FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 631 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,679,106 hits
  • Visitas

  • Meta

Una cuestion de tamaño. Estudio sobre el efecto de la cantidad de efectivos sobre la intervencion.

Posted by Firestation en 26/04/2011

Por Fred Durso, Jr.

Jason Averill del Instituto Nacional de Normas y Tecnología habla sobre el importante estudio que vincula la dimensión de la cuadrilla de bomberos con el desempeño durante un incendio.

Nuevo informe de la FPRF sobre tiempos de movilización ahora disponible El estudio del NIST provocó que la Fundación para Investigaciones de Protección contra Incendios (FPRF) analizara los tiempos de movilización de los EMS y de las brigadas de bomberos, como también los factores clave que afectaban su desempeño. El informe que acaba de ser difundido, “Evaluación cuantitativa de los tiempos de movilización de las brigadas de bomberos y EMS”, elaborado por Robert Upson y Kathy Notarianni del departamento de Ingeniería de Protección contra Incendios del Worcester Polytechnic Institute, hace una evaluación cuantitativa de los tiempos de movilización de los equipos de emergencia por incendio y EMS e identifica factores clave que afectan su desempeño. El informe hace un análisis estadístico de los tiempos reales de manejo de la alarma y concurrencia de los equipos de emergencia por incendio y EMS basados en datos recolectados a través de una población representativa diversa de las organizaciones del servicio de incendios de Norte América. El estudio impacta en forma directa sobre diferentes requisitos de las normas NFPA 450, 1221, 1710, y 1720. Para ver el informe completo, visite http://www.nfpa.org/mobilization.

¿Es verdad que importa la dimensión de la cuadrilla?

Esa es la pregunta que Jason Averill del Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST) y otros investigadores respondieron en el recientemente publicado “Informe sobre Experimentos en Campo de Incendios Residenciales.” Tomando en consideración la investigación sobre los tiempos de respuesta del departamento de bomberos y el impacto de variar la dimensión de la cuadrilla (a pesar de que la Asociación Internacional de Bomberos y jurisdicciones locales han publicado estudios un tanto similares en el pasado), el informe brinda datos sobre la relación entre la dimensión de la cuadrilla y las actividades de combate de incendios relativas a incendios residenciales en viviendas uni familiares, responsables de la mayor parte de muertes y lesiones tanto de bomberos como de civiles. Para el estudio, los Departamentos de Bomberos de los Condados de Montgomery en Maryland y de Fairfax en Virginia, efectuaron 60 experimentos de incendio controlado el año pasado en la Academia de Capacitación sobre Seguridad Pública del Condado de Montgomery en Rockville, Maryland. Mediante el análisis de 22 tareas de combate de incendios y rescate—incluidas la búsqueda de ocupantes, operaciones con escaleras manuales y operaciones de ventilación— los investigadores descubrieron variaciones clave al comparar las dimensiones de las cuadrillas de bomberos. Una cuadrilla de 4 personas, por ejemplo, realizó todas las tareas en el escenario de un incendio residencial de riesgo leve —lo que significa, un incendio que involucra una vivienda unifamiliar de 2,000 pies cuadrados (186 metros cuadrados) sin riesgos especiales— un 30 por ciento más rápidamente que una cuadrilla de dos personas, mientras que una cuadrilla de cuatro personas completó las tareas un 25 por ciento más rápidamente que la cuadrilla de tres personas. Comparando el desempeño de las cuadrillas de tres y dos personas, el tiempo total de ejecución de la tarea mejoró un 8 por ciento. Averill, uno de los investigadores principales del estudio, es líder del Grupo de Ingeniería en Seguridad contra Incendios del NIST, que traduce los resultados de sus estudios en herramientas para las diversas partes interesadas. Recientemente habló con NFPA Journal sobre los puntos destacados del estudio y su potencial impacto en el departamento de bomberos. Para ver un pdf del informe completo, visite http://www.nist.gov/customcf/get_pdf.cfm?pub_id=904607.

¿Cuál es la necesidad de este estudio? ¿No es suficiente el sentido común para establecer que una cuadrilla de cuatro es más efectiva que una de dos?

En el año 2001, se aprobó la NFPA 1710, Norma para la organización y despliegue de operaciones de extinción de incendios, operaciones médicas de emergencia y operaciones especiales para el público llevadas a cabo por departamentos de bomberos profesionales. Se volvió bastante evidente durante las deliberaciones de esa norma que sería de ayuda la obtención de datos científicos adicionales para cuantificar los efectos de los tiempos de llegada y la dimensión de las cuadrillas y variables básicas de despliegue sobre los resultados del desempeño del departamento de bomberos. Poco tiempo después, el NIST, la Asociación Internacional de Bomberos, la Asociación Internacional de Inspectores de Incendio, el Worcester Polytechnic Institute, y la Comisión Internacional de Acreditación de Incendios, decidieron colaborar con una investigación que proveería una comprensión básica. El Urban Institute estuvo a cargo del diseño estadístico para una investigación de 400 departamentos de bomberos de carrera y de combinación en los EEUU. Los cien años de experiencia de los servicios de incendio le hacen saber a la gente que existen diferencias de desempeño como función de la dimensión de la cuadrilla— la dificultad de los elaboradores de políticas públicas, administradores de ciudades y condados, inspectores de bomberos, y de cualquiera que haya intentado abordar este tema, es que no conocen la importancia de la diferencia que hacen. Uno de los objetivos primarios de este proyecto es el de proveer fundamentos técnicos para la NFPA 1710, la norma de consenso de seguridad y salud para la industria del servicio de incendios. Los resultados de este estudio contribuirán a cuantificar la magnitud de los riesgos que enfrentan los bomberos que responden a los más comunes incendios estructurales.

¿Cómo puede el departamento de bomberos hacer el mejor uso de este informe?

Al inicio de la reunión del Congressional Fire Services Institute en abril, Jeff Johnson, presidente de la Asociación Internacional de Inspectores de Incendio, efectuó declaraciones que desafiaban a sus miembros:”Desafío a todos los inspectores de incendio del país a que lean este informe y lo comprendan”. Considero que este informe es clave. Si en los departamentos de bomberos se lee y comprende este informe, se obtendrá información valiosa sobre lo que sucede en el escenario de un incendio y en la dinámica de su situación particular. En cada localidad se necesita leer este informe y decidir lo que significa en el contexto de los recursos que se tienen disponibles, y combinar eso con los riesgos que enfrenta la comunidad. Esa es una de las cosas a la que volvemos continuamente en este estudio—le ofrece a la gente la posibilidad de combinar riesgos con recursos. El objetivo de esto no es el de lograr una solución única y uniforme para todos, sino el de permitir a cada comunidad local que busque una solución que sirva a esa comunidad.

¿Cómo planea difundir el informe?

Hemos recibido un subsidio del Programa de Subsidios para la Asistencia a Bomberos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, y uno de los entregables, es el de tomar este informe y convertirlo en material de enseñanza y aprendizaje que pueda ser utilizado por los bomberos con el fin de colaborar en la interpretación e incorporación de los detalles. Estos materiales estarán disponibles a fines de este verano o a principios del otoño. Incluirá un PowerPoint, videos, un resumen ejecutivo de conclusiones importantes, y una guía para interpretar y comprender qué hay en el informe. Cabe apreciar no sólo lo que el informe dice, sino también lo que no dice, de modo de que todos puedan comprender las limitaciones. Por ejemplo, estos datos no aplican a una situación de respuesta en un edificio de altura. No analizamos los efectos de enviar más o menos vehículos al incendio. Teníamos cuatro vehículos; no analizamos enviar seis, siete u ocho. Queremos ser claros respecto de lo que se dice y de lo que no se dice en el informe. A largo plazo, uno de los objetivos del proyecto es el de proveer herramientas cuantitativas que colaboren con quienes toman decisiones a nivel local sobre la cuantificación de los efectos del cambio en el despliegue de sus configuraciones.

¿Por qué el estudio se enfoca únicamente en incendios ocurridos en residencias unifamiliares?

Las estadísticas de la NFPA demuestran claramente que en la escena de un incendio residencial es donde ocurre la mayor cantidad de lesiones y muertes de civiles. Es una de las respuestas más comunes del departamento de bomberos, y establece una línea de base. Esta es una de las respuestas menos peligrosas que enfrenta el departamento de bomberos, y sin embargo, dada su frecuencia, continúa implicando lesión y muerte para los bomberos. No solo estamos desarrollando una comprensión relacionada con una comprensión relacionada a lesiones y muertes de bomberos y civiles, sino que esto establece un piso, dado que existen muchas otras respuestas con las que se enfrentan los departamentos de bomberos que son mucho más riesgosas que ésta.

¿Cuáles serían las conclusiones clave del estudio?

Algo que ciertamente ha generado algún debate, es la falta general de diferenciación entre las cuadrillas de cuatro y de cinco personas. [El informe indica que agregar una quinta persona a la cuadrilla que responde a un incendio residencial en una vivienda unifamiliar no redujo en general los tiempos de respuesta para la finalización de la tarea durante el incendio.] Fue en algunas tareas importantes donde la cuadrilla de cinco personas marcó una diferencia. La primera, fue una ganancia en el desempeño —seis por ciento más rápido— respecto del tiempo de echar agua sobre el fuego entre una cuadrilla de cinco personas por sobre la cuadrilla de cuatro. Segundo, el tiempo para la colocación de escaleras manuales contra la estructura fue mejorado en un promedio del 13 por ciento. Sin embargo, en general, los tiempos de desempeño para las cuadrillas de cuatro o cinco personas fueron relativamente similares. Eso pareciera ser consistente con un incendio estructural residencial de bajo riesgo. Hemos notado, y otros estudios han descubierto que, en respuestas de alto riesgo [tales como incendios en ocupaciones de altura e instalaciones industriales], las cuadrillas de cinco personas aportan beneficio cuando los riesgos escalan. También, la investigación indica que todas las cuadrillas, tanto las de tres, cuatro y cinco personas, tuvieron tiempos de rescate similares, y las tres dimensiones de cuadrillas tuvieron tiempos de rescate más rápidos que las cuadrillas de dos personas. La comparación del desempeño entre cuadrillas de dos y tres personas, arroja que la finalización total de la tarea mejoró aproximadamente un 8 por ciento, y este tiempo de finalización mejoró un 25 por ciento al compararlo con cuadrillas de tres y de cuatro personas.

¿Qué es lo que piensa sobre estas conclusiones?

Los departamentos de bomberos ahora cuentan con una comprensión cuantificable del nivel de desempeño de las cuadrillas de dos personas en relación a lo que se obtiene con otras cuadrillas de otras dimensiones para esta clase de incendio estructural. Ahora, quienes toman decisiones cuentan con la comprensión cuantificable del riesgo aumentado que implica para los bomberos y para el público en general en términos de seguridad humana.

¿Quién suministró los fondos para el estudio?

Tomó mucho tiempo encontrar los recursos adecuados de financiamiento. Este proyecto fue uno de los primeros en obtener un subsidio del sector de investigaciones en el Programa de Subsidios para la Asistencia de Bomberos. Ese subsidio inicial diseñó la estructura general, y esto se ve reflejado en el título del estudio. Hemos hecho una extensa revisión de la literatura y hemos armado un modelo teórico para comprender las variables importantes.

¿Se calcularon los tiempos de los Servicios Médicos de Emergencia (EMS) para este estudio?

No fueron indicados en este informe, pero sí recopilamos datos sobre el desempeño de los EMS, particularmente en el contexto de comprender, no solo la dimensión de las cuadrillas, sino dónde se estacionan y despliegan los proveedores de Soporte Vital Avanzado. Tales resultados aún están siendo analizados y no forman parte de este informe, pero esperamos contra con datos disponibles en breve.

¿Por qué era importante que este proyecto fuera un esfuerzo colaborativo?

Necesitábamos la experiencia única que cada organización pudiera aportar. Russ Sanders [Gerente Regional de NFPA] es un experto técnico que ha estado participando en el proyecto desde sus comienzos. Su profundo conocimiento sobre tácticas y operaciones para el combate de incendios a través de su experiencia como jefe en una importante ciudad y su comprensión acerca de la aplicación de nuestro trabajo a los códigos y normas, ha sido invalorable para el diseño, ejecución, y análisis de la investigación. Necesitábamos la habilidad para convocar grupos como los de los bomberos de los Condados de Montgomery y Fairfax. Necesitábamos las perspectivas de políticas públicas de los jefes de bomberos. Necesitábamos la experiencia técnica que algunos de nuestros expertos pudieron aportar. El NIST aportó la capacidad para efectuar pruebas de campo durante el plazo de unas semanas. El Urban Institute aportó su riguroso análisis de datos estadísticos de los experimentos en escenarios de incendio. El Worcester Polytechnic Institute aportó perspectivas de políticas públicas. Este enfoque aseguró que no se desarrollara ningún punto particular, sino que fuera un proceso verdaderamente colaborativo.

—Entrevista llevada a cabo por Fred Durso, Jr.  http://www.nfpajournal-latino.com/

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: