FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 633 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 1,682,997 hits
  • Visitas

  • Meta

NFPA. Capacitacion para la actuacion con vehiculos hibridos.

Posted by Firestation en 27/06/2010

NFPA está desarrollando un programa para capacitar al personal de emergencia a fin de evitar descargas y otros riesgos provocados por vehículos eléctricos avanzados.

Fred Durso, Jr.

Si se desea tener una idea de los riesgos que deben enfrentar los socorristas cuando se encargan de incidentes con vehículos híbridos y eléctricos, el Sistema Nacional de Informes sobre Cuasi Accidentes del Cuerpo de Bomberos es un buen lugar para comenzar.

En un incidente, los socorristas de emergencia se dirigieron al sitio de una colisión que involucraba a un vehículo híbrido, el que utilizaba una batería de 500 voltios para complementar un motor de combustión interna. Después de atender a los pasajeros, quienes sólo habían sufrido heridas leves, los bomberos evaluaron el vehículo y supusieron que el encendido no estaba activado ya que el motor no estaba funcionando. Pero, se equivocaron.

Mientras el equipo trabajaba cerca de los componentes eléctricos del auto, un bombero que conocía de automóviles híbridos se dio cuenta de que el sistema eléctrico seguía encendido. El equipo tomó pasos inmediatos para apagar el vehículo. “A pesar de que no se sufrieron lesiones, los equipos trabajaron directamente frente al automóvil con el capó levantado, con el potencial de lesiones implícito”, establece el informe sobre el Sitio web del sistema: www.firefighternearmiss.com. “En la toma de conciencia de la situación no se reconocieron con rapidez los procedimientos adecuados de apagado. Nos dimos cuenta de que no estábamos tan bien entrenados como creíamos. Y estamos hablando de un equipo competente con muchos años de experiencia”.

Los incidentes como éste pueden volverse cada vez más comunes a medida que los híbridos —vehículos que combinan sistemas de propulsión, más comúnmente un motor de combustión interna con una batería y un motor eléctrico— comiencen a circular por las rutas de los EEUU. Mientras tanto, los vehículos eléctricos (EVs, por sus siglas en inglés), que utilizan sólo electricidad como fuente de energía, están listos para transformarse en la próxima ola automotriz, especialmente a medida que los precios de los combustibles varían y se hace mayor hincapié en la necesidad de reducir las emisiones de carbono.

Mientras que las nuevas tecnologías demuestran una mayor conciencia ambiental en el mercado, también presentan una amplia gama de nuevas condiciones operativas que cambian las reglas para los socorristas de emergencia. Es por eso que la NFPA ha lanzado el Entrenamiento Estadounidense de Seguridad para Socorristas de Emergencia en Vehículos Avanzados de Propulsión Eléctrica, que desarrollará e implementará un programa de entrenamiento para respuesta ante emergencias enfocado en los vehículos eléctricos avanzados, como EVs híbridos recargables mediante enchufe, EVs, y vehículos con celdas de combustible. El proyecto de tres años de duración, con un subsidio de $4,4 millones de dólares por parte del Ministerio de Energía de los EEUU (DOE, por sus siglas en inglés), desarrollará un Sitio web que incluirá programas de entrenamiento, simulaciones y videos. También se organizarán cursos de capacitación en aula, con seminarios web y manuales como productos derivados de estos cursos, según Andrew Klock, gerente ejecutivo de proyecto de NFPA para el programa. NFPA recibió los fondos del DOE en febrero, y Klock prevé finalizar una serie de cursos de entrenamiento para socorristas de emergencia para el proyecto durante el año que viene.

“Necesitamos entrenar a nuestros socorristas sobre la manera en que deben manipularse estos vehículos”, informa Klock. “Estamos creando una toma de conciencia sobre el riesgo que acarrean estos vehículos, y estamos demostrando cómo NFPA lidera el camino para mantener al público seguro con la nueva tecnología”.

Kathryn Clay, directora de investigación para la Alianza de Fabricantes de Automóviles, un grupo que representa a los 11 fabricantes más importantes que promueven tecnologías nuevas y sustentables y otros temas de política pública, afirma que el proyecto de NFPA está diseñado para prever problemas de seguridad en socorristas de emergencia. “En las próximas décadas, veremos políticas federales que tratarán de brindar incentivos para el ingreso rápido de vehículos eléctricos en el mercado”, afirma. El proyecto de NFPA, agrega, “es un proceso de pensamiento con vistas al futuro”.

Cuando el voltaje sale a la ruta
Llectricidad se está volviendo más popular en las rutas estadounidenses. Hasta noviembre de 2009 había 1,5 millones de híbridos en los Estados Unidos, el mayor mercado de híbridos del mundo. Aunque el año pasado el mercado automotriz total cayó en un 21%, las ventas de los híbridos desminuyeron en sólo un 8% según HybridCars.com. La Alianza de Fabricantes de Automóviles señala que Toyota vendió su millonésimo Prius en todo el mundo en 2008.

Los vehículos que sólo funcionan a electricidad prometen unirse a los híbridos muy pronto. El año pasado, el Presidente Barack Obama se comprometió a contar con un millón de vehículos eléctricos híbridos recargables mediante enchufe en las rutas hacia 2015 y abogó por una iniciativa de $2.400 millones de dólares, bajo la Ley Estadounidense de Recuperación y Reinversión, diseñada para acelerar esfuerzos de investigación y desarrollo sobre EVs. Los fabricantes de automóviles de todo el mundo ya han creado decenas de modelos de EVs; muchos de ellos son vehículos conceptuales, pero demuestran el interés de la industria en la tecnología más allá del motor de combustión interna. Los Chevrolet Volt y Nissan LEAF, completamente eléctricos, que utilizan baterías de ión de litio y pueden viajar 40 y 100 millas, respectivamente, con una carga, se lanzarán al mercado este año. Toyota ha señalado que el año que viene lanzará un Prius recargable mediante enchufe completamente eléctrico. Según el Consejo Estadounidense para una Economía con un Uso Eficiente de la Energía, los fabricantes predicen que las ventas del Volt y LEAF superarán las 10.000 unidades en el año de su primer modelo. Se espera que los incentivos de hasta $7.500 dólares propuestos por el gobierno alienten a los conductores a conducir estos vehículos futuristas.

Este impulso ha comenzado a preocupar al cuerpo de bomberos sobre los riesgos asociados a estos vehículos, afirma Ken Wilette, director de Protección Pública contra Incendios de NFPA. “Puede llevar entre 20 minutos hasta 2 horas rescatar a una persona que se encuentra atrapada dentro de un vehículo”, dice Willette, “y las piezas que se presionan y se cortan puede volverse algo específico desde el punto de vista científico para ese tipo de vehículo”.
Mientras tanto, la Fundación para la Investigación sobre Protección contra Incendios, en nombre de NFPA, ha comenzado a estudiar algunos de los temas de seguridad planteados por los EVs. El año pasado, NFPA recibió un subsidio por parte del Departamento de Seguridad Nacional y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para identificar y facilitar las mejores prácticas y pautas orientadas a socorristas en relación a vehículos eléctricos-híbridos y EVs. En su próximo informe, Casey Grant, el director de investigación de la Fundación, destacó las descargas eléctricas, el movimiento del vehículo, y el combate de incendios y la revisión como áreas clave de preocupación para los socorristas de emergencia.

Las descargas eléctricas son un área de especial preocupación para los socorristas. Los híbridos de la actualidad incluyen baterías que contienen 500 voltios de electricidad, informa Grant, suficiente como para provocar lesiones graves o la muerte. Aunque la mayor parte del cableado de tales sistemas es de color naranja para una detección rápida, no todos los fabricantes cumplen con esa práctica. Los socorristas quizás tampoco estén al tanto de la ubicación de las baterías, comúnmente en el baúl. “Si te puede lastimar o matar, debería denominárselo alto voltaje”, afirma Grant. “Estos vehículos no son poco comunes. Son sólo diferentes, y nosotros debemos saber esas diferencias para poder actuar en consecuencia”. Señala que ni su proyecto ni el nuevo proyecto financiado por el DOE de NFPA ponen en tela de juicio la seguridad de estos vehículos para sus usuarios. “Son fantásticos”, comenta Grant. “Nadie debe alarmarse, y nadie está menospreciando la seguridad de estos vehículos para sus conductores. El objetivo es estar preparados para una emergencia”.

Dado que los vehículos eléctricos de nueva generación necesitarán estaciones de carga —que se ubicarán en estacionamientos privados, estacionamientos públicos, y otras áreas— NFPA también se encuentra analizando profundamente la manera en que estos nuevos vehículos podrían afectar al NFPA 70®, Código Eléctrico Nacional.

El informe de la Fundación brindará información útil sobre los antecedentes para el nuevo proyecto financiado por el DOE, dice Klock. Las guías de respuesta ante híbridos y las guías para socorristas ya existen, comenta Klock, y los fabricantes han publicado documentos específicos al modelo sobre cómo manejar estos vehículos en una emergencia. Pero Klock considera que eso no es suficiente, ya que lo que se recomienda para un automóvil puede no ser apropiado para otro. “Las guías para socorristas varían en complejidad y en la información que brindan”, dice. “Uno se pregunta: ¿Qué debería hacer? ¿A qué documento debo prestar atención?”.

Lo que complica esas preguntas es la cantidad de tecnologías diferentes que se están desarrollando. Los populares híbridos de la actualidad cuentan con dos fuentes de energía: una unidad de conversión de energía, como un motor de combustión interna, y baterías. Las baterías de níquel e hidruro metálico del popular Toyota Prius y del Honda Civic híbrido se recargan a través del frenado regenerativo y mediante sus motores a gasolina. Los híbridos recargables mediante enchufe cuentan con las dos mismas fuentes de energía, excepto que las baterías pueden cargarse desde un enchufe eléctrico. El motor eléctrico de un EV funciona a baterías que pueden recargarse enchufándolas en tomacorrientes domésticos. Y los vehículos con celdas de combustible, que también cuentan con motores eléctricos, producen electricidad principalmente con hidrógeno.

Es por eso que la Alianza de Fabricantes de Automóviles, que pone de relieve la necesidad de nuevos programas de entrenamiento, predice que no habrá un vehículo que domine el mercado en los años venideros. “No tendremos una tecnología avanzada que resulte la ganadora evidente”, agrega Clay. “Es más probable que veamos tecnologías diferentes adecuadas para distintas regiones del país”. Los residentes de la zona oeste de los Estados Unidos, que manejan grandes distancias, pueden utilizar biocombustibles, mientras que los citadinos que conducen menos podrían hacer populares los EVs.

Para poder cubrir todas las bases tecnológicas, el nuevo proyecto de NFPA ha conseguido la ayuda de otras organizaciones, como la Alianza de Fabricantes de Automóviles y el Laboratorio Nacional de Energía Renovable, el laboratorio nacional del DOE que desarrolla energía renovable y tecnología eficiente en cuanto a la energía. Los representantes de estas organizaciones participarán de un grupo de soporte técnico para el proyecto. Un panel técnico individual de servicio contra incendios, conformado por 11 miembros provenientes de una variedad de organizaciones de seguridad contra incendio, brindarán asesoramiento sobre una amplia gama de temas, incluyendo los mejores enfoques para prácticas de entrenamiento.

“Nuestro objetivo es contar con el portal principal en donde los socorristas puedan aprender y obtener información sobre seguridad en conexión a todos los aspectos de los vehículos eléctricos avanzados”, dice Klock. “NFPA desea desarrollar programas de entrenamiento ampliamente accesibles para que nuestros socorristas tengan la seguridad de que pueden manejar todas las circunstancias que surjan y que se encuentran preparados para enfrentar nuevos riesgos o técnicas de remoción de pasajeros en vehículos”.
Hora de Actuar.
La Administración contra Incendios de los EEUU ofrece estos consejos para enfrentar accidentes que involucran vehículos híbridos.

  • Siempre suponga que el vehículo está encendido aunque el motor no haga ruido.
    Coloque el vehículo en el cambio “estacionar”, apague el motor y quite la llave para desactivar el sistema de alto voltaje.
  • Considere que el sistema eléctrico es poco seguro por cinco minutos después de haber apagado el motor.
    Nunca toque, corte o abra ningún cable naranja o componentes protegidos por cubiertas naranjas.
  • Permanezca a una distancia prudencial del vehículo si se encuentra en llamas.

Fred Durso, Jr., es redactor del NFPA Journal. http://www.nfpajournal-latino.com

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: