FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 748 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 2.136.985 hits
  • Visitas

  • Meta

Incendios de interfaz. Manual de actuacion.

Posted by Firestation en 27/07/2018

Posted in Incendios, Incendios Forestales, Manuales | Comentarios desactivados en Incendios de interfaz. Manual de actuacion.

Informe actuacion accidente ferroviario Angrois.

Posted by Firestation en 22/07/2018

Transcripción íntegra del informe:
..
..
20:51 Los bomberos de Santiago llegan al lugar del accidente con una dotación de 8 efectivos, 1 autobomba urbana pesada, 1 autobomba nodriza y 1 vehículo de mando. Al llegar se dan cuenta de la gravedad del siniestro y solicitan la presencia de todos los efectivos desplazados en el operativo de los fuegos del Apóstol (9 efectivos y el jefe de bomberos). Se encuentran con un vagón en el campo de la fiesta, con personas atrapadas en su interior, cuerpos tirados en todo su perímetro y una humareda procedente de las vías. En ese momento ya han llegado a la zona del siniestro la Policía Local, Policía Nacional y personal del 061. En un primer momento se centran en la extinción del incendio de la máquina trasera y el acceso al vagón contiguo, donde hay personas atrapadas.
20:55 Llega el segundo equipo de bomberos de Santiago (10 efectivos: 9 bomberos más el “jefe” José Ramón Sánchez). Van llegando efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, que colaboran con los bomberos en la extracción de las víctimas. También es muy importante la presencia de vecinos, que desde un primer momento colaboran en las tareas de rescate. El primer equipo continúa con el rescate del primer vagón. Las comunicaciones son deficientes, los sistemas de comunicación resultan poco operativos. El segundo equipo se centra en el abordaje de otros vagones…
21:03 La Policía Local, en vista de la gravedad del accidente, solicita al 112 la presencia de todos los Bomberos posibles. Continúan las labores de extinción y rescate de víctimas. A partir de este momento son activados varios cuerpos de bomberos (Deza, Ordes, Arzúa, Sta Comba y Boiro) así como varias agrupaciones de protección civil y emergencias municipales (Boqueixón, Teo y Brión). Desde el parque de bomberos de Santiago se empieza a llamar al personal disponible para que se acerquen al Parque.
21:18 El coordinador de los parques del Consorcio de A Coruña (Mauricio Calvo) informa a 112 que los bomberos de Ordes, Arzúa, Boiro y Sta Comba (13 efectivos en total) van de camino y solicita información del accidente.
21:21 El Grupo de Apoyo Logístico (GAL) informa al 112 que va a movilizar el Puesto de Mando Avanzado (PAM).
21:31 Llegan los Bomberos de Veicar-Ordes (Veicar es una empresa privada). Se dirigen a los compañeros que están trabajando en la zona superior de la intervención (Campo da Festa) y preguntan qué hacer. Acto seguido se les encomienda que se ocupen de colaborar en las labores de abastecimiento de agua y transporte de material a los bomberos de Santiago actuantes.
21:32 Al Parque de Bomberos de Santiago va llegando personal, algunos voluntarios y otros pertenecientes al turno entrante. Un grupo de 7 bomberos se desplazan al lugar del accidente (tercera dotación).
21:40 Llegan los bomberos de Veicar-Arzúa. Se termina el rescate de los heridos del vagón de cola por parte del primer equipo de intervención de Santiago. El rescate lo realizan con la imprescindible colaboración de efectivos de la Policía Nacional.
21:45 Llegan los bomberos de Deza. Preguntan qué hacer. En este momento todavía no existe un mando único que dirija la intervención. El GAL sale de su base (Silleda) con un semirremolque con equipos de iluminación y el PAM.
21:50 Entre voluntarios y el turno de guardia entrante (el relevo se da diariamente a las 22:00) hay 8 efectivos dispuestos a desplazarse al accidente aunque no hay vehículos disponibles. Se realizan gestiones para que dicho personal se desplace en vehículos policiales.
22:05 Los bomberos de Santiago solicitan equipos de iluminación para poder trabajar. Desde el 112 les informan que van de camino. Todavía no ha llegado el PMA. Llegan 2 voluntarios de protección civil de Brión.
22:08 La cuarta dotación de bomberos de Santiago llega al lugar del accidente. Van llegando diversas agrupaciones de protección civil. Se van incorporando al operativo de manera espontánea, ayudando en lo que pueden. No existe ninguna coordinación de la intervención. Más de 1 hora y media después del accidente, en el lugar del siniestro se encuentra personal de todo tipo: bomberos funcionarios, bomberos privados, personal de protección civil, policías locales, policías nacionales, guardias civiles, sanitarios y un gran número de vecinos, todos ellos trabajando en varias zonas, organizados en equipos de trabajo surgidos de manera espontánea. Ya empieza a haber demasiada gente. Una vez retirados la mayoría de los heridos, se continúan retirando cadáveres. A esa misma hora el coordinador del Consorcio (Mauricio Calvo) está preguntando al 112 cómo llegar al lugar del accidente.
22:20 Llegan los bomberos de Natutecnia-Santa Comba. Preguntan a un sargento de Santiago qué hacer y les indica que coloquen un equipo de iluminación. El sargento Martínez de bomberos de Santiago va tomando iniciativas de mando.
22:27 Al no haber llegado los medios de iluminación, los bomberos de Santiago reiteran la petición al 112. No ha llegado aún el PMA (máximo responsable y coordinador oficial).
22:33 Los bomberos de Coruña a través del 112 ofrecen personal y material. El 112 los mantiene a la espera. En este momento, la mayoría de los supervivientes han sido retirados de los restos del tren.
23:15 La última víctima retirada con vida es una mujer que permanecía atrapada por el eje de un vagón, para cuyo rescate se hace necesaria la presencia de una grúa de gran tonelaje.
..
La AXEGA, el Grupo de Apoyo Logístico y el PMA
Al tratarse de un accidente de gran magnitud, catalogado como de nivel 2 (carácter autonómico), la entidad que asume la coordinación del operativo y presta asistencia material a través del 112 es, en este caso, la Axencia Galega de Emerxencias (AXEGA).
Para llevar a cabo esta asistencia la AXEGA cuenta con el Grupo de Apoyo Logístico (GAL), que según la propia web de la AXEGA tiene como finalidad prestar la asistencia material requerida por los organismos y servicios de intervención en las emergencias, complementándolos y dándoles apoyo logístico en aquellas situaciones que así lo exijan o cuando sea preciso movilizar al lugar de la emergencia recursos materiales especializados por parte de la Administración Autonómica.
El GAL está a disposición de la Administración u organismo que lo necesite.
Los llamados grupos de apoyo logístico a las intervenciones está compuesto por un técnico de emergencias de la AXEGA, que es el coordinador del grupo, y ocho bomberos profesionales. El grupo está operativo 24 horas al día, 365 días al año, con al menos tres especialistas de guardia y es movilizado a través del CAE 112-Galicia en un tiempo que no excede los 45 minutos. Su base está ubicada en el municipio de A Estrada, a 25 minutos de Santiago de Compostela.
..
¿Qué ocurrió con el PMA y los equipos de iluminación?
La realidad es muy distinta a lo que dice la página web. La gestión del GAL y, por tanto, la movilización de los medios materiales, se realiza a través de la empresa privada Natutecnia, que también es gestora de varios parques comarcales de bomberos.
La función de esa empresa consiste en gestionar y contratar al personal encargado de movilizar dichos medios. Este personal está formado en su mayoría por bomberos comarcales que reciben un sobresueldo de dudosa legalidad (algunos en nómina y otros en forma de dietas), que deben cumplir un número de horas presenciales y otras localizables para hacerse cargo de los vehículos en caso de ser necesario.
No hay ningún bombero funcionario que se encuentre integrado en este grupo de apoyo y se desconoce el sistema de acceso a ese puesto.
El día del accidente, la persona encargada de movilizar la PMA era un Bombero de Natutecnia As Pontes, por lo que se recurrió a otro más cercano (A Baña) que tuvo que desplazarse hasta La Estrada con la consecuente demora que ello supone.
Finalmente, el PMA y el remolque de iluminación llegaron al lugar del siniestro casi 2 horas después del accidente. Se puede concluir que su movilización no tuvo en la práctica relevancia alguna en el éxito del operativo.
..
El 112 y el servicio de rescate
El Centro de Atención de Emergencias (CAE 112) depende de la AXEGA. En la comunidad autónoma este servicio es gestionado de manera indirecta a través de otra empresa privadaTelemark.
A través del 112, la AXEGA moviliza medios y coordina el operativo cuando es necesario. El personal del 112 es en todo caso el encargado de filtrar y gestionar las llamadas referidas a la emergencia, tanto las entrantes como las salientes o de activación, debiendo garantizar la máxima eficacia en la transmisión de los datos relativos a cada siniestro e informar de la eventual activación de cualquiera de los distintos niveles de emergencia decretados por la AXEGA.
Para ello, Telemark cuenta con un equipo humano distribuido en turnos de trabajo, de manera que se garantiza la presencia las 24 horas de 6 operadores de teléfono y un coordinador de sala. Por encima de este coordinador existen 3 técnicos de la AXEGA: uno de operaciones y logística, un técnico de radio y comunicaciones y un técnico de análisis de riesgos y actualización del catálogo de medios.
..
Fallos de coordinación
Tal y como se deduce del parte de intervención del 112, la coordinación del accidente de Angrois desde el punto de vista del 112, muestra graves deficiencias:
1.- Supuestamente, el nivel 2 de emergencia (autonómico) se debe activar en los primeros minutos. De ser así, existe un protocolo de aviso a medios de rescate en función de proximidad y capacidad. La orden de aviso no parece atender a ninguno de estos criterios. Después de los bomberos de Santiago (20:46) son avisados por este orden: protección civil de Boqueixón (21:02), bomberos de Deza (21:02), bomberos de Veicar-Ordes (21:06), protección civil de Teo (21:11), protección civil de Brión (21:13) y bomberos de Veicar-Boiro (21:15). Asimismo, la demora en el aviso a los distintos servicios parece en algunos casos excesiva.
2.- En ningún caso se informó a los medios del nivel de activación de emergencia establecido.
3.- La información del lugar del accidente es defectuosa: los distintos servicios de emergencias reciben instrucciones imprecisas de cómo llegar y del lugar exacto del accidente. En un primer lugar se habla del lugar de Gamás, en Marrozos. Los bomberos de Natutecnia-Santa Comba hasta en dos ocasiones reciben instrucciones de dirigirse a la carretera de Sergude, en Marrozos, lo que provoca que se retrase su llegada.
4.- No se tiene en cuenta en ningún momento la posibilidad de activar a otros servicios de emergencia públicos, como los de Pontevedra, A Coruña y Vigo, parques estos dotados de capacidad humana y material mayor que cualquiera de los parques comarcales de gestión privada. Teniendo en cuenta que los primeros bomberos comarcales en llegar fueron los de Veicar-Ordes 50 minutos después del siniestro, debería haberse contado con la posibilidad de activar a cualquiera de los parques municipales, cuyo tiempo de respuesta podría ser igual o mejor.
Del análisis del parte de la intervención se puede concluir que se actuó de manera poco coordinada e improvisada y con un criterio poco definido, priorizando la activación de los parques de gestión privada y agrupaciones de protección civil.
..
Priorización de servicios de emergencia
Después de la activación de los bomberos de Santiago (hasta 33 efectivos entre personal de servicio, turno entrante y bomberos que se presentaron voluntariamente), se priorizó la activación de los parques comarcales de bomberos (4 de los 5 movilizados son privados). El principal inconveniente reside en el escaso número de efectivos con el que cuenta cada uno de ellos.
Entre los 5 parques aportaron 16 efectivos a la intervención. Tenemos constancia de que entre los parques municipales de A Coruña, Pontevedra y Vigo, en los primeros minutos hubiera habido personal suficiente disponible para triplicar esos 16 efectivos.
Hay que recordar que de los 5 parques movilizados, 4 de ellos lo son por la fórmula de gestión indirecta (empresas privadas), siendo únicamente el de Deza el que se gestiona de forma directa (personal laboral).
La privatización de un servicio de bomberos tiene como principal inconveniente el hecho de introducir una preocupante variable en el sistema de emergencias: el lucro o beneficio de la empresa encargada de su gestión.
La participación de la empresa privada no aporta ningún tipo de valor añadido ya que su intervención se refiere exclusivamente a la gestión y contratación del personal. Tampoco supone un abaratamiento de costes, no hay más que comparar los presupuestos del parque de Deza con cualquiera de sus homólogos privados.
También se ha hablado estos días del gesto de los bomberos de la empresa Veicar que estaban en huelga, decidiendo desconvocarla, lo cual les honra y que incluso fue utilizado por las autoridades con fines propagandísticos.
La realidad es que de poco sirvió su gesto ya que, aun estando dispuestos a salir hacia el accidente, su empresa no les permitió acudir, ni siquiera les permitió sustituir a sus compañeros ausentes para no dejar descubierto el territorio. Por último, los bomberos de los Parques Comarcales que acudieron al siniestro recibieron la orden de regresar a sus Parques de origen a las 23:30, cuando todavía no estaba cerrado el operativo, con la escusa de que debían dar cobertura a sus respectivos territorios.
Es importante señalar que el Consorcio tiene un número de horas por bombero de libre disposición que puede utilizar según convenga. Estas horas se utilizan generalmente para cubrir bajas laborales. En el caso del accidente de Angrois no se echó mano de este sistema para cubrir a los Parques que quedaron desatendidos, prefiriendo retirar a los Bomberos del siniestro y permitiendo que permaneciesen operativos numerosos voluntarios, realizando labores propias de Bomberos profesionales.
No se puede consentir que, una vez pasados los primeros momentos de una intervención de este calibre, se siga echando mano de personal voluntario, pudiendo contar con equipos de bomberos profesionales que estaban disponibles.
..
Efectivos y coordinación. Presencia de un mando único
Según el Plan Territorial de Emergencias de Galicia (PLATERGA), en una emergencia declarada de nivel 2 se nombrará como director del puesto de mando avanzado (PMA al titular de la unidad de coordinación operativa de la AXEGA (DIREGA) (¿Villanueva o Rueda?), además existirá la figura del director de operaciones, que será asumido por el gerente de la AXEGA (Juan José Muñoz), asumiendo este último la coordinación de los mandos de cada unidad operativa perteneciente a cada Grupo.
Los componentes de los diferentes grupos operativos que se encuentren actuando en el lugar del siniestro, lo harán bajo las órdenes de su superior jerárquico inmediato. Estas órdenes proceden de los coordinadores correspondientes situados en el PMA, garantizando, como se refleja en el artículo 44.3 de la ley 5/2007, un mando operativo único profesional en las intervenciones que así lo requieran. En el operativo de Angrois participan varias personas, de diverso rango y cualificación, que van apareciendo en escena y adquiriendo distinto protagonismo.
En un primer momento, el personal de intervención esta compuesto por 2 mandos intermedios (cabos) y 6 bomberos. Uno de los cabos se hace cargo de la primera fase de la intervención, donde la coordinación se centra en la extinción del incendio de la máquina trasera y el abordaje al vagón más próximo al fuego. La segunda dotación está compuesta por un sargento, un cabo y 6 bomberos. Con ellos llega también el jefe del servicio de bomberos.
Este segundo equipo se encarga de la evacuación de los otros vagones. En este momento el trabajo está dividido en varios equipos que trabajan de manera independiente. Una hora y media después del accidente llega al lugar del siniestro el coordinador de los parques del Consorcio de A Coruña, cuya (graduación y) denominación es la de suboficial. Este suboficial no tiene mando desde el punto de vista operativo ya que es un mero intermediario entre el Consorcio y los parques de gestión privada de la provincia de A Coruña. Sus funciones son meramente administrativas.
Desde el punto de vista operativo, es a partir de las 22:20 cuando el sargento de Santiago junto con el jefe de bomberos toman ciertas iniciativas de mando sobre el conjunto de medios, como solicitar material de iluminación. En la práctica, en el lugar del accidente había una cóctel de uniformes de cada uno de los servicios implicados (más de 20, entre bomberos y voluntarios) con un mando por unidad y muchos sin saber qué hacer.
..
El PAM no se constituyó hasta pasadas las 22:30,
por lo que no hubo una coordinación general de medios
Desde el punto de vista del operativo de rescate, no existió una coordinación de los medios que se fueron incorporando (bomberos privados, grupos de protección civiles, grumires…). El personal se iba incorporando y no tenían a quien dirigirse. Se iban acercando a 11 de15 los propios Bomberos de Santiago o se incorporaban de manera espontánea a grupos de trabajo surgidos en diferentes puntos. Mediada la intervención era posible ver equipos formados por personal de diversa índole, incluidos los vecinos de Angrois.
Esta situación es comprensible en los primeros momentos, pero no más de 1 hora y media después del accidente. A las 23:30 el personal del parque de Santiago se organiza, se retiran los bomberos que llegaron en un primer momento y se distribuyen tareas. El suboficial del Consorcio se hace cargo de su personal y les ordena el regreso a sus respectivas bases.
El resto de personal queda a la espera de las órdenes de sus respectivos jefes. No existió hasta el momento un mando único que ejerciera la dirección del operativo, distribución de trabajos, establecimiento de prioridades, manejo de la logística, etc.
Esto no significa que la organización de los trabajos de cada uno de los equipos que se fueron constituyendo no se hiciera de manera coordinada dentro de la descoordinación general. En ningún caso se pone en duda el buen hacer y la profesionalidad de todos y cada uno de los intervinientes, así como la buena fe y voluntad de los vecinos de Angrois.
..
CONCLUSIONES
Los bomberos de Santiago queremos, en primer lugar, reconocer la labor realizada en el siniestro a todos aquellos que participaron en el operativo. Todos ellos son los verdaderos artífices del éxito de la intervención. Entendemos por éxito el resultado final traducido en el número de personas rescatadas con vida y la minimización en la medida de lo posible de las lesiones de los heridos.
En este sentido no podemos reprocharle nada a nadie y consideramos que se actuó con celeridad y diligencia. Ahora bien, nuestra crítica se refiere al sistema, al funcionamiento general de los servicios de emergencia y, concretamente, a los servicios contraincendios y de salvamento: Un sistema que no está basado en una finalidad de servicio público, ni en la calidad ni en la capacidad técnica de sus integrantes.
No puede existir en Galicia un plan real de coordinación de los servicios de emergencia cuando existen tantos y tan variados grupos de actuación (bomberos funcionarios, bomberos privados, bomberos laborales, grumires, etc.), con diversidad de formas de acceso y formación, así como de contratación, como tampoco existe un sistema eficaz de integración capaz de hacerlos trabajar al unísono cuando es necesario hacerlo.
No criticamos a los compañeros que participaron en el rescate de Angrois, criticamos a nuestros políticos, queconstruyeron una AXEGA ineficaz, asentando su funcionamiento sobre intereses privados, con una Academia Galega de Seguridade inoperativa, donde la gran inversión de capital publico se ha dilapidado con escaso uso práctico.
Criticamos la falta de preparación técnica de los bomberos, la inexistencia de una carrera profesional que asegure la correcta formación del personal en todas sus escalas y niveles. Criticamos la gestión privada de un servicio que debe ser a todas luces público que garantice la capacidad y la igualdad de las personas que forman parte de los cuerpos de bomberos, asegurando al mismo tiempo la protección de los derechos y libertades públicas de los ciudadanos.
Criticamos la falta de capacidad de nuestros dirigentes para gestionar con eficacia la intervención de Angrois, desde la coordinación del 112 hasta la ejecución de las labores de organización atribuidas a la AXEGA.
..
¿Por qué salió “bien”?
En el servicio de extinción de incendios de Santiago de Compostela no se reponen las jubilaciones desde el año 2006. El cuadro de personal está compuesto por 57 efectivos. Esto supone que en invierno se establecen como servicios mínimos 8 bomberos (1 de ellos en la centralita). Durante el período estival los servicios mínimos se establecen en 9 bomberos.
El día del accidente era la víspera del Apóstol por lo que el Servicio estaba reforzado con 9 bomberos más. Además, la proximidad con la hora del cambio de turno (22:00 horas) hizo que otro equipo de 9 Bomberos estuviera de camino.
Finalmente fueron 33 los bomberos que participaron en las primeras horas del rescate. Un número inigualable en cualquier otra fecha/hora del año. El resto de dispositivos de otros colectivos (policías nacionales, guardias civiles, policías locales, sanitarios, etc.) también se encontraban en una situación excepcional en cuanto a número y disponibilidad.
Los bomberos de “la capital”
Es de todos sabido el abandono que sufrimos en general los bomberos en Galicia, pero muy especialmente resulta sangrante la situación de dejadez que venimos experimentando en el servicio de extinción de incendios y salvamento del Ayuntamiento de Santiago de Compostela.
Las consecuencias de esta dejadez son un parque de bomberos que quedó en una promesa, una plantilla que se va mermando y unos medios materiales que se encuentran lejos de estar a la altura de lo que corresponde a la capital de Galicia.
El día 24 de julio, al igual que durante los incendios forestales del 2006, una vez más, los bomberos de Santiago supieron estar a la altura de las circunstancias, a la altura de los únicos jefes legítimos que reconocemos: los ciudadanos. Esperamos no haberlos defraudado. Pero los ciudadanos también tienen derecho a estar informados. Por ello queremos compartir con ellos nuestras reflexiones, porque son ellos los que se merecen que el servicio público se preste con la calidad debida, por encima de cualquier otro interés político o empresarial.
Por todo esto los bomberos de Santiago pedimos:
* La profesionalización de los servicios de emergencia y salvamento de Galicia. Priorizando la gestión pública del Servicio de Bomberos, con la aprobación de un Estatuto profesional, tal y como recoge la Ley de Emergencias de Galicia.
* La existencia de una carrera profesional que garantice la formación y el acceso a los distintos niveles profesionales en base a los principios de igualdad, mérito y capacidad.
* La creación de una agencia gallega de emergencias profesional y operativa, constituida por personal cualificado y que sea capaz de integrar eficazmente los medios de las diferentes Administraciones públicas de la comunidad autónoma.
* El dimensionamiento correcto y eficaz de los parques de bomberos, muy especialmente en ciudades de particular singularidad como Santiago de Compostela, que debe ser ejemplo para las demás.
Santiago de Compostela, a 9 de agosto de 2013.
 
NOTA:
El documento transcrito fue firmado por los representantes sindicales de los bomberos del Ayuntamiento de Santiago: Elisardo Otero Formoso (CC OO); Xabier Villar Bello (CIG), y José Luis Sánchez Castro (UGT).

Posted in Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Informe actuacion accidente ferroviario Angrois.

¡La UNE EN 469 no basta!

Posted by Firestation en 16/07/2018

Por Ramón Torra Piqué, Dr. Ingeniero Industrial. https://www.interempresas.net/

El vestuario para la lucha contra el fuego de los bomberos, actualmente conforme a los ensayos propuestos en la vigente UNE EN 469: 2006, no garantiza la protección térmica en algunos casos durante la intervención, puesto que siguen ocurriendo lesiones por quemaduras, aunque las exposiciones al calor y llamas sean inferiores a las especificadas en la certificación de las prendas. En el último borrador de la nueva EN 469:2015, que no acaba de aprobarse por razones que desconocemos, no se modifican los parámetros de los ensayos, por lo cual la protección térmica no mejora y la consiguiente posibilidad de lesiones permanece.

¿Por qué ocurre esto? Los trajes de intervención están diseñados para proteger al bombero de la agresión del ambiente térmico en que se desarrolla la extinción de incendios, incluyendo la exposición al calor radiante, al calor de convección debido a los gases calientes y al de conducción por contacto con superficies calientes. El bombero puede recibir serias quemaduras por cada uno de estos tres modos de transmisión del calor o una combinación de los mismos, aunque lleve correctamente dispuestas sus prendas de protección y se coloque a una distancia apropiada del fuego (ver figura 1). La razón estriba en que el vestuario de protección tiene límites físicos definidos en su capacidad para proteger al usuario, los cuales son medibles, aunque durante la intervención el bombero no puede reconocer estos límites críticos hasta que ya ha experimentado la lesión por quemaduras.

Figura 1: Bomberos en acción durante la extinción de un incendio en interiores.

En el presente artículo pretendo definir el concepto de quemadura por efecto del calor, exponer como se producen estas frecuentes lesiones térmicas y la influencia que tiene la humedad en acelerar y agravar el proceso de destrucción del tejido dérmico afectado; a pesar que los materiales utilizados actualmente en la capa externa, barrera de vapor y capa aislante interna de los trajes de protección dispongan de excelentes prestaciones, superando a los utilizados por los bomberos en un próximo pasado. Algunos de estos materiales son derivados de los empleados por los astronautas, pero debemos tener en cuenta que, en la lucha contra incendios, el ambiente hostil sobrepasa a las conocidas características del espacio exterior. Por ejemplo, la Nasa diseña los trajes para temperaturas que pueden oscilar desde –150°C a 121°C, mientras que el bombero puede experimentar un salto térmico entre –34°C, en los países nórdicos, hasta 1.000°C en una pos-llamarada de flashover. En el entrenamiento los astronautas pueden asimilar y comprender mejor los límites protectores de sus trajes que los bomberos, por cuya razón estos deben prepararse, en su entrenamiento básico, para usar de forma adecuada sus trajes y gestionar con cordura su exposición térmica, mediante efectivas y apropiadas tácticas y técnicas operativas.

Buena parte de la exposición, de los conceptos y datos que se exponen son fruto de los estudios desarrollados y publicados por el National Institute of Standards and Technology (NIST), así como lo propuesto en el clásico Gráfico de Hoeschke (figura 2) incluido en el reconocido proyecto Fires (USA), destinado a mejorar el diseño del vestuario de protección para los bomberos. En el gráfico se acotan tres áreas posibles de actuación.

  • Área A: correspondiente a condiciones rutinarias, en que la temperatura del aire no excede de 60 °C y un calor radiante máximo igual a la exposición solar (0,03 cal/cm².s).
  • Área B; relativo a condiciones peligrosas, con una temperatura ambiental que puede alcanzar hasta un máximo de 300°C, con un flujo de calor radiante de 0,2 cal/cm².s.
  • Área C: correspondiente a situaciones de emergencia, con una temperatura extrema de hasta 1.000°C y con un flujo térmico de 80 a 100 kW/m².

Figura 2: Gráfico de Hoeschke, donde se delimitan las condiciones de exposición del bombero en sus habituales intervenciones.

 Siguiendo estas bases se han especificado los trajes de protección para bomberos, tanto en el estándar NFPA 1971 (USA), como en la norma EN 469:2006. Por lo tanto cabe preguntarse: ¿Cuál es la causa de quemaduras en la piel y golpes de calor, sin observarse deterioros en la capa externa del traje? Pretendemos que cuanto se expone a continuación aporte razones y sea la adecuada respuesta.

Grados de las quemaduras térmicas

Desde el punto de vista de primeros auxilios, se clasifican las quemaduras de acuerdo a la extensión (o área) y a la profundidad (o grado) del tejido dérmico dañado. Los grados de las lesiones por quemaduras más comúnmente reconocidas se definen como:

  • Quemaduras de primer grado, que afectan a la capa superficial de la piel y la enrojecen, causando típicamente un desprendimiento laminar o ligera hinchazón.
  • Quemaduras de segundo grado, cuando se afecta la superficie de la piel y las capas contiguas del tejido, caracterizándose por formarse ampollas.
  • Quemaduras de tercer grado, cuando se destruyen las capas superficiales de la piel y se afectan capas más profundas de tejido. En el área afectada aparecen ampollas rotas y carbonizadas.

Las quemaduras de segundo y tercer grado se consideran lesiones muy serias porqué a menudo ocupan grandes áreas y constituyen heridas qué pueden potencialmente producir daños mayores. Si el área afectada supera el 10% de la superficie del cuerpo se considera particularmente grave y cuando se localiza en la zona de boca y cara puede interferir con la función respiratoria.Definidas las lesiones por quemaduras, es apropiado preguntarse: ¿A qué temperatura en la piel se producen? En la tabla A se especifica la estimada temperatura en que se inician las lesiones, para los diversos grados de quemaduras, las cuales sorprendentemente ocurren a una temperatura relativamente baja. A solo 7°C por encima de la temperatura del cuerpo notamos el dolor o la incomodidad. Una quemadura de segundo grado se inicia cuando la temperatura de la piel alcanza 55°C y se produce su destrucción instantánea cuando la temperatura es 35°C por encima de la corporal. Esto no significa que se produzca inmediatamente la quemadura, cuando la piel entra en contacto con un gas, líquido o superficie caliente, a las mencionadas temperaturas. Usualmente transcurre un corto tiempo para que la piel alcance la temperatura crítica que causa la quemadura.

 

Tabla A. Lesiones por quemadura, en función de la temperatura de la piel
Tipo de lesión Temperatura piel ºC
Dolor e incomodidad 44 ºC
Quemaduras de primer grado 48 ºC
Quemaduras de segundo grado 55 ºC
Quemaduras de tercer grado >55 ºC
Inmediata destrucción de la piel 72 ºC

 

Prolongadas exposiciones a estos ambientes térmicos o muy altas temperaturas podrán finalmente originar aumentos en la temperatura de la piel en los puntos críticos, cuando la disipación del calor por medios naturales que protegen a la piel no pueda mantener su eficacia, y entonces ocurre la quemadura. Las pérdidas de calor de la piel se controlan por el flujo sanguíneo a y desde la zona afectada, radiación térmica de la superficie expuesta y el sudor. En la figura 3 se indica la línea límite correspondiente a temperaturas críticas y tiempos de exposición para los que se producen quemaduras de segundo grado. El área encima de la curva representa el potencial para el incremento de los daños con el tiempo. Una vez que el traje protector del bombero se ha calentado y la temperatura de la piel alcanza los niveles peligrosos anteriormente indicados, es improbable que un bombero pueda inmediatamente sacarse el traje protector e iniciar el proceso de enfriamiento para evitar la consiguiente lesión.

Figura 3: Curva límite de temperaturas en piel y tiempo de exposición para quemaduras de segundo grado.

Prestaciones de los trajes de intervención

Los trajes de intervención utilizados actualmente por los bomberos, fabricados conforme a las especificaciones de las normas en USA (NFPA) y en Europa (EN), ofrecen unas elevadas prestaciones si se comparan con los modelos de algodón o neopreno utilizado hace tres décadas. Asimismo, el diseño contempla la comodidad para efectuar los movimientos del cuerpo en la intervención y otros importantes factores, tales como la transpiración para eliminar el sudor, pero que impide la penetración de líquidos.

Figura 4: Ensayo en muestra de los materiales del traje para determinar el índice de la transferencia del calor por llama.

Recordemos las prestaciones térmicas que se exigen a los materiales del traje para satisfacer los ensayos de certificación:

  • Resistencia a la llama (figura 4): el ensayo mide la transferencia de calor por la acción de una llama con intensidad equivalente a 80 kW/m², debiendo obtener un índice de transferencia HTL24 = 13.
  • Resistencia al calor radiante (figura 5): en este ensayo se mide la transferencia de calor por la exposición a una densidad de flujo radiante de 40 kW/m², siendo necesario un resultado para el índice de transferencia RHTL24 = 18.
  • Resistencia al calor de los materiales: para este ensayo se colocan, en una estufa con temperatura de 180°C, muestras de todos los materiales empleados en la confección del traje. Después de 5 minutos ningún material debe inflamarse o fundir y no debe encoger más de un 5% en dirección trama o urdimbre.

(Nota: los índices de transferencia indicados corresponden al tiempo medio en segundos, necesario para obtener un incremento en la temperatura de 24 °C, medida por el calorímetro).

Figura 5: Ensayo en muestra de los materiales del traje para determinar el índice de transferencia al calor por radiación.

Cabe señalar que tanto la vigente EN469:2006 como su esperada modificación proponen, para el traje completo que ha superado todos y cada uno de los requisitos mecánicos, físicos, químicos y térmicos, la recomendación para afianzar la confianza del usuario y fiabilidad del diseño, de ser ensayado opcionalmente sobre un maniquí instrumentalizado y expuesto, durante 8 segundos, a una inmersión en llamas con flujo uniforme ponderado de 80 kW/m², proporcionado por 8 mecheros de propano situados a su alrededor y a la altura de la rodilla (ver figura 6).

Figura 6: Maniquí Thermoman, con más de 100 sensores para determinar el área/grado de quemaduras, después del ensayo de inmersión en llamas, actualmente normalizado conforme a EN ISO 13506-1:2017.

 A pesar de estas excelentes prestaciones exigidas a los trajes de intervención de los bomberos, las estadísticas anuales publicadas en USA sobre quemaduras en bomberos no han descendido, lo cual puede ser debido a que la carga de fuego, intensidad y rapidez de desarrollo en los incendios de interiores, es ahora mayor debido a los modernos materiales utilizados en el mobiliario y elementos de construcción. Otro factor que coloca al bombero más cerca del foco térmico es el uso preceptivo del ERA en la extinción. Actualmente los bomberos con trajes protectores de avanzada tecnología y llevando ERA se aproximan al fuego y permanecen más tiempo en este ambiente térmico hostil. Esta mayor capacidad y eficacia en la lucha contra el fuego representa un peligro potencial para el bombero, al crearle falsas expectativas de seguridad, y posiblemente se sobrepasen los valores límite de protección que ofrecen las prendas, refrendadas sólo mediante ensayos en las condiciones de laboratorio.

Cómo ocurren las lesiones por quemaduras

La frecuencia en que ocurren lesiones por quemaduras, mientras que el traje de protección no presenta daños térmicos en su capa externa, es difícil de explicar. Asimismo, los golpes de calor también se reportan durante las intervenciones de los bomberos y han sido identificados como uno de los primordiales riesgos para la su seguridad. Unas y otros pueden suceder por varias causas, pero ciertos factores de transferencia del calor pueden ayudarnos a comprender principalmente las razones de las lesiones.

  • ¿Proporciona el traje protector un retardo suficiente en la transferencia de calor para permitir la entrada y salida de una zona caliente sin que ocurra una quemadura?
  • ¿Hubo un contacto directo con las llamas? En caso de lesiones sin aparente deterioro de la capa externa del traje, no hubo contacto con llamas. Las quemaduras se han producido por radiación térmica o contacto con superficie caliente
  • ¿Ha estado el traje protector comprimido sobre una superficie caliente?
  • ¿Estaba el traje protector mojado o seco?

En muchos casos se ha informado que las quemaduras, sin deterioros en el traje protector, eran debidas a lesión por vapor o escaldadura, pero análisis más detallados en la forma como el calor se transfiere a través del traje, demuestran que estas lesiones generalmente ocurren con anterioridad a la formación de vapor. Como se ha indicado anteriormente, las quemaduras de primero y de segundo grado ocurren a temperaturas de 48°C y 55°C, mientras que la completa destrucción de la capa dérmica sucede también a una baja temperatura de 72°C. Estas temperaturas son muy inferiores al punto de ebullición del agua (100°C), cuando se genera vapor. Las quemaduras producidas por el vapor son todavía más graves y peligrosas.La humedad en el traje protector puede ocasionar, según las condiciones, un beneficio o un riesgo. Con solo ligeros cambios en el ambiente térmico la humedad, que estaba protegiendo al bombero, le puede producir severas quemaduras. El problema reside en que el bombero no puede percibir estos cambios entre la humedad y el ambiente térmico, hasta que nota el dolor y se ha producido la lesión cutánea. La fuente de humedad interna es el sudor, cuya cantidad puede oscilar entre 1200 g/h y 1800 g/h, en función de la actividad desarrollada y el calor en el entorno de trabajo. Una vez la sudoración se ha iniciado, el bombero es susceptible de sufrir lesiones por quemaduras relativas a la humedad.

Tipos de lesiones por quemaduras

A continuación, se detallan varios supuestos y las correspondientes posibles causas que se estima pueden originar las lesiones por quemadura, cuando se utiliza el traje de protección en la intervención durante la lucha frente al fuego:

  • Por compresión estando el traje húmedo. El material del traje presenta una mayor ratio de transferencia del calor estando húmedo y comprimido, puesto que el aire entre capas y fibras es menor, por lo cual el valor de la transferencia térmica por conducción puede ser hasta 20 veces mayor. La compresión en partes del traje protector puede producirse de varias maneras, sin necesidad de tocar ninguna superficie, al flexionar brazos o piernas e incluso girando el cuerpo en una acción defensiva. Cuando se halla expuesto el bombero a altos niveles de calor radiante con la prenda mojada ocurren serias quemaduras por esta causa. Otra posible situación peligrosa se presenta al gatear sobre suelo o techos muy calientes, localizándose las lesiones en rodillas y piernas.
  • Al secarse la prenda húmeda. El traje protector húmedo durante la intervención frente al fuego, presenta evaporación con pérdida de calor que usualmente beneficia por su efecto refrigerante. Sin embargo, este falso bienestar puede llevarle a entrar en zonas demasiado peligrosas. La evaporación viene regulada en la forma siguiente: por un lado, la energía térmica recibida y la humedad ambiente y por otro el sudor que absorbe el material interior más el agua que recibe/retiene la capa externa del traje. Si aumenta el ratio de evaporación, sin un aumento de la aportación de líquidos, el traje se seca, cesando el efecto favorable de enfriamiento y al encontrarse el bombero demasiado cercano al fuego, la temperatura del tejido aumenta rápidamente y sin darse cuenta ha recibido serias lesiones. En el gráfico de la figura 7 se muestran los aumentos de temperatura de la capa externa del traje y del forro interno al evaporarse la humedad contenida. Es fácil deducir que en pocos segundos la piel puede sufrir importantes quemaduras.

(Nota: En los dos casos expuestos la capa externa del traje no ha experimentado daños ya que no ha ocurrido ningún contacto con llama. Generalmente suceden las lesiones expuestas por contacto con superficies muy calientes o frente a fuertes radiaciones térmicas).

Figura 7: Elevación de la temperatura en trajes húmedos al secarse durante la intervención de extinción.

 Quemaduras por vapor. Estas quemaduras se originan cuando el agua pulverizada se aplica contra las llamas o sobre superficies calientes y puede a menudo entrar en contacto con la piel no protegida de los bomberos, causando quemaduras. Asimismo, como gas puede atravesar la membrana permeable del traje y causar daño al licuarse, por el calor latente que se libera, si la condensación se produce cuando contacta con la piel.

  • Quemaduras por escaldamiento. El escaldamiento se produce cuando entra en contacto la piel con un líquido caliente por ejemplo agua de extinción que escurre del techo, rebota en las paredes o fluye por el suelo. Si esta agua alcanza la piel no protegida o se cuela por las aberturas del traje puede producir este tipo de lesiones.
  • Quemaduras con el traje seco. El material de la capa externa de los trajes de protección se degrada a temperaturas más altas de 250 °C, Si se compara con la temperatura de 72 °C en que la piel se destruye, no es raro suponer que se puedan producir quemaduras sin que la capa externa del traje seco presente deterioros.

Dolor en las lesiones por quemadura

Por lo anterior, queda patente que las lesiones por quemadura pueden originarse de modos muy diversos y por razones físicas inherentes a la transferencia del calor. En la tabla B, extraída del estándar ASTM C 1055, se indican detalles respecto a la temperatura de la piel y su relación con las lesiones producidas. Una vez que se nota la sensación de dolor en pocos segundos ocurre la quemadura, puesto que el remedio sería enfriar de inmediato la zona afectada, acción que usualmente no es posible realizar durante la actividad del bombero.

Tabla B: Temperaturas de la piel versus sensaciones, apariencia y lesión
Temperatura de la piel Sensación Color de la piel Proceso Lesión
72 ºC  

Insensibilidad

Blanca Coagulación de las proteínas Irreversible
68 ºC

62 ºC

Moteada roja y blanca Piel térmicamente inactiva Posible reversibilidad
60 ºC Dolor máximo Rojo fuerte  

 

Reversible

52 ºC Dolor serio
48 ºC Dolor Rojizo
44 ºC Frontera del dolor
40 ºC Calor Ruboroso Metabolismo normal Ninguna

 

El concepto de tiempo de alarma, desde la sensación de dolor hasta producirse la quemadura de segundo grado, es aplicable en condiciones de laboratorio y no es factible determinarlo en condiciones reales, por lo cual cabe recomendar lo siguiente:

  • Cuando se nota el dolor, debe asumirse que se ha producido la quemadura y su severidad será función de la carga de fuego, la energía absorbida por la piel y el tiempo restante de exposición.
  • Cuando se nota dolor, la permanencia en el lugar incrementará la gravedad de la lesión y aumentará el área afectada.
  • Si el bombero es capaz de abandonar la zona peligrosa, el calor retenido en el traje protector, incrementará la lesión hasta que se saque el traje y mientras mantenga la temperatura en la piel igual o mayor de 44 °C.
  • Si se aplica spray de agua sobre el bombero para apagar las llamas sobre el traje o enfriar las quemaduras, mientras permanece en el ambiente térmico, corremos el riesgo de producir quemaduras por escaldamiento. Se precisa una copiosa ducha sobre el traje y la piel para, en zona sin calor, ser eficaz y evitar la producción del peligroso vapor.

Por lo indicado, se sugiere que cualquier bombero que note dolor frente a una exposición térmica, el tiempo para mejorar tácticas e impedir la lesión ha pasado, solamente le cabe tomar de inmediato las acciones oportunas para reducir el riesgo de agravar el daño.

Detalle de los nuevos ensayos sobre el traje

Para comprender las prestaciones térmicas de un traje protector de bomberos se debe, ante todo, medir el entorno térmico alrededor del bombero en diversos puntos mientras está efectuando su trabajo de extinción. Las mediciones de la radiación térmica, el flujo total de calor y la temperatura del gas se utilizan para cuantificar estos entornos de actuación. Además, el impacto del entorno sobre el bombero se mide mediante instrumentos colocados en el propio vestuario de protección, tanto en las capas exteriores como en el interior de las prendas. La medición interna señala no solo como penetra el calor a través de los materiales de protección, sino también clarifica como la humedad retenida evoluciona con el tiempo de exposición al calor. Las mediciones se efectúan típicamente con termopares, termistores y pequeños sensores de flujo.

Los trabajos efectuados por el NIST, para identificar necesidades de medición y poder disponer de una mejor comprensión de la protección térmica utilizada por los bomberos, han conducido al desarrollo de nuevos métodos de ensayo que permiten la medición de las prestaciones térmicas del material de los trajes en seco o húmedo y también los cambios que aparecen al comprimir la prenda.

Estimo interesante detallar la prueba que efectúan en Suecia a los trajes de intervención para bomberos. Si bien siguen las especificaciones de las normas CE, añaden un requisito práctico conforme a la NT FIRE 052, que ensaya el traje protector en condiciones reales dentro de un entorno térmico. Utilizan un contenedor de 40 pies, dividido en tres compartimentos, efectuando el ensayo en la zona central de dimensiones 6,5 x 2,3 x 2,25 m de ancho, con las condiciones de prueba siguientes:

  • Temperatura del aire a 1,2 y 2,2 m del suelo: 250 °C y 320 °C respectivamente.
  • Flujo medio de calor a 1,2 m del suelo: 5,0 kW/ m².
  • Fuente de calor: dos quemadores de gas propano a distinta altura
  • La persona lleva 6 sensores de temperatura sobre la piel; uno en la parte externa de cada brazo, uno en cada pantorrilla y uno en cada muslo.
  • Los parámetros de temperatura del aire y flujo de calor son totalmente controlados y la prueba vigilada, para intervenir si la persona nota dolor o malestar, pudiendo interrumpirse el ensayo de forma inmediata. Por razones de seguridad el probador llevará un controlador del ritmo cardíaco.

El ensayo se efectúa con una persona entrenada e instruida, vistiendo EPI certificados (traje de intervención que se prueba, guantes, botas, casco y ERA completo con máscara), la cual realiza un recorrido por el interior de la zona caliente del contenedor, durante 5 minutos, adoptando durante unos segundos las posturas que a continuación se indican (figura 8):

  • Entrar y mantenerse erguido, durante 30 segundos.
  • Avanzar un paso y sentarse, durante 15 segundos.
  • Colocarse de pié sobre los 2 palés, durante 15 segundos.
  • Bajar y tumbarse sobre el suelo, durante 30 segundos.
  • Subirse sobre el palé y mantenerse erguido, durante 15 segundos.
  • Bajar y arrodillarse manteniendo la postura, durante 30 segundos.
  • Dar un paso y erguido sobre el suelo permanecer, durante 15 segundos.
  • Darse la vuelta y permanecer de pie, durante 15 segundos y después repetir, en el recorrido de vuelta, idénticas posturas con los mismos tiempos.

Figura 8: Esquema en planta del contenedor usado para ensayar prácticamente los trajes de intervención en Suecia.

Los criterios de aceptación para el traje de protección son los siguientes:

  • Durante el recorrido la persona no debe notar dolor en ningún momento de la prueba.
  • Las temperaturas máximas alcanzadas en los sensores sobre la piel no deben exceder de 47°C en ningún momento de la prueba ni al finalizar la misma.
  • El traje de intervención será inspeccionado, siguiendo las recomendaciones del fabricante, anotando cualquier desperfecto que se observe.

El probador sale de la zona caliente y permanece con los EPI colocados hasta que la temperatura en los sensores sobre la piel empiece a descender. El informe del ensayo especifica la identificación del traje, el probador y el desarrollo del ensayo e indica las temperaturas máximas de cada sensor y las observaciones del probador.

Conclusión

A lo largo del artículo se ha intentado exponer los criterios que explican el fenómeno de las lesiones por quemadura que sufren los bomberos, sin que sus trajes de protección presenten visibles deterioros térmicos, todo ello basado en los reseñados estudios de laboratorio y en condiciones prácticas realizadas por el NIST.Esta información va dirigida a los bomberos para que reflexionen y tomen conciencia de las limitaciones en protección que ofrecen sus trajes de intervención, en determinadas ocasiones, y confío que se pueda aplicar adecuadamente, durante las prácticas de instrucción y en las técnicas de lucha contra incendios, a fin de evitar las lesiones por quemaduras.

 

Bibliografía

  • Thermal performance and limitations of bunker gear. J. Randall Lawson
  • Thermal Measurements for fire fighters protective clothing. ASTM standars and papers for J.R. Lawson & R.L. Vitori
  • NFPA 1971 ‘Protective ensemble for structural Fire’.
  • UNE EN 469: 2006 ‘Vestuario de protección para bomberos estructurales’.
  • NT FIRE 052.- Complete Suit Test in hazardous conditions.
  • Normativa UNE EN actualizada por gentileza de Asepal.

https://www.interempresas.net/Proteccion-laboral/Articulos/219722-La-UNE-EN-469-no-basta.html

 

Posted in Equipos de intervencion, Equipos proteccion, Leg. Riesgos Laborales, Legislacion, Quemaduras, Salud Laboral. Prevencion de riesgos | Comentarios desactivados en ¡La UNE EN 469 no basta!

Manual basico bomberos de nuevo ingreso IVASPE

Posted by Firestation en 11/07/2018

Posted in Agentes Extintores, Bombas, Desastres Naturales, Descarcelacion, Edificacion, Equipos proteccion, Hidraulica, Incendios, Legislacion, Manuales, Materiales, MM.PP., Prevencion, Primeros Auxilios, Rescate, Sistemas fijos de extincion, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego | 2 Comments »

Accidentes químicos: aspectos relativos a la salud. Guía para la preparación y respuesta.

Posted by Firestation en 17/05/2018

Posted in Manuales, MM.PP., Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en Accidentes químicos: aspectos relativos a la salud. Guía para la preparación y respuesta.

Manuales y Procedimientos Bomberos Bilbao.

Posted by Firestation en 09/05/2018

Posted in Descarcelacion, Equipos proteccion, Mando y control, Manuales, MM.PP., Rescate, Riesgo Quimico, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, Vehiculos | 2 Comments »

TODOS SOMOS ELOY PALACIO

Posted by Firestation en 02/04/2018

Haz 2 minutos de reflexión como bombero y como persona; da igual el cargo o grado que ocupes, ya seas jefe, oficial, suboficial, sargento, cabo o el ultimo Bombero que ha entrado hace 4 días.

Mira al compañero que tienes a la derecha o al que tienes a tu izquierda, mírate a ti mismo, y piensa que si bien en la mayoría de salidas tratamos de salvaguardar bienes, medio ambiente y animales que están en peligro, cuántas veces hemos arriesgado, arriesgamos y arriesgaremos nuestra vida en el ejercicio de nuestra actividad profesional. Máxime si está en juego la vida de algún ciudadano. Ese es nuestro principal cometido, y así lo asumimos, pues así ha sido desde siempre y seguirá siéndolo, y aunque no siempre seas consciente de ello, es algo con lo que cualquier bombero debe aprender a convivir.

Ahora se ha abierto una herida muy grande que nos afecta a todos los Bomberos, da igual que seas de Guadix, de Girona de Vigo, de Tenerife, Salamanca o Madrid. Independientemente de dónde seas, lo que acontece en Oviedo pone en duda tu trabajo cuando das el 100% y te entregas a él incluso estando fuera de servicio. Ahora, en aras de cumplir con los objetivos mercantilistas que parasitan las AAPP, el cumplimiento del deber lo denominan EXCESO DE CELO, y no se conforman nuestros gestores públicos con menospreciar el hecho de perder la vida en acto de servicio, sino que primero te condecoran como un HÉROE, para pasar después a ABANDONAR A TU FAMILIA, y a hundir y humillar con ello a todos los Bomberos de este País.

Es hora de que volvamos a demostrar la unión que tiene este colectivo profesional que no duda, en ningún momento, en dar el 100% por los Ciudadanos. Es hora de hablar de dignidad, de justicia y del honor de un compañero que lo merece.

Por eso debemos estar todos en Oviedo el martes 3 de abril a las 16:30h.

Posted in Uncategorized | Comentarios desactivados en TODOS SOMOS ELOY PALACIO

Guias tecnicas. Zonas de planificacion para accidentes graves de tipo termico y toxico.

Posted by Firestation en 30/03/2018

Posted in Incendios Industriales, Industria, Legislacion MM.PP., Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en Guias tecnicas. Zonas de planificacion para accidentes graves de tipo termico y toxico.

Guia Tactica. Estrategia, tacticas y medios para la extincion de incendios de hidrocarburos en tanques de almacenamiento y derrames.

Posted by Firestation en 04/02/2018

Posted in Bombas Vehiculos, Espumas, Incendios Industriales, Manuales, MM.PP., Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en Guia Tactica. Estrategia, tacticas y medios para la extincion de incendios de hidrocarburos en tanques de almacenamiento y derrames.

Articulos CFBT. Incendios y tecnicas de lucha contra incendios.

Posted by Firestation en 13/01/2018

“De brandweerman” es una revista flamenca que aparece 5 veces al año. Se distribuye a la mayoría de los bomberos de habla holandesa en Bélgica. Karel Lambert escribe un artículo sobre lucha contra incendios (interior) para cada número de la revista.

Traducidos por Manuel Izquierdo.

1. Evolución en el conocimiento de la lucha contra incendios interiores 01_ES 
2. Un incendio con falta de aire 02_ES 
3. Incendios eólicos. Incendios condicionados por el viento. 03_ES 
4. Backdraft 04_ES 
5. Respondiendo a un Fuego de Chimenea – Caso de Éxito 05_ES 
6. La forma más familiar de Progreso Rápido del Fuego: Flashover 06_ES 
7. Nuevos conocimientos sobre la ventilación 07_ES 
8. Posts dentro de una red: ¿nuevas tácticas? 08_ES 
9. Encendido por gas de ignición 09_ES 
10. Información sobre el procedimiento de entrada de puerta 10_ES 
11. Lucha contra incendios: Comando y táctica 11_ES 
12. Posicionando ventiladores 12_ES 
13. Introduccion a la ventilacion por presion positiva 13_ES 
14. Una nueva aproximacion al enfriamiento de gases 14_ES 
15. Por que el agua extingue el fuego 15_ES 
16. Progreso rápido del fuego: un resumen 16_ES 
17. Soluciones para el progreso rápido del fuego 17_ES 
18. “El edificio es tu enemigo” 18_ES 
19. Entrenamiento de fuego vivo: beneficios y riesgos 19_ES 
20. Que es el flujo de aire 20_ES 
21. Ataque transicional 21_ES 
22. Fuego y aperturas de ventilacion 22_ES 
23. Lucha contraincendios 3D 23_ES 
24. Manejo de mangas 24_ES
25. Higiene en los incendios 25_ES 
26. Convirtiendo robots en bomberos que piensan 26_ES 
27. El corta  humos 27_ES 
28. Mirando más de cerca los incendios con poca ventilación 28_ES 
29. Qué hacer en caso de incendio 29_ES 
30. Incendios de construcción: Incendio de aislamiento en todas partes 30_ES 
31. Ataque directo 31_ES 
32. Accidente en Ukkel 32_ES 
33. El arte de leer el incendio 33_ES
34. Limites de inflamabilidad 34_ES
35. Pensamientos acerca de las lineas de alta presion 35_ES
36. Construccion ligera 36_ES 
37. Tomando decisiones 37_ES

 

http://www.cfbt-be.com/en/

Posted in Agentes Extintores, Agua, Flashover, Flashover/Backdraft, Hidraulica, Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Mando y control, Manuales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Siniestros Importantes, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, VPP | 1 Comment »

Mando y control. Toma de decisiones en emergencias.

Posted by Firestation en 14/12/2017

Posted in Mando y control | 2 Comments »

Mando de siniestros / Fire Command de Alan V. Brunacini.

Posted by Firestation en 18/11/2017

IN MEMORIAM.

Fire Command Cap 1, Alan Brunacini

FireCommand Cap 2, Alan Brunacini

FireCommand Cap3.1, Alan Brunacini

FireCommand Cap 3.2 pte 1, Alan Brunacini

FireCommand Cap 3.2 pte 2, Alan Brunacini

FireCommand Cap 3.3, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.4 pte 1, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.4 pte 2, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.4 pte 3, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.5 pte 3, Alan Brunacini

Posted in Mando y control, Manuales | Comentarios desactivados en Mando de siniestros / Fire Command de Alan V. Brunacini.

Víctimas de incendios en España en 2016

Posted by Firestation en 03/11/2017

Posted in Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Prevencion, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Víctimas de incendios en España en 2016

Metodología de investigacion de incendios I. Informacion sobre la mentira en la toma de datos a testigos.

Posted by Firestation en 18/10/2017

investigacion incendios I

Fuente: Apcas

Posted in Incendios, Investigacion de Incendios | Comentarios desactivados en Metodología de investigacion de incendios I. Informacion sobre la mentira en la toma de datos a testigos.

Nuevos refrigerantes

Posted by Firestation en 08/10/2017

Por

FreezerBurn 01

Frío Inflamable

Una eliminación gradual de productos químicos que dañan el medioambiente significa que muy pronto la mayoría de los refrigeradores, congeladores y aires acondicionados podrían estar utilizando refrigerantes inflamables. ¿Estamos preparados?

Como un pretendiente enamorado rechazado una y otra vez, la industria de los refrigeradores y los aires acondicionados no pueden encontrar un buen compañero. Si bien la mecánica de estas tecnologías indispensables ha sido estable durante décadas, las sustancias que circulan por estos artefactos absorbiendo el calor y enfriando el aire – acertadamente denominadas refrigerantes – siguen encontrando maneras de complicar las cosas.

Desde los inicios de la refrigeración comercial hace más de un siglo atrás, se ha probado una letanía de refrigerantes que han sido dejados de lado. Algunos eran tóxicos, otros demasiado inflamables; algunos no resultaron efectivos en ciertos climas, mientras que otros arruinaban el medioambiente. Cada vez que se descubrió una falla fatal, la industria se movilizó para encontrar un reemplazo. Ahora dicho ciclo está comenzando una vez más, esta vez con consecuencias potencialmente serias para la protección contra incendios.

Durante el último mes de octubre, casi 200 naciones, entre ellas Estados Unidos, acordaron eliminar de forma relativamente rápida un grupo de compuestos químicos denominado hidrofluorocarburos, o HFC, que además de ser los refrigerantes más utilizados a nivel mundial durante las dos últimas décadas, son gases potentes de efecto invernadero con un potencial de calentamiento global miles de veces mayor que el dióxido de carbono. Como resultado, la Agencia de Protección Medioambiental o EPA, a cargo de la eliminación gradual, ha comenzado a listar ciertos refrigerantes HFC como inaceptables para su uso. Las fechas para aplicar la eliminación varían según el producto químico y su aplicación, pero muchos HFC comunes utilizados en la refrigeración de alimentos en comercios minoristas comenzarán a prohibirse en los nuevos sistemas a partir del 1 de enero de 2021, y en los sistemas de aire acondicionado para el 2024.

Mientras los investigadores buscan reemplazos adecuados, se complican las expectativas. “La realidad es que existen solamente ciertos compuestos químicos que realmente funcionan como refrigerantes”, dijo Bill Walter, un ingeniero en United Technologies y miembro de la comisión directiva en la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado o ASHRAE, que publica códigos de seguridad para refrigerantes. “Cada vez que cruzamos uno de estos umbrales, dejamos atrás una gran cantidad de productos químicos y los que nos quedan presentan nuevos desafíos”.

En febrero, los investigadores en el Instituto Nacional de Normas y Tecnología o NIST, completaron un estudio que llevó varios años para identificar a los mejores candidatos de refrigerantes para reemplazar los HFC en aplicaciones de aires acondicionados. Los 27 líquidos probados con un bajo impacto climático son al menos levemente inflamables. “La conclusión es que no existe un reemplazo fácil y perfecto para los refrigerantes actuales”, dijo el ingeniero químico del NIST Mark McLinden. “A medida que avanzamos en el estudio, creíamos con firmeza que tenía que existir algo más. Resultó ser que no hay mucho más. De modo que fue un poco sorprendente y un poco decepcionante”.

Salvo que de repente aparezca un refrigerante químico con las propiedades ideales habrá que ceder, posiblemente en ciertas restricciones sobre el uso de refrigerantes inflamables.

Los paneles elaboradores de códigos, que incluyen grupos como ASHRAE y UnderwritersLaboratories (UL), y determinan ambos las normas de seguridad para refrigerantes y el equipo que los utiliza, están considerando aumentos en las cantidades y tipo de refrigerantes inflamables que pueden ser utilizados en los sistemas, abriéndole la puerta a un futuro en el que miles de millones de aparatos, desde unidades de aire acondicionado hasta sistemas industriales de calefacción, ventilación y aire acondicionado y refrigeradores residenciales, contendrán sustancias combustibles.

“Esto va a ocurrir y ocurrirá tan rápidamente que es importante darlo a conocer a la comunidad de protección contra incendios”, dijo Walter. “No queremos que nadie se sorprenda cuando se presenten las propuestas de cambio en el código”.

Alternativas prometedoras pero inquietantes

Si bien el esfuerzo oficial y global por eliminar gradualmente los HFC es relativamente nuevo, el mundo no está arrancando de cero. La eliminación gradual de los HFC se ha considerado durante casi una década, y en gran parte de ese tiempo la industria de la refrigeración ha estado trabajando para desarrollar refrigerantes con un menor impacto sobre el calentamiento global, dijo Walter. Durante años, Europa ha estado agresivamente reemplazando los refrigerantes con HFC para así detener el impacto del calentamiento global; y la EPA, a través de su programa Nuevas Políticas Alternativas Significativas, ha estado investigando y listando alternativas aceptables hace ya algunos años.

Si bien aún se están debatiendo los sustitutos finales para los refrigerantes en la mayoría de las aplicaciones, de los principales aspirantes son dos los grupos más importantes: hidrocarburos como el propano, isobutano y propileno, y un grupo de productos químicos sintéticos llamado hidrofluorooleninas, o HFO.

(El dióxido de carbono [CO2] también se está utilizando en algunos casos pero su eficacia está limitada a climas cálidos). El problema es que los códigos modelo actuales restringen ahora de forma severa el uso de HFO tanto como de hidrocarburos debido a cuestiones de inflamabilidad.

El propano, una sustancia altamente inflamable, es un refrigerante de muy bajo consumo con un bajo impacto sobre el medioambiente. Algunos en la industria alimenticia ven al propano como un posible salvador que “podría eliminar efectivamente las preocupaciones sobre el cumplimiento con la EPA para el futuro predecible”, según Emerson Climate Technologies, una empresa de consultoría comercial de sistemas de calefacción, ventilación y aires acondicionados.

Mientras tanto, los HFO, son refrigerantes sintéticos apenas inflamables y muy eficientes con un potencial de calentamiento global mucho más bajo que los HFC. Los HFO podrían utilizarse en una serie de aplicaciones refrigerantes, desde refrigeradores, refrigeración comercial y residencial, diferentes unidades de aire acondicionado y más.

En cuanto a la inflamabilidad, el propano y los HFO difieren de forma significativa. A pesar de que algunos HFO son inflamables, “tienen un límite inferior de inflamabilidad muy alto, de modo que debe producirse una gran pérdida antes de encenderse; y cuando se encienden no emanan mucho calor y tienden a arder lentamente”, dijo Walter. “Estas son todas cualidades deseables si se debe utilizar un producto químico inflamable”. Las propiedades son tan únicas que ASHRAE creó una clasificación de inflamabilidad relativamente nueva denominada 2L para clasificarlos.

El sistema de certificación de seguridad de refrigerantes de ASHRAE se basa en la toxicidad e inflamabilidad; los refrigerantes no tóxicos son clase A, y los refrigerantes tóxicos son clase B; los números 1, 2, y 3 después de la clase indican los niveles de inflamabilidad, desde no inflamable (1), menor inflamabilidad (2), mayor inflamabilidad (3).La nueva clasificación 2L se reserva para los productos químicos tales como los HFO que son apenas inflamables, pero que presentan velocidades de propagación de la llama mucho menores que los refrigerantes de la clase 2 regular.

Aún no se han actualizado los códigos modelo para reconocer la nueva clase 2L, de modo que los HFO aún son considerados por los reguladores como refrigerantes A2, dijo Walter. El propano, un hidrocarburo utilizado también en parrillas a gas, está listado como A3, la mayor certificación de inflamabilidad. Los códigos actuales limitan severamente el tamaño de la carga o sea la cantidad de refrigerante utilizada en un sistema; tanto para los refrigerantes A2 como A3, prohibiéndolos de manera efectiva en la mayoría de las aplicaciones a gran escala. Por ejemplo, UL 471, Refrigeradores y Congeladores Comerciales, limita el tamaño de carga para los refrigerantes A3 (como el propano) a 150 gramos, o a aproximadamente media taza de líquido. Esto es suficiente como para hacer funcionar a un pequeño refrigerador de bebidas en la cola de un supermercado, pero es prácticamente insuficiente para los refrigeradores de mayores dimensiones con puerta de vidrio comúnmente ubicados en los pasillos de los lácteos o comida congelada.

Las industrias que dependen de la refrigeración están deseosas de ver un aumento en los límites de carga para estos refrigerantes inflamables pero más ecológicos. Algunas se frustran de saber que, si bien la reglamentación medioambiental está exigiendo un cambio, la reglamentación de seguridad está limitando su capacidad para dar los pasos para su cumplimiento. Algunas siguen adelante de cualquier modo, de la mejor forma posible.

FreezerBurn 02

En enero de 2016, el comercio minorista estadounidense Target anunció que comenzaría una transición hacia refrigerantes con un menor potencial de impacto sobre el calentamiento global en nuevos equipos de refrigeración independientes y en equipos de reemplazo en sus tiendas. En una entrevista, Paul Anderson, director de ingeniería en Target, dijo que la empresa identificó al propano como la elección ideal porque cumple con las normas medioambientales futuras, y porque las pruebas internas de Target han demostrado que el propano es un 50% más efectivo como refrigerante que un HFC. La transición comenzó con refrigeradores pequeños independientes con propano como refrigerante con tamaños de carga de hasta 150 gramos, la cantidad máxima actualmente permitida por EPA.

“No existe un refrigerante que nos proporcione un santo remedio a los minoristas, pero necesitamos al propano como una de las herramientas en nuestra caja de herramientas”, dijo Anderson. “Queremos llegar a una solución lo antes posible, porque ustedes podrán imaginar los costos de cambiar los refrigerantes cada pocos años. Necesitamos llegar a la fase final que sea la mejor para nuestros empleados, clientes y el medioambiente”.

A pesar de que ahora existen 600 tiendas de Target con pequeños refrigeradores que utilizan propano como refrigerante, habría muchas más; incluso algunas tiendas más pequeñas que utilizan exclusivamente propano como refrigerante; si no fuera por las restricciones del código sobre los tamaños de carga para los refrigerantes A2 y A3, dijo Anderson. Para que las tiendas utilicen exclusivamente propano como refrigerante, se deberían aumentar los límites del tamaño de carga de A3 a 1 kilogramo para permitir el uso de refrigeradores de mayor tamaño, dijo. En algunos casos, las normas europeas ahora permiten tamaños de carga de hasta 1.5 kilogramos para refrigerantes inflamables.

A pesar de las restricciones para el límite de carga, en Estados Unidos se está comenzado a probar el uso del propano como refrigerante en una mayor escala. El año pasado, una fábrica de alimentos integrales, WholeFoods, de 49,000 pies cuadrados en California recibió permiso de EPA y las autoridades locales para probar en el mercado en lo que se denomina un sistema de refrigeración en “cascada” que utiliza una combinación de propano y dióxido de carbono. Siete unidades de refrigeración sobre el techo del edificio contienen un total de aproximadamente 265 libras de propano, que no dejan nunca el techo. En cambio se utilizan para enfriar y condensar el CO2, que luego viaja por debajo del edificio enfriando los refrigeradores del supermercado. Es un diseño que ya se está utilizando en Europa. El amoníaco, otro eficiente refrigerante natural, también se ha utilizado en refrigeradores de techo en una fase de ensayo en estos sistemas de cascada.

Estas maniobras de Target y WholeFoods, entre otros, indican el nivel de ansiedad de la industria de los supermercados para avanzar hacia el futuro en el uso de los refrigerantes, dijo KeillyWitman, una asesora en refrigeración en supermercados; durante años ella llevó a cabo un programa de EPA dirigido a ayudar a los almaceneros a reducir las fugas de refrigerantes.

“Hay que tomar conciencia de lo frustrante que es para estas empresas, que no tienen otra opción más que utilizar los refrigerantes, tener el constante gasto que les infiere tener que pasar de usar uno malo a otro igual de malo”, dijo Witman. “Por primera vez en la historia de la industria alimenticia, existe la posibilidad de que contemos con refrigerantes que podamos utilizar y que finalmente eliminarían este problema medioambiental. Esto no ha ocurrido nunca antes”.

Investigación y prueba

Con la presión de EPA, la industria, y los oficiales en seguridad por encontrar una solución segura y viable, se está moviendo con rapidez la actividad en muchos frentes ya que se acerca la fecha límite para los HFC.

Target es un patrocinador líder de un proyecto de la Fundación de Investigación de Protección contra Incendios o FPRF que está analizando el riesgo de incendio del propano como refrigerante en entornos comerciales de cocinas y negocios minoristas. El proyecto, actualmente en marcha, incluye una revisión de la bibliografía de investigaciones anteriores, así como simulaciones en computadora y pruebas a escala real del propano como refrigerante bajo diferentes escenarios. Es posible que se publiquen los resultados para principios de julio. El proyecto entero, desde la financiación hasta la prueba, tiene un cronograma acelerado que refleja tanto el interés como la importancia de esta cuestión.

“No hicimos ninguna colecta de fondos, lo que es muy inusual; por lo general hay que salir a solicitar dinero para los proyectos”, dijo CaseyGrant, director ejecutivo de la FPRF. “Pero Target se reunió con otros. Hemos estado intentando mantenernos actualizados en esta movida vertiginosa”, Ahora se están emprendiendo diferentes proyectos adicionales para probar los posibles riesgos de los refrigerantes de reemplazo en diferentes escenarios, así como para también mejorar los equipos de refrigeración para “eliminar” algunos de los posibles daños, dijo Walter.

ASHRAE, el Ministerio de Energía estadounidense, el Instituto de Aires Acondicionados, Calefacción y Refrigeración, y la Comisión de Recursos de Aire de California de California han reunido conjuntamente US$5.6 millones para financiar siete programas de investigación de “alta prioridad” que se completarán este año.

Los proyectos analizarán el problema desde diferentes ángulos, entre los que se incluye las posibles fuentes de ignición en los equipos o en sus proximidades; los sitios dónde puede concentrarse refrigerante inflamable ante una pérdida; los sensores para detectar pérdidas antes de que la concentración alcance el nivel mínimo de inflamabilidad; las evaluaciones del riesgo en diferentes escenarios en caso de que se encienda un refrigerante; pautas para el manejo de refrigerantes inflamables y mantenimiento e instalación de equipos; y evaluación de las bases adecuadas para establecer los límites sobre la cantidad y tipos de refrigerantes inflamables que pueden utilizarse para ciertas aplicaciones y equipos.

De manera simultánea, los fabricantes están trabajando para mejorar los equipos de forma efectiva y para reducir los tamaños de carga totales requeridos, lo que en efecto reduciría el posible riesgo.

Todo ese trabajo finalmente conformará ASHRAE 15, Norma de Seguridad para Sistemas de Refrigeración, que es la referencia de códigos modelo más utilizada, así como las normas de productos relevantes de UL. Estos cambios en los códigos y normas podrían comenzar a registrarse ya para fines del 2017 o principios del 2018.

Probablemente no sean necesarios grandes cambios en los documentos de NFPA para abordar el cambio de refrigerantes, dijo Guy Colonna, director de departamento en NFPA.

“No consideramos a los refrigerantes como materiales categorizados de forma independiente como lo hace ASHRAE, de modo que nuestros códigos y normas sufren un impacto menor por este cambio en proceso a una sustancia diferente”, dijo. “El foco primario de nuestros documentos sobre productos químicos peligrosos está puesto en el almacenamiento, manejo y uso en el contexto de la protección contra incendios”.

En otras palabras, los códigos relevantes de NFPA ya abordan los temas generales de seguridad y protección contra incendios para estos posibles refrigerantes de reemplazo. Tratar específicamente la protección contra incendios para estas sustancias utilizadas para aplicaciones de refrigeración no es un tema que esté dentro del ámbito de los códigos y nomas de NFPA.

No obstante, podrían entrar en juego de forma indirecta algunos códigos relevantes de NFPA, NFPA 55 Código de Gases Comprimidos y Líquidos CriogénicosNFPA 58, Código del Gas Licuado de PetróleoNFPA 30, Código de Líquidos Inflamables y Combustibles. Por ejemplo, si las compañías de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado comienzan a almacenar grandes cantidades de líquidos o gases inflamables, los códigos y normas de NFPA podrían obligarlas a tomar medidas de protección contra incendios adicionales o diferentes, dijo Colonna.

Si bien nadie puede decir aún exactamente qué ocurrirá a medida que avance el proceso de eliminación de HFC, es casi seguro que se producirá un cambio en el código que permita una mayor cantidad de refrigerantes inflamables, y este cambio probablemente sucederá pronto.

“Creo que podemos afirmar con seguridad que el tamaño de la carga para los refrigerantes 2L posiblemente aumentará en cierta medida”, dijo Walter. “Obviamente sería preferible un refrigerante no inflamable, pero el próximo paso es abordar a uno de estos refrigerantes 2L y aplicar los requisitos de seguridad correspondientes a los equipos. Nos sentimos cómodos al saber que podemos utilizar de forma segura los 2L y que estamos trabajando arduamente en las normas para lograrlo”.

Walter, al igual que otros en la industria de la seguridad, es mucho más precavido e inseguro acerca del aumento en los límites de carga en los refrigerantes clase 3, como el propano. Si esto ocurriera , lo que es muy poco probable, sería probablemente un aumento muy pequeño, dijo.

Las compañías minoristas como Target comprenden esta precaución. Aún así, están ansiosas por saber qué es lo que se permitirá.

“Lo que prevalece como cuestión principal y en primer lugar en nuestra mente es la seguridad de nuestros clientes y empleados, de modo que queremos avanzar con precaución, asegurándonos de que se realicen pruebas, y comprendiendo todos los riesgos relacionados”, dijo Anderson de Target. “Esa es la razón por la que comenzamos este emprendimiento conjunto con la Fundación de Investigación y NFPA”.

UNA NUEVA GENERACIÓN

Los riesgos medioambientales asociados con los hidrofluorocarburos han llevado a tomar – para la próxima década – medidas para eliminar el uso de estos productos químicos como refrigerantes. Pero los productos químicos propuestos como reemplazo acarrean sus propios riesgos, entre los que se incluye la inflamabilidad.

EFECTO DOMINÓ

Los nuevos requisitos sobre los refrigerantes afectarán también a una serie de aplicaciones de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

1.6 mil millones

Según un estudio de Berkeley National Laboratory, ésta es la cantidad de unidades nuevas de aires acondicionados que se estima se habrán instalado para el 2050 a nivel mundial. Se espera que la mayor parte del aumento se produzca en las naciones en desarrollo con climas cálidos en donde se está registrando un aumento de los ingresos y de las poblaciones.
Source: http://www.nfpajla.org/archivos/edicion-impresa/material-inflamable-combustible/1275-nuevos-refrigerantes

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Industria, NFPA Journal | Comentarios desactivados en Nuevos refrigerantes

 
A %d blogueros les gusta esto: