FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 631 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,678,978 hits
  • Visitas

  • Meta

NFPA Journal. Patrones de Vuelo

Posted by Firestation en 15/04/2012

Por Fred Durso, Jr.

Un bombero sube corriendo por el hueco de la escalera a medida que los ocupantes de las oficinas evacuan la Torre Uno. (Foto: AP)

Nuevas investigaciones analizan cómo los sobrevivientes evacuaron el World Trade Center el 11 de septiembre

Algunos ocupantes de la Torre 1 del World Trade Center en Nueva York el 11 de septiembre, sorprendidos y sin aliento veían cómo un avión se aproximaba hasta desaparecer en los pisos superiores , mientras que otros oyeron la explosión que se produjo inmediatamente después. El movimiento del edificio después del impacto fue tan intenso que algunas personas creyeron que la estructura se “volcaría.” Los observadores que se encontraban cerca del sitio del impacto vieron secciones del edificio en llamas o partes del cielorraso estrellarse contra el piso.

Estos relatos en primera persona, descriptos en el informe del año 2005 Análisis de las versiones publicadas sobre la evacuación del World Trade Center, en coautoría con Rita Fahy, gerente de bases de datos y sistemas de incendios de la NFPA, ofrecieron una primera instancia sobre las condiciones dentro de las torres y los comportamientos de los ocupantes en los momentos inmediatamente posteriores a los ataques terroristas. Complementando los hallazgos, existen nuevas investigaciones que analizan lo que ocurrió una vez que los sobrevivientes se encontraron seguros. Con fondos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el estudio Abandonar el área luego del desastre: Cómo los sobrevivientes de los edificios del World Trade Center abandonaron el área luego de los ataques, analizaba las respuestas de más de 1,400 sobrevivientes e identificaba inquietudes que los investigadores esperan que sirvan para reforzar los planes de preparación para la emergencia. El estudio se publicó en la edición de mayo de Risk Analysis: An International Journal.

La evacuación por debajo de la zona de impacto de los aviones en las Torres 1 y 2 fue considerada un “éxito” en ambos informes. Durante los ataques, los edificios albergaban aproximadamente 17,400 personas, y se estima que más de 14,000 personas escaparon. Menos del uno por ciento de la cantidad total de ocupantes –unas 120 personas- que presumiblemente intentaron evacuarse de los pisos ubicados por debajo de la zona del impacto fallecieron en los ataques. “Cuando se compara la evacuación [durante el bombardeo en 1993 del World Trade Center] con la del 11/9, hay una diferencia,” dice Fahy. “Los funcionarios de los edificios hicieron mucho luego del bombardeo de 1993, hecho que facilitó la evacuación del 11/9.”

Por ejemplo, un nuevo sistema de comunicaciones de emergencia y señalizaciones foto luminiscentes marcando el recorrido en escaleras, barandillas, y puertas de huecos de escalera, guiaron a los ocupantes hacia la seguridad, cuenta Fahy. El nuevo informe concluye que el entrenamiento recibido sobre seguridad contra incendios también afectó el comportamiento de los ocupantes. El cuarenta por ciento de los participantes encuestados estuvieron de acuerdo con que la información sobre seguridad que habían recibido los preparó para evacuar el edificio, pero sólo un cuarto de los sobrevivientes “sintió que se le había suministrado información por escrito sobre seguridad contra incendios.”

“Lo que había en el lugar era una gran rotación de personas y visitantes,” cuenta Rae Zimmerman, coautor del nuevo estudio y profesor de la Robert F. Wagner Graduate School of Public Service de la Universidad de Nueva York. “No es inusual que la gente no se encuentre actualizada sobre este material [de seguridad]. La gente debería esforzarse por conseguir un entrenamiento más frecuente y algo más aceptable. No debería confiarse en personas leyendo instrucciones.”

Los sobrevivientes también se inclinaron más por buscar a sus amigos o por asegurarse que otros pudieran salir –confirmando la observación de Fahy que las personas que se encuentran bajo estrés tienden a buscar a otros para sentirse seguros u observar cómo se comportan los demás como ayudarse para guiar su propia reacción. Los ocupantes también bajaron por el hueco de la escalera en forma calma y ordenada mientras que ayudaban a otros en el camino – otro punto en común entre evacuados durante una emergencia, agrega Fahy.

Una vez que abandonaron el edificio, la mayoría de los evacuados que no abandonaron el área de manera inmediata indicaron que, o bien se habían detenido a ver qué sucedía o a buscar amigos o compañeros de trabajo. Casi el 30 por ciento de los que respondieron las preguntas declaró que no sabían hacia dónde dirigirse. “Estamos hablando de una gran cantidad de gente que de repente abandona un área con tremendos obstáculos en su camino,” dice Zimmerman. “La gente podía haber estado familiarizada con la calle [a la cual accedieron], pero no con el área.”

El nuevo estudio también indica que no existían medios de comunicación que permitiera a la gente saber que el sistema de subterráneos de la ciudad había sido detenido debido a los ataques. Más aún, quienes respondieron las preguntas y vivían fuera de la ciudad, mostraron mayor tendencia a abandonar la zona inmediata que aquellos que vivían en la ciudad. La comunicación inmediata, dice Zimmerman, es crucial para que las personas puedan identificar una situación potencialmente riesgosa y sobreponerse a otra creencia común durante una real negación de la emergencia de una amenaza.

Zimmerman se encuentra trabajando en un estudio de seguimiento que comparará los comportamientos de los evacuados dentro y fuera de las torres durante los ataques. El análisis adicional podría suministrar una mayor comprensión en relación al cumplimiento de procedimientos específicos de emergencia, tales como la indicación a todos los ocupantes de la Torre 2 de permanecer en el interior del edificio una vez que el primer avión impactara en el edificio vecino. “Esa indicación fue absolutamente la correcta para ese momento”, dice Fahy. “Había escombros cayendo, y una respuesta masiva del departamento de bomberos. No servía de ayuda el permanecer en medio del camino. Nadie pensó que habría un segundo avión en este punto. Nadie pensó que las torres se derrumbarían.”

http://www.nfpajournal-latino.com/

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: