FireStation.

La biblioteca del parque.

  • nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 714 seguidores

  • Archivos

  • Estadísticas del blog

    • 2,014,846 hits
  • Visitas

  • Meta

  • Anuncios

Accidentes químicos: aspectos relativos a la salud. Guía para la preparación y respuesta.

Posted by Firestation en 17/05/2018

Anuncios

Posted in Manuales, MM.PP., Riesgo Quimico | Leave a Comment »

Manuales y Procedimientos Bomberos Bilbao.

Posted by Firestation en 09/05/2018

Posted in Descarcelacion, Equipos proteccion, Mando y control, Manuales, MM.PP., Rescate, Riesgo Quimico, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, Vehiculos | 2 Comments »

El incendio de INDUKERN

Posted by Firestation en 04/04/2018

 

 

 

Posted in Incendios, Incendios Industriales, MM.PP., Riesgo Quimico | 1 Comment »

TODOS SOMOS ELOY PALACIO

Posted by Firestation en 02/04/2018

Haz 2 minutos de reflexión como bombero y como persona; da igual el cargo o grado que ocupes, ya seas jefe, oficial, suboficial, sargento, cabo o el ultimo Bombero que ha entrado hace 4 días.

Mira al compañero que tienes a la derecha o al que tienes a tu izquierda, mírate a ti mismo, y piensa que si bien en la mayoría de salidas tratamos de salvaguardar bienes, medio ambiente y animales que están en peligro, cuántas veces hemos arriesgado, arriesgamos y arriesgaremos nuestra vida en el ejercicio de nuestra actividad profesional. Máxime si está en juego la vida de algún ciudadano. Ese es nuestro principal cometido, y así lo asumimos, pues así ha sido desde siempre y seguirá siéndolo, y aunque no siempre seas consciente de ello, es algo con lo que cualquier bombero debe aprender a convivir.

Ahora se ha abierto una herida muy grande que nos afecta a todos los Bomberos, da igual que seas de Guadix, de Girona de Vigo, de Tenerife, Salamanca o Madrid. Independientemente de dónde seas, lo que acontece en Oviedo pone en duda tu trabajo cuando das el 100% y te entregas a él incluso estando fuera de servicio. Ahora, en aras de cumplir con los objetivos mercantilistas que parasitan las AAPP, el cumplimiento del deber lo denominan EXCESO DE CELO, y no se conforman nuestros gestores públicos con menospreciar el hecho de perder la vida en acto de servicio, sino que primero te condecoran como un HÉROE, para pasar después a ABANDONAR A TU FAMILIA, y a hundir y humillar con ello a todos los Bomberos de este País.

Es hora de que volvamos a demostrar la unión que tiene este colectivo profesional que no duda, en ningún momento, en dar el 100% por los Ciudadanos. Es hora de hablar de dignidad, de justicia y del honor de un compañero que lo merece.

Por eso debemos estar todos en Oviedo el martes 3 de abril a las 16:30h.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Guias tecnicas. Zonas de planificacion para accidentes graves de tipo termico y toxico.

Posted by Firestation en 30/03/2018

Posted in Incendios Industriales, Industria, Legislacion MM.PP., Riesgo Quimico | Leave a Comment »

Guia Tactica. Estrategia, tacticas y medios para la extincion de incendios de hidrocarburos en tanques de almacenamiento y derrames.

Posted by Firestation en 04/02/2018

Posted in Bombas Vehiculos, Espumas, Incendios Industriales, Manuales, MM.PP., Riesgo Quimico | Comentarios desactivados en Guia Tactica. Estrategia, tacticas y medios para la extincion de incendios de hidrocarburos en tanques de almacenamiento y derrames.

Articulos CFBT. Incendios y tecnicas de lucha contra incendios.

Posted by Firestation en 13/01/2018

“De brandweerman” es una revista flamenca que aparece 5 veces al año. Se distribuye a la mayoría de los bomberos de habla holandesa en Bélgica. Karel Lambert escribe un artículo sobre lucha contra incendios (interior) para cada número de la revista.

Traducidos por Manuel Izquierdo.

1. Evolución en el conocimiento de la lucha contra incendios interiores 01_ES 
2. Un incendio con falta de aire 02_ES 
3. Incendios eólicos. Incendios condicionados por el viento. 03_ES 
4. Backdraft 04_ES 
5. Respondiendo a un Fuego de Chimenea – Caso de Éxito 05_ES 
6. La forma más familiar de Progreso Rápido del Fuego: Flashover 06_ES 
7. Nuevos conocimientos sobre la ventilación 07_ES 
8. Posts dentro de una red: ¿nuevas tácticas? 08_ES 
9. Encendido por gas de ignición 09_ES 
10. Información sobre el procedimiento de entrada de puerta 10_ES 
11. Lucha contra incendios: Comando y táctica 11_ES 
12. Posicionando ventiladores 12_ES 
13. Introduccion a la ventilacion por presion positiva 13_ES 
14. Una nueva aproximacion al enfriamiento de gases 14_ES 
15. Por que el agua extingue el fuego 15_ES 
16. Progreso rápido del fuego: un resumen 16_ES 
17. Soluciones para el progreso rápido del fuego 17_ES 
18. “El edificio es tu enemigo” 18_ES 
19. Entrenamiento de fuego vivo: beneficios y riesgos 19_ES 
20. Que es el flujo de aire 20_ES 
21. Ataque transicional 21_ES 
22. Fuego y aperturas de ventilacion 22_ES 
23. Lucha contraincendios 3D 23_ES 
24. Manejo de mangas 24_ES
25. Higiene en los incendios 25_ES 
26. Convirtiendo robots en bomberos que piensan 26_ES 
27. El corta  humos 27_ES 
28. Mirando más de cerca los incendios con poca ventilación 28_ES 
29. Qué hacer en caso de incendio 29_ES 
30. Incendios de construcción: Incendio de aislamiento en todas partes 30_ES 
31. Ataque directo 31_ES 
32. Accidente en Ukkel 32_ES 
33. El arte de leer el incendio 33_ES
34. Limites de inflamabilidad 34_ES
35. Pensamientos acerca de las lineas de alta presion 35_ES
36. Construccion ligera 36_ES 
37. Tomando decisiones 37_ES

 

http://www.cfbt-be.com/en/

Posted in Agentes Extintores, Agua, Flashover, Flashover/Backdraft, Hidraulica, Incendios, Incendios Urbanos, Investigacion de Incendios, Mando y control, Manuales, Monografias / Articulos / Investigaciones, Siniestros Importantes, Tecnicas de Intervencion, Teoria del fuego, VPP | 1 Comment »

Mando y control. Toma de decisiones en emergencias.

Posted by Firestation en 14/12/2017

Posted in Mando y control | 2 Comments »

Mando de siniestros / Fire Command de Alan V. Brunacini.

Posted by Firestation en 18/11/2017

IN MEMORIAM.

Fire Command Cap 1, Alan Brunacini

FireCommand Cap 2, Alan Brunacini

FireCommand Cap3.1, Alan Brunacini

FireCommand Cap 3.2 pte 1, Alan Brunacini

FireCommand Cap 3.2 pte 2, Alan Brunacini

FireCommand Cap 3.3, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.4 pte 1, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.4 pte 2, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.4 pte 3, Alan Brunacini

Fire Command Cap 3.5 pte 3, Alan Brunacini

Posted in Mando y control, Manuales | Comentarios desactivados en Mando de siniestros / Fire Command de Alan V. Brunacini.

Víctimas de incendios en España en 2016

Posted by Firestation en 03/11/2017

Posted in Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Prevencion, Siniestros Importantes | Comentarios desactivados en Víctimas de incendios en España en 2016

Metodología de investigacion de incendios I. Informacion sobre la mentira en la toma de datos a testigos.

Posted by Firestation en 18/10/2017

investigacion incendios I

Fuente: Apcas

Posted in Incendios, Investigacion de Incendios | Comentarios desactivados en Metodología de investigacion de incendios I. Informacion sobre la mentira en la toma de datos a testigos.

Nuevos refrigerantes

Posted by Firestation en 08/10/2017

Por

FreezerBurn 01

Frío Inflamable

Una eliminación gradual de productos químicos que dañan el medioambiente significa que muy pronto la mayoría de los refrigeradores, congeladores y aires acondicionados podrían estar utilizando refrigerantes inflamables. ¿Estamos preparados?

Como un pretendiente enamorado rechazado una y otra vez, la industria de los refrigeradores y los aires acondicionados no pueden encontrar un buen compañero. Si bien la mecánica de estas tecnologías indispensables ha sido estable durante décadas, las sustancias que circulan por estos artefactos absorbiendo el calor y enfriando el aire – acertadamente denominadas refrigerantes – siguen encontrando maneras de complicar las cosas.

Desde los inicios de la refrigeración comercial hace más de un siglo atrás, se ha probado una letanía de refrigerantes que han sido dejados de lado. Algunos eran tóxicos, otros demasiado inflamables; algunos no resultaron efectivos en ciertos climas, mientras que otros arruinaban el medioambiente. Cada vez que se descubrió una falla fatal, la industria se movilizó para encontrar un reemplazo. Ahora dicho ciclo está comenzando una vez más, esta vez con consecuencias potencialmente serias para la protección contra incendios.

Durante el último mes de octubre, casi 200 naciones, entre ellas Estados Unidos, acordaron eliminar de forma relativamente rápida un grupo de compuestos químicos denominado hidrofluorocarburos, o HFC, que además de ser los refrigerantes más utilizados a nivel mundial durante las dos últimas décadas, son gases potentes de efecto invernadero con un potencial de calentamiento global miles de veces mayor que el dióxido de carbono. Como resultado, la Agencia de Protección Medioambiental o EPA, a cargo de la eliminación gradual, ha comenzado a listar ciertos refrigerantes HFC como inaceptables para su uso. Las fechas para aplicar la eliminación varían según el producto químico y su aplicación, pero muchos HFC comunes utilizados en la refrigeración de alimentos en comercios minoristas comenzarán a prohibirse en los nuevos sistemas a partir del 1 de enero de 2021, y en los sistemas de aire acondicionado para el 2024.

Mientras los investigadores buscan reemplazos adecuados, se complican las expectativas. “La realidad es que existen solamente ciertos compuestos químicos que realmente funcionan como refrigerantes”, dijo Bill Walter, un ingeniero en United Technologies y miembro de la comisión directiva en la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado o ASHRAE, que publica códigos de seguridad para refrigerantes. “Cada vez que cruzamos uno de estos umbrales, dejamos atrás una gran cantidad de productos químicos y los que nos quedan presentan nuevos desafíos”.

En febrero, los investigadores en el Instituto Nacional de Normas y Tecnología o NIST, completaron un estudio que llevó varios años para identificar a los mejores candidatos de refrigerantes para reemplazar los HFC en aplicaciones de aires acondicionados. Los 27 líquidos probados con un bajo impacto climático son al menos levemente inflamables. “La conclusión es que no existe un reemplazo fácil y perfecto para los refrigerantes actuales”, dijo el ingeniero químico del NIST Mark McLinden. “A medida que avanzamos en el estudio, creíamos con firmeza que tenía que existir algo más. Resultó ser que no hay mucho más. De modo que fue un poco sorprendente y un poco decepcionante”.

Salvo que de repente aparezca un refrigerante químico con las propiedades ideales habrá que ceder, posiblemente en ciertas restricciones sobre el uso de refrigerantes inflamables.

Los paneles elaboradores de códigos, que incluyen grupos como ASHRAE y UnderwritersLaboratories (UL), y determinan ambos las normas de seguridad para refrigerantes y el equipo que los utiliza, están considerando aumentos en las cantidades y tipo de refrigerantes inflamables que pueden ser utilizados en los sistemas, abriéndole la puerta a un futuro en el que miles de millones de aparatos, desde unidades de aire acondicionado hasta sistemas industriales de calefacción, ventilación y aire acondicionado y refrigeradores residenciales, contendrán sustancias combustibles.

“Esto va a ocurrir y ocurrirá tan rápidamente que es importante darlo a conocer a la comunidad de protección contra incendios”, dijo Walter. “No queremos que nadie se sorprenda cuando se presenten las propuestas de cambio en el código”.

Alternativas prometedoras pero inquietantes

Si bien el esfuerzo oficial y global por eliminar gradualmente los HFC es relativamente nuevo, el mundo no está arrancando de cero. La eliminación gradual de los HFC se ha considerado durante casi una década, y en gran parte de ese tiempo la industria de la refrigeración ha estado trabajando para desarrollar refrigerantes con un menor impacto sobre el calentamiento global, dijo Walter. Durante años, Europa ha estado agresivamente reemplazando los refrigerantes con HFC para así detener el impacto del calentamiento global; y la EPA, a través de su programa Nuevas Políticas Alternativas Significativas, ha estado investigando y listando alternativas aceptables hace ya algunos años.

Si bien aún se están debatiendo los sustitutos finales para los refrigerantes en la mayoría de las aplicaciones, de los principales aspirantes son dos los grupos más importantes: hidrocarburos como el propano, isobutano y propileno, y un grupo de productos químicos sintéticos llamado hidrofluorooleninas, o HFO.

(El dióxido de carbono [CO2] también se está utilizando en algunos casos pero su eficacia está limitada a climas cálidos). El problema es que los códigos modelo actuales restringen ahora de forma severa el uso de HFO tanto como de hidrocarburos debido a cuestiones de inflamabilidad.

El propano, una sustancia altamente inflamable, es un refrigerante de muy bajo consumo con un bajo impacto sobre el medioambiente. Algunos en la industria alimenticia ven al propano como un posible salvador que “podría eliminar efectivamente las preocupaciones sobre el cumplimiento con la EPA para el futuro predecible”, según Emerson Climate Technologies, una empresa de consultoría comercial de sistemas de calefacción, ventilación y aires acondicionados.

Mientras tanto, los HFO, son refrigerantes sintéticos apenas inflamables y muy eficientes con un potencial de calentamiento global mucho más bajo que los HFC. Los HFO podrían utilizarse en una serie de aplicaciones refrigerantes, desde refrigeradores, refrigeración comercial y residencial, diferentes unidades de aire acondicionado y más.

En cuanto a la inflamabilidad, el propano y los HFO difieren de forma significativa. A pesar de que algunos HFO son inflamables, “tienen un límite inferior de inflamabilidad muy alto, de modo que debe producirse una gran pérdida antes de encenderse; y cuando se encienden no emanan mucho calor y tienden a arder lentamente”, dijo Walter. “Estas son todas cualidades deseables si se debe utilizar un producto químico inflamable”. Las propiedades son tan únicas que ASHRAE creó una clasificación de inflamabilidad relativamente nueva denominada 2L para clasificarlos.

El sistema de certificación de seguridad de refrigerantes de ASHRAE se basa en la toxicidad e inflamabilidad; los refrigerantes no tóxicos son clase A, y los refrigerantes tóxicos son clase B; los números 1, 2, y 3 después de la clase indican los niveles de inflamabilidad, desde no inflamable (1), menor inflamabilidad (2), mayor inflamabilidad (3).La nueva clasificación 2L se reserva para los productos químicos tales como los HFO que son apenas inflamables, pero que presentan velocidades de propagación de la llama mucho menores que los refrigerantes de la clase 2 regular.

Aún no se han actualizado los códigos modelo para reconocer la nueva clase 2L, de modo que los HFO aún son considerados por los reguladores como refrigerantes A2, dijo Walter. El propano, un hidrocarburo utilizado también en parrillas a gas, está listado como A3, la mayor certificación de inflamabilidad. Los códigos actuales limitan severamente el tamaño de la carga o sea la cantidad de refrigerante utilizada en un sistema; tanto para los refrigerantes A2 como A3, prohibiéndolos de manera efectiva en la mayoría de las aplicaciones a gran escala. Por ejemplo, UL 471, Refrigeradores y Congeladores Comerciales, limita el tamaño de carga para los refrigerantes A3 (como el propano) a 150 gramos, o a aproximadamente media taza de líquido. Esto es suficiente como para hacer funcionar a un pequeño refrigerador de bebidas en la cola de un supermercado, pero es prácticamente insuficiente para los refrigeradores de mayores dimensiones con puerta de vidrio comúnmente ubicados en los pasillos de los lácteos o comida congelada.

Las industrias que dependen de la refrigeración están deseosas de ver un aumento en los límites de carga para estos refrigerantes inflamables pero más ecológicos. Algunas se frustran de saber que, si bien la reglamentación medioambiental está exigiendo un cambio, la reglamentación de seguridad está limitando su capacidad para dar los pasos para su cumplimiento. Algunas siguen adelante de cualquier modo, de la mejor forma posible.

FreezerBurn 02

En enero de 2016, el comercio minorista estadounidense Target anunció que comenzaría una transición hacia refrigerantes con un menor potencial de impacto sobre el calentamiento global en nuevos equipos de refrigeración independientes y en equipos de reemplazo en sus tiendas. En una entrevista, Paul Anderson, director de ingeniería en Target, dijo que la empresa identificó al propano como la elección ideal porque cumple con las normas medioambientales futuras, y porque las pruebas internas de Target han demostrado que el propano es un 50% más efectivo como refrigerante que un HFC. La transición comenzó con refrigeradores pequeños independientes con propano como refrigerante con tamaños de carga de hasta 150 gramos, la cantidad máxima actualmente permitida por EPA.

“No existe un refrigerante que nos proporcione un santo remedio a los minoristas, pero necesitamos al propano como una de las herramientas en nuestra caja de herramientas”, dijo Anderson. “Queremos llegar a una solución lo antes posible, porque ustedes podrán imaginar los costos de cambiar los refrigerantes cada pocos años. Necesitamos llegar a la fase final que sea la mejor para nuestros empleados, clientes y el medioambiente”.

A pesar de que ahora existen 600 tiendas de Target con pequeños refrigeradores que utilizan propano como refrigerante, habría muchas más; incluso algunas tiendas más pequeñas que utilizan exclusivamente propano como refrigerante; si no fuera por las restricciones del código sobre los tamaños de carga para los refrigerantes A2 y A3, dijo Anderson. Para que las tiendas utilicen exclusivamente propano como refrigerante, se deberían aumentar los límites del tamaño de carga de A3 a 1 kilogramo para permitir el uso de refrigeradores de mayor tamaño, dijo. En algunos casos, las normas europeas ahora permiten tamaños de carga de hasta 1.5 kilogramos para refrigerantes inflamables.

A pesar de las restricciones para el límite de carga, en Estados Unidos se está comenzado a probar el uso del propano como refrigerante en una mayor escala. El año pasado, una fábrica de alimentos integrales, WholeFoods, de 49,000 pies cuadrados en California recibió permiso de EPA y las autoridades locales para probar en el mercado en lo que se denomina un sistema de refrigeración en “cascada” que utiliza una combinación de propano y dióxido de carbono. Siete unidades de refrigeración sobre el techo del edificio contienen un total de aproximadamente 265 libras de propano, que no dejan nunca el techo. En cambio se utilizan para enfriar y condensar el CO2, que luego viaja por debajo del edificio enfriando los refrigeradores del supermercado. Es un diseño que ya se está utilizando en Europa. El amoníaco, otro eficiente refrigerante natural, también se ha utilizado en refrigeradores de techo en una fase de ensayo en estos sistemas de cascada.

Estas maniobras de Target y WholeFoods, entre otros, indican el nivel de ansiedad de la industria de los supermercados para avanzar hacia el futuro en el uso de los refrigerantes, dijo KeillyWitman, una asesora en refrigeración en supermercados; durante años ella llevó a cabo un programa de EPA dirigido a ayudar a los almaceneros a reducir las fugas de refrigerantes.

“Hay que tomar conciencia de lo frustrante que es para estas empresas, que no tienen otra opción más que utilizar los refrigerantes, tener el constante gasto que les infiere tener que pasar de usar uno malo a otro igual de malo”, dijo Witman. “Por primera vez en la historia de la industria alimenticia, existe la posibilidad de que contemos con refrigerantes que podamos utilizar y que finalmente eliminarían este problema medioambiental. Esto no ha ocurrido nunca antes”.

Investigación y prueba

Con la presión de EPA, la industria, y los oficiales en seguridad por encontrar una solución segura y viable, se está moviendo con rapidez la actividad en muchos frentes ya que se acerca la fecha límite para los HFC.

Target es un patrocinador líder de un proyecto de la Fundación de Investigación de Protección contra Incendios o FPRF que está analizando el riesgo de incendio del propano como refrigerante en entornos comerciales de cocinas y negocios minoristas. El proyecto, actualmente en marcha, incluye una revisión de la bibliografía de investigaciones anteriores, así como simulaciones en computadora y pruebas a escala real del propano como refrigerante bajo diferentes escenarios. Es posible que se publiquen los resultados para principios de julio. El proyecto entero, desde la financiación hasta la prueba, tiene un cronograma acelerado que refleja tanto el interés como la importancia de esta cuestión.

“No hicimos ninguna colecta de fondos, lo que es muy inusual; por lo general hay que salir a solicitar dinero para los proyectos”, dijo CaseyGrant, director ejecutivo de la FPRF. “Pero Target se reunió con otros. Hemos estado intentando mantenernos actualizados en esta movida vertiginosa”, Ahora se están emprendiendo diferentes proyectos adicionales para probar los posibles riesgos de los refrigerantes de reemplazo en diferentes escenarios, así como para también mejorar los equipos de refrigeración para “eliminar” algunos de los posibles daños, dijo Walter.

ASHRAE, el Ministerio de Energía estadounidense, el Instituto de Aires Acondicionados, Calefacción y Refrigeración, y la Comisión de Recursos de Aire de California de California han reunido conjuntamente US$5.6 millones para financiar siete programas de investigación de “alta prioridad” que se completarán este año.

Los proyectos analizarán el problema desde diferentes ángulos, entre los que se incluye las posibles fuentes de ignición en los equipos o en sus proximidades; los sitios dónde puede concentrarse refrigerante inflamable ante una pérdida; los sensores para detectar pérdidas antes de que la concentración alcance el nivel mínimo de inflamabilidad; las evaluaciones del riesgo en diferentes escenarios en caso de que se encienda un refrigerante; pautas para el manejo de refrigerantes inflamables y mantenimiento e instalación de equipos; y evaluación de las bases adecuadas para establecer los límites sobre la cantidad y tipos de refrigerantes inflamables que pueden utilizarse para ciertas aplicaciones y equipos.

De manera simultánea, los fabricantes están trabajando para mejorar los equipos de forma efectiva y para reducir los tamaños de carga totales requeridos, lo que en efecto reduciría el posible riesgo.

Todo ese trabajo finalmente conformará ASHRAE 15, Norma de Seguridad para Sistemas de Refrigeración, que es la referencia de códigos modelo más utilizada, así como las normas de productos relevantes de UL. Estos cambios en los códigos y normas podrían comenzar a registrarse ya para fines del 2017 o principios del 2018.

Probablemente no sean necesarios grandes cambios en los documentos de NFPA para abordar el cambio de refrigerantes, dijo Guy Colonna, director de departamento en NFPA.

“No consideramos a los refrigerantes como materiales categorizados de forma independiente como lo hace ASHRAE, de modo que nuestros códigos y normas sufren un impacto menor por este cambio en proceso a una sustancia diferente”, dijo. “El foco primario de nuestros documentos sobre productos químicos peligrosos está puesto en el almacenamiento, manejo y uso en el contexto de la protección contra incendios”.

En otras palabras, los códigos relevantes de NFPA ya abordan los temas generales de seguridad y protección contra incendios para estos posibles refrigerantes de reemplazo. Tratar específicamente la protección contra incendios para estas sustancias utilizadas para aplicaciones de refrigeración no es un tema que esté dentro del ámbito de los códigos y nomas de NFPA.

No obstante, podrían entrar en juego de forma indirecta algunos códigos relevantes de NFPA, NFPA 55 Código de Gases Comprimidos y Líquidos CriogénicosNFPA 58, Código del Gas Licuado de PetróleoNFPA 30, Código de Líquidos Inflamables y Combustibles. Por ejemplo, si las compañías de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado comienzan a almacenar grandes cantidades de líquidos o gases inflamables, los códigos y normas de NFPA podrían obligarlas a tomar medidas de protección contra incendios adicionales o diferentes, dijo Colonna.

Si bien nadie puede decir aún exactamente qué ocurrirá a medida que avance el proceso de eliminación de HFC, es casi seguro que se producirá un cambio en el código que permita una mayor cantidad de refrigerantes inflamables, y este cambio probablemente sucederá pronto.

“Creo que podemos afirmar con seguridad que el tamaño de la carga para los refrigerantes 2L posiblemente aumentará en cierta medida”, dijo Walter. “Obviamente sería preferible un refrigerante no inflamable, pero el próximo paso es abordar a uno de estos refrigerantes 2L y aplicar los requisitos de seguridad correspondientes a los equipos. Nos sentimos cómodos al saber que podemos utilizar de forma segura los 2L y que estamos trabajando arduamente en las normas para lograrlo”.

Walter, al igual que otros en la industria de la seguridad, es mucho más precavido e inseguro acerca del aumento en los límites de carga en los refrigerantes clase 3, como el propano. Si esto ocurriera , lo que es muy poco probable, sería probablemente un aumento muy pequeño, dijo.

Las compañías minoristas como Target comprenden esta precaución. Aún así, están ansiosas por saber qué es lo que se permitirá.

“Lo que prevalece como cuestión principal y en primer lugar en nuestra mente es la seguridad de nuestros clientes y empleados, de modo que queremos avanzar con precaución, asegurándonos de que se realicen pruebas, y comprendiendo todos los riesgos relacionados”, dijo Anderson de Target. “Esa es la razón por la que comenzamos este emprendimiento conjunto con la Fundación de Investigación y NFPA”.

UNA NUEVA GENERACIÓN

Los riesgos medioambientales asociados con los hidrofluorocarburos han llevado a tomar – para la próxima década – medidas para eliminar el uso de estos productos químicos como refrigerantes. Pero los productos químicos propuestos como reemplazo acarrean sus propios riesgos, entre los que se incluye la inflamabilidad.

EFECTO DOMINÓ

Los nuevos requisitos sobre los refrigerantes afectarán también a una serie de aplicaciones de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

1.6 mil millones

Según un estudio de Berkeley National Laboratory, ésta es la cantidad de unidades nuevas de aires acondicionados que se estima se habrán instalado para el 2050 a nivel mundial. Se espera que la mayor parte del aumento se produzca en las naciones en desarrollo con climas cálidos en donde se está registrando un aumento de los ingresos y de las poblaciones.
Source: http://www.nfpajla.org/archivos/edicion-impresa/material-inflamable-combustible/1275-nuevos-refrigerantes

Posted in Incendios, Incendios Industriales, Incendios Urbanos, Industria, NFPA Journal | Comentarios desactivados en Nuevos refrigerantes

Análisis del comportamiento del fenómeno Backdraft en recintos confinados.

Posted by Firestation en 30/09/2017

 

Posted in Flashover/Backdraft, Incendios, Monografias / Articulos / Investigaciones, Teoria del fuego | 1 Comment »

Recomendaciones para la selección y el uso de respiradores y ropa protectora contra agentes biológicos.

Posted by Firestation en 20/09/2017

El enfoque para hacerle frente a cualquier tipo de riesgo potencial en el ambiente, incluido el que representan los riesgos biológicos, se debe realizar mediante un plan que incluya una evaluación del riesgo y de la exposición potencial, las necesidades de protección respiratoria y cutánea, las formas de penetración del contaminante, las rutas de salida y las estrategias de descontaminación. Los planes relacionados con los riesgos biológicos deben fundamentarse en las recomendaciones relevantes sobre enfermedades infecciosas o de seguridad biológica expedidas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y otras organizaciones de expertos que incluyan personal de emergencia de respuesta inmediata, funcionarios del orden público y de salud pública. La necesidad de brindar tratamiento al personal de emergencia de respuesta inmediata previo y posterior a la exposición mediante antibióticos, vacunas y otros medicamentos debe determinarse en consulta con personal médico autorizado.

Este documento se fundamenta en la información que se tiene en la actualidad sobre los agentes potenciales y las recomendaciones existentes sobre los agentes aerosoles y tiene un enfoque orientado en los actos de terrorismo. Las recomendaciones que se ofrecen en este documento no abordan y no se aplican al uso controlado de agentes biológicos en laboratorios de bioseguridad. Para obtener información sobre las precauciones a seguir en entornos de laboratorio.

Las recomendaciones que NIOSH hace en este documento se basan en las siguientes consideraciones:

  • Las armas biológicas pueden exponer a los trabajadores a bacterias, virus o toxinas en forma de partículas diminutas aerotransportadas. Los agentes biológicos pueden infectar a las personas a través de uno o más de los siguientes mecanismos de exposición dependiendo del tipo de agente específico: (1) inhalación, con infección a través del contacto con la mucosa respiratoria o tejidos pulmonares; (2) ingestión; (3) contacto con las membranas mucosas de los ojos o tejidos nasales o (4) penetración de la piel a través de lesiones o excoriaciones.
  • Los agentes biológicos, como partículas orgánicas líquidas o sólidas aerotransportadas, se comportan de igual manera en el aire que las partículas inertes o inorgánicas debido a que comparten las mismas características aerodinámicas.
  • Debido a que las armas biológicas vienen en forma de partículas, no penetrarán los materiales utilizados para la fabricación de respiradores o de ropa protectora en la misma forma que lo hacen algunas sustancias químicas que se pueden filtrar a través de ellos. Sin embargo, existe la posibilidad de que las partículas biológicas puedan penetrar a través de las costuras, cierres, interfases, poros y espacios del equipo o ropa protectora. Es esencial prestar atención especial a la selección adecuada, ensamblado y ajuste del equipo de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés) para garantizar la protección necesaria del personal de emergencia de respuesta inmediata.
  • Algunos dispositivos utilizados intencionalmente en el terrorismo biológico pueden tener la capacidad de dispersar grandes cantidades de materiales biológicos en aerosol. Será necesaria la utilización de altos niveles de protección (es decir, conjuntos de equipos y vestimentas de protección de Nivel A) cuando el riesgo y los niveles de concentración de sustancias aerotransportadas no se conozcan o se prevea que sean altos. El uso de equipos PPE que ofrezcan niveles menores de protección (es decir, conjuntos de equipos y vestimentas de protección de Nivel B o C) por lo general, se permite una vez que se conozcan las condiciones y se determine que los niveles de exposición son más bajos.
  • Se recomienda que el personal de respuesta a emergencias use el siguiente equipo cuando exista un riesgo potencial debido a un posible incidente terrorista: respiradores aprobados por NIOSH para el uso en incidentes con sustancias químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (CBRN, por sus siglas en inglés) junto con el uso de conjuntos de equipos y vestimentas de protección certificados por las normas establecidas por la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (National Fire Protection Association o NFPA). Los respiradores y conjuntos de equipos y vestimentas de protección certificados para la protección contra las CBRN se han evaluado con agentes químicos de guerra para verificar que los materiales con que están hechos sean resistentes a la penetración y filtración (p. ej., materiales como goma, material elastomérico, barreras y de penetración selectiva). Los respiradores contra las CBRN ofrecen un alto nivel de protección contra las sustancias peligrosas aerotransportadas cuando se ajustan adecuadamente a la cara del usuario y se usan en forma apropiada de acuerdo a un programa de protección respiratoria que siga las normas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales (OSHA).
  • En un caso de liberación intencional de un agente biológico se podrían presentar en forma simultánea o secundaria liberaciones de otro tipo de sustancias peligrosas como sustancias químicas. Por lo tanto, al seleccionar los niveles adecuados de protección de los PPE se debe tener en cuenta la información concerniente a posibles exposiciones a sustancias peligrosas no biológicas.

Directrices y normas relacionadas con la selección y el uso de respiradores y ropa protectora

El uso de los equipos de protección respiradora y otros PPE debe realizarse dentro del contexto de un programa integral o de un sistema de comando de incidentes que incluya un programa de salud y seguridad. El programa debe tener los siguientes elementos:

  • Análisis de la seguridad en el trabajo y un plan de salud y seguridad.
  • Programa de vigilancia y monitoreo clínico de la salud y seguridad (vigilancia por fatiga, estrés por calor, salud conductual y otros elementos que se consideren apropiados, en el sitio de trabajo).
  • Plan de vacunación antes de la exposición y vigilancia médica y profilaxis del personal después de la exposición.

Cuando se use protección respiratoria, se debe escoger el tipo de respirador de acuerdo al riesgo y la concentración de las partículas aerotransportadas. Se ofrecen recomendaciones para la selección de respiradores en el documento de NIOSH Respirator Selection Logic 2004 [DHHS (NIOSH) Publicación No. 2005-100]. Además, se pueden consultar recomendaciones específicas para incidentes con CBRN en el documento guía de NIOSH Guidance on Emergency Responder Personal Protective Equipment (PPE) for Response to CBRN Terrorism Incidents [DHHS (NIOSH) Publicación No. 2008-132].

En caso de un agente biológico, la concentración de partículas en el aire dependerá del método utilizado para liberar al agente, la cantidad inicial del agente en el aparato de dispersión, el tamaño de la partícula (las partículas muy pequeñas permanecerán suspendidas en el aire por periodos prolongados, mientras que las partículas grandes caerán con más rapidez) y el tiempo transcurrido desde su liberación. La aerosolización adicional secundaria generada por la perturbación del área contaminada puede contribuir a un aumento de la concentración de partículas en el aire. Los aparatos de respiración autónoma (SCBA) contra las CBRN aprobados por NIOSH, que son usados en la actualidad por muchos miembros del personal de emergencia de respuesta inmediata para entrar en ambientes de riesgo potencial, ofrecerán al personal protección respiratoria contra exposiciones a agentes biológicos asociados a presuntos actos de terrorismo biológico. Si las concentraciones de partículas en el sitio permiten el uso de niveles de protección más bajos, se podrán usar respiradores purificadores de aire (APR, por sus siglas en inglés) con pieza facial completa contra las CBRN o respiradores con purificador de aire motorizado (PAPR, por sus siglas en inglés) con pieza facial completa contra las CBRN.

El uso de ropa de protección que incluya vestimenta, guantes y recubrimientos para calzado, también será necesario en las actividades de respuesta a presuntos actos de terrorismo biológico para reducir la exposición a riesgos potenciales cutáneos, químicos y físicos. La ropa de protección debe tener características físicas que brinden la adecuada protección de acuerdo a la misión (p. ej., resistencia a la tensión, resistencia a las perforaciones, refuerzo contra roturas en las costuras, resistencia a la abrasión). La ropa de protección se utiliza para prevenir la exposición de la piel o la contaminación de otras vestimentas. El tipo de ropa de protección dependerá del agente biológico, su concentración, la ruta de exposición y las actividades de trabajo anticipadas.

La norma NFPA 1994 sobre equipos de protección para personal de emergencia de respuesta inmediata ante incidentes terroristas con CBRN (Standard on Protective Ensembles for First Responders to CBRN Terrorism Incidents) edición 2007); la norma NFPA 1991 sobre equipos de protección contra vapores en emergencias con materiales peligrosos (Standard on Vapor Protective Ensembles for Hazardous Materials Emergencies), edición 1995; la norma NFPA 1999 sobre ropa de protección para operaciones de emergencia médicas (Standard on Protective Clothing for Emergency Medical Operations), edición 2008 han sido aceptadas a nivel nacional y adoptadas por el Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security o DHS) como estándares válidos de desempeño. Los equipos de protección certificados según estas normas deben considerarse como la primera opción al seleccionar la ropa de protección contra agentes biológicos. Los conjuntos de equipos y vestimentas de protección certificados según estas normas pueden usarse para cumplir con los niveles de protección correspondientes (p. ej., A, B, C y D) indicados por OSHA en el Apéndice B de las Normas de Operaciones para el Manejo de Desechos Peligrosos y la Respuesta a Emergencias (HAZWOPER). Hay otros conjuntos de equipos de protección y prendas de vestir que se venden a nivel comercial que cumplen con las especificaciones de OSHA y que ofrecen protección contra agentes biológicos. Se puede consultar información detallada sobre las normas de la NFPA con relación a incidentes terroristas con CBRN.

La norma NFPA 1999 sobre ropa de protección para operaciones de emergencias médicas, edición 2008, especifica los requerimientos de diseño, desempeño y certificación de la ropa de protección que incluye prendas de vestir, cascos, guantes, calzado y aparatos de protección facial usados por el personal de respuesta a emergencias y el personal médico de primera línea. Esta norma incluye los requisitos para conjuntos de equipos y vestimentas de protección de múltiples usos para emergencias médicas que proporcionen una protección mínima para el tronco, la cabeza, las manos y la cara contra los agentes biológicos. Se debe considerar el uso de conjuntos de equipos y vestimentas de protección certificados según la norma NFPA 1999 para obtener protección contra agentes biológicos.

Recomendaciones para la selección y el uso de respiradores y la ropa protectora contra agentes biológicos a causa de un incidente terrorista presunto o real

Las recomendaciones para la selección del equipo de protección personal, que incluya protección respiratoria y ropa protectora, se deben realizar de acuerdo al nivel anticipado de riesgo de exposición asociado a diversas situaciones de respuesta a emergencias, según lo siguiente:

  • El personal de respuesta debe usar aparatos de respiración autónoma contra las CBRN aprobados por NIOSH, junto con conjuntos de equipos y vestimentas de protección Nivel A (se debe utilizar el equipo certificado de acuerdo a la norma NFPA 1991 como primera opción si está disponible) en las operaciones de respuesta a presuntos incidentes con agentes biológicos, en casos en que el incidente esté fuera de control o se conozca cualquiera de la siguiente información:
    • El tipo de agente o agentes aerotransportados.
    • El método o métodos de dispersión.
    • La dispersión por medio de un aparato de generación de aerosoles todavía está ocurriendo o se ha detenido pero se desconoce la duración de la dispersión o el nivel de concentración de la exposición.
    • Otras condiciones que puedan presentar un riesgo por vapor o salpicadura.
  • El personal de respuesta puede usar conjuntos de equipos y vestimentas de protección de Nivel B (se debe usar como primera opción, si está disponible, un equipo certificado según la norma NFPA 1994 de Clase 2, NFPA 1992 o NFPA 1971 sobre conjuntos protectores contra las CBRN) con aparato de respiración autónoma contra CBRN certificados por NIOSH si la situación se puede definir como una en que:
    • El presunto agente biológico en aerosol ya no está siendo generado.
    • Otras condiciones pueden presentar riesgos adicionales como el riesgo de salpicaduras. (Nota: La norma NFPA 1994 Clase 4 no tiene requerimientos para ofrecer una protección limitada contra peligros por sustancias líquidas o químicas).
  • El personal de respuesta puede usar conjuntos de equipos y vestimentas de protección de Nivel C (se debe usar como primera opción, si está disponible, un equipo certificado según la norma NFPA 1994 de Clase 3 o 4 o conjuntos de vestimentas de protección según la norma NFPA 1999) con un respirador purificador de aire con pieza facial completa contra las CBRN o un respirador con purificador de aire motorizado con pieza facial completa contra CBRN, cuando se determine lo siguiente:
    • El presunto agente biológico en aerosol ya no está siendo generado.
    • Se ha identificado el agente biológico y el nivel de riesgo.
    • El método de dispersión fue una carta o un paquete que se puede colocar en una bolsa fácilmente.

Si se ha realizado una evaluación del riesgo por parte de expertos de salud y seguridad calificados, el personal de respuesta puede usar otro equipo de protección personal como conjuntos de equipos y vestimentas de protección de Nivel C con un respirador de partículas con pieza facial completa (filtros N100 o P100) o respirador con purificador de aire motorizado con filtros de partículas de gran eficiencia (HEPA), junto con overoles con capucha, guantes y cubiertas de calzado, según sea necesario.

En ciertas situaciones especiales, se debe considerar el uso de respiradores con filtro de mitad de cara en conjunto con niveles menores de protección dérmica, pero se debe tener en cuenta que este nivel de equipo de protección personal puede en muchos casos no reducir lo suficiente la exposición. Se deben evaluar varios parámetros cuando se tome la decisión de disminuir el nivel de protección de los conjuntos de equipos y vestimentas. Entre estos se incluyen: conocimiento de la fuente o grado de contaminación, nivel de incertidumbre en la evaluación de riesgo, actividades específicas a realizar, experiencia del investigador, planes de contingencia o refuerzo, permanencia en el área contaminada, previsiones para la vacunación o profilaxis después de la exposición, etc. Una decisión de esta naturaleza debe evaluarse cuidadosamente y ser tomada por un grupo de personal médico, de seguridad y de higiene industrial en conjunto con el comandante encargado de la operación y otras autoridades de salud pública apropiadas.

NIOSH recomienda no usar los uniformes estándar para bomberos en áreas posiblemente contaminadas cuando se responda a reportes de ataques terroristas con agentes biológicos, siempre y cuando no existan otros riesgos que requieran el uso de los uniformes de bomberos.

La descontaminación adecuada del equipo y la ropa de protección garantizará que cualquier partícula que haya quedado en la parte exterior del equipo de protección sea removida antes de quitarse el equipo y la vestimenta. Las secuencias de descontaminación que se usan en la actualidad para las emergencias con materiales peligrosos deben usarse de acuerdo con el nivel de protección empleado y al agente específico. Por ejemplo, el equipo de protección personal puede descontaminarse con agua y jabón y una solución de hipoclorito al 0.5% (una parte de blanqueador con cloro casero por 10 partes de agua) con un tiempo de contacto adecuado. Tenga en cuenta que el blanqueador con cloro puede dañar algunos tipos de vestimentas de bomberos (esta es una de las razones por la que estas no deben usarse en actividades de respuesta a emergencias con agentes biológicos). Después de desvestirse y quitarse el equipo, el personal de respuesta a emergencias debe ducharse con cantidades abundantes de agua y jabón. No se debe usar blanqueadores con cloro para descontaminar al personal de respuesta a emergencias. Tenga en cuenta que se prevé que todos los conjuntos de equipos y vestimentas de protección según la norma NFPA 1994 se utilicen y se desechen después de una sola exposición.

Posted in Equipos proteccion, Materiales, MM.PP., NBQ, Riesgo Quimico, Salud Laboral. Prevencion de riesgos | Comentarios desactivados en Recomendaciones para la selección y el uso de respiradores y ropa protectora contra agentes biológicos.

Prevención de lesiones y muertes de bomberos.

Posted by Firestation en 09/09/2017

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales (NIOSH, por sus siglas en inglés) solicita la asistencia en la prevención de lesiones y muertes de los bomberos estadounidenses. Una investigación reciente de NIOSH identificó cuatro factores esenciales para proteger a los bomberos de lesiones y muerte: (1) seguir las políticas y procedimientos establecidos para extinguir incendios, (2) implantar un programa de mantenimiento adecuado de máscaras respiratorias, (3) establecer un sistema de contabilización de bomberos en el lugar del incendio, y (4) utilizar dispositivos de un sistema de seguridad de alerta personal (PASS, por sus siglas en inglés) en el lugar del incendio. Las deficiencias en cualquiera de estos factores pueden crear una situación que amenaza la vida de los bomberos.

Bomberos usando aparatos de respiración autónomos (SCBAs, por sus siglas en inglés) y otros equipos de protección en el lugar de un incendio. NIOSH recomienda que las siguientes entidades pongan en conocimiento de todos los bomberos estadounidenses—incluso los miembros de los departamentos de bomberos metropolitanos más extensos y los departamentos de bomberos voluntarios rurales más pequeños—la información propuesta en esta Alerta: los editores de las revistas especializadas del ramo y de otras publicaciones relacionadas, los funcionarios de seguridad y salud, las organizaciones laborales, las organizaciones de bomberos y las compañías de seguros.

Bomberos usando aparatos de respiración autónomos (SCBAs, por sus siglas en inglés) y otros equipos de protección en el lugar de un incendio.

Antecedentes

El Sistema Nacional de Vigilancia de Accidentes Ocupacionales Traumáticos (National Traumatic Occupational Fatalities Surveillance System – NTOF, por sus siglas en inglés) de NIOSH, la Asociación Internacional de Bomberos (International Association of Fire Fighters, IAFF por sus siglas en inglés) y la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (National Fire Protection Association, NFPA por sus siglas en inglés) reúnen datos sobre la mortalidad en los bomberos estadounidenses.

Durante el período de 1980-89, 278 bomberos murieron por causas relacionadas con el trabajo, según los datos reunidos por el Sistema de Vigilancia NTOF [NIOSH 1994B]. Esta cifra incluye únicamente las muertes por lesiones traumáticas—no las muertes debidas a otras causas como infartos. El número real de bomberos que han muerto es más alto del que informa NTOF debido a que los métodos de recolección e información de datos tienden a subestimar el número total de muertes [NIOSH 1993].

Los datos reunidos por IAFF muestran que 1,369 bomberos profesionales perdieron la vida mientras se encontraban en cumplimiento de su deber durante el período de 1970-94 [IAFF 1994].

Los datos reunidos por NFTA muestran que 280 bomberos murieron y aproximadamente 100,000 sufrieron lesiones mientras se encontraban en cumplimiento de su deber durante el período de 1990-92 [Washburn et al. 1991, 1992, 1993].

Normas actuales

Disposiciones de OSHA y MSHA

Se ha exonerado a los empleados de los gobiernos estatales y locales de las normas federales de OSHA. Sin embargo, en los 25 estados autorizados en la actualidad por OSHA para llevar a cabo sus propios programas de seguridad y salud, todas las disposiciones de OSHA tienen vigencia para los empleados de ambos sectores, tanto público como privado.

Las disposiciones actuales de OSHA vigentes para los bomberos incluyen las disposiciones 29 CFR 1910.134 (Protección respiratoria) y 29 CFR 1910.156 (Brigadas contra incendios). En 29 CFR 1910.134, se requiere que los empleadores proporcionen máscaras respiratorias adecuadas para el fin propuesto y que se establezca y se mantenga un programa de protección respiratoria. En 29 CFR 1910.156, se enumeran los requisitos para organizar, adiestrar y equipar las brigadas contra incendios que establezca el empleador.

Las disposiciones de NIOSH y la Administración de Seguridad y Salud en Minas (Mine Safety and Health Administration, MSHA, por sus siglas en inglés) [30 CFR 11] enumeran los requisitos para la certificación de equipos de protección respiratoria, incluso los aparatos de respiración autónomos (SCBA).

Normas de consenso

La Asociación Nacional de Protección contra Incendios (National Fire Protection Association, NFPA) recomienda que todos los departamentos de bomberos establezcan una política de proveer y operar con “los niveles más altos de seguridad y salud que sean posibles para todos los miembros” [NFPA 1992]. Varias normas NFPA tienen vigencia para las operaciones de extinción de incendios:

  • NFPA 1404 especifica los requisitos mínimos para un programa de protección respiratoria de los servicios de bomberos [NFPA 1989].
  • NFPA 1500 especifica (1) los requisitos mínimos para un programa de seguridad y salud ocupacionales de los departamentos de bomberos, y (2) los procedimientos de seguridad para los miembros que participen en actividades de rescate, supresión de incendios y actividades relacionadas [NFPA 1992].
  • NFPA 1561 define los elementos esenciales de un sistema de gestión de siniestros [NFPA 1990].
  • Otras normas pertinentes de NFPA incluyen las siguientes NFPA 1971 (ropas), NFPA 1972 (cascos), NFPA 1973 (guantes), NFPA 1974 (calzado), NFPA 1981 (aparatos de respiración autónomos, SCBA) y NFPA 1982 (sistemas de seguridad de alerta personal, PASS).

La Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos (American Society of Mechanical Engineers, ASME) ha recomendado las siguientes normas para el control de ascensores por parte de los bomberos [ASME 1990a, b]:

  • ASME A17.1—1990 Código de Seguridad para Ascensores y Escaleras (según enmiendas)
  • ASME A17.3—1990 Código de Seguridad para Ascensores y Escaleras Existentes (según enmiendas)

Informes de casos dos muertes

El 11 de abril de 1994, a las 0205 horas, se informó sobre un posible incendio en el noveno piso de un edificio de apartamentos [NIOSH 1994a]. En este edificio habían tenido lugar numerosas falsas alarmas en el pasado. Una compañía de bomberos y una compañía con un camión snorkel fueron los primeros en responder, llegando al edificio de apartamentos a las 0208 horas. La compañía de bomberos fue la primera en llegar al lugar del siniestro y asumió el control de la situación.

Cinco bomberos de las dos compañías entraron al edificio por el vestíbulo principal. Ellos estaban al tanto del tablero de anuncios en el que se indicaban posibles incendios en los pisos noveno y décimo. El centro de control del vestíbulo principal le anunció por radio a un bombero que se veía humo por una ventana del noveno piso. Todos los cinco bomberos entraron al ascensor en el vestíbulo principal y se dirigieron al noveno piso.

Cuando se abrieron las puertas del ascensor en el noveno piso, el vestíbulo estaba lleno de denso humo negro. Cuatro de los bomberos salieron del ascensor. El quinto bombero, que llevaba el paquete del hotel, se quedó en el ascensor (que no estaba equipado con un control para uso de los bomberos) y mantuvo la puerta abierta con el pie mientras se esforzaba por ponerse el equipo de respiración autónomo (SCBA). Su pie se deslizó de la puerta del ascensor, permitiendo que la puerta se cerrara y el ascensor lo llevara de regreso a la planta baja.

Los cuatro bomberos restantes entraron en el vestíbulo pequeño del noveno piso localizado directamente frente al ascensor. Uno de los bomberos indicó que estaba experimentando dificultades con su SCBA y preguntó cuál era la ubicación de la caja de la escalera. Después otro de los bomberos dijo, “¡Ya lo tengo!”, y procedió con él por el pasillo, girando a la derecha. Después, uno de los cuatro bomberos indicó que había oído un escape de aire del SCBA del bombero que estaba experimentando dificultades y que lo había oído toser.

Los dos bomberos restantes entraron en el pasillo y giraron a la izquierda, informando sobre cero visibilidad debido al denso humo negro. El calor excesivo los obligó a retirarse después de haber recorrido una distancia de 4 a 6 metros (15 a 20 pies). Regresaron por el pasillo pasando por el vestíbulo del ascensor. Al llegar a este punto, encontraron a un habitante del edificio de sexo masculino, que atacó a uno de los bomberos, derribándolo al suelo y retirándole la careta a la fuerza. Los dos bomberos atravezaron el marco de la puerta de un apartamento llevando al habitante del edificio, donde pudieron subyugarlo. Un bombero rompió una ventana a fin de proveer aire fresco para calmar al habitante del edificio. Aproximadamente al mismo tiempo, sonó la alarma de reserva baja de aire en su SCBA. El otro bombero no pudo cerrar la puerta del apartamento debido al excesivo calor proveniente del pasillo. Ambos bomberos y el habitante del edificio tuvieron que ser rescatados desde la ventana del apartamento del noveno piso por un carro equipado con escalera.

Cinco bomberos de una segunda compañía de bomberos llegaron al lugar a las 0209 horas. Observaron una ventana rota en el noveno piso y subieron por la escalera localizada en el extremo oeste hasta el noveno piso llevando un paquete de hotel y cilindros adicionales SCBA. Estos bomberos entraron al noveno piso llevando una manguera contra incendios cargada y se arrastraron por el vestíbulo lleno de humo a una distancia aproximada de 18 metros (60 pies) (el pasillo tenía 31.69 metros (104 pies) de largo) antes de que el calor intenso los obligara a retroceder. Al retroceder, se arrastraron sobre algo que ellos creyeron que era un mueble. Pero no recordaban haber encontrado ningún mueble cuando entraron al pasillo. Debido a la densidad del humo, ninguno de los dos bomberos pudo ver la puerta de salida situada a 1.82 metros (6 pies) de distancia, y ambos quedaron desorientados.

Después de que el bombero de la primera compañía descendió en el ascensor hasta el vestíbulo principal de la planta baja, se equipó con un SCBA de reemplazo y volvió a subir por la escalera localizada en el extremo oeste hasta el noveno piso. Cuando abrió la puerta de salida del noveno piso, notó que los dos bomberos de la segunda compañía estaban experimentando problemas y los arrastró hasta la caja de la escalera.

Cuando llegó al lugar una cuadrilla de rescate a las 0224 horas, el centro de control del vestíbulo principal no pudo indicarles dónde se encontraban los bomberos de la primera compañía. Entonces subieron por la escalera localizada en el extremo oeste hasta el noveno piso.

La cuadrilla de rescate abrió la puerta de salida del noveno piso y descubrió un bombero caído aproximadamente a 2.74 metros (9 pies) de la puerta. Estaba enredado en cables de televisión que habían caído al piso como resultado del calor intenso. El bombero caído formaba parte de la primera compañía; su cuerpo pudo haber sido lo que los bomberos de la segunda compañía encontraron en el pasillo. Todavía estaba usando su SCBA, pero no respondió. La cuadrilla de rescate lo bajó por la escalera hasta el octavo piso, donde se comenzó a administrarle soporte de vida avanzado.

La cuadrilla de rescate entró luego al primer apartamento localizado a la izquierda de la puerta de salida y encontró un segundo bombero de la primera compañía de rodillas en una esquina y sosteniéndose la máscara en la cara. No respondió. La cuadrilla de rescate bajó al bombero por la escalera hasta el octavo piso, donde se comenzó a administrarle soporte de vida avanzado.

Se retiró a ambos bomberos a los pocos minutos y se los llevó a un hospital local donde se continuó administrando soporte de vida avanzado, pero ninguno de los dos respondió. Ambas víctimas murieron por inhalación de humo y de monóxido de carbono.

Ambas víctimas estaban usando dispositivos PASS; pero debido a que los dispositivos no estaban activados, no sonó ninguna alarma al quedarse inmóviles los bomberos.

Discusión

Muchos factores contribuyeron a las muertes y lesiones que ocurrienon en este siniestro. A continuación se indican los factores clave:

  • Los primeros cinco bomberos que llegaron al lugar utilizaron un ascensor para llegar al piso donde estaba ocurriendo el incendio—una infracción de la política escrita de su departamento. Quedar atrapados en los ascensores es un peligro reconocido para los bomberos, y los ascendores en este siniestro no disponían de control para uso de los bomberos. Las normas de ASME requieren el control para uso de los bomberos en todos los ascensores, y hace años que se cambiaron muchos códigos de ascensores y prácticas de instalación a fin de facilitar su uso seguro por parte de los bomberos.
  • Al menos uno de los SCBAs tenía escapes durante este incidente, y el programa de mantenimiento de las máscaras respiratorias parece haber sido deficiente. Todos los cuatro SCBA sometidos a prueba por NIOSH reprobaron al menos dos de las cinco pruebas de rendimiento.
  • Cuando la cuadrilla de rescate indagó sobre la ubicación de los primeros bomberos en llegar al lugar de los hechos, nadie pudo dar cuenta de ellos. Dar cuenta de todos los bomberos en el lugar de los hechos es una de las responsabilidades más importantes del control de incendios.
  • Los dos bomberos que murieron estaban usando los dispositivos PASS, pero no los habían activado. Se deben usar estos dispositivos y mantenerlos activados cada que los bomberos estén trabajando en el lugar de un incendio.

Conclusiones

Aunque muchos factores contribuyeron a las muertes y lesiones sobre las que se ha informado aquí, se pudo haberlas prevenido si se hubieran tomado estos pasos esenciales:

  • Adherirse a las políticas y procedimientos establecidos para extinguir incendios
  • Implementar un programa adecuado de mantenimiento de máscaras respiratorias
  • Establecer un programa de contabilización de bomberos en el lugar de un incendio
  • Usar dispositivos PASS en el lugar de un incendio

Estas medidas de precaución son bien conocidas por los departamentos de bomberos y por los bomberos mismos, pero requieren enfásis constante a fin de asegurar la seguridad de los bomberos.

Recomendaciones para los departamentos de bomberos

NIOSH recomienda que los departamentos de bomberos tomen las siguientes precauciones a fin de proteger a los bomberos de lesiones y muertes:

1. Establecer y poner en práctica un sistema de gestión de siniestros con procedimientos operativos estándares por escrito para todos los bomberos. El sistema debe proveer lo siguiente:

  • Un enfoque bien coordinado de emergencias
  • Dar cuenta de todos los bomberos
  • Seguridad integral para todos los bomberos en el lugar de la emergencia

Adiestrar a los bomberos en este sistema y proveer cursos periódicos de repaso de políticas y procedimientos. Los bomberos siempre deben ser completamente conscientes de los procedimientos operativos estándares y del papel que les corresponde, como también de sus responsabilidades.

2. Establecer y poner en práctica un programa de mantenimiento de máscaras respiratorias para todos los equipos de protección respiratoria usados por los bomberos. Establecer procedimientos de servicio y mantenimiento y hacerlos cumplir rígidamente a fin de contar con máscaras respiratorias que sean confiables y que se evalúen, se sometan a prueba y se les dé mantenimiento constantemente.

Incluir los siguientes elementos en el programa respiratorio:

  • Comprobaciones de servicio. Incluir comprobaciones de servicio diarias, semanales y mensuales en los procedimientos operativos estándares para el servicio y comprobación de SCBAs, cilindros, calidad del aire y equipos de suministro. Tales comprobaciones y servicio son extremadamente importantes en el mantenimiento de los SCBAs usados en las emergencias.
  • Máscaras respiratorias aprobabas. Usar únicamente máscaras respiratorias aprobabas para ser usadas en condiciones peligrosas; mantenerlas en condiciones de aprobación por parte de NIOSH/MISHA de manera que sean el equivalente de dispositivos que hayan recibido un certificado de aprobación [30 CFR 11.2(a)].
  • Capacitación. Entrenar a los bomberos en el uso, cuidado y mantenimiento de equipos respiratorios. Proveer cursos de revisión de las políticas y procedimientos del departamento de bomberos para protección respiratoria.
  • Registro de datos. El registro de datos es un elemento crítico de cualquier programa de protección respiratoria. Registre la siguiente información:
    • Los resultados de las calibraciones regulares de los equipos de prueba según las recomendaciones del fabricante
    • Los resultados de las pruebas de rendimiento realizadas con regularidad
    • Las reparaciones hechas durante el mantenimiento preventivo de rutina y el mantenimiento necesario a los SCBAs que se sacan del servicio.

    Estos registros deben incluir los números de identificación de los SCBAs y de los reguladores, los números de identificación del equipo de prueba, las fechas de servicio, una descripción de la acción tomada (incluso las piezas reemplazadas y los números de pieza relacionados) y la identificación de la persona que efectúa la reparación [29 CFR 1910.134; 49 CFR 173; NFPA 1989; NIOSH 1987].

  • Sistema de rastreo para los cilindros SCBAs. Establezca un sistema de rastreo para los cilindros SCBAs a fin de asegurar que vuelvan a ser sometidos a pruebas hidrostáticas y a recertificación (cada 3 ó 5 años, dependiendo de las especificaciones del cilindro) según lo exige el Departamento del Transporte de los Estados Unidos (DOT, por sus siglas en inglés) [49 CFR 173.34] y NIOSH [30 CFR 11.80(a)].

3. Establezca y ponga en práctica un sistema de control y seguimiento que le permita al comandante en el lugar de la emergencia mantenerse al tanto de la ubicación y función de cada una de las compañías o unidades presentes en el lugar. Utilice también un sistema estándar de identificación del personal que permita dar cuenta de cada integrante del departamento presente en el lugar de los hechos.

4. Utilice un sistema de parejas (buddy system) cada que los bomberos usen los SCBAs. Los bomberos que utilicen aparatos respiratorios nunca deben entrar solos a un área de peligro. Los bomberos deben trabajar en parejas y mantener el contacto entre ellos todo el tiempo. Dos bomberos adicionales deben conformar un equipo de rescate que se estacione fuera del área de peligro. El equipo de rescate debe recibir adiestramiento y estar equipado para comenzar las labores de rescate de inmediato si cualquiera de los bomberos en el área de peligro requiere ayuda. Es posible que se requiera un equipo de respuesta rápida dedicado si hay más de unos cuantos bomberos en el área de peligro [Morris et al. 1994; NFPA 1990, 1992; NIOSH 1990].

5. Proporcionar dispositivos Pass y asegurar que los bomberos los lleven consigo y los activen cuando estén realizando operaciones de extinción de incendios, de rescate u otras tareas peligrosas [NFPA 1992].

6. Recomendar a las municipalidades que revisen y enmienden sus códigos de seguridad de vida y de ascensores de manera que se permita el control a los bomberos de cualquier ascensor que recorra una distancia de más de 7.62 metros (25 pies) [ASME 1990a,b].

7. Protegerse contra el estrés causado por el calor y otras emergencias médicas en el lugar del incendio; proveer un suministro de agua fría, áreas de descanso y acceso al personal de emergencias médicas [NIOSH 1985, 1986].

Recomendaciones para los departamentos de bomberos

Los bomberos deben tomar las siguientes medidas a fin de protegerse ellos mismos de lesión y muerte:

1. Adherirse a todas las políticas y procedimientos establecidos.

2. Llevar y activar el dispositivo PASS en el lugar de cualquier emergencia.

3. Usar ropa protectora y equipo adecuados (incluso el SCBA) en todos los siniestros en que se puedan presentar atmósferas peligrosas.

4. Verificar el SCBA a fin de asegurar que esté funcionando correctamente y que se le haya dado el mantenimiento adecuado.

5. Beber líquidos con frecuencia y ser consciente de las señales de estrés por calor [NIOSH 1985, 1986].

Reconocimientos

Los principales contribuyentes a esta Alerta fueron Ted A. Pettit, Tim R. Merinar, Michael A. Commodore y Richard M. Ronk, División de Investigación de Seguridad de NIOSH. Sírvase dirigir sus comentarios, preguntas o peticiones para obtener información adicional a la siguiente dirección:

Director
Division of Safety Ressearch
National Institute for Occupational Safety and Health
1095 Willowdale Road
Morgantown, WV 26505-2888
Teléfono, (304) 285-5894; o llame al
1-800-CDC-INFO (1-800-356-4636).

Le estamos muy agradecidos por su ayuda en proteger las vidas de los trabajadores estadounidenses.

Linda Rosenstock, M.D., M.P.H.
Directora, Instituto Nacional de
Seguridad y Salud Ocupacionales
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Referencias

ASME [1990a]. ASME standard A17.1—1990: Safety code for elevators and escalators (as amended), Section 211. New York, NY: American Society of Mechanical Engineers.

ASME [1990b]. ASME standard A17.3—1990: Safety code for existing elevators and escalators (as amended), Section 211. New York, NY: American Society of Mechanical Engineers.

CFR. Code of Federal Regulations. Washington, DC: U.S. Government Printing Office, Office of the Federal Register.

IAFF [1994]. Line-of-duty death database. Washington, DC: International Association of Fire Fighters.

Morris GP, Brunacini N, Whaley L [1994]. Fire ground accountability: the Phoenix system. Fire Engineering 147(4):45-61.

NFPA [1989]. NFPA 1404: standard for a fire department self-contained breathing apparatus program. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1990]. NFPA 1561: standard on fire department incident management system. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NFPA [1992]. NFPA 1500: standard on fire department occupational safety and health program. Quincy, MA: National Fire Protection Association.

NIOSH [1985]. Occupational safety and health guidance manual for hazardous waste site activities. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, National Institute for Occupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. 85-115.

NIOSH [1986]. Occupational exposure to hot environments. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, National Institute for Occupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. 86 113.

NIOSH [1987]. NIOSH guide to industrial respiratory protection. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, National Institute for Occupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. 87-116.

NIOSH [1990]. Hazard evaluation and technical assistance report: International Association of Fire Fighters, Sedgwick County, Kansas. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, National Institute for Occupational Safety and Health, NIOSH Report No. HETA 90-395-2121.

NIOSH [1993]. Fatal injuries to workers in the United States, 1980 1989: a decade of surveillance; national profile. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. 93-108.

NIOSH [1994a]. Hazard evaluation and technical assistance report: Memphis Fire Department, Memphis, TN. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, NIOSH Report No. HETA 94-0244-2431.

NIOSH [1994b]. National Traumatic Occupational Fatalities (NTOF) Surveillance System. Morgantown, WV: U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health.

Washburn AE, LeBlanc PR, Fahy RF [1991]. Report on fire fighter fatalities 1990. NFPA J 85(4):46-58, 90-91.

Washburn AE, LeBlanc PR, Fahy RF [1992]. Report on 1991 fire fighter fatalities. NFPA J 86(4):40-54.

Washburn AE, LeBlanc PR, Fahy RF [1993]. Report on fire fighter fatalities in 1992. NFPA J 87(4):44-53, 68-70.

Posted in Salud Laboral. Prevencion de riesgos | Comentarios desactivados en Prevención de lesiones y muertes de bomberos.

 
A %d blogueros les gusta esto: