FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 633 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,682,997 hits
  • Visitas

  • Meta

NFPA Journal. IKEA: Gran minorista, depósito, peligro, desafío.

Posted by Firestation en 18/08/2013

Por Steve Wolin, P.E

nfpa 13
Los sofás y camas almacenados en áreas de depósito de cielorrasos elevados de las tiendas de IKEA presentan desafíos de protección significativos no analizados en NFPA 13.

IKEA, el minorista global de decoración interior para el gran público, se ha convertido en un importante instrumento para el desarrollo de criterios de protección de un tipo de productos almacenados que resultan particularmente peligrosos.

El minorista IKEA debe hacer frente a una gran cantidad de desafíos referentes al diseño, construcción, mantenimiento y protección de sus amplias tiendas, ubicadas en todo el mundo. Las propias normas de diseño de IKEA ayudan a dar coherencia al nivel de seguridad de esas tiendas, las que se construyen con una amplia variedad de requisitos locales, pero el deseo de la compañía de ingresar a nuevos mercados pone en evidencia que nuevos desafíos están a la orden del día. Para fines del 2012 IKEA tenía 338 tiendas en 40 países, ascendiendo a un total de 100 millones de pies cuadrados (9.3 millones de metros cuadrados) de espacio minorista.

Las tiendas de IKEA incluyen espacios para depósitos con cielorrasos de gran altura que almacenan, en estanterías, mercancías potencialmente peligrosas, como sillones y colchones. Debido a que en NFPA 13, Norma para la instalación de sistemas de rociadores, no existen criterios para la manera de proteger estas áreas, IKEA ha venido utilizado criterios de protección provenientes de las empresas aseguradoras. Sin embargo, esos criterios le plantean a IKEA problemas logísticos y costos sustanciales, como un suministro de agua con capacidad de más de 4,300 galones por minuto (16,300 litros por minuto) —más de 70 galones (265 litros por segundo)— o miles de rociadores en las estanterías para proteger un depósito típico. Resultó evidente para IKEA que se necesitaría una investigación más amplia para desarrollar criterios más prácticos para la protección de los depósitos.

Como parte de ese esfuerzo de investigación, el año pasado IKEA patrocinó y organizó conjuntamente con la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios, una importante serie de pruebas a fin de crear criterios de protección contra el riesgo que presentan los plásticos expandidos expuestos almacenados en estanterías —un problema que la Fundación ha identificado como prioridad absoluta para ser investigado en apoyo de NFPA 13. Estos criterios se considerarían para su inclusión en NFPA 13, y a su vez serían utilizados en cientos de tiendas de IKEA de todo el mundo, además de en ocupaciones similares que comparten estas preocupaciones sobre protección.

Para este proceso, IKEA solicitó ayuda a Code Consultants, Inc. (CCI), con sede central en St. Louis, Missouri, en donde supervisó los análisis y las pruebas de incendio. CCI trabajó con grupos de construcción propia, gestión de riesgo y de protección contra incendios de IKEA para desarrollar un plan de investigación, programa de pruebas incluido, y ha brindado asesoramiento sobre cuestiones de ingeniería técnica y requisitos aplicables sobre códigos a lo largo del proyecto de desarrollo.

La decisión de IKEA de desarrollar estos criterios en un proceso abierto, con el objetivo final de inclusión en la edición 2016 de NFPA 13, es digna de destacar. En muchos casos, la investigación sobre rociadores se desarrolla en forma confidencial y no se hace disponible al público. IKEA creyó que las ventajas de incluir los criterios en NFPA 13 —una norma utilizada por los constructores y oficiales de seguridad contra incendios a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos y otras partes del mundo— superaba en forma sustancial cualquier ventaja competitiva generada por mantener criterios de rociadores de dominio privado. El proceso de la Fundación también ha permitido la colaboración con una amplia variedad de grupos interesados, tales como una serie de fabricantes de rociadores, aseguradores de la propiedad y otros usuarios finales.

NFPA 13

Problema con las Pruebas: La propagación horizontal del incendio en las pruebas sexta y final sugiere que puede resultar necesaria mayor investigación. En sentido de las agujas del reloj desde la parte inferior izquierda: Los rociadores de ESFR que se están poniendo a prueba sobre la configuración de estanterías principal; bandejas para carne de espuma de poliestireno utilizadas en las pruebas; la disposición de una estantería principal a una altura de almacenamiento de 30 pies; el incendio comienza en la disposición de estanterías principal; las barreras verticales de madera terciada ayudaron a contener el incendio en la disposición principal; una disposición de estanterías adyacente, separada por un pasillo de ocho pies; una disposición de estanterías adyacente que se incendió; y una visión lateral de la disposición de estanterías adyacente quemada señalando la extensión del daño del incendio. (Foto: CCI)

Un enfoque proactivo
El concepto minorista de IKEA fue introducido en Suecia a finales de la década del 40 con el objetivo de ofrecer muebles bien diseñados y funcionales a precios tan bajos que casi cualquiera pudiera adquirirlos. La visión minorista se ha expandido con los años, y las tiendas de IKEA ahora incluyen un restaurante, una cafetería, espacio de oficinas y un área de juegos infantiles. Una tienda típica de IKEA cuenta con aproximadamente 300,000 pies cuadrados (27,900 metros cuadrados), pero se han llegado a construir tiendas de hasta 450,000 pies cuadrados (41,800 metros cuadrados) en los Estados Unidos y 550,000 pies cuadrados (51,000 metros cuadrados) en otras partes del mundo: la superficie de casi 10 canchas de fútbol americano bajo un solo techo, con alturas de plataforma del techo de hasta 37 pies (11 metros). Casi 600 millones de personas visitan las tiendas de IKEA por año.

Como resultado, IKEA ha tomado un enfoque proactivo para la protección contra incendio y seguridad humana en sus tiendas, y sus normas de seguridad incluyen la capacitación del personal, medios de egreso y otros temas. Comúnmente, el personal capacitado de IKEA puede manejar condiciones de incendio incipientes, con rapidez, antes de que se conviertan en una amenaza para los ocupantes del edificio. Como parte de las normas de diseño de IKEA, se instalan sistemas de detección de humo en las propiedades de IKEA para brindar una advertencia temprana sobre las condiciones de incendio para todos los ocupantes del edificio y el cuerpo de bomberos local. En los casos en que el incendio se desarrolló a tal punto de activar el sistema de rociadores automáticos del edificio, se constata que IKEA ha tenido más de una década de éxito utilizando sistemas de rociadores de respuesta rápida y supresión temprana (ESFR, por sus siglas en inglés) para sofocar las condiciones de incendio, aún cuando los incendios han tomado el mobiliario acolchado de las estanterías. Pero la compañía también es consciente de que aún el programa de prevención de incendios más estricto no es capaz de eliminar por completo el potencial de incidentes.

En 2008, IKEA comenzó su proyecto de protección de depósitos con encuestas y análisis detallados a fin de determinar los tipos de mercaderías almacenados en los depósitos de autoservicio. Los profesionales de la protección contra incendios que caminen por los depósitos de IKEA rápidamente se darán cuenta de que esas mercancías incluyen plásticos expandidos expuestos, tales como sillones y colchones. IKEA deseaba tener información concisa sobre el porcentaje de cada tipo de mercancía ubicada dentro de los depósitos para poder tomar decisiones fehacientes sobre la creación de un programa de pruebas para proteger dichas mercancías. CCI llevó a cabo un análisis de clasificación de mercancías de acuerdo con las definiciones de NFPA 13. Los resultados brindaron información a IKEA sobre el rango de mercancías almacenadas en los depósitos, en base a las clases de mercancías definidas en NFPA 13. Las clases de mercancías aumentan en riesgo de incendio desde Clase I, que incluye elementos no combustibles sobre paletas de madera, hasta Clase IV, que puede incluir hasta 15% por peso o 25% por volumen de plásticos del Grupo A. Las mercancías que superan las limitaciones de plásticos para la Clase IV se consideran plásticos expandidos o no expandidos.

NFPA 13 hace la distinción entre mercancías plásticas que se hallan expuestas y mercancías plásticas de un riesgo de incendio reducido porque se encuentran almacenadas en cajas de cartón u otro tipo de caja. Mientras que la mayoría de las cargas de las paletas se clasificaron como mercancías de Clase I a IV —que incluye muebles de madera y otras mercancías con cantidades limitadas de plástico— alrededor del 20% de las cargas de paletas del depósito de autoservicio contenían mercancías expuestas de plástico expandido.

Para desarrollar criterios de protección de rociadores, IKEA se unió a otros importantes grupos de interés —tales como Viking Sprinkler, Reliable Sprinkler, Tyco Fire and Building Products, Seguros XL, el Grupo de Investigación sobre Seguros de la Propiedad, Procter & Gamble, Target, y Seguros Aon— a fin de patrocinar pruebas de incendio a escala real sobre los esquemas potenciales de protección de rociadores a través de la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios. Hasta el momento, los patrocinadores han contribuido con $700,000 dólares para cubrir los costos de las pruebas.

La decisión de IKEA de trabajar con la Fundación se basó en una serie de beneficios, como el modelo de trabajo con un panel técnico para guiar los proyectos de investigación. A pesar de ser independiente del proceso de NFPA, la orientación otorgada por el panel técnico resultó crucial para desarrollar un programa de pruebas que analizará los factores comúnmente considerados por el Comité Técnico de NFPA 13. La Fundación también mantiene una excelente relación laboral con una serie de laboratorios de pruebas de incendio, y para este proyecto resultaron esenciales las instalaciones de prueba a gran escala de Underwriters Laboratories (UL) para realizar el programa de pruebas.

Elaboración de un programa de pruebas
El programa de pruebas se diseñó para investigar el almacenamiento en estanterías de plásticos expandidos expuestos, ubicados debajo de un cielo raso de hasta 45 pies (14 metros) de altura, pero la mayor parte de las pruebas se centró en una altura de cielo raso de 40 pies (12 metros). El panel técnico consideró una serie de opciones de protección. En general, los patrocinadores deseaban minimizar o eliminar el uso de rociadores en las estanterías, ya que potencialmente pueden sufrir daños por parte de los elevadores de horquilla cuando las mercaderías se cargan o descargan de las estanterías, además de que puede resultar oneroso cambiar de lugar o desplazar la tubería y los rociadores cada vez que se reconfiguran las estanterías. El panel analizó el uso de un sistema mejorado de rociadores, ubicados en las estanterías que contaba con rociadores de cobertura expandida de orificios grandes, utilizados en un nivel único, dentro de una estantería y para espacios de hasta 40 pies (12 metros) de altura. Las pruebas preliminares realizadas por patrocinadores del proyecto, señalaron que el potencial de algunos rociadores de cobertura extendida brindaría cobertura para la profundidad de una estantería estándar de hileras dobles cuando se halla en el espacio de ventilación longitudinal. Pero el deseo de eliminar los rociadores ubicados en las estanterías llevó al panel a explorar otras opciones.

A medida que los miembros del panel definían los parámetros — como ser tipo de rociadores , espaciamiento, y configuraciones de almacenamiento permitidas, etc. — para un programa de pruebas con sólo protección en el cielorraso, se dieron cuenta , a partir de pruebas anteriores, que sería necesario un método para ayudar al sistema de rociadores a limitar la propagación horizontal del incendio. El panel se decidió por dos características importantes: pasillos de ocho pies (2.4 metros) de ancho y barreras verticales en las estanterías. Aunque los pasillos de cuatro pies (1.2 metros) son comunes para los criterios de protección de NFPA 13, la mayoría de los depósitos no automatizados requieren pasillos de un ancho suficiente para el acceso de elevadores de horquilla, los que comúnmente necesitan de por lo menos 8 pies. Esta distancia adicional resulta importante para evitar que un incendio se propague a través de un pasillo. Además, una investigación previa de IKEA y Viking Sprinkler señaló el potencial de las barreras verticales para retardar la propagación de un incendio a lo largo de una estantería.

La configuración de las estanterías resultó un factor importante para IKEA: la empresa utiliza paletas y estanterías de estándares europeos y con tamaño a medida, mientras que la mayoría de los criterios de NFPA 13 se encuentran escritos con tamaños de paletas y estanterías de tamaños norteamericanos. Las paletas europeas tienen un tamaño nominal de 32 por 48 pulgadas (81 por 122 centímetros), mientras que la mayor parte de las paletas norteamericanas son de 42 pulgadas cuadradas (107 centímetros cuadrados). Las estanterías europeas pueden incluir cargas de tres paletas entre estanterías verticales separadas aproximadamente cada 10 pies (3.1 metros), mientras que la mayor parte de las norteamericanas pueden incluir dos cargas de paletas entre estanterías verticales separadas a 8 pies (2.4 metros) sobre el centro. La profundidad de las estanterías utilizadas por IKEA va desde aproximadamente 8 pies a 14 pies (4.2 metros), mientras que las estanterías de hileras dobles norteamericanas son comúnmente menores a 8 pies de profundidad. NFPA 13 señala que las estanterías de hileras dobles deben tener una profundidad total de 12 pies (3.6 metros) o menos y considera que las estanterías de una profundidad mayor a los 12 pies son estanterías de filas múltiples. El panel técnico identificó parámetros clave, como el área entre barreras verticales, que permitirían aplicar los criterios a una variedad de configuraciones de estanterías.

Para estas pruebas el panel seleccionó rociadores ESFR de orificios grandes, por su capacidad de suministrar cantidades sustanciales de agua en gotas relativamente grandes sobre la columna del incendio. El rápido crecimiento del incendio en las pruebas, resaltó que era más preocupante la activación de demasiados rociadores que la activación de los rociadores a tiempo. Por esta razón, se seleccionaron rociadores de temperatura intermedia en un intento de limitar la cantidad de rociadores activados. La preocupación de activar rociadores adicionales mediante el fenómeno denominado “skipping” —por el cual los rociadores ubicados más lejos del incendio se activan antes que los más efectivos ubicados más cerca—hizo que el panel técnico especificara una distancia máxima de deflector por debajo del cielorraso de 14 pulgadas (35 centímetros).

El plan de prueba global fue guiado por los nuevos requisitos de la edición 2013 de NFPA 13 sobre el desarrollo de diseños alternativos de sistemas de rociadores para el almacenamiento. Un nuevo capítulo identifica parámetros importantes para ser analizados en el programa de pruebas, tales como espacio libre alto y bajo desde la parte superior de la mercadería hasta el rociador, ubicación del rociador en relación a la ubicación de la ignición, y factores de seguridad que se incluirán al aplicar los criterios de diseño.

Hace muchos años que la distancia desde la parte superior de la mercadería almacenada hasta el cielorraso o altura de plataforma se ha reconocido como un factor importante para ser analizado en los criterios de protección de rociadores en desarrollo. Un espacio libre alto entre la parte superior de la mercadería y el cielorraso puede demorar la activación del rociador y permitir que el incendio se propague horizontalmente a lo largo de las estanterías en forma previa a la activación del sistema de rociadores. También podría impactar en el flujo de gases calientes a lo largo del cielorraso y provocar patrones no deseados de activación de rociadores.

Como resultado, la nueva orientación provista en el Capítulo 21 de NFPA 13 incluye requisitos para espacios libres altos desde la parte superior de la mercadería hasta el cielorraso y espacios libres bajos desde la parte superior de la mercadería hasta el cielorraso. Se analizaron ambas condiciones como parte del programa de pruebas. Además, se modificó la ubicación de la fuente de ignición en las pruebas a fin de considerar ubicaciones de ignición centradas entre dos rociadores de cielorraso además de una ubicación de ignición directamente debajo de un rociador. Cada ubicación de la ignición presenta un riesgo diferente para el sistema de rociadores.

Realización de las pruebas

En el verano y otoño boreales de 2012, se llevaron a cabo seis pruebas a escala real en UL, las que investigaban una amplia gama de parámetros identificados en el Capítulo 21 de NFPA 13 (ver “Las pruebas de un vistazo”). El objetivo de las pruebas era controlar la propagación del incendio —este fue el desafío fundamental en todas las pruebas— y limitar las temperaturas del cielo raso para proteger la estructura del techo. En las pruebas se utilizaron principalmente mercaderías expuestas estándar de plástico expandido compuestas por bandejas para carne de poliestireno apiladas y almacenadas en paletas. En total se utilizaron más de 1,000 cargas de paletas para las pruebas, las que fueron vistas por miembros del panel técnico y patrocinadores del proyecto en vivo en UL y en todo el mundo a través de Internet.

Los resultados indicaron que las barreras verticales en combinación con un sistema de rociadores superiores fueron efectivas para demorar la propagación horizontal del incendio por las estanterías. En cada prueba, las llamas alcanzaron el cielorraso del laboratorio de pruebas, 35 a 45 pies (10.6 a 13.7 metros) sobre el piso, en aproximadamente 45 segundos. La activación inicial de los rociadores ocurrió entre los 39 y 52 segundos después de la ignición en todas las pruebas, a pesar de las diferentes configuraciones de altura de almacenamiento de mercaderías y altura del cielorraso. Las temperaturas del cielorraso permanecieron bajas en todas las pruebas.

Cuando se utilizaron conjuntamente con barreras verticales, el criterio de diseño de los rociadores, generalmente resultó efectivo para limitar la propagación del incendio por las estanterías. En la mayor parte de las pruebas, el incendio se propagó alrededor de los extremos de las barreras verticales de los pasillos, pero las barreras verticales controlaron la exposición al fuego de las cargas de paletas adyacentes, lo que permitió que el sistema de rociadores fuera efectivo para limitar una propagación mayor.

A partir del programa de pruebas surgió la preocupación del potencial de que las condiciones del incendio atravesarían el pasillo de 8 pies (2.4 metros) incendiando la mercadería del otro lado. La espuma de poliestireno, como el de las bandejas para carne utilizadas en las pruebas, emite un nivel elevado de radiación térmica cuando se quema, lo que significa que la exposición al fuego de las estanterías adyacentes es relativamente elevada en comparación con otros tipos de mercaderías. Durante las pruebas, las llamas de las estanterías se extendieron a los pasillos, y en la mayoría de los casos la pulverización de agua de los rociadores protegió las mercaderías a través de los pasillos.

Sin embargo, en la sexta prueba, el patrón de activación de los rociadores no protegió adecuadamente las mercaderías ubicadas del otro lado del pasillo y se prendieron fuego. Será necesario efectuar pruebas adicionales para investigar más aún el tema del ancho requerido de los pasillos, o para limitar las mercaderías almacenadas. Mientras que las clasificaciones actuales de NFPA 13 no distinguen entre los plásticos del Grupo A, tales como poliestireno, poliuretano, polipropileno y policarbonato, las diferencias del desempeño de incendio de los plásticos, pueden provocar un impacto significativo a considerar sobre la protección de rociadores necesaria. Los resultados también sugieren que pruebas adicionales que utilicen las mercaderías de IKEA podrían ayudar aún más a mejorar la eficiencia de los sistemas de rociadores de IKEA.

Para IKEA, las pruebas brindan respaldo para la protección de sus mercaderías utilizando criterios de protección de rociadores más eficientes. El Comité Técnico sobre Criterios de Descarga del Sistema de Rociadores probablemente tendrá en cuenta la investigación en su reunión del mes de julio. Considerando la ausencia de criterios para los plásticos expandidos expuestos en NFPA 13, IKEA tiene la esperanza de que el Comité reconozca los esfuerzos hechos por la Fundación y los patrocinadores del proyecto para cerrar la brecha existente en la norma.

Steve Wolin, P.E., jefe de Code Consultants, Inc. de St. Louis, Missouri.


Las pruebas de un vistazo
Las pruebas organizadas por la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios y patrocinadas por IKEA y otros grupos de interés fueron efectuadas el año pasado en Underwriters Laboratories. Las pruebas utilizaron principalmente mercaderías expuestas estándar de plástico expandido, compuestas por bandejas para carne de poliestireno apiladas y almacenadas en paletas. Las alturas de almacenamiento y de cielorraso fueron diferentes, pero todas las disposiciones de estanterías estaban separadas por pasillos de ocho pies. Todas las pruebas utilizaron sistemas de rociadores en el cielorraso con rociadores de ESFR con un espaciamiento de 10 pies por 10 pies. La distancia de deflector debajo del cielorraso era de 14 pulgadas. El objetivo de las pruebas era controlar la propagación del incendio y limitar las temperaturas del cielorraso para proteger la estructura del techo. A pesar de que las temperaturas del cielorraso permanecieron bajas, las pruebas detectaron problemas con la propagación del incendio.

nfpa 13


Descifrar qué materiales hace falta probar verdaderamente
El trabajo de IKEA en la clasificación de mercaderías y la manera en que puede afectar las pruebas de incendio de mercaderías peligrosas.

nfpa 13

Bandejas de carne de poliestireno almacenadas en palets.

Si bien no existe ninguna norma uniforme en la industria, las pruebas de incendio que desarrollan criterios de protección para plásticos expandidos utilizan habitualmente bandejas de carne de poli estireno, del tipo que se utiliza en supermercados para embalar carnes –como producto básico, un riesgo de incendio severo incluso entre plásticos expandidos. Las bandejas de carne se almacenan en pilas sobre paletas, e inicialmente quedan guardadas en bolsas plásticas o envueltas en film. Cuando se encienden,  existe una rápida propagación de llama y las bandejas comienzan a separarse entre sí. La separación de las bandejas de carne agrega un combustible adicional al fuego y aumenta aún más la seriedad del incendio.

Para medir cómo el riesgo de incendio de los productos de plástico expandido expuestos en IKEA se compara con las bandejas de carne, IKEA llevó a cabo pruebas de incendio a mediana escala utilizando un calorímetro en  UL. Las pruebas a mediana escala costaron aproximadamente un 90 por ciento menos que las pruebas a escala completa, pero aportaron datos que comparan el riesgo de incendio relativo de los diferentes artículos. Las pruebas consistieron en una configuración de almacenamiento de estantería de dos paletas de alto por dos paletas de ancho y dos paletas de profundidad, cargado con productos habituales de los que comercializa IKEA o bandejas de carne, dependiendo de la prueba. Se prendió fuego en el espacio de ventilación central en la parte inferior de la estantería. Un gran calorímetro se utilizó para medir la tasa de liberación de calor del fuego. Se utilizaron boquillas de agua pulverizada ubicadas a una corta distancia por encima de la parte superior de la estantería para investigar cómo influía la aplicación de agua en la tasa de liberación de calor del fuego.

Las pruebas a mediana escala se utilizaron para evaluar los diferentes tipos de colchones de IKEA en una variedad de configuraciones de almacenamiento. Por ejemplo, la línea de producto de IKEA incluye colchones tanto de espuma de poliuretano como de espuma de látex. Los colchones pueden almacenarse en forma plana horizontal como verticalmente. También pueden enrollarse sus extremos o bien horizontalmente en una estantería. Se trabajó con cada una de las configuraciones habituales de almacenamiento y con los diferentes tipos de colchón.

Los resultados de las pruebas indicaron que las bandejas de carne generaban un aumento más rápido de la dimensión del incendio que cualquiera de las configuraciones de colchones. Los resultados también indicaron que la pulverización de agua era menos efectiva en controlar un incendio en el que participaban colchones de látex que en los que participaban colchones de espuma de poliuretano. Los colchones de espuma de poliuretano generaban una dimensión máxima de incendio sustancialmente menor que ambos, las bandejas de carne y los colchones de espuma de látex. En base a estos resultados, se espera que los criterios para la protección de rociadores se desarrollen en base a pruebas efectuadas sobre bandejas de carne, incluidos aquellos criterios desarrollados como parte del programa de investigaciones en la Fundación, y se espera que sean resultados conservadores al aplicarse a la gama real de productos almacenados en los depósitos de IKEA.

Las pruebas también ofrecieron una plataforma de base para evaluar otros productos comercializados por IKEA. Por ejemplo, si IKEA comenzara a fabricar colchones con algún nuevo tipo de espuma, tales colchones podrían compararse con los colchones existentes y con las bandejas de carne en las pruebas a mediana escala, en lugar de repetir costosas pruebas a gran escala. Además, las pruebas a mediana escala sugieren que diferentes tipos de plásticos expandidos pueden variar sustancialmente en un riesgo de incendio. De esta manera, podrían desarrollarse criterios de protección más eficientes para proteger la espuma de poliuretano utilizada en los colchones en comparación con la protección requerida para la espuma de poli estireno  utilizada en las bandejas de carne. Nuevas investigaciones podrían abordar una sub categoría de plásticos expandidos que se enfocaría más exactamente en los criterios de protección para los artículos de IKEA y  de aquellos otros fabricantes, distribuidores y minoristas de mobiliario similares, en lugar de la relativamente amplia -y más difícil de proteger- categoría de todos los plásticos expandidos.

– Steve Wolin

http://nfpajla.org

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: