grifo lleva ya aire mezclado. Este sencillo sistema mecánico es lo que se usa cuando se aplica la espuma desde medios terrestres, ya sea un camión autobomba o una mochila manual: rejillas expansoras a la salida de la manguera o la lanza de la mochila ¿fácil no? Una buena expansión con estas lanzas profesionales puede ampliar el volumen del agua ¡entre 20 y 200 veces!
Expansor doméstico similar a los utilizados por los bomberos forestales Fuente
Aplicación de espumas por medios terrestres Fuente
Esquema (Fuente) y foto (@J_Enfedaque) de dispositivo profesional para aplicación de espumas

 

En el caso de los medios aéreos la expansión mecánica de la espuma es algo diferente y más parecido al grifo del baño. Los helicópteros de extinción disponen de un dosificador de espumógeno concentrado para la descarga del llamado “helibalde” o “bambi”, esa “bolsa” llena de agua que cuelga de la aeronave y que vemos con frecuencia en los reportajes de televisión. Cuando se realiza una descarga, el espomógeno se aplica automáticamente con la dosis programada, con lo cual lo que se lanza es ya una mezcla preparada para convertirse en espuma ¿cómo? ¿un expansor XXXL? Mucho más sencillo. La espuma se expande simplemente por gravedad: la mezcla de agua y espumógeno entran en contacto con el aire a la alta velocidad generada por el peso del agua del helibalde y el avance de la aeronave, convirtiéndose en el expansor mecánico perfecto.
Fuente

 

La espuma tiene un tiempo corto antes de empezar a “romperse” (o tiempo de drenaje de la espuma, de ahí su clasificación como “de corto plazo”). Siguiendo con el símil de la bañera, todos hemos comprobado alguna vez que si echamos mucho jabón, al principio la capa superficial de espuma es muy densa y abundante (como en el baño del amigo Cesc), incluso podemos colocar objetos poco pesados (algún juguete de bebé por ejemplo) que no entra en contacto con el agua de la bañera (disminución de la tensión superficial). Pero si dejamos unos minutos sin remover, deja de entrar aire externo y aumenta su tensión superficial, ya no se mantienen encima los juguetes más pesados de los niños porque la espuma se empieza a “romper” (a “drenar”) y empezamos a ver el fondo de la bañera. Algo parecido también ocurre con la espuma de cerveza, y es lo que diferencia una cerveza bien “tirada”, que mantiene su espuma la duración de la caña o la pinta, de otra que se rompe (drena) con facilidad y terminamos sin rastro de espuma en el vaso.
Cerveza con espuma que empieza a romperse frente a una buena caña Fuente

 

Este efecto es mucho más evidente cuanta menos concentración de espumógeno tengamos (menos cantidad de jabón) o menor cantidad de aire hayamos conseguido introducir en la mezcla (cerveza mal tirada). Los espumógenos forestales son productos muy perfeccionados y las concentraciones eficaces son bajísimas, oscilando entre el 0,1% y el 1% en peso, esto es, menos de 1 gramo de producto por litro de agua es suficiente para generar una buena “fiesta de la espuma forestal”, cuando se expande correctamente claro. No obstante debido a las altas temperaturas en verano que se incrementan por la meteorología propia del incendio, la mezcla agua-concentrado drena con mayor facilidad, el agua se evapora y por tanto la espuma se “rompe” en un “corto plazo”. Aun así, un buen espumógeno con la dosis adecuada debería soportar sin drenar unos 30 minutos. Su aplicación se realiza por eso en ataque directo con presencia de medios terrestres ya que por sí sola sólo es capaz de extinguir fuegos de baja intensidad, por ejemplo en conatos, fuegos incipientes o flancos del incendio. En cambio suponen una gran ayuda a los medios terrestres al disminuir la intensidad del fuego, refrescar el ambiente y poder sofocar el fuego con otras herramientas como el batefuegos o haciendo una línea de defensa con mayor seguridad.
La brigada helitransportada es apoyada por descargas de espumas. Fuente

 

 

La expansión y eficacia de las espumas en la lucha contra incendios se contrasta mediante sencillas pruebas de laboratorio al compararlas con el agua. En el protocolo desarrollado en el INIA se aplican espumas a diferente concentración y dosis a una muestra de acícula de pino situada sobre una mesa de quemas. Para forzar un poco los productos y simular condiciones de verano alguno de los ensayos se realizan tras el paso de la muestra tratada por una estufa a 42ºC durante 30 minutos y comprobar con ello la facilidad o dificultad para drenar en condiciones similares a las que se aplican en campo comparando su eficacia para detener el fuego respecto al agua.

Ensayos INIA de coeficiente de expansión  y drenaje de espumas (arriba) y de eficacia de espumas (abajo).
La gráfica muestra la eficacia de la espuma con respecto al agua (línea azul)
Los productos químicos empleados en la lucha contra incendios es uno de esos casos poco frecuentes en el mundo forestal donde existe una verdadera cadena investigación-desarrollo-innovación, se utilizan equipos multidisciplinares para el desarrollo de productos y aplicaciones (químicos, físicos, forestales, industriales, etc.) y entran en contacto aspectos de la ciencia y de la técnica para solucionar un problema real en los que participan empresas y administración con un objetivo común: mejorar la seguridad de los bomberos forestales y la eficacia en la extinción de incendios.

Retardantes.

¿Por qué arden las plantas? A estas alturas ya deberíais saberlo, pero como hay nuevos seguidores que no se han leído todas mis entradas os refresco la memoria que en este tema se la debemos claramente a Prometeo. La típica reacción química que se produce cuando arde la vegetación es la siguiente:

Celulosa (CHO)n + Oxigeno (O2) + calor —–> Agua (H2O)+Dióxido de carbono (CO2)+Energía

Por tanto hacen falta estos tres elementos para que exista combustión con llama: el conocido triángulo del fuego: celulosa (vegetación), oxígeno y calor ¿Podemos interrumpir esta reacción en cadena? Al hablar de los retardantes de corto plazo, ya explicamos que la estrategia de las espumas es humectar y enfriar, esto es, actuar sobre el “calor” y en menor medida dificultar la llegada de “oxígeno” al entorno del combustible mediante la generación de una capa de espuma con baja tensión superficial. Pero los retardantes de largo plazo son mucho más sutiles, no en vano llevan mucha ciencia y tecnología detrás, basados en la química de esta reacción de combustión.

Los retardantes de largo plazo más utilizados en la lucha contra incendios son los denominados Polifosfatos. Son sales muy similares a los fertilizantes usados en agricultura y se preparan generalmente con concentraciones de 1:5 en agua, esto es, 200 ml de producto por cada litro de agua. El rojo contrasta muy bien con el verde o el amarillo de la vegetación, por eso se tiñen de colores rojizos para poder ser visualizados por el piloto, el coordinador de medios aéreos, el director de extinción y los propios bomberos forestales. De esta manera se puede planificar y dar instrucciones precisas de las sucesivas descargas de la aeronaves durante la extinción de incendios. Todos los colorantes, viscosantes, anticorrosivos que presenten deben ser biodegradables e inocuos para el medio ambiente y la salud de los combatientes, para lo cual las empresas tienen especial cuidado en la elaboración de sus productos que deben pasar unas exigentes pruebas de verificación antes de su salida al mercado o para optar a concursos públicos.

Su eficacia es independiente de la presencia de agua porque su acción es directa sobre el componente “combustible forestal” de la reacción de combustión vegetal. Por tanto se suele usar en ataque indirecto, esto es, para crear lineas de control antes de que llegue el frente de llamas, disminuir la intensidad del fuego y de esta forma poder ser controlado por los bomberos forestales. Pero ¿cómo lo hace? Creo que en el esquema de la Figura 1 lo vais a entender bien.

Figura 1. Esquema del funcionamiento de un polifosfato amónico durante un incendio forestal
Adaptado de Vicente Mans (2015) Apuntes Máster Fuego: Ciencia y Gestión Integral

 

Siguiendo los elementos generados en las diferentes reacciones, podéis comprobar cómo la “magia” de la química hace que la reacción en cadena habitual de oxidación de la celulosa (a la derecha del esquema) se interrumpa sin más que “secuestrar” los grupos -OH que la componen. Efectivamente, la sal amónica se descompone en amoniaco gaseoso y ácido polifosfórico, que tiene una gran avidez por “apoderarse” de los grupos -OH de las cadenas de celulosa del material vegetal. La celulosa no puede oxidarse en presencia de calor con lo que ¡no puede producirse llama porque no hay triángulo del fuego! El resultado es la formación de otro ácido, el ortofosfórico, y un residuo de carbón que aparece de color “negruzco” en contraste con el color “grisáceo” de la ceniza. De esta manera la celulosa se consume pero ¡sin generar llama! y no emite energía significativa en su combustión, con lo que poco a poco se va extinguiendo el frente. Pero el retardante sigue teniendo escondido un as en la manga. En el caso de que siga existiendo emisión de energía procedente de vegetación que arde, el ácido ortofosfórico se vuelve a transformar en ácido polifosfórico repitiéndose el proceso, con lo que tenemos una reacción en cadena “a la inversa”, esto es, en presencia de más calor el producto sigue siendo eficaz y termina por extinguir la llama, o al menos reducir mucho su intensidad.

El ensayo presentado es muy exigente ya que después de la aplicación del tratamiento con producto retardante a la acícula de pino, se introduce en estufa a 42ºC durante 90 minutos simulando condiciones de verano y es en ese momento cuando se procede al ensayo, eliminando por completo la acción humectante del agua (recordemos que la mezcla es un 80% agua). Pero si el producto es tan eficaz incluso sin agua ¿por qué no se detiene inmediatamente la combustión con llama y avanza unos centímetros, aunque con mucha menor intensidad? ¿Por qué a pesar de realizar descargas de retardantes con la aeronaves es necesaria la actuación de medios terrestres para sofocar definitivamente el fuego? La respuesta la podemos ver aquí:

Acícula de pino tratada con retardante de largo plazo y secada en estufa a 42ºC durante 90 minutos
Fotografía: Laboratorio de incendios forestales del INIA

En la fotografía se muestra la zona inferior de la capa de acículas tratadas, la que estaría más cercana al suelo en condiciones de campo. Podéis apreciar que el color rojizo del retardante no está perfectamente repartido, hay parte de las acículas poco impregnadas. Este es el punto débil de los retardantes de la largo plazo: que siga la reacción en cadena de combustión con llama en aquellas zonas no recubiertas de polifosfato amónico (parte derecha del esquema de la figura 1) y que por tanto la eficacia del retardante se vea limitada por la presencia de material no tratado que continúa ardiendo. En este reportaje del USDA Forest Service  se compara el comportamiento de una capa de acículas sin tratar respecto a una tratada: el retardante disminuye mucho la velocidad de propagación y la altura de llama media aunque no es infalible, puesto que la parte inferior de la hojarasca sin tratar termina por arder.

La acícula tratada con polifosfato amónico en esta demostración llevaba una semana secándose, con lo que el retraso de la propagación se debe exclusivamente a la presencia del retardante de largo plazo y su eficacia ha estado condicionada por su capacidad de impregnar la mayor cantidad de combustible posible. Se puede comprobar al final del ensayo la cantidad de combustible consumido en sendas bandejas, lo que indica la menor intensidad generada por el tratamiento y por tanto la mayor capacidad de los medios de extinción para realizar un ataque directo que termine extinguiendo el frente de llama.

 

Posted in Agentes Extintores, Espuma, Espumas, Incendios Forestales, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Humectantes y retardantes. Mecanismo de actuacion en el incendio.

Medidas de prevención y protección contra incendios / Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

Posted by Firestation en 17/08/2015

PCI

Posted in Agentes Extintores, Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Legislacion, Manuales, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Medidas de prevención y protección contra incendios / Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

Manual de seguridad contra incendios DEMSA 2015

Posted by Firestation en 18/07/2015

DEM15

Posted in Agentes Extintores, Incendios, Manuales, Marcas Comerciales | Comentarios desactivados en Manual de seguridad contra incendios DEMSA 2015

Curso de hidraulica basica para bomberos

Posted by Firestation en 06/06/2015

hidraulica basica

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Bombas Vehiculos, Espuma, Espumas, Hidraulica, Instalaciones de Agua, Manuales, Tecnicas de Intervencion | 5 Comments »

Catalogo instalaciones contra incendios FIREX

Posted by Firestation en 09/01/2015

image006

Posted in Agentes Extintores, Agua, Espumas, Extintores, Gases / CO2, Halones y Sustitutos, Marcas Comerciales, Materiales, Polvo Quimico, Prevencion, Señalizacion Emergencias, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Catalogo instalaciones contra incendios FIREX

La protección contra incendios en aerogeneradores

Posted by Firestation en 04/11/2014

aerogenerador

logo

Posted in Agentes Extintores, Incendios, Prevencion, Riesgo Electrico, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en La protección contra incendios en aerogeneradores

Ataque en presion positiva (APP): una evolucion en seguridad para victimas y bomberos.

Posted by Firestation en 28/05/2014

presion positiva

Posted in Agentes Extintores, Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, Ventiladores, VPP | Comentarios desactivados en Ataque en presion positiva (APP): una evolucion en seguridad para victimas y bomberos.

Manual basico de instalaciones de proteccion contra incendios

Posted by Firestation en 11/05/2014

manual basico de instalaciones de proteccion contra incendios

Posted in Agentes Extintores, Instalaciones de Agua, Manuales, Sistemas fijos de extincion | Comentarios desactivados en Manual basico de instalaciones de proteccion contra incendios

Instalaciones con mangueras.

Posted by Firestation en 06/04/2014

  Además de las mangueras semi-rígidas que van enrolladas en los carretes de primera intervención, en los vehículos, se reserva un amplio espacio para las mangueras de ataque y para las mangueras de alimentación.

 Las mangueras constituyen el medio apropiado con el cual formar la canalización del agua hacia la bomba o desde la bomba hacía el punto de ataque, y si hay una amplia gama en cuanto a materiales y calidades de mangueras, nos dedicaremos al modo de utilizarlas en situaciones de emergencia.

 TRAMOS DE MANGUERA

 Las mangueras se encuentran alojadas en los vehículos en cajones con divisiones, de forma que queden separadas, plegadas por la mitad y enrolladas en tramos de 20 o 25 metros, (cuando son nuevas).

 Los tramos de manguera se reparten en tres diámetros diferentes 70 m/m, 45 m/m y 25 m/m , variando en cada uno, la resistencia a la presión y a la circulación del caudal de agua.

 MANGUERAS DE 70 m/m

 Los tramos de manguera de 70 acostumbran a ser de 20 metros, debido a su engorroso manejo por su considerable peso, se utilizan preferentemente con fines de alimentación. Alimentación de vehículos a través de la red de aguas, alimentación de columnas secas, de monitores portátiles, para agotamientos o achiques de agua y también en el ataque como líneas de aproximación, acercando al foco del incendio un caudal importante con la mínima perdida de carga.

 MANGUERAS DE  45 m/m

 Los tramos de manguera de 45 tienen 25 metros de alargada (cuando son nuevas) son mangueras de ataque que permiten caudales amplios con un peso y maniobrabilidad razonable,( por un equipo )se utilizan en incendios de magnitud y cuando es necesario el empleo de espuma.

 MANGUERAS DE  25 m/m

 En las mangueras de 25, los tramos son de 25 metros de largo y por su reducido peso y maniobrabilidad se emplean en lugares confinados especialmente en el interior de viviendas, también en lugares  escabrosos al exterior como son los incendios en el bosque.

 UTILIZACIÓN DE LAS MANGUERAS

 Las mangueras que se encuentran en los vehículos, tendrán que utilizarse en situaciones de emergencia, con prisas y con nervios, por ello se prestará especial atención a su correcto enrollado.

 Estarán todas ellas sujetas por una cinta elástica que mantendrá prieta su espiral.

 Las mangueras que una vez enrolladas queden fofas o que sus racors están excesivamente distanciados, no se permitirán en los vehículos de urgencia.

                         

 ENROLLADO O PLEGADO DOBLE

 El plegado doble es común para los tres diámetros de manguera.

 Las de 70 m/m y las de 45 m/m se enrollan de igual manera.

 La manguera extendida en el suelo y doblada por la mitad, un tramo encima del otro.

 El extremo superior algo más corto, cogiéndola por la mitad se ha de enrollar sobre si misma, teniendo que quedar sus racors casi juntos una vez plegada, ver dibujo adjunto.

 

                           

 Para el plegado doble en mangueras de 25, se han de igualar los extremos y ampliar la superficie de apoyo doblándola por la mitad y haciéndola girar en paralelo como si se enrollaran dos mangueras al mismo tiempo, ver dibujo adjunto.

Es imprescindible sujetarla con una baga elástica para mantener prieto el rollo. 

 

                              

  DESPLEGADO DE LAS MANGUERAS

 El desplegado de mangueras, será un ejercicio en el que se insistirá, ya que únicamente la práctica continuada y repetitiva conseguirá que se adquiera la habilidad necesaria y las diferentes técnicas a emplear, según el tipo de instalaciones, sean de alimentación o de ataque, en lugares amplios y limpios o estrechos y con obstáculos, sobre suelo plano en instalaciones horizontales o verticales por fachadas y huecos de escalera, en instalaciones inclinadas que descansan sobre los tramos de una escalera o de la rampa de un parking.

 Todas ellas se lograran desenrollando, extendiendo y uniendo entre sí las mangueras que transporta el vehículo.

 Se supone que las mangueras alojadas en el vehículo se encuentran correctamente enrolladas por la mitad, prieta su espiral, sobresaliendo ligeramente un racor por encima del otro y siendo abrazado el conjunto por una baga elástica.

 La facilidad y el correcto desplegado, se debe más al bombero que ha enrollado la manguera que al bombero que la lanza para desenrollarla.

 DESENROLLADO EN LUGARES AMPLIOS

Cuando se dispone de espacio y teniendo cierta práctica, se pueden desenrollar las mangueras, cogiéndolas con una sola mano sin doblar el codo, lanzando el rollo perpendicular al suelo.

 

                                   

 Para ello se han de introducir tres dedos en las últimas vueltas de la espiral en mangueras de 45 m/m o de 70 m/m y sujetando sus racors con los dedos pulgar e índice, se avanza el pie izquierdo cuándo se ha de soltar la manguera derecha y viceversa.

 

                                         

 El brazo que sujeta la manguera, se mantiene casi estirado, dándole un solo balanceo pendular de impulso, parecido a un lanzamiento en la bolera.

 Los tres dedos soltaran la manguera aumentando la presión de los dedos pulgar e índice que sujetan los dos rácors.

 Este sistema, permite trasladar una manguera en cada mano, incluso las de 70 m/m más pesadas, y lanzar una y otra, sin cambiar de mano ni modificar la posición de traslado ni sacar las cintas elásticas.

 

                                                         

 En el incendio se empleará el sistema que menos falle. Si al bombero le falta práctica, puede dejar el rollo de manguera plano en el suelo conectar un extremo y estirar el otro extremo, vigilando que no se enganche hasta extender totalmente la manguera .

Este sistema provoca que el propio peso de la manguera le produzca un deterioro excesivo por rozamiento con el suelo.

 

                              

 Nunca se cogerá y estirará la manguera por uno solo de sus extremos dado que la manguera quedará en forma de tirabuzón y el agua a presión formará codos y nudos difíciles de sacar cuando entra agua en la manguera.

 INSTALACIONES CON MANGUERAS

 INSTALACIONES

 Las mangueras extendidas, unidas, conectadas entre si, a bifurcaciones, hidromezcladores, piezas de unión, etc., una vez montadas tomaran el nombre de INSTALACIONES, que serán de ATAQUE cuando las mangueras salgan desde la bomba hasta el punto de ataque a serán INSTALACIONES DE ALIMENTACIÓN, cuando estén suministrando agua a la bomba o al tanque del vehículo.

 La alimentación por aspiración a través de mangotes, también se considerará como instalación de alimentación.

 INSTALACIONES DE ATAQUE  

 La instalación de ataque consistirá en una línea de aproximación de gran diámetro con la que evitar pérdidas de carga hasta la entrada al lugar, en donde se conectará una pieza de bifurcación que permita continuar con mangueras de ataque hasta el foco.

                         

 Para distinguir tramos y lugares, se aplican los siguiente nombres,

 1 – Bomba

 2 – Línea de Maniobra

 3 – Punto de Maniobra

 4 – Línea de Ataque

 5 – Punto de Ataque

   

 A TRAVÉS DE COLUMNA SECA  

 Cuando en el ataque en edificios se utilice la columna seca, se producirá una cierta modificación en los nombres.    

                             

 1 – Bomba

 2 – Línea de Maniobra a columna seca

 3 – Punto de Maniobra (en columna seca)

 4 – Columna Seca

 5 – Punto de Maniobra en Planta

 6 – Línea de Ataque

 7 – Punto de Ataque

 DESCRIPCIÓN DE LA INSTALACIÓN DE ATAQUE

 El identificar a través de un mismo lenguaje las diferentes puntos por donde transcurre la instalación, puede resultar de gran utilidad especialmente cuando trabajan conjuntamente parques de diferente zona ciudad o región región.

 BOMBA

Lugar de donde se obtiene un caudal importante de agua a presión, generalmente la bomba del vehículo . (también podría ser una hidrante)

 LÍNEA DE MANIOBRA

Tramo de mangueras que parten desde la bomba hasta la pieza de bifurcación o hasta el acceso a la zona caliente (punto de maniobra )

 PUNTO DE MANIOBRA

Lugar cercano al foco desde donde se encuentra la bifurcación y desde donde es posible reducir o cortar en caudal procedente de la bomba hacia la línea de ataque  

 LÍNEA DE ATAQUE

Tramo de mangueras unidas, que partiendo del Punto de Maniobra llega hasta el Punto de Ataque. La manguera semi rígida de primera intervención es una línea de ataque.

 PUNTO DE ATAQUE

 Es el lugar desde donde se ve el foco y desde donde se lanza el agente extintor contra el fuego.

 Un incendio que sea atacado desde varios puntos precisará de una línea de maniobra por cada dos puntos de ataque, a menos de que se disponga de piezas de trifurcaci6n.

 INSTALACIONES DE ALIMENTACIÓN

Cuando los incendios tienen cierta magnitud, se aprecia lo pequeñas que pueden ser las cisternas de los vehículos de primera intervención.

 A la llegada, desde el primer vehículo se empieza a lanzar agua al foco, al tiempo que el segundo vehículo cede su agua al primero. La premura en la alimentación estará en relación con el número y caudal nominal de los puntos de ataque, seleccionando cuales son los que han de lanzar agua hasta que se consiga una alimentación continuada.

 La instalación de alimentación se compone de:

                                 

 1 – Punto de Alimentación

 2 – Línea de Alimentación

 3 – Punto de Unión

 4 – Línea de Unión a T.P.

 5 – Línea de Unión a T.L.

 INSTALACIÓN DE ALIMENTACIÓN A TRAVÉS DE MANGOTES

 Cuando la alimentación es de 100 m/m directa a bomba por aspiración a hidrante con toma de 100 para vehículos, el esquema de la instalación de alimentación precisará un ligero retoque quedando como sigue:

                                

 1 – Punto de alimentación

 2 – Mangotes

 3 – Línea de Unión a T.P.

 4 – Punto de Unión

 5 – Línea de Unión a T.L.

 El T.L. una vez lleno de agua, cerrando la Pieza de Unión, podrá desconectar la Línea de Unión del T.L. y conectándola a la Línea de Maniobra.

 DESCRIPCIÓN DE LA INSTALACIÓN DE ALIMENTACIÓN

 PUNTO DE ALIMENTACIÓN

 Lugar desde donde el vehículo a la bomba puede proveerse de agua por ejemplo:

  hidrante, cisterna, pozo, balsa

 LÍNEA DE ALIMENTACIÓN

 Mangueras de 70 unidas desde el punto de alimentación hasta el Punto de Unión

 PUNTO DE UNIÓN

 Final de la Línea de Unión donde se conecta la Pieza de Unión

 PIEZA DE UNIÓN

 Válvula de 70 racorada desde donde se controla el agua que proviene del Punto de Alimentación.

 LÍNEA DE UNIÓN A T.P. –  LíNEA DE UNIÓN A T.L.

 Una vez establecida la alimentación desde el hidrante, las mangueras que componen ambas líneas se pueden unir dejando libre a uno de los vehículos para realizar instalaciones desde otras puntos.

 

  LIMITE DE INSTALACIONES

 Si desde la misma bomba se aumenta el número de instalaciones, supondrá tener que montar una segunda línea de alimentación.

 El límite de los puntos de ataque, estará en relación con el número de lanzas y la suma de sus caudales nominales en proporción al caudal nominal de la bomba.

La bomba del Tanque Ligero proporciona un caudal de 2.500 l/min

La bomba del Tanque Pesado su caudal es de 2.800 l/min

400 l/min es el caudal nominal de las lanzas de 45 a 7 bars de presión, por lo que en teoría podría alimentar cinco o seis lanzas siempre que la presión del hidrante fuese algo superior a la presión de trabajo, lo cual no acostumbra a suceder

  

                                 

 METODO Y DESARROLLO DE LAS INSTALACIONES

 Como se ha podido ver en los gráficos anteriores, se ha de procurar emplear siempre el mismo método Para montar la instalación de ataque o de alimentación, independientemente del lugar de la intervención,

 El desarrollo de las instalaciones, serán DIRECTAS, desde el vehículo hacia el lugar, a INVERTIDAS, desde el lugar hacia el vehículo.

 INSTALACIÓN DIRECTA DE ATAQUE

El inicia de la instalación se realizará, seleccionando al lugar más adecuado desde donde cortar la propagación para desde ahí iniciar la extinción.

Si a la llegada, se ve claramente el punto desde donde iniciar el ataque, la instalación será DIRECTA, Se iniciará en el vehículo y se irán extendiendo y conectando mangueras hacia el punto de ataqué.

 INSTALACIÓN INVERTIDA DE ATAQUE

 Si la única referencia es la dirección hacia donde se ve el humo, pero no se ve el punto desde donde atacar. Lo mejor, será iniciar una INSTALACIÓN INVERTIDA, acudiendo con dos mangueras enrolladas hasta el lugar que se considere adecuado para atacar, y desde ahí iniciar la instalación extendiendo y uniendo las dos primeras mangueras hacia el vehículo. Y si fueran necesarias más mangueras, conociendo ya el lugar donde ha quedado el racor de la última, la instalación que falta, se realizaría DIRECTA

 La instalación invertida, resulta especialmente recomendable en las intervenciones en plantas elevadas, debido a que es mas fácil hacer descender o descolgar la manguera desde el punto de reunión hacia abajo, hacia el vehículo por huecos o por el exterior..

 Con solo dos mangueras unidas en vertical se puede llegar a intervenir hasta una 10 planta.

 COMENTARIOS SOBRE INSTALACIONES DE ATAQUE

 El bombero desconoce el lugar siniestrado en el cual penetra. En interiores inundados de humo, la instalación de mangueras será el cordón de unión con el exterior.

 Cuando se entra, siempre hay menos humo y temperatura que cuando se quiere salir con prisas, por tal motivo, el recorrido de las mangueras en interiores, se realizará por los lugares de paso habituales.

 Si se franquean puertas, se pondrá algún obstáculo para mantenerlas abiertas.

si una puerta se cierra antes de que se llene la manguera, cuando llegue el agua esta formará una cuña que presionará la puerta al marco impidiendo su apertura.

 Se evitará que las instalaciones transcurran por debajo de máquinas, a través de estanterías a por ventanas. Ante una situación de eminente peligro, siguiendo la manguera el bombero llegará el exterior, o del exterior vendrá la ayuda. Todos los obstáculos que se hayan creado, serán barreras a franquear.

                                    

 MEDIDAS DE REFERENCIA

 Una buena costumbre en desplazamientos largos, en lugares sin visibilidad o cuando no existen puntos de referencia es, el contar las zancadas. Una vez fuera del vehículo desde el acceso en dirección al foco, o después de localizado el foco, en dirección al vehículo, se pueden contar los pasos dados hasta el lugar, para calcular el número de mangueras que será necesario conectar para realizar la instalación, a cada zancada se la atribuye UN METRO.

 En instalaciones verticales en viviendas, cada planta que se ascienda en vertical supondrá unos TRES METROS de manguera. Si la manguera desciende apoyada sobre los tramas de escalera (instalación inclinada) cada planta supondrá unos OCHO METROS de manguera.

 

                                          

 DESCRIPCIÓN DE UNA INSTALACIÓN DE ALIMENTACIÓN

 Ejemplo detallado de una instalación de alimentación en la que son necesarias seis mangueras, realizada por un solo bombero.

 El bombero ha cogido la ficha, la pieza de 100, la llave de fuerza y dos dados que se ha metido en el bolsillo..   y con ello se dirige en la dirección donde según la ficha, se encuentra la boca de alimentación.

 Una vez localizada, destapada y habiendo verificado que sale agua limpia y con fuerza, se cierra la válvula y retorna al vehículo para instalar la línea de alimentación.

 El bombero coge una manguera y desde el vehiculo la lanza desenrollándose en dirección a la toma de alimentación.

 Seguidamente traslada un segundo rollo con la mano derecha y un tercer rollo con la mano izquierda apoyando el racor del primer rollo en una de las dos, de esta forma al tiempo que se trasladan dos rollos se extiende la primera manguera 

 

 

           ver video. . . línea de alimentación 

Coge un extremo de esa manguera y avanza hasta extenderla totalmente al tiempo que en la otra mano traslada enrollada la otra manguera.

Para lanzar las mangueras, solo se empleará una mano, la misma mano que la traslada. 

  Teniendo extendida la primera manguera y al final de esta, el bombero lanza la segunda manguera y seguidamente conecta el racor de la primera con un racor de la segunda.

  El bombero retorna al vehículo y coge dos nuevas mangueras y con una en cada mano sigue las mangueras extendidas.

  Cuando llega a la unión de las dos primeras mangueras, recoge el rácor suelto, y lo pone sobre una de las mangueras que traslada enrolladas sujetándolo con el dedo pulgar, y así la traslada hasta que esta segunda manguera quede totalmente extendida, y en este punto.

   Lanza la manguera de su mano derecha, deja un rácor en el suelo

y traslada el otro rácor hasta que la manguera derecha está totalmente extendida. Sin saltar el rácor de la derecha, lanza la manguera de la izquierda y conecta ambas mangueras.

 Retornando al vehículo aprovécha para conectar la segunda con la tercera manguera, Como se puede apréciar, la mitad de la última manguera siempre se acaba de desplegar cuando se se trasladan las otras dos enrolladas, con lo cual las recorridos en vacío se reducen al mínimo. Para realizar esta instalación con seis mangueras, el bombero entre ¡das y venidas recorre un máximo de 350 metros.

 PERDIDAS DE CARGA EN INSTALACIONES

Cada tramo de 30 metros de manguera de 25 m/m que alimente una pistola difusora tipo Elkhart, 100 l/mín a 7 bars., representará una perdida de presión de 2,5 bars. con respecto a la presión de salida de la bomba.

 Cuatro mangueras de 25 m/m conectadas que sumen una línea de 120 metros de largo, representan 10 bars para la bomba, a la que habrá que sumar la presión que se quiera en punta de lanza.

 Cuando se prevea que la manguera de 25 tiene que alejarse de la bomba o ha de ascender por encima de la sexta planta, se precisará que este conectada a una bomba de alta presión.

 Las instalaciones se han de diseñar en base al caudal de descarga de las lanzas y a las distancias o tramos de mangueras que será necesario conectar.

 Se identifican como mangueras de ataque las mangueras de 45 m/m, a las que conectando la pistola difusora tipo Elkhart, pueden proporcionar a 7 bars un caudal de 400 l/min.

 También son mangueras de ataque las mangueras de 25 m/m cuya pistola difusora  Elkhart permite a 7 bars un caudal de 100 l/min. muy recomendable en incendios en interior de viviendas y en incendios en el monte.

 

 PERDIDAS POR ROZAMIENTO

 Con la manguera llena de agua, antes de abrir la lanza, la presión en el interior de la manguera es la misma en la lanza, que en el otro extremo sea bomba o hidrante, pero cuando se abre la lanza, el agua circula por el interior de la manguera rozando sus paredes consumiendo gran cantidad de la presión inicial, llegando a la lanza una presión inferior.

 Cuanto más rugoso sea el revestimiento interior, tanto mayor será la perdida de presión al final, los codos bruscos y curvas cerradas aumentarán la pérdida por fricción pudiendo llegar incluso a impedir la salida de agua.

 

 veamos un ejemplo:

 Un caudal de 100 l/min circulando por el interior de una manguera de 25 a 7 bars, supondrá una perdida de 2,5 bars por cada tramo de manguera de 30  metros. Lo que indica que para disponer de 7 bars en punta de lanza la bomba tendrá que impulsar el agua a 2,5+7 = 9,5 bars.

 Doblando la distancia, dos mangueras  60 metros, se dobla también la perdida 2,5+2,5  = 5 bars , la bomba tendrá que proporcionar 5+7 =12 bar para que lleguen 7 bars a la lanza.

 Si lo que se pretende es doblar el caudal , hacer pasar 200 l/min por una manguera de 25, el rozamiento es tan brutal que multiplica la perdida por cuatro. Cada tramo de manguera absorverá, provocará una perdida de 9 bars

TABLA DE CAUDALES Y PERDIDAS DE CARGA EN TRAMOS DE MANGUERAS DE 30 METROS ARMTEX

caudal

l/min

100

200

300

400

500

700

1000

1500

2000

3000

4000

Diámetro    PERDIDAS DE CARGA EN BARS

25 m/m

2.5

9

20

36

55

*

*

*

*

*

*

45 m/m

0.15

0.37

0.85

1.7

2.5

5

10

*

*

*

*

70 m/m

*

*

0.15

0.20

0.35

0.60

1.2

2.6

4

8.5

15

 PERDIDAS  POR ELEVACIÓN

 Además del rozamiento, también habrá que sumar una importante perdida cuando la instalación se dirija hacia lo alto, debido a la fuerza de la gravedad. Por cada metro que haya que hacer subir el agua por encima de la bomba, hay una perdida de 0,100 bars.

 Para cualquier diámetro de manguera, subir el agua a 10 metros de altura supone una perdida por elevación de 1 bar, al que habrá que sumar la perdida por rozamiento.

 Perdida de carga es la suma de la perdida por rozamiento más la perdida por elevación

 

 ejemplo con manguera de 25 m/m

 Línea de ataque con manguera de 25 y lanza Elkhart en una tercera planta ( 10 metros de altura )

 Presión que se desea en punta de lanza . . . . . . . . . . . . . . . . 7,0 bars

 Perdida por rozamiento (100 l/min – 25 diámetro – 30 metros . .  2,5 bars

 Perdida por elevación  10 metros ( 0,100 bars cada metro ). . .  1,0 bars

 Presión necesaria en bomba  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10,5 bars

 ejemplo con manguera de 45 m/m

 Línea de ataque con manguera de 45 y lanza Elkhart en una tercera planta

 Presión que se desea en punta de lanza . . . . . . . . . . . . . . . . 7,0 bars

 Perdida por rozamiento (400 l/min – 45 diámetro – 30 metros . .  1,7 bars

 Perdida por elevación  10 metros ( 0,100 bars cada metro ). . .  1,0 bars

 Presión necesaria en bomba  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  9,7 bars

 Estos datos son referencias teóricas que permiten hacerse una idea de lo que pueden suponer las perdidas de carga, dado que en las lanzas regulables como son el tipo Elkhart, a una misma presión según la posición del chorro dará caudales diferentes y como consecuencia perdidas de carga distintas

 TABLA DE CARACTERÍSTICAS DE LAS MANGUERAS ARMTEX

Diámetro

interior Capacidad

de agua Presión

de prueba Presión de

rotura Rotura por

tracción Peso

gramos Curvamínima

a 7 bars litros/metrobars/cm2kg/cm2kilosmetrocentímetros25 m/m0.49408010502002045 m/m1.58305520003755070 m/m3.842550320065090

                                     TABLA DE ALCANCE CONOS DE AGUA Y CAUDALES DE LA LANZA ELKHART

                                           

  INSTALACIONES EN PLANTAS ELEVADAS

 

 INSTALACIONES UTILIZANDO LA  COLUMNA SECA

 Para atacar en plantas elevadas, la instalación más logica será conectar la línea de maniobra de 70 en la I.P.F. 4I o toma de alimentación de fachada y subir con las mangueras de ataque enrolladas hasta el punto de reunión, conectándola a la I.P.F. 39 o boca de columna seca en planta y desde este lugar desenrollar la manguera hacia arriba, llegando a la puerta de la planta siniestrada ya con agua en punta de lanza.

 En caso de tener que salir rápidamente, siguiendo la manguera conducirá al bombero a la planta inferior donde la temperatura será inferior y el humo menos denso.

 De no haber columna seca o no encontrarse esta en condiciones, se exponen seis posibles instalaciones para acceder con las mangueras a plantas elevadas.

 INSTALACIÓN INCLINADA

La manguera asciende por los tramos de escalera siguiendo su configuración. Se ha de procurar extender la manguera junto a las paredes con lo que se evitan codos bruscos y continuos tropezones.

Este sistema no es adecuado en plantas muy elevadas por las excesivas perdidas de carga que supone.

                                

 POR EL EXTERIOR DESDE EL INTERIOR

 Por una ventana o balcón de la planta inferior a la siniestrada, se hace ascender la manguera en vertical introduciéndola en la vivienda hasta acceder a la escalera de vecinos, por donde se subirá a la planta siniestrada hasta llegar el punto de ataque.

 Será necesaria la cuerda mosquetón que soporte el peso vertical de la manguera llena de agua, y una pieza curva que evitará el codo brusco que se forma en la manguera al pasar del tramo vertical de subida en el tramo horizontal en planta.

Este tipo de instalación se recomienda en edificios de altura que tengan problemas con la columna seca ver Edificios Singulares de Gran Altura) Cada metro de manguera de 45 llena de agua pesa 2 kilos 

 POR EL HUECO ESCALERA

 Mientras se asciende por la escalera de vecinos, se mantiene un extremo de manguera sujeto con una mano en vertical por el hueco o el espacio vacío que existe entre los tramos de subida y bajada. Se ha de procurar ir girando la manguera tantas vueltas como tenga la escalera.

                                             

 También se puede subir la manguera enrollada y hacer descender

un extremo por el hueco de la escalera. Si no hay espacio o este es reducido, será conveniente que en el desenrollado participen dos bomberos, una sujeta el rollo con las palmas de las manos y la hace girar mientras el otro desciende por la escalera acompañando el racor.

                                       

 PATIO DE VENTILACIÓN

 El patio de luces que se encuentra en algunos vestíbulos y que comunica en vertical las plantas a través de ventanas de ventilación, también pueden ser el hueco por donde hacer bajar el extremo de las mangueras y que habrá que continuar hasta la bomba.

 

 POR EL EXTERIOR

Cuando se dispone de vehículo escalera de suficiente altura, o existe posibilidad de acceso para dos escaladores con escalera de garfio, se podrá llegar por el exterior hasta la planta siniestrada y utilizando una cuerda, subir un extremo de la manguera de ataque con la lanza conectada junto a una curva y una cuerda mosquetón.

 POR EL HUECO DEL ASCENSOR

 Otra posibilidad para subir las mangueras en vertical a aplicar como último extremo podría ser el bajar la línea de mangueras por el hueco del ascensor, si bien este se tendría que encontrar abajo o arriba, de forma que permitiera el máximo desplazamiento vertical de las mangueras. Por supuesto que habría que fijar las puertas de entrada y salida de la manguera para evitar accidentes.

 

                                      

 INSTALACIONES DE ATAQUE EN EDIFICIOS DE GRAN ALTURA

 

 COLUMNA HÚMEDA  –  COLUMNA SECA

 Los edificios de gran altura que cumplen las Ordenanzas sobre prevención de Incendios, disponen de una columna húmeda en cada escalera de acceso que distribuye tomas de agua y equipos de manguera en cada planta, además tienen instaladas columnas secas, para Uso Exclusivo de Bomberos,

 En algunas edificios habrán depósitos con reserva de agua en las terrazas y/o en los sótanos, conectados a bombas para elevar el agua a presión hasta la última planta.

 Es de suponer que la intervención del Servicio, se tendría que realizar utilizando el material ya instalado pero aún así es mejor desconfiar y seguir las pautas que se indican en la maniobra básica – columna seca donde se contempla la opción de empleo de los medios instalados en el propio edificio, pero siempre instalando una línea propia de ataque directa desde la bomba en alta presión del vehículo.  

 

Los límites para el empleo de mangueras de 25 en alta presión se pueden valorar conociendo la presión máxima que puede proporcionar la bomba y consultando la tabla de caudales y perdidas de  carga expuesta anteriormente.

http://www.zapater.org/

 

Posted in Agentes Extintores, Agua, Bombas, Hidraulica, Incendios, Incendios Urbanos, Instalaciones de Agua | Comentarios desactivados en Instalaciones con mangueras.

Manual de primera intervencion frente al fuego mediante el uso de extintores portatiles y bocas de incendio equipadas.

Posted by Firestation en 21/01/2014

extintores y biescopy

 

Posted in Agentes Extintores, Extintores, Gases / CO2, Manuales, Polvo Quimico, Tecnicas de Intervencion | Comentarios desactivados en Manual de primera intervencion frente al fuego mediante el uso de extintores portatiles y bocas de incendio equipadas.

 
A %d blogueros les gusta esto: